La ruptura por problemas personales

Publicado: marzo 9, 2015 de cristinalago en Superando el desamor
Etiquetas:, , , , , ,

banksy-street-art-examples-girl-and-balloon

Bloqueos emocionales, crisis personales, ansiedad, depresión, necesidad de encontrarse a uno mismo…¿es suficiente motivo para romper una relación?

Hace unos años, inicié una relación de pareja con un hombre que, tras un fugaz enamoramiento, rápidamente empezó a mostrarse apático y distante. Estuvimos unos meses así, hasta que, tras algún intento infructuoso por mi parte de encauzar la historia, tomé la determinación de dejarlo. En la última conversación que tuvimos, intenté pedirle una explicación de su comportamiento. Su respuesta fue algo así como: yo te quiero, pero es que tengo una crisis, es que no sé lo que quiero.

Me quedé totalmente perpleja.

Tras la ruptura y el consiguiente contacto cero, tuve un largo tiempo dándole vueltas a estas peregrinas razones. ¿Me amaba realmente pero sus problemas le impedían estar conmigo? ¿Si no sabes lo que quieres, puedes querer a alguien? ¿Era incompatible tener una crisis con estar con alguien a quien supuestamente amas?. Y lo más importante ¿volvería cuando resolviese dicha crisis?

En algún punto de aquel proceso, recuerdo levantarme una mañana, después de una de tantas noches de centrifugado mental post-ruptura. Como si de una iluminación divina se tratase, tuve una sensación recta, dura y certeza como un flechazo.

No me amaba. Puro y simple.

Mi ego se vino abajo con gran estrépito, pero a cambio, me quité diez kilos de angustia e incertidumbre de encima. Sentí con certeza esa falta de amor que hasta ahora, el ritmo frenético de mis autoengaños había conseguido disimular. A partir de aquel momento, el recuerdo de la relación empezó a adquirir la pátina polvorienta de las vivencias del pasado. No me amaron, no hay nada que hablar, no hay nada que explicar. Una experiencia más. Puedo seguir mi camino. Soy libre.

Tiempo después, la vida me puso en la misma ecuación, pero del lado contrario y en el terreno más insospechado que pudiese imaginar.

Acababa de abandonar un futuro más o menos estable y seguro a cambio de la precaria ilusión de un proyecto propio. No tenía ninguna garantía de que aquello fuera a funcionar y para intentarlo, tenía que dar un parón importante que me exponía a salir del mercado laboral a una edad ya no tan joven. Pasé por todas las fases: pánico, ansiedad, inseguridad, autoboicot y por supuesto, la aplastante noción de no valer para esto, de no tener capacidad y de existir muchísimas personas en este mundo que lo harían mejor que yo.

Este blog no existe porque no hubiese inseguridades o problemas en el camino, sino porque hubo un amor que fue más grande que todos ellos. Cuando no sabía hacia dónde ir, ese sentimiento era como una brújula que siempre apuntaba al norte. Estaba haciendo exactamente aquello que tenía, quería y necesitaba hacer.

Hoy, en medio de una sesión de coaching, hablábamos de las muchas similitudes que existían entre la vida laboral y la vida sentimental. Si tú te embarcas en un trabajo por necesidad, al principio puede que le eches entusiasmo, pero pronto te podrá la rutina, el aburrimiento, los problemas, la pereza…Te enfrentarás a la paradoja de los trabajos y relaciones mediocres: cuando no los tienes, los necesitas, cuando los tienes, quisieras volver a no tenerlos. 

Y así es como llegamos al punto en el que un supuesto amor sólido (o más bien líquido) naufraga rápidamente ante la aparición de las crisis, los malestares, la rutinas o los problemas personales.

Siempre me ha gustado mucho esta parte del juramento de las bodas religiosas que reza: prometo serte fiel en la prosperidad y en la adversidad, en la salud y en la enfermedad. Cuando amas a una persona de corazón, al igual que cuando tienes el privilegio de trabajar en algo que te mueve por dentro, uno afronta los problemas que hagan falta antes que optar por dejar aquello en lo que siente que quiere estar. Pero para poder encontrar esa fuerza, hay que conocer primero quién eres, qué quieres y de qué eres capaz y muchas veces estamos demasiado atenazados por nuestros miedos, o demasiado aferrados a nuestra ilusión de seguridad como para poder acceder a ese potencial.

Así pues, si vuestra pareja decide que debido a sus problemas prefiere abandonar la relación, no os pongáis frenéticamente a buscarle soluciones. Si él o ella quisieran resolverlos al lado de su pareja, no optarían por una ruptura. Y a menos que encontréis la felicidad en ello, no os quedéis a la eterna espera. Encontrarse a uno mismo, solucionar crisis personales o superar depresiones es algo que puede conllevar mucho tiempo y una vez esta persona haya conseguido afrontar estos problemas, tampoco te puede asegurar que para entonces le apetezca retomar la relación contigo o en cambio opte por un cambio de vida radical, se haga yogui y vegetariano y se traslade a la India por los próximos diez años.

Que quede claro: los problemas personales no son incompatibles con mantener una relación de pareja con la persona a la que dices amar. Si fuera así, nadie en este mundo podría tener pareja. Muy al contrario, precisamente en estos momentos es cuando el apoyo y solaz del ser querido son más valiosos e importantes. Abandonar ese cariño y sostén para sufrir en soledad no tiene mucho sentido, a menos que la relación en sí sea uno de sus problemas.

En cambio, mi consejo es que asumas que por difusa y frustrante que puede parecer la decisión, esto es una ruptura como cualquier otra. Tu ex pareja ha decidido tomar otro camino y concentrar su energía en otras cosas y lo que pueda sentir por ti, carece de la suficiente sustancia como para sostener la relación por su parte. Está en su perfecto derecho de buscar aquello que desee buscar sin ti, al igual que tú estás en tu perfecto derecho de no quedarte perdido en el tiempo y el espacio mientras lo vaya encontrando.

Si resulta que estáis hechos para estar juntos, no hay necesidad de forzarlo: la vida misma volverá a poneros en el mismo camino en otra etapa diferente. Entre tanto, apliquemos este hermosísimo consejo contenido en uno de los diálogos de la mítica Harold & Maude.

Harold: Pero…¡yo te amo!

Maude: ¡Fabuloso! Entonces vete y ama más.

 

Anuncios
comentarios
  1. Alejandra dice:

    Hola Cristina!! En mi momento de desesperación al ser dejada por mi novio después de dos años de relación encontré tu blog y el cual he seguido ya que los consejos que das han sido parte de mi crecimiento personal. Admito que los 3 primeros meses de la ruptura todo era gris, llanto y todo lo que conlleva la separación pero llego un día en el que no me permití seguir sufriendo por algo que no estaba en mi manos. Los siguientes 3 meses han sido de recuperación, de luz y de confirmar que es lo que yo merezco y quiero de una relación. Ahora que todo es mejor, mi ex-novio me busco, pidió una oportunidad de regresar y retomar la relación, mi primera reacción fue de sorpresa pero si tenia dudas las cuales me resolvio. Ahora que he perdonado y le he agradecido porque he crecido como ser humano, profesionista, y persona he decido que no regresaremos, al menos no es buen momento para hacerlo porque dentro de mis planes a corto plazo el no esta. Acepto mi decisión aunque no de buena gana, me pidió al menos dejarlo saber de mi y si en algún momento.de nuestra vida coincidimos y si ambos nos queda ganas de retomar lo que dejamos tiempo atrás lo haremos. No se si sea la mejor decisión al menos si la que me dicta mi corazón

    • cristinalago dice:

      Hola Alejandra,

      Toda decisión que se siente ahí dentro como adecuada y justa para uno mismo, es la correcta. Muchas veces el mismo miedo a perder nos lleva tomar decisiones con la mente y no con el corazon. Y la mente tiene tantos caminos que se cruzan y contradicen, que siempre nos mueve en una incertidumbre que las tripas no contemplan.

      Abrazos y los mejores deseos para esta nueva etapa.

  2. Helen dice:

    Como dice Walter Riso si tu pareja dice que tiene dudas es que no te quiere.
    Simple…

  3. Ade dice:

    Así es. Y yo le dije: Cuando hayas solucionado todos tus problemas, cuando hayas vivido todo lo que tengas que vivir y cuando hayas hecho todo lo que tengas que hacer, si para entonces sigues pensando en mi entonces llámame y ya veremos qué pasa.

    • Fran dice:

      Imagino que quien le viene a su pareja con toda esa verborrea existencialista y demás, en el fondo lo que no quiere es hacerle daño a su pareja, y trata de decir lo más civilizadamente posible que la relación no tiene futuro, al menos para una parte, aunque tambien busque marcharse sin sentirse mal por ello. Parece que todo el mundo no tiene lo que hay que tener para ser honesto y VALIENTE y decir, sencillamente, NO TE QUIERO, no siento lo que hay que sentir, y necesito seguir mi camino sin ti. Al final, las mentiras piadosas se convierten en una bomba de relojería cuando la parte contraria se da cuenta DE LA VERDAD. No pretendo ni juzgar, justificar ni condenar a nadie, Dos me libre, pero con los años te das cuenta, de que ir sencillamente con la verdad por delante, jugar limpio, es la mejor herramienta con la que podemos caminar por la vida, especialmente en el campo de los afectos.

  4. Asador dice:

    Coincido con vosotros.

    Cuando tu pareja te deja, busca mil excusas para quedar bien y sentirse un poco menos miserable, pero el motivo último es simplemente que ya no te quiere.

    Para comprender lo que está pasando, lo mejor es que hayas estado tú alguna vez en el otro lado del mostrador y recuerdes el alivio que sentiste al dejar aquella relación del pasado, lo poco que te importaba y atraía ya esa persona y lo que te incomodaban sus requerimientos para hablar de lo vuestro.
    Pues eso es lo que siente ahora quien te está dejando, así que te puedes hacer una idea de lo inútiles que van a ser tus esfuerzos.

    Sí, es un palo enorme a la autoestima, pero si lo enfocas así entenderás todos esos silencios, broncas y desdenes. Ya le sobrabas.

    • Fran dice:

      Una ruptura, es siempre dolorosa, para ambas partes, aunque es más dificil de asimilar para la persona que quiere mantener la relación. Una ruptura no le daña la autoestima a nadie, lo que si puede hacer es recordarnos con nuestra gestión y enfoque de la situación ¿Que clase o nivel de autoestima tenemos? Con que recursos, como ser humano, cuento, para asimilar un abandono? En que me convierto, cuando alguien importante en mi vida me dice que no me quiere y que no quiere seguir conmigo? La realidad es que en muchos casos, la autoestima, ya estaba dañada, y el abandono lo que hace es recordarnos las parcelas que están por sanear de nuestra vida..

  5. Fco. J. dice:

    Cristina tienes mucha razón.

    Yo era el mas débil emocionalmente, en mi relación. Y algo me decía que sí me entregaba totalmente a esa persona, perdería la oportunidad de conocerme a mi mismo, redefinirme, y ser feliz por mis propios medios.

    Tenía 27 años me había quedado totalmente solo y abrí los ojos. Me di cuenta de que era una persona muy problemática e inadaptada y que mi estado no era casual o mala suerte. Así que empecé a trabajar en mí, en mis complejos, traumas, miedos y mejoré muchísimo.

    Tan solo llevaba un año en este proceso cuando la conocí a ella. Me sentía muy bien, buena autoestima, con el ego demasiado subido quizás, y creía que todo iría bien, y mi vida seguiría avanzando en buena dirección… Y me enamoré de ella en esas circunstancias.

    No creo que hubiera sido capaz de amar a nadie, antes de eso. Tuve relaciones, pero ninguna fue amorosa o sana.

    Pero me equivoqué. Ninguno estábamos preparados y yo me daba cuenta de que aunque esa persona me hacía muy feliz, yo no estaba dispuesto a irme con ella. Me daba miedo, dejar de conocerme y mejorarme yo y perderme totalmente en ella. Así que la rechacé:

    El error que cometí, cometimos. El apego. Querer mantener una falsa amistad a todo precio, mentiras, frialdad. No querer renunciar a ella, aun sabiendo, que si no estuve dispuesto a estar con ella, cuando aun tenía esa oportunidad: No la quería tanto.

    Ahora que todo acabó, quiero retomar al punto en el que me encontraba, antes de conocerla, seguir trabajando en mi mismo. Pero claro, para eso tengo que superar antes su pérdida, yo creo que esta persona sí fue mi primer amor. Pero que ninguno estábamos preparados para amar de una forma adulta, sobre todo yo…

    Ahora tengo miedo, de volver a centrarme en mis objetivos y que se me cruce otro “amor”, y volver a perderme. Aunque creo que he aprendido lo suficiente, para en caso de cometer los mismos errores, no llegar tan, tan lejos en ellos.

