El perdón es el arte más difícil del mundo

Publicado: octubre 27, 2014 de cristinalago en ¿Quieres cambiar? Entra aquí, Superando el desamor
Etiquetas:, , , , ,

Perdonar a los padres; perdonar a las ex parejas; perdonar a los amigos. Existe un montón de teoría hermosísima sobre el perdón, pero pocas pistas reales de cómo llevarlo a la práctica sin hacerse un cursillo de espiritualidad zen.

Sobre el papel, sabemos que perdonar debe ser una cosa muy bonita que te hace sentir genial (que es lo que interesa). Lo dice Buda, lo dice la Biblia, lo dicen los filósofos y todos nos repetimos, como en un eco, una serie de conocidas y preciosas máximas que quisiéramos creer con todas nuestras fuerzas pero que simplemente a veces, no sentimos.

Porque el perdón no es una sopa instantánea, es un proceso, y a veces largo, que inicia con el primer y más complejo paso, que es el perdón a uno mismo.

Las personas por lo general tendemos a mirar hacia afuera para responsabilizar a elementos externos de nuestras propias circunstancias emocionales y vitales: por lo que en muchas ocasiones no comprendemos porqué no conseguimos perdonar a los demás, sin haber mirado a lo que hemos (y nos hemos) hecho a nosotros mismos.

Hay dos piedras en este camino con las que tropezaremos una y mil veces: se llaman Culpa y Victimismo.

El perdón no se da entre víctimas, ni verdugos: el perdón se da a alguien a quien no ponemos por encima, ni por debajo, sino al mismo nivel que nosotros. El perdón no se da a un personaje de un cuento, o de una pesadilla: se da a una persona.

Una persona que está sufriendo y además adjudica la responsabilidad de este sufrimiento a otros, difícilmente estará en una posición de perdonar en este punto de su vida. Muchos de los que leéis esta página habéis vivido rupturas recientes, u os habéis sentido utilizados o abusados por otra persona, o estáis sufriendo por una relación tóxica, o arrastráis años de heridas, rencores y agravios que se remontan desde la adolescencia o la infancia.

Quizás os encontréis en un momento de crisis en el que empezáis a conoceros, a saber porqué hacéis las cosas y a afrontar una serie de tareas pendientes con vosotros mismos con el objetivo de perdonar, olvidar y pasar una serie de páginas que se quedaron a medio cerrar.

Como un avaro hace recuento de sus tesoros, así nos encontramos nosotros cuando no sabemos perdonar: acumulando afrentas, mimándolas, acariciando todo detalle del agravio en nuestra memoria, esperando que llegue alguien de fuera a compensar lo que hicieron otros. Mi ex me hizo daño, mis padres me trataron mal, mis amigos me traicionaron…puedo asumir y entender o puedo empantanarme en el lodo de mis rencores, esperando que el supuesto karma haga su trabajo para que yo pueda empezar a estar bien conmigo mismo.

Deseamos perdonar, lo buscamos, incluso lo forzamos a veces: pero, al igual que ocurre con el amor, cuanto más se persigue, más se aleja.

¿Cómo perdonamos? Perdonamos cuando ya no dependemos más que de nosotros mismos para sentirnos en paz. Perdonamos cuando entendemos. Perdonamos cuando vemos que los otros no son distintos, ni raros, ni malos. Perdonamos cuando escuchamos. Perdonamos cuando nos tratamos bien.

Y como decía La Rochefoucauld, perdonamos cuando amamos.

El perdón no es sino una fase natural de un proceso de autoconsciencia en el que poco a poco, nos vamos desprendiendo de los paños calientes, de las justificaciones, de los pobrecito yo, de las excusas y sobre todo, del ego, para rescatar aquello que subyace por debajo de todas las mentiras y de todo el dolor, que no es otra cosa que el amor.

No podemos acelerar o adecuar este proceso a lo que necesitamos en el aquí y ahora. Si no puedes perdonar ahora mismo, no te aturulles, no te impongas algo para lo que todavía no estás preparado.

