El miedo al compromiso

Publicado: marzo 31, 2014 de locosdeamor1 en Problemas de pareja
Etiquetas:, , , , , ,

miedo al compromiso

Es una de las excusas estrella en relaciones que no acaban de funcionar. ¿Existe el miedo al compromiso? ¿O es el premio de consolación para quienes no pueden asumir que la otra persona sencillamente no les quiere?

Generalmente, se identifica el miedo al compromiso con no desear casarse  o tener descendencia. Sin embargo, una persona puede estar involucrada al 100% con su pareja y que su opción deseada de vida no incluya el matrimonio o los hijos, al igual que existen quienes se evaden de forma constante de la relación aun habiendo firmado todos los papeles pertinentes.

Hablamos de miedo al compromiso cuando alguien no se entrega afectivamente. Cuando pone barreras, distancias y parámetros diversos para marcar el ritmo de una relación que no le llena, pero de la que no puede prescindir porque depende del soporte afectivo o sexual que obtiene de ella.  Su intensidad se despliega en otras actividades: salir de marcha, hacer deporte, practicar alguna afición o incluso desarrollar adicciones.  Todo es válido mientras permita evadirse y mantener el control. 

¿Cómo actúa una persona con miedo al compromiso? Puede que todo haya empezado estupendamente: hay física, hay química, habláis a menudo, pero de repente, empieza a distanciarse, no se entrega del todo, empieza a encontrarte fallos de todo tipo o le pareces estupendo/a pero tiene muchos traumas del pasado, etcétera…

O quizás la persona a quien amabas se aleja de ti o te ha pedido “un tiempo”, alegando este misterioso mal.

Si te encuentras en esta situación, lo habitual es que estés buscando desesperadamente la manera de entender y a la postre, “curar” ese miedo al compromiso que parece ser la única barrera que existe entre tu pareja y tú.

¿Estás seguro/a de que quieres derrochar tu tiempo y energía en hacerlo? Hay muchas variables del miedo al compromiso: miedo a lo desconocido, miedo al cambio, miedo a sufrir…pero en todos estos miedos existe un mismo factor en común: no aman del todo.

El  supuesto miedo al compromiso en realidad no significa más que el miedo a no comprometerse con uno mismo.

Comprometerse a ser realmente independiente: a no utilizar a los demás para no sentirse solo; a enfrentarse a los propios dolores y miedos para sanearlos; a generar amor de forma autónoma, sin buscarlo desesperadamente en otros; a desapegarse de la necesidad de estar con alguien a como dé lugar. Una persona libre, lo es dentro o fuera de una relación.

¿Cómo actuar cuando consideramos que nuestra pareja tiene miedo al compromiso? 

– No aceptes migajas: si le doy tiempo, se le quitará el miedo y se enamorarátengo que esforzarme para conquistarle/a…¿te suenan estas frases? Si estás metido/a en un tipo de relación y quisieras otra…no aceptes sucedáneos.

– No aceptes un “no sé” por respuesta: en el amor debemos sentirnos libres, ser nosotros mismos, disfrutar y fluir con lo que se siente. Se ama a o no se ama: sólo la dependencia y el conformismo entienden de grises.

– Coge las riendas: si estás en el juego de las idas y venidas, no sufras en silencio. Expresa claramente lo que deseas, no te dejes llevar y practica la asertividad para poner tus límites. En el momento en que te sientes un monigote sin voluntad en los vaivenes de la otra persona, ya te has perdido.

– Sé coherente: guíate por tus propios valores, malos o buenos, son los tuyos. No te sacrifiques y ten claro lo que quieres. De lo contrario, siempre te impondrán lo que quieran los demás.

– No le conviertas en tu misión personal: ¿estás con alguien que ha tenido malas experiencias y consideras que puedes darle un tiempo para que se abra de nuevo? Si tomas esta decisión, no adoptes el papel de caballero/a andante en su caballo blanco. Este plazo debe ser para que la otra persona se ocupe de sus propias neuras y tú puedes darle ánimo y apoyo, pero no dejarlo todo para convertirte en su psiquiatra. Sigue con tu vida y da espacio para que las cosas se desarrollen de forma natural.

– Observa tus propios miedos: a veces hay que perder para ganar.  No tengas miedo a apartar de tu vida a una persona que tiene miedo a comprometerse contigo.

¿Eres tú el espíritu libre?

Iniciar pseudorrelaciones románticas con personas que no te llenan para ir matando el rato habla de tu dependencia, no de tu libertad. Si realmente te consideras una persona que no precisa de establecer vínculos, sé consecuente y no extiendas cheques que tus fondos no puedan cubrir. Si deseas que respeten tus elección de vida, empieza por no tratar de imponérsela a tus parejas. Atrévete a ser verdaderamente libre.