    Perdón por el tocho. Aprovecho cualquier oportunidad, para escribir sobre mi relación, espero que pronto se me pase…

    • cristinalago dice:

      Hola Fco, encantada de verte por la página 🙂

      Considero que el enfoque de las relaciones de pareja es precisamente el aprendizaje. Estar con una persona, ya sea en una mala o buena relación, nos educa siempre para el amor. Ciertamente estar solo, conocerse a uno mismo, tener una buena autoestima y resolver carencias y traumas pendientes es una buena base para tener relaciones más satisfactorias: pero para llegar a este punto, hay que pasar por los puntos anteriores. A veces una ruptura te enseña más sobre ti mismo, que diez años estando solo.

      Abrazos y ánimos

  6. Anonima dice:

    Lo primero, Gracias, gracias por todas las luces que pones en el camino.
    Llevo una temporada leyendo una y otra vez los articulos y los comentarios de cada uno de
    vosotros. Todos y cada uno de ellos me aporta algo.
    Mi historia como la de muchos de vosotros es la de una ruptura mas o menos “esperada”, en muchos momentos, pero mi autoengaño y el suyo muy posiblemente, hizo que hasta que no apareció la tercera persona…nada cambiara. Siempre creí que seria yo y no el, la que pasara por eso, curioso cuanto menos. A diferencia de el, yo siempre intente hablar y mostrar mis miedos y mis preocupaciones sobre nuestra relacion y mías como individuo único. Pidió tiempo, el tiempo se convirtió en casi un mes, antes de decidir con cual de las dos quería quedarse.. Dijo todas las frases que cabe esperar, no eres tu soy yo, necesito tiempo, deje de sentir algunas cosas, etc. Y muy por encima de todas Te Quiero, eres la mujer de mi vida. Y un dia salió por la puerta de nuestra casa…hasta hoy nunca mas. Durante los primeros meses estaba segura de que era un escape de su vida mas que de mi en particular, y que no se puede cambiar a una persona con la que pasaste mas de la mitad de tu vida, por una que hace unos meses conociste por casualidad, ahora viven juntos. Tódo lo que creía sobre la vida y el amor esta revuelto, mi única y profunda necesidad es la de aprender del dolor y de mi misma todo cuanto pueda. Es duro…mucho. Pero espero seguír aprendiendo y un dia quizá no recordarlo como lo mejor de mi vida.

    • Anonima dice:

      Ayer no dije algo fundamental!, estaba agotada de luchar, de decir una y otra vez las cosas, de intentar que cambiaran ciertas cosas y de que el fuera capaz de decirme que le sucedía y por que no hacia las cosas un poco menos difíciles, así pasamos años yo luchando y el dejando que yo luchara. La que tenía ansiedad era yo y la agotada era yo, el solo decía que no le pasaba nada, que quería estar bien.. La de veces que pensé “todo debería de ser mas fácil”, la de veces que tube dudas, y el aparentaba estar bien. Ahora siento que por muy duro que sea que te dejen, prefiero este papel al de salir corriendo con otra persona, sin parar, sin tener tiempo para un “kit kat” personal.
      Quizá este confundida o sea otro autoengaño, pero creo que yo puedo aprender de esto mas que el.

      • cristinalago dice:

        Hola Anónima,

        Por lo que cuentas, ambos sabíais que la relación estaba ya esperando el golpe final desde hacía tiempo. En el fondo sabes que si tú luchas y el otro se deja estar, la pareja como tal ha perdido el sentido (como decía Julio Cortázar: “un puente no se sostiene de un solo lado”). A partir de comprender esto, el resto de la relación en realidad es una prórroga de lo inevitable.

        Quizás la diferencia es que él aceptó ese final mucho antes y el sufrimiento que pueda tener, es menor.

        Uno a veces está en una relación luchando por la permanencia, por los años juntos, porque le dijeron que las relaciones eran para toda la vida, por miedo a la soledad, y no se da cuenta de que en toda esa ecuación, falta la suma esencial, que es el 1+1=2. ¿La lucha? Sólo si es codo con codo, nunca el uno por convencer al otro de que ame.

        El duelo y asumir las pérdidas es el aprendizaje más valioso de una vida. Sin ello, nos aferramos a fantasmas, posesiones, propiedades y deseos estériles, que nos lastran y nos adormecen en una vida anestesiada en la que no estamos ni bien, ni mal, ni todo lo contrario. Una vez se experimenta esa despedida emocional tan grande, uno renace de nuevo a la vida.

        Abrazos y mucho ánimo

  7. ZZ2 dice:

    Gran texto, como siempre. Tras pasar por varias experiencias similares con la misma persona (adicta, por lo visto, a las crisis de identidad), mi conclusión es que cuando parece que con alguien nunca es el momento adecuado, lo que no es adecuado es la persona. Que no te quiere, y ya está, punto. A asumirlo y a reconstruirse.

    Lo que no me acaba de cuadrar en tu texto es el siguiente párrafo “Si resulta que estáis hechos para estar juntos, no hay necesidad de forzarlo: la vida misma volverá a poneros en el mismo camino en otra etapa diferente”. Choca con otras cosas que te he leído y me suena un poco a pensamiento coelhiano dañino (imagino que no es esa tu intención). Nadie nos garantiza que los caminos se vuelvan a cruzar, ni que las cosas vayan a ser diferentes si eso sucediese, ¿no?

    Gracias por tu(s) texto(s) Cristina. Salgo de una ruptura reciente y me veo muy reflejado. Te dejo una sugerencia si te apetece escribir sobre el tema: ¿qué pasa con “las cosas pendientes”? Ya sabes, esas cosas que nos decimos o a las que nos agarramos para no dejar ir definitivamente. Personalmente, tengo una “última charla pendiente” y cada vez me apetece menos, pero quizá sea necesario para hacer un cierre definitivo. O quizá me destroce. Vaya ústed a saber :/

    • cristinalago dice:

      Hola ZZ2,

      Me parece una muy buena propuesta para un artículo: de hecho, es una de las que tengo en borrador, pero me faltaba un punto esencial para poder enfocarla y al leerte, me he dado cuenta de lo que se trata.

      Uno va a esas conversaciones de cierre pensando que lo que necesita son razones, explicaciones o resarcimientos emocionales. No te das cuenta en ese momento que lo que te va a sanar y va a ayudarte a cerrar ese ciclo no es lo que te pueda decir o explicar la persona, sino tu propia aceptación de la pérdida. Como esa aceptación no te la da la conversación, sino tu propio trabajo de desprendimiento que acompaña al duelo, el resultado de las charlas póstumas es más bien frustrante. En realidad, puedes irte aliviado por unos días, pero acaba siendo fuente de nuevo material para devanarte los sesos, más palabras confusas a interpretar y más preguntas sin respuestas.

      ¿Con esto quiere decir que no recomiendo tener este tipo de conversaciones? No. Muchas veces estas conversaciones nos ayudan a terminar de perder la esperanza que nos mantiene en negación. A lo peor, obtendrás un bajón y devanarte los sesos unos cuantos días más de la cuenta, pero todo eso ya lo tienes y estás sobreviviendo igualmente a ello. Y siempre, como toda experiencia, será un aprendizaje para nuevas ocasiones.

      En todo caso, siempre es la aceptación de la pérdida lo que nos reporta paz y alivio y si uno vive su duelo sabiendo que por ahí va el camino, no necesitará de nada ni nadie más para poder cerrarlo.

      En cuanto a lo de encontrarse en el camino de nuevo a la persona…Al igual que cuando coincidisteis en el pasado no hubo necesidad de forzar las cosas y el amor, si lo hubo, fue algo fluido que se dio de forma natural, así debiera ser siempre. Si deja de ser así, algo que existía ha dejado de existir y por tanto, no cabe sentido en tratar de insistir o desesperarse porque la voluntad de la ex pareja circula por otros ámbitos. Si en tu vida vas a acabar de nuevo como pareja de esta persona, esto sucederá como sucedió en un principio: habrá un encuentro, habrá fluidez y las cosas irán en la misma dirección.

      Lo que se expresa con esta frase es aquello que con mucha razón escribiría Thorton Wilder mucho antes de que naciese Paulo Coelho: los mayores momentos de la vida vienen por sí solos. No tiene sentido esperarlos.

      Abrazos fuertes y mucho ánimo!

  8. Anónimo dice:

    Hace más de un año, rompí sin desearlo, una relación en la que no me sentía parte importante; creo que lo daba todo y más. No me considero una persona agobiante en las relaciones, me gusta tener mi espacio y que la otra parte tenga el suyo; creo que cada uno ha de tener sus proyectos vitales, objetivos, motivaciones, etc.
    Pero también creo que todo esto se puede hacer con un compañero de viaje con el que crecer, compartir reir , llorar , etc , porque así es la vida.
    Todavía a día de hoy recuerdo esas últimas palabras en un supuesto alarde de sinceridad, pero no por ello menos dolorosas, “yo quiero una relación para crecer”, “nadie es prioridad de nadie”, “tengo miedo al compromiso”, etc. Todo eso te va minando emocionalmente hasta que un día sientes que eres poca cosa, que quizá estás equivocado en el concepto de las relaciones, no lo sé, la cuestión es que no eres capaz de verlo, y encima te confunden con frases como “Aunque no lo creas, nunca he estado tan enamorada y nunca he querido tanto a nadie, pero somos INCOMPATIBLES!!!” .
    Entonces, empiezas a leer libros y blogs, para tratar de aprender y comprender lo que ha pasado. Y descubres que existe algo que se llama Apego, parece ser que hay que querer, amar y compartir momentos pero no demasiado, sino quizá te apegas? la Admiración y una buena Autoestima son esenciales.
    Pero un día, una buena amiga me lo dijo muy claro, cuando una relación se rompe es porque realmente ya NO TE QUIEREN, y no hay más; y lo de ser INCOMPATIBLES viene a significar algo así como, yo no estoy dispuesta a cambiar en nada para mantener la relación.
    Y creo que eso es en esencia, y de forma resumida, el factor común de todas las rupturas que se dan sin una razón (aparentemente) de peso.
    El problema de todo esto y no ser sinceros desde un principio, aunque duela, es que dejamos a la otra parte en Stand By, haciendo esos centrifugados mentales a diario, y con un sentimiento de culpa terrible y todo eso que ya sabéis los lectores de este blog. Y me atrevo a decir, para finalizar, que acabar estas relaciones así, sobre todo a ciertas edades ( +40 ) , incluso después de experiencias previas en el terreno amoroso, creo que manifiesta cierto grado de INMADUREZ en este aspecto.
    Un saludo y disculpas por el rollo!!!

  9. Anonima dice:

    Muchas gracias por tu respuesta!, creo que los dos de alguna manera nos autoengañamos durante la relación, el creía que todo cambiaría “por arte de magia”, eso era lo que me decía, y yo que mi lucha no seria para nada. Desde luego teníamos los dos esa postura de la pareja es para siempre y sin querer jamás hacernos daño, nos dejamos llevar. Ni siquiera ahora que me dejo por otra persona pienso que me quisiera hacer daño, simplemente paso, como me podía pasar a mi.
    Y tengo la esperanza de curarme del todo, salir mas fuerte y limpia que nunca y ojalá algún dia podamos ser amigos o al menos tener una conversación. Que opinas sobre la amistad despues de pasado el duelo?.

    • cristinalago dice:

      Pues yo pienso que la amistad es como el amor…no se busca, se encuentra 🙂

      Puedes encontrarte en otro punto de tu vida con esta persona y fluir una amistad, pero es tan probable como hacer una amistad con cualquier otra persona diferente.

      Muchas veces también descubres, una vez “desenganchada” psicológicamente de la persona -es decir, cuando te has desapegado de la necesidad de estabilidad y seguridad que te proporcionaba – que tú misma no sientes ningún impulso por entablar una amistad. Pero no por rencor, sino simplemente porque lo que antes obtenías de él, ya lo obtienes de ti misma. Y muchas veces al irse la dependencia, descubrimos que no hay amistad que rescatar.

  10. hache dice:

    Genial CRISTINA como siempre!

    En cuanto al comentario de zz2 y lo que hablais de las conversaciones pendientes….uff……actualmente he tenido una de estas conversaciones y no he salido nada contenta…porque cuando la necesité no se hizo, porque estaba en pleno proceso de contacto 0 aunque me moria de ganas de tenerla y ahora que se ha producido (mis expectativas de esa conversación no han coincidido con la realidad).
    Tienes un post genial que habla de “las preguntas sin respuesta” y es un poco esto lo que me ha pasado…mas que nada porque la situación es la que es por muchas palabras y conversaciones que se tengan, y porque el echo de hablar del pasado es como no “soltar” esa relación…no? cerrar una relación es un proceso de cada uno y de aceptar, yo pensaba que lo tenia aceptado y cerrado pero cuando lo veo (y lo tengo que ver porque trabajo con él) pienso que no lo tengo tan aceptado o superado porque aún hay cosas que duelen….Decidme? si te duele o afecta algo es porque no lo tienes superado??? es lo mismo aceptar la situación que tenerla superada??? como se hace para “soltar” “Cerrar una relación” y como lo hago yo si lo tengo que ver TODOS-LOS-DIAS………….

