La pareja indiferente

Publicado: octubre 16, 2014 de cristinalago en Los amores patológicos
Etiquetas:, , , , , ,

tirar carro

Estás cansado/a de ser el único que tira del carro. Has probado el diálogo, la conversación asertiva, ponerte distante/frío y los ultimátums, ya no tienen secretos para ti, pero… todo sigue exactamente igual: tú quieres. Tu pareja se deja querer. ¿Estás con un compañero que no te corresponde?

Cuando somos nosotros quienes ponemos toda la carne en el asador de la relación mientras que el otro simplemente se limita a tirar en el sentido contrario, la conclusión es clara: ambos miembros de la pareja no desean lo mismo y lo que desean, además, es totalmente incompatible.

Si estás enamorado o crees estarlo y además tu bienestar emocional depende enteramente de la presencia de esta persona en tu vida, irás aceptando, restando importancia e interpretando situaciones y comportamientos que te hacen sentir incómodo o estafado y que al final, te llevarán a un callejón sin salida. Estás invirtiendo tiempo, energía y sentimientos en un terreno yermo en el que parece no crecer nada y la sensación es de frustración creciente: te están estafando. O eso es lo que sientes.

Pero te dan unas migajas: de vez en cuando te dicen que te quieren. O al menos tienes un plan los domingos por la tarde. O alguien de quien preocuparte que no seas tú o tus propios problemas. Cada pequeño brote se convierte en imaginario y frondoso jardín. Hasta que vuelve la sequía y te hundes en la desesperanza de sentir que nada cambia…empezando por ti.

Y no lo entiendes. ¡Es injusto! Si en el colegio estudiando mucho, sacabas buenas notas: y en el trabajo, haciendo las cosas bien, consigues reconocimiento y aumento de sueldo; ¿por qué tu pareja no se implica más con lo estupendamente que te estás portando y lo mucho que estás aguantando?

Pero el amor no funciona ni como en el colegio, ni en el trabajo. No es un concurso de méritos y si crees que necesitas hacer esfuerzos sobrehumanos para que alguien te ame y se implique contigo, el problema empieza por ti, no por tu pareja.

Una relación es una unión entre dos voluntades libres que eligen comprometerse para compartir algo el uno con el otro. No una mula reacia a la que hay que obligar a avanzar a base de palos. Y lo que ocurre cuando se actúa de esta manera, es que la mula, el día menos pensando, se vuelve contra ti y te propina una inesperada y dolorosísima coz.

Si tu pareja no demuestra interés, constructividad, sentimiento, comprensión, ganas o compromiso, la respuesta es diáfana como la luz del día: no los siente. Y si no los siente, no es una pareja. Es un compañero de piso, un amigo especial, una especie de proyecto caritativo…disfrazado con el traje de nuestras expectativas.

Cuando cualquier cosa normal y lógica en el contexto de una pareja (desde ofrecer afecto hasta hacer planes juntos) se convierte en una encarnizada negociación entre dos posturas irreconciliables, se produce un desgaste constante que merma nuestra dignidad y que convierte al otro en el rehén de nuestras necesidades insatisfechas.

Reflexiona sobre tu relación de pareja. ¿Qué te ha aportado realmente? Cuando afrontas un punto de inflexión sobre esta historia ¿qué está trayendo a tu vida que la engrandezca, la mejore o la haga más satisfactoria? Seguramente la respuesta sea: poco, o nada.

Estar con una persona que permanece a nuestro lado porque es mejor que tener un mono de compañía, no nos convierte en víctimas. Nos ofrece la oportunidad inmejorable de volver la vista hacia adentro y comprender cuáles son nuestros miedos y vacíos, que nos hacen depender desesperadamente de este perfecto desconocido al que hemos querido poner la etiqueta de pareja.

Porque mientras sigamos huérfanos de nosotros mismos, todo lo que nos den siempre nos parecerá, a la larga, insuficiente.

¿Y quién nos podría dar menos que alguien que no nos quiere?

Estar en pareja con alguien pasivo, indiferente, que no interactúa con nosotros en un equilibrio fluido y sin trabas, no se arregla con estrategias, con desapariciones o con ultimátums. Los sentimientos no se crean a base de esfuerzos ni conquistas, aunque las películas lleven años proclamando el pernicioso mensaje opuesto. Los sentimientos fluyen cuando hay una afinidad real y espiritual, cuando ambas personas desean caminar hacia la misma dirección y cuando cada miembro de la pareja renueva, cada día, su deseo de seguir adelante junto al otro.

No hay negociaciones ni exigencias que consigan implantar nada de esto.

Ante una situación de este tipo, la pregunta esencial que debemos hacernos no es ¿quiero a estar persona? si no ¿quiero esta relación para mi vida?

Si la respuesta es no, sé consciente de que persona y relación van inextricablemente unidas. Uno no puede pretender cambiar una cosa sin la participación de sus componentes. Pues la relación no es un cuerpo extraño y enfermo que puede arreglarse con unas cuantas operaciones estratégicas. Es la sinergia entre tú y tu pareja y si dicha sinergia está enferma, se corresponde exactamente al estado emocional de aquellos que la sostienen.

Puedes seguir aferrándote a esta relación, midiendo tus actos, tus palabras, tus defectos y virtudes como el que pasa a tientas por un campo minado, lo que se desembocará en una inevitable bomba de  tiempo. O en cambio, puedes desempolvar el viejo espejo del yo mismo para interrogarte sinceramente porqué motivo sigues en una historia que no sólo no enriquece tu vida, sino que la hace algo menos digna de ser vivida.

En el amor correspondido hay un mutuo esfuerzo físico y psíquico, mediante el intercambio de palabras, caricias, imágenes y proyectos (José Manuel Rodríguez Delgado)

Anuncios
comentarios
  1. Priscila dice:

    Algo así hoy….yo lo he dado todo y mi pareja inmóvil..al final nos hemos separado…el necesitaba, según el quemar etapas de la juventud…y yo ante eso no puedo luchar…le entregue todo y hasta el regalo mas bello, una hija maravillosa…pero le he soltado…le ha quedado grande ser esposo y padre…hoy prefiere libertad, vivir solo, no tiene ganas de disfrutar de la familia q habíamos formado y ante eso q saco con seguirlo amando…veremos si algún dia llega a arrepentirse o por el contrario disfrutar de su nueva vida.

    • cristinalago dice:

      Hola Priscila,

      A veces la más grande muestra de amor que se puede dar a una persona, es dejarla ir si no desea quedarse.

      Pero es durísimo. Quizás el acto de amor más duro que exista.

      Amar es siempre un regalo sin garantías, de modo que sólo queda disfrutar del presente y aprender a despedirse cuando toca.

      En ocasiones las personas en la situación de tu marido, regresan al ver que no encontraron nada mejor, pero no es un motivo muy bonito para regresar.

      Abrazos fuertes amiga y mucho ánimo

  2. pobrecitoHablador dice:

    Buenas Cristina,

    Simplemente quería felicitarte por tu trabajo. Llevo dos días leyendo el blog y me parece genial. Todo muy bien estructurado y bien explicado; me has resulto muchas dudas y me has hecho pensar mucho en muy poco tiempo.

    Felicidades, de corazón.

  3. Cristina, coincido contigo en este artículo. Además de que me gusta tu estilo, creo que es una buena reflexión para comprender que el paso más importante está en uno mismo.

  4. Cristina, que gran post! Lo cierto es que me encantó.

  5. Soygayyque dice:

    Respira

    Intenta que con cada respiración, cuando sueltes el aire, las lágrimas no se sumen a la fiesta deseando salir todas a la vez.