Anuncios
comentarios
  1. Um, no sé… Yo tengo veintitantos años de casado, hipoteca e hija, con lo que difícilmente se me puede acusar de eludir compromisos. Pero no me acaba de convencer lo que dices. Sé por experiencia que al amor le sienta fatal el matrimonio. La sociedad nos obliga a que nuestras relaciones tienen que pasar a la fuerza por unas ciertas etapas: salir juntos, vivir juntos, casarse, tener hijos, divorciarse… ¿Y si a uno le apetece quedarse en una de esas etapas y no ir más allá? ¿Y si uno decide que no quiere ser monógamo y establece varias relaciones afectivas a distintos niveles? Cada vez hay más gente que es muy asertiva y se atreve a decir “no me voy a vivir contigo, quiero mi independencia”, “no quiero casarme”, “no quiero una relación exclusiva”… ¿Definir la relación que uno quiere es tenerle miedo al compromiso?

    • cristinalago dice:

      Comentaba en el artículo que se suele identificar “compromiso” con casarse y tener hijos.

      Al contrario, el compromiso es intrínsecamente con uno mismo y con la opción de vida que desea llevar. Si te casas y en realidad querías vivir sin ataduras y yendo de flor en flor, padeces de miedo a ese compromiso contigo, ya sea por imperativo social o emocional, por el que dirán, por conservar a la pareja que tienes o por ataduras económicas.

      Faltar a este compromiso contigo resulta de que necesitarás evadirte constantemente de una vida con la que realmente no estarás comprometido. Y aquí suele suceder en muchos casos lo que llamamos “estar en misa y repicando”. Es decir, engañar para poder mantener siquiera un simulacro de la vida que realmente se desearía llevar.

      No hay opciones mejores que otras. Cualquier vida es válida, siempre que es la vida que uno elige, no la que se le impone. Eso es comprometerse y es mucho más importante y esencial que firmar unos papeles en un juzgado.

      • Shenia dice:

        Buenas Cristina, hace tiempo que sigo tu blog, me ha guiado de alguna manera a mantener pies en tierra cuando me sentía perdida. Hoy me he atravido a explicar mi historia con la esperanza de poder sacar algo claro. Después de mi divorcio conocí a un chico sin buscarlo realmente, me rompió esquemas porque no creo que estuviera preparada para iniciar una relación, pero pasó sólo dos meses después de mi divorcio. Él hacía también poco tiempo que se había separado, un año, y estaba pasándolo muy mal, su mujer le dejó y sentía aún vacío y rabia pero no porque aún la quisiera, sino por el cambio de vida, por la decepción. Empezamos algo muy bonito, mucha pasión, complicidad, confidencias, cariño, diversión,…pero a los 5 meses aproximadamente empezó a mostrarse más distante, y evasivo, especialmente cuando hablabamos de sentimientos, él no quería ponerle nombre a lo nuestro, yo con mis miedos del pasado sentía que igual no me correspondía, y se juntaron sus miedos y los míos, y la relación fue a peor. Hasta que me pidió tiempo, se sentía agobiado. Se lo di, pero definitivo, le dije que no entendía como podía tener dudas, que cuando se siente no se tienen dudas. Me alejé de él pero volvió a buscarme. Esta vez seguimos la relación pero con tacañería a la hora de demostrar afecto, por falta de confianza supongo o miedo. Finalmente hace una semana me sentí mal porque la relación parecía más de amiga con derecho a roce que a otra cosa, y le hablé claro, le dije lo que sentía por él, que necesitaba saber lo que él quería en la relación. Me comento, entre lágrimas, que no estaba bien a nivel personal, que sentía miedo e inseguridad a la hora de afronta runa relación y que necesitaba estar solo. Respeté su decisión, y me he alejado. Ahora siento un gran vacío, y anhelo que vuelva a mi, si se da cuenta de lo que siente de verdad. O puede que no vuelva a saber de él más. Me gustaría saber tu opinión Cristina, porque no sé si realmente está jugando conmigo o tiene un miedo atroz al compromiso. Muchísimas gracias!

      • cristinalago dice:

        Hola Shenia,

        El tema de iniciar relaciones de pareja cuando se está transitando por el duelo de relaciones anteriores siempre es un poco delicado, pues hablamos de personas que normalmente todavía no están emocionalmente preparados, se encuentran en etapas muy inestables en lo que respecta a lo emocional y con mucha propensión a engancharse de cualquier fuente de cariño, por lo que son vínculos muy frágiles que no suelen salir adelante.

        Al principio estas relaciones son estimulantes (que alguien te dé un chute de autoestima y te haga sentir querido en unos momentos tan malos es muy grato) pero es como una droga que empieza fuerte pero va perdiendo efecto hasta llegar al punto de reencontrarse con el malestar, los vacíos y las tristezas de las que se trató de huir en primer lugar.

        No es que esta persona haya jugado contigo. Es que estaba mal y por un tiempo, la relación le sirvió como analgésico para su dolor. Pero los analgésicos no son curativos, solo son paliativos y para él ya no funcionaban más. Que si está penando por una ruptura y por un duelo mal resuelto, también tendrá miedo al compromiso, claro que sí. Lo que te ha dicho concuerda con sus actos y decisiones. Tampoco te asegura que si él se recupera o está mejor, va a plantearse volver.

        Abrazos

  2. B. dice:

    Desde luego que este blog, ha sido para mí todo un descubrimiento, es una joyita.
    Me ayuda, me gusta.
    muchas gracias a todos/as los/las que lo componéis.
    En serio, gracias.

