Los vendedores de humo

Publicado: enero 21, 2014 de cristinalago en Los amores patológicos
Etiquetas:, , , ,

grises-men

Prácticamente le acabas de conocer y te pregunta ¿crees en el amor a primera vista?. Te trata como a un rey o como a una reina. Promete más que un político en campaña. Sus frases van precedidas por el ‘nunca’: nunca había conocido a nadie como tú, nunca había pensando tanto en una persona, nunca había sentido esto antes…Sus amigos te dicen que no para de hablar de tí. Casi desde el primer día, te abre las puertas de su casa, de su vida y de su corazón y todos sus planes de futuro llevan tu nombre. ¿Te suena la película? Puede que estés siendo el nuevo/a protagonista del enésimo remake de Los vendedores de humo: el retorno.

Dice el refranero popular una frase que encaja a la perfección con el modus operandi de los vendedores de humo: arrancada de caballo, parada de burro. Si algo caracteriza a este tipo de comportamientos, es una prisa desproporcionada en establecer un vínculo que naturalmente debería construirse con el tiempo. A la mayoría de las personas les chocarán tantos detalles, tanta pasión y tantas promesas en alguien que apenas acaban de conocer. Quienes tengan una autoestima en su sitio y una visión del amor realista y madura, son prácticamente inmunes al efecto relámpago de los vendedores de humo.

Otras personas ignorarán su instinto y se lanzarán a la vorágine de histrionismo romántico que se les oferta a manos llenas, enganchándose a la nube de ego rosa generada por una historia -salvo algunos raros detallitos – digna de cualquier novela de Danielle Steel.

Cuando los vendedores de humo se desinflan, lo cual suele ocurrir en un brevísimo lapso de tiempo, la otra persona ya está tan enganchada al cuento de hadas que el aterrizaje hacia el duro suelo puede ser casi mortal (para la autoestima).

Tras ello, suele seguir un periodo en el que el comprador de humo se deja la vida para complacer al otro y poder recuperar el maravilloso sueño del inicio. Lo cual no ocurre nunca, ya existió un enamoramiento real. El caballo se convierte en burro y ahora resulta que quien va demasiado rápido eres tú.

¿Por qué existen personas que necesitan vender humo? Las razones pueden ser diversas. Vacíos circunstanciales, adictos al amor, adictos al romance, enamorados de su propia película, patrones afectivos de mala calidad, personalidades infantiles, trastornos de la personalidad…la tentación más habitual es la de psicoanalizar al otro en busca de sus taras. No pierdas el tiempo, ni los megabytes de tu ADSL: sus dramas personales no son problema tuyo ni tú vas a obtener las respuestas mirando en la Wikipedia.

En primer lugar, entender claramente que el amor requiere su proceso y se cocina a fuego lento. Que se aprende a amar lo que se conoce. Si muestran tal despliegue emocional al poco tiempo de encontraros, tened poca confianza en quien, no habiendo apenas tenido un trato íntimo con vosotros, es capaz de establecer unas conexiones tan rápidas y superficiales. Ya lo indicaba Erich Fromm el amor es una actividad, no un afecto pasivo; es un ‘estar continuado’, no un ‘súbito arranque’.

En segundo lugar, asumir que este comportamiento dista mucho de ser un halago. ¿Cómo va a serlo que alguien diga estar enamorado/a de tí, si apenas sabe quién eres, qué te gusta, que detestas, que te ilusiona, cuáles son tus sueños, tus dolores, tu esencia? Aparcar por un rato el subidón narcisista que nos producen los que nos venden el amor perfecto de las películas, es una medicina eficaz para poner las cosas en perspectiva.

Si estás en un momento bajo de tu vida o te sientes solo/a, recuerda que hay que estar bien para tener buenas relaciones, no meterse en relaciones random pensando que así vas a estar bien.

¿Estás ya enredado/a en la promo amorosa de un vendedor de humo? Escucha a tu instinto, rara vez se equivoca. Pon el freno, observa la situación y no permitas que fuercen tu ritmo. Si estás pasando una mala situación en tu vida o estás presionado por la necesidad afectiva, tendrás mayor propensión a iniciar relaciones inconvenientes en momentos inadecuados. Y sobre todo, antes de lanzarte de cabeza, repítete, como un mantra, este otro refrán: obras son amores y no buenas razones.