Mientras tanto, tres ejercicios para poder ir trabajando poco a poco en el perdón:

– Escuchar activamente a otras personas: cuando conversamos con amigos, parientes o parejas, muchas veces lo que escuchamos son nuestras necesidades o nuestras frustraciones y no lo que dicen, ni lo que sienten ellos. Escuchar sin juzgar, sin preparar inmediatamente una contrarréplica -sólo relajarse, respirar y dejar que otros nos transmitan lo que sienten- nos ayuda a situarnos en el mismo plano emocional que los demás. ¿Un truco? Si alguien te cuenta un problema, no trates de buscarle una solución: en lugar de ello, prueba simplemente a ofrecerle tu cariño y tu apoyo, decida lo que decida. De este modo, también aprendemos a no asumir responsabilidades que no nos corresponden.

Escuchemos para entendernos a nosotros mismos, para ver en qué actitudes ajenas proyectamos nuestros prejuicios y nuestros miedos y para entender cómo somos más indulgentes o intransigentes con ciertas actitudes en función de cuál sea nuestro grado de implicación con la persona que las muestra.

Escuchar activamente brinda una ventaja añadida, nos permite comprender mejor ciertos comportamientos y acciones que podemos necesitar recordar en un futuro a la hora de poder perdonar a otra persona.

– Sé honesto contigo mismo: ni culpable, ni víctima. En ocasiones habrás sido tú quien habrá ocasionado daño y en otras ocasiones, te lo habrán ocasionado a ti. Cuando te equivocas ¿lo haces por hacer sufrir o lo haces porque sufres tú?. Los demás, también.

– Pide perdón: el perdón se aprende como todo…practicando. No es necesario que convoques a las personas de tu pasado para cerrar ciclos. Si esto no es posible o si prefieres no hacerlo, escríbeles una carta. Explícales cómo te sentías, lo que sientes ahora y que te gustaría decirles en estos momentos de tu vida, en el que entiendes cosas que antes se te escapaban. Puedes enviarla, romperla o guardártela. Si necesitas pedir perdón a personas que son parte de tus relaciones en el presente, también es una buena ocasión para hacerlo.

Perdonarse es un proceso emocional. No es una respuesta lógica a un deseo racional y por eso, la única manera de hacerlo empieza por no forzarse. Hay ocasiones en las que no se alcanza este perdón, pero no obstante conseguimos la aceptación interna de una situación del pasado y soltamos los resentimientos que nos hieren para poder vivir en paz. Todo bien si tú te encuentras bien. 

Pero antes de poder ir hacia el perdón, es necesario dejarse vaciar de ira, de resentimiento, de rencor y culpa.

¿Cuántas veces no has llorado, no te has quejado, no te has enfadado, no has puesto límites, no te has defendido…por miedo? ¿Te ha servido para sentirte mejor? Seguro que no.

Entonces prueba otro camino. Llora, enfádate, defiéndete, grita, dale una patada a una puerta, cabréate a lo grande…haz lo contrario a lo que llevas haciendo tanto tiempo y que ha estado haciendo tanto daño.

No tienes que reprimir o negar lo que sientes. Si es ira, rencor, o resentimiento, está perfectamente bien. Ábreles los brazos. Ahí dentro hay alguien que está herido. No lo escondas, sácalo a la luz.

Defiende las emociones que vengan, aunque no sean las esperadas ¿Ahora no te sale el perdón? Pues ya te saldrá cuando toque, dedícate a entender y conectar con lo que sí estás sintiendo ahora mismo.

La mente está bien para analizar y procesar datos. Pero el dolor es emoción. Tienes que descender ahí abajo y excavar todo ese muro de ira, miedo y vacío. El perdón es como esas flores raras que crecen sólo en las alturas más escarpadas. El perdón es sólo para escaladores, para amantes de las emociones de riesgo. Para quien esté dispuesto a batirse en duelo con la parte más recalcitrante y egótica de sí mismo. Y hay egos muy resistentes. Si el tuyo es así, probablemente te está molestando leer esto ahora mismo.

¿Para qué sirve perdonar? A día de hoy, rumiar amarguras y esperar que la vida castigue a los demás por todo lo que nos hicieron, no supone ningún beneficio emocional, vital o espiritual para nadie. Por no hablar de que aplicando esta lógica, todos aquellos a los que dañamos nosotros, deberían pasársela deseando que nos caigan encima todo tipo de desgracias. ¿Queremos vivir en un mundo así?

