Al amor no se llega pensando

Publicado: agosto 20, 2019 de Cristina Lago en Cómo encontrar el amor, Superando el desamor
Etiquetas:, , , , , , ,

wallpaper-2035375

 

La idea de crear mi página nace, como no podría ser de otra manera, de una relación y de una ruptura. Una relación-desastre que puso en evidencia lo desnortada que me encontraba yo de unos años a esta parte. Ya sabéis: una historia de amor y desamor donde te encuentras actuando de una manera tan contraria a tu  ser y sentir que era como si un ser desconocido se apropiase de tus hilos y se dedicase a moverte sin ton ni son, en direcciones que ni siquiera comprendes.

 

Por supuesto, no hay ningún ente misterioso dirigiendo nuestros actos. El único ente misterioso somos nosotros, un nosotros que todavía no conocemos.

La experiencia me llevó a lo que muchos ya conocéis. A buscar la manera de entender todo cuanto me había sucedido: sustituí el hambre de amor, por el hambre de conocimiento. En saber, analizar, calibrar y entender buscaba evitar el dolor de un nuevo desamor. Esfuerzo absurdo. Estaba tan anestesiada, que ni siquiera podía amar y mucho menos, desamar.

Me había pasado media vida colgada de individuos distantes (o así los consideraba yo, ansiosa en mi desesperada necesidad de amor) y después de todo ello, descubrí el otro extremo: me había convertido en el individuo distante y como en un espejo, veía a mis parejas comportarse como mi yo del pasado. Antes, quería porque no me querían; ahora, quería porque me querían. Pero en las dos variantes había un punto en común: yo no me quería. 

Si mis primeras relaciones fueron formuladas desde la pasión, la emoción, la intensidad, el sentir en su máxima expresión, las siguientes fueron relaciones cerebrales. Relaciones en las que, ante mi tremenda desconexión con lo que sentía, tenía que inventar razones para seguir adelante. Es majo; es buena persona; me trata bien; me cuida; lo pasamos bien; es estable; es inteligente…

Todo para llegar a la misma conclusión.

Cuando tienes que autoconvencerte, es que no te convence.

Aceptar esta simple verdad, dio paz a mi constante lucha mental.

Las verdaderas razones por las que nos quedamos en relaciones con una energía tan baja, se resumen en que nuestra propia energía está hibernada desde vaya usted a saber qué dolor insuperable; y aún más allá de eso, la auténtica y única razón, es que ese mismo dolor nos llega a un lugar de vacío insoportable donde veníamos a encontrarnos a nosotros mismos y no hemos hallado nada.

Nada agradable, por lo menos.

Y entonces nos hemos replegado, escondidos en una relación donde volvemos a ser un feto en el útero materno, flotando en la oscuridad, en el vientre de algo o alguien que nos hace sentir seguros y protegidos mientras no podemos SER. Mientras no podemos…nacer.

Si estás en una relación de este tipo, no luches más. Acepta la naturaleza de la relación tal y como es. Acepta que no tienes que autoconvencerte: no amarás por mucho que pienses. No interrogues a la gente de tu entorno con la lista de virtudes y defectos de tu pareja para reafirmarte o condenarte: sólo serán ecos de lo que pasa en tu cabeza. Déjalo si tienes valor. Si no puedes, sigue trabajando en ti. Comprende que todo lo que escoges que ocurra, tiene que ver contigo, nada más que contigo.

Con estas relaciones, aprenderás mucho más sobre la soledad que en la soledad misma. 

Con respecto a la otra persona, intenta actuar con la mayor ética dentro de tus posibilidades actuales. No le explotes, sé generoso, no prometas nada que no puedas cumplir y haz por causar la menor cantidad de daño posible. Sé justo y respetuoso contigo mismo: aprende a decir que no, no des amor a la fuerza, desgastado y encabronado por estar donde en el fondo no sientes que es tu sitio.

Todas estas relaciones formuladas desde la carencia son relaciones que evidencian que no hemos logrado todavía conquistar el mundo adulto de los afectos. Seremos niños y tendremos relaciones infantiles: las mismas que ahora llamamos relaciones tóxicas.

