Las relaciones de renting

Publicado: mayo 21, 2014 de cristinalago en Los amores patológicos
Etiquetas:, , , , , , , ,

metro-st-james-cafe-besos

Tienes una relación con alguien. O más bien, una pseudorelación. Hay ternura, sexo, cariño, confidencias…pero no sois pareja. Y tú eres la parte que te has pillado hasta las trancas. Y la otra parte hace su vida como si nada. Al final te acabas sintiendo como el número de teléfono de emergencias: sólo se acuerdan de ti cuando te necesitan. ¿Estás en una relación de renting?

Esperar por una persona que lleva un ritmo algo más lento que nosotros, pero en pos de un mismo objetivo, es razonable hasta cierto punto. Pasarse meses y meses (y hasta años) enganchados/as a una historia donde tu función se limita a ofertar unos determinados servicios sexuales y emocionales, es un indicador de alarma de bajísimos niveles de autoestima: vale, puede que no te quieran. Pero ¿por qué estás con alguien que ni siquiera te ve como a un ser humano?

Una relación de servicios denota carencias en ambas direcciones. Quienes la mantienen comparten un mismo problema: el miedo a estar solos, que para ellos significa no tener a nadie, ni siquiera a un nadie que no les importa.

Muchas consultas que recibo versan sobre las relaciones de renting sentimental. Se podría decir que la mayoría de nosotros hemos pasado alguna vez por el trance de ser el telepizza emocional de otros. ¿Los síntomas?. Siempre estás dispuesto/a a dejarlo todo y salir corriendo a la llamada de esa persona. Cuando estáis juntos disfrutas. Cuando estáis separados, te comes la cabeza. Esa relación casi invariablemente llegó en un momento de tu vida en que tenías miedo o la autoestima por los suelos y una especie de aventura informal parecía ser la fórmula perfecta para entretenerte sin implicarte.

A día de hoy, hablas más de esa persona que de ti mismo/a. Y cada vez te cuesta más autoconvencerte de que pasar por todo esto te compensa.

¿Estás en esta situación? Sé sincero/a contigo. Si desde el principio pensaste que en el futuro la relación cambiaría, vas mal. Porque las cosas se viven en el hoy, no en un futuro hipotético que quien sabe si existirá nunca. Siendo consciente, es momento para detenerte y empezar a observar lo que está sucediendo en tu vida. ¿Quieres esto realmente? ¿Esa relación es lo que te llena? ¿Eres feliz con esa persona? ¿Es la clase de historia que deseas vivir ahora?

Si esto es lo que quieres, ¡adelante!. Pero si no es así, empieza a poner lo que tú quieres y sientes en el primerísimo puesto de tu lista.

Porque lo que va a suceder es que seguirás tragando para mantener lo poquito que te están dando. Y como esa persona, como todo ser humano, deseará amar de verdad algún día, acabará conociendo a alguien. Y entonces tú, el follamigo/follamiga fiel, te quedarás con un palmo de narices: porque no será contigo. Tú habrás sido la historia de transición, el peor es nada y no podrás culpar a nadie: desde el principio aceptaste plegarte a ese papel al negociar con tus deseos y tus principios.

Puede que tengas muchas dudas. A lo mejor has tratado de alejarte y han vuelto a buscarte, lo cual te sigue alimentando ciertas esperanzas. Pero abre los ojos y observa la realidad: verás que una vez vuelves a acercarte, todo sigue igual. ¿Por qué lo hacen? Porque la otra persona quizás no te ame, pero eso no obsta para que siga requiriendo de tus prestaciones.

No se te va a amar por ser un proveedor de servicios. Se te amará por lo que tú eres. Así que si lo que quieres en tu vida es amor y no un apaño de conveniencia con el que matar el tiempo mientras no llegue algo mejor, empieza a recuperar tu humanidad en esa relación y atrévete a exponer con claridad lo que realmente desees. No aceptes mediocridades que no van contigo. Ten amor propio y apuesta por ti. Si no te gusta, no te gusta. Y no hay más.

En caso de que esa persona tenga sentimientos, actuará en consecuencia. Y actuará de verdad, no con mensajes, tentativas ni tonterías. Moverá el culo e irá a por lo que le interesa como hacemos todos cuando estamos verdaderamente enamorados. Haga lo que haga, sales ganando. ¿La recompensa? Te harás un precioso regalo de autoestima, energía y tiempo.

 

Anuncios
comentarios
  1. Luisa dice:

    Escribes directo al corazón y a la cabeza. Muchas gracias por estas aclaraciones. De verdad que sí. La verdad, he estado en ese tipo de relaciones, pero es porque he querido. Aunque no duran y terminan siendo aburridas. Te sientes vacia al final, te quedas con lo bueno y ya.

    • cristinalago dice:

      ¡Hola Luisa! Las relaciones renting son otra experiencia más dentro del espectro afectivo. Un compromiso sin compromiso que nos prueba en un terreno en el que supuestamente nos sentimos seguros. A la larga, dejan en evidencia que queramos o no queramos, lo que deseamos es amar. Y que salga el sol por Antequera 😉

      • Mercedes dice:

        Luego de leer tu hermoso articulo, veo que pertenezco a esta categoria, una relacion de renting. Mi ex pareja es casado y yo tambien en relaciones muy infelices y deterioradas, pero nos enamoramos a tal punto que hablabamos de separarnos y vivir juntos. la relacion era maravilosa, compartiamos todo, amigos comunes, viajes, romance, era una persona.. tan especial que las relaciones pasadas eran nada en comparacion con esta. En el mejor momento de la relacion el me dejo, sin explicar, solo que no tenia tiempo, que me iba amar siempre pero no podia ser. De eso hace un año, he sufrido mucho, he tratado de alejarme, borrar todo contacto, pero el vuelve a buscarme, me pone mensajes, manda canciones, fotos nuestras, hemos salido cuando viene a mi pais, un sexo increible, y cuando vuelvo a ilusionarme, deja de buscarme, se silencia unas semanas, luego vuelve, y empieza el circulo. En eso estamos hace un año y meses, cada vez que me busca creo que es que le hago falta, que me pedira regresar, pero acaba alejandose, se que no me conviene, lo amo y me conformo con migajas que luego reacciono y le pido no buscarme, pero pasado un tiempo si solo saluda, yo vuelvo a extrañarle.

      • cristinalago dice:

        Hola Mercedes,

        Para dejar una relación, hace falta tener una motivación suficientemente fuerte como para sostenerte en los momentos en los que la abstinencia, el vacío o la tristeza se hagan intensos. Es un poco como abandonar un mal hábito que te hace daño pero que te brinda un placer: tienes que tener claro primero porqué quieres dejarlo atrás.

        Por parte de él, la situación es cómoda: basta con unos mensajes y unas canciones para conseguir mantenerte disponible y dispuesta en cuanto visita tu país. Que básicamente es lo único que busca de ti: su ratito de diversión y evasión para volverse contento a su casa y aguantar unos mesecitos más en su supuestamente horrible relación (que no será tan mala, ya te lo digo).

        Seguramente mientras sigas en la misma situación (casada en una relación infeliz y deteriorada), no encontrarás fuerzas o motivos para salir de ese círculo vicioso, porque para ti también esos encuentros son vías de escape a una realidad con la que no estás conforme pero tampoco te sientes capaz de cambiar.

        Abrazos!

