Quiero mucho a mi pareja, pero…

Publicado: septiembre 8, 2014 de locosdeamor1 en Cómo encontrar el amor, Cómo mejorar tu relación
Etiquetas:, , , , ,
amor pros y contras
 
Tiene muchas virtudes, pero también tiene muchos defectos…A veces soy feliz, pero otras veces me siento mal…Me molesta mucho que haga esto, pero como otras veces es tan cariñoso/a...¿Aceptas a tu pareja? ¿O te limitas a tolerarla?

 Muchas relaciones se inician de manera similar. Conoces a una persona. Te atrae físicamente  y de alguna manera, sientes que conectáis. Al principio, ves cosas que te gustan, pero también actitudes o características que te disgustan. No importa, dices. Todo el mundo tiene virtudes y defectos. Además me gusta tanto esta persona, que me compensa. O el temible: ya cambiará. 
 
Cuando se trata de amor, las bases más sólidas se fundamentan en el respeto, la admiración, la afinidad y el compromiso personal y recíproco. Esto seguirá vigente aun cuando la pasión desbocada de los inicios se haya difuminado.
 
Si la relación se formó en torno a la ecuación Atracción Sexual + Necesito a Alguien, nos puede tocar la infrecuente lotería de que además nuestra pareja, como ser humano, nos guste de verdad; o en cambio (y lo más habitual), nos abocamos a una relación de 50/50 -medio mal y medio bien – en la que justificamos nuestra permanencia con frases como es que tiene muchos defectos, pero también muchas virtudes.
 
En una relación que se construye en el presente perfecto del verbo amar, la persona se te revela como un todo. Como un amigo, amante, maestro, compañero y cómplice. No actuamos como el que se está pensando si quiere comprar un coche o un teléfono móvil último modelo. ¿Te imaginas? Tiene más prestaciones que contraprestaciones…no me apasiona, pero lo compro. 
 
El resultado: amores mediocres, con un sustrato de insatisfacción permanente y en los que nos encontramos de forma frecuente autoconvenciéndonos de que en el amor hay que aguantar, resignarse, sacrificarse y algún día de estos, si hay suerte, ya seremos felices. Viendo al otro como un compendio de cosas buenas que me gustan y cosas malas que tengo que tragar, en lugar de como un ser humano único y especial al que se ama por lo que es. 
 
Quizás te encuentres en la tesitura de un amor por sistema métrico decimal – como decía Pío Baroja – en el que ya en las cuentas empiece a salirte más contras que pros y no sepas en qué dirección moverte. O estás iniciando una relación intentando venderte a ti mismo/a de que nada importa mientras haya mariposas en el estómago (y pájaros en la cabeza).

 
Avanzar y cambiar nos aboca a dos opciones: o bien, tener la valentía de marcharnos al reconocer que no estamos con la persona adecuada. O bien, tener la valentía de aceptar, como decía una conocida frase, todo lo que el otro es, lo que ha sido, lo que será y lo que ya nunca podrá ser.
 
Mientras no optemos por una vía o por la otra, acabaremos por ir socavando esa relación en la que no estamos bien, ni estamos mal, ni todo lo contrario.
 
Si estás buscando el amor (y no simplemente encontrar a alguien que te haga sentir querido/a) recuerda que todas las personas que conoces o conocerás en tu vida, tendrán virtudes o defectos. Sin embargo, habrá algunas de estas personas que te encanten tal y como son; habrá otras que no soportes; y habrá una respetable cantidad de personas que ni fu, ni fa.
 
Entonces ¿por qué quedarte con los que no te gustan o los que te gustan a medias?
 
El camino del amor empieza por aceptar al otro tal y como es. No por soportarle. 
 
Anuncios

Los comentarios están cerrados.