Anuncios
comentarios
  1. lara dice:

    Gran artículo. ¿Y qué pasa cuando eres consciente de que has hecho mal, pides perdón a la persona con la mejor de las intenciones y no te perdonan? ¿Se debe insistir o dejar ir?

    • cristinalago dice:

      Hola Lara,

      El perdón se da porque uno así lo siente, no siempre se va a obtener una respuesta de la otra persona, pero si realmente lo ofrecemos de corazón, ante todo será enriquecedor y positivo para nosotros.

      No se puede exigir a la otra persona que te perdone. Cada persona tiene que vivir su propio proceso de comprender, asimilar y aceptar.

      Saludos!

      • Fran dice:

        Hola Cristina, muy buena entrada, que además la estaba esperando, y como siempre, sin desperdicio. Lo que no acabo de entender es el perdón hacia uno mismo, puedo conocer y reconocer mi responsabilidad en los acontecimientos de mi vida, uno es tan víctima como se lo quiera creer, hasta ahí, de acuerdo, el otro no es tan culpable, malo, egoista, perverso, manipulador, etc …, como cada uno se lo quiera imaginar o creer, pero y nosotros??, que cosas tenemos que perdonar en nosotros, a partir de lo que acontece y con quien acontece en nuestra vida? Confundir el amor con adicción o dependencia? ¿Invertir en una relación como si fueran acciones en bolsa, poniendo lo mejor de nosotros mismos a cambio de un poco de falso cariño? ¿Nuestra historia ??
        Por otra parte, estoy también trabajando en el perdón a personas que han dejado un mal sabor en mi vida, y al tiempo descubro que una cosa es perdonar y otra es reconciliarse. He podido perdonar a algunas personas, deshaciendome de todo síntoma de resentimiento, rencor, etc pero sin embargo, no las quiero en mi vida, y no se trata de un falso perdón, sino a partir de la experiencia por lo vivido, saber la gente que quiero y a quien no quiero en mi vida, porque esa puerta, la de los amigos, familia y la gente con quien interactuo,soy yo quien la abre y quien decide a quien quiero dentro y/o fuera de mi vida…
        El mismo derecho que le concedo a los demás

        Un abrazote

      • cristinalago dice:

        Hola Fran,

        Cada uno debe encontrar por sí mismo qué es lo que debe perdonarse. Pero yo propondría empezar por perdonarnos todos los automaltratos que nos hicimos cuando callamos, cuando permitimos, cuando cedimos a pesar de que nos dañaba.

        Todo perdón comienza con un “me perdono y me acepto”

        Al igual que otros nos fallan, nosotros también nos fallamos y por las mismas razones: por ignorancia y por miedo.

        ¡Abrazos! y mucho ánimo como siempre con este maravilloso proceso de crecer que has tenido la valentía para asumir y afrontar.

  2. Paulamaria dice:

    Perdonar es sonreír a tu verdugo, dándole la razón en sus decisiones? Parece que , pasas de ser ” victima” a ser imbécil. Ahora quedate tranquilo, tienes mi bendición. Te deseo lo mejor , pues cuando dos se quieren bien ,con uno que se joda suficiente

    • cristinalago dice:

      Hola Paula,

      Perdonar se hace por puro egoísmo: es decir, para sentirse uno mejor consigo mismo.

      Victimizarse, odiar, albergar rencores y rumiar amarguras te enferma por fuera y por dentro y a la otra persona le da absolutamente igual que vivas tu vida reconcomíendote por dentro, porque ni se entera, ni le importa.

      Igualmente perdonar es algo que requiere tiempo, es evidente que en primera instancia y con el daño recién hecho, lo más habitual es que te acuerdes de todos sus muertos.

      No es necesario que hables con la otra persona y le perdones. Con tal de que lo hagas para ti misma y te sirva para pasar página, ya te resulta provechoso.

      Saludos y mucho ánimo

      • Paulamaria dice:

        Gracias Cristina. Entiendo perfectamente tu mensaje, pero me resulta imposible su calado. Quizá puro ego , que no me permite aceptar mis consentimientos en el tiempo, lo que acaba convirtiéndolo en mi tiempo perdido , es complicado entender que tu vida ha caído en saco roto. Muchas gracias.