  2. tere dice:

    Leí hace un tiempo que este tipo de relaciones están basadas en una dinámica y sólo funcionan con esa dinámica. Es como por ejemplo, las relaciones con una persona casada. Mientras haya misterio, mentiras, ocultamientos, funcionan. Cuando por lo que sea, la persona casada se separa, se rompe tambien la otra relación porque funciona con cierta dinámica.
    Si la dinamica es de compartir y estar juntos, quererse y respetarse, la cosa va de una manera. Pero si la dinamica es de esconderse y no mostrarte, tenerte como alguien de segunda división, tenerte como a un cajero automatico o un todo a cien, el resultado es otro. Es cuestión de aprender a reconocer a los depredadores y alejarse de ellos. Muchas veces, es verdad que aceptamos un juego, pero también hay alguien que está jugando con desventaja y alguien (un depredador ) que se aprovecha de ello.

  3. Eve dice:

    Muy bueno también experimenté ese tipo de relación hasta que me di cuenta que no ayuda mucho empecé hacer lo mismo con los renting como resultado desapareció totalmente, la reacción cómica.

  4. […] ¿La situación ideal? Tener todas las prestaciones de tener una pareja…pero sin ninguno de sus compromisos. Lo que fuera una relación de pareja se ha convertido en un renting. […]

  5. Byron dice:

    Exactamente me encuentro en cada letra y cada palabra que describes como “Renting”. Escribes directo a la razón. Leer este artículo fue como si me tomaran de los hombros sacudiéndome para ver la realidad.

    Emocionado leí muchas veces esta parte:

    “Moverá el culo e irá a por lo que le interesa como hacemos todos cuando estamos verdaderamente enamorados.”

    De vez en cuando esa persona me dice “Te Amo” ¿qué hago?

  6. Milana dice:

    Hola Cristina,
    Descubrí hace unos días este blog y me encanta. Este artículo sobre las relaciones renting es idéntico a lo que ha sido mi relación durante más de cuatro años. Desde el principio he pedido no estar relegada a un segundo o tercer plano, pero no hay manera. Mi ex siempre me hace creer que estoy equivocada, que aunque sólo nos veamos cada 15 días soy lo más importante. Está divorciado como yo y vive cerca, y trabaja conmigo pero cuando está con sus hijos, o yo con la mía sólo nos vemos en el trabajo. Las semanas que él no tiene a los niños tampoco nos vemos. Eso sí, cada 15 días cuando no tenemos a los hijos, se viene a mi casa y pasamos el finde juntos. Si me ve muy agobiada, me ofrece unas miguitas, justo lo que cree que quiero oir, pero no es así. Lo hemos dejado treinta veces, porque yo no estoy agusto con una relación así, y él siempre dice que no tengo razón. Siempre es igual, le expongo serenamente lo que pasa, que si él quiere una relación así, adelante, pero con otra persona, y que yo tengo derecho a buscar otro tipo de relación, hablo durante una hora y él no dice nada y se marcha. Al cabo de un mes, dos o tres y empieza a enviarme cartas, e-mails, etc diciéndome que será todo distinto, que me hará compañía, que haremos cosas juntos con los niños etc, y volvemos, y todo vuelve a ser igual que siempre. Yo soy capaz de mantener contacto cero, aunque verlo a diario en el trabajo es durísimo, pero no soy capaz de no sucumbir a sus cartas, mails, etc. siempre pienso que resistiré, pero siempre acabo cayendo…¿Puedes darme algún consejo para resistir si vuelve al ataque?. Gracias

    • cristinalago dice:

      ¡Hola Milena!

      Lo más expeditivo -y efectivo- es bloquear la dirección de correo electrónico y romper las cartas sin leerlas.

      Comprender que tanto para él como para ti, es mejor distanciarse y no seguir dependiendo el uno del otro, pues ambos sereis libres para rehacer vuestra vida, en lugar de estar atados y estancados en una prórroga estéril de un amor que ya terminó (por lo menos, por parte de tu ex pareja)

      En todo caso aún si tienes alguna esperanza de que reaccione o intente recuperarte, esto no sucederá si te dejas manejar a su antojo para cuando él necesite, sino cuando no estés disponible ni accesible.

      Si esta persona te ama y quiere estar contigo, no se limitará a enviarte un e-mail. Y yo no se tú, pero yo creo que el amor mueve montañas, así que seguro que también puede descolgar un teléfono y llamarte.

      Abrazos y ya me cuentas 🙂

  7. diablillxin dice:

    hola!!
    A mí me ha pasado algo parecido a esto, por no decir lo mismo.
    Estuve con una chica cuatro años, pero era una relación liberal, hasta que llegó el punto que hubieron síntomas de afecto por las dos partes, nos fuimos de vacaciones juntos y al mes me pidió tiempo, en resumen había otro, ahora no quiere ni verme, ni me saluda por la calle y parece que soy el enemigo.

    • cristinalago dice:

      Hola diablillxin

      Los vínculos superficiales y utilitarios no son un buen punto de partida para el amor, más bien para la dependencia y cuando uno se libera de la dependencia, simplemente no quiere saber nada del otro.

      Saludos

      • miriam dice:

        Hola cristina,ante todo felicitarte por tu blog.Como me he emocionado leyendo cada letra,cuan identificada me he sentido.Duele darte cuenta que durante 4 años has sido eso un entretenimiento algo transitivo hasta que le aparece algo mejor.Mi pregunta es:si sabes que es algo toxico y nada saludable porque se les echa de menos ?Como hacer para dejar de pensar que ellos son lo que necesitamos.
        Gracias de nuevo por tus palabras .

      • cristinalago dice:

        Hola Miriam,

        Esto se explica con una metáfora muy sencilla. El fumador que deja el tabaco de tanto en tanto, lo echa de menos: el alcohólico que deja el alcohol, de tanto en tanto, siente la exarcerbada necesidad de tomarse una copa. Y quien deja una relación adictiva, echa de menos aquello a lo que fue adicto. Esto responde al hecho de que nosotros llenamos un vacío con las adicciones, sea a lo que sea: lo que significa que cuando no existe la “droga”, tenemos que afrontar este vacío a palo seco. En estos momentos en los que estamos desubicados y sentimos que nos falta algo, es cuando nuestro cerebro (muy cuco él), te invita a fumarte ese cigarrillo, tomarte esa copa o llamar a esa persona.

        A medida que tú misma vayas encontrando tus propios asideros, tu autoestima, tus anclas vitales y puedas llenar este vacío, la necesidad de algo externo disminuirá. Entonces será cuando podrás elegir qué personas y relaciones incorporas a tu vida.

        Saludos y ánimos!

  8. Octavio dice:

    Hola Cristina, necesito un consejo.

    La historia es la siguiente: mi ex chica y yo nos separamos el año pasado durante los ultimos meses del 2014. No nos vimos durante un tiempo , pero después acordamos vernos para platicar y pues no nos pudimos controlar. Desde ese entonces hemos hablado de regresar a retomar una relación de pareja como antes , yo le he planteado que quiero todo con ella pero su respuesta es “no se”. Aunque cuando nos vemos nos seguimos tratando como pareja : nos decimos cosas bonitas , nos tomamos de la mano , nos besamos , etc.
    Días me dice que quiere ser mi amiga y le pregunto si lo quiere ser y me responde que no sabe.
    Pero últimamente he sentido que ella me aleja mucho más. Lo que me ha pedido en esta ocasión es ya no vernos hasta que finalice un curso que ella ha tomado , y el detalle de ese curso ( de sanacion )es que no le dejan tomar decisiones que impacten en su vida. El detalle es que no se si estoy en una relación renting.

    • cristinalago dice:

      Hola Octavio,

      Los “no sé” en el amor no son manejables. Hay decisiones importantes para las que uno necesita reflexión, pero amar a alguien no es una decisión, es un sentimiento y si no le sale, no le sale.

      Recomendaría no permitir ese tipo de juegos de “ahora sí, ahora no” y poner las cosas en claro. ¿Quieres ser mi pareja? Fenomenal, estamos juntos. ¿No quieres o no sabes? Pues se acabaron los abrazos, los besos y las situaciones dudosas. Si algún día se aclara, ya sabe dónde encontrarte.