(Y mientras las llamemos así, no entenderemos porqué las tenemos)

Al amor no se llega pensando. Se llega viviendo.

Amarse a sí mismo es el comienzo de una aventura que dura toda la vida (Oscar Wilde)

comentarios
  1. Carla dice:

    Te descubrí hace tiempo, como no, buscando sanar una dolorosa ruptura. No te he escrito antes, pero hoy sentí la necesidad. Después de tanto auto conocimiento que he procesado y trabajado, tan necesario en mí como, por desgracia, hoy en muchas personas, este artículo me pareció un hermoso y totalmente acertado resumen de mucha verdad.
    Y ya decidí escribir cuando leí que alguien más piensa que la calificación de relación tóxica a toda relación infructuosa está siendo mal usada en demasiadas ocasiones y casi como justificación de cualquier situación que, como bien dices, sólo es un reflejo de las enormes carencias interiores que tenemos en esta vida actual. Casi nada.
    Agradecerte tu aportación y apoyo a todos los que hemos pasado por un proceso de desamor, encuentros, desencuentros….hasta poder llegar a la más absoluta verdad, el tener que aprender a amarnos a nosotros mismos, el resto viene solo. Muchas gracias y un fuerte abrazo!!

    Me gusta

  2. Helena dice:

    Excelente post…
    me encanta leerte… tus post llegan como anillo al dedo…

    Me gusta

  3. Gracias, una vez más, por aportar tanta claridad y luz Cristina.

    Me gusta

  4. Angelica Basurto dice:

    Lo hiciste para mi querida Cristina… Gracias

    Me gusta

  5. Me encantó! Todos los días lucho para encontrarme..amarme y luego, poder finalmente compartir con alguién más ese amor, que tanto busco hace tiempo y deseo que cada día esté más cerca.
    Gracias por tus escritos, iluminan muchos caminos! 🙂

    Me gusta

  6. Hellen dice:

    Una entrada muy sincera y acertada! Tengo un problema que llevo arrastrado hace unos cuantos años que es el que señalas, el de la falta de autoestima o lo que es lo mismo de falta de aceptación propia. No sé cómo solucionarlo, quiero pasar página ya y dejar de comer el coco con temas como las relaciones, como enfretar la soledad tan temida a la que cada vez temo menos. Tu blog ayuda

    Me gusta

  7. Oscar dice:

    Hola Cris, es de lo más amorosamente sano que recuerde que haya leído. Si me permites sintetizarlo es lo de “siempre”, no busques fuera, busca dentro. Comparte tu tiempo con alguien que juegue a lo mismo, que amen igual. Ninguno es mejor o peor. Solo se trata de SER, nada más. Y SER, para mi es nuestra expresión más íntima, sin querer parecer nada. Estar a gusto en pareja para mi, es como cuando estás tan en paz al estar solo, pero con alguien, de eso no te puedes cansar. El otro amor del que hablas al principio? Es la gran paja mental, la gran ilusión, que a mi ya no me mola porque temes perder tu droga y la droga la prefiero fabricar yo, desde dentro…Un abrazo gigante Criiiiissss!!!

    Le gusta a 1 persona

  8. Valeria dice:

    He llegado a una situación como está después de un amor (y desamor) descarnado y doloroso, que lo que evidenció fue lo perdida que me encontraba y la falta absoluta que tengo de amor propio.
    Me mantengo en una relación como la que describes con alguien de la que estuve enamoradisima pero que no es con quién querría estar realmente. Una se siente muy culpable y sola en una situación así pero lo peor es sentir que estás tan herida que no puedes dar ni un paso en ninguna dirección.
    Gracias por tu post y por la calma que haces llegar, sin juzgar y desde la aceptación consigues que siempre que te leo piense “bueno, tengo que seguir, llegaré a algún sitio aunque camine despacio”.

    Me gusta

  9. Yaiza dice:

    Necesito la Parte II de esta historia.. esa en la que narras qué debo hacer yo conmigo, no qué no debo hacerle a él.. qué significa “sigue trabajando en ti”? Trabajar “qué” en mí?

    Me gusta

  10. Paco dice:

    Hola Cristina,

    Como siempre, muy interesante. En mi caso, salí de una relación corta hace tres meses. Realmente no salí yo, ella decidió terminarla.

