Resiliente o neurótico: ¿quién eres tú?

Publicado: abril 3, 2014 de cristinalago en ¿Quieres cambiar? Entra aquí
Etiquetas:, , , , , ,

soportar dolor

Al mal tiempo, buena cara. La resiliencia es un término  que define la capacidad humana de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas. ¿Qué diferencia a las personas resilientes de las personas que no lo son? ¿Cómo desarrollar esta habilidad? 

Llegué por el dolor a la alegría, decía el poema de José Hierro: a menudo podemos ver casos de personas que enfrentadas a circunstancias desesperadas o acontecimientos traumáticos sacan fuerzas de flaqueza y los convierten en su motor para evolucionar y valorar la vida. Son nuestros particulares cuentos de hadas de la superación personal.

Pero, bajando al planeta  Tierra, lo cierto es que la mayoría de las personas no pasaremos por sucesos tan extremos y a pesar de lo inspirador de las gestas de estos héroes existenciales, se nos quedan lejos, muy lejos, cuando estamos hechos trizas por avatares mucho menos épicos.

Y sin embargo, la calidad del sufrimiento no entiende de grande o pequeño. De inicio, nada ni nadie nos equipa para entender el dolor ni para saber cómo demonios se sobrevive a ello. Leemos libros, escuchamos canciones lastimeras, buscamos desesperadamente algo o a alguien que cubra ese espacio súbitamente vacío para constatar que el único camino para salir de este agujero negro lo tenemos que construir nosotros.

¿Qué pasa cuando no soportamos el dolor? ¿Qué sucede cuando huimos?

El caso de A. es un ejemplo ilustrativo de lo que sucede cuando no asumimos el dolor. Hace diez años, la pareja de A. le dejó por otra persona. En lugar de darse tiempo a hacer un duelo, A. se dedicó a ir de relación en relación huyendo del vacío de esa pérdida y esperando que un día llegase ese amor ideal que le sacase de ese carrusel desesperado en el que le había dejado la primera ruptura.

Hace ocho meses, A. encontró lo que buscaba. Se enamoró por fin de P. una chica que acababa de dejarlo con su pareja y sintió revivir de nuevo todas aquellas emociones anestesiadas que llevaba arrastrando diez años. Se volcó con ella y su vida cobró sentido con este nuevo amor que le demostraba que el problema no era él, sino que no había encontrado hasta ahora a la persona adecuada. Perdió el centro, empezó a agobiar a P. y ella acabó por pedir un tiempo, alegando agobio. Finalmente la relación se rompió. En la actualidad, A. está viviendo un duelo con diez años de retraso…sumado al de todos los demás clavos que fue dejando por el camino.

Si en su momento A. hubiese dedicado tiempo a recuperarse y a superar la primera relación, en lugar de escapar del dolor disfrazándolo con un parche tras otro, habría podido desarrollar la resiliencia.

En cambio, se había convertido en una persona neurótica que se tropezaba una y otra vez con la misma piedra preguntándose qué era lo que estaba haciendo mal.

La diferencia entre una persona resiliente y una persona neurótica, está en la fuerza interior. Si te enfrentas al dolor, te haces fuerte; si huyes de él, te vuelves débil.

Escapar de las emociones que consideramos negativas nos convierte en seres débiles que se tapian emocionalmente para no exponerse y finalmente acaban por desvincularse de lo que son y lo que sienten, funcionando únicamente en base a lo que creen que necesitan.

————————

¿Podemos cultivar la resiliencia?

Todo el mundo debería estar emocionalmente equipado para enfrentar el sufrimiento, ya que es la base para lograr la madurez. Puede que hayamos sepultado nuestros viejos dolores bajo cien capas de neurosis, pero el dolor que se evade no desaparece: permanece latente y nos va llevando por un camino en el que tarde o temprano, vamos a volver a encontrarlo.

Puede que hayas tocado fondo y ya no te queden fuerzas para seguir intentándolo. Enhorabuena: estás en el mejor momento para empezar a desarrollar tus recursos de resiliencia.

El primer requisito es dejar de responsabilizar a los demás de nuestras elecciones y nuestras acciones. Somos seres autónomos, con capacidad de decisión y observación y debemos asumir que nuestra vida es un reflejo de nosotros, no de otros. En el momento en que dejamos de ser las víctimas del malvado azar y empezamos a hacernos dueños y señores de nuestras existencias, damos el primer y gigantesco paso para ser verdaderamente fuertes.

El segundo requisito es el estudio. Como en todo aprendizaje, hay una parte teórica y una parte práctica. Buscar información sobre lo que nos sucede y porqué nos sucede, analizarse uno mismo en soledad, examinar las diversas experiencias que nos han llevado a este punto…son los básicos para crear nuestras primeras herramientas resilientes.

Tener una meta, un sentido de existir, es esencial para salir adelante incluso en los peores momentos. ¿No sabes qué quieres ni adónde vas? No hay prisa. Estás en un momento idóneo para irlo descubriendo. De momento no sabemos qué va a salir de este huevo, así que no te apures y concéntrate tan sólo en la tarea de romperlo. ¿Un buen consejo? Si no estás seguro/a de lo que te apetece ser o hacer, prueba simplemente con cosas diversas que te llamen la atención. Poco a poco, irás viendo pistas que te conduzcan a donde quieres llegar.

Cultiva la fe: todas las personas tenemos pensamientos que nos limitan (y que provienen del miedo al cambio) y pensamientos que nos estimulan (y que provienen de la necesidad de un cambio). Si hay contradicción en nuestra cabeza, nuestras emociones nos indicarán siempre un camino claro. ¿Sientes entusiasmo, pasión o interés por algo en particular? Deja los pensamientos a un lado y sigue ese rastro. Aunque no sea lo que buscabas, vivirlo te llevará a lugares nuevos. Si no te mueves, no pasará absolutemente nada.

