¿Cómo se siente la persona que deja?

Publicado: enero 29, 2015 de Comando Bragas en Superando el desamor
Etiquetas:, , , , ,

¿Nos echan de menos alguna vez? ¿Les duele o continúan su vida como si nada? ¿Sufren o se sienten aliviados? ¿No tienen que hacer un duelo? ¿Por qué actúan como si les diese igual? En definitiva: ¿qué siente la persona que rompe la relación?

Muchas de las preguntas que siguen a una ruptura, giran en torno a lo que hace, dice, y experimenta en su fuero interno la otra persona. Nuestra cabeza empieza a funcionar como si fuese la máquina de descifrar Enigma: probamos todas las combinaciones, explicaciones y posibilidades que puedan existir para explicarnos el sentido del universo, si fue antes el huevo o la gallina y qué demonios hicimos para que alguien que nos quiso, ya no nos quiera.

Me habéis pedido en varias ocasiones una entrada que trate sobre los sentimientos de quien se marcha. Para ello, he tenido que traer al presente vivencias de mi pasado, hablar con diversas personas y condensarlo todo en un artículo que no cubre todas las variables, pero sí describe lo que nos sucede cuando dejamos, en líneas generales.

Evidentemente, hay matices en función de cada caso. No es lo mismo una buena relación en la que uno de los dos componentes ha dejado de sentir ganas o voluntad de estar con el otro, que un tortuoso amor tóxico plagado de sufrimiento. Vamos a centrarnos en primera instancia en lo que sería una relación más o menos normal.

Cuando se termina historia en la que ha habido cariño, respeto, amistad, ilusión y proyectos en común, la persona que toma la decisión, ha tenido que reflexionarla y pensarla detenidamente. La ruptura en realidad se viene fraguando tiempo atrás: lo que significa que ha vivido una larga racha de dudas, de comerse la cabeza, de llorar a escondidas, de luchar consigo mismo, de autoengañarse, de intentar aguantar y finalmente, de mentalizarse progresivamente de que la relación ha de ser finiquitada.

Una cantidad sustancial de personas pueden estar debatiéndose así durante años, agarrándose al flaco consuelo de puntuales momentos buenos y pensando que total, ahí fuera se estaría mucho peor. Por esta razón, la mayoría de las rupturas se efectúan cuando aparece una tercera persona. El pánico a la soledad, no a la soledad real, sino a la soledad interior de no ser querido, es una de las mayores fuerzas motrices del ser humano. Si uno se ha visto atrapado en una relación donde no era feliz y no ha sido capaz de dejarla, conocerá el asombroso poder paralizante de un miedo por el cual hacemos las más ímprobas hazañas y sacrificios, incluido nuestra salud y paz mental. Ni por amor hacemos lo que hacemos por miedo.

Cuando te planteas dejar una relación, tienes muchos pseudointentos. Entonces, te ves solo, te ves triste, empiezas a recordar los buenos momentos y de repente, te entra un ataque repentino en el que sientes que no puedes vivir sin esta persona.

¿Recordáis el experimento de Galvani? Este médico y físico tomaba una rana muerta, le aplicaba una descarga eléctrica y por unos breves instantes, se movía como si volviese a estar viva. Algo similar ocurre con los sentimientos: pueden estar muertos, pero la súbita descarga del pánico los retorna brevemente a la vida.

Cuando una persona derrocha promesas de amor repentinas y exuberantes tres días antes de romper contigo, está siendo víctima del efecto Galvani.

Las primeras emociones que aparecen cuando dejas una relación es el alivio, la culpa y el miedo.

Alivio, porque sales de un largo tiempo de dudas que te machacan y por fin tomaste la decisión; culpa, por el dolor que sufre alguien a quien amaste; miedo, porque podrías equivocarte.

El cerebro humano se apega a las sensaciones agradables. El alivio es una sensación agradable. Nos gusta sentirnos aliviados. Hasta ahí, todo bien.

Sin embargo, ni la culpa ni el miedo son sensaciones agradables. El cerebro humano crea subterfugios para huir de aquello que le genera malestar. Hay personas que intentan desplazar la culpa al otro: si tú hubieras cambiado, si me hubieras hecho más caso, si no tuvieses este carácter…

O de la misma manera, se autoinculpan con un martirologio digno de encomio, en lo que podríamos sintetizar con la archiconocida no eres tú, soy yo.