    Son casi las 4 de la tarde. Del presente, mi presente. Ese al que no hace ni un día una simple foto tuvo el favor de devolverme. Una foto en la que estabas tu. Acompañado. Con una sonrisa que conozco muy bien… me bastó verla para que de repente todas las piezas se alinearan, hasta formar el puzzle que tanto tiempo había tenido incompleto y con demasiadas piezas sin encajar. Mi error ha sido intentar encajarlas a la fuerza.

    Está la pieza de que llegaras un viernes cualquiera para ti. Porque para mi fue el viernes en el que mi vida dio un giro de 90 grados. No cambió todo, pero empezó a hacerlo: respuesta positiva de mi primer trabajo extranjero, noche de cena con amigos, segunda respuesta positiva de un trabajo, y al despertar a la mañana siguiente, el mensaje de un guapo desconocido que había aparecido de la nada y ya me estaba recibiendo con una sonrisa, justo cuando más necesitaba de una sonrisa.

    Luego está la pieza de que la segunda noche de conocerte, me dijeras Te Quiero, te respondiera que “no puedo decirte lo mismo”, y lloraras de impotencia. Te dejaste llevar por el efecto embriagador del alcohol, es cierto, pero también llevabas mucho tiempo creyendo que eras el patito feo de un cuento en el que no conseguías ser el protagonista por más que te esforzabas. Para ti yo di un frenazo en seco a partir de ahí, creíste que no me gustabas. Y lo único que no me gustaba era el miedo a meterme en una relación en la que alguien me decía que me quería sin conocerme. Porque lo que de verdad reconforta, como habrás podido adivinar después, es que te digan te quiero precisamente por lo que conocen de ti, pero sobre todo a pesar de lo que la otra persona conoce de ti.

    Llegó después la pieza de la dependencia, en la que cada uno jugamos a ser la cara opuesta de una misma moneda. Uno, el que demandaba cariño y afecto. Otro, el que de vez en cuando lo ofrecía. Y cuando lo ofrecía, le venía de vuelta lo ofrecido multiplicado por mil. No éramos más que dos dependientes, uno de tener alguien que le diera unas migajas que dieran sentido a su vida, el otro de tener a alguien que le dijera te quiero cuando ni él se quería a sí mismo. Ambos sabemos cual fue el papel de cada uno.

    La pieza de la dependencia no vino sola, la acompañaron algunas más. Como la del miedo, que hacía que te callaras cosas que no te gustaban por miedo a perder lo que tenías. O la de la resignación, que te llevaba a aceptar reacciones que no te gustaban con la esperanza de que cambiaría. O la de la indiferencia, que era la pieza con la que jugaba yo para no involucrarme al 100% en una relación por miedo a que me hicieran daño de nuevo, por miedo a exponerme y mostrarme vulnerable. Porque da igual las veces que te digan te quiero, la que importa es la que te crees. Y es difícil creer que te quieren cuando en el fondo no te quieres ni a ti mismo.

    Hasta aquí la mitad del puzzle. En este punto, aún estamos a tiempo de escoger bien las piezas para que el resultado final se pueda colgar en el centro del salón de nuestra casa. Estas fueron las piezas que escogimos:

    Empecé yo escogiendo la del estancamiento. En lugar de evolucionar me acomodé en el “tengo pareja” y con eso me bastaba. Parecía que con decirlo era suficiente para que te mantuvieras ahí, como el que pretende que una planta siga viva solo porque la ve todos los días en el salón de su casa y de vez en cuando piensa “qué bonita es”. Hay que regarla. Echarle abono. Cambiarla de sitio. Y no solo pensar “qué bonita es”… decírselo.

    Luego tu escogiste la pieza del “exploto con todo y por todo”. Un día cualquiera de diciembre, tumbado en el sofá, por un motivo trivial, te levantaste a hacer la maleta e irte. Ahí me enteré de todas las frustraciones, males y rencores que llevabas amontonando en la pieza de la resignación durante demasiado tiempo. Todos me estallaron en la cara de tal forma, que mi única reacción fue no reaccionar: me quedé bloqueado y lo solo pude llorar. Como nunca lo había hecho contigo. Como hacía mucho tiempo que no hacía.

    Después empezó el baile de las piezas reversibles. Tú me dejas, yo te busco y volvemos. No sé cuantas veces la usamos, cada uno usando una cara de la pieza (y cada uno usando siempre la misma cara). Pero cualquiera que lo viera desde fuera vería que se mascaba la tragedia: la relación empezaba a estar sentenciada de muerte. Llegados a este punto, solo una pieza podía resolver el puzzle: la de la montaña rusa.

    Esta es una pieza que define, de hecho, cuál va a ser el resultado de una relación, al menos dentro de lo humanamente predecible, y es una pieza que escogemos los dos (y en la que dependiendo del papel que escojamos, se puede predecir el resultado). Estamos en el inicio de una montaña rusa. Delante de nosotros, una enorme cuesta de raíles se impone para marcar la primera subida, la que precede a la primera y más excitante bajada de cualquier montaña rusa. Yo me monto en la vagoneta, y tu te colocas detrás y te pones a empujarla. Al principio pesa poco y la empujas con fuerza y con ganas, pero conforme la cuesta se va inclinando, se te empieza a hacer pesada. De vez en cuando te paras, a veces pensando en abandonar, pero temes que al soltar la vagoneta te aplaste y te haga daño, y al mismo tiempo tienes tantas ganas de llegar a la cima para montarte y disfrutar de la bajada juntos, que sacas fuerzas de flaqueza y sigues empujando. Cuanto más nos acercamos a la cima, más emocionado estoy yo, más te miro con cara de “estoy deseando que lleguemos a la cima y te montes”, pero más cansado y enfadado estás tu. El momento llega, estamos en la cima, y la vagoneta se detiene. Te montas, completamente magullado y cansado, te miro con ojos emocionados y voy a darte un beso, pero estás tan enfurecido que me sacas de un golpe de la vagoneta, me amarras a la parte de atrás, y empieza el descenso… contigo dentro, y conmigo golpeándome con todos y cada uno de los tablones que forman los raíles. Conforme la velocidad aumenta me voy destrozando cada vez más, mientras te pido ayuda a gritos, recibiendo una sonrisa socarrona como respuesta… “¡te jodes!”. Luego se van alterando momentos de subidas en los que puedo descansar un poco, (aunque observo que tu en vez de mirarme a mi, estás mirando a los laterales, quizás buscando a alguien con quien montar de nuevo en la montaña rusa), con momentos de bajadas en los que vuelvo a destrozarme, cada vez menos porque las bajadas son menos intensas. Llegados al final del recorrido, te bajas de la vagoneta y me preguntas cómo estoy haciendo el amago de irte. Me ves tan destrozado que por mera caridad decides ayudarme, intentar sanar las heridas, pero nada de lo que haces tiene efecto. Así que decides alejarte y llamar a quienes puedan ayudarme para que vengan en mi socorro. Destrozado, observo como por el camino mientras te alejas, te encuentras a alguien nuevo, os dais la mano, y os volvéis de nuevo a la vagoneta. Antes de subir, os hacéis una foto pero tenéis tanta prisa por montaros que no esperáis a recogerla. Segundos después, conmigo de espaldas a la vagoneta tirado en el suelo, mientras escucho el ahora para mí fatídico sonido de los raíles chirriando de nuevo, la máquina escupe la foto que llega deslizándose hasta ponerse justo delante de mi. Sois vosotros dos. Abrazados. Sonriendo. Con esa sonrisa tuya que conozco tan bien… y que nada más verla lo dice todo. Ahí veo, nítidas, las uniones de todas las piezas del puzzle que hemos formado.