    • cristinalago dice:

      Hache, yo tengo lejanas y asimiladas mis rupturas y aún así, he tenido algún momento que me ha removido un recuerdo doloroso y me ha picado la “cicatriz”.

      Para mí, se tiene superado cuando uno ha aceptado la ruptura, ha soltado emocionalmente a la persona y además se encuentra en paz con uno mismo y con su vida. Esto no significa que no te pueda sobrevenir una punzada inesperada de nostalgia o de dolor por un recuerdo, un resto emocional que aún siga por ahí y que nos indica que todavía tenemos trabajo de madurez por seguir haciendo.

      Hace poco en una entrevista con el actor José Sacristán, decía una frase que me encantó: “la felicidad es estar en paz con el mundo de los afectos”. Que esas sensaciones que te puedan venir no te amarguen la vida, ni les des mayor importancia de la que tienen y ser consciente de que el tiempo y la vida misma relativizan lo que una vez fue terrible y visto en la distancia, resultó que sólo era un paso más en el camino y no el final, ni el sentido, del camino….

      Eso sí, hay pasos fáciles y agradables y pasos en los que te rompes el tobillo, sufres como el demonio y son un poquito más arduos.

  11. reina dice:

    Pienso que plantear amistades cuando aún estás en pleno duelo es una forma de no aceptar la pérdida, es como si nos aferráramos al último reducto de la relación. Cuesta mucho pensar que de esa persona ya no te quedará ni una amistad, después de lo que se ha amado, pero creo que, si se tiene que dar la amistad, es tiempo después de la recuperación, cuando hemos recuperado nuestro estado psicológico normal y no estamos intoxicados por recuerdos y nostalgias.

  12. hache dice:

    wow…muchas gracias!

  13. Anonima dice:

    Hola reina!!, tienes razón quizá me niego a deshacerme del todo de el. Sabes cual es el problema?, que para volver a ser la que era (antes de el), tendría que ser una niña de 13 años, con las cosas aun menos claras que ahora. Despues de una vida entera a su lado, y una amistad y madurez juntos, me resulta casi imposible imaginar mi vida sin ningún rastro de el NADA. Y es la primera vez, como imaginareis que paso por esto, solo existió una persona en mi vida y fue el. Por eso el trabajo es doble y quizá la sensación de perdida también.

  14. Asur dice:

    Creo que ella no me dejo por mis problemas personales (derivados de problemas laborales y la falta de expectativas), por mis dudas existenciales, por ser habitualmente el más reflexivo aunque ella lo consideraba muchas veces muestras de inseguridad; creo que me dejó por mi actitud ante la resolución de esos problemas, que supuso un distanciamiento y unos miedos y una baja autoestima, que ella no entendió.
    Yo nunca dude de seguir a su lado, la quise cada día y así se lo decía, no imaginaba una vida sin ella y deseaba más que nadie salir de mi propia oscuridad, con todas las armas que se están en mi mismo …lo que no sabía era que ella había dejado de creer en mí, por tanto de quererme, ya que no me lo dijo hasta el día que decidió romper la relación (hace más de 4 meses).

    Te dicen que debes “sanarte”, curarte, buscar dentro de tí aquello que una vez fuiste, recomponerte, perdonar, encontrar tu camino, etc. pero aceptando que ello ya no va servir para que recuperes a tu compañera ni devuelva tu hogar. ¿Cómo superar que ya es demasiado tarde?

    • cristinalago dice:

      Hola Asur,

      El proceso de duelo incluye varias etapas antes de llegar al último punto, que es la aceptación y la despedida emocional de esta persona. Con esta etapa llega el agradecimiento por lo vivido, el volver a sentirte en paz contigo mismo y la disposición ya para mirar hacia el presente y no hacia el pasado. Lo que quiere decir es que no serás la misma persona que iniciaste el proceso y por tanto, las preguntas serán distintas.

      Pero todo empieza por empezar a sanar y a recuperar la autoestima. Como suele decirse, “los problemas, uno a uno”. Muchas veces teniendo problemas como los que comentas, una pareja más qeu una ayuda supone un refugio cómodo para no tener que afrontarlos. La ruptura nos obliga a hacerlo, nos guste o no nos guste: nos obliga a crecer, a conocernos y a empezar a buscar la manera de estar bien por nosotros mismos.

      Yo tuve una relación larga con un chico que tenía frecuentes depresiones y no empezó a moverse hasta que yo le dejé de ser apoyo, cuidadora, psicóloga, padre y madre.

      Si nosotros nos negamos a madurar, ocurrirá muchas veces que la misma vida nos empujará de un patada a hacerlo y aunque al principio dé mucho miedo, a la larga comprenderemos que fue lo mejor que no pudo pasar nunca.

      Abrazos y ánimos

  15. Cayetana dice:

    Hola Cristina! ! Increíble artículo, estoy disfrutando tanto de tu escrito como de las respuestas de todos.

    Me ha llamado mucho la atención un comentario que haces en la respuesta al comentario de Anónima, sobre aferrarnos a cosas materiales, porque conozco a muchas muchas parejas con problemas se dedican a comprar cosas, desde una casa hasta un colchón de aire para las visitas que nunca hay, pasando por televisores, ordenadores, que la mayoría de las veces ni usan….es llenar un vacío supongo. ..

    Anónima, yo creo que no se trata de ser la de antes con 13 años, se trata de ser mejor, más adulta y con un conocimiento que solo te da la experiencia. En mi última relación solo di un margen pequeño, si hubiera continuado me hubiera precipitado al desastre, lo pare, y le di las gracias por todo para soltar lastre y poder seguir, me hizo gracia por cómo lo encajó; y además le dije que no éramos amigos porque no habíamos empezado como tal, fue un cortejo desde el principio, yo ya tengo mis amigos, no me apetecía coger lo que el me ofrecía. Salí del tema mucho más fuerte y más reforzada y sobretodo muy tranquila y contenta conmigo misma.

    Besos para todos.

  16. nick dice:

    Hola Cristi hermoso tu blog, me encanta leerte , podrías hablar de los hombres que se acuestan contigo y una vez logrado su propósito se alejan sin decir agua va
    muchas gracias¡¡¡

  17. Nuria dice:

    Cristina, lo primero enhorabuena por tu sabiduría y por tu generosidad.

    Verás, esta es una historia muy larga,

    Llevo con mi marido desde los 20 años, ahora tenemos 47. Tenemos una hija de 16 años que es maravillosa, tenemos trabajo, salud en general (él tiene síndrome de Horton y cuando toma cortisona se pone muy mal)

    Hemos crecido y madurado juntos y de él no tengo más que decir que es un ser humano íntegro y grandísima persona, lo he amado muchisimo y él a mi también. La cuestión es que desde casi el principio de nuestra relación se ha establecido un mecanismo que a mi me ha ido desgastando y minando en mi autoestima poco a poco. A veces es encantador, otras veces sus arrebatos de ira son desproporcionados y puedo asegurar que han rozado el maltrato psicológico. Efectivamente padece unas migrañas fortísimas, pero sin estar con crisis también se comporta asi y al final siempre soy yo la que tiene que pedir disculpas las que tiene que olvidar el tema, asi desde hace más de 20 años. En algunas broncas o “faenas” que he ha hecho cuando éramos jóvenes nunca le di un ultimatum porque temía que no volvería (y estoy segura de que asi sería porque es muy muy orgulloso)

    Esta relación ha existido porque yo he querido, esa es la conclusión a la que he llegado

    Laboralmente ha ido decayendo, no acabá la carrera, sigue en el mismo trabajo desde hace 25 años, no se ha reciclado y está a punto de quedarse sin trabajo.. Yo,en cambio, estoy en mi mejor momento porque me he esforzado muchísimo y estoy recogiendolo los frutos de ese esfuerzo. El ha llegado a insinuarme que sacrificó su carrera por mi (por nuestra hija) ya que se volcó en su educación al 100% (es un padre excelente) cosa con la que no estoy en absoluto de acuerdo, no es constante ni tiene fuerza de voluntad para ponerse a estudiar en vez de ver la tele

    Yo no he tenido nunca la suficiente seguridad en la parte emocional y sentimental de mi vida como para cortarlo a tiempo o dejarlo de justificar. Pero lejos de acostumbrarme a esta dinámica “bipolar” estoy en un punto en que me planteo si seguir así ya que no estoy en condiciones mentales de adaptar mi estado de ánimo a los suyos

    La cuestión es que yo tampoco sé lo que quiero, creo que todos estos años he estado esperando a que alguien (otro hombre) me lo viniera a solucionar. El vacío que tengo es muy grande, pero tampoco sé como llenarlo, me bastaría con tener paz en mi casa.

    No quiero separarme de él, le quiero muchísimo y no hay nadie en el mundo para mí como él , pero también sé que él no es feliz. De hecho está tomando antidepresivos, a veces le he sugerido que si necesita alejarse, irse, lo que quiera, que lo haga,pero cuando dice que no es feliz dice que nosotras (su hija y yo ) somos lo único bueno que tiene y que no espera nada de la vida. Yo en cambio quiero evolucionar, avanzar, mejorar.

    Tú me dirás que hable con él, pero no es posible. No consigo tener una conversación seria y sincera cuando está enfadado, acabamos discutiendo de nuevo
    También tengo miedo de acabar diciéndole todo lo que pienso y no quiero hacerle daño

    Yo por mi parte me he esforzado todos estos años en mantenerme enamorada de él. Si como lo oyes “me he esforzado” en mantener la ilusión, la pasión, el día a día. Por supuesto que también tengo mi carácter y mis historias. Mi vida sentimenal es una noria en la que dos semanas le amo y otras dos semanas me iría de casa para no verle. Pero a estas alturas no sé cual es la versión real de la historia la versión en la que le amo o la versión en la que no le amo…

    • cristinalago dice:

      Hola Nuria,

      Una cosa son los síntomas de la enfermedad, que son ataques y duran un tiempo determinado y otra muy distinta es que cuando no tiene estos ataques, no te trate como se debe tratar a una persona a la que se ama.

      También esa sensación de “si no fuera por mí, la relación ni existiría” es un síntoma claro de falta de amor por una de las dos partes. Sí, esto no obsta para que tenga momentos cariñosos (todos necesitamos cariño de quien sea) y que si le pillas de buen humor, esté simpatiquísimo, pero una relación de pareja buena no se basa en cuatro momentos tiernos y el resto en aguantar y resignarse, dejando pasar los días por si ocurre algún suceso mágico que nos saque de esa vida.

      Nunca digo a nadie que deje su relación porque esta es una decisión personal y difícil, pero en cambio sí invito a la reflexión. Yo en tu caso te recomendaría darte un tiempo de separación, un par de semanas o un mes, verte tú sin esta persona, ver quién eres y de qué eres capaz, en definitiva, darte una oportunidad de ser adulta.

      Para ambos este tiempo puede ser muy positivo, pues os permite valorar lo que tenéis, también trabajar cada uno por sí mismo, sin estar dependiendo de la otra persona constantemente, y si hay arreglo para esa situación, escuchar en el interior de uno mismo, sin distracciones, esas soluciones y nuevos caminos.

      Esto no es sencillo, porque tu pareja creerá sinceramente que si no te tiene a ti y a vuestra hija se deprimirá, pero ya os tiene y tampoco está bien…quizás es tiempo de hacer algo diferente.

      Todos tenemos una única vida, un tiempo limitado: y está en manos de cada uno la manera en que desea utilizarlo para que esto sea un tránsito pleno, o una supervivencia apagada.

      Un abrazo fuerte

  18. Lu dice:

    Hola cristi ya no quiero hablar con mi ex seria bueno cambiar de numero o con solo ignorar será suficiente que me recomiendas.hermoso tu blog

  19. Carolina B. dice:

    Hola Cristina, te encontré por casualidad. Intentando encontrar solución a mi gran dependencia emocional…

    Hace más de dos años mi ex-pareja decidió dejar la relación porque conoció a otra persona durante un viaje de trabajo con la cual sigue a pesar de la distancia.. Durante este tiempo he seguido con la esperanza de volver junto a él..

    Analizando un poco lo sucedido me he dado cuenta que ha enlazado una relación con otra… De un día para otro..No suelta una rama hasta que no engancha la otra…no quiere estar sólo por lo que, se convierte en un “gran problema personal” Se marchó de mi casa y al día siguiente estaba en casa de la otra mujer… Cuando iniciamos la relación fue igual dejaba para estar conmigo en un espacio muy corto de tiempo… Ahora me doy cuenta que todas sus parejas han tenido un carisma especial, muy sociables, con gran fuerza, dándole la posibilidad de relacionarse con otras personas… pero, una vez rompía la relación todas hemos tenido graves problemas de autoestima y todas hemos tenido tratamientos antidepresivos. Ahora veo que no es una casualidad.

    Por amigos me he enterado que su actual pareja está totalmente enganchada y está dejando todo de lado por él..Incluyendo a su hijo pequeño de seis años..sabe que el no quiere hijos y está dispuesta a todo.