La huida es la respuesta más habitual ante el miedo. No me hables, déjame en paz, no me apetece darte explicaciones, etcétera…

Cuando una persona nos deja y pasan estas cosas, nos parece haber compartido nuestra vida con un completo desconocido. En realidad, no estamos hablando con la persona que conocemos y amamos, estamos hablando con su culpa y su miedo. Y la culpa y el miedo son como los terroristas: no se puede negociar con ellos.

Después de dar el cierre (más o menos) a la cuestión, la persona que deja ha de afrontar, al igual que nosotros, una etapa desconocida, ya sea solo o acompañado. En este punto, cobra más vida la nostalgia, el echar de menos ciertas rutinas, el cariño, los abrazos, los entornos, los amigos, etcétera…en resumen, lo que suponía el contexto de la anterior relación, que no la relación en sí.

Los momentos de nostalgia, como las hemorroides, debieran sufrirse en silencio, pero de ellos provienen en su mayor parte las llamadas sorpresivas, los mensajes eventuales, los intentos de mantener amistades que alientan las esperanzas del otro o las difusas promesas de un hipotético regreso futuro, todo ello, seguido de desapariciones intempestivas.

Es decir: quien deja una relación suele vivir también un resto de duelo, unos coletazos de miedo o nostalgia y en respuesta a ello, siente el repentino impulso de contactar con la ex pareja para que le proporcione el alivio de saber que existe, que alguien por alguna parte, le sigue queriendo. Una vez que la ex pareja responde con cualquiera cosa (sea rabia, sea cariño, etcétera…) quien envió el S.O.S. se siente tranquilo y seguro y entonces ya no se volverá a saber de él hasta el próximo ataque nostálgico. En cierto modo, esas llamadas y mensajes le sirven para reafirmarse en su decisión, no para dudar de ella.

¿Qué ocurre cuando la persona dejada aplica contacto cero?

Al perder completa y definitivamente cualquier vínculo o contacto con alguien que ha compartido tantas cosas, que ha sido como tu familia, uno se ve obligado, tanto como el otro, a aprender a perder.

En nuestra sociedad, no estamos preparados, ni mentalizados para afrontar pérdidas. La única información que nos dan desde la infancia al respecto, es que si algo desaparece, va a al cielo. Pero nadie tiene a bien indicar que las personas y cosas se van perdiendo, que es necesario llorarlas, que toda pérdida requiere un proceso de aceptación y que nada ni nadie puede sustituirse, por mucho que huyamos hacia adelante buscando una persona tras otra.

Así pues, si la persona que tomó la decisión tampoco tiene los recursos para dejar ir, el contacto cero le enfrentará a la siguiente disyuntiva: o bien, regresar la relación perdida, o bien desarrollar estos recursos y madurar.

¿Puede no sentir nada la persona que deja?

Puede ocurrir. Cuando se abandona una relación, lo que duele es el desprendimiento de un vínculo y el renunciar a esa conexión con esta persona. Si se ha vivido la relación de forma distante, o sin quitarse la coraza, o sin conectar realmente con el otro, la ruptura pasará sin pena ni gloria.

Anuncios
comentarios
  1. Nina dice:

    Hola Cris

    Escribo porque la he estado pasando mal por un chico, y ya no se con quien hablar porque mis amigas no le dan importancia. Conoci a un chico majo por una aplicación de citas, yo vine a estudiar a la ciudad, y quería hacer amigos. La cosa es que nos entendimos bien y comenzamos algo. El era divorciado desde hace aproximadamente 2 años, y yo soy soltera, mas pequeña que èl. Salimos por casi 9 meses, y compartimos distintas cosas, y el tuvo varios detalles bonitos conmigo, pero no le pusimos nombre a la relación.

    Yo me encariñe mucho con el, le dije que que le tenia una un cariño especial, teníamos sexo fantástico, y nos veíamos en las noches para conversar y estar juntos un rato, algunas veces salimos al cine o cocinamos juntos…. sin embargo en abril, él me dejo claro que no buscaba una relación seria con nadie, pero me siguió buscando y comportándose como siempre.

    Llego el momento en que estaba cerca de mudarme de su ciudad, y el empezó a tener un comportamiento distante conmigo… la ultima vez que lo vi fue cuando me ayudó a mudar mis cosas de piso, y se portó como siempre. Días antes de irme, me envió un whatsapp para decirme que había conocido a una chica maravillosa con la que iba a comenzar una relación, que la había conocido hacía 2 semanas. Y asi terminó conmigo sin más, por mensaje.