    En ese momento varias personas me ayudan a levantarme y una voz familiar me dice “¡Respira!”, mientras yo intento que las lágrimas no salgan todas de golpe cuando suelto el aire.

    ¿Desde cuando a las montañas rusas hay que empujarlas? Van a motor. Y solo sirven para una cosa: hacerte sonreír, gritar de emoción. Tanto con las subidas, como con las bajadas.

    • Alison dice:

      Me has emocionado, me he sentido identificada..puede que con los dos personajes, que bonito explicado !!
      Respirar, eso es! Un beso, gracias precioso!

  6. deb dice:

    entonces el amor nunca es para siempre? estamos abocados a sufrir por ello?

    • cristinalago dice:

      Hola Deb,

      Sólo se sufre cuando uno se aferra al idea de que la vida, las personas y los sentimientos son estáticos y no pueden cambiar. Por supuesto, a veces se acaba el amor de pareja. O se conoce a otra persona que nos llena más. O no hubo un amor adulto y auténtico de base nunca. Nadie puede venir a tu vida y asegurarte al 100% que se quedará en ella para siempre.

      El amor es un contrato del día a diá y la suma de estos días a veces es un “para siempre”, y a veces, no lo es.

      Saludos

  7. Mónica dice:

    Yo creo que estoy en la etapa 3 del duelo. Hace 1 mes que me dejó. Una relacion en la que lo di todo y más y él, sólo se dejó querer. Me daba mensajes contradictorios: que me queria, que no me soportaba, que eramos pareja, que luego solo amigos, que ibamos a tener 1 hijo, luego q jamás lo tendría, que nos ibamos a casar en Punta Cana, y cuando estabamos alli, nunca encontraba el momento ni de comprar el anillo,…. y así mil ejemplos mas durante 3 años. Nunca tenia casi tiempo para mi xq segun él, era un hombre muy ocupado. Los fines de semana, yo tenia casi q pedirle audiencia para ir al cine juntos o a cenar o para dormir juntos. Yo siempre era la tonta que lo pagaba todo xq él nunca tenia dinero, y eso q el trabajaba y yo no….. y si yo no pagaba, no saliamos a ningun sitio. Rompió conmigo una media de 1 vez cada mes y medio, hasta los 3 años q hemos estado juntos. Yo me hundía x el dolor y creia morir. Luego el me llamaba y volviamos juntos mas felices q nunca y cn ganas renovada. Y mi dolor no habia servido para nada. Yo llegué a pensar q mi vida seria asi siempre, q esta relación iba a ser asi de x vida y q como yo lo amaba tanto, aguantaria eso y lo q viniera. Manteniamos una relacion de dominación/sumisión, incluso teniamos un contrato firmado en el q yo era su sumisa. Tengo sus iniciales tatuadas en mi muñeca, tatuaje q ahora me tendré q quitar cn láser y volve a surir x él, x no ecir lo q me va a costar quitarmelo! 8 sesiones, 16 meses y 1600€. Y todo esto……. estos 3 años de “amor”…… para q un dia 1 de Diciembre me coma a besos y me diga q nos vamos a volver a ir a Punta Cana e vacaciones y q me ama, para q a las 20 horas me mande un mensage diciendome que no es feliz. Que se estaba obligando a quererme, que en realidad nunca estuvo enamorado e mi, que inventaba excusas cuando yo le decia de quedar y dormir juntos. Que nuestra relación se habia basado en el sexo (aqui va mi cara de asombro)… y mas cosas nada bonitas. Y ahora estoy aquí buscando articulos como este x internet para poder recomponer los pedacitos de corazon que hay tirados x el suelo y no morir de pena en el intento. Siempre he sido una mujer fuerte mentalmente pero este episodio e mi vida creo q me supera. Como se puede estar 3 años cn una persona diciendole que la quieres, y luego decirle q fue un intento?…. que se estaba obligando a quererme?…..

    • cristinalago dice:

      Hola Mónica,

      Yo sin embargo, te pregunto a ti ¿cómo estar 3 años con una persona que apenas te demostraba amor?

      Sé que lo normal es buscar las respuestas de lo que hacen los demás, pero la clave está en lo que hacemos nosotros.

      Mucho ánimo y un abrazo fuerte

  8. Gossip dice:

    Hola Cristina!, necesito un consejo, hace ya un tiempo que tengo una relacion, en donde soy la que jalo literamente el carro…y he llegado a un punto que estoy fatigada, tanto emocionalmente como fisicamente, el nunca se quiso comprometerse ni nada.
    No me de dedicaba tanto tiempo, no me dedicaba ni siquiera tiempo de calidad, me decia que el era un especie de apoyo para mi, pero nunca lo senti asi, me he sentido como que he recibido migajas de su carino…me siento como la “peor es nada” en su vida…

    Ahora que me quiero alejar, el esta cambiando de repente esta mas carinoso, vamos al cine, toma un poco mas de tiempo para estar conmigo aunque tampoco demasiado, de repente se interesa por mis intereses..Etc..crees que es una senal de cambio de verdad? o simplemente miedo a quedarse solo?

    • cristinalago dice:

      Hola Gossip,

      Hay una manera muy efectiva de saliar de dudas: sé cariñosa, entregada, y dedicada como siempre y si vuelve a alejarse, ya sabes porqué era tan cariñoso de repente…¡por miedo!

      Para un cambio tan radical como el que tú querrías, hacen falta años, pérdidas y experiencias varias, no unos pocos días…

  9. Patricio dice:

    Hola Cristina. Por desgracia he vivido muchas relaciones así. El problema a mi modo de ver estriba en la naturaleza humana. Por desgracia, tenemos un lado egoista, y a su vez, inseguro. Las personas que se dejan querer de forma sistemática son eso: egoistas e inseguras. No merecen un segundo de tiempo de quien les está dando todo. Creo haber dicho cuanto pienso al respecto.

  10. cabellonegro dice:

    Hola Cristina, acabo de descubrir tu blog y me gustaria felicitarte ya que me parece muy interesante.
    Necesito un consejo… Tengo una relacion a distancia desde hace mucho tiempo pero desde el principio soy yo la que tira del carro para mantener la relacion viva. Soy yo la que mantiene el contacto, organiza y propone para vernos. El se ha acomodado y ya le va bien asi. Nunca he dejado de mantener el contacto porque me ha dado miedo de perderle pero ya me he cansado. Mi pregunta es, seria normal que si le dejara de escribir , el reaccionara?

    • cristinalago dice:

      Hola cabellonegro,

      Si está acostumbrado a un suministro de atenciones y de repente le cortan el grifo sin dar ninguna explicación, lógicamente se mosqueará o te buscará para ver qué pasa. Pero esto no va a solucionar el problema esencial de la relación, que es que sólo uno de los dos parece tener interés en que prospere esa historia, mientras que el otro se deja querer mientras no encuentra nada mejor.

      Lo que yo recomendaría antes de andar con juegos y estrategias extrañas, es que lo reflexiones, es qué clase de relación quieres y porqué estás aceptando un vínculo diferente a lo que buscas. En este punto, si aclaras lo que deseas y tomas una determinación al respecto, lo mejore es que hables con tu pareja y le plantees tus puntos. Si no hay acuerdo ni interés por ambas partes, eso no es una pareja, es el coyote y el correcaminos.

      Abrazos!

