La importancia de decir “te quiero”

Publicado: abril 28, 2015 de cristinalago en Problemas de pareja
Etiquetas:, , , , ,

critica-de-sin-city-4

Si la música, como dicen, es alimento de amor, tocad, siempre, tocad hasta saciarme, decía Shakespeare. Dicen que el amor se demuestra con hechos y no con palabras…Pero, ¿qué ocurre cuando estamos en relaciones en las que falla el feedback verbal?

Pareciese que abundan las volátiles palabras de amor en un mundo de relaciones cargadas de promesas, de humos, de píldoras doradas, de declaraciones prematuras -o incluso póstumas- y de avales afectivos con la validez de un puñado de viento. Estamos sedientos de seguridad, de contratos y de puestos fijos amorosos que nos protejan del caos de la pérdida y este miedo que subyace debajo de todas esas construcciones ficticias es el que muchas veces nos conduce a fiar a las palabras lo que es patrimonio absoluto de la incertidumbre: el amor.

Ni tanto, ni tan calvo. Puede que estés al lado de alguien que te demuestre con sus actos que efectivamente te ama. La relación es buena, estás bien, te sientes querido y todo fluye como debería, pero…no hay palabras. Al igual que una relación de palabras sin hechos está coja, lo mismo sucede con una relación de hechos sin palabras. Falta algo.

Y a veces te encuentras a ti mismo, que se te agolpa el verbo amoroso a pecho abierto, teniendo que calibrar cómo, cuándo y en qué cantidad administrar tus sentimientos para no asustar o agobiar al otro, llenándote de barreras absurdas, y en definitiva, reprimiendo tus emociones y en última instancia, considerando que la manera de actuar de tu pareja es más válida y más respetable que la tuya y por tanto, has de ser tú quien trague. No hace falta decir hacia qué suelen derivar estas frustraciones.

Ok, en la teoría, deberíamos decir te quiero sin esperar una respuesta, por el mero placer de expresar un sentimiento, un deseo innato e irreprimible de darle una preciosa parte de nosotros a la persona a la que se lo decimos. Y sí, vale, aceptamos barco.

Sin embargo, en la práctica, lo que esperamos a modo reflejo es otro te quiero de vuelta, quizás no en ese momento, quizás no siempre que lo digamos, pero sí alguna vez. Y no tiene que ser siquiera un te quiero: también un mi amor, cariño, me siento afortunado/a de tenerte a mi lado, no concibo una vida sin ti y cualquiera de las otras miles de variantes que pueden dar de sí estas dos palabras.

¿Es posible amar a una persona y no sentir la necesidad de decírselo? Conocí a un hombre que afirmaba haber querido mucho a sus parejas y jamás haber pronunciado un te quiero. Varios amigos y conocidos míos hablan de parejas muy demostrativas de facto, pero totalmente incapaces de expresar su afecto verbalmente. ¿Causas? Bloqueos, falta de hábito, miedos...los motivos pueden ser diversos. No entraremos hoy en ellos.

A menos que en tu pareja ambos seáis poco expresivos al respecto y estéis perfectamente satisfechos con ello, en cuyo caso no estarías leyendo este artículo, la pregunta que os estará rondando será: “¿Puede cambiar mi pareja en este aspecto?”.

En realidad, lo que necesitaríamos determinar en primer lugar es si la expresión emocional es negociable: por cambiar, todo el mundo puede cambiar, adaptarse y amoldarse dentro de unos límites razonables y es esencial saber trazar la línea entre el respeto a la forma de ser de la pareja y el respeto a uno mismo, que no es menos importante.

Tú puedes comprender que tu pareja sea más retraído, que le cueste más expresarse y que en cambio, prefiera otras demostraciones. Pero al igual que tú eres tan comprensivo, tu compañero igualmente puede empatizar con el hecho de que tú, además del vídeo, necesites el audio. De modo que no tengas miedo en hablar tranquilamente con tu pareja para indicarle que te haría muy feliz  un poquito más de expresividad.

No se trata de pasar de un gran cambio en la personalidad, ni de hacerle pasar del total mutismo amoroso a la pastelada compulsiva. Simplemente se trata de ponerse en perspectiva: lo que quieres y estás pidiendo, unas palabras cariñosas de alguien que te ama, no es descabellado, ni inalcanzable, ni desorbitado. No olvidemos que una pareja es un diálogo, no dos monólogos y ambos tienen derecho a decir lo que piensan, sienten o necesitan y si hay desacuerdo, poder buscar una solución satisfactoria para ambos.

La expresión emocional se puede aprender poco a poco y no resulta ninguna ímproba hazaña por parte de tu pareja. Se trata de pequeños cambios en el día a día que una persona con algo de empatía puede perfectamente afrontar sin grandes esfuerzos.

A veces no nos damos cuenta lo fácil que es brindar felicidad a la otra persona con un poquito que pongamos de nuestra parte. ¿Qué pasa cuando ambos están enfocados en dar, y no sólo en recibir? Que tenemos una relación generosa, creativa y satisfactoria, que nos saca de la zona de confort y nos motiva a salir de nuestros hábitos cerrados y a abrirnos a cosas nuevas.

Si alguna vez enseñaste o aprendiste de alguien a decir un te quiero auténtico, no encontrarás muchas otras enseñanzas más útiles y hermosas.

Cuida tus pensamientos, porque se convertirán en tus palabras. Cuida tus palabras, porque se convertirán en tus actos. Cuida tus actos, porque convertirán en tus hábitos. Cuida tus hábitos, porque se convertirán en tu destino (Gandhi)

Anuncios
comentarios
  1. Carol dice:

    Muy bueno Chris, que complicado no?
    creo que cuando uno esta enamorado trata de demostrarlo principalmente con el decir te quiero o te amo, tambien eso es un hecho, a la cara claro, no deberia dar pena decirlo cuantas veces lo sientas.
    Me gusto mucho tu cita de Gandhi.

  2. Maria dice:

    Durante muchos años, intente dar “te quieros” sin obtener más que un “y yo a ti”, pensando que en mi alma no calaba el hecho de no recibir un “te quiero” sorpresivo, un te quiero sin yo decir nada antes, no una respuesta si no una expresión de amor. A la larga se convirtió en una costumbre, por los dos lados, ahora con el paso del tiempo y después de nuestra ruptura me doy cuenta de que en mi alma si calo el hecho de no recibirlos, y de que nuestro problema quizá empezo muchos años antes de lo que yo creía y con una falta de comunicación inicial por su parte. Una falta de comunicación que evidentemente nos hirió de muerte, y que el solo decía que le costaba expresarse, que el era un hombre, que yo tenía mas facilidad de palabra…

  3. Ana dice:

    Yo estuve más de tres años en una relación sin ningún feedback, y tal y como escribes, al principio sorprende, luego duele, a veces piensas que es por una misma y que es que no le sale porque no siente lo mismo, luego ya sabes que es así, y o lo tomas o lo dejas. Y decides tomarlo, y entonces y ya tras una dolorosa ruptura, te das cuenta de que en realidad necesitas recibir cuando das. Porque yo daba. Porque al principio salían palabras de mí que nunca tenían la respuesta esperada, la que otros anteriormente me habían dado. Y así comencé a reprimir mis gestos y palabras de cariño, por miedo al rechazo o a las miradas de agobio (porque creo que la otra persona quizás lo pasé mal ante demostraciones de cariño que para ellas son.como una invasión de su intimidad). Y así, me comporté y dí amor de una forma imposible para mi persona. No más “te quiero” salieron de mi boca. Y aquello provocó más daño en mí de lo que jamás hubiera pensado.