      Saludos

  9. Samra dice:

    Hola.

    Tengo una relación o pseudorelación con un chico que desde octubre del año pasado hasta la fecha no se decide.

    Somos de distintas ciudades, nos vemos cada mes o dos meses, y todos los días no escribimos. Lo quiero y él me quiere, pero por una u otra razón no tenemos el título de “novios” aunque lo parecemos y la gente al rededor así lo cree. Él lleva años sin tener novia, no sé el por qué. Cuando le pregunto que qué sucede con nosotros me dice que me quiere que para que necesito una declaración en la que me tenga que pedir que seamos novios, si él a mí me ve como su novia. ¿por qué hace eso? ¿por qué no me pide que sea su novia?. Pero cuando se molesta por “x” razón me dice que soy libre que puedo hacer lo que quiera y bla bla. Nos llevamos muy bien y aunque la distancia complica las cosas hemos sabido llevarla (digo, ya que nadie apuesta un centavo por este tipo de relaciones). A lo mejor no está seguro de lo nuestro. ¿o por qué no quiere compromiso? no sólo es conmigo sus anteriores “exs” si así puede llámarseles tampoco fueron sus novias, así con todas las letras. ¿cómo puedo abordar el tema, sin que me note desesperada, o pueda arruinar lo que tenemos?¿me querrá de verdad, aunque no seamos “novios”?.
    A veces me da sentimiento por que sé que tarde o temprano llega alguien y como dices tú, te quita la coraza y te derriba los muros, y en el fondo sé que no soy esa persona para él; más intento disfrutar lo que tenemos, vivir el presente.
    ¡Gracias por leerme y me encanta tu blog!

    • cristinalago dice:

      Hola Samra,

      Lo que importa realmente no es si te quiere, o no te quiere, lo que importa es si su manera de quererte a ti te hace feliz, lo cual no parece ser el caso. Igualmente cuando a uno le aman de verdad, lo nota. Nota cuando es especial, única e insustituible para esa persona. No sientes que en cualquier momento conocerá a alguien y se irá.

      Lo mejor de cualquiera manera es que hables con él con la misma claridad en que me lo has contado a mí. Mira, yo estoy enamorada, estoy a gusto contigo y quiero ir a más ¿Qué opinas tú?

      ¡Suerte!

  10. Anónimo dice:

    Hola Cristina,

    Conoci a un chico en otra ciudad hace unas semanas y nos escribimos todos los días y nos hemos visto solo un par de veces porque el vive lejos, aunque tiene familia cerca de donde yo vivo y viene de vez en cuando. Yo voy a volver a verle en unos días y tenemos varios planes para vernos en breve, pero la realidad es que vivimos lejos y no nos vemos en varias semanas habitualmente. Yo solo llevaba unos 6 meses sin pareja cuando le conoci, después de una ruptura bastante traumatica por terceras personas y vivienda común, aunque tengo el duelo avanzado, no considero que lo tenga superado porque como te dije, el daño fue grande. Cuando estamos juntos todo fluye muy bien, pero en la distancia tengo la sensación de que el simplemente hace su vida y cruzamos unas palabras a diario. Creo que me estoy empezando a enganchar aunque hace muy poco que empezo todo y nos estamos conociendo. Se lo comente y el me dice que le gusto mucho, pero que no siente tanto como yo le comento y que quiere ir despacio dada la lejanía, que si vivieramos en la misma ciudad las cosas serian diferentes, pero el lejos no siente tan rápido. Yo, aunque es muy pronto y solo nos vimos un par de veces (en las que estuvimos juntos varios días), es decir, no nos conocemos, tengo miedo a este tipo de “relación” de incertidumbre. Todo el mundo me dice que me deje llevar, lo disfrute y después valore… yo realmente tampoco quiero actualmente nada serio dada mi situación, pero tampoco quiero pasarlo mal, al fin y al cabo, es una relación que empieza en la distancia… A veces tengo ganas de salir huyendo y cortarlo antes de que se complique y pasarlo mal, ¿me anticipo o mis sensaciones son normales, debo dar tiempo a esto o asumir que no tiene demasiado futuro? Te agradecería mucho tu opinión.

    • cristinalago dice:

      Hola amiga,

      El problema es que para dejarse llevar y disfrutar, hay que estar disfrutando y dejándose llevar y si no es así, sucede por una muy buena razón.

      Si no estás a gusto con la situación ¿por qué aceptas un ritmo y unas imposiciones de otra persona que no concuerdan con tus deseos o con la manera en la que quieres hacer las cosas?

      Tan a distancia está él como tú y tanta capacidad para sentir tiene él como tú.

      Sinceramente, si lo que quieres es hablar todos los días con la persona que te gusta, conocerle a fondo, intentar construir algo juntos…¿por qué agachas la cabeza y tragas con algo que nada tiene que ver con esto?

      Ok, no siempre desde el principio te estás enamorando como un colegial, pero como mínimo le echas ganas…y tu amigo no las echa.

      Si te interesa mucho, habla con él y dile lo que tú quieres, si no hay coincidencia, entonces no tiene sentido alguno seguir. Para que llegue el amor tiene que haber implicación y motivación, no esperar que mágicamente surja un sentimiento que no surge.

      Hay muchas personas que merecen la pena y que además buscan lo mismo que tú. No perdamos tiempo con los que van en dimensiones diferentes o juegan a no se sabe qué raro experimento sentimental.

      Abrazos!

      • Clara dice:

        Holaa, primero muchas gracias por dedicar parte de tu tiempo a dilucidar situaciones como esta. Cristina conoci un chico hace seis meses, tuve mi primer beso con él y fue super apasionado, pero él recien habia terminado una relacion de dos años, y yo realmente creo q me ilusione, nos hablabamos casi que a diario, pero deje de hacerlo por dos semanas y volvio con su ex, me decepcionó, la cuestion es que cuando lo volvi a ver me volvio a escribir, me emocione mucho, pero se que no quiere nada serio, esto me ata porque hay otro chico que conozco hace rato y creo q me empieza a gustar, sé que el si quiere algo serio, pero todavia pienso en el otro que tiene pareja, realmente no se si lo que estoy es confundida o baja de autoestima, pero todavia nos escribimos no tan seguido y no niego que eso me gusta, sé que esta mal, pero le temo a caer una realcion de renting con el, o que por estar pensando en el deje ir otra oportunidad, valoraria y agradeceria mucho tu opinion!! Gracias por leerme.

      • cristinalago dice:

        Hola Clara,

        Pues es sencillo. Tú quieres y buscas una cosa. El otro chico quiere y busca otra muy distinta. Entonces ¿vas a llegar a algún sitio hablando con él? No. La conclusión es sencilla: tu tiempo es oro, no lo desperdicies en algo que no está funcionando ni va en la dirección que deseas que vaya. No merece la pena.

        Igualmente si estás escribiéndote y por tanto comiéndote la cabeza con el chico del beso, veo bastante difícil que puedas quitártelo de la cabeza y disfrutar de lo que puedas tener con otros.

        Abrazos!