Cuando parezca oscuro, deprimente y sin esperanzas, es tu actitud la que marcará la diferencia. ¿Quieres ser el héroe de tu vida? Pues empieza por mirarla cara a cara.

 

 

Anuncios
comentarios
  1. neurotico2 dice:

    Hola, me gustaria comentar que hace un par de meses lo deje con una mina y cada ves lo voy asimilando mejor y cada dia me siento mas fuerte. No sé nada de ella, se fue a otra ciudad, pero al leer este articulo he visto reflejada a mi ex como una chica neurotica. Me gustaria que leyese este articulo, no para que vuelva conmigo, sino para que no le haga a otros terceros lo que hizo conmigo y para que luche con su pasado. Me he dado cuenta de que jamás volveria con esta persona porque lo que hizo fue utilizarme como parche y que el verdadero amor no surgió. Mi pregunta es, ¿lo mejor que seria ayudarle o pasar de esta persona?

    • locosdeamor1 dice:

      Hola neurótico2

      Si esta persona no te ha pedido ayuda de forma explícita, no te recomiendo retomar ningún contacto, a tí te va a perjudicar.

      Las personas nos damos con la verdad cuando es el momento de hacerloy nadie puede forzar a nadie a que inicie un autoconocimiento para el que aún no está preparado.

      Un abrazo fuerte y mucho ánimo. Recuerda que la resiliencia (y la autoestima) no se desarrollan mirando hacia los demás, sino mirando hacia uno mismo.

  2. […] Pero merece la pena ¿por qué? Porque te capacitará para gestionar el dolor y desarrollará tu resiliencia. Si en algún momento se te hace insoportable y realmente sientes que necesitas hacer cualquier […]

  3. SHERMIE dice:

    Gracias por todas tus publicaciones. Llegué aquí en busca de un consejo, en base a una ruptura amorosa por la que estoy pasando. Y a diferencia de todos los demás sitios que he visitado en busca de “respuestas”; debo mencionar que éste me ha parecido el más sensato y con más empatía hacia el bienestar común y ajeno que he tenido la oportunidad de leer. Gracias por todo lo que dejas… Creeme que tarde o temprano sirve o servirá como un buen bálsamo de luz, sabiduría y paz interna para alguien más que como yo, también lo necesite y tenga la determinación suficiente para encontrarlo. Te mando un abrazo, y esperemos que en la práctica me vaya tan bien como en la teoría.

  4. Carol dice:

    Me encanto este tema, cada vez me encuentro con nuevas cosas en tu blog, por lo que estoy muy agradecida contigo Cristina por compartirlo, son temas muy importantes y como dices esto para mi es la parte téorica sobre el tema que tambien estoy atravesando la parte pràctica y me llena bastante.
    Gracias!

  5. Soberbia dice:

    Hola Cristina,

    Hace ya casi dos meses que lo dejamos (de mutuo acuerdo) con mi hasta entonces pareja, pero no hice contacto 0 hasta hace dos semanas (1 semana, la felicité en su cumpleaños) por sus vaivenes emocionales de querer verme, hacer cosas conmigo, tratarme como a su aún pareja para al final decir que estábamos bien separados, por lo que en ese momento de pura impulsividad bloqueé y borré de todos lados. Una semana después era su cumpleaños, y sé que quizás no debería de haberla felicitado, puesto que discutimos un poco y al final me dijo que no quería volver y sentía haberme mareado como el perro del hortelano.

    Es mi segunda relación seria, por lo que el contacto 0 no era nuevo. Pero aún no teniendo contacto, tengo días que sólo pienso en ella y la idealizo. Sé cómo es y que no es perfecta, pero aún cuando cada vez los bajones son con menos frecuencia, cuando llega me destroza. No sé si lo que echo ya de menos es la persona, o los recuerdos. Y pese a que mis amigos me han dado su punto de vista de cómo ha sido la relación por ambas partes (yo he sido una persona independiente, muy sociable y que le gustaba salir con sus amigos y hacer su vida) siendo polos opuestos. Y aún sabiendo que intenté dar lo mejor de mí, hay veces que siento que fue un fracaso (momento bajón) y que en mi cabeza viene la idea del ayer fue mejor que hoy. Quizás por como dije, recuerdos.

    Intento seguir adelante recuperando y creando nuevos hobbies, pero sé siente raro, nunca había sentido una soledad de esta magnitud pese a que de mi primera relación a esta pasó casi año y medio en el cual me estuve cultivando.

    Gracias por leerme, un abrazo.

  6. Janet dice:

    Hola:
    Me enamore de un hombre que era mi mejor amigo, pero el nunca se enamoro de mi, el siempre fue claro conmigo y por activa y pasiva me dijo que no me queria, sin embargo, yo me aferre a el con todas mis fuerzas y “rogaba” migajas de su amor.
    Hoy, finalmente despues de varios anos de intentar su amor y no lograrlo, decidi marcharme de su vida. La estoy pasando fatal porque le echo mucho de menos, pero estoy decidida a olvidarlo y seguir adelante. Yo meresco alguien que me ame y me respite, el nunca lo hara.
    Vi en Facebook que tiene otra chica, a quien le dice que es muy bella, ella no es aun su pareja pero por los comentarios de ambos me doy cuenta que estan enamorados. He llorado mucho. Lo bloquee de Facebook para no volver a ver nada mas.
    Cuanto tiempo tardare en olvidarme de el completamente?. Gracias por tu ayuda. Un abrazo

Comparte tu historia (con buena ortografía, por favor)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s