    Lo peor y aún siendo consciente de ello si me dijera que quiere volver lo haría y esto es lo que realmente me preocupa.

    Qué les pasa a este tipo de personas?
    Se van cuando han desgastado totalmente a su pareja?
    Porqué se hacen tan imprescindibles?

    • cristinalago dice:

      Hola Carolina,

      En realidad no existen personas que “enganchen” universalmente cual si tuvieran una especie de poder místico para, como decían en El señor de los anillos, “atraerlos a todos y atarlos en las tinieblas”.

      La persona dependiente emocional suele tener un patrón de base en el que busca inconscientemente un determinado perfil. Por ejemplo, una persona que se perciba débil y necesitada de cuidados, conectará con personas que aparentemente sean fuertes y puedan ocuparse de protegerle y atender sus necesidades. Pero…(¡y aquí viene el pero!) ¿qué persona fuerte, segura e independiente se sentiría atraída por alguien así? En realidad, ninguna. Encontrará a personas tan débiles como él o ella, pero que se creen fuertes precisamente por estar ocupándose de las necesidades del otro y no de las propias.

      Si no entiendes lo que te sucede a ti y porqué estás enganchada, no entenderás lo que le sucede a él, pues es básicamente lo mismo.

      Un abrazo

  20. colett dice:

    Hola, mi historia es breve hace 5 meses conocí a un hombre 12 años mayor que yo , empezamos a salir y al segundo mes intimamos, luego él que contó que tenía una pareja y un hijo pero salíamos en una relación libre sin ningún compromisosluego termino su relacion en forma definitiva y me pidio un tiempo para curarse de la anterior etapa de su vida y poder empezar algo bonito y serio porq me queria yo no se lo di porque no creo en tiempos le dije q si queria tiempo entonces ahi lo dejábamosm me dijo que no me queria perder pero que él necesitaba un tiempo porque fue una relación con su ex de varios años con su hijo y que se sentía de todas maneras deprimido y que no era justo para mí, que él no me transmita alegría, sino tristeza pasaron 2 meses en la intentada hace 1 semana, me pidió el tiempo de nuevo le dije que termináramos entonces, no sé, ahora parece que somos amigos. Yo no le escribo ni llamo el sí …. sólo respondo cuando me habla siento qu lo quiero y extraño pero por la situación contengo mis sentimientos y por otro lado él siempre ha sido sincero hasta ahora.

    • Edita dice:

      Colett, empezar una relación que no trasmita alegría, sino tristeza – eso sí que es triste. El comienzo de una relación suele ser la etapa más emocionante, a pesar de los problemas de cada uno que existen. Si él necesita tiempo “para curarse de su anterior etapa de su vida”, ¿estás segura que quieres ser la “terapeuta” que lo auydará hacerlo?

  21. Vanessa dice:

    Hola Cristina,

    En varias ocasiones te he hecho consultas en otros posts sobre mi relación. Te cuento brevemente mi caso, mi novio me pidio tiempo hace dos meses, yo le dije que era mejor terminar, hemos tenido contacto todos estos meses, ahora tiene un mejor puesto de trabajo y me dijo si queria pasar a la empresa de el, que con eso pasariamos mas tiempo juntosy podriamos salvar nuestra relación. Tu que opinas?

    • cristinalago dice:

      Hola Vanessa,

      Creo que la relación es una cosa y los temas laborales son otra cosa distinta…

      Quizás antes de tomar decisiones que afecten a otros ámbitos de tu vida, deberían intentar salvar la relación y luego si la cosa va bien, determinar el tema del trabajo…porque como la cosa falle y te toque verle todos los días en la misma empresa…no te arriendo la ganancia.

      Saludos

  22. María dice:

    Mi caso es un poco raro, pero también me he identificado con detalles que he leído en esta página.
    Mi caso, un chico con corazón autista, que no sabe expresar sus sentimientos y no ha aprendido a amar, para mí muy triste, pero para él tenía que ser terrible supongo. Después de intentarlo, mucho, muchas veces y quererlo con toda mi alma, me ha dejado. Bueno, esas no han sido sus palabras exactas, pero…dice que tiene depresión, ansiedad, está de baja y con medicación y que el proceso va a ser largo y no es buena compañía para nadie. Tiene dos hijas y a ellas si las quiere ver…con otras no está, eso lo sé, a duras penas podía estar conmigo, un hombre solitario, 6 años solo, alejado del mundo, maniático, quejica y quisquilloso, ha perdido la ilusión por todo. Me ha roto el corazón, mi autoestima y no sé ni quién soy, me ha arrastrado con él.
    Gracias por vuestros buenos consejos, os sigo de cerca. Almabrazos.

    • cristinalago dice:

      Hola María,

      Hace tiempo yo me enamoré hasta las trancas de una persona que tampoco era la adecuada y con la que la relación no funcionaba bien, resultando en un sufrimiento constante que me llevó ya no a perderle a él, que es lo de menos, sino a perder mi autoestima, mi alegría, mi salud y lo que es más importante, mi amor por la vida.

      Esta experiencia fue muy valiosa, pues me hizo consciente de algo que yo no quería o no podía ver: que para enamorarse, vale cualquiera, pero para amar, hace falta usar eso que solemos dejar de lado cuando nos enganchamos de alguien y que es el criterio. Y que el amor destructivo no es amor, es una adicción y como toda adicción, te lo acaba quitando todo.

      A día de hoy y pasados los años, me siento agradecida de haber vivido aquello y sobre todo, de haberlo dejado atrás. Esta vivencia me ayudó a comprender que no era la relación lo que me había hecho sentir mal, sino que llevaba mucho tiempo sintiéndome mal conmigo misma y esta relación fue la catarsis de dolor que necesitaba por fin para darme cuenta de que nadie, salvo yo, podría arreglar lo que llevaba tantos años funcionando tan mal en mi vida.

      Créeme que aunque ahora no puedas verlo, a la larga, comprenderás que esto no fue amor, sino un paso necesario para que algún día pudieras conocerlo de verdad.

      Abrazos y mucho ánimo

  23. María dice:

    Lo que no entiendo es, como podía quererme tanto como decía, me trajo rosas en Sant Jordy, salía algunas veces con mis amigos por mí y de la noche a la mañana, plaff, nada. Vino a mi casa, mi hija tiene animales, no sé, un hombre tan raro y maniático, pienso que eso fue lo que no le gustó, mi manera de llevar mi casa. 5 Personas, 4 animales y yo sola trabajando y limpiando sin ninguna ayuda. Me ha creado una inseguridad y lo que odio es que no me diga la verdad, ni me pida sus llaves, ni me hable, nada. No sé qué hacer.

  24. Marcela dice:

    Hola Cris. Tu blog es excelente yo lo encontré hace varios meses y de verdad ha sido muy valioso. Me encantan hasta los comentarios de los otros casos 🙂

    Mi historia, en resumen, consiste en que tuve un noviazgo corto con muchos altibajos, él es muy difícil, exigía mucho tiempo, hacia reclamos sin sentido, desaparecía ante cualquier disgusto, etc. Un día me terminó diciéndome que a pesar de todo me consideraba maravillosa y que me adoraba. Al cabo de 3 meses volvimos. Las cosas no han sido fáciles, los altibajos son la constante, él se aleja ante cualquier problema y a mi eso me reafirma la idea de que él me dejará en cualquier momento.

    Ayer me dijo que no podemos seguir con ese miedo que yo tengo, que confié en él, que es consciente de lo inmaduro que ha sido pero que quiere sacar la relación adelante. También me dice que no se siente en la capacidad de exigirme esfuerzo alguno porque sabe que el del problema siempre fue él, además se encuentra sin trabajo estable y eso obviamente nos ha limitado muchísimo como pareja. Simplemente me pidió que deje mis miedos atrás y me relaje….Pero hay otro agravante, él quiere radicarse en otro país, piensa irse en enero, me ha dicho que haga los papeles, y yo de hecho si quiero viajar a otro país pero por cuestiones económicas yo me tardaría más tiempo en irme, eso si las cosas salen bien.

    La verdad no sé que hacer…quisiera intentar las cosas, siento que ya sacamos a flote nuestros miedos y hay más comprensión entre los dos, y nos queremos muchísimo…pero siento que todo está en contra, como que las circunstancias actuales no están dadas para que estemos juntos, el viaje, los problemas económicos, mi familia no quiere saber de él, etc. El punto es que yo estoy cansada de sentirme triste y de luchar tanto, de hecho siento que he sido yo la que mantiene la relación a flote, yo he sido quien más lo ha buscado y no lo ha dejado ir.

    Me siento muy desorientada, yo no sé si valga la pena seguir luchando a ver si por fin las cosas salen bien porque después tendré que enfrentarme a una despedida con la incertidumbre de no saber si lo voy a volver a ver, y pienso: si no hemos podido con la relación acá, como será en un país extranjero? con las dificultades que eso representa…

    De corazón te agradezco mucho tu opinión. Un abrazo gigante.

    • cristinalago dice:

      Hola Marcela,

      La inestabilidad y los altibajos en un inicio pueden engancharte por ser como una montaña rusa emocional en lo que pasas de estar en lo más alto a estar en lo más bajo, pero a la larga una relación de pareja medianamente viable no se sostiene con tantas idas y venidas y tantos altibajos y además esto se acaba convirtiendo también en una rutina. Yo sinceramente creo que tú estás decepcionada y al irse la emoción los altos y bajos lo que has visto a tu lado es un hombre débil cuya forma de ser no te gusta demasiado y por esta razón ahora buscas razones para no estar, en lugar de motivos para quedarte.

      Abrazos!

      • Marcela dice:

        Hola Cris! Muchas gracias por tu respuesta tan rápida 🙂 De verdad que me sirve mucho…Y la verdad sí, siento que ya en este punto ha sido tal el desgaste emocional por intentar mantener la relación a flote que no le veo sentido a seguir sin seguridad de nada. Aunque de verdad me siento enamorada y quisiera que las cosas fueran diferentes, pero no lo son, y me he sentido en todo este tiempo demasiado maltratada y tampoco veo en él una verdadera actitud de cambio, sus disculpas son del tipo “perdona mi actitud pero actué así porque me llevaste a ese punto”, y cuando intento manifestarle cómo me estoy sintiendo me hace sentir como si le estuviera armando un drama y al final no sé si es que soy demasiado sensible y trascendental o es que él es un desconsiderado. Y la verdad es que si tengo mucho miedo, de seguir haciéndome ilusiones, de seguir enamorándome de alguien que no me quiere de igual manera, de hacer esfuerzo para irme con él y a la final él me salga con excusas, por ejemplo está convencido de que le engaño con otro hombre, cosa que no es cierta, creo que me dice eso sólo por tener una excusa para dejarme… La verdad no la estoy pasando bien, pero como tú dices, creo que me he enganchado de este carrusel de emociones y sólo pensar en el vacío hace que calle y aguante, o me he agarrado con mucha fuerza de las pocas cosas buenas que han pasado y de sus palabras, tampoco quiero lastimarlo……Como vez, estoy hecha un lío ;(

      • cristinalago dice:

        ¡Hola Marcela!

        Yo desde mi experiencia te recomendaría que de ninguna manera te vayas con esta persona a un país extranjero. Si te sientes como te sientes ahora, que tienes a tu familia y a tus seres queridos, imagínate cómo puedes estar totalmente sola, en un país que no es el tuyo, y con el único apoyo de una pareja inestable que ni siquiera te trata demasiado bien. No tendrías a nadie a quien recurrir y el control de tu pareja sobre ti, más tu dependencia, serían mucho mayores. Yo me plantearía (si no te decides a dejar la relación) de mantener un tiempo la relación a distancia y te vas pensando lo que hacer, al mismo tiempo que te vas desenganchando.

        Abrazos!

  25. Hola Cristina,

    Hace días te escribí un comentario. Pero no recuerdo dónde te lo escribí así que no puedo ver si me respondiste. No he recibido ninguna notificación por e-mail..

    Te conté mi experiencia, sólo quería saber tu opinión:

    He estado 1 año y 7 meses con un chico. Empezamos muy poco a poco, él se enamoró de mi muy rapidamente, a mi me costó más. Yo tenía el liderazgo de la relación. Todo iba sobre ruedas…

    Cuando mejor estabamos, de golpe tiene que tomar una decisión, en su trabajo (un cambio de residencia). Yo le dije que tenía que hacer lo que él quisiera, que ya encontraríamos la manera.. Pero tomó la decisión para no perderme, se quedó.

    A partir de aquí la cosa empezó a ir mal. Seguramente se quedó frustrado. Me empezó a despreciar, desvalorizar, no era como antes, le molestaba muchas cosas de mi que antes le gustaban, etc.

    Yo sabía que pasaba algo. Intentaba acercarme a él, para que no estuviera mal. Seguramente lo agobié demasiado. Cómo más se alejaba, más me acercaba yo. Empecé a estar muy mal, porque veía que ya no me quería cómo antes, que algo estaba pasando. Él me decía que no me preocupara, que era por su trabajo que estaba rallado..