    • Shenia dice:

      Muchas gracias Cristina, poder yo no puedo hacer nada, ocuparme de mi y mi bienestar, que no es poco. El tiempo dirá si nos reencontraremos. Es duro porque acabar una relación sin conflicto o falta de amor, almenos por mi parte, es algo que es casi antinatural. Tiempo y tiempo. Un beso y mil gracias!!

      • Antonio M dice:

        Cuanto te entiendo, yo estoy pasando por lo mismo…. va contra toda lógica, es antinatural… casi cualquier calificativo parecido vale…

  3. Buena respuesta, Cristina, que viene a enlazar con un blog que escribiste hace poco sobre “ser uno mismo”. Todo eso está muy bien, y en realidad estoy de acuerdo contigo. Pero se me ocurre que también podemos llegarnos a obsesionar con la idea de que no somos nostros mismos. Esto es muy peligroso en la pareja, pues nunca vas a encontrar el hombre o la mujer perfecta, alguien que te permita ser plenamente tú mismo. Siempre se van a tener necesidades que se tiene que satisfacer fuera de la relación. En ese sentido, la palabra inglesa “compromise” viene a significar lo contrario que el “compromiso” en español (que sería “commitment” en inglés). Significa ceder, pactar, compaginar, y eso es lo que tenemos que hacer muchas veces en la pareja. Así que uno se puede plantear la duda existencial de si está con la persona adecuada o si debe buscar alguien distinto. Siempre habrá argumentos en un sentido o el otro.

  4. L. dice:

    Completamente de acuerdo con B. He estado en los dos lados de la relación que planteas. Aunque sea muy doloroso que sea la otra persona la que “juega” contigo, la que hace vaivenes, creo que es mucho más doloroso no ser consciente de la falta de libertad que se tiene cuando crees que tener pareja va a ser la solución a todos tus problemas….

    Estoy aprendiendo mucho con este blog y, aunque haya tardado años en darme cuenta de que el problema está casi siempre en nuestras pocas ganas de mirarnos por dentro (eso sí que duele la mayoría de las veces), estoy empezando a hacerlo y leer las entradas, ayuda a ser constante.

    Y así poder ganar libertad, libertad responsable. Y eso le ayuda a uno mismo y a los que nos rodean.

    • locosdeamor1 dice:

      Hola L.

      En el momento que empezamos a mirar hacia adentro, se produce un despertar. A partir de este punto, queramos o no, ya no volvemos atrás. Esto no nos libra de seguir cometiendo errores, pero esta vez los errores no son producto de la huida de nosotros mismos, sino del encuentro. La cosa cambia ¿no? 🙂

  5. grisislas dice:

    Claro un no sé es un claro ejemplo de miedo al compromiso o de plano no te quieren, ha de ser muy feo que te rechacen pero hay que pensar que todo es para bien, y que evidentemente esa persona no es para ti!

  6. kryystel dice:

    Si a mi esta pasando…… Se trata de un hombre que quiere tener algo serio y no puede, según el siente frustración por no haber conseguido mantener una relación, parece que no ha tenido adolescencia! Todo iba de maravilla hasta que le pille con otras chicas y bueno me dijo que no podía tener una relación sería que quiere tenerlo pero no sabe con quien que está confundido…..no se ve con nadie de novios. Me enfade muchísimo le dije que no quería saber más de el y nos distanciados después intente un acercamiento pidiéndole perdón en persona porque sabía que no estaba bien el chico tiene algún problema,después nada sigue distante no se si es porque quiere su tiempo o es porque yo me disculpe pero piensa que no quiero saber nada de el o que le voy a echar una reprimenda de nuevo y es que me da pena….que es mejor distanciarse o escribirle

  7. De los post que he leido hasta ahora este es el que más daño me ha hecho, el motivo es que es la causa por la que mi ex dejo de quererme, porque pensaba que yo tenia miedo al compromiso, cuando en realidad lo que tenia miedo es que no funcionase.

    Y en vez de hablarlo yo con ella, o ella conmigo, nos quedamos los dos esperando que se arreglara magicamente.

    Y como jode cuando vez que se ha roto algo, por tonterias, que posiblemente se hubieran arreglado con hablarlo bien, o por lo menos se podian haber intentado.

    • cristinalago dice:

      Hola Jose Manuel,

      No son mis palabras las que te dañan, sino tu sentimiento de culpa, que encuentras reflejado en mis palabras.

      Nada pasa por casualidad, ni por error: el azar no interviene en asuntos de pareja y si ambos dejasteis morir la relación, sin poner medios para encauzarla, es porque había más carencias en esa relación de las que se veían a simple vista. Porque uno no se pone a hablar las cosas porque se supone que deba hacerlo, sino porque siente la necesidad de hacerlo. Si no la sentisteis…fue por algo.

      Abrazos

  8. Carlos dice:

    Hola Cristina, he vivido una relación así hace poco, exactamente así. Yo tengo la impresión de que, en el fondo, viven más cómodos así, cogiendo lo que pueden y sin involucrarse emocionalmente, evitando sufrimientos y decepciones. Cuando su pareja se da cuenta, sencillamente pasan a la siguiente, sin importar demasiado el daño que causan, un mensaje de vez en cuando para calmar su culpabilidad y en pocas semanas o días, si te he visto no me acuerdo.