    Lo gracioso es que yo nunca he estado convencido de que ella pudiese ser la mujer que quería, en gran parte por muchos detalles que no me gustaban. Sin embargo, yo seguía con ella porque ciertamente creía que de eso se trataba el “amor”, el aceptar los defectos del contrario. En cierta medida, supongo que me estaba auto convenciendo.

    Ahora mi pregunta es: porque me ha afectado tanto que me haya dejado? A día de hoy es lo único que me “quita el sueño”, no saber la respuesta a esta pregunta. Un dato clave sobre mi: siempre he tenido debilidad por la aceptación de las mujeres y siempre quise tener una relación en pareja. Ante cualquier rechazo de una chica (incluso solo conociéndola de una noche) siempre me ha afectado en mayor o menor medida, hasta que aparecía la siguiente y me olvidaba.

    Ahora ya tengo miedo de lo que me pueda pasar si conozco a otra persona, no se si he aprendido la lección después de esta ruptura.

    Gracias por tu sabiduría.

    Abrazos

    Me gusta

    • Hola Paco,

      ¿Te afecta tanto que te haya dejado? ¿O haberte quedado solo de nuevo?

      Me gusta

      • Paco dice:

        Hola Cristina,

        Pues ambas, creo.

        Me afecta que me haya dejado, en parte porque sinceramente nunca me imaginé que ella me dejaría, siempre creí que la dejaría yo en algún momento (basándome en todos estos detalles que no me gustaban). Siempre me decía que no entendía como pude fijarme en ella y que me tenía que tratar bien para que yo no me asustara de su forma de ser. Supongo que alimentó demasiado mi ego, o yo dejé que lo alimentara (el cual nunca se había sentido tan bien después de muchos años sin ninguna relación). Al ver que esto no tiene mucho sentido, me pregunto si he podido haber hecho algo tan malo como para que ella me dejase (es cierto que fui celoso y discut

        En cuanto a lo de quedarme solo, es cierto que también me afecta, pero a esto ya estaba más acostumbrado, pero no tanto al ser rechazado nuevamente (como te decía, después de muchos años).

        Me gusta

      • Paco dice:

        Hola Cristina,

        Pues ambas, creo.

        Me afecta que me haya dejado porque nunca me imaginé que lo haría. Siempre creí que yo iba a terminar, en parte por estos detalles que te comentaba. Ella me solía decir que no entendía como me pude fijar en ella y que tenía que esforzarse para tratarme bien y que yo no me alejara de ella por su forma de ser. Supongo que todos estos comentarios agrandaron mi ego, o yo dejé que lo agrandasen. Al ver que esto es contradictorio, me saltan dudas de si he llegado a comportarme tan mal como para que decidiese irse (es cierto que fui celoso por momentos y teníamos discusiones). Por tanto, mis sentimientos de culpa vuelven a aparecer y hasta me dan ganas de escribirle para disculparme, pero ya van 3 meses que no hemos hablado ni nos hemos visto.

        El hecho de quedarme solo también me afecta, pero en menor medida porque ya estaba acostumbrado. El rechazo es lo que más me duele.

        Gracias de nuevo.
        Un abrazo

        Me gusta

  11. 100 años de gravedad dice:

    Cuando perdemos toda esperanza tenemos que vivir en medio de deseos.
    (Dante Alighieri)
    Gracias Cristina

    Le gusta a 1 persona

  12. Anónimo dice:

    Excelente!
    Cristina, me gustaría que nos recomendaras un libro que te marcó en esta situación. O varios…..
    Gracias

    Me gusta

    • Hola!

      A mí me encantó en su momento un libro llamado Cosas que aprendí en Oriente, de Francisco López-Seivane. Es un libro de viajes y reflexiones. Me llevó a otros mundos, me sacó de mi a+b+c mental. También os recomendaría El arte de la felicidad, un libro de entrevistas con Dalai Lama.