    Y ahora sé, que jamás podría tener una relación sin palabras (ni hechos claro). Pero es difícil sobrevivir a base de hechos, que podría hacer mi mejor amigo, u otra persona que me quiere. Y sí, creo que si no sale del corazón, si no sale sólo decirle al otro o la otra que le quieres (u otras palabras similares), pues creo que hay un problema o bloqueo difícilmente salvable . Puede esforzarse, puede cambiar un poco, puede volverse un poquito más cariñoso/a. Pero al final, en la mayoría de los casos, lo hará forzado o forzada, y el de enfrente en realidad se conformará con unas pocas migajas. En nuestra mano está decidir y saber hasta donde podemos llegar y aceptar.

    • Paola dice:

      Hola, leí tu comentario y me senti muy identificada, yo también se lo que es querer demostrar y decirle a esa persona cuanto lo amas y que tengas que guardarte esos sentimientos porque sientes que lo agobias y si le haces saber lo que sientes lo agobias mas y mas, entonces te haces cada vez mas daño, porque si no le dices y te reprimes tu sentir te vaz dañanado por dentro y si le dices, corres el riesgo de perderlo porque se molesta y se siente presionado y de todas maneras te daña, creo lo mejor es el alejamiento aunque es muy doloroso porque hay una delgada linea entre aceptar a una persona tal y como es y entre salir muy lastimado por no poder sentir un amor al 100.

  4. nick dice:

    hay gente que ni siquiera sabe decir un me gustas jaja que triste….

  5. martaria dice:

    Lo peor es cuando dices un “Te quiero” y recibes un silencio por respuesta O_O

    (Gracias Cris, por este blog tan maravilloso que tienes. Me ha ayudado a entender muchas cosas en mi ruptura reciente. Un abrazo y continua asi. Creo que si compilaras toda esta información podrias publicar un buen libro 😉

  6. Carlos dice:

    Me encanta como escribes Cristina y lo mucho que me haces reflexionar, a mí, al igual que a martaria, también me ayuda mucho. 😉

  7. begoecheyda dice:

    Los “te quiero” deberían decirse a familia y amigos, siempre que se sienta y se diga con sinceridad…no se porque nos da tanta vergüenza decirlo… Sería como un ejercicio, así cuando tenemos pareja, podremos decirlo sin que nos sintamos cortados y si nuestra pareja no lo dice…pues peor para el o ella, se pierden esa sensacion liberadora… Y puestos, prefiero los actos a las palabras… ¿de que sirve que me digan te quiero si luego me estan “jodiendo”? Hoy estoy algo dispersa… mmmmmm :-/

  8. ngadla dice:

    Mi novia me ha dejado hace 4 meses. Todo era perfecto para mí, y de repente tuve que asumir que ella, por lo que sea se ha desenamorado. Ahora me habla como si de eso hubiesen pasado mil años y pudiese estar todo olvidado, como si no hubiese sido lo mejor que me ha pasado en mi vida. Como puede alguien desenamorarse tanto a raiz de detalles y malentendidos? Por motivos profesionales tuve que pasar un año fuera de Madrid, pero hablábamos horas todos los días, e incluso la dormí inventando un cuento dos días antes de que se produjese “la revelación”. No lo entiendo, no va a pasar que encuentre a nadie mejor que ella. Voy a estar solo e infeliz.

    Sé que voy a fracasar también en lo profesional, porque intentar ser profesor de universidad es imposible en España. No tengo ninguna fe en el futuro, mi motivación para tirar palante era la perspectiva de poder seguir construyendo una historia de amor tan bonita con mi novia. Ahora me queda todo lo bueno….que ya tenía!: amigos, familia. Mi vida es sencillamente, peor. Y sé que se va a quedar así. No he conocido a nadie más que me haya llamado la atención en 8 años. NADIE. Porque tengo que seguir viviendo una vida “peor” cuando he conocido la plenitud? 6 años. Como si fuesen 6 meses.

    No quiero reconstruirme, no quiero conocer a otra mujer (sé que no existe), no quiero tratar de ser feliz y lo que menos quiero de todo es quererme a mí mismo. He jodido mi relación. Era cosnciente de las cosas que me dijo al dejarme. Me reconoció que las había cambiado. Da igual. Por lo visto llegó tarde, y su concepto del mundo es inmovilista. No debo querer “convencerla”, aunque sea posible por que sus motivos (mi actitud) pueda cambiarse y ya lo haya hecho.

    Osea que no importa cuanto estés dispuesto a dar, a cambiar, a hacer, la otra persona puede cambiar de la noche a la mañana y dar al traste una relación de 6 años como si fuesen 6 meses? Que se olviden de mí en esta mierda del amor. Tuve fe una vez, pero no puedo jugarme tanto a algo que puede ser tan efímero. Yo estoy dispuesto a jugar fuerte, pero si esta mujer, que es la mejor que he encontrado, puede cambiar de idea así de fácil, que sentido tiene? A tomar por culo la relación, y a tomar por culo yo. Me la jugué a muerte y sabía que no podía perder. Pues he perdido. Tonto de mí. Y ahora toca hundirse. Y en eso soy buenísimo!

    Enhorabuena por tu blog, es muy acertado y muy de ayuda, pero le falta en mi opinión, conectar un poco más con la gente como yo, que no solo no tiene miedo de enfrentarse a la mierda a la cara, si no que lo necesita para llamar a las cosas por su nombre. A veces leo cosas que directamente me enfadan. Cosas llamando a la reconstrucción personal, a vivir esto como si fuese lo mejor que te pudiese pasar por que es una oportunidad de crecimiento personal y mejorar tu autoestima. No, Cristina, mi autoestima no va a recuperarse porque entienda que alguien me ha dejado por como soy. Ni por saber que no eramos compatibles. Ni por volver a mis hobbies (que nuca dejé, y compartí con mi novia, y me interesé por los suyos). No voy a crecer en lo personal. Voy a ser mas amargado, voy a estar más triste en una vida peor. Voy a vivir mi día a día sabiendo que no estoy aprovechando ni un 10% de lo feliz que podría ser si no hubiese perdido mi relación por 4 frases desacertadas y su facilidad para rendir la relación.

