No eres tú, soy yo: “No sos vos, soy yo” (Juan Taratuto)

Publicado: enero 31, 2014 de cristinalago en Cine-coaching
Etiquetas:, , ,

03_18_11_No_sos_vos_soy_yo

Temática: la ruptura, la crisis existencial y la vuelta a la vida

Momento para verla: cuando tu pareja se ha puesto rara, necesita tiempo o rubrica una despedida definitiva con un inesperado no eres tú, soy yo.

Sinopsis: No sos vos soy yo, le dicen al protagonista antes de dejarle por otro. Javier, nuestro abandonado protagonista, hace todo lo que hay que hacer: arrastrarse, enfadarse, ir al psicoanalista, aburrir a todos los amigos hablando de su ex, machacarse en el gimnasio, apuntarse a cursillos, llamar a antiguas novias…¿a quién no le suena?

Comentario: Una estupenda comedia argentina que sabe sacar carcajadas y lágrimas a partes iguales. El actor Diego Peretti pasa del patetismo al amor propio en un proceso lleno de contratiempos y descubrimientos tan divertidos como realistas.

Recomendada por: por ser una película con mucho corazón que pone en boca del protagonista todo cuanto hemos dicho, hecho y pensado alguna vez después de que nos dejaran. Que habla de miedo al cambio, de la madurez, de buscar el propio camino, de la superación, de aprender la soledad y también…de las personas nuevas que se van cruzando, de los tanteos de los ex, de las dudas, de volver o no volver…

La frase: “Y no sé qué pasó ni cómo, pero gracias a Dios o a lo que mierda fuera la angustia se transformó en dolor y con mucho esfuerzo más logré que el dolor se convirtiera en tristeza, y después de muchos meses pude despertarme un día sin sentir que me faltabas, y estaba todo bien…”

La crítica dijo: “Son variadas las secuencias en las que un chispazo en el diálogo provoca la carcajada amable, cómplice, reparadora de esos pasajes presididos por lo predecible (Javier Ocaña: El País)

Conclusión: la película imprescindible para después de una ruptura.

Trailer: http://www.youtube.com/watch?v=sWsbNP8WF0Y

Anuncios
comentarios
  1. tere dice:

    Algunas sugerencias, que soy muy peliculera!!!
    Otra película de amor que se me ocurre, “El hijo de la novia”, en el que el abuelito se quiere casar por la iglesia con la abuelita que tiene alzeimer ya que han pasado toda la vida juntos y que ella, por amor, aceptó sus ideas contrarias al matrimonio. El abuelito, por lo tanto, sabe lo importante que era para ella casarse por la iglesia y quiere hacerle este regalo. Al mismo tiempo, el hijo tiene una vida sentimental no muy asentada muy tipica de nuestros tiempos…

    Otra película que es una obra maestra y que es un ejemplo de enganche patológico hacia otra persona es “Carta de amor de una desconocida”, de Max Ophuls, de los años 40. Es curioso, sabiendo lo patologico que es, el director y el escritor, Stefan Zweig, consiguen que sintamos cariño y compasión hacia esta mujer.
    Y hablando de Zweig, tienen una novela increíble sobre significado del amor: “La impaciencia del corazon”

    • cristinalago dice:

      “Carta de amor de una desconocida” es una maravilla…el perfecto retrato de una dependiente emocional cuya vida se construye en torno a unas migajas de amor que ha recibido de alguien a quien tiene totalmente idealizado…El perfil de ella da para análisis.

      “El hijo de la novia”…la vi hace años, la recuerdo pelín cursi, pero habrá que revisarla.

      Muchas gracias por las sugerencias, la de Ophüls que la tengo reciente me la guardo 🙂

      • teresa dice:

        Si, “el hijo de la novia” es simpaticona y te hace pasar un buen rato. No es un tratado filosofico, pero en el contexto, me parecio interesante la relacion de los abueletes entre ellos, su compromiso, su apoyo, en comparacion con la del hijo en la que se ve una falta de solidez que lo lleva al desastre.
        Sobre Zweig, el libro que te recomende, ya veras como te gusta: cuando el amor se confunde con la piedad. Hay muchos frentes que toca y ya veras que es todo un tratado de psicologia tambien.

  2. Rafael dice:

    Casi que me han copiado la frase. A veces cuando pienso en mi mismo, en lo que he pasado y en lo que aún queda por pasar, me visualizo transitando de la desesperación al dolor, del dolor a la tristeza, luego al olvido. Ahora en dirección a la estación tristeza, lo cual, paradójicamente, causa una cierta alegría, pues el viaje prosigue. Y este viaje mejor en el más absoluto silencio.

Comparte tu historia (con buena ortografía, por favor)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s