    Hay algún modo de que estas personas superen sus miedos? Podrías dar algunas pautas?

    • cristinalago dice:

      Hola Carlos,

      En este tema se puede decir realmente que cada persona es un mundo. No es lo mismo alguien que nunca ha asumido ningún compromiso, que una persona que, por ejemplo, acabe de salir de una ruptura dolorosa y no esté preparado emocionalmente para otra relación.

      La pareja de alguien que siente miedo a un vínculo estable, no puede solucionarle nada. Hay personas que aman a sus parejas, a pesar de tener estos miedos y ellos mismos por su propia decisión escogen ir a una terapia o buscar ayuda para que su relación pueda funcionar. Es decir, que la solución es sencilla: el miedo se puede afrontar si la persona puede y quiere afrontarlo. De lo contrario, todo esfuerzo o persistencia externa es absolutamente redundante e inútil, añadiendo además una mayor presión y complicación al problema base.

      Si te encuentras con una persona que actúa de esta manera, mi recomendación´es ser claro, conciso, hablar de lo que tú pretendes y no aceptar “modalidades” de relación que no se deseen.

      Abrazos

    • Gabriela dice:

      Yo no creo que sea el deber de nadie curar el mal de otro. Menos aún cuando es el otro el que no le da la real gana de curarse, y ve estupendo entrar en relaciones, procurando no engancharse o desengancharse antes que el otro, y buscar cualquier clase de justificación para seguir viviendo su desvergonzado egoísmo, y hasta cierta misoginia latente, y desencadenar la ruptura, si es posible haciéndose la víctima, además.

      Acabo de liquidar una relación por este motivo. Sé de sobra que él quiere estar conmigo y que mi ruptura le duele, pero prefiero su dolor al mío. Yo he sido honesta con él y él, conmigo, no lo ha sido. Desde el minuto 1 sabía que yo buscaba una relación verdadera a largo plazo. No le he pedido ni siquiera vivir juntos, ya que en este momento vivimos en ciudades distintas, pero sí la entrega mutua, hacer planes de viajes……..

      Ha intentado por todos los medios, sutiles, claro, frenar la relación, procurar desacostumbrarse de mí. No lo ha conseguido, va a sufrir: lo merece, no es de recibo usar a los demás. Sé que actúo con dureza, pero también con justicia. Estoy segura de que hay personas dignas que buscan pareja y quiero encontrar a una de ellas, así que éste se queda consigo mismo y su inmensa jeta.

      O sea, que eso de pobrecitos, que están enfermos y no son capaces de formar pareja, y que hay que ayudarles…….no lo comparto. Son egoístas, no quieren darse al otro y le engañan para mantener una relación, sabiendo ellos desde el principio que la estabilidad no entra en sus planes.

      Nada de darles espacio, ni de tener paciencia: no son serios ni leales, merecen recibir el daño que a ellos no les importa infligir a los demás, usándolos de forma deshonesta. Este es el mejor tratamiento para su mal. Si todas las relaciones se les terminan no cuando ellos quieren sino en cuanto la otra parte ve señales de la deliberada (y premeditada, aunque lo nieguen) estrategia de ir de picaflor barato, verás cómo empiezan a reflexionar un poco y se curan, vaya si se curan.

      No hay que perder el tiempo, donde campa el egoísmo no puede existir el amor.

      • Antonio M dice:

        Perdona Gabriela que no tenga reparos en darte una respuesta, pero estás juzgando por tu caso,que no tiene por qué aplicarse a otros. Hay muchas situaciones diferentes….
        Si la otra persona quiere curarse está claro que el principal trabajo lo tiene que hacer ella y no la pareja.
        Pero eso es una cosa y otra es empatizar con la persona con este miedo al compromiso. Si quiere estar contigo y por otra parte no quiere comprometerse habría que ver primero si es pura cuestión de inmadurez por su parte o es que tiene un verdadero conflicto del que no sabe salir.
        En cualquier caso, e insisto que no conozco en profundidad tu caso como es lógico, lo que si dejas entrever es bastante poca empatía para con estas personas en general, que no tienen por qué ser todas egoístas.

        Con una posición así estás haciendo más daño del que crees, por una parte estás juzgando por adelantado de forma general, como si todos se pudieran medir por el mismo rasero, y por otro dando una recomendación a personas que están que no saben que hacer, y que puede tirar por la borda una relación que podría salvarse.

        Hay que distinguir bien entre quien realmente está mal y necesita ayuda, y los inmaduros.

      • Gabriela dice:

        No creo hacer daño a nadie. Más bien lo contrario. Yo no pienso que esas personas sean realmente inmaduras, unos lo serán y otros no, lo que sí creo es que son conscientes de lo que hacen y de que su proceder es voluntario en la inmensa mayoría de los casos, aunque haya mayor o menor grado de autoengaño, claro, porque el suyo no es un comportamiento honorable. La mayor parte de los relatos no muestran ninguna clase de fobia por parte de la persona alérgica al compromiso.