  11. cabellonegro dice:

    Muchas gracias por la respuesta Cristina y por tu tiempo. Totalmente cierto. Lo que estoy buscando es una reaccion por su parte y sea lo que sea que obtenga, va a ser algo temporal. A mi ya me va bien este tipo de relacion pero echo de menos mas interes y que sienta que hay mas ganas de mantener la relacion. El lo da todo por hecho, una relacion consolidada por la que no hace mucho para mantenerla viva…ya que lo yo todo. Y no se que hacer…si acabarla y decirselo o intentar ignorarla… Ni idea!
    Un gran abrazo.

    • cristinalago dice:

      Hola cabellonegro,

      Si te fuera bien esta relación, no buscarías cambiarla, así que se entiende que no va muy bien.

      Lo mejor es que le des un toque de atención a ver por dónde respira y si pone interés en los días subsiguientes (y si se mantiene). Aunque mal pronóstico tiene una persona que viéndote poco y estando a distancia tiene tan pocas ganas…lo normal sería que se muriese por verte en cuanto tuviera ocasión.

      Abrazos

  12. Patricio dice:

    Hola Cristina, enhorabuena por tu estupendo blog. Quería comentarte una historia reciente para pedirte opinión.

    Recientemente he conocido a una mujer (hace 3 meses), que me ha atraído mucho físicamente, pero que desde el principio me ofreció muy poca confianza a raíz de ciertas actitudes. Ella es extraodinariamente guapa y simpática, con un elevado don de gentes. La conocí en una red social. En la primera cita, ya me dijo (con cierto tono despectivo) que no me parecía al de la foto de la red social que me conoció (cosa extraña, porque muchas otras chicas me han dicho justo lo contrario). En la segunda, y tras cenar e intimar con ella, al despertar, de forma fría, me dijo que no le “emocionaba” haberme conocido, cosa que si le había ocurrido en otras ocasiones, pero que queria seguir conociendome. Me dijo que me lo decía porque ella es “sincera”. En la tercera cita, tuve una discusión, ya que a ultima hora la canceló por sentirse cansada despues del dia de trabajo, justo una hora antes de quedar. Le molestó mucho que yo me enfadara. Tengo la sensación que es lo que esperaba, y de alguna forma proyectaba su desgana por quedar con el sentimiento de culpa y responsabilidad al cancelarme la cita. La siguiente vez que nos vimos, la invité a un restaurante estraordinario. Después de intimar y levantarme con ella, me echó por cara que tratase de conquistarla llevándola a cenar a sitios de lujo. Que ella no era de esa clase de personas. Yo no daba crédito. En lugar de agradecermelo, me lo reprochaba. El caso es que yo seguía insistiendo para ver cómo reaccionaba. Aún así, en ocasiones, me recordaba que me echaba de menos. Lo cierto es que en subsiguientes ocasiones en las que quedamos, en alguna ocasión me dejó “plantado” a ultima hora excusandose porque o estaba cansada o le había surgido algun problema. En cuanto yo le daba signos de enfado, ella sacaba su fuerte caracter diciendo que no era comprensivo, tachándome de dominante y agobiante. El caso es que en una ocasion, me reconció que su caracter seductor le hacía ligar con extrema facilidad, y que los chicos iban detras de ella de forma natural desde siempre. Ella tiene 40 años. También me dijo que tenía un defecto, y era su tendencia a dejarse querer, lo que le había llevado a tener problemas con muchos hombres, por cuanto estos terminaban sintiendose engañados. Esto a pesar de haberles sido sincera desde el principio. No en vano me reconoció haber tenido problemas hasta el punto de demandar por acoso y discusiones a mas de uno…..Yo no le di importancia y seguí con ella pensando que era algo que conmigo no ocuriría. Sin embargo, no ha sido así. Recientemente hemos tenido tres discusiones, tras las cuales lo hemos dejado y hemos vuelto. Una de las ultimas ha sido porque se ha quedado sin trabajo. Yo le he ofrecido apoyo para todo como pareja suya. Su respuesta fue que preferia estar sola y solucionar sus problemas por si misma, sin tener que cargar con la idea de que ella pudiera ser un lastre para mi. A i me ha molestado mucho esa respuesta. Porque a pesar de que en alguna ocasión me ha dicho que me quiere, yo creo que no es así. Finalmente he dejado la relación. Le he agumentado que estoy harto de sus idas y venidas, de sus plantones, de ser yo siempre el culpable todas las discusiones, que creo que no me quiere, que al igual que con el resto de parejas, se está dejando querer, y que yo no puedo estar al lado de alguien que me quiere a su antojo, cuando lo desea y de la forma que lo desea. Ante tal argumento, ella me ha dicho que en todo momento ha sido sincera conmigo, y que ya me ha conocido y tampoco desea seguir conociendome mas.
    Mis amigos me dicen que he actuado como un calzonazos desde el primer día. Yo creo que también. La chica era una monada físicamente, pero creo que desde el punto de vista emocional tenía unos vaivenes que finalmente han roto la ilusión que por ella tenía.
    Me siento culpable, porque siempre me reprochó que no era capaz de conquistarla a pesar de mis esfuerzos, y que en ocasiones solo conseguía agobiarla.
    Mis sentimientos son contradictorios, pero cada vez empiezo a sentirme mejor.
    Creo que estoy ante un caso de libro de pareja indiferente.

    ¿Me podrías dar una opinión?

    Gracias

    • cristinalago dice:

      Hola Patricio,

      Lo que me asombra de tu relato es lo que te voy a señalar abajo:

      En la primera cita, ya me dijo (con cierto tono despectivo) que no me parecía al de la foto de la red

      ¡Y vas a una segunda cita!

      al despertar, de forma fría, me dijo que no le “emocionaba” haberme conocido

      Y no sólo no la mandas a freír monas en ese preciso momento sino que aún encima la consideras una especie de premio precioso que hay que ganarse a base de muchos esfuerzos…¡toma ya!

      a ultima hora la canceló por sentirse cansada despues del dia de trabajo, justo una hora antes de quedar. Le molestó mucho que yo me enfadara.

      A tu autoestima ni se la veía, ni se la esperaba ¿no?

      me echó por cara que tratase de conquistarla llevándola a cenar a sitios de lujo

      La cuestión aquí es para qué demonios quieres conquistar a una persona con unos comportamientos tan indeseables.

      en subsiguientes ocasiones en las que quedamos, en alguna ocasión me dejó “plantado” a ultima hora

      ¿Y seguías quedando?

      También me dijo que tenía un defecto, y era su tendencia a dejarse querer

      Y tú tenías otro, tu tendencia a ir detrás de una que no te quiere nada…

      No en vano me reconoció haber tenido problemas hasta el punto de demandar por acoso y discusiones a mas de uno

      La que avisa no es traidora.

      un caso de libro de pareja indiferente.

      Yo la veo más bien histriónica, pero lo que debería preocuparte es lo que te pasa a ti desde el momento que tienes siquiera el esbozo de intención de empezar una relación de pareja con alguien que desde el minuto 1 te está despreciando. Porque eso sí es un problema.

      Abrazos!

      • Patricio dice:

        Gracias Cristina.

        Su forma de expresarse era risueña y chistosa en todo momento. De este tipo de personas que no sabes si están bromeando o hablan en serio. Lo cierto es ha sido una “relación” llena de idas y venidas, y muchas discusiones. Muy tóxica. También es cierto que todo es “subjetivo”.

        Si horas antes de una cita te la cancelan argumentándolo, y por ello te enfadas, siempre corres el riesgo de que la otra parte de tache de falta de comprensión, etc….
        Creo que en una relación de pareja es difícil actuar como un robot: “Si hace esto, respondo así, sino de esta otra forma, etc….”. Yo creo que de todas las relaciones vamos aprendiendo.