    Estuvimos así mes y medio. Hasta que tomó la decisión de dejarme. Yo le dije que pensaba que valía la pena y el me dijo que no tenía fuerzas para continuar, que había perdido la ilusión y las ganas por todo. Que aún así la vida da mil vueltas.. y que podríamos quedar para tomar algo y ver que pasa.. Me dijo que no sabía, que quizás necesitaba un tiempo… Yo le dije, que nunca me hubiera imaginado que terminariamos así y el me contestó que el nunca se hubiera imaginado que se acabara..

    Ha estado de vacaciones casi 2 meses. Han pasado dos meses. Hemos hablado MUY POCO. Siempre con cordialidad, positivismo.

    Nunca le he rogado. Hace 2 semanas que no sé nada y voy a evitar hablarle.

    Yo estoy siguiendo con mi vida, pero es evidente que sigo sientiendo por él, pero ya no estoy enamorada de él cómo antes, porque me defraudó. Aún así quiero volverlo a intentar porque para mí era una relación que valía la pena.

    No sé que debo hacer..

  26. Brisa dice:

    Hola. Mi novio me dejó por tener muchos problemas en su casa con su familia y con el mismo. Yo cuando vi me quede sin aire. Todos dicen que se va a arreglar todo, y yo al ser una persona de baja autoestima, no creó que eso pueda pasar. Alguna opinión?

    • cristinalago dice:

      Hola Brisa,

      Normalmente cuando tienes problemas, lo que menos ganas tienes de hacer es andar sufriendo gratuitamente por una ruptura con tu pareja, cuando precisamente es la única persona con la que desarías refugiarte de esos problemas.

      Así que es muy probable que uno de esos problemas sea la relación. En cualquier caso tú misma has de determinar si quieres estar una pareja que te mande a freír monas cada vez que tenga problemas. Porque la vida no siempre es fluida y fácil.

      Abrazos

  27. javi dice:

    Gracias cristina por este maravilloso blog,

    que consejos das cuando mi ex era el gran apoyo de mi vida, y en la que deposité toda mi confianza, pero me dejo en el momento en el que más necesitaba su apoyo, alegando egoísmo, y que tenía que pensar en ella y ya no sentía lo mismo, a pesar de que yo le decía que la amaba y se lo demostraba en persona, quizás no tanto en la distancia, porque era cuando más sólo me sentía y mas me daba el bajón.

  28. Julieta dice:

    Hola Cris: tus artículos son muy interesantes, me alegra haberlos leido.
    Conocí a mi novio en enero de 2015, en abril me propuso casamiento, sacamos turno para el civil en septiembre, contratamos el salón y quince días antes de la boda él no estaba seguro y cancelé todo.. una gran tristeza.
    Tengo 38 años, una carrera exitosa y según mi familia un caracter fuerte. Con Juan nos enamoramos rápidamente, y todo parecía estar bien hasta un mes antes de la fecha de casamiento, incluso nos fuimos de vacaciones juntos y fue como una luna de miel anticipada. Mi familia estaba felíz por la noticia, no así la flia de él. Cada vez que le tocaba anunciar su casamiento era mas bien un dolor de cabeza que una felicidad, sin embargo con el pasar de los días las cosas fueron mejorando y de hecho todo el mundo estaba a dieta para llegar a la fiesta divinos! El tema crucial fue cuando habló con su hermano mayor, un hombre muy bueno pero muy calculador, al que Juan admira y respeta con profundidad. Su hermano le dijo que no apoyaba su decisión, que era muy pronto y que no iría a la fiesta. Sin lugar a dudas esto hizo que Juan reflexione sobre estas palabras y desde esa charla todo comenzó a ir mal.. realmente mal.
    Un día decidió irse de casa ( vivíamos en mi depto ) tras una nueva discusión y finalmente, con mucho dolor, decidí llamar al salón y cancelar el evento, la iglesia, los invitados.. Después de todo, qué mujer quiere entrar a una Iglesia y ver la cara de su futuro marido llena de dudas en el altar?.. No creo que haya sido una decisión apurada, las cosas venían muy mal, yo no entendía porqué discutíamos y mi presente lejos de ser algo hermoso ya era una verdadera pesadilla. A los pocos días de separados y sin las presiones de la “fiesta” Juan me pidió perdón, me dijo que fue un completo idiota y me rogó por casarnos. Le dije que no, pero lo acepté como pareja nuevamente porque creo que las personas podemos equivocarnos y perdonar es siempre bueno.. pero ahora que pasó algo de tiempo no encontramos el equilibrio de antes. Empiezo a darme cuenta que nada puede ser como antes.. y eso me confunde, me entristece mucho, y me llena de dudas. No se qué hacer, no tengo las mismas ganas de verlo pero me aterra la idea de pedirle un tiempo, pienso que ese tiempo me alejaría del todo de Juan y no se, supongo que las crisis se pelean estando juntos.. ??Qué sentido tiene salir corriendo si lo amo? y qué sentido tiene quedarme a su lado si tengo miedo?? Estoy tan confundida, es extraño para mi no saber qué hacer. Es un escenario donde nadie dejó a nadie por querer hacerlo, hubo una situación puntual que Juan no supo manejar, se equivocó y reconoce su error.. Pero ahora siento que toda la responsabilidad de seguir adelante es mia! me cuesta perdonar ? dejar de lado mis miedos, mis dudas, mis rencores por lo vivido parece que no es tan fácil.. No encuentro una respuesta clara, mi cabeza es un lío tremendo, mis sentimientos son tan contradictorios que no puedo conmigo misma.. Juan volvió a pedirme casamiento, ya van cuatro veces y no se porqué no puedo decirle que si aunque lo deseo. qué difícil me resulta esto!!! El tema es que intento darle tiempo al tiempo, pero en el mientras tanto siento que la relación se diluye y eso me produce una angustia grande, por momentos siento que con el perdón no alcanza, hay que ser muy maduro para saber perdonar no?.
    Te dejo un beso grande y gracias por este espacio. Julieta

  29. Carlos dice:

    Estimada Cristina:
    He escrito en algunas ocasiones solicitando consejo y lamentablemente no he tenido éxito alguno, mi caso es que después de una relación de año y dos meses, mi novia se distanció en varios aspectos, la relación era muy buena, con mucha comunicacion y confianza, hasta estos momentos en los cuales comenta que no sabe lo que quiere, que tiene un relajo emocional por que no sabe lo que quiere, teóricamente no puede seguir la relación, sin embargo me pide que no me aleje, que lo único que no quiere es que me vaya de su lado, que puede ofrecerme su confianza, su cariño, su amistad pero no amor de pareja, sin embargo insiste en que me ama, dime, odio pensar que no es cierto, y realmente me afecta mucho en todos sentidos.

    Gracias por permitirte leer estas lineas y espero realmente tu consejo…

    • cristinalago dice:

      Hola Carlos,

      La cuestión es si tú quieres ser su amigo y ver cómo mientras mantienes una estupenda relación de confianza, cariño y amistad con ella, tienes que tragarte sapos y culebras cuando se enamore de otros.

      Abrazos

      • Carlos dice:

        Agradezco tus comentarios y palabras, es muy obvio lo que dices y a pesar de estar tanto tiempo en una situación de esperar alguna decisión, de escucharle decir que me ama, que me quiere mucho y que me extraña, palabras que momentáneamente alivian el sufrimiento para después caer el el abismo de la incertidumbre y el dolor, es tiempo de tomar mi propia decisión, solo una última pregunta, ¿con qué fin puede ella decirte esas palabras cariñosas y actuar de momentos de manera contraria? ¿con qué fin te pide que no te alejes de su vida, que no te vayas?

        Saludos y gracias por tu valiosa respuesta, muchos agradecemos tu blog…

      • cristinalago dice:

        Hola Carlos,

        Muchas veces al dejar a una persona, siguen unos días en los que vives una especie de desenganche de la rutina de pareja, del cariño que se recibe, etcétera…y la gente suele confundir el echar de menos con amar…

        Casi todos tenemos miedo a la pérdida, sólo la afrontamos si el desamor es mayor que el miedo.

        Saludos

      • cristinalago dice:

        Hola Carlos,

        Una persona puede quererte y extrañarte, pero no amarte ni desear que seas su pareja. Que tu ex quiera conservarte en su vida en calidad de amigo, conocido, ser querido en general puede corresponder a dos cosas: miedo a perder una opción segura (por si no encuentra algo mejor o no le funciona bien con la persona con la que está) o miedo a la pérdida, a secas. Los seres humanos somos muy sencillos, no nos apetece sufrir lo más mínimo, oye, y si puedes tenerlo todo…qué bien ¿no?

        Piensa no en lo que pida o diga ella, sino en lo que quieras tú.

        Saludos

  30. Francisco Manuel dice:

    En mi humilde opinión pienso que una persona primero se tiene que valorar así misma, para que los demás lo valoren. Siempre tienes que ponerle al chico las cosas dificiles, para que se de cuenta que eres un premio y no una marioneta en sus manos. De esta manera nunca se acabará la chispa, porque el tendra que enamorarte cada día.

  31. Estoy de acuerdo, esencialmente, con el contenido del post. Pero hay algunos matices importantes. Si desarrollas una enfermedad mental grave, como una depresión muy fuerte con intentos de suicidio, y decides dejar a la otra persona porque no puedes ni sabes vivir, no significa que no la quieras. Significa que necesitas ayuda profesional y no quieres ser egoísta y hacer que esa persona esté ahí sufriendo basura que no le corresponde sufrir. Sobre todo si no os conocéis de mucho tiempo. Es mi humilde opinión.

    • cristinalago dice:

      La depresión es una enfermedad muy dura, que a muchas personas realmente les incapacita para poder sostener una pareja. Al nivel que comentas, realmente sería un motivo de fuerza mayor.

  32. Rubi dice:

    Hola Cristina!!

    Hace una semana terminé con mi ex pareja, y realmente si no hubiera sido por tu blog estaría aun ahogada en llanto, gracias por compartir tus consejos.

    La cuestión es que fue una relación de casi 9 meses, parece un tiempo corto pero en convivencia parece más. Tuvimos una pelea en octubre del año anterior por un mal entendido eso creía yo, pero resultó que él tenia celos de mi pasado y se escusó con que yo no comprendo que pasa ocupado con su trabajo, en esa ruptura él escribió a sus amigos y a una ex, regresamos a los pocos dias pero yo me quedé con celos de esa ex, para noviembre descubrí que nuevamente se escribieron y volvimos a discutir…nos arreglamos todo iba bien me dijo que vivieramos juntos yo le dije que desde enero, continuamos hasta diciembre y en navidad discutimos por algo de un regalo aunque tambien creo que ha sido escusa. parece que la idea que él mismo palnteó de la convivencia al ver que se hacia real, le daba miedo y en lugar de comunicarme buscaba escusas en ese caso me dijo que hagamos una separación de bienes..para fin de año ya nos arreglamos y todo era paz y amor o eso creía yo, cuando llegó el fin de semna de la mudanza me dijó que no estaba seguro yo le dije lo que pensaba (pasabamos juntos casi toda la semana en su casa o la mía) y bueno que ya dejemos ahi esa idea, al siguiente día me dice que en realidad si vamos a pasar mejor juntos que iniciemos la convivencia yo en lugar de ver que él dudó me animé y le dije bueno, ya guardando las cosas se alteró y dijo que realmente no puede que lo perdone pero que no esta preparado, me dio pena y algo de dudas porque dudaba tanto por miedo o porque en realidad no ve un fututo conmigo?? pero yo seguí normal al siguiente día el llegó como si nada hubiese pasado pero yo estaba algo decaida, los siguientes dias me llamo no contesté, me escribió pero yo le contestaba después, ahora pienso que talvez ahi me equivoque yo y fue mi error que si le hubiera contestado seguiriamos juntos. a la semana me llamó y me dijo que esta ocupado y no me puede ir a ver que lo ha pensado y que el realmente necesita tiempo para ver si puede dar más (1mes) yo le dije que no puedo darle tiempo que lo que necesitabamos era aclarar las cosas juntos no como el lo hacía hablando de la relación con amigos y no conmigo, y que si despues de esos dias sin vernos no me extraño lo mejor es terminar, me dijo que ha pasado tranquilo y me ha extrañado lo normal, pero que el si se va a tomar ese tiempo, yo repeti que le respeto su decisión pero para mi terminabamos ahí. Ese fue el último día que hablamos ya hace una semana, no me ha llamado como en ocaciones anteriores nunca nos hemos separado así. Ayer me dió ganas de llamarlo y decirle que hablaramos que lo intentaramos una ultima vez, porque talvez yo tambien me equivoqué, pero será buena idea? Yo cerré todos mis contactos de red con él la única forma que tiene para hablarme es llamandome o viviendome a ver, pero no lo ha hecho. Debería llamarlo para que nos veamos y exponerle todo lo que he reflexionado de nuestra relación, admitir mi 50% de culpa y preguntarle si quiere intentarlo una vez más? Hice mal en decirle que terminemos? El asumirá que yo ya no quiero nada y aunque quiera el volver se puede detener por mi desición? o asumo que al pedirme tiempo me estaba terminando y lo dejo asi?