      • Anónimo dice:

        Hola de nuevo Cristina,

        Te escribo de nuevo para comentarte que esta historia ya ha terminado. Estuvimos juntos en varias ocasiones más y todo genial, yo le veía muy implicado, pero cuando vuelve a su ciudad yo percibía esa indiferencia y ese contacto diario conmigo que parecía por compromiso. Yo le comenté que no entendía ese cambio tras brusco de preocuparse tanto por mí y hacer planes futuros a hablarme por mensaje sin ninguna gana. Él me dijo q tenía razón, pero que él era así con su familia y todo el mundo y que además no estaba a gusto en esa ciudad y sufría, pero que intentaría cambiarlo, a lo que le contesté que no pretendía ningún cambio que las cosas salen o no salen. Lo cierto es que sólo hemos estado juntos desde que nos conocimos durante varios días seguidos en 4 ocasiones durante 2 meses y algo, no es suficiente para querer algo serio con alguien quizá, pero su comportamiento ambiguo nunca lo entendí. Este fin de semana estuvimos juntos y yo agobiada, quise aclarar el punto en el que estábamos. Él me dijo que yo le gustaba mucho y estaba muy bien conmigo, pero que no sentía tanto como yo, pero que él pensaba que era una persona que merecía la pena y q le gustaría q hubiera un futuro conmigo, pero que él iba despacio en las relaciones. Incluso a modo de prueba (ya que a día de hoy no tengo claro si sería capaz), le dije que qué le parecería la situación hipotética de que yo me fuese en unos 4 meses y si la relación seguía avanzando irme a vivir allí con él (ya que el por motivos de trabajo tardará más en volver a aquí y yo en ese plazo me quedo sin mi puesto aquí). A él no pareció disgustarle la idea, incluso empezó a hacer cábalas sobre dónde vivir, que era una buena época para que yo buscase trabajo allí, que sería la prueba de fuego para ver si esto funcionaba… incluso le dije que se calmase, que sólo era una situación hipotética. También aclaramos que la relación pasaba a ser exclusiva, es decir, dijo que yo a él le gustaba y no pretendía buscar a nadie. Incluso me habló de irnos juntos de vacaciones al extranjero en unos meses… Es decir, él se implicaba y hablaba de un futuro bastante serio. Pero volvió a su ciudad y a los 2 días me dijo que lo había pensado mucho y no podía seguir con esto porque no estábamos en el mismo nivel, que yo le gustaba mucho pero que no le salía lo mismo que a mí, que no se acordaba de mí todos los días y que no le salía en la distancia, que no quería agobiarse en un tiempo y dejarlo y hacerme más daño porque no sabía si iba a sentir más y que le había agobiado la posibilidad de vivir juntos. Además, deja la puerta abierta a vernos como amigos alguna vez y conocernos de nuevo a su vuelta dentro de unos meses, lo cual yo le dije que me parecía absurdo. Entiendo que no sienta como yo y que quiera ir despacio, pero me parece incoherente su actitud cerca y lejos de mí, ¿a qué se debe ese cambio de darlo todo, ilusionarse, hablar de futuro cuando está conmigo y pasar prácticamente a la indiferencia y cortarlo al estar lejos? Yo creo que no estoy bien porque no superé completamente mi duelo anterior y quizá fui deprisa, pero él me dio motivos y no entiendo su actitud. Muchísimas gracias por tu opinión.

      • cristinalago dice:

        Hola de nuevo, amiga

        De todo lo que me cuentas me quedo en “Yo creo que no estoy bien porque no superé completamente mi duelo anterior y quizá fui deprisa”

        ¿Dejar toda tu vida, tu ciudad y tu entorno por una persona a la que has visto unas pocas veces? Por muchas alas que te dé, si te paras a pensarlo no procede.

        En cuanto a lo que viene a ser adivinar lo que le pase por la cabeza a este chico, lo tenemos más difícil, pero dejémoslo en que si es caprichoso, voluble, cambia de un día para otro y no se define, puede ser capricho, enamoramiento, dependencia emocional, pero lo que seguro que no es, es amor.

        Y si no es amor ¿para qué lo quieres tú?

        Abrazos fuertes!

  11. Anónimo dice:

    Gracias de nuevo por tu respuesta, Cristina. Nunca entenderé su actitud tan ambigua, pero en cualquier caso como dices lo importante es saber que no era amor (aunque fuese demasiado pronto para poder definirlo así), pero es que ni siquiera era interés real por conocerse y poder comenzar algo juntos. Por otro lado, he leído tu post “Cómo salir de una relación adictiva” y me he dado cuenta que me siento muy identificada, a pesar de que sólo durase un par de meses, yo me encontraba antes de que apareciera esta persona superando un duelo duro (además de dejarme por otra persona, estamos en juicio por una vivienda común y lo he pasado francamente mal). Me sentía y me siento como indicas perdida y vacía, sin poder centrarme en mi vida. Además, al principio él no me llamó la atención y yo tampoco tenía interés por conocer a nadie, pero luego lo idealice muy rápidamente hasta el punto de pensar que nunca había sentido tanto. Cuando esta persona pareció empezar a enfriarse comenzó una gran ansiedad y obsesión que me hacía sufrir… no podía pensar en mí ni en mi vida y en el fondo deseaba liberarme de ello para poder terminar de curarme y encontrarme. Finalmente acabó y ahora noto esos momentos de bajón similares a los del duelo anterior, aunque ahora creo, según dices en tu post, que se trata del “mono”. Por suerte, a pesar de todo el dolor de estos meses y lo que me queda aún, soy consciente de que cuando supere totalmente mi duelo y esta “adicción” voy a vivir mucho más tranquila y feliz, porque realmente siento que lo que necesito es quererme y encontrarme a mí misma y eso sólo lo puedo conseguir estando sola. Muchísimas gracias por los artículos tan brillantes que nos regalas y que dan un poco de luz en estos momentos de desorientación y sufrimiento.

  12. Alejandro dice:

    Estimada Cristina,

    Quiero felicitarte por el blog y agradecerte los consejos que aquí nos brindas, me han sido muy útiles en unos momentos muy difíciles en mi vida.

    Me gustaría conocer tu opinión sobre un asunto nada fácil.

    Hace un año y medio rompí con mi pareja de ocho años y pico. Huyendo hacia delante me vine a China a trabajar y me costo superarlo. Durante el proceso conocí a una persona que se enamoro de mi, pero yo no estaba del todo preparado y se lo hice saber.

    Tuvimos algunos encontronazos y tuve un par de detalles feos con ella, le di un par de plantones en el ultimo momento, y pareció que no estaba lo suficientemente interesado. Ella decide terminar con la relación pero volvemos a vernos, y volvernos a encontrarnos.

    Diagnostican cáncer a su padre, y ese mismo día me dice que me quiere. Yo reacciono mal y no se porque, pienso que debido a la dificultad de la situación, ella piensa que me quiere pero realmente esta confusa por la enfermedad de su padre y se apoya en mi. Concluyo (demasiado rápidamente) que lo mejor es no hacerle pasar por el mal trago doble, relación fallida y enfermedad de su padre, y le digo que no estoy preparado y que no puedo darle lo que quiere. Supercagada.

    A pesar de todo esto, yo me vuelco con ella y durante todo el tratamiento de la enfermedad de su padre estoy pendiente todos los días de como esta y cuido de ella emocionalmente, con mucho respeto, me vuelvo un fuerte apoyo. Y ahí es cuando me enamoro.

    Mientras tanto ella conoce a otras personas. Y llegamos hasta hoy.

    Hablamos todos los días, cuando nos vemos nos besamos, se nota que hay algo, me dice que me quiere y yo a ella. Todo es genial. Pero duerme con otra persona y solo recurre a mi cuando le apetece.

    No lo llevo muy bien. Lo mas importante es que hace solo una semana que le dijeron a su padre que parece que el tratamiento va bien y que superara la enfermedad.

    Hemos hablado un par de veces y me ha dicho que ahora no puede darme lo que yo quiero, que quizás antes si, pero que le rompí el corazón. Que ahora no esta para relaciones, y quiere conocer a mas gente. Y yo me he quedado pillado.