    Me odio, y no veo ningún problema en ello: la persona que me convenció para dejar de hacerlo me ha dejado, dando al traste con los motivos para quererse a uno mismo (hacer el bien a los demás). Sí, Cristina, si ella piensa que no valgo lo suficiente, es que no valgo lo suficiente. Esa frase no es un pensamiento equivocado. Es un pensamiento acertado. No sé como sale la gente adelante de estas cosas, supongo que quitándole hierro. No soy muy de quitarle hierro a las cosas. Yo no hago cosas con esa actitud superficial y ligera. Esa vida sí que no merece la pena ser vivida. Y esa es la que me tocaría vivir ahora? Pues no la quiero, de verdad. Prefiero la de esperar toda la vida, al menos con la fuerza que da el saber que estás luchando por lo que más correcto sientes. No voy a sacarla de mi corazón nunca. A otras no tengo más que dolor que ofrecerle, para ella siempre tendré amor. Vaya mierda de vida, pero mejor eso que cerrar el único capítulo de mi vida donde de verdad he sido feliz.

    • cristinalago dice:

      Hola ngadla,

      Hundirse y deprimirse para el resto de tu vida es una opción personal y respetable como cualquier otra, pero mi página está a personas que quieren vivir mejor, no peor.

      Y si tú no fueras una de estas personas, no creo que estuvieras buscando este tipo de lecturas.

      La gente no sale de una ruptura tomándosela a pitorreo, la gente sale de una ruptura vivenciando el dolor, llorando, asimilando y aprendiendo a desarrollar para poder sobrevivir a la pérdida sin morir en el intento.

      Evidentemente en esta vida hay pérdidas: perderás a algunas parejas, perderás amigos, se morirán tus padres y en definitiva, la única persona que estará contigo desde el principio hasta el final serás tú. Así que tú eliges si aprender a estar a gusto en tu compañía o vivir enmierdándote día tras día porque resulta que la gente ni es inmortal ni es estática, salvo en las películas.

      Y francamente, dudo mucho que tu ex novia o quien sea, tenga ningún tipo de ganas de regresar con alguien que no tiene nada mejor que hacer con su vida que quedarse sentado esperando a que venga alguien para encargarse de decirle lo que tiene que hacer o sentir.

      Un abrazo

      • ngadla dice:

        Muy acertada, como siempre. Si he acabado en tu estupendo blog es porque pretendo recuperarme y poder ser feliz algún día. Busco en tu blog motivos, razones pensamientos que me convenzan de que es posible. A veces me parece entrever alguno, pero no dejo de ver el “pasar página” como una cobarde rendición, como dar la espalda a la lucha por lograr lo difícil pero verdaderamente bueno. ¿Voy a encontrarme a mí mismo? No sé que hay de bueno en eso, ya me conozco y la vida para mi no tiene mucha gracia si no la compartes. ¿Voy a encontrar otra? No quiero otra. ¿No me quieren? Me jodo. Pero por que debería sonreír e intentar reconstruirme? Es una pregunta en la que estoy muy interesado. Que bases tengo para querer ser feliz sin ella y para no desconfiar de todo? Yo quiero ser feliz con ella, me obligan a estar sin ella. No me lo esperaba en absoluto, porque no iba a volver a sucederme? Que gano confiando? Que gano intentado ser feliz si solo es efímero y se acaba sin motivos ni aviso? y sobre todo: que motivo tengo para premiarme en lugar de castigarme?

      • cristinalago dice:

        Hola ngadla,

        La primera motivación que tienes es muy obvia. Tu ex novia no va a volver con un tipo amargado, infeliz, que no sabe que hacer con su vida y que no sabe vivir sin una pareja al lado. Todos queremos a nuestro lado a personas proactivas, con ilusiones, con metas personales, que nos quieran pero no nos necesiten con desesperación. A mí no me parece nada halagador que alguien me diga que su vida no tiene sentido sin mí. Entonces no me elige, se agarra a mí porque no tiene más huevos que hacerlo o se hunde.

        Suena poco estimulante, no. Lo siguiente.

        Tu segunda motivación es aún más obvia. El amor no es un funcionariado. No se trata de esmerarse mucho y conseguir una plaza fija para relajarte y tener eternamente una mamá que se ocupe de tus necesidades. El amor de hecho, no es para cobardes, porque cuando tú estableces un compromiso con alguien, estableces una apuesta que conlleva un riesgo. Cuando se supera una ruptura y se consigue en consecuencia una madurez emocional que antes no existía, la certeza que ganamos es no podemos controlar lo que va a suceder en el ámbito amoroso, pero sí sabemos que tenemos las herramientas necesitarias para afrontar esa incertidumbre. Lo que te lleva en definitiva a disfrutar del presente y no esclavizarte a la falsa seguridad de un futuro incierto.

        Porque siento decirlo, pero nadie puede jurarte que estará contigo por siempre.

        Ni tu madre estará contigo siempre.

        Te guste o no, no vives en un planeta de seres congelados en el tiempo que están eternamente en el mismo lugar y queriendo hacer las mismas cosas. O aceptas esta realidad o vives de espaldas a ella y te conviertes en un pedrusco sin sentimientos para no sufrir nunca más. Opción que yo misma viví durante un tiempo y que fue la etapa más miserable de mi vida.

        Prefiero el dolor que no sentir.

        Decía Einstein que ningún problema puede solucionarse desde el mismo estado de conciencia en el que fue creado. El proceso de duelo te cambia por dentro si no huyes de él o tratas de evitarlo y cuando este cambio se produce, ves cosas, caminos y opciones que antes ni siquiera sabías que existían. La vida se amplía cuando tú creces: si se dismunuye, es que te has atrofiado en ese crecimiento y aquí está tu encrucijada. ¿Quieres sufrir para algo o sufrir para nada? Siempre tu elección.

        Saludos!

      • ngadla dice:

        Yo no le digo a nadie lo que tiene que hacer ni sentir, ni quiero que nadie me lo diga a mí. Lo que quiero es discutir, negociar, compartir con la otra persona. Evidentemente, no tengo nada mejor que hacer con mi vida que luchar por lo que quiero. No pasivamente, activamente. No hay nada más importante. Esa frase contundente final ha sido un patinazo, aunque te agradezco mil millones que contestes, dado que ni me conoces y no he sido nada amigable.

      • cristinalago dice:

        Hola ngadla,

        Mi frase final no ha sido un patinazo, es resultado de haber pasado por tres rupturas y con alguna de ellas, haberme autoengañado hasta el infinito y más allá con todas las excusas, añagazas y vueltas de tuerca posibles para recuperar a quien no quería ni pedía ser recuperado.

        Sé lo que se siente al respecto y aunque mi consejo siempre va a ser que luches por ti antes que por nadie, muchas veces por uno mismo ha de llegar al final de ese camino para interiorizar la razón de este consejo. Así que te deseo mucha suerte con ello.