        Una verdadera fobia es algo muy serio, no se presenta con una frecuencia muy alta y el comportamiento de la persona que lo sufre, por mucho que quiera enmascararlo, revela su tremenda angustia.

        Dudo que pueda salvarse una relación con alguien que presente una verdadera fobia, salvo que la persona que la sufre se ponga en tratamiento profesional. Es como tener miedo a volar y pretender tratarse en medio de un vuelo. Primero hay que bajar a tierra y planificar la desensibilización posterior. Si alguien quiere estar ahí esperando y aguantando, nadie sabe cuánto tiempo, sin tener una verdadera pareja y sin saber por dónde va a salir la otra persona, se cure o no se cure, que por supuesto no hay ninguna garantía de que se cure ni de que una vez curada quiera mantener la pareja que tenía……pues que lo haga, pero recomendárselo no me parece ni siquiera honesto.

        Yo no lo haría salvo que la persona en cuestión me lo pidiera sincerísimamente y pusiera todo de su parte para superarlo.

        Con el resto, lo que corresponde es dejarles cuanto antes mejor. No hay que dejarse engañar, algunos son maestros en hacerse pasar por benditos y pretender que la culpa la tienes tú por presionarles.

        Quien se sienta reflejado en la situación que describo, que haga examen de conciencia, y si siente que está siendo objeto de un abuso por la otra parte, es porque seguramente está en lo cierto, y si le cuesta asumirlo, que será lo normal, que ponga por escrito los hechos, los deje descansar, y vuelva a repensar la historia pasados algunos días: seguramente lo verá claro.

  9. Gabriela dice:

    Hola Cristina, gracias por tu blog, es de gran ayuda, estoy leyéndolo todo y al llegar este artículo me sentí que hubieras escrito sobre mi.
    Me vendría bien un consejo, a mí me ha pasado lo mismo hace poco, al final él me dijo que no creía estar enamorado de mí, que era su problema no el mío y que buscaría ayuda. Me rompió el corazón, sin embargo a su mejor amigo le dijo que me quería muchísimo pero que no tenía claro estar listo para comprometerse en una relación seria, que me echa mucho de menos y piensa en mí a diario.
    No tengo contacto con él desde que rompimos, y él me ha intentado contactar un par de veces, pero sms sin importancia. Realmente siento miedo que pueda olvidarme aunque soy muy consciente de lo que me dijo.
    Sé que ahora la decisión de volver está de su mano. Yo estoy tratando de rehacerme pero, hay algún consejo que puedas darme, crees que puedo hacer algo para hacerle pensar, tiene sentido que a su amigo le diga una cosa y a mi otra?
    Gracias

    • cristinalago dice:

      Hola Gabriela,

      Lo primero, aconsejarte que no hables de estos temas con el mejor amigo, pues sigue siendo el mejor amigo de él y por tanto, es muy probable que le cuente vuestras conversaciones y que le preste un cierto servicio de espionaje donde a ti te manipulen de forma indirecta.

      Y lo segundo, lo esencial no son las palabras en este caso, sino los hechos, pues en esta vida funcionamos en base a lo que hacemos, no a lo que decimos. Los hechos, por lo que coentas, son que este chico ha roto la relación y a día de hoy no ha hecho nada por recuperarla, por tanto, es aconsejable que tu línea de actuación se remita a lo que se puede hacer para superar la ruptura.

      Abrazos

  10. Antonio M dice:

    Como en tantos “consejos” hay que tener mucho cuidado con lo que se escribe y con la decisión que uno toma, que puede estar mal cogida de una respuesta generalista en el mejor de los casos.

    Si es un miedo al compromiso propio de la inmadurez si podemos plantearnos si es la persona adecuada para nosotros.

    Pero si es un miedo al compromiso producto de una mala relación anterior o bien una filofobia no me parece nada decoroso de primeras pasar de esa persona o dejarla. Por lo menos uno puede iniciar un dialogo con ella para hacerla ver que puede necesitar terapia, llegado el caso.

    Asi que creo que generalizar es absurdo y por estar mal aconsejados se puede tomar una decisión incorrecta y hacer más daño del que parece.

    Desde luego a mi no me hubiera gustado para nada que me hubieran rechazado por padecer una fobia o miedo profundo. Sería muy egoista por parte de la otra persona, la cual tambien deberia hacerse ver esa conducta por inapropiada e injusta.

    • cristinalago dice:

      Hola Antonio,

      En caso de que el miedo al compromiso ocasione problemas que generan sufrimiento a la pareja que no tiene estos miedos, como por ejemplo, idas y venidas constantes, boicot de la relación, conductas inestables, maltratos, etcétera…siempre es aconsejable evaluar si se quiere continuar con la relación, dado que al igual que tú puedes no saber cómo gestionar tu fobia al compromiso, la otra persona de la misma manera puede no saber gestionar estas conductas.

      ¿Es egoísta abandonar una relación que no encaja con nuestros deseos e ideales? Tan egoísta como iniciar una relación sin estar preparado para implicarse plenamente en ello…

      Es muy cómodo adjudicar a otros la responsabilidad de salvarnos, ayudarnos o aguantarnos; más fácil que agarrar el toro por los cuernos y ocuparnos de nosotros mismos. Hacerse la víctima y meter culpas, nunca lleva a ninguna parte.