    Estoy bien, me siento fuerte, y he superado lo de mi ex. Pero joder, es duro saber que hay veces que duerme con otra persona. Soy un fuerte apoyo para ella y lo de su padre esta muy reciente pero quiero decirle que no quiero ser su amigo, que yo lo que quiero es estar con ella como pareja y que no comparto con nadie, y que hasta que no se decida que ni me llame ni me hable. Pero creo que esta muy débil y le haría bastante nado, y la verdad es que ya le he hecho bastante daño. Creo que estoy siendo bastante egoísta, yo yo yo yo yo yo…

    No se como gestionarlo. Estamos entre la pareja y la amistad, y yo no quiero amistad. Y créeme cuando digo que hay un sentimiento fuerte entre los dos, ademas de mucha atracción. Se lo pasa genial conmigo, le gusta todo lo que digo, lo que hago etc. Pero nada.

    Iba a hablar mañana con ella pero prefiero esperar a que vea a su familia en navidades y las cosas se estabilicen un poco.

    Que te parece? Estoy loco? Alguna pauta?

    Aquí son las 11:30 de la mañana, y hoy me han echado bronca en el trabajo por falta de concentración. Así que me voy a poner al tajo que lo que me faltaba es que perder la estabilidad laboral.

    Lo dicho, muchas gracias, un fuerte abrazo y un cordial saludo.

    Alejandro

    • cristinalago dice:

      Hola Alejandro,

      Tú no la quieres a ella. Tú quieres una relación como la que tenías, repetir los circuitos a los que ya estás acostumbrado, mantener los hábitos emocionales que te hacen sentir seguro y en definitiva, seguir haciendo lo mismo de siempre, pero en China en lugar de España y con chica B, en lugar de chica A.

      Porque aunque no lo creas, lo que te está pasando ahora significa que tu anterior duelo no está ni mucho menos resuelto, razón por la cual estás construyendo esta situación de dependencia con alguien que busca en ti lo mismo que tú buscas en ella: el amor propio perdido.

      O sea, si esa persona “te quiere” ¿qué le impide estar contigo?

      La respuesta es: nada. Es totalmente libre de elegirte y no te elige porque no quiere.

      En el fondo, lo sabes. Sabes que esta chica no está enamorada de ti y que se limita a apoyarse en ti en un mal momento, pero bueno, no tan mal momento cuando le quedan ganas de liarse con otras personas.

      Te mantendrá ahí hasta que encuentre a alguien que realmente le interese y ahí acabará la historia…si no la acabas tú.

      Ella fue muy clara : “Que ahora no esta para relaciones, y quiere conocer a mas gente.” ¿Qué estáis entre pareja y amigos? No duerme contigo, no se acuesta contigo, sólo comparte problemas y no alegrías, no hay proyectos, planes o ilusiones en común, los caminos van por separado…no tenéis absolutamente ningún parecido con lo que significa ser una pareja.

      ¿Que de verdad te motiva intentar algo con esa persona?. Como decía el refrán: Más vale ponerse colorado una vez, que amarillo ciento…¿para qué diablos vas a esperar a Navidades? Nada va a cambiar en unos días y la diferencia está entre pasar tus navidades angustiado y lleno de incertidumbre a jodido pero tranquilo, o contento y tranquilo. Tú mismo…

      Un abrazote y mucho ánimo!

      • Alejandro dice:

        Hola Cristina, buenos días.

        Han pasado ya casi tres meses desde que respondiste a mi comentario. Me hubiese gustado responder antes, y agradecer tu atención, pero tu respuesta me dejó estupefacto!! Lo que más me impactó fue cuando dijiste que lo que buscaba es repetir los circuitos adquiridos. No podía creerlo!! Pensé: “Qué le lleva a pensar eso?”. No sabía que responder, entonces empecé a tratar de averiguar si lo que decías era cierto.

        Hoy vuelvo a leer tu mensaje, y las cosas han cambiado, no mucho, pero algo sí. Bastante siendo franco. Me doy cuenta de algunas cosas.

        Finalmente, decidí esperar y ver como transcurrían las navidades. Recuerdo que, saqué unas entradas para ir a ver “El cascanueces”, para un día antes de que cada uno fuésemos a ver a nuestras familias. Fue bastante bien, muy tranquilo y sin pretensiones. Lo pasamos en grande, y además resultó ser su función favorita y aparentemente, no se perdía una cada navidad desde hacía mucho tiempo. Lo clavé sin saberlo. Me dijo: “Ha sido la mejor cita en meses”. A lo que siguió una despedida bastante romántica. Esto me llenó de satisfacción y esperanza. Pensé que después de todo, estaba mereciendo el esfuerzo que estaba haciendo, y que

        A esto siguieron una cadena de “wasaps” durante las navidades, que fue de más a menos. Me mandaba fotos de ella con su familia, de las cosas que hacía, mensajes de voz por las noches y por las mañanas. Poco a poco se fue diluyendo, acabando estas con una comunicación mucho menos fluida que al principio.

        De vuelta a la vida rutina, no nos hemos visto mucho. Nada más que tres veces. Una al llegar, para vernos y ver que tal estábamos. Hablábamos por teléfono de vez en cuando después de esta primera toma de contacto. En una de estas conversaciones mencionó a una persona. Estaba muy preocupada porque esta persona iba a pasar por una operación. Yo al principio me hice el despistado, hablé con un amigo y me dijo: “Como siempre estás en la luna, esta persona de la que te habla, probablemente ya te haya hablado de ella y no será más que un amigo”. Yo no las tenía todas conmigo, pero como mi amigo tiene razón y a veces estoy en la luna, pensé en dejarlo caer y averiguar quién era esta persona. Dicho y hecho.

        Pum, lo dejo caer. “Quién es esta persona de la que hablas, un amigo?”. “Es más que un amigo” respondió. Lo encajé bastante bien. “Pensé que habíamos tenido la mejor cita en meses” le dije (reproche? no lo se). “Bueno, los amigos también pueden tener citas” contestó. Dije yo “Ya, pero los amigos no se despiden de las citas de una forma tan afectuosa como lo hacemos tu y yo. Tengo que confesar que estoy un poco confuso por tu comportamiento, yo entendía por todas las muestras de cariño y atención que estábamos compartiendo, que había algo entre tú y yo”. Creo que se sintió presionada y se enfadó. Yo le dije que no había motivos para enfadarse y ahí quedó la cosa. Decido poner distancia y olvidarme del tema. Parecía bastante claro todo lo que estaba pasando, y no había ninguna razón para seguir interesándome por una persona a la que no le intereso. O sí?

        Mi reflexión era: “Si realmente aprecio a esta persona, y la quiero, no debería dejar que el amor propio y mi ego, arruinen lo que significa esta persona para mi”. No quería actuar por despecho, de forma inmadura y tomar la postura de “Ya no te hablo” (escribiendo estas lineas me doy cuenta de la diferencia entre amor propio y ego). Aunque al final inevitablemente no encontraba motivos para ver como estaba.

        La segunda vez que nos vimos fue dos semanas después. Antes de navidades había organizado una fiesta con unos amigos y la había invitado. Un día me escribió un mensaje preguntando que qué tal estaba. No contesté. A lo que siguió otro mensaje unos días después volviéndome a preguntar que qué tal estaba. Volví a no contestar. A las dos horas me escribió una amiga suya diciendo qué si no le contestaba no vendría a la fiesta, que por favor hablase con ella para que pudiésemos pasarlo bien. Que infantil.

        Le escribí diciendo que si no hablaba con ella era porque no quería pasarlo mal, que ella estaba en una historia con otra persona y que era lo mejor poner distancia. Respondió bastante airadamente. Yo al final opté por la postura diplomática y como no tenía nada que perder, pues me las arreglé para apaciguar su cabreo, y terminaron viniendo a la fiesta.