        Un abrazo y ánimos

  9. Fran dice:

    Hola Cristina, si hay algo que me admira de ti, es la “humildad” desinteresada con la que intentas enseñarnos a “cruzar” nuestros “puentes”, partiendo de tus particulares vivencias y crecimiento. Honestamente: TE ENGRANDECE y además, nos ayuda no sabes cuanto. No cambies nunca…
    Un abrazote guapa

  10. ngadla dice:

    Muchas gracias por tus palabras. Mi ex novia no va a no volver conmigo porque sea un amargado, no lo va a hacer porque “se le ha pasado” el amor. No puedo ni ver escrito que pueda volver con mi novia porque me da esperanzas y no va a pasar. No sé porque, pero no va a pasar. En efecto la gente cambia, y a veces no avisa de que está cambiando. Nada va a convencerme de que no hice en todo momento lo más correcto para que la relación no se fuese a pique, y eso es lo que me mata. No puedo decir “esto lo he hecho mal” en nada importante de verdad. Solo puedo decir “ví que esto podía convertirse en un problema e intenté arreglarlo, pero mi novia no quería arreglarlo: su solución fue dejarlo”. No tenía tanto amor como yo, así de fácil.

    Jamás me he relajado en mi relación. Jamás. He disfrutado el presente cada día, esforzándome para construir un futuro. Ahora solo me han dejado el pasado. Y un futuro con el que no sé muy bien que hacer. Así no lo quiero, así no merece la pena. Y eso tú no lo verás halagador, pero a mí, algo traumado con que me correspondan (y ahora más), me encantaría saber que alguien quiere estar conmigo. Yo sí puedo jurar que estaría con ella para siempre.

    Yo también prefiero el dolor que no sentir. Prefiero sufrir por algo, pero ese algo me es inalcanzable. Claro que tengo metas, pero me las han prohibido.

    Esos cambios que voy a experimentar tras el duelo, esas herramientas que voy a ganar (tener más miedo a que no me estén comunicando sus inquietudes, ser más inseguro, ser más misógino y más misántropo, no confiar en nada, no creerme lo que nadie me diga, darme menos miedo hacer daño a los demás porque yo también sufrí, ser más feo y más viejo cada día, sentir que estoy siendo infiel a la mujer que de verdad conquistó mi corazón, la culpa de saber que he matado mi relación, aceptar que “la vida es así, tío, un día estás con alguien y otro día no”….etc), esos cambios van a darme algo bueno, de verdad???? Si voy a encontrar nuevas metas y opciones, ya pueden salir y mostrarse, pero poca fe tengo en esas supuestas “lecciones” y “herramientas” que te dan las rupturas….

    Estuve 5 años llorando la pérdida de mi iguana con 9 años. Me prohibieron que cagase en un sofá y un día pasó. Me la quitaron. Pensaron que “se le pasará, es un niño”. La tuve 3 años. Estuve 5 años pidiendo a mi iguana en mi cumpleaños, escribiéndolo en las cartas a los reyes magos, dibujándola, hablando de ella. Fuí bastante infeliz esos 5 años. No se me pasó ni un poquito. Mis padres discutieron mucho entre ellos por lo radical de la decisión de mi madre. Y la acabé recuperando. Tuve problemas con mis amigos y dejé de verles 6 meses, después volví a hablar con ellos y recuperamos la relación. Quizás es que no sé relacionarme con la pérdida. No la entiendo. No sé que hay de bueno en ello. No sé cual es la valiosa lección, en superar pérdidas solo veo rendición, superficialidad, supervivencia y autoindulgencia.

    Pero, en serio, gracias Cristina, aprecio mucho tu blog, y el cariño con el que nos tratas a tus mutiladitos emocionales. Gracias por tus palabras, espero que algún día puedan servirme para ser feliz.

    • cristinalago dice:

      Hola ngadla,

      Para saber lo que hay después de la pérdida, hay que haberla afrontado alguna vez.

      Ser más misógino y más amargado no es cambiar, es permanecer en el mismo lugar que siempre, pero con corazas más gordas y esto precisamente ocurre por negarse a responsabilizarse de la propia vida y a evolucionar hacia la madurez.

      Si haber amado no te convierte en mejor persona, entonces no has amado ni mucho, ni bien.

      Saludos

      • ngadla dice:

        No sé de donde sacas que haber amado no me ha convertido en mejor persona. Otro patinazo intentando ser contundente. Cual es el objetivo de esa frase? Hacerme ver que he estado seis años no sabiendo amar? Deprimirme más porque no he sabido amar? profundizar en mis sentimientos de culpa por la ruptura? Haber amado me ha convertido en mucho mejor persona de lo que era, con mucha más seguridad en mí mismo y mucho más capaz de poner límites a los demás (que eran mis principales defectos),pero es normal que el desengaño de ver que esa misma persona por la que estás dispuesto a todo, y tanto habeis crecido juntos, ya no se siente a gusto a tu lado: el desengaño amoroso se traduce en desengaño contigo mismo y con los demás. Es inevitable, te han estado prometiendo disneylandia (y haciéndolo realidad) y luego te han revelado que contigo no quieren ni bajar a por pipas a la esquina. Comprobar en tus propias carnes que alguien puede estar dispuesto a morir a tu lado un día y a no hablarte en tres meses otro día, a quererte tal y como eres con tus virtudes y defectos un día, y otro a no compensarle tus defectos a tus virtudes y querer dejarte…es bastante inevitable que al menos al principio pierdas bastante la confianza en tí mismo, en el amor, en el futuro.

        Yo no concibo el amor como algo pasajero y circusntacial. No lo concibo como un viaje que realizas con distintos acompañantes. Yo no soy una serie de habilidades como “hacer camping”, “hacer role-playing en la cama”, y ser “alto”. Y entonces estaré siempre enamorado del amor. Y tendré una vida plena con 17 relaciones distintas, de tres años cada una. Mi novia A era muy lista, mi novia B tenía un pecho espectacular, la C era muy divertida. Esa visión “aditiva” del amor se me antoja detestable. Para mí el amor es llegar a conocer a alguien de verdad, y que te ayude a conocerte a tí mismo. Lo concibo como algo contingente, sí, pero no aditivo, si no “emergente”. Al sumarse dos personas cada una aporta sus cualidades, fortalezas y defectos, y el resultado de la suma es más que la simple adición de lo de cada uno. Hay nuevas propiedades emergentes. Pero para que salga eso hace falta muuuucho tiempo. No da tiempo a tener más de dos relaciones así en la vida. Es una lástima dejar pasar una oportunidad así en la vida, especialmente por motivos solucionables. No te cruzas suficientes personas así en tu vida como para tomarse esto a la ligera.