    Abrazos y buena suerte.

  33. Gabriela dice:

    Yo acabo de terminar una relación de seis años… con todos los planes de boda en puerta.
    Todo parecía ir tan bien! Hasta hace unos 15 días atrás…
    La semana pasada que hablamos de nosotros, de como nos sentíamos, lo que hacíamos, salio de su boca lo que me temía: “Necesito tiempo, quiero tiempo para mí, me siento asfixiado por todo, por el trabajo, no verte, no dedicarte el tiempo que mereces, no ver a mis papas, etc etc”
    Me quede sorprendida! Jamás imagine que llegaría ese momento! Pensé que estaba bromeando, rápidamente le dije que si lo que necesitaba era tiempo para su trabajo y para el que adelante, que podíamos vernos si quería solo los fines de semana. Claro, resulto inútil.

    Me dijo que me amaba, y que lo haría toda la vida, pero que quería espacio, y que este tiempo (Cuanto? Nunca lo dijo), quería volver a reconquistarme, buscarme, invitarme a salir… etc!
    Los primeros tres días, estuve tranquila, pensando que rápido se pasaría todo esto y que regresaríamos a lo que fuimos…

    Los primeros días, me envió mensajes para saber de mi, como estaba y como me había ido en el día, conversaciones que nunca pasaron del “bien y todo normal”.

    El primer fin de semana fue horrible! Por que de verdad yo lo amo… y por ese amor, quisiera mantener la esperanza de que todo se resolverá, ¿Como? no lo sé!
    Sin embargo, mi lado “racional” dice que no, que solo fue un pretexto y que no debo soltarlo, dejarlo ir y comenzar a vivir el duelo que me toca…

    Estoy tan asustada y tan aturdida! Quisiera buscarlo y pedirle que me diga, que me de explicaciones! Sin embargo, tampoco lo quiero agobiar… al final de cuentas, por eso “pidió su tiempo”.

    Llegó el momento de aceptar que nada será como antes… y comenzar a sanarme!
    He decido tomar terapia… para ayudarme a sobre llevar todo esto que acaba de suceder.

  34. Elisabeth Bennet dice:

    Hola Cristina.
    Antes de nada, enhorabuena por el blog!!! Es inspirador!!! Siempre te leo pero la verdad, últimamente he necesitado más que de costumbre tus palabras.
    Conoci a alguien hace un par de semanas y hubo una quimica increible, un tio divertido, sincero y cariñoso. A los pocos dias de conocerle, me confesó que estaba atravesando un momento horrible…su padre había fallecido un mes antes y al parecer casi directamente lo había dejado con su pareja… yo pensé que solo quería entretenerse conmigo por lo ocurrido y bueno, lo entendí, pero con el matiz de que iba a ser comprensiva con lo de su padre, NO con lo de su ex, ese tema ni oir hablar de el. Le apoyaría y le animaria siempre pero solo en ese aspecto, ya fui el clinexx o la “relación rebote” de un tio una vez y ni una más.
    Pasan los dias, las semanas y todo genial, hablando, viendonos, el con sus dias bajos, pero como la seda. Todo muy fluido y bonito.
    Hasta que a la segunda semana me dice que esta triste, lo achaco al tema en cuestión, pero me suelta que tiene que quedar con la ex para darle un dinero y unas cosas al día siguiente… Ahi me mantengo al margen y ese mismo dia quedo con el para cenar. DESASTRE.
    Hasta ese dia ni habia mencionado a la ex, había sido natural y encantador, pero el dia de la cena estuvo irreconocible. Mirándome, vacilandome con una altivez tremenda,analizando todos mis movimientos como si buscará algo, como si me comparara, esa fue la sensación exacta. Hubo par de comentarios super desagradables y yo incómoda como estaba me reí para que no lo notara. Después de despedirnos en el coche subi a mi casa consternada. Me di cuenta de que estaba asi porque tenia que ver a su ex, no habia sido asi nunca. Ahora pienso que realmente no le gusto…no de verdad, quizá haya química,feeling pero ya. Creo que en el fondo esta conmigo para evadirse y olvidarse de su situación pero mi forma de ser no le convence. Eso de estar en la cena todo el rato metiéndose conmigo (“de cachondeo” supuestamente) “eres una macarra, joder que loca estas, se nota que no has estudiado mucho(perdona???), es que como vistes”…y asi. No se si hablar con el, que se plantee si realmente le gusto con mi carácter y con todo o solo se autoconvence de ello para aliviar su sentimiento de pérdida. No necesito a un tio que me juzgue por como visto o como hablo, o que solo me tenga para pasar el rato hasta que vuelva con su ex. Me consideró segura de mi misma y esto no va conmigo. El dirá que son bromas inocentes, y lo serán pero y si? No se que hacer, si ha sido solo un lapsus o he de cortar de raiz.

    • cristinalago dice:

      Hola Elizabeth!

      No nos dejemos cegar por la química y vamos al grano: una persona que de entrada te dice que está en un momento horrible, que acaba de dejarlo con su pareja y se le ha muerto su padre, no está emocionalmente disponible, por más que lo intente o que te asegure no se qué historias para complacerte.

      Es como si entrevistas a alguien para un puesto laboral y se te presenta sin lavar, con ropas cochambrosas y oliendo a porros…por más que te diga que trabaja de maravillas…no lo contratas. Pues esto, lo mismo. Aprendamos a decir que no a tiempo y ahorrarnos historias tóxicas con gente que ya de entrada nos está sacando el cartel de: PELIGRO. NO PASAR.

      Abrazos!

      • Elisabeth Bennet dice:

        Que rapidez! Muchísimas gracias! Y si, tienes toda la razón jajajaja para que engañarnos, creí que podriamos conocernos pero desde el primer momento creo que supe lo que tu has dicho, que no es buen momento. Otra vez gracias!

  35. Anónimo dice:

    Hola Cristina , te quería contar mi historia a ver si me puedes dar un consejo. Empecé una relación que ha durado 3 años. La relación empezó mientras que yo estaba en una situación personal complicada profesionalmente y ahora la verdad es me culpo porque quizás me volqué en eso más que en la relación pero yo quería a mi ex como nunca antes había querido a nadie. Los dos nos queríamos un montón pero también es verdad que discutíamos bastante. Hemos tenido idas y venidas pero siempre nos necesitábamos al final, todo el mundo a nuestro alrededor le veía enamorado decía de irnos a vivir juntos y demás. Finalmente mi situación profesional mejoró mucho y cuando todo podía empezar a funcionar y cumplir los planes de futuro que teníamos me dejó.
    Yo siempre le preguntado si era por orgullo o si me había dejado de querer, y siempre me ha dicho que se saturó que necesitaba tiempo y echarme de menos .Siempre que se lo he preguntado ha sido la misma respuesta diciéndome que él no estaba con nadie que necesitaba estar solo y tenía problemas , que la amistad podría volver a unirnos, que nunca iba a tener con nadie la misma complicidad, ya veríamos qué nos depara el futuro, nos hemos visto en dos ocasiones y también me ha dicho que estaba solo.Le preguntaba si era feliz y me decía que no , pero que no podía estar con nadie.Así ha estado durante seis meses , me bloqueó en todos los lugares pero me escribía por correo electrónico .Ahora por otra persona me he enterado que al poco tiempo de dejarme, un mes como mucho empezó una relación con una persona totalmente diferente a mí en todos los sentidos , han empezado muy deprisa a viajar a medio vivir juntos, presentarla a sus amigos, como si se hubiera transformado…. No entiendo nada. llevo tres semanas sin saber nada de él ni nos hablamos ni nada.¿Cree que volverá o que lo más probable es que a pesar de lo que dice no sienta nada por mi?.

    • cristinalago dice:

      Hola Anónima,

      Normalmente en el marco de una relación tendemos a fijarnos más en las palabras que en los hechos, pero una relación conflictiva, con idas y venidas, mala comunicación y dependencia no suele tener buenas perspectivas de futuro, sobre todo porque ni siquiera el propio presente está funcionando como debería. Una relación con una base muy endeble y es que sin respeto, confianza y afinidad, ningún amor se sostiene fuerte y bien.

      ¿Que si creo que volverá? No lo sé, quizás si no le funciona con la nueva chica…pero también puede que si no le funciona con la nueva, vaya a por otra más, que es lo que hizo con vuestra relación.
      ¿Que si no siente nada por ti? Por sentir, puede sentir muchas cosas, tristeza, nostalgia, cariño, culpa, alivio…otra cosa es que sienta amor, compromiso, voluntad de estar contigo…

      De todos modos si han pasado 6 meses y ni ha hecho el amago, yo iría pasando página. Y si te sirve de consuelo, rara vez los amores más intensos y atormentados son amores que acaban siendo una relación hermosa y armónica. Quizás porque el verdadero amor nace de la paz, no de la guerra.

      Abrazos!

  36. Anónimo dice:

    Hola Cris!

    Te cuento mi experiencia y de paso mi opinión sobre el tema de las conversaciones de cierre que hablateís ZZ2 y tú unos comentarios más arriba. Intentaré ir al grano.

    Yo estoy en pleno duelo (3 meses) de una relación de amantes que yo tuve que dejar (como tercera persona) por el daño que me estaba haciendo a mi mismo seguir metido ahí. Para zanjar la “relación” llegué un punto en el que opté por tener la famosa conversación de cierre. Sentía que lo necesitaba.

    Lo primero que hice antes de tener esa conversación fue llegar al convencimiento, a pesar del dolor, de que tenía que dejar esa relación. Cosa jodida porque al final estás anteponiendo tú razón a tú corazón y eso siempre hace daño. Luego quise quedar con ella. Ella no quería, decía que le parecía “muy triste” despedirse pero yo insistí diciéndole que en el futuro lo agradeceríamos y finalmente accedió. Aquí lo cuento muy frío pero en realidad fue muy difícil. Sin embargo, me proporcionó un trampolín de dignidad enorme para comenzar mi duelo con buen pie.

    A mi me funcionaron dos cosas en esa conversación. El primero tener una decisión tomada. No ir a negociar. Ni a echar cosas en cara. No ir a remover la mierda en definitiva. En mi caso, fui a decirle que no quería ser el segundo plato de nadie, que entendía que ella tuviera sus dudas y no se atreviera a dejar a su marido pero que yo quería una persona a mi lado siempre, que no quería que la mujer a la que quería durmiera con otro hombre. Ella obviamente lo entendió todo. E insisto, yo también a ella sus dudas (yo también tuve dudas mil veces, no podría ahora no entender las de ella).

    El segundo factor de éxito de una conversación de cierre para mi fue el siguiente: no hacer preguntas. Yo fui a contarle mi decisión, a explicarle porque la tomaba y a decirle que entendía sus dudas. Nada de “me quieres de verdad?”, “cuánto tiempo vas a tardar en dejar a tu marido?”. Si enfocas una conversación de cierre así te estarás pegando un tiro en el pie. Mas que nada porque ya no estás “cerrando”, estás volviendo a “abrir”.

    Así fue mi cierre. Ella no aportó mucho a la conversación (poco se podía decir ya), tuvo una actitud de resignación y la vi muy triste, sin más. Nos despedimos con un abrazo y un beso. Hasta hoy.

    Perdón por el tochamen! y gracias.

  37. Corki dice:

    Hola Cris!!
    Te escribo porque estoy totalmente desesperada y no se lo que hacer.
    Empecé una relación con un chico con el cual hemos estado 5 meses. Hace poco operaron a su madre de cáncer y como tenía metástasis no han podido hacer nada por ella.
    También tiene cierto agobio por los estudios y demás, y estaba más frío y distante.

    El domingo me dejó, alegando que no estaba al mismo nivel de sentimientos que yo, diciendo que yo iba a más y el estaba estancado y que si ya no sentía lo que debía sentir no lo iba a sentir nunca por mi.
    Que lo perdonase por ser un gilipollas que no sabe lo que quiere cuando yo soy lo mejor que tiene y que ha conocido y que soy una persona maravillosa.

    Mientras me dejaba no paraba de abrazarme e incluso era el quien me besaba en la boca, y para despedirse igual.
    No le escribo y el sigue escribiendo llamándome cariño y demás como siempre. Yo le dije que lo iba a apoyar con lo de la madre porque no quería dejarlo solo. El me dice que no quiere que desaparezca ni dejar de verme.

    No le encuentro ninguna lógica a esta situación. Espero puedas ayudarme.

    Gracias

    • cristinalago dice:

      Hola Corki,

      Siempre es más complicado verlo desde dentro de la situación, pero en realidad si lo piensas como si fuera la historia de alguien que no fueras tú.

