Los amores del futuro: “Her” (Spike Jonze)

Publicado: marzo 28, 2014 de cristinalago en Cine-coaching
Etiquetas:, , , , , , , ,

her-joaquin-phoenix-olivia-wilde

Temática: enamorarse de una inteligencia artificial

Momento para verla: en sequía afectiva.

Sinopsis: Theodore (Joaquin Phoenix) un hombre en trámites de divorcio, se enamora de un sistema operativo con capacidad para sentir.

Comentario: en los tiempos del Whatsapp y de los romances via chat con personas a las que jamás se ha visto, esta fábula futurista de Spike Jonze nos parece muy cercana.

Recomendada por: su acercamiento a las posibilidades emocionales de las tecnologías, su maravillosa fotografía (todo está cuidado al detalle) y la sensible interpretación de Joaquin Phoenix como ese hombre que se reencuentra con su capacidad de amar de la manera más surrealista.

La frase: “Sabes, a veces siento que ya he sentido todo lo que voy a sentir jamás. Y de aquí en adelante nunca voy a sentir algo nuevo. Solo versiones más pequeñas de lo que ya he sentido. “

La crítica dijo: “Hay ciertas obras que son capaces de plantear nuevos conflictos en la sociedad, remover la conciencia de los espectadores y tocar fibras que estaban dormidas. Her es una de ellas” (Santi Araujo, Altioyo)

Conclusión: Her es una película que fotografía con exactitud la encrucijada emocional que están atravesando las relaciones sentimentales hoy día. También se atreve a ir más allá especulando con las posibilidades de los amores con inteligencias artificiales y sus futuras implicaciones. Triste y bonita, a veces cómica y a veces melancólica, la película de Jonze explora las emociones digitales y analógicas con una indiscutible sensibilidad.

Trailer:

Anuncios
comentarios
  1. Bertha Parra dice:

    Genial genial película…..
    Yo le huyó a los hombres que me toman como su paño de lágrimas. Dese que vi esta película caí en cuenta como algunos hombres que están incluso comprometidos (casados, con novia, economía,….)…. Se escudan en hablarte para sentir que alguien les escucha.

  2. Anónimo dice:

    Como o donde puedo conseguir esta pelicula Her, gracias

  3. A. dice:

    Me ha gustado mucho… Aunque es triste pero muy cercano a la realidad bajo mi punto de vista.

  4. Fco. J. dice:

    Vi esta película hace un par de meses antes de tener una ruptura online (hubo también una época de contacto físico, entre medias). Al ver la película me pareció una historia de amor maravillosa, que me recordó en muchas ocasiones a lo que yo había vivido… Las dudas, las frustración, al comienzo, pero también la compenetración, la comprensión y el cariño que se llegó a alcanzar en el cenit.

    Actualmente ha cambiado mi forma de interpretarla radicalmente:

    —————– SPOILERS DESDE AQUÍ HASTA EL FINAL DEL COMENTARIO —————–

    Joquien Phoenix, representa a un hombre que no ha superado la ruptura con su pareja, y que continua atado a esos recuerdos y culpándose. Cito: “la dejé sola en la relación”. Creo que la película da muchas pistas sobre su baja autoestima, su dependencia emocional y su estado depresivo (No es capaz de aceptar halagos sobre sus escritos… Su rostro refleja además ese tono melancólico y apático… Elige incluso música triste para ¿autocastigarse?).

    Además este hombre, intenta iniciar en una serie de relaciones amorosas (chats, citas), sin estar recuperado emocionalmente. Simplemente por tapar el vacío que le ha dejado su expareja y que le devuelva esa felicidad, que el mismo se niega.

    Es complicado saber que tipo de rol desempeña Samantha en la relación. Siendo una “inteligencia inmadura” al comienzo, resulta difícil saber sí llega a sentir verdadero amor por él o solo está experimentando con ese sentimiento nuevo y desconocido, tan energizante.

    El final me parece bastante triste. La relación, que yo pienso que es tóxica, se acaba. Sam necesita seguir adelante y abandona a “Phoenix”, pero a su vez intenta dar un último impulso a la vida de este, ese libro que consigue que le editen.

    Llegados al ático esos dos corazones rotos, solo veo dos finales posibles… O Phoenix acaba entrando en otra relación tóxica con su vieja amiga…. O… prefiero ni escribir el otro.

    Aunque podría inventar un tercero, ambos aprenden de sus errores, recuperan la alegría de vivir, llenando ese vacío por si mismos y acaban encontrando amando y siendo amados. Ojalá hubiera acabado así.

    Me apetecía mucho escribir sobre esta película, aunque no se sí me atrevería a verla por segunda vez, precisamente ahora.