        No tengo ningún miedo en afrontar pérdidas, pero no reniego de que las pérdidas son algo negativo, y de que ese supuesto crecimiento personal es un bonito eufemismo para decir mutilado emocional. Las cosas claras. Tengo fuerza suficiente para afrontar mi propia vida, por eso he tirado la toalla y respeto que mi exnovia quiera emprender su camino en solitario, y con otro en el futuro. Pero lo considero una claudicación de una pelea más dura que habría conducido a un resultado mucho más feliz. No hay valentía en ello, hay resignación, instinto de supervivencia, autoindulgencia y superficialidad. No es una oportunidad de crecimiento personal, es una tragedia. Y el crecimiento personal es volverse una persona con más heridas en el alma. Más herramientas para llevar tu vida sin volver a sufrir y para no hacérselo pasar mal a los demás, sí, pero menos ilusión, creatividad, amor, confianza…

        Basta echar un vistazo al mundo de los adultos muy adultos: excepcional es el matrimonio que no se detesta mutuamente y con faltas de respeto flagrantes o simplemente indiferencia absoluta, raro es el adulto con verdaderas relaciones de amistad conservadas. Si volverse adulto y madurar es aceptar el cambio y la circunstancialidad de la vida (hoy contigo, mañana con otro, tú me aportas esto, tú lo otro, nunca conocerás a nadie de verdad) en lugar de ilusionarse por construir algo gigantesco juntos con la misma gente, llegando a conocerles/conocerte de verdad, entonces le veo poco interés. Y nadie puede negarme que esto que digo tiene tiene de conexión con la realidad, tiene cierto sentido. Que es poco adaptativo para la vida? pues sí, es malísimo, desadaptativoy bastante incompatible con la supervivencia y el alcanzar ser feliz. Pero no estoy ttan seguro de que la madurez no sea conformismo, superficialidad y egoísmo disfrazado de palabra que suena bien.

        Ahora afrontaré la pérdida, pero no por primera vez Cristina, no has entendido que ya me he enfrentado a ella varias veces y he conseguido reconducir mi vida por donde quería que fuese. Quizás ahora toca perder algo valioso para siempre tal cual. Pero no veo por que tengo que celebrar esa pérdida tanto de ilusión como de felicidad genuina en que consiste la madurez.

        Los terroristas luchan por la paz. La gente tiene cada vez más difícil ser feliz por que va madurando. No hay nada que celebrar, no hay nada de lo que alegrarse.

        Yo no me pondré una coraza en mi vida, no me la he puesto nunca y me he entregado siempre entero y con el corazón en un puño. No lo voy a hacer ahora. pero ahora sé que el no ponerse coraza no tiene recompensa. La vida es injusta, y triste. Si quieres otra cosa, fabríscatela tú, fabrica tu propia felicidad en tu corazón y dásela a los demás (mientras te dejen, antes de que desaparezcan por mil motivos), pero no esperes nada bueno de la vida. Solo estás tú, con todo lo poco que te gustas, solo estás tú, cada vez más “maduro”. Como ese plátano de tu cesta de la cocina, el negro y blandengue.

      • cristinalago dice:

        Hola ngadla,

        No estoy aquí para enzarzarme contigo en una discusión sempiterna. Tienes la página, hay una filosofía muy diáfana en ella y la ha escrito una persona que ha vivido estas experiencias y ha sufrido igual que te sucede a ti. Aquí la cosa es clara, yo sí creo que se puede evolucionar, aprender y mejorar en torno a las experiencias y como así lo creo, así sucede. Si no lo crees, es evidente que no va a suceder. Al final es sencillo, no tiene tantas vueltas: uno decide vivir o morir, uno decide avanzar o neurotizarse, uno decide esperar o hacer, en definitiva, uno decide lo que se le venga en gana hacer con su vida, que para eso es suya. Aquí promulgamos las opciones de vivir, avanzar y hacer. Evidentemente si tú crees en las otras opciones, entonces este no es tu lugar y te recomiendo busques espacios más afines a ti.

        Saludos y ánimos

    • Anónimo dice:

      Hola Ngadla :

      Acabo de ver este hilo de comentarios y me gustaría aportar mi visión ya que yo también llegué a este blog con dudas muy serias sobre el sentido del amor y la utilidad de pasar por un periodo tan negro como es un duelo.
      Desde mi punto de vista, un duelo, si se sabe aprovechar, sirve para abrir los ojos sobre la verdadera esencia de la vida, que es lo transitorio de todo:Personas, cosas y sentimientos llegan y se van. Las personas nos acompañan durante una parte del camino, nos enseñan cosas, nos revelan aspectos de nosotros mismos de los que ni siquiera éramos conscientes y, al final, les acabamos agradeciendo el paso por nuestra vida. Por supuesto, todo este proceso es largo, doloroso y no se culmina en dos días. En la vida nada es inmutable y tenemos que aprender a convivir con la pérdida. En este caso, la filosofía oriental nos lleva milenios de ventaja y nos enseña que todo cambia y, cuantos menos apegos, mejor.
      Una vez que se entiende esto, y descendiendo al detalle de las rupturas amorosas, comprendemos que la gente cambia, se enamora y desenamora. Durante un tiempo podemos amar y ser amados y construir un proyecto de futuro juntos, pero eso no es un contrato de por vida. A largo plazo, ni tú ni la otra persona podéis garantizaros mutuamente que querréis estar siempre juntos porque por el camino pasan muchas cosas. Esa obligación de “garantía” sería tremendamente injusta para ambos. Al final, el secreto, y lo más difícil, es disfrutar del momento presente y dar lo mejor de nosotros . El resto, está fuera de nuestro alcance. Sé que da miedo, pero es mejor vivir plena y conscientemente a resignarse a matrimonios sin amor como los que describes en una de tus réplicas. Precisamente el seguir concibiendo el amor como lo hicieron nuestros padres y abuelos es lo que nos está causando tanto dolor en el mundo actual. No aceptamos ni la pérdida ni el cambio.
      Con respecto a lo que dices de que no encontrarás a nadie como tu ex, no la conozco pero estoy convencida de que es un ser humano como todos los demás. Por tanto, y teniendo en cuenta que somos 7000 millones de personas en este planeta, seguro que habrá por ahí otras mujeres con las que seas perfectamente compatible.A veces no hablamos nosotros sino nuestra dependencia e idealización. En mi caso, que he pasado por rupturas, llegó un momentó en que me aburrí profundamente de seguir anhelando a una persona que me había demostrado falta de amor y que además ya no estaba en mi vida. Es como echar de menos a un fantasma: No tiene sentido y supone cerrarse a las cientos de cosas bellas que nos ofrece la vida.
      Y ya para terminar, no podemos supeditar nuestra felicidad al estar emparejados. Qué dice de nosotros el hecho de ser incapaces de ser felices sin tener a una persona al lado? Tan vacíos e incompletos nos sentimos? Dónde queda nuestra dignidad si nuestra única fuente de felicidad es la pareja de turno, por mucho que pensemos que es una especie de ángel caído del cielo? Eso sí que me da miedo.
      Por supuesto, nadie aboga en este blog por ponerle a estas situaciones una sonrisa bobalicona y frases vacuas tipo Coelho. Más bien se invita a la reflexión y a llorar lo que haga falta, con la perspectiva de encontrar una nueva forma de vivir muy diferente a lo que hemos vivido hasta ahora y que a veces ni intuimos cuando estamos inmersos en el dolor.