    Y mis amigas me han dicho que como no era mi novio, no tengo derecho a sentirme mal porque no me engañó. Sin embargo, hay días que me siento fatal, y me entran las dudas sobre si lo que me dijo fue verdad o lo hizo para que yo me fuera sin ataduras de su ciudad. Pero no tiene lógica una cosa con la otra, e irse sin ni siquiera decirme adiós. Se que debo seguir adelante, pero llevo dias soñando con el, y recordando algunos momentos juntos. Pero el no ha hecho el intento ni siquiera de preguntar como me va o como estoy. Y se que no lo hará. No es la primera relación por la que me dejan por otra persona, pero no entiendo porque esto me hace sentir tan mal. Me he preguntado si yo no fui suficiente como para que el considerara quedarse conmigo o si era algo que no le gustaba de mi. Muchas veces pienso en si el pensará en mi. Encontré tu blog tratando de encontrar algunas respuestas, y me atreví a contar mi historia para que me puedas aconsejar. Gracias.

    • cristinalago dice:

      Hola Nina,

      Sentirse mal no es un derecho, es un sentir, otra cuestión es que realmente corresponda reclamar a la otra persona.

      Te sientes mal porque has depositado expectativas, has generado apego por las citas, el cariño, el sexo…y perder todo esto nos duele.

      Cuando además se escoge a otra persona para tener el tipo de compromiso que no quisieron con nosotros, el patadón a nuestra autoestima suele ser de pronóstico reservado.

      El problema de base en tu caso es aceptar un tipo de relación informal deseando en realidad otra.

      Es importante a la hora de conocer personas pensando en el amor, ser claro y consciente acerca de lo que quieres.

      Dicho sea de paso, si unes no saber muy bien que quieres con los mercados de carne que son las apps de citas, el resultado es obtener muchas relaciones utilitarias con gente que tampoco sabe muy bien qué busca y con el resultado esperable en estos casos.

      Yo te diría que definas bien que deseas en tu vida y que desconectes de las apps, donde la ansiedad por conseguir algo rápido y ya es lo más anti amor que puede haber en esta vida.

      Abrazos

  2. Mariangel dice:

    Buenas tardes Cris.

    Leí el articulo de arriba, y me identifique mucho, pues ahora estoy viviendo una pesadilla, mucho de lo que allí dice me esta pasando, eso de la descarga eléctrica, y del alivio cuando se recibe una llamada, o se sabe que esa otra persona esta bien.
    Lo que me ocurrió a mi hace exactamente un mes, fui un rompimiento por parte de el, un día deicidio por problemas que yo tal vez produje decidió romper, diciendo que luego me buscaría, luego no quiso atender mis llamadas, hasta que ya no lo busque, semanas después llego el día de mi cumpleaños y pensé que como no le importaba no llamaría, pues si lo hizo fue el primero en felicitarme en darle like a mis fotos justo a las 12 am y me llamo,después de eso ha estado llamando y a veces yo lo hago, pero no hablamos nada de volver, uno de estos días yo le dije que me iría del país, y se sorprendió, luego en una llamada me dijo que antes de irme me buscaría hablaríamos me explicaría y yo me iría tranquila y estaría bien, se que tal vez no le importe porque si no me buscara, estamos en la misma ciudad ahora, por que, a esperar cuando casi me vaya, no se si sea por lo que me dijo que si volvemos yo renunciare a irme y por mi bienestar debo hacerlo, en fin no se que pretende el con todo eso, por que aun llama, o por que me atiende..? por que no simplemente me olvido y ya. Esto es una verdadera pesadilla e incertidumbre.

    Espero hayas entendido toda mi tela de araña. y puedas ayudarme con tu forma de ver las cosas.
    Gracias…..

    • cristinalago dice:

      Hola Mariangel,

      Te entiendo y entiendo tu reticencia a cerrar del todo esa puerta por si acaso suena la flauta y resulta que él sigue sintiendo algo por ti.

      No obstante, todo lo que recibes son palabras y ninguna acción o hecho que las ponga en práctica.

      Si hubo problemas pero te amaba y quería seguir a tu lado, podría haber intentando negociar y dialogar, no optar por romper.

      Si quiere arreglar las cosas, estás ahí, no hace falta esperar a que te marches.