      Abrazos!

      • Antonio M dice:

        La clave, una vez más, ver si la persona con estos problemas busca ayuda y la aprovecha. Esa es a mi juicio la diferencia entre continuar y abandonar.
        De todas formas cada caso es diferente, yo he visto casos que despues de desaparecer unos meses se volvían a juntar, buscaban ayuda y superaban el problema, y continuaban juntos. Claro, siempre que no hubiera otras toxicidades como malos tratos, esos últimos ya tienen mucho peor pronostico porque forman parte de la personalidad y por experiencia sabemos que la gente en general no cambia

    • Gonzo dice:

      Hola Antonio:

      Lo de iniciar una conversación para recomendarle terapia, es relativo. Si esa persona está tan cerrada que ni siquiera le comunica al otro lo que le pasa, a ver como uno a una persona que se está empezando a conocer se le recomienda que lo mejor que puede hacer es ir a un psicólogo o coach.

      Yo no sé si te has visto en una tesitura parecida, me imagino que no, pero no te puedes imaginar el daño que le hacen a la otra persona todas esas señales tan contradictorias, el ir y venir, los desplantes, el generar (voluntaria o involuntariamente) situaciones que provocan discordia y disputas, el boicot continuo, y, finalmente, el forzar tanto la situación que obligas al otro a dejar la relación para eliminar el sentimiento de culpa. Todo eso genera tal estado de ansiedad e incluso paranoia que, al final, el que acaba necesitando terapia es el que inicialmente estaba medianamente sano.

      Si alguien está emocionalmente tocado, lo mejor que puede hacer es retirarse del mercado hasta que solucione sus problemas. O bien, si está conociendo a alguien por quien de verdad se siente atraído el sincerarse antes de que empiecen con todas estas conductas tan insanas y tóxicas para que la otra persona pueda, al menos, entender de donde vienen todas esas actitudes y maniobras y decidir libremente si el interés es suficiente para aguantar todo eso o no.

      Lo demás es puro egoísmo y miedo a enfrentarse a uno mismo.

      Un abrazo

  11. Leti dice:

    Hola Cristina. Rompí con mi ex pareja porque acababa de divorciarse de un matrimonio muy largo y al poco tiempo ya estaba con miedos al compromiso y demás. Relación en la que me sentí ninguneada y engañada. Dejé la relación yo, pero realmente porque él ya la había abandonado emocionalmente. Me decía que quería estar conmigo pero sin compromiso, vamos lo que viene siendo una follamiga, además de seguir ocultándome porque tenemos familia y amigos en común. No quería ni quiere que sepan sus amistades y ex mujer que está conmigo. Después de dejarlo me siguió contactando, pero ya estando con una chica, con la cual lleva un año, antes que esta chica tuvo lío con otra. Hace poco me llamó que quería verme, que si yo iba a ser con la persona que iba a acabar, etc. y todo esto estando con la otra chica. Le dije abiertamente si quería ya estar conmigo y proclamarlo a los cuatro vientos y que dejara a la actual pareja y me contesta de que tiene muchos miedos y que no hace falta decírselo a nadie, que con que lo sepamos los dos es suficiente. Después de esto lo bloquee de todos los lados, que jamás me iba a ocultar de nadie, que lo hice en un primer momento cuando estuve con él pero que nunca más. Mi pregunta es que si esta actitud es normal??? porque puedo entender que no esté preparado para nadie y tenga miedos, pero con la chica que lleva un año ¿¿no tiene miedos?? No entiendo nada. Gracias Cristina, me encanta tu blog al que estoy enganchada al máximo.

    • cristinalago dice:

      Hola Leti,

      Difícilmente una persona que se divorcia tras una larga relación y que desde entonces se dedica a ir conociendo y simultaneando posibilidades amorosas, se puede decir que tenga la estabilidad necesaria como para determinar claramente qué quiere o qué busca.

      ¿Que si esa actitud es normal? En esta situación, lo es. Muchas personas no creen en la necesidad de darse una buena pausa después de una ruptura importante y consideran ingenuamente que todo se soluciona buscándose otra nueva relación. Pero como esa pausa, ese duelo son necesarios para ponerse en orden, madurar y asumir y capitalizar experiencias vitales, el resultado de huir de todo ello es toda esa indecisión e inmadurez derivada de una persona que no afronta las cosas.

      Lo que le pasa a tu ex es que no sabe estar bien por sí mismo, busca en una u otra mujer algo que debería buscar en sí mismo y no se siente satisfecho con nada. Si le va mal contigo, se va con otra, si le va mal con la otra, te llama a ti, el caso es ir llenando vacíos y salvando los muebles, lo demás probablemente no le importe demasiado.

      Sobre todo la pregunta más importante siempre es la que atañe a uno mismo, muy por encima de los porqués que le correspondan al otro. Quizás es tiempo de plantearse porqué si esta persona te ha demostrado con hechos palpables que no te ama, sigues abriendo la puerta a que te maree.

      Abrazos!