      Abrazos y ánimo; )

      • reina dice:

        Por cierto, soy Reina. Por un error mi comentario apareció como anónimo 😉

      • Fran dice:

        Hola Reina, solo felicitarte por el texto, todo un canto al “verdadero y coherente amor”, a partir de lo que somos y esperamos de la vida. Un abrazo

      • Paola dice:

        Muchas gracias por haber escrito ese comentario tan hermoso, yo he estado aprendiendo mucho estos dos años tan dificiles, pero leer a personas tan inspiradoras me reconforta.

      • Anónimo dice:

        Hola Reina,

        no había visto que me habías contestado tan generosamente. Muchas muchas gracias, siempre hace ilusión que alguien te conteste y poder discutir un poco. Si se está de acuerdo en todo, para qué? Que curioso que mi ex-novia también adoptase el pseudónimo Reina en un blog que escribió (la primera en la frente jaja).

        Hace 5 meses que escribí todo aquello que escribí. Y a día de hoy lo releo y sigo de acuerdo con la inmensa mayoría. Supongo que va en el paquete de no cambiar. O como quizás estarás pensando “de ser una persona que no sabe aceptar el cambio en su vida”.

        Ese fue tu secreto cuando te viste en este oscuro lugar donde yo llevo 10 meses? Aceptar que en a vida todo viene y se va? Que la personas pasan por nuestra vida y luego se van? Y que hiciste con el conocimiento de que esa persona sabía en su interior que a tu lado le sería imposible ser feliz, que para alcanzar la felicidad tenía que borrarte a tí y a todo rastro de tí de su vida? Y con la impotencia y frustración de ver como la persona a la que quieres no confía en que seas capaz de demostrarle que está equivocada contigo y que sí estás a la altura? Como contestaste a la evidencia de que eras una mujer de la que no se puede estar enamorada toda la vida? De verdad me interesa saber que hiciste con esos pensamientos.

        No consigo ver porque puede ayudarme ver que “no existe el amor, solo el apego transitorio”. Y no aprendéis juntos, si no que la gente te enseña cosas, y luego os separáis por que la individualismo vale más que la confianza. Que el mejor romance de tu vida lo vas a tener contigo mismo… De verdad queréis vivir en un mundo así de desafectado, narcisista y autístico?? Por favor, si me va a yudar abrazaré esa fe como el primero, pero es que sencillamente..no lo veo.

        En definitiva; no quiero vivir en un mundo gobernado por la transitoriedad y el ir y venir de las personas. Me gusta creer que aunque no controlo mi destino, aunque no puedo controlarlo todo (ni lo deseo), las pocas, poquísimas cosas que quiero salvar, si me esfuerzo, aunque sea sacrificándome hasta dejarme la vida y la salud mental, puedo parcialmente protegerlas del caos. Qué sentido tiene si no vivir en un mundo donde da igual tu esfuerzo y el valor que le das a las cosas? Un mundo donde la gente acepta la desgracia y no lucha contra ella? Si no te enemistas con los dioses para que cojones sirve la vida? La vida es una lucha constante por mantenerte ingenuo (inmaduro) en un entorno hostil. Esos son mis valores, al menos.

        Hablas de idealización y dependencia. Pero es que esta persona es realmente alguien de quien estoy enamorado. Podría rellenar volúmenes con todos los actos que ha hecho que me han dolido durante esta ruptura. Eso no hace que la ame menos a día de hoy, cuando hace 10 meses que no la vea. No la tengo en un pedestal, se subió ella durante seis años de relación. Y yo no quito puntos a la gente por sus errores. Mi afecto por la gente no es un ábaco al que sumar pelotas posivas y restar pelotas negativas (algo que ella ha hecho conmigo y me duele, pero no me hace quererla menos). No me importa que haya otras mujeres. Mi relación con ella se terminó y eso es un dolor que no se va a paliar nunca, solo aprenderé a vivir con él. Pero eso es mi decisión. Es cierto que hay un montón de herramientas mentales que pueden ayudar a superar una ruptura, salta a la vista que todas las que se recomiendan en este blog funcionan de maravilla, dada la aclamación popular que recibe Cristina.

        Yo me siento impelido a guardar la lealtad con los ausentes aunque el precio sea el sufrimiento mismo. No olvidar, no renunciar, no odiar, no dejar de llorar. Cronificar el dolor y vivir el resto de mi vida con él. Si no lo hago siento que le estoy faltando al respeto a la relación. Veo que para vosotros esto es un duelo mal llevado.

      • cristinalago dice:

        Hola ngadla,

        Aquí se permite el debate y por esto he validado tu comentario, pero te pido que te moderes en las alusiones maliciosas y los sarcasmos, tanto a otros usuarios, como a mi persona. Que lo comprenda, no significa que lo consienta y menos aún, en un espacio creado para ayudar, acompañar y sostener, no para usarse de saco de boxeo.

        Respeta, por favor, mi espacio, que es mi casa, no tu váter.

        Gracias por entenderlo y un abrazo

  11. Anónimo dice:

    Hola, mi amiga Mon me ha derivado a este blog, dijo algo asi como que era sensato en su propuesta de andamiaje, e incluso me pidió que leyera este último diálogo entre ngalda y cristinalago porque de alguna manera se identificaba con el empeño y cierto toque infantil del primero, sin dejar de reconocer lo acertados de los comentarios de Cristina. Solo quería agradecerle a Mon todas las cosas que me sugiere como el libro que insiste, y que tengo a mi vera, que lea, a pesar de lo esotérico de su título. Pido un hurra por la amistad, prima hermana del amor.

  12. reina dice:

    Hola Nglada:

    En mi vida he tenido sólo dos relaciones importantes, pero ambas me enseñaron mucho y me permitieron colocarme en diferentes escenarios. En ambos casos yo fui quien cortó la relación. Los motivos:

    – En el primer caso, se trataba de un buen chico que, a su manera, me quería, pero llegó un momento, después de mucho tiempo, en el que evolucionamos de forma completamente diferente. Ya no teníamos nada que ver, no queríamos lo mismo ni nos comportábamos igual. Habíamos empezado con 17 años y terminamos con 31. Imagina el camino que recorrimos juntos. Después de muchas dudas, miedos y ruegos por mi parte de que cambiara la situación, de que cambiara él en definitiva, finalmente le dejé. Aprendí que realmente él no tenía por qué cambiar. La responsabilidad de marcharse era mía porque era yo la que no era feliz. Él sufrió muchísimo, no lo entendió, me prometió cambiar e incluso me pidió matrimonio, pero ya era muy tarde porque estaba totalmente desenamorada. Apliqué el contacto cero porque quería empezar una nueva vida. No tenía nada en contra de esta persona y de hecho a día de hoy deseo que le vaya bien porque es una buena persona y merece encontrar a alguien con quien poder ser feliz.