      Abrazos

      Me gusta

  13. Luciérnaga dice:

    Hola Cristina,

    Estuve mucho tiempo en una situación así, en la que veía que la relación que tenía no llegaba a ninguna parte, en la que estaba totalmente anulada y era incapaz de dar ningún paso porque pensaba que en cualquier momento iba a mejorar la situación (lo típico) y a veces yo misma llegaba a justificar que me maltratara psicológicamente, con chantajes y haciéndome sentir de menos continuamente. Nunca me levantó la mano, pero mentalmente estaba destrozada. En ocasiones ni siquiera me decía nada, pero ya sabía cuál iba a ser su reacción y yo misma me frenaba hasta en las cosas más sencillas. En cierto momento desconecté del todo y terminé cortando después de unos meses, hace ya un año. Fue toda una liberación. Una relación en la que necesitas que cambien tantas cosas y en la que no te tratan bien no es sana y ahora es que directamente pienso que es gastar energías a lo tonto. Y ya entendí que mi error fue no quererme y permitir todo esto. Aunque tuviera sus momentos buenos y él tuviera algunas virtudes (no todo iba a ser malo), no significa que se tenga que soportar todo ni dejar que termine con tu salud mental. Como bien dices, con este tipo de relaciones se aprende mucho más sobre la soledad que en la soledad misma. Llegué a esta conclusión bastante tarde.

    Pasé por un proceso en el que estuve haciendo todo lo que me perdí en esos años. Sigo con ello y no tengo pensado parar. He estado haciendo lo que he querido sin que nadie me pusiera mala cara, y sobretodo he hecho cosas que siempre he querido hacer pero que me daban miedo o no me atrevía, desde cosas sencillas como ir al cine sola o pintar un cuadro hasta hacerme un tatuaje o superar mi miedo a conducir. Disfruto más de mi familia y amigos, y por otro lado he vuelto a retomar algunas de mis viejas aficiones y estoy descubriendo algunas nuevas.

    Además, desde hace poquito disfruto de una relación muchísimo más sana y bonita con una persona que me aporta de verdad -fue él quien me recomendó tu blog!. Nos animamos a crecer, nos apoyamos, no nos juzgamos ni hay luchas de poder. Llegamos a acuerdos y hablamos en vez de pelearnos. No hay dramas, y de verdad, es maravilloso. Conocemos y aceptamos nuestros defectos(hace años que somos amigos y se nota) y nos queremos tal como somos sin pretender cambiar al otro. Al final lo bonito es justamente esto.

    Por mi parte, sólo me queda agradecerte por haberme hecho reflexionar tanto y haberme echado una mano en la difícil tarea de redescubrirme a mí misma. Nunca termina el proceso, ya que somos series cambiantes, pero desde luego has sido una gran ayuda y seguiré trabajando en ello.

    Un abrazo!

    Le gusta a 1 persona

  14. andy dice:

    Hola, cristina.

    Te cuento que hace ya más de dos meses, conocí a una mujer increíble, todo fue muy rápido con ella y ya llevamos poco más de 2 semanas de noviazgo, la verdad me siento muy bien con ella, pasa el tiempo súper rápido y me siento muy enamorado.

    Hay algo que no me gusta sentir y es que en ocasiones, no siento que el sentimiento por ella sea tan intenso o que me gustaría que fuera más intenso, en ocasiones le digo algunas cosas sin sentirlas realmente y no me gusta eso, si sé que estoy enamorado de ella, porque es muy mínimo lo que te comento anteriormente, frente a lo que si me nace y todo lo que siento por ella.

    creo que ha influido bastante que en las dos ultimas relaciones serias que tuve salí muy lastimado, por lo que no se si sea una barrera que yo me pongo o no.

    ¿A qué se debe que no me sienta tan enamorado en ocasiones?

    Gracias , un abrazo.

    Me gusta

    • Hola Andy,

      Si estás ejecutando un papel para intentar mostrarte más enamorado, no estás enamorado. Habrá atracción, ilusión, miedo a estar solo y te estas intentando agarrar a algo contandote una película a ti mismo.
      Abrazos

      Me gusta

      • andy dice:

        Hola, cristina.

        Te cuento todo ha mejorado con ella, la verdad ahora si me siento mucho más a gusto y enamorado.