  12. Hola Cristina,

    Me hace sentir mejor tu artículo, sobre todo la parte en la que enlistas las cosas que no debemos permitir de alguien que tiene miedo al compromiso. Es muy duro cuando ves que alguien siente algo especial por ti pero no va más allá, te hace preguntarte si no eres suficiente para ser amado.
    Te cuento que llevo más de 2 años en una pseudo relación como la que mencionas. Cuando nos conocimos yo no quise entablar un noviazgo, desde el principio me di cuenta que esta chica no tenía iniciativa ni compromiso, sólo me pedía “arriesgarnos”. Ahora sé que las señales que vi eran reales, aunque realmente no tenía idea de la magnitud del problema.
    De todas formas estuvimos saliendo, yo con la esperanza de ver en ella mayor iniciativa que sólo la idea abstracta de “arriesgarse”. Ella siempre me recriminó que no me arriesgara a iniciar un noviazgo.
    Al tiempo los papeles se invirtieron y empezamos una dinámica de 2 años en los que ella me busca con actitud amorosa, sentimental, hace notar que me extraña (sin decirlo abiertamente), si nos vemos busca el contacto físico y de verdad se nota ilusionada. Pero en cuanto le pregunto o le sugiero la posibilidad de ahora sí empezar una relación, ella cambia su actitud, me rechaza y huye. Argumenta que no tiene tiempo, o simplemente que no funcionará porque “somos diferentes”. Incluso llega a ser cruel cuando me rechaza.
    Luego nos alejamos y al tiempo ella reaparece como si nada hubiera pasado, me habla bonito, su actitud es definitivamente de alguien que quiere enamorarse. Y se repite el ciclo.
    Hace unos meses le pedí que no volviera a buscarme nunca. Pero la enfermedad de un familiar fue la excusa perfecta para hacerlo y bueno, decidí apoyarla según yo sin esperar nada. Sin embargo, desde el primer momento ella buscó el contacto físico, se mostró emocionada. Establecimos una pseudo relación amorosa, pero cuando llegábamos a acercarnos más ella retrocedía. Se ponía distante, ponía límites, me pedía tratarla como amigo, argumentaba la enfermedad de su familiar para decirme que no podía tomar decisiones ahorita.
    Y así, hasta que después de varios vaivenes me dijo que estaba decidida a que no pasaría nada entre nosotros, sólo amistad, la cual obviamente yo rechazó porque no puedo verla como amiga solamente.
    Después de eso llegó a buscarme varias veces, a veces con tono melancólico, pero ahorita estamos alejados. Otra vez parece firme en su decisión, eso me hace dudar de mí. Me da miedo que ya no me busque, aunque en el fondo sé que el ciclo se repetirá. Lo peor es que se molesta cuando le digo que tiene miedo.
    ¿Hay algo que hacer? Es duro dejar ir algo que consideras tan es especial, más cuando ves en sus ojos la atracción, la química, ves cómo sonríe cuando te ve, cómo tiembla cuando te abraza. Es igual de duro que escucharla cuando es con toda la frialdad te dice “no quiero estar contigo” y hasta es cruel en su forma de rechazarte.
    Gracias por darte el tiempo de leer esto.
    Saludos

    • También me gustaría saber si en personas que padecen este miedo, el buen trato y el apoyo dejan huella o influyen de alguna forma.

      Lo pregunto porque en estos meses la he apoyado muchisisisísimo y quisiera saber si eso va a generar que sea más difícil el alejamiento o al contrario, lo va a propiciar. Gracias!

    • cristinalago dice:

      Hola terceracaidafans,

      Hay personas muy atrayentes para nosotros, personas con las que tenemos mucha química, con las que funcionamos muy bien a nivel de piel, personas con la que sentimos tener una conexión especial…pero con las que sin embargo no es posible una relación. Si las relaciones de pareja sólo fueran estar como Adán y Eva en el paraíso, todo el día retozando, comiendo manzanas y haciendo el amor, bastaría tan sólo con sentir emociones y dejarse llevar. Pero somos corazón, cuerpo, instintos, ideas, miedos, deseos…y para que se forje un amor, todo esto debe funcionar en un cierto acuerdo y armonía.

      Si desea besarte, pero tiene miedo a entregarse, si desea hacer el amor contigo algunas veces, pero otra veces desearía enamorarse de otra persona, si te quiere el lunes, pero el viernes se ha olvidado de ti, si cuando no estás te echa de menos y cuando estás, te echa de más…no te está amando. Está dependiendo emocionalmente de algunas cosas que le proporcionas y que le dan un bienestar, pero no está ahí, contigo, en cuerpo y alma. Aparece para recoger un poco de cariño, de sexo, de tranquilidad, de atención; y se va en cuanto está saciada, en busca de algo o alguien que realmente le colme ese gran vacío que le lleva a tener que utilizarte.

      Su problema no es el miedo al compromiso, es el miedo a estar consigo misma. Es el mismo problema que estás teniendo tú.

      Ambos agarrados a un vínculo que es más como la tabla del náufrago, que como una verdadera historia de amor. Ambos estancados en ese tira y afloja sin daros cuenta de que aunque consiguieseis estar realmente juntos, seguirías sintiendo el mismo frío y el mismo vacío.