      Cuando una persona está pasando un momento tan grave como tu amigo, toda ayuda, cariño o atención siempre van a ser bienvenido y necesitado. A nadie le apetece caminar sólo por la oscuridad y estando como está, lo que le interesa es aprovechar todo cuando le reporte un bienestar en tan duro tránsito. Él no te requiere como pareja, él te requiere como enfermera y tú te has brindado generosamente a ello, pero tu rol se limitará a ello: a hacerle compañía, a darle abrazos, quizás a tener sexo de tanto en tanto, en definitiva, a hacerle sentir bien como y cuando él lo requiera.

      Pero si te encuentras desesperada ya en esta situación, sinceramente te recomiendo que limites esa ayuda hasta el punto que no te hagas daño tú. Una persona que está en un mal momento a veces se agarra a cualquier cariño para poder sobrevivir y no piensa que eso puede ocasionar un daño o confusión a otras personas.

      Abrazos

      • Anonima dice:

        Cris,
        La cuestión es que sigue tratándome de la misma manera, hasta mostrando ahora celos y preocupación si no le contesto ni nada…
        Tampoco cuando le hablé se cerró en seco y dijo que ya veríamos. 😦

      • cristinalago dice:

        Por lo que comentas, él no quiere intentar una relación de pareja y te ha dicho con claridad que sus sentimientos no corresponden a los tuyos…

        Que una persona muestre preocupación o celos no implica que esté enamorado o que desee algo más contigo, simplemente implica que depende de algo que tú le proporcionas.

        A mi parecer, esta persona quiere alguien en quien apoyarse según lo requiera su necesidad, una muleta con la que ir tirando en este trecho del camino, pero no busca nada más, y en este caso te lo ha expresado directamente, no hay margen de duda posible.

        Que no esté enamorado no significa que le seas indiferente, hay muchos grados de afecto/necesidad entre ambos extremos.

        Abrazos

      • Anonima dice:

        Pues es una pena, tenía esperanzas de poderse resolver la situación. Ya que el mismo decía que era un gilipollas que no sabe lo que quiere.
        Voy a intentar luchar un poco más, si veo que me estrello, me retiraré, 😦
        Gracias por tus consejos Cris.
        Un abrazo enorme.

  38. Iria dice:

    Me ha gustado mucho leer esta entrada.

    Hace un par de meses que mi pareja me dejó de la noche a la mañana. No estaba seguro de la relación y además le apetecía conocer a más gente y sabía que de esa forma no podía tener una relación conmigo.

    Para mí fue muy duro escucharlo pero por otro lado siento que fue sincero.

    Ahora me ha dicho que aunque en ese momento cree que tomó la decisión correcta, se arrepiente de la forma en que lo hizo y además los motivos que me ponía para romper la relación no eran realmente los que le llevaron a cortar la relación. La realidad es que no sabe lo que quiere y se siente perdido. Está acudiendo a tratamiento para entender qué le pasa pero en ningún momento me plantea volver.

    Espero poder ser capaz de seguir por mi camino aunque la verdad que se me hace muy cuesta arriba asumirlo.

    • cristinalago dice:

      Hola Iria,

      Una persona que no sabe lo que quiere y te deja, al menos tiene clara una cosa: lo que no quiere. Las palabras pueden ser confusas, pero los hechos no son confusos, son claros. La relación está terminada y dos meses después, sigue estando terminada, lo que te indica que esa persona está mejor buscándose a sí mismo sin ti, que contigo. Lo primero que te dijo al romper la relación fue sincero: si el único problema fuera una confusión existencial, no necesitaría la soltería para aclararla.

      Abrazos!

      • Iria dice:

        Hola Cristina,

        Te agradezco tus palabras. Efectivamente es lo que dices. Durante este tiempo he tenido que quedar con mi ex-pareja por varias cosas que teníamos pendientes de cerrar y me hecho sentirme muy confusa por su actitud hacia mi. Principalmente porque lo que me transmite al estar conmigo es que me sigue queriendo y quiere estar conmigo pero como bien me decías los hechos son lo que son.

        Se lo he dicho varias veces y además le he insistido que no quiero que me escriba a no ser que sea imprescindible. Me dice que está acudiendo a un profesional para intentar entender lo que ha pasado y aclarar lo que quiere y no quiere.

        En estos momentos estoy intentando pensar en qué quiero yo en estos momentos. Qué he aprendido de esta relación pasada, qué no repetiría, qué mejoraría… espero que me ayude a tener las cosas más claras pero es muy difícil no dejarse llevar por los sentimientos y las comparaciones.

        Un abrazo!

  39. Septiembre dice:

    Hola Cristina,
    me ha encantado encontrar tu blog, leer tus entradas me ayuda a colocarme dentro del caos que para mi está suponiendo esta ruptura.
    Conocí a un chico del que me he enamorado en tiempo record… nos conocimos en el trabajo, el tenía pareja, pero una noche de cañas después del trabajo nos liamos. Yo no quería ser una aventura y al poco tiempo de nuestro primer encuentro dejó a su pareja. Ahora, tras tres meses de dudas, me dice que me quiere, que está enamorado de mi… pero que la culpa no le deja vivir, que siente el daño que le ha hecho a su ex y a toda su familia (que presionan para que rectifique)… y así me ha dejado. Yo siento que me quiere, que está en pleno proceso de duelo (son 10 años de relación) y que la herida y la culpa no le dejan disfrutar de lo nuestro. Lo que me gustaría consultar es qué puedo hacer: acepto sin más la pérdida o hay algo que yo pueda hacer para que cambie de opinión… he leído tu opinión acerca del sinsentido de luchar por el otro pero siento mucho dolor por tirar la toalla…
    Gracias, de corazón, por dedicarme un poco de tu tiempo

    • cristinalago dice:

      Hola Septiembre,

      Un periodo de duelo tras una ruptura (y más de una relación larga) es una etapa de mucha confusión, sentimientos contradictorios sensaciones ambivalentes para la persona que lo vive, razón por la cual se recomienda darse un tiempo prudencial antes de plantearse iniciar una nueva relación. Lo que pasa es que dado que este proceso incluye un fuerte cambio personal, no tienes ningún tipo de garantía de que al finalizar el duelo la persona vaya a desear reiniciar una relación contigo. Quedarte esperando meses o años a que esto pueda pasar es una elección totalmente personal, pero si me preguntas, yo no te la recomiendo pues te condenas a estar meses estancada y sufriendo para un resultado muy incierto. Y menos luchar contra una persona adulta que ha tomado una decisión con su libre voluntad. Si lo que está haciendo es errado, él mismo se va a dar cuenta cuando tenga que afrontar las consecuencias de sus decisiones y si no lo es, no tendría sentido tratar de llevarlo por el sentido contrario.

      Aunque duela, aunque cueste…toca aceptar y respetar. Aunque fuera muy intenso, lo cierto es que en unos pocos meses de relación, no hay un vínculo sólido, no hay un amor asentado en el que ambas personas han construido algo auténtico, lo que hay es pasión, emoción y en vuestro caso, demasiadas dudas y una base muy endeble. Compara esto con 10 años de rutinas, costumbres, estabilidad, seguridad, recuerdos en común, buenos y malos momentos y añádele un poco de culpa, nostalgia e idealización…es una difícil competencia. Pues no sólo es la culpa y la presión familiar: si fuera así, no existirían los divorcios con niños de por medio, por ejemplo. Es que por encima de todo ello hay un deseo claro de intentar algo que aún no se considera totalmente muerto.

      Siempre aconsejo que os centréis en vosotros, que la vida de los demás es suya y ellos deciden y nuestro papel ahí, si se nos ha dejado fuera, es tomar las riendas de la nuestra.

      Abrazos y mucho ánimo

  40. Septiembre dice:

    Gracias por tu claridad, duele sentir que te han dejado fuera… pero toca cuidarse y mirarse dentro. El amor está en todas partes!

  41. Karla dice:

    Hola Cristina, cuando recién corté con mi novio, en busca de respuestas me topé con tu blog. Me ha ayudado mucho la verdad. Sin embargo, han pasado 3 meses y aún me siento con el ego por los suelos y pienso constantemente en mi ex. Sé que aún no lo supero porque en el fondo aunque sé que no es lo correcto, me gustaría que me buscara y se arrepintiera de no haberme querido. Desde que cortamos no lo he visto y no tengo la menor idea de cómo reaccionaría si lo viera, pero me gustaría encontrarmelo. Probablemente tengo mucho tiempo libre.. Sé que las mentes ocupadas no extrañan a nadie pero será verdad que el tiempo lo cura todo y algún día dejaré de pensar en él incluso si no lo llego a ver?

    • cristinalago dice:

      Hola Karla,

      Recuerdo en una de mis rupturas, que me la pasaba imaginando que volvía mi ex suplicandome perdón´mientras yo le lanzaba una mirada fulminante y por supuesto, le decía que nunca volvería con él. Era una fantasía de lo más reconfortante.

      Estuve obsesionada con ello durante meses hasta el punto de creer que nunca me lo podría quitar de la cabeza, como imagino que te pasa a ti…Pero sí, con el tiempo incluso los amores mas intensos y las rupturas más dolorosas empiezan a difuminarse y llega el día en que ya ni siquiera piensas en ello.

      Eso sí, ayuda (y mucho) el ir haciendo cosas nuevas y mantener cierto nivel de ocupación física/mental. Si tu vida sigue en el mismo punto de la ruptura, el avance es mucho más lento. Tengo comprobado que cosas como viajar, practicar aficiones, aprender habilidades y crear proyectos propios son muy beneficiosos en estos procesos de duelo.

      Abrazos!

  42. Valu dice:

    Hola Cristina ¿Cómo te va? Hoy ya van dos veces que buscando algunas temáticas amorosas para leer, me topé dos veces con tu blog: tus palabras ayudan mucho.
    Hace 4 años que estoy en pareja, pero este último año nuestra comunicación se ha ido al tacho. Le he reconocido que venía enojandome mucho, sin poder controlarme, pero a la vez se me pasaba muy rápido esa emoción . Comencé ir a terapia, porque ser así no me era gratuito para nada, y también lo hería a él, y de a poco he podido modificar esta conducta, ser más abierta con mis “pedidos” sin echar culpas. Sin embargo a él, no lo veo muy interesado en aportar su granito de arena para tener paz en la relación. Cuando hay algo que no les gusta, se enoja, me responsabiliza, y prefiere no verme por días, es irónico, insulta; me dice que es la forma que sabe y que le funciona para descargarse y me pide que yo no le preste atención cuando me dice cosas fea, pero como no hacerle caso cuando me termina basureando en la cara. Le expliqué que así como yo antes me enojaba con él y lo hería, por más de que no fuese con esa intención, a mi me pasa lo mismo con que no se abra conmigo y prefiera verme como alguien que le hace cosas aproposito; le dije que si hay algo que lo pone mal o incomodo, yo lo contengo y ayudo, que me lo puede decir enojado pero no quiero que sus descargas se basen en culparme o me insultarme. Solo me repite que no quisiera hacerlo pero es la forma que sabe y tiene, y que no lo va a cambiar ya, que los cambios nacen de uno y que yo lo “analizo” y no lo dejo en paz. Nunca pide perdón o disculpas. Desde que no tuve más mis arranques de enojo, ya no tiene con culparme, y por cualquier cosita que pasa, se siente rechazado.Le pregunto que es lo que hice y me responde “que no tiene que andar explicandome todo”. Cada uno tiene sus amistades, actividades, salidas individuales, etc, así como tiempo compartido y muy buenas relaciones en la cama, y ha estado a mi lado en momentos malos y yo para con él. Me encantaría poder resolver esto sin tener que dejar la relación. Sé que no lo puedo controlar, y que lo único que puedo hacer es tomar mis propias decisiones, pero que opciones me aconsejas. Yo veo en él que no quiere terminar conmigo pero que no quiere disculparse y reconocer sus cosas, ya que si lo hace,debería ponerse a trabajar con sus problemas internos, y eso es doloroso. Por otro lado, yo ya no quiero soportar que me encaje sus problemas no resueltos emocionales porque no puede comunicarse conmigo o que pasen días sin hablarme, lo amo pero también me amo a mi misma. Hace dos días que no hablamos. La última vez nos dijimos todo esto que te conté pero en un plan más tranquilo. ¿Le vuelvo a hablar o espero a que me hablé él? Yo creo que he sido muy paciente, y bastante clara y al volver a buscarlo siento que no le daría la oportunidad de que piense por si solo. Pero como lo veo asusatado (y no voy a mentir, yo también lo estoy), no quiero que piense que no me importa. Disculpa si me extendí. Espero una respuesta. Gracias por el espacio. Saludos

    • cristinalago dice:

      Hola Valu,

      Felicidades por esa madurez y responsabilidad de buscar una mejora en la gestión y control de tus emociones. No dejarse dominar por la ira es una condición indispensable para poder mantener relaciones de parejas sanas, no obstante…esto es un beneficio para ti, pero no revierte necesariamente en un cambio sobre la otra persona.

      El problema con tu pareja es que él no está en el mismo punto que tú; mientras que a ti el enojo te hacía sentir mal, lo cierto es que a tu pareja el descargar sus frustraciones sobre ti, le reporta un alivio, razón por la cual no tiene el menor interés en dejar de hacerlo.

