El efecto Shrek

Publicado: noviembre 23, 2013 de cristinalago en Superando el desamor
Etiquetas:, , , ,

shrek

De príncipe a ogro o de princesa, a ogresa: dícese de la metamorfosis repentina que sufren nuestras parejas en el exacto momento en que empezamos a asimilar que nos han dejado.

La maravillosa y perfecta media naranja que vino a iluminar nuestras vidas pasa a ser un desaprensivo psicópata que nos ha arruinado la existencia.

La energía no se destruye, sino que se transforma; y toda esa energía que llamábamos amor, se transmuta en odio visceral, despecho y antipatía. Lo mejor de nuestras vidas resulta que se convierte en lo peor de nuestras vidas y a pesar de la “ogrización” del ser que nos ha hecho trizas el corazón, lo cierto es que al generar toda esta corriente de negatividad, no aceptación, rencor y rabia, somos nosotros quienes nos hemos pasado al lado oscuro de la Fuerza y por tanto, quienes nos regalamos un sufrimiento que como dirían los budistas, es opcional.

Ante la tentación de convertir al ex en la encarnación de la vileza (y de la inmadurez y de la cobardía y del egoísmo) por nuestro propio bienestar, debemos generar la actitud mental correcta para evitar en la medida de lo posible caer en el efecto Shrek.

Nuestro primer ejercicio será, pues, ver con objetividad nuestro papel en la relación y responsabilizarnos de lo que hemos aportado, para bien o para mal, en la misma. Si la relación se generó entre dos personas, lo malo o bueno que exista en ella también es resultado de la acción y reacción de esas mismas personas.

Analicemos cuántas situaciones hemos vivido en la relación que hemos tolerado PORQUE HEMOS QUERIDO.

Analicemos cuántas veces ante estas situaciones, LAS HEMOS JUSTIFICADO.

Una vez realizada esta introspección inicial, es momento de pasar al siguiente ejercicio. Es momento de reflexionar sobre qué parte de esa rabia que generamos hacia el ex o la ex, es producto del ego. El amor es un sentimiento que nos engrandece, no que nos envilece. Un pensamiento de auténtico amor siempre es positivo: “me alegro de tu felicidad, aunque no sea a mi lado“. Un pensamiento egoico sin embargo giraría en torno a la venganza, al desear la desgracia ajena, a esperar una revancha…y lo que subyace bajo todo esto es “te odio porque no me has dado lo que necesito”.

Los antídotos perfectos para combatir un ego que nos genera sufrimiento debieran ser así:

Nadie en este mundo, excepto yo, ha nacido para responsabilizarse de hacerme feliz.

Debo vivir el presente. No puedo confiar mis expectativas de felicidad al futuro: porque el futuro no existe. Ni estancarme en el pasado: porque el pasado se fue

No es un fracaso: es una experiencia.

A partir de ahora adquiero el compromiso de aprender de la experiencia, madurar, crecer y buscar mi propio camino sin depender de las acciones de los demás

Sólo haciéndonos cargo de nosotros mismos, abandonando el papel de ultrajados, buscando la conexión con nuestro interior y empezando a trabajar el perdón, dejaremos de temer a Shrek y empezaremos a ver a los ex, como seres humanos que aciertan y se equivocan, como nosotros mismos.

Anuncios
comentarios
  1. Luisfer dice:

    Acabo de descubrir este sitio web (o blog?) y he empezado a leer, desde el más antiguo hasta el más reciente, la gran mayoría de artículos publicados por ti Cristina. Mil felicitaciones por tanta sabiduría y profesionalismo, y mil gracias por toda la ayuda que hasta ahora vengo encontrando en tus líneas. He pasado por una ruptura sentimental que se ha llevado la mitad de mi vida y me ha destrozado el corazón en un billón de pedazos, y aunque estoy mejor y sigo asistiendo a terapia psicológica, siento que no he podido salir a flote totalmente. En este preciso momento por ejemplo, soy víctima del efecto Shrek. Pero ahora sé que es sólo un pequeño obstáculo en mi proceso de recuperación porque, complementando las excelentes frases-antídotos del final del artículo, sé que “algunas veces se gana, otras veces se aprende.” Un abrazo Cris!

    • cristinalago dice:

      Hola Luisfer!

      Bienvenido pues a la página (técnicamente es un blog) y espero que te brinde un poquito de ayuda y compañía durante todo este durísimo proceso. Ninguna ruptura es fácil, pero cuando se trata de una relación en la que has invertido todas tus expectativas e incluso reflejado una gran parte de tu propia identidad, se precisa casi una reconstrucción personal íntegra y trufada de muchos obstáculos mentales (¡el efecto Shrek!). Es difícil asimilar la decisión de la otra personas tras tanto tiempo y en esa asimilación cabe el resentimiento, el dolor y un lógico cabreo, se trata de no negar lo que uno necesite sentir en cada momento y sobre todo, aprender, aprender y seguir aprendiendo…

      Un abrazo muy fuerte Luis y suerte en el camino!