      Sinceramente en tu caso sólo veo a una persona que le gusta tenerte ahí detrás de él, llamándole y esperándole y cada vez que te tantea se engrandece comprobando el poder que tiene sobre ti.

      Te recomiendo dejarte de pesadillas e incertidumbres y tomar uno de estos dos caminos: 1) Romper ya la comunicación y enfocarte en tu recuperación o 2) Hablar con él, exponer claramente lo que quieres y que te cuente muy clarito qué quiere él. Si duda, da vueltas, dice chorradas o no concreta, volvemos al camino 1.

      Abrazos

  3. Enrude dice:

    Hola Cristina,
    Conocí a un chico hará 4 meses por una app de citas. Conectamos desde el principio. Las citas siempre fueron muy intensas cuando podíamos vernos, super divertidas y un sexo fantástico.
    El caso es que cuando no podíamos vernos, que a veces podían ser 10 días, la relación se enrarecida por mensaje y siempre era yo la que le llamaba para que hablásemos. Pasábamos horas hablando por teléfono también.
    Con la confianza que íbamos teniendo, él empezaba a meterse demasiado en mis decisiones personales incluso queriendo condicionar las. A veces cuestionando demasiado mi pasado.
    Eso sumado a que si yo daba contundentemente mi opinión en algo y difería de la suya, me castigaba con horas de silencio mensajeril.
    La relación se resumió a “en persona genial” pero en la distancia era una relación algo naif y sin muestra del compromiso que nos habíamos prometido tener para que la relación funcionase.
    El caso es que hace 4 días le dejé, por teléfono. Se sorprendió (aunque yo creo que por su comportamiento en las últimas horas) pero no quiso entrar mucho en los motivos que me llevaron a tomar la decisión ni a rebatir mi idea de dejarlo. Me dijo que nompodia hablar en ese momento por la descolocacion y colgamos para hablar más tarde.
    Ese mismo día intercambiamos varios mensajes. Yo explicando los motivos. El diciendo que le dolía y culpandome de algunas cosas y diciendo que no me guardaba rencor.

    Mi sensación, que provocó de alguna forma la ruptura con su comportamiento o qué le ha importado un pito.
    Yo como dices en tu relato, me he sentido culpable, he sentido miedo porque aún me gustaba muchísimo, y angustia. El primer día fue horrible. Hasta vomité al colgar el teléfono por el disgusto que tenía. Hoy estoy muchísimo mejor aunque me acuerdo de él.
    El no ha hecho el más mínimo ademán de intentar arreglar nada. Ni de contactarme. Se agarró a que mi decisión estaba tomada y punto. Sin debate.
    Es normal todo ésto que siento???
    Es normal que alguien dejado acepte la decisión sin luchar o replicar???
    Un saludo Cristina! Me encanta tu blog!

    • cristinalago dice:

      Hola Enrude,

      Lo que me describes es más bien lo que yo llamo una “pseudorelación”, es decir, una historia que no arranca, que no acaba de cuajar más allá de la atracción inicial.

      Estáis muy bien cuando os veis, pero os veis poco y entre tanto no fluye ninguna amistad, comunicación o afinidad, es decir, lo que básicamente sostiene todo ello es sexo y buenas intenciones.

      ¿No has sentido un vacío en esa relación? ¿Una sensación de desconexión? Porque yo sí los he experimentado al leerte. He sentido soledad en vosotros, una soledad que os lleva a buscar algo, no se sabe miy bien qué, en alguien, no se sabe muy bien quién.

      Como desconocidos os encontrasteis y como desconocidos ps habéis marchado. Y cuando no ha existido un compromiso emocional auténtico, las relaciones se disuelven como si nada hubiera ocurrido…

      En esta historia yo me preguntaría, en que punto estoy, porqué caigo en una relación tan vacua e inconsistente, hay riqueza o pobreza emocional en estos momentos en mí misma…

      Nuestras relaciones son un reflejo de cómo somos y cómo estamos…

      No encontrasteis amor en el otro porque os encontrasteis en un estado de necesidad.

      Él no te busca porque de nuevo enfrentaría su vacío y su soledad y en el fondo si lo piensas, tú tampoco lo buscarías a él.

      Su opinión de ti, o su proceder, no define tu valía, ni su silencio determina que no eres digna de amor.

      Sólo es la consecuencia del tipo de relación que fue.

      Las apps de buscar pareja están rebosantes de personas que no están a gusto consigo mismas y buscan un escape fácil y rápido a un malestar interno que no se sabe afrontar de otras maneras.