  3. oscar dice:

    Hola Cristina, terminé una relacion hace algunos meses, fue una relacion larga y terminamos mal, nos quisimos y hubo mucha toxicidad, pero terminamos mal. nos hicimos mucho daño mutuo pero yo tengo la necesidad de perdonar mi parte y tengo una carta escrita desde hace varios dias y no me atrevo a enviarsela donde pido perdon por todos mis errores, en ningun caso le culpo a ella de nada aunque me hizo mucho mal, es una carta que yo necesito enviar porque en el fondo no le deseo mal a nadie y le pido perdon dejandole claro tambien que no intento retomar la relacion aunque conociendola cabe la posibilidad de que quiera que retomemos la relacion y volver a la toxicidad. ¿debo de enviarsela? gracias un abrazo

    • cristinalago dice:

      Hola Oscar,

      Si crees que no estás fuerte y preparado para la respuesta de ella, sea cual sea, mejor reserva esa carta de momento. Lo prioritario tras una relación tóxica es el desenganche afectivo antes que todo lo demás. Una vez te encuentres “limpio” de la droga, siempre estás a tiempo de replantearte sobre si necesitas enviar la carta.

      No olvidemos que el perdón real para con uno mismo y con el otro viene de mano del cambio personal profundo y del fin de una etapa.

      Saludos

  4. ingrid dice:

    Te cuento, hace casi dos años termine un relacion de casi cinco años..la verdad fue bien traumático, una porque fue mi primera pareja importante, y dos porque el es mi vecino( de el lado) y a las dos semanas el llego con la nueva polola a su casa, ella alojaba ahi y yo tenia que verlos y escucharlos todo el tiempo..ademas bueno con su mama tenia una excelente relación yo la quería mucho y ella me quito el saludo y se escondía al verme. El tema es que aun me da lata verlo, el ya se caso y todo, pero es normal que aun yo no quiera cruzar palabra con el y hasta me moleste verlo?

  5. ingrid dice:

    Hola Cristina, ame tu blog me Encanta tu manera directa decuenta las cosas, creo que cuando tus cercanos te ven mal o menos que hacen es ser directos y honestos.
    Te cuento termine una relacion muy importante para mi la que duro 5 años hace casi dos años, y la verdad no fue fácil en absoluto en el.comienzo, el vivía al lado mio y a las semanas de terminar se pasiaba con la nueva polola frente a todos como si le importara nada que yo me estuviera muriendo de pena. Luego de muchos meses y tras una bajada importante de peso (casi 8 kilos en dos meses) comenze a salir adelante comencé a trabajar y a hacer mucho deporte.. me entero que se caso tras seis meses de terminar conmigo o que me debasto nuevamente… ahora estoy bien comence a salir onda otros chicos, disfrutar mi tiempo, pero me he dado cuenta que me molesta verlo, cuando va. Ver a su mamá y lo escuho me da lata….es como si tuviera una piedra de tope que no me deja concluir el ciclo, Ademas a con su mamá teníamos una relacion muy linda y cercana (yo perdí la mia a os 13) y desde que termino conmigo su mamá se esconde y me.esquiva la mirad.
    Es normal que transcurrido casi dos años, el casado y yo viviendo por mi lado aun no quiera saludarlo , verlo y hasta me moleste su presencia?
    Mucho me dicen que si no soy capaz de saludarlo es porque no lo he superado…. es tan asi….

    • cristinalago dice:

      Hola Ingrid,

      Me parece normal que estos encuentros te remuevan por dentro, a fin de cuentas nunca has tenido mucho tiempo para desconectarte por completo de la vida de la persona, siempre has ido sabiendo de lo que hace y de su familia. Para poder superar este sentimiento, es preciso no saber nada, no contactar, no buscar…como si se hubiera muerto tu ex. Y en añadido, hacer de tu vida algo digno de ser vivido…de este modo estarás tan ocupada con tu presente que no te preocupará demasiado el pasado…

  6. Ingrid dice:

    Hola Cris!.