        Tengo una duda en cuanto a algo que mi novia hace y es que me repite bastante que me ama que soy su luz y felicidad que gracias por llegar a su vida. A mi casi no me gusta eso porque de tanto decirlo pierde sentido y se volvería costumbre.

        ¿Por qué habría de estar diciendo ese tipo de cosas a cada momento?

        A veces hasta siento algo fingido ese tipo de cosas.

        Gracias, un abrazo.

        Me gusta

  15. María dice:

    Hola Cristina!
    Desde mi divorcio hace ya casi cuatro años me ha ayudado mucho tu página y tú , pues hemos tenido alguna sesión se coaching . Me conozco más, y he logrado aprender mucho y protegerme ante situaciones que hace un tiempo me hubieran hecho más daño. Soy capaz de dejar una relación que no me conviene en cambio de pensar lo que siempre pensaba …. Ya cambiará … Ya me querrá mejor. Ahora no. Ahora me voy . Es un gran paso.
    Sin embargo hay algo que no logro entender y es como me está costando tantísimo encontrar el amor . Soy una mujer muy alegre, simpática y todos los días que salgo tengo la suerte de que ligo. Pero no pasa de una , dos , tres noches …. Noches que a mí parecer son muy buenas pues doy con hombres muy divertidos , tenemos una buena conversación, buen feeling en todos los sentidos , sin embargo parece que nadie puede verme para una relación seria y no entiendo el porqué. Peor aún si me fijo en algunas personas a mi alrededor que son más dependientes, tienes problemas con sus ex ,
    No logro entender cuál es el fallo y me empieza a preocupar de verdad puesto que después de una época en la que la soltería me hizo bien … Ya me gustaría otra cosa y parece misión imposible.

    Me gusta

    • Hola María!

      Me alegro de saber de ti y de tus avances, que sin duda son enormes. Te felicito por haber adquirido esa claridad y esa capacidad de decisión. Ahora, adelante con el tema del amor. ¿Qué ocurre? Ocurre lo de siempre. Que buscas y que cuando se busca, no se encuentra. Que sigas trabajando en esa paz y equilibrio interior, no tengas citas por tenerlas, y hagas las cosas cuando realmente te motiven y te apetezcan. Has aprendido a poner límites y a decir que no, lo cual es un 50% del trabajo. Ahora toca el otro 50%, que es vivir tu presente y no generar ansiedades o expectativas por relaciones de pareja que ¿realmente necesitas?

      Abrazos preciosa!

      Me gusta

  16. María dice:

    Gracias Cristina por tu pronta respuesta . Pero quizás no me he explicado bien. No es que busque …. Pero si me gustaría . Y una cosaque me asusta es que los hombres que voy conociendo no quieren más de mí … Eso es lo que no entiendo. La situación es la siguiente …. Nos conocemos , nos liamos y quedamos alguna vez más y sin más …. Dejan de escribir … Y acaban desapareciendo de mi vida . Lo.que me preocupa es el por qué. Las citas van bien en todos los sentidos …. Risas, complicidad, pasión …
    Y con el que te conté que terminé es porque no se aclaraba …. Y me vi esperando….. Para qué? Para que me enamorase cada vez más de él puesto que cada vez había más contacto y el de mi no….. Y no quise correr el riesgo porque además como tú me dijiste …. Si no sabe si te quiere …no te quiere .
    En resumen…… Ninguno de los que conozco parece hacerlo y joer….. No es que me sobrevalore… Pero soy divertida , normal , ligo bastante, caigo muy bien a la gente … Tengo trabajo ….. Soy un partidazo jajajajaja.
    Y sin embargo … Después de unaw citas o encuentros muy buenos …. Sólo me quedo con ganas de más yo…. Quiero entender porqué….. Porque no llamo , no doy a demostrar que quiero nada , no pido explicaciones …. Parece q solo me quieren para sexo y poco más …. Y no me cuadra … Porque en esas mismas citas hablamos de todo, al día siguiente wasap…..y de repente …. Yo que sé. Y no lo entiendo porque por wasao y en persona hay conversación, complicidad …. No sólo es físico….
    Me expliqué mejor ?
    Un abrazo !

    Me gusta

Comparte tu historia (con buena ortografía, por favor)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s