  2. hache dice:

    Hola de nuevo Cristina! aunque este post es antiguo te escribo porque tengo que confesarte que “odio a mi ex”… despues de muchos cambios en vida y (como escribia en el post cuando el contacto 0 es imposible) modifique mis horarios laborales para intentar no coincidir con él. Pero es que, hoy mismo me da mucha rabia verle feliz, contento, ver que a él le a costado tan poco superarlo y a mi más…. no se que hacer con toda esta rabia acumulada hacia él…me sabe mal tener estos sentimientos negativos porque no me consiero mala persona! pero me siento “ninguneada” por él! te juro que me encantaria pagarle con la misma moneda….. siento ser tan sincera…… y encima lo que me da más rabia es que sea amable conmigo! creo que aún me cuesta aceptar las cosas, me enganche! algun consejo para dejar atras tanto resentimiento????

    • cristinalago dice:

      Hola hache!!

      No eres mala persona por tener unos sentimientos negativos o pensamientos de odio. En el reino de las emociones, no hay una moral de lo que se debe o no se debe sentir. Son nuestras acciones y decisiones los que realmente definen quienes somos y cuáles son nuestros principios personales.

      Si te sientes resentida, o con rabia o con odio, lo mejor que puedo aconsejarte siempre es que no te comas ese sentir y busques una manera de canalizarlo. Hay un ejercicio muy bueno que es escribir una carta al ex con todo lo que querríamos decirle, sin filtros, ni eufemismos y cuando hayamos volcado todo ello, romper o borrar esa carta.

      El punto es que primero aceptes esos sentimientos para que no te dañen: y a partir de ahí, se trata de buscar la manera de darles curso fuera de ti sin que se te queden dentro convirtiéndose en amargura.

      Abrazos!

  3. Sam dice:

    Hola Cristina, hace un par de días, dejé a mi pareja.
    desde hace meses veníamos discutiendo demasiado, a raíz de que tuvo de inquilina a una chica durante un mes, y se iban a tomar, eso a mí me molestó. A partir de entonces comencé a sentirme muy insegura, le hacía reclamos de cualquier índole (que ya no me decía que me amaba tanto, que no me daba los buenos días, que ya no subía fotos al facebook, que para que agregaba a tal o cual persona, etc) cabe destacar que era la primera vez que experimentaba ese tipo de sentimientos, y para nada me gustaba…
    creo que toda esta inseguridad se debe a que soy mayor tres años y medio, entonces sentía que en cualquier momento podía toparse con alguien más y dejarme botada, mientras que yo desperdiciaría mis últimos tres años veintiañeros.
    Para no hacer el relato más largo, hace dos días, me llamó y me dijo que ocupaba una tarde para pensar el por qué me trataba de una forma que no era la correcta, y yo le dije que en cuánto se duda del amor, se ha dejado de sentirlo. El punto, es que le dije que sí, pero que si al siguiente día no recibía llamada o mensaje daba por terminada la relación; y exactamente sucedió, el bebe demasiado y supongo que se quedó dormido (señal que ni siquiera le interesó que me fuera a ver). Le envíe un mensaje alegando que ya no podía estar en contacto con él, que entendía que no le interesaba en lo absoluto y lo bloquée de todos los lugares. Hoy por la madrugada (estando borracho) me ha enviado un texto, dónde me dice que me pasé de lanza, que lo bloquee que parezco niña de secundaría y que soy la mujer más mala vibra del planeta, etc.
    No entiendo porque está tan enojado, siempre le expliqué que bloqueo de todo por salud mental, porque no puedo tenerlo en mi facebook sin sentirme de la patada. Por qué simplemente no me dejó así, sin insultarme, de todos modos no le intereso, siento que trata de culparme de todo y obviamente sólo me queda responsabilizarme de mi 50%
    Yo lo amo con el corazón, pero no podía seguir así, me duele que siempre he terminado bien con mis parejas anteriores, sin rencores, pero con él no, no se presta ¿crees que debería escribirle una carta expresando mis sentir? ¿alejarme por unos días? ¿por qué se comporta de esa manera? ¿qué debo hacer?
    Saludos, me encanta tu trabajo. Abrazos.

    • cristinalago dice:

      Hola Sam,

      Creo que con reclamos, ultimátums y amenazas no vamos a encontrarnos la mejor disposición por parte de la otra persona, que en el mejor de los casos, se pondrá a la defensiva y reaccionará desde el ego, con rabia por sentirse atacado.

      Demasiados dramas cuando lo que necesitabais hacer era sentaros a dialogar como adultos de lo que pasaba en la relación, en lugar de enzarzaros en luchas de poder para someter al otro o dejarle en el peor lugar.

      En fin, ambos habéis actuando inmaduramente, te diría que te des tiempo antes de contactar con él para determinar si de verdad una última comunicación sería algo constructivo para ti o es necesario aclarar algún punto más que quedase pendiente entre ambos.

      Abrazos

Comparte tu historia (con buena ortografía, por favor)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s