        Lo pasé mal. No se porque, pero estaba nervioso, con dudas, no sabía como afrontarlo. Era evidente que venía por mi, pero yo no quería actuar como un perrito faldero. Cuando apareció en la fiesta me alegró muchísimo, y estuvimos hablando un rato muy a gusto y con bastante complicidad. Luego tuve que ocuparme de el evento fuese suave (asistieron más de 100 personas) y no pudimos hablar mucho más. Un baile un ratito y ya.

        Pasó casi un mes hasta que volvimos a vernos. Fue el pasado domingo. Hablábamos por “wasap” muy de vez en cuando, y conversaciones muy cortas. Dos fines de semana antes me llegó un mensaje suyo preguntando que si estaba libre para quedar. Tardé en leerlo y no se arregló el plan. Intentamos quedar un par de veces pero nada. Al final, el domingo pasado me dijo que fuese a su casa a hacerle una visita. Era bastante tarde. Estuvimos un rato en su habitación hablando de como iban nuestras vidas últimamente, y me trasmitió su inquietud respecto a la persona con la que actualmente mantiene una relación. Se ven muy poco por su trabajo, y una persona muy cercana a ella no confía mucho en esta persona. Yo le dije que no me parecía la persona más apropiada para hablar del tema, que lo sentía. Hablamos un poco más y me fui para casa. Me mando un mensaje con una foto de una pantalla en la que se veía una serie diciendo: “Mira lo que te estás perdiendo”. Yo contesté que era una lástima, que me hubiese encantado quedarme pero que no era posible por su situación. Quedamos para cenar este martes en mi casa.

        Justo un poco antes de venir me escribió diciendo que tenía que pasar por casa de su novio a recoger unas cosas y que si podíamos cenar en su casa. Yo le dije que era imposible, que ya estaba todo preparado y que trasportarlo todo sería un engorro. Me dijo que vale, que llegaría un poco tarde. Apareció con una bolsa llena de ropa. Yo ni pregunté, tampoco tenía ganas de saber. La cena fue fenomenal, lo pasamos en grande. Buena conversación y de nuevo complicidad. Terminamos haciendo planes para ir a jugar al tenis, remo y que como yo le había invitado al cascanueces, le correspondía a ella el siguiente plan, y se encargaría de sacar entradas para una función que me gusta bastante. Le escribí una vez esta semana. Una conversación muy corta, y no hemos vuelto a hablar.

        Qué estoy haciendo? No tengo ni la más remota idea. Escribiendo estas lineas, me doy cuenta y veo con perspectiva por primera vez en mucho tiempo como ha sido mi comportamiento durante estos tres últimos meses. Pienso, que como tú bien decías, nada le impide estar conmigo. Creo que le gusto, aprecia mucho mi compañía y le da mucho valor a mi opinión. Lo se porque me lo ha dicho. Pero creo que no tiene la consistencia necesaria ni la madurez para tener una relación conmigo. Esta persona con la que tiene una relación, por las cosas que me cuenta, no la muy trata bien, pero ese no es mi problema ni asunto mio. Lo que no alcanzo a entender es porque no me deja marchar. Cuando pongo tierra de por medio, acude a mi, y cuando me acerco se aleja. “Perro del hortelanismo” nivel dios. El caso es que seguimos enganchados el uno al otro, de una manera u otra.

        Mirando hacia el futuro, me doy cuenta que quiero encontrar a alguien con quien compartir. Y volviendo a tus lineas pienso que como diantres haré para no repetir los circuitos a los que estoy acostumbrado y seguir haciendo lo mismo que hacía antes.

        Me despido después de esta tremenda parrafada. Espero que por lo menos haya resultado entretenido de leer (risas).

        Un fuerte abrazo y un cordial saludo.

        Alejandro

      • cristinalago dice:

        ¡Hola de nuevo, Alejandro!

        Me ha hecho reír de perro del hortelanismo nivel Dios 😀

        Para salirse de aquello a lo que se está acostumbrado, es preciso romper los círculos viciosos y empezar a actuar con consciencia, en lugar de por inercia, que es en lo que te estás enontrando en estos momentos. Observarte a ti mismo, qué es lo que te engancha, cómo respondes a determinadas situaciones con esta persona o en general, en definitiva, si vas a seguir haciendo lo que estás haciendo, haz que sea algo útil para ti.

        Por otra parte, la situación es diáfana. La chica no te ama, la chica te utiliza y seguramente crea estar justificada por los desplantes iniciales que vivió contigo. Asimismos, tu sigues enganchando a lo que ella te dio en un principio y tus esfuerzos y pensamientos van encaminados a cómo hacer que el tiempo vaya al revés y las cosas sean como eran antes, algo que no va a suceder. Y para rematar, ella está detrás de alguien que al parecer no está muy disponible y repara su ego dañado a tu costa.

        Los motivos de peso para querer una relación con alguien que evidentemente no te quiere, los has de saber tú mejor que yo, pero quizás es buen momento para planteárselo seriamente.

        Quieres una pareja, una persona con la que compartir: pues ésta no va ser la persona.

        Abrazos!

  13. carlos dice:

    Estimada Cristina.

    Felicitaciones por tu blog. me parece que los consejos que das pueden ayudar a mucha gente y me gustaría poder contar con tu consejo. porque yo como muchos también tengo un problema para el cual necesito una opinión desinteresada y realista como las que das en tu página.

    Mi problema ¡cómo no! es una chica.

    La conocí hace cinco meses en una fiesta, es amiga de amigos y desde el primer momento me gustó. claramente fui a por ella desde el primer momento. Ella al ver que mis intenciones no sólo eran las de una comunicación amistosa, me confesó que tenía novio y que estaba mal con el, que lo estaban dejando y que no quería hacerle a él lo que no querría que le hicieran a ella, por lo que declinó enrollarse conmigo: pero consegui su numero de teléfono y chateamos. Luego me enteré de que al dia siguiente de ese encuentro lo había dejado con su novio.

    Consegui quedar con ella y desde el primer dia chateamos constantemente, nos vamos conociendo y yo me enamore de ella. por que acumula muchos encantos. La veo bella por dentro y por fuera. Fuimos quedando y poco a poco me iba metiendo en su vida.

    Pero ella desde el primer momento fue reticente a llamar a lo nuestro de ninguna forma, ni a comunicarme ningun tipo de sentimientos que albergara hacia mi, como es normal pues uno quiere saber en donde se encuentra y me dijo que estuvo saliendo con un chico cinco años y vivendo con él dos de esos cinco y que no quiere tener relaciones. que tiene miedo y que yo le gusto mucho, pero que prefiere dejarlo todo en un ya se verá lo que pasa.

    Y lo que pasa es que nos comunicamos todos los dias. nos interesamos de las cosas del otro y nos vemos siempre que se lo permite su trabajo. pero no quedamos. Pocas veces quede con ella.

    Aparece siempre donde estoy, nunca me comunica lo que va a hacer, pero siempre aparece. Tiene fiesta en casa de unos amigos pero aparecen todos ellos por donde estoy…es un poco raro. Yo a veces la busco a la salida de su trabajo, pero debo decir que pasaba por ahi y demás…claramente es una excusa muy mala, pero se siente a gusto con esas excusas.

    En cambio cuando alguien le pregunta si va a donde su pareja o si estan esperandome al frio todos por mi mientras llego. ella se enfada conmigo pero no lo hace directamente sino que no me hace caso y me hace vacíos. Sus amigas incluso se me acercan y la justifican.

    Hablamos de futuro como todas las parejas…pero lo hacemos indirectamente. No son las ensoñaciones típicas de cuando tengamos una casa…sino son más bien cuando tenga una casa me vendrás a visitar.

    Tengo una buena relacion con ella, pero me falta algo. Todo el mundo me dice que disfrute sin más, pero es raro no poder quedar con ella sin que fuera como si no hubiéramos quedado. O no escuchar de ella lo que siente por mi, ella solo dice que dejemos fluir las cosas.