      Yo personalmente no es que las desaconseje, pues cada cual debe comprobar en base a su propia experiencia lo que le encaja o no le encaja. Pero sí diría que en caso de usarlas, uno vaya con los pies en la tierra y sabiendo que no se mete en un territorio fértil para un sano amor.

      Abrazos

      • Enrude dice:

        Hola Cristina,
        La verdad es que ese vacío del que hablas lo sentía al separarnos después de estar dos días juntos conviviendo en plan pareja establecida. De pronto se abría como una falla entre nosotros con mensajes poco consistentes y yo trataba de paliarlo con llamadas. Y eso mejoraba la relación. Es decir, en persona genial, por teléfono muy bien y por mensaje mucho peor….
        La verdad es que vivimos momentos muy bonitos, anécdotas estupendas y hemos tenido unas 10 citas pero conviviendo 24-48 horas juntos.
        Es cierto….. quizá es el resultado de estas app de citas. Desde luego me borre en su día cuando empezamos a salir y no volveré.

        Aún así, tengo la sensación de que cortar no fue lo correcto. Que me equivoque, me precipité. Soy impulsiva. Y pasaba una mala racha personal y quizá mantener además una relación era “tomó mucho”. No sé si hubiésemos llegado a más o no….
        si estábamos cargados de buenas intenciones, por qué no materializarlas de verdad…?

        A veces pienso que las chicas somos muy idealistas y románticas y ellos más pragmáticos.

        No pienso que soy menos o no digna de amor por su falta de lucha… pero…. los momentos vividos están ahí. Son preciosos. Y a veces por no quedarse con el que hubiese pasado….
        No sé….
        Nunca había experimentado esta sensación cuando he dejado a alguien. Siempre lo había hecho convencida de mis pasos….

        Le escribí un mensaje diciéndole que ea la primera vez que no estaba convencida de un paso dado finalizando una relación. Y que si quiere hablarlo, estoy. Imagino que quien no querrá estar es el. Pero lo tomo todo como un aprendizaje.

        De los errores también se aprende. Me lo tomo así.

        En fin… el tiempo dirá. Tiene las respuestas.
        Muchas gracias por tus palabras Cristina. Muy grande el trabajo que haces.

  4. Ibel dice:

    Hola Cristina
    Nunca he escrito nada en por aquí, en fin, estuve un año con mi eexpareja, cortó conmigo hace un mes, simplemente no entiendo nada, ambos estamos en un momento de cambios, no sabemos dónde vivir, qué hacer, teníamos una empresa online (y somos muy jóvenes) no nos gusta quedarnos quietos, nos separamos para hacer el agosto cada uno por su lado, como vacaciones separadas, pero justo el día antes de partir le pregunté si estaba bien conmigo y me dijo que le vendría bien estar este mes solo, me hizo ir a visitarle dónde estaba, y unos diasas tarde me viene con las dudas, no siente que sea un buen momento para una relación y decidió cortar, a mí me ha destrozado por completo, en mi cabeza y cómo lo veía a él creía que todo estaba perfecto, que incluso éramos como un ejemplo a seguir.
    Después de cortar decidí aplicar contacto cero, borré sus fotos, me quité las redes, pero he tenido que volver a ellas por trabajo
    Y será una idiotez pero ahora está más activo que nunca en Ella’s, como si le hubiera limitado antes.
    Me he cambiado de país, no le he dicho nada, el único día que hablamos me dijo que le daba la idea de hablar conmigo por la cuestión de dónde estoy y que ya no lo tengo en las redes( estamos tontos?). Supongo que no me hablará porque de sienta te mal al ver cómo estoy pero en mi cabeza no entra que pueda él sentir un alivio al haberme dejado. A mí cada día me cuesta más levantarme e intentar ser normal, quiero dejar de dormirme llorando.
    Me gustaría saber tu opinión, muchas gracias.

    • cristinalago dice:

      Hola Ibel,

      Siento decirte que todo apunta a que ha entrado en escena una posible tercera persona. Cuando se dan estos cambios tan repentinos, normalmente es que ha sucedido una circunstancia externa con la fuerza suficiente como para determinar grandes decisiones y si no tienes constancia de ningún otro hecho en su vida, lo más probable es que haya conocido a alguien.