    Estoy muy mal, y necesito un consejo. Mi novio me termino, ayer tuvimos una discusion muy grande..y lo llame en varias ocasiones imbecil (unas 5) y muchas cosas que le han dolido. El ahora ha terminado conmigo por eso, me dice que ha sido una falta de respeto que no va a tolerar. Yo analizando todo friamente pues a pesar del dolor que me cause su separacion me pongo a pensar que tiene razon, estaba bajo un estres muy importante, he perdido mi trabajo, y buscaba un consuelo, y obtuve como respuesta ‘que el ya tenia muchos problemas como para estar pensando en problemas de otros’ y pues me termine de derrumbar, ya llevamos mucho tiempo juntos y es la segunda vez que lo llamo de esa forma, no soy una persona que ofende a otras, me desconozco y el conociendome durante tantos anos no entiendo porque no me entiende que actualmente estoy pasando por mucho estres.

    Mi pregunta es, consideras una razon de peso para terminar una relacion el hecho de llamarle imbecil y egoista?. o sera una excusa barata que esconde cosas mucho mas importantes ?.. El tiene razon hay limites y limites…y me expresa que nunca me v a perdonar…conociendole como le conozco es sincero.

    • cristinalago dice:

      Hola Ingrid,

      Aunque puede ser que la razón de la ruptura fueran los insultos, también habría que saber qué problemas preceden a esta ruptura. Por lo que dices, esa persona no quiso brindarte apoyo o consuelo en un mal momento y eso quizás es más significativo que la discusión en sí misma.

      Una relación larga no se suele terminar en una discusión puntual, una ruptura de este tipo suele estar precedida por muchas señales previas (desinterés, frialdad, malas actitudes, pasotismo…)

      Abrazos

  7. Sin comprender dice:

    Cristina… he leído muchos de sus artículos y me han dejado sorprendida pues nunca en años de ir a terapia comprendí tanto como he aprendido de sus fantásticos artículos. Quisiera compartir mi experiencia y si se puede unas palabras suyas a lo que me aconteció hace no mucho, la pongo aquí porque en todos los que he leído me pareció el más adecuado.

    Hace unos 5 meses terminó mi relación de casi 2 años con un chico del que logré enamorarme como hacía mucho tiempo no sentía, la relación parecía ir encaminada hacia otro nivel de compromiso (casarse,hijos y demás) cabe destacar que al principio yo no estaba convencida de tener relación con él ni con nadie pues me encotraba en un punto en la vida que no deseaba más drama llámese relaciones vacías que no me habían llevado más que a ser a la que siempre dejaban con un palmo de narices. Despúes de mucho interés e insistencia de su parte y de decirme que él no buscaba una relación fugaz sino algo significativo finalmente llegué a la conclusión de que daría la oportunidad y que esta vez no iba a sabotear algo que probablemente podría ser algo que siempre había querido vivir. Me enamoré de él, y según yo la relación marchaba bien, sin mayores aspavientos, de modo que llegué a creer que nunca había estado tan cerca de una relación sana, sin problemas de celos o de desconfianza pero la realidad es que nunca estuve más lejos pues poco antes de cumplir los 2 años empezó lo que hasta hoy día ha sido unos de los episodios más dolorosos de mi vida afectiva.

    El susodicho se fue a un viaje según de trabajo a otra ciudad un fin de semana, el famoso instinto que según las mujeres tenemos me decía que no y más tarde lo comprobé pues mi primo que es muy su amigo publicó unas fotos en el FAcebook en el que aparecía de manera incidental.. a manera de ¿Has visto a Wally? lo confronté y no lo negó, su excusa, solo fue un fin de semana para divertirse y no me lo comentó pues me hubiera molestado, cosa que no es así pues no soy de ese tipo de persona que hace dramas por todo y supuestamente nos teníamos la confianza. Total que las cosas fueron a peor en cosa de 3 semanas en la que en la tercera me termina diciéndome que ya no estaba agusto, que no quería que perdiera más mi tiempo y que no me merecía eso… me echaba la culpa pues según él no sentía que yo lo quisiera, entre otras cosas.