      Si la quieres, si realmente quieres brindarle una verdadera ayuda, libérala de esa necesidad y libérate tú.

      También me gustaría saber si en personas que padecen este miedo, el buen trato y el apoyo dejan huella o influyen de alguna forma.

      Lo pregunto porque en estos meses la he apoyado muchisisisísimo y quisiera saber si eso va a generar que sea más difícil el alejamiento o al contrario, lo va a propiciar. Gracias!

      Las cosas buenas sólo se valoran cuando se pierden, no cuando se tienen de forma fácil y sin aportar nada a cambio.

      Abrazos!

  13. Andrea87 dice:

    Hola Cristina,
    Mira mi caso es que tuve un novio por varios años, después de varios tropiezos, sé que él es lo que quiero y el tipo de relación que teniamos es lo que yo busco. No tuvimos problemas hasta que un día me dejó, yo estaba pasando por mal momento y no le prestaba tanta atención.

    Dijo que no quería pasar por lo mismo que con su relación anterior en la que sufrió mucho.( ella tenía depresión)
    Enseguida vi que tenia miedo a pasarlo mal, y hablaba de la relación como si pudiera ver el futuro, no sé yo pienso que es miedo al compromiso, parece que tiene miedo a “malgastar” años y que después no funcione… me decía que pasa si luego nos vamos a vivir juntos y no funciona…

    Él realmente no sabe afrontar sus problemas o sentimientos, se encierra y cree que él solo lo arreglará. Pienso que no es así, que está huyendo de sus problemas como ha hecho siempre, tiene casi 30 años y parece que no ha madurado en lo que a relaciones se refiere.

    Tiene una lista larga detrás de chicas con las que ha estado, pero solo 2 relaciones y 1 soy yo.
    Me dice que si que tiene un problema que ya lo arreglará él solo, pero a la vez no quiere hacer nada por la relación, solo quiere estar solo, además me puso excusas tontas para encontrar alguna pega para cortar conmigo. Asi que,no quiere admitir realmente su problema.
    A esto yo ya no sé que hacer, no le daría tantas vueltas si no me mereciera la pena,puede que con el tiempo reaccione y puede que no.
    Si tuviera ocasión me gustaría que fueramos a terapia porque creo que necesita hablar con alquien que no sea su hermano para poder abrirse y entender porque reacciona así.
    Ahora mismo ya no tenemos comunicación, él ya terminó conmigo, y no sé si podría hacer algo más…

    • antoni dice:

      Hola Andrea, yo estoy pasando por lo mismo (como pareja, igual que tu). Yo pienso que deberias buscar alguna informacion que tenga que ver con el miedo al compromiso o la filofobia , y una vez que lo tengas guardarlo y esperar, llegado el momento, a que lea lo que has guardado, y empatizar con el para que no se sienta presionado.
      Es una postura muy incómoda la de que hayan terminado con nosotros y cortado de raiz la comunicación, yo pregunté a un psicólogo y me dijo que si realmente queria ver donde llegaba todo esto, debia esperar que ella de alguna forma diera una señal, no iniciar uno mismo la comunicación para que los miedos no se activen. Igual le diría que los miedos jamás se van solos una vez hacen acto de presencia, y se repiten cada vez que conozca a alguien, asi pasen años, solo se van con ayuda. Eso lo vi buscando casos como el tuyo, muchos al principio creian eso, que ya se pasaría… y pasaban años y vuelta a repetir lo mismo…
      Lo malo es que las personas cuando dicen “no” son infranqueables. Habría que ser muy sutil… con todo, si ves que si pasa el tiempo y no hace nada habra que tomar una decisión. Espero te haya servido de ayuda.

    • cristinalago dice:

      Hola Andrea,

      Todos tenemos miedo a pasarlo mal. Todos hemos vivido alguna mala experiencia o algún rechazo. Esto no es impedimento para tener una relación de pareja con una persona a la que quieres. Si tú lo conviertes en una razón de peso, es que no quieres tanto a esa persona, por lo que no dejas de buscarte excusas para alejarte, que es lo que ha hecho tu ex pareja.

      después de varios tropiezos, sé que él es lo que quiero y el tipo de relación que teniamos es lo que yo busco

      ¿Estás segura de que lo que buscas es una relación sin comunicación, donde se rompe sin hablar las cosas, donde la otra persona no muestra lo que le pasa, ni lo que siente, ni lo que le molesta y en la que no se te habla claro en ningún momento?

      ¿Una relación donde al otro le sobran excusas para no estar contigo?

      Quizás deberías darle un par de vueltas más…

      En otro orden de cosas, está bien que quieras arreglarlo, que quieras esa relación, que quieras ir a terapia y que quieras psicoanalizar a tu ex pareja. Pero se te olvida una parte importante. Una pareja es un 50%. La otra persona también cuenta y a lo mejor su visión es muy distinta que la tuya, pero no por ello menos válida.

      De momento, la pelota no está en tu tejado, si quiere hacer algo él, ya tendrás noticias suyas. Entretanto, lo que siempre recomiendo es ir asimilando lo que ha sucedido y centrándote mucho en ti y en tu día a día para estar mejor.

      Abrazos

Comparte tu historia (con buena ortografía, por favor)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s