      Yo te aconsejaría no tenerle a él como contacto en ninguna red y desde luego no observar lo que hace o deja de hacer, que no estoy segura por lo que dices si lo sigues haciendo.

      Estás en un país nuevo, empezando de cero y esto junto a una ruptura puede hacerse muy duro (a mí me sucedió). Recomendarte que no te apalanques en casa, que te obligues a salir, que te metas en foros de españoles por el mundo y conozcas gente, en definitiva, que mientras dure esta fase inicial de tu duelo, intentes mantenerte distraída. Date, asimismo, tu tiempo para llorar en profundidad, que es lo que te irá sanando. Intenta no obsesionarte con la idea de que todo iba bien y que erais la pareja perfecta, o en cómo os veían los demás, o cómo le veías tú a él. Lo que hay en el interior de una persona es territorio desconocido incluso para su pareja. Puede que él estuviera muy bien, pero ya no estuviera enamorado, puede que entrase una persona en su vida que le rompió los esquemas, puede que tú percibieses que todo marchaba correctamente mientras él sintiese insatisfacciones que no se atrevía a contar…Esta es una parte de la historia que seguramente no sabremos nunca y que tendrás que ir reconstruyendo en tu cabeza de manera que tengas una versión de los hechos con la que puedas convivir.

      En cuanto a que él sienta alivio al haberte dejado…pues sería normal. Tomar decisiones después de haber estado en una incertidumbre, es aliviador. No significa que no seas una persona válida y maravillosa, o que no te eche de menos, o que no sienta tristeza por tu pérdida. Todo ello son sentires humanos y normales.

      Abrazos y ánimo

  5. Marta dice:

    Hola Cristina,
    te he “conocido”, hace aproximadamente una hora, me ha enganchado lo que he ido leyendo yme gustaría explicarte mi historia y a la vez ,si es posible, conocer tu opinión.
    Con mi pareja actual llevo 6 años largos de relación, desde el tercer año de relación hemos compartido los fines de semana.
    Este ultimo año, hemos convivido periodos largos (vivíamos a 1200kms ) en la actualidad, estamos conviviendo.
    Pero hace justo 14 meses conocí a otra persona, al principio fue una aventura, y como yo me trasladaba de ciudad, disfrutamos juntos de un mes increíble;
    Un mes después de irme yo , él se separó (después de 32 años de matrimonio), siempre me ha dicho que yo no fui la causa, (porque al fin y al cabo yo me había ido y nunca sabríamos lo que podía haber ocurrido de haberme quedado)pero que el hecho de haberme conocido y compartir conmigo aquellas semanas le hizo ver que conmigo o sin mi, lo que tenia en su vida, su matrimonio, no era lo que quería, quería otra vida
    Comenzó a vivir solo y estaba feliz, y no dejamos de estar en contacto, hablábamos mucho , muchísimo, me confesó estar muy enamorado de mi, entendía que yo tenia pareja, pero que yo era la mujer que él quería en su vida. Y yo me di cuenta de que lo necesitaba, sentía en él un apoyo que no encontraba en mi pareja, estábamos a 1000 kms y me sentía más arropada y apoyada que con mi pareja al lado
    Se ha implicado en todo, y lo que menos hemos tenido ha sido sexo (lo especifico porque creo que es importante, que alguien esté meses y meses cada día hablando contigo, animándote ayudándote apoyándote y sin nada a cambio)

    Me di cuenta de que sentía algo muy fuerte por él, ahora he regresado, todavía vivo con mi pareja, con él nos vemos cada día, tenemos proyectos de futuro y continua cada día luchando y apoyándome, animándome
    He de decir que ambos pasamos de los 50, que hablamos mucho de futuro, que sentimos que nos aportamos muchísimo.
    No ha dejado de estar a mi lado ,aún cuando él no sabía si habría futuro para lo nuestro

    Quiero estar empezar una nueva vida con él

    Pero el miedo y el sentimiento de culpa por el daño que voy a hacer me frenan

    a mi pareja actual, la quiero sí, pero, le tengo cariño, le veo como un hermano.
    nunca he sentido por mi pareja lo que estoy sintiendo por él.

    Sé que cuanto más tarde, será peor para todos, pero mi actual pareja se llevará un gran disgusto, no entenderá por qué, el tema es que no quiero que cambie, porque no quiero que nuestra relación continúe (en algunas cosas que no me gustaban se lo expliqué en su día, para él eran tonterías .