        Me quedo con haber intentado conquistar a alguien que obviamente no merecía la pena, excepto por el físico y la atracción que en mi despertaba. No creo que haya socavado mi autoestima más de lo que ya está. Ni mi miedo a la soledad. Cosas ambas que manifiestamente reconozco, y de lo que estoy absolutamente seguro no soy el único en sufrir.

        Lo que realmente me duele son varias cosas:

        *) primero, que haya personas que se dejen querer a sabiendas que se están aprovechando del otro. Creo que revela problemas (no se de que tipo) afectivos en dicha persona. No en vano creo que el hecho de decir que tuvo que acudir a denuncias de otros hombres revela la clase de persona que es. A mi me enseñaron que la medida del amor está en amar sin medida. Ya no sé si es así o no, pero mi forma de ser me hace entregarme y algun día espero tener una recompensa acorde ( y si no, pues me tendré que aguantar conmigo mismo).

        *) segundo, que es duro hacer responsable de la situacion a quien consiente estas situaciones. Cuando una persona te atrae mucho hasta el punto de llegar a sentir algo por ella, es fácil decir “como lo consientes, debieras haber cortado, etc…”, pero no tanto hacerlo. Yo no voy ligando por ahí todos los dias, y cuando encuentro una mujer así pues lo intento.

        *) creo que las personas normales, con una autoestima mas bien justa, pero sensibles, que realmente aman y se entregan, y que son personas maduras, son las que más expuestas están a sufrir este tipo de situaciones. Por desgracia el hombre sigue siendo el que debe de dar el primer paso en la mayoría de las ocasiones. Y esto ya le posiciona en una situacion de desventaja. A riesgo de parecer machista, creo que abunda mucha mala mujer (como también malos hombres). Y por desgracia, encima, siempre tienen el “arma” de poder amenzar con “denunciar”, etc…aún a sabiendas que el hombre no hizo nada malo, tan solo satisfacer el anhelo de cariño no correspondido.

        He aprendido una lección: hay que tener cuidado. Y más como hombre. Hay que saber muy bien con quien se junta uno. Lo de quererse a uno mismo mas que a nadie y tener la autoestima alta está muy bien. Pero si no arriesgas en una relacion, no sabes si ganarás o perderás.

  13. Patricio dice:

    La verdad que estoy bastante deprimido. Tengo la sensacion que estaré solo por siempre. No encuentro forma de salir de esta situacion. No se qué opinas. Me gustaria saberlo.

    • cristinalago dice:

      Hola Patricio,

      En gran parte tu sensación de depresión y de soledad provienen del hecho de que tratas de buscar solución a través del hecho de tener pareja y siento decirte que una pareja no es la solución para ti, de hecho ahora mismo es un problema.

      Has convertido a estas mujeres en un artículo de primera necesidad y por esta razón te encuentras con personas tóxicas que te devuelven nuevamente a la soledad que temes.

      Valora desde luego con esta última experiencia el haber sabido poner un límite y ser tú mismo quien terminases con la relación. Si vas a seguir buscando pareja en lugar de intentar otros caminos para sentirte bien, yo te recomendaría que empezases a tomarte estas historias como una oportunidad para aprender a decir no y poner límites. Que comprendo que hay personas a las que puedes dar oportunidad para conocerlas, pero que alguien te suelte perlitas como que no se ha emocionado haciendo el amor contigo, o que tiene varias denuncias puestas a sus ex parejas, es, como mínimo, para muy educadamente, despedirse y devolverla con los mejores deseos al lugar de donde haya salido.

      Abrazos!

  14. Diana dice:

    También sufrí algo así y aguanté 11 meses. De eso hace dos años y el hombre en cuestión no deja de perseguirme diciendo que quiere ser mi amigo. Lo intenté, pero aún como amigo se mostraba indiferente y sino era yo la que decía de vernos él no movía un dedo. Entonces lo mandé a la porra. Y asi ha sido…pasan uno o dos meses sin hablarnos y vuelve, pero yo cada vez me muestro más despreciativa y hasta abusiva con él. Me le burlo, lo humillo, lo trato como basura y él sigue ahí buscándome pero cuando trato de perdonarlo y siente que me tiene, vuelve a la indiferencia. Entonces ya no más, le dejé de contestar los mensajes, porque la verdad me fastidia, le tengo muchísimo rencor.
    He salido con otros tipos y ¡qué increible mala suerte! al principio se muestran interesados, pero luego, cuando ya me ven “más cariñosa” se alejan aludiendo que están muy ocupados. Claro, ya no espero ni intento nada, rapido los elimino porque algo así no quiero. Pero porqué son así conmigo? Entonces siempre tengo que ser una mala persona, indiferente y antipática para que me quieran? qué es eso! yo no quiero ser así, quiero querer con libertad sin miedo a que me dejen botada porque piensan que me tienen ahí, como tonta, como lo fui antes. Si así es como el ser humano se comporta entonces me quedo sola. Ya estoy cansada de lo mismo

  15. Anónimo dice:

    Hola Diana. Yo como hombre te digo, hablando por mi, que si un hombre se enamora de ti, y es un hombre equilibrado, no solo te lo dice, sino que te lo demuestra con hechos. Yo personalmente enseguida busco reciprocidad. Tiendo a ser muy dependiente emocionalmente y ello me vuelve inseguro en mis relaciónes, lo cuál no es bueno. Sin embargo, si hay amor la pareja funciona. Todo fluye. Existe la generosidad, el perdón, la empatia, el compromiso. El hombre te desea y desa estar contigo siempre que puede. Y si tienes un problema, ese hombre sufrirá también contigo y estará pars ayudarte.
    Mi mayor miedo cuando me enamoro es sentirme no correspondido. Te aconsejo que no seas abusiva ni despreciativa. Le estarás dando motivos en tu contra y tu misma acabarás sintiéndote mal. Se fuerte y dejalo.
    Yo me he leído todo el blog de Cristina. De cada caso aprendo algo. Te invito a que lo hagas tu tambien.

  16. coco dice:

    Hola Cris!

    Necesito un consejo. Estoy empezando a salir con un chico de forma informal, que en persona es absolutamente genial, lo malo es que no estamos en la misma ciudad viviendo, me trata muy bien, me lleva a cenar a lugares de lujo, me da regalos de todo tipo, atenciones muy lindas cuando estamos juntos, como por ejemplo abrirme la puerta del coche, cuidarme muchisismo, de hecho me dice que no le gusta sentirse papa conmigo.. etc..eso es siempre que nos vemos, sin embargo ya luego cuando estamos cada quien en su vida y en su ciudad, no recibo mensajes de su parte..quizas algun hola esporadico cada 3 dias…y cuando quiere quedar nuevamente me avasalla con informaciones de su vida…con llamadas y mensajes…
    En reaidad yo creo que es una persona sincera y que no se monta un papel, sin embargo porque no le intereso una vez que no esta conmigo y actua tan distante?…y cuando esta a mi lado siento…hasta q se esta enamorando por los suspiros que da, la miradas y el feeling..

    que opinas de esto cristina?..muchas gracias por tus consejos.

    • cristinalago dice:

      ¡Hola Coco!

      Pues como comentas, es una relación informal, lo que significa que fuera de las citas, no hay interés en progresar a nada más sólido que la mera diversión. De hecho seguramente tenga a otra persona en su ciudad.

      De todos modos ¿por qué no le llamas tú misma si te apatece hablar con él? Así tanteas si puede hablar, si te da largas, si hay cosas raras, si está a gusto…

      Abrazos!