    Quedo devastada pero aún así lo respeté y no lo busqué para nada, a los 2 meses y medio de la ruptura y yo con una depresión y ansiedad tremendas no lo estaba llevando nada bien, lloraba todo el día, lo usual en estos casos, una noche cualquiera publicó unas fotos en Facebook (no lo borré por tonta, pero fue lo mejor que pude hacer) en las que salía con un chico evidentemente gay, en otra ciudad , (él nunca publicaba fotos conmigo a pesar de tener una relación formal) por lo que fue extraño para mí, la curiosidad mató al gato y al escudriñar en las redes sociales del chico de las fotos, me pude dar cuenta que ellos ya tenía una relación muy formal, ya vivían juntos y que le compraba de todo lo tenía viviendo como rey… ( en las fotos del viaje aparece el mismo chico de las fotos, el novio hoy en día) por supuesto eso me hundió más al fondo del que de por sí ya estaba.

    Darme cuenta de semejante engaño es algo que aún no alcanzo a comprender y creo que aún no logro perdonar pues aunque es su problema y es un tema complejo lo de ser gay de clóset y todo eso, no es nada fácil haberme dado cuenta que probablemente me usó para aparentar, que nada fue real y que siempre me engañó y me engañó tan bien que parecía que en verdad me quería. No entiendo pues él estuvo casado con una chica como por 7 años antes de conocerme, y sobre todo yo al ser una persona sin prejuicios en ese tema (mi mejor amigo es gay y seré dama en su boda) y él lo sabía, aún así siguió y dejó que la relación avanzara. Al día de hoy él no sabe que yo sé esto pero aún nos queda por resolver un tema ( la compra de un bien material que está a mi nombre) aún no acabo de comprender su sangre fría porque atando cabos creo que no solo tuvo que ver con el novio actual sino que hubo más chicos en fin… Aunque sé que fue lo mejor haberlo descubierto, Aún no descubro que es lo que tengo que perdonarme a mí, No sé por donde empezar, Una ayuda convertida en una luz de su parte a este mi caso en específico, se lo agradecería con el alma. Infinitas Gracias.

    • cristinalago dice:

      Hola Sin comprender,

      Para comprender lo que vive internamente una persona que vive ese rechazo a sí misma, a su sexualidad y a su esencia, seguramente haya que estar ahí dentro y sentir y pensar lo que esa persona siente y piensa. Por ello, creo que lo que más te va a ayudar no es tanto lo que yo pueda decirte como el buscar y leer testimonios de personas que han permanecido durante años en “el armario”, que han tenido parejas del sexo opuesto y han intentado llevar vidas según los parámetros convencionales, convencidos de que lo que ellos eran y sentían era profundamente erróneo.

      Es bastante posible que el mensaje que tu ex pareja ha recibido o interiorizado durante su vida es que su naturaleza es errónea, su ser es inaceptable o su forma de sentir, incorrecta y que por tanto, debía ser exterminada o reprimida. Pero una persona reprimida es una persona escindida en dos partes y suele acabar llevando dos vidas, una, en la que hace lo que debe hacer, y otra en la que hace lo que desea hacer. Y en cierto modo ambas vidas son auténticas, pues en el ser humano se dan deseos contradictorios, inspirados tanto por la razón como por el corazón y la mejor lección que puede darnos la vida al respecto es obligarnos a echarle valentía y a elegir.

      Iniciar una relación por la insistencia y promesas de la otra persona, aun cuando es ir contra tus propios deseos y propósitos, también es en cierto modo un rechazo hacia ti misma, y eso es lo que tendrás que aprender a perdonarte.