      En un caso donde estamos viviendo este tipo de dinámicas agresivas, es aconsejable apartarse del foco de la ira de la otra persona, es decir, no proporcionarle el alivio que busca para que aprenda a gestionar su enfado de otras maneras menos dañinas. Por lo que te aconsejo que cuando él se enoje de nuevo y cargue contra ti, simplemente di: “Me voy a marchar para que puedas tranquilizarte y cuando puedas hablar sin insultar o gritar, lo conversamos”. Es un buen momento para ir a darse una vuelta, llamar a algún amigo/a, etcétera…

      Otra opción un poco más radical sería darle un ultimátum. Si vuestras discusiones acaban en agresiones verbales, si estáis dias sin hablaros…ahí está pasando grave y todas estas actitudes van a destrozar lo que quede de relación. Una terapia seguramente os vendría bien, puesto que las terapias de pareja están enfocadas entre otras cosas, a los problemas de comunicación y gestión de las emociones. En cualquier caso, es tiempo de ponerse firme si quieres alguna oportunidad de que esta relación tenga algún arreglo. Sobre todo, no consieentas que te maltraten.

      Y una tercera opción sería darse un tiempo para desengancharos el uno del otro, salir de este bucle tóxico, poder reflexionar con la cabeza más despejada y plantearse si realmente merece la pena una relación donde prima más el ego y el deseo de quedar por encima del otro, que el amor.

      Abrazos y ya nos vas contando

  43. Ali dice:

    Hola Cristina! He escrito una entrada hace un rato en otro de tus posts (“¿Los ex vuelven?”) pero he llegado a éste, y me he dado cuenta de que se adapta mucho más a mi situación. Voy a repetir mi mensaje aquí (o un resumen de él), porque creo que entre todos los foreros y foreras también nos “apoyamos” solamente con leer los mensajes de otras personas que también lo pasan mal, y tus respuestas de apoyo.

    <>

    Tras leer este post, me convence mucho lo que dices y es muy difícil de aceptar: él no me quería como decía, o no lo suficiente. Porque si quieres algo realmente, luchas por ello. Y lo dice alguien que se ha currado muchas cosas en la vida. Y justamente, me pregunto eso, que si es por su crisis personal, que si blablabla… Y al final todo apunta a lo mismo. Duele mucho. En fin, gracias de nuevo, y perdón por este mensaje tan largo…!

    • cristinalago dice:

      Hola Ali!

      No sé si has comentado algo al respecto o si yo no lo he llegado a leer, pero ¿tú estarías dispuesta a moverte al país de él? ¿Lo habéis hablado?

      • Ali dice:

        Hola Cristina,

        Lo primero, muchísimas gracias por responderme, y encima tan deprisa.

        Ahí está el principal problema. El tema del futuro, de nuestro futuro, le agobiaba. Si salia el tema, él no sabía muy bien cómo abordarlo, y de yo verlo a él indeciso y con poca iniciativa, me mosqueaba mucho. Y de ahí las peleas. La distancia habría sido temporal hasta que hubiéramos podido encontrar una solución. Pero no ha habido diálogo, y eso ha creado muy malos momentos que dieron lugar a la ruptura. Yo estaría dispuesta a todo, siempre y cuando él hubiera puesto de su parte para darme esa seguridad, la seguridad de que quería estar conmigo, pero no era capaz de ponerlo en palabras, o no sabía realmente qué quería. Expresiones como “vamos a ver qué pasa”, o “no te puedo asegurar nada”, duelen, y crean mucha confusión al ver que en el día a día me trataba como a una reina.

        Sé que las relaciones son cosa de dos, y me arrepiento de haber reaccionado a veces con rabia ante esta situación de que él se fuera de aquí. A veces me culpo por no haber facilitado las cosas en ese sentido, pero aunque me costó asumir su decisión de irse de España en un principio, después le mostré todo mi apoyo y puse toda mi energía para que saliéramos adelante, pero él me dijo que ya era tarde. Así que estoy en un mar de dudas, pero creo que no hay mucho más que pueda hacer. Él no quiso que siguiéramos, y tengo que respetarlo, pero es muy doloroso (qué os voy a contar que no sepáis…)

        De ahí mi bucle mental, de si estará arrepentido, si me quería o no ha luchado lo suficiente porque en realidad no me quería tanto… Él sigue rondando mi cabeza, como un fantasma, y ya ni siquiera vive ni en la misma ciudad ni en el mismo país. No sirve de nada culparme a mí misma, aunque a veces es difícil no hacerlo. Ha sido todo muy brusco, incluso la propia ruptura fue algo “rápido” y hasta luego. En fin…

        Un abrazo y gracias de nuevo!

      • cristinalago dice:

        Hola Ali,

        Entonces trata de no obsesionarte en exceso. 1) No puedes hacer nada más; 2) En ocasiones nos enamoramos de personas muy agradables, muy atractivas, que nos tratan muy bien, pero que no detentan mayores fortalezas o capacidades para los compromisos o implicaciones de una verdadera vida en pareja.

        Todos amamos en función de nuestras limitaciones, quien menos limitaciones tiene, más puede amar, más amor puede ofrecer. Pero si, como es el caso de tu ex, hay mil agobios, miedos, dudas, flojeras y dudas, sólo se puede dar un amor blando e inconsistente, que puede ser hermoso durante un tiempo, pero que se diluirá con facilidad ante las dificultades que puedan plantearse.

        Muchas veces suelo decir que para amar bien, hay que saber amarse a uno mismo y tu ex chico anda intentando ese camino. Lo otro de momento le viene quedando lejos.

        Abrazos!

      • Ali dice:

        Muchísimas gracias, Cristina. Tus palabras son tan acertadas que consuelan muchísimo. Durante estos días, he estado leyendo prácticamente todos tus posts sobre rupturas, así como lo que aconsejas a la gente, y de verdad que es de gran ayuda para los/las que sufrimos en momentos como éste.
        Creo que en la vida se le han dado las cosas demasiado fáciles, y al terminar sus estudios, que ha sido a los 30, todo se le ha venido abajo. Es muy doloroso, mucho, por esa confusión precisamente de que me daba todo cada día, pero en lo importante no ha sabido cómo actuar a pesar de contar con mi apoyo.
        El problema viene en mi vida actual, en que a mí me cuesta muchísimo llenar el vacío y no idealizar la relación. Es como si viera todo negro en mi vida. Además, llevamos dos semanas de contacto 0, y estoy que me subo por las paredes (esa es otra, pienso que por muchos kilómetros que nos separen, si me quisiera de verdad no habría impedimentos para intentar replantear la relación). A veces, encima, tengo miedo de no encontrar el equilibrio en una pareja y que me vuelva a pasar igual. Estoy súper negativa, en plan “nunca voy a amar igual a alguien” y todo eso. No me quiero conformar con un amor donde no haya chispa o química, pues eso me ha pasado ya antes y acaba cayendo por su propio peso. Pero no quiero engañarme con muchísima chispa y llevarme un chasco tan grande, como ahora.

        Pienso que ojalá pueda “encarrilarse” y encontrar lo que realmente quiere hacer y que le hace feliz.

        Leer tus artículos y otros que hay por internet que dicen que de esto “se sale” me hacen incluso creer que es verdad. Nunca había sufrido tanto por un desamor. 😦

        Bueno, de nuevo muchísimas gracias por tus palabras, y un abrazo!

  44. Alex dice:

    Hola Cristina,
    Como todos los que acabamos por aquí buscaba una explicación a una determinada situación personal y te estoy super agradecida por tu generosidad, por tu inteligencia y por tu capacidad de empatía.
    Salgo ahora de una ruptura. Después de lo leído, no creo que se trate ni de la más dramática ni de la más compleja de las rupturas. Pero aún y todo duele. Y mucho. Estoy en esa fase de intentar entender lo sucedido, de por qué esa persona que tú percibías que te quería puede dejar de hacerlo tan rápido. O por lo menos, puede sacarte de la ecuación de su vida con esa facilidad. Después de leer tu artículo, soy consciente de que tengo que hacer el proceso de aceptar que no era tal amor. Pero es muy duro darte cuenta de que alguien se pueda embarcar en una historia simplemente por rellenar una necesidad afectiva.
    Te cuento. Ha sido una relación de cuatro meses, intensa y bonita, sobre todo al principio. Él ha marcado en todo momento el ritmo de la relación. Quiero decir con esto que el que me buscaba era él. Desde el principio me dijo que se encontraba en una situación delicada, en el sentido de que estaba sin trabajo y eso le agobiaba mucho. Había dedicado mucho tiempo a su tesis doctoral y se sentía muy frustrado porque eso no había dado los frutos que él esperaba. Tenía momentos de crisis en los que se encerraba en sí mismo. Tuvimos conversaciones al respecto porque yo no sabía si le podía ser de ayuda (siempre piensas que puedes ser un apoyo en esos casos. Siempre con nuestro afán de cuidadoras… en fin). Él me decía que comprendía que la situación podía no ser justa para mí porque no me podía ofrecer seguridad. La seguridad de encontrarnos los dos en el mismo momento, supongo. Pero yo, ilusa, como siempre me repetía que estaba muy a gusto conmigo, no perdía la esperanza de que lo nuestro prosperase. Poco a poco estaba más agobiado hasta hace una semana que me escribió para decirme que mejor lo dejábamos, que me tenía mucho cariño pero que estaba muy mal y que se sentía incapaz de estar con nadie de esa manera. Que tenía que solucionar sus cosas primero. Por supuesto, yo acepto su decisión, por más que me duela. No puedes obligar a nadie a estar contigo.
    Todo esto no sé si denota un egoísmo extremo por su parte, Y no sé si debería pensar que quizá debería alegrarme de que haya terminado. Que quizá sus agobios sean algo que tiene que trabajar y que yo ahí solo iba a sufrir. Pero me duele porque de verdad pensaba que conectábamos bien a todos los niveles y que había mucho afecto.
    Yo llevaba tiempo sola y estaba muy bien. Ahora echo de menos terriblemente los abrazos y los besos, que yo percibía como de verdad.
    Gracias por dejarme explayarme,
    un beso enorme.

    • cristinalago dice:

      Hola Alex,

      Un cliente mío, hace tiempo me contó que había iniciado una relación con una chica que le atraía, pero con la que le faltaba algo. Estuvieron saliendo unos meses, en los que él tuvo muchas dudas y algún alejamiento. No conseguía encontrar con ella la chispa o la pasión que recordaba de otras relaciones, pero se decía a sí mismo que había amores que también podían darse poco a poco, que quizás era cuestión de tiempo…en definitiva, se confundía y se autoengañaba, hasta que llegó el momento en que se dio cuenta que no podía seguir adelante con aquella persona, a pesar de que le gustaba y había pasado buenos momentos con ella.

      Mi cliente es una buena persona, es bastante honesto y valiente en muchos aspectos. Pero en ese momento de su vida no se encontraba en equilibrio, sentía que le faltaba algo y creyó que ese algo era una relación de pareja. Le gustaba esa chica, le gustaba besarla y abrazarla y tuvieron momentos muy agradables juntos. Pero no era suficiente.

      Estoy segura que si conoces a mi cliente, te parecerá la persona más opuesta a alguien frío y egoísta que utiliza a los demás. Tampoco tu ex parece ser así. Entre la indiferencia y el amor, existen diversos grados y si uno se siente solo, es fácil crear cariños y apegos con personas que nos son agradables y a veces, confundir las cosas. Porque en el fondo no quieres volver a estar solo y tu cabeza trabaja contra ese corazón que te dice que no, que no será con esa persona.

      Los agobios de él y su actitud en general es la de una persona que esta intentando forzar algo que no siente, lo que pasa cuando fabricamos una relación desde la búsqueda de pareja para encontrar algo que nos falta.

      Abrazos y mucho ánimo

      • Alex dice:

        Cristina, mil gracias por tu respuesta.
        He de reconocer que mientras lo leía me ha dado dolorcito de corazón, porque es duro aceptar que TÚ no eres LA persona. No hago más que pensar acerca de lo que me has dicho. De verdad que no siento que yo fuese solo una persona agradable para él, aunque quizá me engañe. Pero sí es cierto que tiene cosas que solucionar y que no puede ser conmigo a su lado. Me pregunto constantemente si se habrá sentido aliviado o si le habrá dolido dejarme. Sé que esto no va a ningún lado y que igual es un problema de ego por mi parte.
        Soy consciente de que pasará pero aún estoy en la fase de soñar con que, si las cosas hubieran sido de otro modo, podría haber salido algo bonito.
        Y sé que debería de olvidarme pero como no se ha cerrado como es debido, aún sigo en esas. Ya se me irá pasando, no me quedará otra.
        Es una pena que compliquemos tanto las cosas. Con lo difícil que es encontrar a alguien con quien te entiendas, con quien compartir cosas… No sé.

        Un abrazo Cristina

Comparte tu historia (con buena ortografía, por favor)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s