    – La segunda relación fue la que me trajo a este blog. La típica relación imposible. Finalmente, al no ver ningún futuro con esta persona, también la dejé. La diferencia con la anterior relación es que estaba muy enamorada y por tanto el duelo fue muy terrible, pero desde casi el principio apliqué el contacto cero porque hablar con él o saber de sus andanzas eran garantías de sufrimientos y recaídas. Tuve que aprender a dejarle ir a pesar de lo idealizado que lo tenía.

    ¿Qué te quiero contar con esto?

    – Que el contacto cero es algo que tú llevas a cabo por tu propio bienestar, para dejar de saber de la vida del otro, obtener silencio mental, dejar de especular y elucubrar.

    – Que si el otro te deja y decide continuar con su vida sin tener contacto contigo, está en su derecho. No lo hará por fastidiarte sino pensando en sí misma. Por supuesto que duele el perder al otro. Ese dolor se supera con el tiempo y centrándote en tI, en tu presente, tus proyectos, atreviéndote a cosas nuevas, emprendiendo nuevas actividades, nuevas amistades… En definitiva, todo aquello que aleje tu mente de ese bucle infinito de preguntas, que en el fondo no importan. Con el tiempo tomarás distancia y verás a esta persona como algo lejano, desprovista ella y la relación de ese halo mágico que ahora mismo tiene para ti.

    – El amor no es una plaza de funcionariado público ni hay garantía de que el otro siga contigo por muy bueno que seas o muchos cambios que hagas a última hora (me remito a mi propia historia). Cuando la otra persona está desenamorada y se da cuenta de que no quiere continuar el camino contigo por X razones, no hay nada que hacer. Y eso no quiere decir que tú seas peor ni que el otro sea malísimo, simplemente que no encajáis como pareja. Sé que es durísimo pero no queda otra que aceptarlo.

    – Y esto me lleva al último punto, que es lo transitorio de todo. La gente viene y va. Es un hecho que he comprobado a lo largo de mi vida. Algunos se han ido y a cambio la vida me ha traido a personas maravillosas que no tenían nada que ver con los anteriores, seguramente porque yo tampoco era la misma.
    Hoy estamos aquí y dentro de 10 años quién sabe dónde nos hallaremos. Podemos hacer planes, por supuesto, pero eso no quiere decir que las cosas no vayan a cambiar. No es narcisismo ni individualismo, sino aceptación misma de la naturaleza de la vida. Como te digo, puedes creer en ello o no. No es mi labor convencerte. Si quieres conocer una filosofía diferente, ahí tienes el budismo, con creencias que chocan con la visión monolítica de las cosas que tenemos por estos lares. A partir de ahí tú decides si quieres continuar adelante o prefieres seguir en el mismo estado de duelo permanente.

    Dices: “Cronificar el dolor y vivir el resto de mi vida con él. Si no lo hago siento que le estoy faltando al respeto a la relación”. ¿De verdad quieres seguir en el pozo mientras el mundo (tu ex incluida) sigue girando? Desde luego que no tiene nada de romántico ni de heroico. Hace poco David Lynch decía que “la depresión, la rabia y la pena resultan bellas dentro de una historia, pero para el artista son veneno”.

    Al final, es tu decisión.

    Abrazos

  13. culo dice:

    Hola Reina,

    muchísimas gracias por contestarme tanto, tan extensamente y abriéndote tanto. Creo notar que has tenido tu recorrido, has sufrido mucho y te gustaría usar tu experiencia, las cosas que te ayudaron a salir del hoyo para ayudar a los demás. Esa manera de compartir tus vivencias para ayudar te honra. Me surgen varias preguntas que puedes contestar o no.

    Hablas de tus dos grandes historias. Nunca te han dejado, Reina, así que creo que el sufrimiento que habrás tenido tú es de una naturaleza muy muy diferente a la de los dejados.En ambas situaciones tuviste la sartén por el mango, tú decidías a donde iba esa relación. Yo solo he tenido una historia. Salvando las distancias (tú relación fue el doble de larga), me identifico especialmente con tu primera historia. Solo que obviamente en el bando perdedor. Y con otra diferencia importante, mi novia no habló conmigo la cosas a tiempo. Me hizo la revelación de la noche a la mañana y luego me sometió a contacto cero.

    A mí el contacto cero me parece una estupenda manera de protegerte de la otra persona tras relaciones tóxicas, muy superficial (¿hay algo más simplista que “ojos que no ven corazón que no siente?”), y un trato desgarradoramente desalmado a la otra persona. Tú sabes la sensación de impotencia que es eso? Ese contacto cero es lo que me volvió loco. Decidí respetarlo seguro de que tras el tiempo de reflexión replantearíamos la relación en nuevos términos. Pero no, ella aprovechó para desvincularse emocionalmente de mí por completo. Se vió sin mí y clamó “aleluya!”. Quien merece ser feliz después de haber hecho tan infeliz a su novia?

    Me llama la atención que tengas tan claros los motivos por los que dejaste a tus ex. Cuando le digo a la gente que me dejó mi novia, me suelen preguntar “por que????” que pasó???”. Y yo suelo contestar: “si nadie puede explicar porque se enamora porque iba a saber explicar porque se desenamora”. Pero veo que tú lo tienes muy claro.

    Tú crees que tú primera pareja se sentiría representado y comprendido con estas palabras?:

    “En el primer caso, se trataba de un buen chico que, a su manera, me quería, pero llegó un momento, después de mucho tiempo, en el que evolucionamos de forma completamente diferente. Ya no teníamos nada que ver, no queríamos lo mismo ni nos comportábamos igual”.
    “Cuando la otra persona está desenamorada y se da cuenta de que no quiere continuar el camino contigo por X razones, no hay nada que hacer. Y eso no quiere decir que tú seas peor ni que el otro sea malísimo, simplemente que no encajáis como pareja. Sé que es durísimo pero no queda otra que aceptarlo”.

    Estas cosas podrían parecerse a lo que a posteriori, tras 5 meses de ruptura desde diciembre, mi ex me dijo que eran sus sensaciones, En abril yo era “la persona más parecida a ella del mundo” y en Julio “estábamos intentando algo que no tenía que ser, eramos personas totalmente distintas y teniamos diferencias irreconciliables desde el principio que eran las que a final habían jodido la relación” (y yo tan enamorado como el primer día!,…en que carajo andaría pensando para no darme cuenta de que vivía en un infierno?)

    Puedes imaginar la frustración de ver como la persona que amas pierde la confianza en tí? Te resume, te simplifica a tus puntos negativos. La persona a la que amas y que te amó hace un balance negativo de la relación, te considera agotado y ya no espera nada de tí. Te hace notar, con mayor o menor sensibilidad, que te considera incapaz de estar a la altura de las circunstancias. Ya ni te lo pide, quiere que seas muy feliz, pero donde no le salpique (lo que le desea al taquillero del metro, vamos). Ella considera que ya ha aprendido de tí todo lo que eres capaz de darle y te has agotado. Te sientes minusvalorado, desechado, te sientes impotente, te sientes incapaz, te sientes indigno. Te sientes una puta mierda y no tienes la menor participación en algo que va a cambiar el rumbo de tu vida. Da gracias todos los días por no haber conocido todavía lo que es no tener la sartén por el mango.