      Abrazos fuertes y mucho animo

  8. Alison dice:

    Hola,Cristina! Como a tantas personas, me ha ayudado muchísimo este blog y leerte. Osea que mil gracias, de corazón! Hace 10 días que mantengo contacto O con un hombre con el que he estado entrando y saliendo de una relación de locura. Los dos estabamos con otras parejas, él con una chica con la tenían una relación abierta, yo con un amigo maravilloso y padre estupendo…pero yo y mi expareja lo estabamos dejando, aún vivíamos juntos porque no queriamos ir con prisas, queriamos preparar a nuestras peques y buscar un sitio para mi, pasar las navidades juntoa etc, mi ex y yo éramos y somos muy amigos, siempre hemos basado nuestra relación en la honestidad, nos queremos y somos importantes el uno para el otro, nuestras hijas han vivido nuestra separación muy bien, nos cuidamos y respetamos y ellas así lo viven. Somos, aunque estemos separados, una familia.
    Mi nueva relación era estraña para mí, intentaba no juzgar pero se me hacía raro que siendo pareja abierta no se explicaran lo que sentían, él jamás le dió muestras de que algo pasaba, había estado con dos, trez cuatro amantes ( por años ) y había roto el pacto que tenía con ella, almenos conmigo, ya que habían quedado en que cuando hubieran sentimientos de por medio se lo dirian. Para abreviar…al final, después de año y medio le dijo que ya no sentía lo mismo por ella, ya que yo lo dejaba cada dos por tres por no poder mantener el ser la amante, no podía, al final se separaron.
    Cuando yo ya estaba en mi nueva casa, él separado etc…empecé a notar cosas, dejadez por su parte, frialdad, ya no era tan supermacroromántico como siempre, me estaba volviendo loca y un día hice ver que había mirado su móbil y confesó, estaba conociendo a chicas en un chat, pero ni las había visto, decía y le había tirado los trastos a una amiga, nada importante…fueron en las navidades pasadas. Algo dentro de mí me decía que había algo.más y le apreté diciendole que si no confiaba en mí y me explicaba yo rompua con lo que teníamos. Lo volvimos a dejar y entre las veces que lo dejamos él se lió con un par, unas ex-amantes…he tardado mucho en averiguarlo, le he apretado mucho para que fuera sincero, él, al final, poco a poco me ha ido explicando, pero no todo, claro. Hace quince días me estaba enseñando un wassap de una de sus amantes diciendole que se alegraba por él de que volvieramos a estar juntos y que me dijera que ella mo era un inconveniente para mí, que yo no sufriera, que lo queria etc…me pasó el móbil para que lo viera y yo me fuí al messenger y leí una conversación con la misma mujer, quedando en su casa y lo cachondos que estaban los dos…íbamos en coche y casi me bajo en movimiento, no pude leer más, lo odié, le dije de todo, que no me tocara, me persiguió, le dije que me dejara, como dos adolescentes desbocados ( sin ánimo de ofender, me encantan los adolescentes, pero es que yo tengo 45 años y él 50!!!! Qué dolor, qué horror, casi pierdo mi autostima en el intento, no creia en mi intuición, no podia comer, ni dormir…he pasado el peor año desde hacía muchísimo tiempo ( con el padre de mis hijas he estado 17 años y no recordaba, no me planteaba que hubiera gente que jugara así, tan feo , por decir algo )
    El caso es que no sé qué me coge ahora, si complejo de santa teresa o qué peró no sé, quieto decirle algo al tipejo, como por ejemplo que ya está que yo me hago responsable de mi estupidez y que no le culpo, que no quiero saber de él peró que no quiero acabar así, con esas últimas palabras…
    Él me ha engañado muuuuucho, y no entiendo porqué, porqué no me ha dejado cuando lo hacía yo, él que tiene otras, creo que hasta a su ex…porqué si me veía sufrir nome dejaba…mus peques, casi no podia estar bien con ellas, mi vida. Porqué venderme la moto y decirme que soy la mujer a la que ama, que queria estar conmigo, enamorado hasta las pestañas y luego los hechos decían lo contrario…
    Estoy en pleno duelo, llorándo todo este dolor, pero ahora sé que no quiero a alguién así en mi vida, del que no pueda confiar..perdón por el rollo, necesitaba soltarlo!
    Un besazo a tod@s, me habeis ayudado mucho.
    Cristina, gracias otra vez, haces un trabajo chapó!

    • cristinalago dice:

      ¡Hola Alison!