Anuncios
comentarios
  1. Carol dice:

    Que bueno esta esto Chris!
    Mira que es verdad, gente tan habida de cariño que engaña y el otro que cae.

    Muy buenas citas tambien.
    Gracias por compartir todo esto!

  2. Lucia dice:

    Tus articulos son realmente geniales. Todas estas situacion me pasaron en la vida, y seguramente a la mayoria de los que estamos aqui leyendo. Lo mejor de todo es que tiene ese toque de humor que lo hace mas interesante aún.

  3. Maria dice:

    Hola! soy Maria H. Mi historia de compra-venta de humo fue en verdad relampago.Duro apenas 10 dias. Comenzo con un reencuentro virtual en facebook ,siguio con un solo encuentro real y continuo con charlas de whatsapp donde se dieron la expresiones apasionadas que duraron poco y nada.Lastima que no hice caso a mi instinto porque me daba cuenta que algo no andaba bien.Sin embargo me enganche y aca estoy tratando de superar lo pasado.

  4. Anónimo dice:

    Hola! Me encanta tu página. Me enredo de un enlace a otro y pasa el tiempo volando.
    Hace dos años te hice una consulta y considero que me ayudaste con el empujón que necesitaba para tener claro que dejar una relación tóxica era lo mejor para mi vida. Estoy muy agradecida por esto porque cada vez que lo pienso, siento alivio por haber dejado aquella vida.
    Pero ahora, dos años después de aquello ,acabo de pasar por una relación intensa de dos meses con un vendedor de humo que me ha dejado algo tocada. Me pidió unos días para pensar porque estaba dudando de ser “capaz de darme lo que yo quiero”, es decir, una pareja monógama con planes de futuro hacia una familia. Bueno, tengo 37 años , me veo bien físicamente, tengo buen puesto de trabajo y no tengo hijos pero tampoco me urge tenerlos, aunque prefiero estar con alguien que los quiera a que no.
    Sé que éste último tampoco me convenía. Es muy guapo, nunca ha tenido una relación formal y si encuentros esporádicos con chicas ocho-diez años menos que él o cuando tuvo novias, haría diez años, tenía sus escarceos porque sinó le parecía aburrido,esto contado según él. No tiene trabajo estable y su sofá es su cama ;en lugar de salón, tiene las máquinas para hacer pesas y tiene el móvil cargado de fotos de él en pechos que de vez en cuando remira y me enseñaba.. Venir a mi dúplex le daba escalofríos y últimamente me decía que tenía que ir al gimnasio para ponerme fuerte y engordar un poco, pero no tanto porque sinó dejaría de estar conmigo. En fin, yo me lo tomaba a guasa y le decía que era un superficial pero quizás me tenía obnubilada su físico y porque al principio me decía cosas que me parecían tiernas como que cuando supiese lo tonto que es que lo iba a dejar , le habló a toda su familia de mi, me presentó a sus padres, llevaba mi foto en el móvil y de fondo de wasap y hasta me dijo que me quería y que me echaba de menos. Aunque a veces notaba que necesitaba espacio y yo me alejaba un poco , luego volvía con ganas, pero ya la úlima vez que quise pasar un festivo entero con él, empezó la cosa a caer en picado. Empezamos con discusiones telefónicas donde me decía que solo llevábamos dos meses y que íbamos “a piñón”, que no estaba acostumbrado a dar tantas explicaciones y que hiciera mi vida. Finalmente , tras retrasar él todo lo que pudo , hablamos civilizadamente y me dijo, después de contarme , como lo hacía muchas veces, lo fácil que le resultaba ligar sin hacer nada el úlimo día que había salido con sus amigos, que necesitaba pensar unos días porque yo soy muy “buena niña”, que se lo doy todo pero que no sabe si él podría darme lo mismo, que no sabe si alguna vez podrá enamorarse, que si tiene dudas no va a estar conmigo porque no quiere hacerme perder el tiempo, que sentía que estuviese pasando por esto.. que quedaríamos esa semana para tomar algo y que iríamos viendo. Accedí. Al día siguiente me escribió mensajes preguntándome qué tal estaba pero no le contesté y a la mañana siguiente le mandé otro mensaje diciéndole que yo ya había pensado y que no quería estar con él. Que se acababa el período de reflexión y me despedí con guasa con ninguna intención de quedar bien. No podía permitirme la agonía o que al final impusiese sus reglas y sentirme mal. Bueno, reconozco que su total indiferencia me fastidia pero llevo una semana dándole vueltas y analizando todo, tal y como explicas en tus escritos.
    Ahora mismo no sé si estarme una temporada organizandome planes nuevos o apuntarme en una página de contactos para olvidarme de todo. Cada vez estoy más y más desesperanzada con el amor y con miedo a empezar relaciones porque los finales me hace mucho daño, aunque sepa que son lo mejor y entro en bucle.
    Vaya rollo que acabo de soltar Cristina. Perdón a ti y a tod@s los lectores, que como yo están interesados en las vivencias de los demás porque ayuda a no sentirse solo en estas situaciones.
    Un abrazo a tod@s.