    Valoraría mucho cualquier opinión tuya, sobre el tipo de relación que muestra la película Cristina.

    Saludos.

    • cristinalago dice:

      Hola Francisco!!

      Menuda has liado pidiéndome que hable de cine. Con lo que me gustan las películas y el amor, de ‘Her’ podría estar hablando horas y horas.

      En mi opinion, la película Her tiene dos lecturas, que es la que tú realizas y además, abre una especulación muy posible en torno a la revolución sentimental que proponen (y propondrán) las nuevas tecnologías. Yo estoy más que preparada para asumir esta revolución y para incluir una nueva sección en mi blog que trate de amores con SO’s, robots y demás opciones sentimentales que iremos viendo en el futuro.

      Pero vamos al grano con mucho SPOILER.

      Estamos con un personaje (Phoenix) que está viviendo un proceso de duelo e inicia una relación con un sistema operativo inteligente y autoconsciente, que es Samantha. Pero Samantha todavía no sabe gran cosa del amor, está aprendiendo, es una niña virtual. A su vez Phoenix carece asimismo de desarrollo emocional (al no haber afrontado su duelo). Ambos conectan y encuentran un sentido en el otro, ambos en cierto modo huyen de la soledad, él de la soledad amorosa, ella de la soledad de acabar de nacer a un mundo desconocido.

      Con el tiempo, ella es la que evoluciona, la que empieza a descubrir ese mundo nuevo y al ampliar su perspectiva, deja de tener en común lo que le unía realmente a Phoenix. Extrapolado a una relación de pareja “normal”, podríamos decir que es como el típico encuentro entre dos personas en un mal momento en el que se usan de muleta emocional y que termina cuando uno de los dos deja de necesitar esa muleta.

      La historia con Samantha y la ruptura posterior enfrenta a Phoenix de nuevo con su duelo, pero habiendo ya avanzado lo suficiente como para estar preparado para por fin, cerrar página con su ex mujer, firmar los papeles de la separación y asumir esa pérdida (que de fondo es el tema principal que subyace en Theodore, la negación de la pérdida).

      Por lo que mi visión del final de la película es que Phoenix realmente afronta su duelo y se prepara de nuevo para volver a vivir una nueva etapa de errores, aciertos, amores y desamores…

      Si te fijas en algún momento de la película Phoenix afirma que cree haber agotado toda su capacidad de sentir, lo que le sucede con Samantha le devuelve esa capacidad y le enseña que cuanto más haya amado, más podrá amar.

      La última escena en el ático, es claramente abierta, no sabes lo que será de la vida de Phoenix a partir de ahora, pero lo importante es que ahora sí está dispuesto a amar.

      La película tiene un tono melancólico, pero a mí el final sí me transmite esperanza y un nuevo camino.

      🙂

      • Fco. J. dice:

        Muchísimas gracias por tu comentario Cristina.

        Me gusta tu interpretación mucho mas positivista que la mía. Además me resulta incluso mas conveniente que la mía propia. Tampoco había caído en que Theodore sí acaba superado el duelo con su ex. Ni que Samantha pudiera tener una motivación tan comprensible.

        Habiendo asumido ya que yo sería Theodore (aunque empecé mi relación en mejores condiciones de autoestima y sin un duelo abierto). Debo seguir trabajando en crearme mi propio final feliz.

        Un saludo y encantado de leerte, como siempre.

  5. Anónimo dice:

    Hola a todos:
    Acabo de ver Her y, para mí, la lectura final es muy positiva. Dejando a un lado el aspecto (en absoluto, fútil) de las relaciones virtuales y centrándonos en la relación entre Theodore y Samantha, coincido con Cristina en que él es una persona en pleno proceso de duelo, con mucha necesidad y poca capacidad de amar, y ella es un sistema operativo con (inicialmente) ninguna capacidad de amar. Pero su relación, por extraña y extraño que parezca, les hace al final crecer a ambos y aprender precisamente a amar. Al final él le dice que nunca ha querido a nadie como a ella y ella le responde lo mismo y añade que ambos saben ahora cómo hacerlo… Han aprendido a amar.
    Una pregunta para ti, Cristina: ¿crees que él entró en esa relación y no en otra (real), porque no hubiera podido llevar en aquel momento una relación real, donde el otro no responde quizás tanto ni tan perfectamente a nuestras necesidades como lo hace Samantha?