    Al parecer se sintió atrapada en la relación con el otro chico y me dijo que estuvo tirando del carro mucho tiempo con él, y que luego abandonó al ver que era imposible. por eso pienso que tiene miedo a que sea como él y sentirse atrapada.

    Pero por otra parte yo he sufrido varias relaciones en las que fui utilizado. Soy buena persona guapo y divertido culto y soy bastante bueno en la cama, lo cual puede ser un problema ya que algunas chicas estuvieron conmigo no por lo que sentían por mi, sino porque me consideraban que les daba muchas cosas buenas.

    Yo me porto bien con ella soy cariñoso, la ayud,o me preocupo y cumplo sus expectativas en la cama, ya que da mucha importancia al sexo y tengo miedo que sólo esté conmigo por lo que doy no por lo que soy. Si no tuviera esos antecedentes sería fácil de averiguar, pero no sé si lo que percibo es cierto o sólo es una excusa que me doy para aguantar sus tiempos…si es una excusa lo de no querer una relación y tener todas las cosas buenas de ella, cariño y amor, sin las complicaciones de una relacion.

    Y asi estoy ante la duda, porque francamente no quiero una relación condenada al fracaso, ni ser utilizado en un intercambio en el que no hay sentimientos.

    Gracias por leerme y espero que puedas sdar algo de luz a este asunto.

    Un saludo afectuoso

    • cristinalago dice:

      ¡Hola Carlos!

      Pues además de guapo, culto y divertido imagino que debes ser un chico muy joven y que tus experiencias con las mujeres han sido las de idealizar en exceso a chicas con físicos atractivos y pegarte bastantes batacazos al respecto.

      Lo que te voy a decir creo que ya en cierto modo lo sospechas: esta persona te está utilizando para pasar acompañada su ruptura. Observa que la relación se desarrolla sobre todo por whatsapp (porque lo que ella busca es desahogarse con alguien), que no hay mucho interés en quedar, que te ningunea y que no te incluye en proyectos de futuro. Olvida lo que te haya dicho y fíjate tan sólo en sus hechos, que indican que ella no está enamorada, ni te ve como pareja.

      Cuando una persona quiere una cosa (en este caso, un apoyo sexual y afectivo en un mal momento) y la otra persona quiere algo distinto (una relación de pareja), no hay un camino u objetivo común y esa relación, como bien comentas, está destinada a su fin, y no sólo a eso, sino a un sufrimiento mayor por tu parte. Quizás necesites más batacazos para darte cuenta de que el amor no precisa de grandes esfuerzos y que cuando dos personas sienten lo mismo, las cosas realmente son armónicas y no hay este tipo de situaciones.

      Yo soy muy partidaria de ser coherente con lo que se siente y tú siente malestar, confusión y sufrimiento y no el goce de estar de verdad disfrutando del momento en un amor verdaderamente correspondido.

      Entiendo que tú te ves enamorado y que no sea fácil ver ciertas cosas cuando estás así, pero realmente tus instintos y emociones están diciéndote la pura verdad: que te cuente lo que te cuente esta chica, nada está fluyendo como debería.

      Date tu espacio de reflexión y baja del pedestal a esta persona, que no dudo que sea guapa por fuera, pero a día de hoy, no está siendo nada guapa por dentro.

      Abrazos!

  14. Anónimo dice:

    Hola! Lo que indica el artículo es mi realidad, pero lo quiero mucho y no quiero dejarlo tengo aun la esperanza de que el sienta lo mismo que yo, a pesar de que me ha insinuado que no…. y continúo queriéndolo… 😦

    • cristinalago dice:

      Hola Anónima,

      No estás obligada a dejar a nadie si no quieres hacerlo. Pero también te diré, parafraseando a Einstein, que no esperes que haciendo lo mismo, pasen cosas diferentes.

      Saludos!

  15. Noemí S. dice:

    Hola Cristina, leo a diario tu blog, es un balsamo para mi corazón. Mi historia es tan mediocre, hace 4 años conocí a un chico por una red social, y desde que lo bese sentí que me enamore de él, desde un inicio algo me decí que iba mal eso, pero aún así me aferré. Al mes me dijo que era una persona atractiva, inteligente etc etc, pero que se sentia vacio a mi lado, que no estaba enamorado de mi y eso hizo que me enganchara más, tanto que fui yo la que le propuso sexo y nada más pensando que con el trato se enamoraría de mi, pero fue al contrario porque yo terminé más enganchada con él. Tuvimos muchas idas y venidas. Yo lo buscaba demasiado, aunque hubo pocas ocasiones en que él lo hacía, seguramente cuando se sentia solo y tenía ganas de sexo. Siempre me pedia que me alejara de él porque estaba podrido, vacio, pero entonces es cuando más quería quedarme para ayudarlo emocionalmente, que tonta fui. Por último empezo a tomar terapias porque segun el se sentia deprimido, y mal con él mismo y de alguna manera influyo para que tomara las mias, pensé que despues de eso podría darse algo entre él y yo, pero cuando menos lo esperaba conoció a otra chica por la red, y se enamoraron perdidamente. Me siento tan dolida, tan tonta, frustrada, me desecho como una basura. Y aunque siempre fue claro conmigo respecto a sus sentimiento, eso no apacigua mi dolor. Gracias por leerme.

  16. Juan Pablo dice:

    Hola Cristina,

    Buscando cómo olvidar a un amor imposible, me encontré con tu blog.

    Hace unos casi 10 años me enamoré perdidamente de una chica en el liceo donde ambos estudiábamos. Al principio fuimos amigos, aunque con el paso del tiempo me enamoré perdidamente de ella, y tomé la decisión de declararle mi amor. Como ambos éramos jóvenes en ese tiempo, ella lo tomó de forma sorpresiva, y me rechazó, pero me pidió que fuéramos amigos. Lo que no sabía, es que fue mi primer amor.

    Con el paso del tiempo, ella terminó con su pareja de ese entonces, y me empezaba a buscar por todos lados, e iba a su casa a visitarla en plan de amigos, nos veíamos a seguido. En uno de esos encuentros casi tuvimos sexo, debí haber perdido mi virginidad con ella, que era lo que tanto yo deseaba en esa chica, era la más hermosa del colegio (yo tenía 19 y ella 15). Luego supe que esas actitudes las hacía por despecho, puesto que su novio la ha dejado, y volvió a vivir la vida loca, con noches de jaranas, sexo y alcohol. Todo iba bien hasta que en la noche de San Valentín posterior a mi graduación, fui a buscarla a su casa para invitarla a salir, ¡y vaya sorpresa!, escuché desde afuera los gemidos de sus orgasmos, que eran ensordecedores. Me enrabié por dentro y volví triste a mi casa, con lágrimas en los ojos, y me juré nunca más volverme a enamorar, e incluso empecé a sentir un odio a las mujeres.

    Opté por alejarme de ella, y de dedicarme de lleno a mis estudios de Pedagogía, pero había un problema: Vivía cerca mío, y era una tortura verla pasar todos los días por mi calle rumbo a su casa luego de clases. En ese año quedó embarazada, y todo su curso me apuntaba como si fuese el padre de su hija.

    Pasaron los años, y cada uno vivió su vida: ella con su maternidad temprana, y yo con mis estudios. Estudié dos carreras en distintas universidades, y empecé a trabajar.

    Mi vida estaba en paz y sin preocupaciones (tuve otra pareja en la universidad), hasta que un día volvió a aparecer en mi vida trabajando cerca de mi puesto, en un conocido banco de mi país. Mi jefe me mandaba a realizar trámites a ese banco, y cuando tocaba mi turno en la caja que ella atendía, me atendía de una forma poco usual: Se quitaba un botón de su blusa mostrando parte de su sostén, corría su pelo encima de sus pechos, me tomaba las manos al entregarme dinero o abría levemente sus piernas para mostrarme sus calzones, en actitud provocativa. Tengo que decirlo, me excitaban esas cosas, y quise que tuviéramos un remember.

