La epidemia de las vidas ideales

Publicado: diciembre 12, 2018 de Cristina Lago en ¿Quieres cambiar? Entra aquí
Etiquetas:, , , , , , ,

 

vidaideal

En 1998, la película de El show de Truman nos horroriza.

Veinte años después, todos somos Truman.

La epidemia de las vidas ideales no es exclusiva del siglo XXI, como el ego tampoco es un invento de nuestro tiempo. Probablemente ya desde la Prehistoria existía el afán de presumir ante el vecindario, ya fuera colgando los huesos de mamut más grandes disponibles en la entrada de la cueva, o exagerando méritos de caza a través de detalladas pinturas rupestres. Si se descubriese que dichas pinturas cumplían la función del Instagram de aquel entonces, la verdad, no me sorprendería nada.

La epidemia de vidas ideales de nuestra época alcanza complejidades hasta entonces nunca experimentadas. Afortunadamente, la diversidad de gustos, inclinaciones y elecciones vitales susceptibles de ser photoshopeadas, maquilladas y vendidas, es una maravilla. Particularmente impactante, es el ejemplo de la ya citada Instagram. Una red social llena de vidas ideales. Viajes de ensueño, declaraciones de amor, cotidianidades llenas de glamour, itgirleos y otras hierbas a la cuál más verde. Los que inventaron aquel dicho de que la hierba siempre es más verde en el jardín del vecino, todavía no sabían cuánta razón iban a tener en un futuro.

Hay oferta porque hay demanda y estos perfiles atraen millares y millones de followers que se asoman a tanta maravilla con ganas de evadirse de un día a día más lleno de pelillos en el bidé que de daiquiris en Punta Cana.

El mercado de las vidas ideales es tan tremendo que usuarios corrientes y molientes como vosotros o como yo se van transformando, como los personajes de La Invasión de los Ultracuerpos, en influencers de andar por casa. Que siempre es mejor que ser una lechuga mutante del expacio exterior, pero peor que ser una persona liberada del yugo de tener que demostrar a un público anónimo lo funcional o felizmente disfuncional que es su vida real.

El sentimiento común que nos une a todos en esta época de tantos cambios y de viajes hacia un futuro impredecible, es el miedo al fracaso. Uno teme haberse equivocado en sus acciones y elecciones, porque es un miedo normal y humano, porque se tienen etapas de pérdida y miedo, porque no eres ese ser positivo, estupendo, cumplidor, triunfador y luchador que de alguna manera crees que deberías ser.

Esa enfermedad colectiva del ser o no ser (esa es la cuestión ¿no?), por supuesto es una verdadera golosina para el mercado de consumo. No es ningún gran descubrimiento mío, lo reconozco 🙂

La epidemia de las vidas ideales muestra esa necesidad constante de demostrar que:

  • No eres un inadaptado.
  • No estás perdido.
  • Has tenido algún éxito en alguna cosa..
  • Por más que parezca lo contrario, sabes perfectamente lo que estás haciendo.
  • Probablemente eres adicto al móvil.
  • Déjalo ya, leñe. Ve a darte un paseo por el campo. Y no te lo pases haciendo fotos.

En la epidemia de las vidas ideales, hasta la queja va vestida de seda y mona (en el sentido figurado) se queda. La premisa es: me va bien aunque me vaya mal.

Nos cuesta compartir con los demás que algo va mal, que nos hemos equivocado, que nos sentimos solos o que las expectativas que teníamos sobre la vida no se han cumplido. Para entablar una conversación realmente honesta sobre todo esto, no se necesitan redes sociales: sino relaciones emocionales no competitivas que permitan el libre intercambio de miserias existenciales sin avergonzarse de quien uno es, o de cómo se siente.

Cuando nos metemos en la dinámica de la vida ideal, muy a menudo tenemos la impresión de que todo el mundo es más feliz, le va mejor o desde luego, hace mejor las cosas que nosotros. Esto nos hace sentir aislados, avergonzados. Es un sentimiento desolador.

Esto nos debería llevar a una profunda reflexión sobre lo que es verdadero y no lo es en nuestra vida. Sea lo que sea, seguro que no está ahí afuera.

El síndrome de la hierba más pocha (que me acabo de inventar como contrario al de la hierba más verde) no sólo causa insatisfacción y frustración, sino que desemboca en diversas acciones defensivas: alimenta la telebasura y sus desgracias a voz en grito, alimenta el chispazo de excitación ante el bajón ajeno, alimenta el uso y disfrute del trolleo indiscriminado y por supuesto, alimenta nuevos y fascinantes perfiles henchidos por la necesidad de demostrar que si al menos en la vida real estamos perfectamente jodidos, nuestra vida virtual es ideal de la muerte.

Aunque hace 20 años, nos espantase la historia del pobre Truman y ahora asistimos, con toda la naturalidad, a cosas tales como la vida de un niño desde el mismo momento en que sale de la vagina de su madre, delante de un montón de ojos anónimos al otro lado de una pantalla.

¡Y tan normal!

Si el mundo te mantiene siempre ocupado, nadie tiene que preocuparse por lo que tienes en mente. Si la imaginación de todo el mundo está atrofiada, nadie más será nunca una amenaza para el mundo.

(Chuck Palahniuk)

Anuncios
comentarios
  1. Jeff dice:

    Hola Cris, como siempre: wow!! Excelente artículo, este si que me dio miedo, porque con tu texto compruebo lo vacíos y el afán de búsqueda de aprobación (en mi época solo se hacía a través de familia, pareja y amistades, y eso que tengo 32 años jejejejejeje), en desconocidos a nivel macro. Hace unos días vi un documental en Netflix llamado The american meme, con nada más y nada menos que Paris Hilton, donde ella dice que ama a sus fans tanto como ellos la aman, cuya relación se da en las redes sociales, me impactó tanto, porque a pesar que en una chicha que lo tiene todo (material) pude ver el profundo vacío que subyace en su vida perfecta, llenándolo con todo ese “amor” de millones de seguidores, lo cual me pareció tan triste, tanto por ella como quienes profesan su idolatría… Te mando un fuerte abrazo, y oye, que si sigues escribiendo estas maravillas, quizá te conviertes en nuestra Paris Hilton ajajajajjajaja (modo sarcasmo on). Saludos desde Chile.

    Me gusta

  2. Julio dice:

    Gracias Cristina, me ayudaste mucho en mi separación de una relación tóxica y te sigo leyendo porque me gusta tu manera de escribir y las cosas que dices. Enhorabuena !

    Me gusta

  3. NURIA dice:

    Me pasa lo mismo que a Juio, me adyudaste mucho sin saberlo y de vez en cuando vuelvo a leerte por que me gusta lo que dices y como lo dices. Un abrazo

    Me gusta

  4. Arantxa dice:

    Querer vivir una vida ideal hace que mucha gente sea infeliz. Hay que saber valorar lo que se tiene. Buen artículo.

    Me gusta

Comparte tu historia (con buena ortografía, por favor)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s