  17. irene dice:

    Hola Cristina.
    Estoy en una situación similar.Me separé, para empezar una relación con un antiguo novio.El vive en otra ciudad.
    Al pricipio, estaba pendiente de mi todo el dia,llamadas,mensajes etc
    Ahora soy yo la que llama.Me contesta cuando quiere,poniéndome siempre la excusa,de que ,está ocupado o acompañado por amigos
    Se acuerda de mi ,sólo cuando quiere venir a verme.No quiere que hable con mi hija de la relación que mantengo con él. Pero yo si hablo con su hija
    Cuando nos vemos unos días,se marcha apenado,pero luego puede olvidarse de mi durante días
    Creó que estoy en una relación tóxica, con un narcisista,y que soy dependiente
    El me conoce ,no paró hasta que me separé. Ahora ya conseguido esto,es como si hubiera perdido interés por mí

    Pienso que lo que quería ,era que me divorciase.Yo fui la que le dejó.
    Me dice que tengo que aprender a ser más independiente

    Cuando viene a verme me hace regalos caros,restaurantes buenos……no sé, dice que le gusto,que vayamos poco a poco
    Creo que para eso ,hay que mantener el contacto

    • cristinalago dice:

      Hola Irene,

      Muchas personas pierden el interés en el otro cuando éste deja de ser un reto.

      Esto significa que en realidad nunca hubo un interés más allá que el de satisfacer el ego.

      En cualquier caso, los hechos de esta persona demuestran que no tiene el menor interés en ti, sí en algo que tú le proporcionas (el tenerte detrás de él, por ejemplo) y por esta razón no te suelta del todo.

      Quien hace esto no necesariamente tiene porqué ser una persona con un trastorno narcisista, hay simplemente perosonas que tienen un vacío en sus vidas y equivocadamente piensan que consiguiendo x relación o a x pareja llenarán ese vacío, algo que si es un problema de personalidad, lo comparte un gran tanto por ciento de la humanidad, el mismo que compra mil mierdas que no necesita o el que se hace adicto a las drogas, al alcohol o a las parejas…

      El día en que nos eduquen para ser conscientes de que nada ni nadie llena ese vacío que uno siente y que toda relación o acción encaminada a buscar algo externo para sentirse bien, está condenada al más absoluto fracaso, seguramente nos empezaremos a ahorrar mucho sufrimiento innecesario y muchas relaciones mediocres.

      Saludos y ánimos!

  18. Irene dice:

    Entonces me aconsejas que no esté pendiente de él
    Para que entienda que no soy un juguete?
    Por otro lado ,si que es narcisista
    Se lo ha dicho su psicologo

    • cristinalago dice:

      Hola Irene,

      No, yo lo que te aconsejo es simplemente alejarte y dar por cerrada esa historia, con las relaciones tóxicas no hay que andar haciendo experimentos a ver qué pasa, hay que alejarse por propia salud mental.

      Si además esa persona está diagnosticada por un profesional de trastorno narcisista de la personalidad, nada de lo que tú hagas va a cambiar ni a curar un trastorno de este tipo, que por otra parte no es una enfermedad, sino una forma de ser.

      Abrazos!

  19. Maria dice:

    Hola, yo he mantenido una relación durante 10 años, lo ayudé a evolucionar profesionalmente,emocionalmente,siempre haciéndole gestiones,favores…cuando se mudo de ciudad todo cambió, no venía a verme,pasaban días sin contactar,siempre tenía planes…Estuve enferma sin poder caminar no vino a verme,no me apoyo cuando mi padre tuvo cáncer,me dejó porque yo no iba a verlo pero mi situación era muy diferente,yo no tenia trabajo estable,mi padre enfermo, estaba estudiando para poder ir con el,sin embargo el ganaba mucho,vehículo propio,no pagaba combustible y buen horario. Me pidió que fuese yo mas a verlo y así hice,un sacrificio enorme dejando de lado hobbies,vida social para poder irme un fin de semana alli pero yo lo hacia con ilusión y muchas ganas.A veces se iba al fútbol y me dejaba allí más de dos horas. Cuando me dejó me dijo q yo había estado implicada al 8/9 en la relación y el al 6 y q ahora yo había bajado a 6 y el al 4. También q sabía q para mi iba a ser mas doloroso. Me dijo q salsa era su felicidad y q lo pasaba mejor en Madrid.A pesar de todo volví con el,fui a Madrid a verlo y hablar en perdona porque siempre lo he querido muchísimo. este tiempo ha estado mas atento por rachas pero ha bajado a verme menos q nunca.
    Hace un mes hablé con mi pareja para pedirle vernos más por la relación sin embargo él me dijo q no podía pedirle eso porque se había puesto a estudiar,le dije q dejase alguna s de las múltiples aficiones y hobbies q tiene de lunes a domingo gasta al dia un promedio de 4 horas diarias pero nada,me dihoyq tranquila q no me iba a buscar y así ha sido. Yo me quede perpleja y a día de hoy. El me culpa a mi pero yo veo que he hecho esfuerzo,este año he subido 8 veces,el solo 4 e incluso le dije de subir mas y me dijo q tenía q estudiar.
    Creéis q le pedí algo descabellado o imposible?

    • cristinalago dice:

      Hola María,

      No pediste algo descabellado e imposible. Pero el simple hecho de que necesites pedir algo tan básico y normal como que tu pareja quiera verte, signirfica que no estás con la persona adecuada.

      A nadie que te ama hay que ir rogándole que tenga ganas de compartir su tiempo contigo, porque eso se siente. Y si no se siente, es hora de preguntarnos qué hacemos nosotros con alguien a quien hay que convencer para que nos quiera.

      Abrazos!

  20. cabellonegro dice:

    Hola Cristina,
    Yo te escribí hace tiempo y la verdad es que después de tus consejos, cambié “algo” la dirección de mi relación .Vivimos bastante lejos, en ciudades diferentes, y soy yo la que siempre propongo y organizo para vernos, pero ya me he cansado. Quiero acabarlo y aunque ya estoy decidida no sé muy bien cómo hacerlo. No sé si es mejor explicarle en un email lo que siento o es mejor dejar pasar el tiempo e ignorar cualquier email que me pudiera enviar (como a veces él ha hecho conmigo…). Me podrías aconsejar cómo es mejor acabar una relación si estoy bastante resentida con él?. Mi resentimiento es básicamente porque me ignora cuando él quiere y yo se lo he permitido…!

    • cristinalago dice:

      Hola de nuevo cabellonegro!

      El cómo terminar una relación es una cuestión muy personal de cada uno, pero en primer lugar, hay que intentar ver las opciones que te harían sentir mejor a ti a día de hoy, e incluso en un futuro.

      Yo terminé una relación parecida a la tuya optando por una charla cara a cara, pero bien podría haberlo hecho por carta, puesto que lo único que necesitaba era desahogarlo todo y cerrar el ciclo.

      Abrazos!

      • cabellonegro dice:

        Gracias de nuevo. Como muy bien dices tengo la necesidad de cerrar el ciclo y supongo que para ello necesito decirlo. Ignorarle probablemente no me ayudara, aunque es lo que realmente se merece…que le ignore.
        Un fuerte abrazo

  21. Dh dice:

    Hola Cristina, estoy en una relación de dos años donde siempre tengo que ir detrás para todo. Se comporta como si le molestase, siempre pone excusas para estar conmigo, vivimos al lado en casas diferentes y podemos dormir juntos una vez cada dos semanas, en dos años no conozco a su familia ni tiene el menor interés, cuando se enfada me dice que le deje en paz, se muestra indiferente si rompo a llorar.
    Sé que tengo que dejarlo porque esta relación no me hace ningún bien, pasó mas tiempo triste y con ansiedad que contenta. Tengo la autoestima por el suelo, siento culpa, para que me quisiera he ido cambiando mi forma de ser y las cosas que hacía a su gusto para que no me dejase o me quisiese más.