    • cristinalago dice:

      Hola Anónima!

      Me alegro un montón de que te hayas podido recuperar de aquella relación y que haya pasado el suficiente tiempo para que puedas sentir que has tomado una excelente decisión.

      Pero…las relaciones tóxicas no se dan solamente porque nos encontremos con personas con características problemáticas, sino porque nosotros mismos tenemos nuestro propio kit de carencias y miedos que afectan tanto a nuestras elecciones como a nuestra manera de configurar estos vínculos. El mayor reto cuando acaba una relación de este tipo siempre es la parte que nos enfrenta a nosotros mismos y que no dejamos atrás en la ruptura.

      Si es que lo ideal es aprender no para estar cada dos por tres teniendo que afrontar rupturas, sino para acertar más y sufrir menos. Por más recursos que puedas tener para asumir el final de las relaciones, son procesos que suponen sufrimiento y desgaste y más siendo una persona que aunque no lo veas claro, te acabas implicando y entregando.

      Y aquí está el quid de la cuestión y la pregunta más importante que tienes que hacerte a ti misma ¿por qué si quieres una cosa, eliges un camino que te lleva a la cosa contraria?.

      Si estas desesperanzada y con miedo on el tema de las relaciones, ¿estás segura de que es el mejor momento para ponerte de nuevo a la búsqueda. Cúrate, intenta enfocarte en otros ámbitos, recomponón no sólo la autoestima sino el amor por la vida, porque si tu situación es la de sentirte vacía y esperar una relación para estar bien, ésta no será la última relación que tengas donde experimentarás menos placer que dolor.

      Abrazos amiga y a levantarse!

      • Anónimo dice:

        Muchas gracias Cristina!
        Voy a hacerte caso , ya estoy en ello. Es una alegría leerte.
        Sigo leyéndote y recomendándote.
        Un abrazo grande!

  5. G dice:

    Hola, creo que yo he sido la vendedora de humo, quien vengo conociendo salió hace muy poco de una relación y me dice que no puede ofrecerme seguridad, y yo casi que le digo que ya estoy enamorandome y han pasado dos meses desde que nos conocimos, no se si continuar en esto…quizás bajar el ritmo, realmente me gusta mucho

    • cristinalago dice:

      Hola G,

      Me parece que te has metido en una relación de rebote tras tu ruptura…en esas relaciones es normal que al principio empieces con mucha intensidad y prisa y luego sientas un vacío y pierdas interés. Imagino que habrás “vendido humo” sin ser muy consciente de ello. En cualquier caso, aunque está la opción de intentar ir más despacio, creo que quizás sería bueno plantearte darte tiempo para recuperarte de tu ruptura antes de intentar encajarte a la fuerza en algo para lo que no estás preparada. Seguro que encuentras personas que también te gusten dentro de 3 meses o 6…¡no se van a extinguir los solteros del planeta :)!

Comparte tu historia (con buena ortografía, por favor)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s