    De un momento a otro ella dejó de estar en dicha sucursal, y pensé que la habían trasladado a una más cercana a su casa (me cambié de domicilio hacía algún tiempo), hasta que me encuentro con un amigo y me dice que tuvo una ruptura por infidelidad con el padre de su hija, y se fue de la ciudad con su hija.

    Al enterarme de la noticia, me puse triste, lloré mucho, y pasé muy mal mi cumpleaños y las fechas de fiestas patrias y de fin de año, lo único que deseaba era que ella volviera. Por las noches se me aparece en sueños, y éstos se vuelven desde románticos hasta eróticos, a pesar de que terminamos siendo sólo amigos (pero sigo enamorado perdidamente de ella a pesar del paso de los años).

    Saludos cordiales, y gracias por leerme, espero que puedas ayudarme a sanar este destrozado corazón.

    • cristinalago dice:

      Hola Juan Pablo,

      El amor se da siempre entre dos personas y es preciso que exista ese puente entre ambos para poder hablar de amor. Si tu “amor” es unilateral y no correspondido y además se basa en recuerdos del pasado y no algo del presente, entonces más que amor hablaríamos de una obsesión y en tu caso, de una obsesión más sexual que romántica.

      ¿De verdad tu vida va a ser peor porque no te acostaste con una persona que hace años que no ves, que ya ni sabes cómo es, qué siente o qué ha pasado por su vida y con la que no has tenido ningún vínculo amoroso?

      Piensa si no la tendrás muy idealizada y le atribuirás cualidades y dones que en realidad no tiene.

      Abrazos

  17. Anónimo dice:

    ¡Hola Cristina!

    Primero decirte que me encanta tu blog, das consejos buenísimos, sabios y muy sensatos.

    Mi caso concreto es el siguiente. Hace como un año conocí a un chico. El se mostró muy interesado en mi desde el primer momento. Salimos a tomar unas cervezas y el tiempo voló. Quedamos con amigos y al final acabamos en la cama. Lo malo es que después dejó de contestar a los mensajes, o contestaba tarde. Yo no entendía mucho y me dije que solo quería sexo. Hasta que me llamó un día para una cena con amigo/as suyo/as. Yo encantada porque me dije que si me presentaba a sus amigo/as era buena señal. Volvimos a pasar la noche juntos y de nuevo desapareció, esta vez aun de forma más flagrante. Decidí intentarlo más aunque me costaba (soy bastante tímida) y traté de verle pero me dio largas. Finalmente en verano hasta me dijo que buscaba compañera de piso, por si me interesaba, cosa que ya me acabo de rematar.

    Después de eso, hemos quedado otras veces con amigo/as suyo/as para ir de excursión, de cena, etc, y nunca volvió a pasar nada (para disgusto mío). Y finalmente en febrero, después de una cena, volvimos a pasar la noche juntos. Un tiempo después le propuse un cine y jamás me contestó al mensaje. Ahí ya me dije que estaba claro clarísimo que no quería nada. Al cabo de dos meses me propuso una excursión con otra y una salida de cervezas con gente también. A ambas dije que no. Básicamente porque me hace daño y también porque la relación está desequilibrada, siempre es cuando y como él quiere. Finalmente, y por casualidad, me lo encontré una noche y al final acabé en su casa. Una semana después le escribí para preguntarle qué tal su fin de semana y de nuevo cero respuesta.

    La cosa es que yo lo paso fatal cada vez que noto su falta de interés y al final me pregunto qué es lo que hago mal. Porque realmente el chico me aprecia y le caigo bien. A la vista está, ya que me propone planes con sus amigo/as etc… Realmente es que no le entiendo!! Así pues estoy por pasar a la ofensiva y proponerle mas cosas (aunque el hecho de que de vez en cuando no conteste me enfría… Imagino que lo hace para evitar que yo me ilusione o simplemente que le da igual) o por directamente preguntarle de qué va la cosa. Así ya sabré a qué atenerme. Lo malo de la segunda opción es que no acabo de atreverme porque creo que nos distanciará y me cuesta mucho aceptar que “lo pierdo”…

    Agradecería mucho una opinión (y hasta un buen tirón de orejas).

    ¡Un beso grande y gracias!

    Elvira

    • cristinalago dice:

      Hola Anónima,

      Una pregunta…¿Perder exactamente qué?

      • Anónimo dice:

        Hola Cristina,

        imagino que se trata de una pregunta retorica… Imagino que la respuesta es que no pierdo nada porque no me da mucho. Pero creo que me resulta difícil aceptar que pueda quedarme sola. Creo que tengo miedo de perder los pocos momentos de intimidad y contacto que recibo de él. Me da mucho miedo no tener a nadie, así que imagino que me acabo conformando con migajas. Y bueno, también como persona este chico me resulta interesante, propone planes que me gustan y realmente es una persona que me gustaría conocer mas…

        Es esa pérdida la que me cuesta aceptar.

        Un saludo,

        Elvira

  18. olga dice:

    Como cuesta aceptar que vivimos una relación enfermiza! Hace un tiempo que preparo a mi corazón para una despedida, sólo estoy esperando que él me suelte, porque no puedo plantearle nada, sabiendo de antemano su respuesta. Soy una mujer mayor enamorada, eso implica la capacidad de llevar las cosas
    a su verdadera dimensión. Sé que cada caricia suya, que cada confidencia, cada elogio no son declaraciones de amor sino de buena camaradería. Sé que tengo que cortar con él porque conmigo vive un “mientras”. Sé que en cualquier momento aparece su verdadero amor, que mo soy yo. Sé que me quiere pero no me ama. Tengo que dejarlo antes que me rompa el corazón, antes que mi autoestima baje hasta los infiernos.
    Nos vemos todos los fines de semana y siempre prorrogo lo inevitable… sólo un finde más! Déjenme disfrutarlo sólo un finde más…

    • cristinalago dice:

      Hola Olga,

      Conozco esa sensación de esperar “un fin de semana más”…El problema es que cada fin de semana más se ahonda en el apego y duele más el desapego. Ahora bien, es cuestión de compensaciones…

      En realidad, no es un finde mas, es un finde menos.

      Abrazos!

  19. Laura dice:

    Hola Cristina!!! ….estoy actualmente en una relación de este tipo, de hecho llevamos ya dos años en esta situación. Al principio no me molestó la idea, siempre nos hemos gustado (nos conocemos hace más de 10 años) y yo no me sentía preparada para una relación, así que no le vi problema a tener algo “casual”. Con el tiempo yo me he implicado emocionalmente y la verdad él no me ha dicho o hecho algo que me haga pensar que siente lo mismo, al contrario, es evidente que para él es una relación netamente utilitaria. Quiero ser clara y exponer lo que siento, aunque estoy segura que de parte de él no voy a recibir una respuesta que me agrade, no me importa tomar el riesgo, pero Cristina, no encuentro el momento, estoy llena de miedo, no sé ni cómo decirle, creo que él piensa que yo estoy igual de clara a él. A veces quiero como alejarme sin dar explicaciones pero creo que es justo conmigo misma que él sepa que de hecho yo si desarrollé sentimientos por él. No sé cómo entablar esa conversación y la he postergado tanto que hasta me he enfermado cada que quedamos de vernos, estoy hecha un manojo de nervios….Me encanta tu blog. Este espacio que nos regalas a todos es una bendición. Abrazos mil. 🙂

Comparte tu historia (con buena ortografía, por favor)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s