    Mi familia le tiene muchísimo aprecio a mi pareja actual, no entenderá nada, dirán que me he vuelto loca.

    Como puedo enfrentar todo esto?

    Porque lo que sí se , es que , esta persona (y no mi actual pareja) es la que quiero para seguir caminando por la vida

    Muchísimas gracias
    Un fuerte abrazo

    ,

    • cristinalago dice:

      Hola Marta,

      Parece que lo tienes muy claro, tu chico en la distancia también lo tiene aún más claro y sólo queda pasar de la decisión a la acción y hacer efectiva esa vida que quieres vivir.

      Tu pareja en la actualidad tendrá que entender que te has enamorado de otra persona y que no ha sido culpa de nadie. En este caso, te aconsejo sinceridad.

      Es normal que se lleve un disgusto, a nadie nos gusta que nos dejen. Pero no hablamos de un matrimonio de toda la vida que no saben vivir de otra manera y que no va a levantar cabeza. No digo que una relación de seis años no sea consistente y muy válida, pero entiendo que por edades ambos ya habéis vivido decepciones y fracasos amorosos previamente y la madurez que confiere la experiencia también implica recursos para afrontar los cambios.

      En cuanto a tu familia, entiendo que se trata de explicarles tus motivos y poco más: no es su vida y no son ellos los que están emparejados con tu pareja. No vas a seguir en una relación baldía por que no se lleven un chasco.

      Siéntate con tu pareja actual en cuanto te sientas preparada, dile simplemente la verdad.

      Se sentirá mal, pasaréis un mal momento y no será grato para él, pero es que tú no puedes hipotecar tu vida entera para que otra persona no lo pase mal un tiempo.

      Añado que además pienso que nadie quiere que estés a su lado por pena.

      Vive y sé feliz. A veces nos toca tomar decisiones que no son beneficiosas para todas las personas que nos importan, pero si es así, intentemos llevarlas a cabo con ética, respeto, comunicación y siempre sinceridad.

      Abrazos

  6. Ana dice:

    Hola Cristina:
    Recién me topo con tu artículo y he sentido la confianza de exponer mi caso, espero que a alguien también le sirva.
    Después de 22 años de casada hace 5 meses mi muy pronto ex-marido (estamos en juicio de divorcio propiciado por él), se fue de la casa. Siempre anheló otras parejas, e incluso hace 10 años ya habíamos estado separados durante año y medio, tiempo en el cual inicio otra relación con una mujer e hizo acciones para comprar una casa a esa nueva pareja. Todo lo anterior ignorado por mi, hasta que lo descubrí. Aquella relación no fraguo y yo decidí que él regresara ya que para mi era mas conveniente que me ayudara a criar a nuestros 2 hijos. Ambos habíamos decidido sacar a los hijos adelante y tratar de llevarnos lo mejor posible como pareja, pero esto al final no sucedió.
    Hará unos 8 meses que en el trabajo (trabajamos en la misma empresa) me llego la noticia de que tenía una relación con una señora (no tengo pruebas, solo el dicho de la gente), lo confronté y fue el detonante para irse.
    Me esta dejando la casa y una pensión para los hijos. Recién se fue, se dijo muy confundido sobre si volver o no, pero ahora dice no querer nada de aquí ya que ha decidido comenzar desde cero.
    Si, hasta aquí parece lógico, que esto no iba bien desde hace muchos años. Mi pregunta específica es ¿Por qué ahora me esta costando tanto trabajo separarme de él? Si en ocasiones anteriores, incluso en aquella de hace 10 años que fue muy difícil, yo me sentía fuerte, sentía que podia ver las cosas más objetivamente y decidía con la cabeza más fría.
    Estos meses me he sentido en depresión profunda, él me hizo lo del contacto cero a mi, casi no hemos hablado solo para los asuntos legales.
    ¿Qué esta pasando conmigo? ¿Por qué ahora siento que lo quiero, que siempre lo quise, que sin él me muero? Es más, lloro todas las madrugadas, he subido de peso de tanto dormir, no he ido a hacer ejercicio, pienso en él todo el tiempo.
    Realmente necesito ayuda para poder superarlo, mi cabeza dice “está bien, que bueno que se ha ido”, mi corazón es el que siente que sangra todos los días y dice “búscalo, nadie como él”.

    Agradezco de antemano tu atención a mi mensaje. Y te envío un fuerte abrazo.

Comparte tu historia (con buena ortografía, por favor)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s