  6. Anónimo dice:

    Buenos días:
    Al hilo de Her, se me ocurren dos preguntas para las que no sé si tengo realmente respuesta:
    -¿uno solo puede tener un tipo de relación sentimental en cada momento vital? Es decir, según nos encontremos en un momento dado, según nuestras necesidades y fortalezas, ¿buscaremos entonces a alguien acorde con ellas y tendremos “el único tipo de relación” (sana, tóxica, muleta emocional, combinación de varias, etc) que en ese momento podríamos tener?
    -he leído varias veces en este blog que cuando se rompe una relación las preguntas importantes no son las que giran en torno al otro (por qué me dijo esto, por qué el 2 de agosto de 1997 hizo aquello,…), sino en torno a nosotros mismos: qué he aprendido yo de esta relación, qué me ha aportado, por qué surgió,… No solo es que no podamos hallar respuesta a las primeras, sino que la respuesta a las segundas es independiente incluso de cuál sea la respuesta a aquellas primeras preguntas. En el caso de Her, ambos logran al final aprender (o volver a aprender) a amar y ello, independientemente, por ejemplo, de cuáles fueran las auténticas intenciones y capacidades de Samantha o incluso de cuán real fuera su historia de amor. ¿Sería algo así lo que planteas, Cristina?
    Muchas gracias de antemano por las respuestas.
    Me está resultando apasionante este mundo de las emociones, amor, desamor… y en ello ha influido muy notablemente este blog y las historias que tantas personas han volcado en él.
    Un saludo,
    J.

    • cristinalago dice:

      Hola guapa!

      Es que este mundo, si te gusta, es inagotable y maravilloso, porque por más que estudies, leas, experimentes o conozcas, siempre te queda todo por aprender 🙂

      La película de “Her” tiene un montón de lecturas, desde la que es ciencia-ficción especulativa pura y dura (en el momento que empiecen a existir inteligencias artificiales autoconscientes y con capacidad de aprendizaje al nivel de Samantha, es bastante posible el final que plantea la película) hasta la más emocionales e íntimas referentes a los procesos de duelo, al amor y a las relaciones interpersonales en general.

      A tus preguntas y en relación con lo que expresa la película: es evidente que el protagonista está pasando por un duelo, cerrado emocionalmente y con heridas que aún tiene que sanar (de ahí la frase que cito). Él no busca pareja, ni tampoco busca enamorarse, simplemente escoge el sistema operativo porque es algo aparentemente inofensivo que puede servirle para llenar temporalmente sus carencias. En efecto, nuestras elecciones están condicionadas en muchos aspectos por nuestro momento personal. Lo bonito de la película es que nos muestra también que dentro de una mismas relación es posible aprender y evolucionar y así Theodore acaba quitándose la coraza y Samantha, descubriendo el potencial de un amor interconectado con el mundo entero, aun cuando ambos empezaron con una disposición muy diferente. Para mí el mensaje de la película reside en esto, el amor es un largo camino trufado de aprendizajes y nada permanece siempre en el mismo lugar donde estaba en un inicio, porque el mismo hecho de intentar algo nuevo, de arriesgar, de experimentar incluso, nos lleva a nuevas direcciones que antes no conocíamos.

      De ahí pasamos a la segunda pregunta. Hay un detalle que solemos obviar, pero el hecho de descubrir las respuestas a las segundas preguntas (las existenciales, por así decirlo) nos lleva directamente a conocer las respuestas a las segundas. Quizás Theodore, aprendió gracias a Samantha, que el amor no era tanto el hecho de ser amado, sino la capacidad de amar y comprendió que su ex pareja estaba, al igual con él, inmersa en su propio camino de aprendizaje, en el que nadie sabía todas las respuestas.

      Si te fijas el personaje parece estar en la misma situación que al principio (solo y pasando por un duelo) y sin embargo nuestra percepción sobre él ha cambiado. Cuando Theodore arranca en la historia, es un hombre cerrado, con miedo y atrapado en sus recuerdos, que trata de rellenar sus vacíos con chats y después, al comprar el sistema operativo; en la última escena vemos a un Theodore en un ático, con su amiga, hablando tranquilamente y envueltos en una atmósfera de cierta melancolía pero sin embargo hay un elemento que no estaba antes: la esperanza.

      Abrazos!

  7. JImena dice:

    Cristina, acabo de descubrir esta respuesta tuya unos cuantos meses después (glups!), pero me parece interesantísima… Muchísimas gracias por enriquecernos tanto. El tema es apasionante y poder aprender sobre él (en la teoría y en la práctica), aún más. Un abrazo enorme y un millón y medio de GRACIAS!

    PS. Eso sí, en estos meses he conseguido unos cuantos adeptos a este maravilloso blog… Estoy a puntito de pedirte comisión je je

Comparte tu historia (con buena ortografía, por favor)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s