    No se como dejarlo sin que me merme más como persona. Se que si lo veo en persona lloraré, le diré que le dejo porque no me quiere, porque me ningunea, porque estoy sufriendo…y él me dirá que no me obliga a nada, que “ahi tengo la puerta”. Creo que eso me dejará con un sentimiento de insignificancia y de culpa.

    Necesito consejo respecto a cómo hacerlo evitándome el menor daño posible. Me siento débil, cobarde y poca cosa.

    • cristinalago dice:

      Hola Dh,

      Normalmente recomiendo intentar afrontar las rupturas cara a cara, por diversas razones. Pero como viví una experiencia parecida que la tuya y entiendo perfectamente lo que me cuentas y cómo te sientes, te voy a proponer algo distinto: coges, le mandas un mensaje con todo lo que necesites decirle y acto seguido borras y bloqueas su contacto de todas partes. Aunque te cueste, no des ningún pie a que te conteste, dalo por cerrado por completo, no es un ultimátum, ed un adiós puro y duro.

      Yo lo hice así en su momento y aunque no me siento muy orgullosa de ello, sin embargo, si volviese a la misma situación, lo haría exactamente igual. Porque tú estás enganchada y le has dado a esa persona un poder sobre ti, de modo que hoy por hoy es más prioritario salirte de ese circulo que cerrar con más o menos cortesía.

      Un abrazo fuerte y a recuperar esa valía que dejaste depositada en las manos erróneas. Busca el respaldo de aquellos que sí te quieren.

      • Dh dice:

        ¿Por qué razones recomiendas afrontar las rupturas cara a cara?

        El miedo que tengo es que me vendré abajo. Tengo mucha dependencia, soy muy sensible, y a él lo veo tan grande y a mi tan poca cosa…

        Por otro lado, a la hora de afrontar la vida tengo tendencia a sentirme depresiva antes que a sentir ira. La ira me ha servido para motivarme a avanzar y mejorar, a ponerme de pie y andar. Pero la depresión solo me hace encerrarme en casa, llorar, estar profundamente cansada, y no querer despertar nunca.

        ¿Hay alguna estrategia para sacar esa fuerza o voluntad para seguir adelante si soy incapaz de sentir ira?

      • cristinalago dice:

        Hola Dh,

        Lo recomiendo principalmente por dos razones: la primera, porque si se ha tratado de una relación donde ha regido el amor y el respeto, es lo mínimo que por etica, empatía y humanidad deberíamos poder ofrecer. Porque el daño de una ruptura es inevitable, pero si es posible ahorrar el daño de las malas formas, eso nos dignifica y dignifica lo vivido.

        La segunda razón es porque sin afrontar situaciones que nos sacan de nuestros límites, no hay crecimiento personal. La autoestima se beneficia siempre al redescubrirnos frente a los problemas.

        Pero cuando se trata de relaciones tóxicas, en las que hay dependencia patológica…la prioridad es salir de ahí cuanto antes. Porque eres adicta a una relación; y esa adicción es lo que te hace sentir depresiva, enferma y sin autoestima. El mero hecho de tomar la decisión de terminar, de la manera que sea, ya te va revertir en estos aspectos. Lo que aguarda eso sí es un síndrome de abstinencia muy fuerte, pero al contrario que todo el proceso autodestructivo que has vivido en esta relación, sólo es temporal y además es parte de tu curación..

        La ira es un buen recurso, pero de vuelo corto, como todos los productos del ego. Te ayudará más tener una meta y una motivación, que te hagan levantarte incluso cuando te sientas en lo más profundo del pozo. Te ayudará saber que lo que vas a vivir y sufrir es tu inversión para lograr, en un futuro, acceder a la clase de amor que buscas. Y en un mucho más corto plazo, desaparecerá la angustia, la ansiedad, el estar pensando constantemente en cómo hacer para que te ame. Sólo paz mental.
        Un abrazo

  22. Adela dice:

    Hola Cristina,he leído este blog y he entrado en una confusión, o tal vez siento que no quiero quitarme la venda de los ojos, espero que puedas darme un consejo, una disculpa del escrito largo, pero necesito escribirlo.

    Empecé una relación con una persona un poco más grande que yo ,tengo (28 años) él tiene (33 años),apenas salí de la universidad y estoy en busca de trabajo , el lleva años trabajando en una compañía, al mismo tiempo es profesor en una universidad y los fines de semana tiene maestría.

    Llevamos 8 meses de relación la cuál como todo el inicio fue muy lindo, romántico,sabia que era una persona muy ocupada pero siempre hacia un espacio, incluso la idea de un futuro juntos, sin embargo hace un mes surgieron detalles que yo no había visto al principio, como su revisión del celular todo el tiempo para platicar con sus amigas o desviar la mirada a otras mujeres cuando salíamos (al hablar de esto el negó todo, me dijo que imaginaba ahí empezó todo mal) , y lo que más llevó el inicio de los problemas y discusiones fue por inseguridad mía por el tema de las miradas y que es muy sociable, el puede ver a sus alumnas como amigas, e incluso los viajes académicos con ellos, por lo que las discusiones fueron que yo no tengo confianza en él (se ofendió mucho sobre esto) , o que no tiene tiempo para hacer algún viaje los dos

    Tratamos de trabajar en ello, inicié por mi al ir a terapia y mejorar para la relación, el cuál me ayudó mucho y ya no retomaba ningún de temas sobre eso, sin embargo él ahora se muestra frío físicamente y en sus mensajes que son más secos,cortos,(aunque me dice “mi amor, mi cielo”) y me dice que no tiene tiempo por el trabajo..

    Me decía que ahora por el trabajo no tiene tiempo o llega cansado ya que aceptó más trabajo y mucho menos tiempo libre y en vez de vernos mejor llega a su casa por cosas que tiene que hacer pero que no imagine cosas negativas ,le dije lo que sentía de que ya no tenia esos detalles físicos de agarrar mi mano, besarme (sólo cuando se lo pido), y me dijo que yo sólo estoy para reclamos (así dice cuando quiero manifestar algo que siento por más que trato de decirle que no es eso), que no valoro lo hace por mi ,que siempre me dedica todo su tiempo libre para verme y que no puede ser cariñoso por lo que hemos pasado porque él también tiene sentimientos y aún le duele las discusiones que tuvimos si él no ha dado pie a malos entendidos y por eso no le nace por que tiene esa espina y se siente muy ofendido. Dice que no tiene tiempo libre como quisiera y que aprovecha hacerlo solo (antes compartíamos de hacerlo juntos) al inicio nos veíamos el la comida y aprovechábamos los fines de semana para estar juntos, ahora sólo nos vemos en fin de semana un rato.

    A la vez me dice que quiere trabajar la relación porque vale la pena, y me ama mucho,y que no quiere darse por vencido y que no quiere que nos demos tiempo sino convivencia porque le gusta tal y como soy y no quiere que cambie en nada… aunque si esto continua no vamos a llegar a nada y ya no podemos pensar en un futuro.

    Hemos tratado de platicar lo que cada uno quiere incluso ir a terapia, no hacer reclamos sobre desconfianza o de cualquier otra cosa que sienta , y yo le pido que sea un poco mas afectuoso , hacerme sentir como su novia no como amiga o estar por estar como obligación, aunque estemos separados tener detalles de mensajes cariñosos en algún momento libre, es por eso que me llega inseguridad de lo que siente por mi pero ahí siento un ciclo vicioso yo entro en inseguridades por su forma distante de ser y el me dice que por mi inseguridad a el no le nace ser afectuoso conmigo. He hablado con él varias veces y no llegamos a nada, él insiste que por mi no le va a nacer, hasta que cambie.