      Qué bueno que tú y tu ex marido estéis logrando llevar el proceso de separación de una manera tan sana y familiar, te deseo lo primero muchos ánimos con ello 🙂

      En cuanto del señor que me comentas, efectivamente, existen hombres mujeriegos (y mujeres hombreriegas, si es que existe tal término) y de entre estos hombres mujeriegos, los hay también mentirosos y manipuladores, enganchados a la adrenalina del engaño y la conquista, de halago fácil y de hechos inexistentes, novios de todas y maridos de ninguna…Personas deslumbrantes y encantadoras para algunos, empalagosos y falsos para otros. Personas que en cierto modo son como los magos que entran al teatro, hacen su truco maravilloso, pero se desvanecen una vez se acaba el espectáculo.

      Una relación que termina, nos deja carencias, vacíos, necesidad de cariño y atención y todo ello puede desembocar en un tipo de relaciones buscadas para cubrir esas necesidades temporales y aquí es donde damos con personas como este don Juan de los pantanos que te lleva a mal traer.

      No entiendes cómo actúa él, porque te has enamorado de una persona creada en base a su conquista y a tus miedos y expectativas personales. Si vieras sólo los hechos, verías quién es y seguramente te darías cuenta de que siempre lo supiste, que veías cosas que no concordaban, que en el fondo hubo tanto engaño como autoengaño.

      Llorar es sano, es necesario y aunque creas que lo haces por esta historia de amor/desamor, lo haces ante todo por ti y para ti y serás tú quien sanes con ello. Ahora bien, el perdón no es sencillo cuando existe engaño. Así que de momento es más fácil enfocarte en la aceptación y no intentar llegar a un punto para el que todavía no se está preparada. Existen las personas cuya vida es un vacío y que sólo viven para las gratificaciones instantáneas, dispuestos a decir lo que haga falta con tal de obtenerlas y son personas que transitan este mundo en una constante ansiedad y necesidad. No sé si puedes perdonarle, pero compadécele y véngate lo más que puedas aprendiendo a ser feliz.

      Abrazos

  9. Alison dice:

    Cristina, ¿Sabes? Creo que en el fondo lo que quiero es decirle algo, tener una excusa, hacerme trampas. Me ha hecho mucho daño, durante lo que para mí ha sido una eternidad, me he hecho daño, intentando creer en lo increíble. Y sí, me he enamorado de alguién que sabe muy bien lo que cada una con la que está necesita o quiere oir. Verlo llorar, jurarme que ya habia roto con todo, incluso empezó una terápia ( que ahora dudo que fuera más de dos veces.. ), dudo de todo, lo veo como si todo ( menos los primeros meses, los del subidón de la conquista ), después todo fué un espejismo.
    Yo intentaba decirle que no queria cambiarle, que fuera honesto y dejara que fuera yo la que decidiera si podía llevarlo o por el contrario me desvinculaba, que me dejara la opción de escoger, de decidir y que se dejara a él sentir y vivir como quisiera, pero no ha habido manera, prefirió mentir, manipular y aniquilar mi autoestima. No podía pensar con claridad, incluso mi ex me dijo un día ( estábamos celebrando algo, no recuerdo qué, las niñas estaban acostadas y yo me puse a fregar los platos, llorando en silencio ) vino y me dijo ( Ali, puedo con haberlo dejado, puedo porque sé que has sido honesta y porque te has preocupado de que yo no me hundiera, porque me quieres y yo a tí y porque te conozco y sé que quieres que yo también tenga la oportunidad de volver a vivir con deseo, no me infravaloras…pero, sabes? No puedo con verte así, sin tu fortaleza, sin creer en tí, dejandote pisar, qué les estás enseñando a las niñas? Ellas estan aprendiendo a luchar, a que nadie se muere por cambiar,a que puedes querer a alguién y cambiar de sentimientos y que eso no te hunde…ahora te ven triste, enfadada, sin tus risas, sin cantar, sin bailar a lo loco…y por ahí no pienso pasar.
    Me estaba destruyendo, no podia comer, siempre bebía cuando estaba con él y luego vomitaba ( no aguanto el alcohol ) pero es que me costaba tanto digerir y entender..
    No, no voy a decirle nada, pasaré el duelo y volveré a cantarle a la vida y a disfrutar de los que quiero, de los que me aman, de mi y de la vida.
    En verdad, necesitaba que me lo recordaras. Gracias, bonita de corazón!

Comparte tu historia (con buena ortografía, por favor)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s