    Me dice que yo soy la de los frenos y lo alejo con actitudes cuando reclamo cosas y que una relación es de dos pero que yo soy la que no hace su parte si estoy insegura de lo que él siente en la relación . Se hace todo muy contradictorio. Y de verdad que estoy trabajando para la relación pero siento que lo vea.
    Ahora no se que hacer por que me duele estar así. Estoy confundida de lo que me dice y hace o nadie está cediendo.

    Gracias Cristina , te mando un saludo!

    • cristinalago dice:

      Hola Adela,

      Siento decirte que tu pareja es muy listo, se las sabe todas y te está manejando como él quiere.

      Por lo que cuentas, tu pareja se manejó bien en la conquista, mostrando una faceta seductora de la que tú te enamoraste, pero que desapareció por completo al avanzar la relación. Lo que significa que el ser detallista y atento no es parte de su personalidad, sólo parte de ese proceso de seducción inicial.

      Realmente llevando tan poco tiempo juntos, quizás sea mejor que abras los ojos y veas a esa persona tal y como es, no como se mostró para conquistarte. Además, has de ser consciente de que te está manipulando para mantenerte ahí, obviamente una persona que apenas te quiere ver un rato en semana, ni te ama, ni quiere arreglar nada contigo y muy probablemente esté también con otras personas.

      No te dejes engañar: sólo tienes que mirar los hechos y no las palabras.

  23. Thelma dice:

    Hola Cris, buen día, mi nombre es Thelma y quiero contarte algo, a ver que me puedes aconsejar:

    Hace 1 año y medio, en mi cumpleaños no. 28 de hecho, conocí a German, él es amigo de un “amigo con derechos” mio (he de reconocer) que fue a celebrar aquella noche con nosotros. Cabe mencionar que yo viví con una persona en el año 2014 y de esa relación nació mi hijo (el cual actualmente tiene 3 años de edad) y me separe de él en Enero de 2016 y cuando conocí a Ge, que fue prácticamente a los 2 meses de mi separación, yo francamente lo que menos quería era involucrarme de nuevo con alguien, ya que esa noche Ge y yo intercambiamos teléfonos y obviamente hubo una atracción de mi hacia el, pero mi intención no era trascender. En fin, pasaron los meses, meses en los que German me mandaba msjs de saludo o para invitarme a salir pero yo los declinaba, repito que mi separación estaba muy reciente, al menos así lo sentía yo, hasta que un día acepte ir al cine con el ya que era el estreno de una película que yo ansiaba ver y digamos que fue mi excusa para aceptar una de sus propuestas. Aquella salida marcaría el inicio de esta relación que trato de contar: me di cuenta de que realmente me había gustado desde aquella noche de mi cumpleaños, la luz del lugar era tenue y yo había bebido varias copas y tenia de él solo un vago recuerdo, el de su sonrisa, pero ese día que salí con él comprobé que me gustaba en verdad y que era un hombre realmente conveniente; 30 años, soltero, de casa, profesionista… Lamenté en verdad el haber postergado tanto salir con él. A partir de ahí comenzamos a salir a menudo, a comer, cine, paseos etc… El asunto de mi separación era historia, German se volvió la persona en quien había volcado mi atención y cariño ya que, con el paso de las semanas, nuestros msjs y palabras estaban cargadas ya de un sentimiento y yo empece a demandar algo que no se si tenia derecho a, ya que Ge me había comentado en alguna ocasión que había sufrido muchas decepciones; infidelidades, amor no correspondido etc y por tal motivo el ya no era como solía ser años atrás; un hombre romántico o atento, los msjs hacia mí de él eran, al comenzar el día de: buenos días, como estas, como dormiste… por la tarde nada o salvo uno de saludo, contarme como va su día y sólo por que yo le preguntase y por la noche de despedida: descansa, bonita noche, te quiero… y ya. El trabaja en un juzgado, me ha explicado con palitos y bolitas en que consiste su trabajo y básicamente es andar apurado todo el día entregando documentación y yo al principio entendí que ese era el motivo por el cual no me dedicaba tanto tiempo, al menos no entre semana. Pero con el paso de los meses fui custionándole el hecho de no poder escribirme o llamarme en ratos que, a mi consideración, tuviera libres; camino al juzgado, de ida al trabajo o regreso a casa, yo que sé, pero él argumentaba que en ocasiones no le era posible, lo intentaría con tal de que yo no me enojara pero que me pedía comprensión en ese aspecto. El chiste es que en Abril de éste año decidí finalizar la relación, ya que me termine hartando de su falta de disponibilidad y él, fiel a su filosofía, no me rogó ni nada por el estilo, sí me cuestionó pero yo le pedí que simplemente lo dejara así y así fue.
    Ahora con lo del temblor (en Mexico), después de 4 meses de no saber de él, decidí escribirle por que realmente quería saber como estaba y de ahí continuó escribiéndome él a mí, como antes; msjs de buenos días, por la tarde y en las noches de despedida, descansa… te quiero. Me ha invitado a salir de nuevo, quiere platicar y por ahora me ha dicho que me extraña, que me ha extrañado todo este tiempo y yo le cuestioné el por qué entonces no me había buscado y argumentó que por que él creyó que yo seguía enojada y le había pedido no molestarme más.

    Te puedo decir que aún me interesa, no sé si realmente lo quiero aun, pero no quisiera dejar ir la oportunidad de regresar con él, ya que, como te comenté al principio, es un hombre que veo conveniente para mi futuro. En varias ocasiones ha salido de él involucrar a mi hijo en la relación, saliendo los tres juntos, permitiendo que convivan mas los dos e inclusive me ha dejado saber su intención de hacer vida conmigo, tener hijos etc… Pero a la vez esta situación me conflictúa con su manera de ser, a veces distante, indiferente, seco, por lo que haya vivido en el pasado, por su trabajo o la razón que sea creo que bien pudiera cambiar un poco esa parte y se lo he dicho. El me dice que esta en toda la disposición de esforzarse por la relación pero lo único que me pide es comprensión y que evite ser posesiva con él (cosa que yo no creo serlo) que me quiere y que esta dispuesto a llegar hasta donde tope pero, vuelvo a lo mismo, a la vez quiero y a la vez no, hay personas que me dicen que estoy negada a otra relación pero yo no creo que sea eso y lo de German, no se si sea cuestión de tiempo y darnos la oportunidad para ver un cambio en él y obviamente en la relación.

    A veces pienso que hay alguien mas en su vida o que simplemente no le intereso lo suficiente y somos dos personas tan carentes de amor que nos aceptamos asi, tal cual, pero a la vez queriendo mas.

    Gracias por leerme y espero tus comentarios.

    • cristinalago dice:

      Hola Thelma,

      El problema de los hombres que parecen convenientes para un futuro, es que no suelen serlo para el presente…

      Este señor no busca, ni asume compromisos, nada más que quiere tener a alguien con el que llenar un vacío en su vida, pero sin tener que sufrir o entregarse.

      Decir “te quiero” es fácil, pero si no se demuestra con hechos, no significa nada.

      Yo no te recomendaría seguir detrás de él: en cambio, es plantearle claro que tú buscas una relación en la que se palpen las ganas y el interés mutuo y que si no puede o quiere ofrecer esto, entonces no están hechos para ir por el mismo camino.

      Abrazos

Comparte tu historia (con buena ortografía, por favor)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s