    Proyectos, amistades y cosas las tenías antes y después. Este dolor no se supera. Solo aprendes a vivir con él.

    Me parece interesantísimo también que digas “él no lo entendió”. Mi ex me dijo “lo peor de todo es que ni siquiera lo entiendes”. Lo que no comprendo es de donde viene esa seguridad plena en vuestra interpretación de los hechos. Que es “entenderlo”? Entender que no somos dignos de negociar, dialogar, ser amados por tí sin fecha de caducidad con nuestros defectos y virtudes? Entender que ya no merecemos más oportunidades? Como puedes pretender que un enamorado entienda/acepte que no hay nada que hacer? En vuestro desamor podréis estar muy muy seguras de vuestras razones y de nuestra falta de valía para sobreponernos a la dificultad y dar la talla, pero no podéis exigir que “entendamos” ser proyectos de novio fallido y desechado.

    Al final, tienes que pensar que si esa persona frente a una situación de crisis decidió simplificarte así, poner un tope a tus capacidades y hacerte saber que en su opinión nunca podrás pasar de ahí, entonces no te queda otra que aceptar que la persona que amaste ha muerto y estás frente a una extraña. Una extraña que renuncia a ver quién eres de verdad. Cuando puso su proyecto individualista por encima de la confianza mutua y la evolución en pareja…reveló una parte de ella que desconocías. No puedes amar a quien te deja claro que te considera agotado y te desecha. Sería aceptar tus límites y meterte en un ataúd tú solo. Mejórate y sigue creyendo que eres alguien de quien se puede estar enamorado toda la vida.

    Has visto lo bonitos que son los dolmenes de Stonehenge? O las pinturas de Altamira? O los gusanos de la oncocercosis? La historia es el relato de lo que permanece, la evolución biológica es la contingencia de lo estable. Cuando los dinosaurios desarrollaron plumas, aprendieron a volar, pero dejaron de ser dinosaurios (con lo que molan los dinosaurios!). La transitoriedad de la vida es totalmente cierta, la vida es efímera, cambiante y bastante abitraria. Eso es indiscutible. Mi planteamiento es que eso es el enemigo, no un aliado. Mi trabajo consiste en mantenerme fiel a mí mismo y mis valores monolíticos cuando la vida me lance tormentas. Aprender a volar como un Iberomesornis, pero nunca quitarle significado al pasado. Nunca decir “no tenía que ser”, “no encajábamos como pareja”. Siempre diré:

    “Ojalá hubiese conocido a Norma ahora, porque pudo ser pero no fue”

    Mi decisión es seguir girando, seguir con mi vida y escribir otros capítulos siendo fiel a mí mismo. Con los mismos valores. No por heroico ni romántico, si no porque es lo que me sale de dentro. Es como soy, y la vida no puede cambiarme por mucho que lo intente.

    No olvidar, no odiar, no dejar de llorar, no crear corazas, no simplificar.

    • reina dice:

      En primer lugar, el hecho de que nunca me haya dejado una pareja no quiere decir que no haya tenido que aprender a aceptar la pérdida. Otras personas se han ido de mi vida, a pesar de que hubiera deseado que se quedaran conmigo.

      Te aseguro que he conocido el desamor y con él el dolor, el sufrimiento, el desengaño, la traición, la ruptura de expectativas, la desesperación y el ninguneo. Precisamente ese es parte del camino que se recorre hasta que se toma la decisión de dejar a alguien, al menos en mi caso. El “dejador” no es un ser despiadado que un buen día se levanta y dice: “Hoy voy a dejar a mi pareja porque me da la gana”. Se pasa por un proceso previo muy duro de miedos, dudas y autoengaños esperando a que el otro cambie, o te dé lo que tú esperas, o acepte tus peticiones o whatever… Al final llegas a la conclusión de que el otro es como es y por lo tanto quien tiene que mover ficha eres tú.

      Creo que partes de un esquema equivocado, basado en “buenos/malos”, “víctimas/verdugos”, “ganadores/perdedores” que te hace pensar que todas y cada una de las acciones de tu ex van encaminadas a minusvalorarte. Evidentemente, no puedo generalizar pero los “dejadores” no son tan malos como los pintan. Al contrario de lo que tú piensas, el dejador no tiene “la sartén por el mango”. Más bien al contrario porque en muchas ocasiones ha puesto sus expectativas, deseos y proyectos en manos de otra persona, que en todo caso sería la que tendría “la sartén por el mango”, si es que se le puede llamar así. El “dejador” simplemente un día decide tomar las riendas de su vida o continuar su camino en solitario. Nadie es culpable en estos casos. Deja de torturarte pensando en el daño que supuestamente pudiste hacer. Ambos sois corresponsables del fracaso/éxito de la relación. Al igual que tú no eres una víctima, ella tampoco lo es . Perdonarte y perdonar es el camino para la aceptación y la paz.

      El contacto cero no es un superpoder que tiene tu ex para hacerte sufrir. Bien mirado, el contacto cero es un arma que tú también tienes para evitar conocer los detalles de su vida. El contacto lleva a remover el pasado y a tener conversaciones que son inútiles ya que sólo sirven para agitar el fantasma de algo que no existe. Es como querer mantener una especie de sombra de lo que se tuvo con esa persona. Personalmente, prefiero acabar una relación con dignidad y no andar manteniendo una relación zombie, a base de migajas, recuerdos del pasado y reproches.

      Y ya para terminar, no sé si mi primer ex se sintió representado con las explicaciones que le di. Creo que no, pero yo ya no podía hacer más. A la gente hay que dejarla marchar porque a nosotros tampoco nos gustaría que nos mantuvieran aprisionados en contra de nuestra voluntad.

      • culo dice:

        Claro que has sufrido. Las sensaciones que comentas del dejador las entiendo, por supuesto que es muy duro ver como se rompen tus expectativas. Se puede pasar muy muy mal, mucho peor a veces, siendo el dejador. Puedes verte amando a alguien que te trata mal, que no crece, que necesita reafirmarse aplastándote. Puedes tener a alguien que te maltrata física y verbalmente. Puedes estar con alguien tan cobarde que no se atreve a dejar él la relación y te agrede para que seas tú quien le pone fin y queda como “el malo”. Y sin ir a esas situaciones, puedes estar con alguien que sencillamente, no puede superar sus miedos y madurar.

        Mucho de mi discurso está imbuido de mi propia experiencia, por que es de lo que sé. Y mi situación fue que no tuve avisos. Tuve sentencia de muerte directa. Y con el tiempo solo he recibido generalidades como las que te mencionaba. Reconstrucciones con las que no comulgo y que me hacen sentir simplificado a mis defectos, no comprendido y no escuchado. Yo he tenido que reflexionar sobre todo lo que hice mal por mi cuenta, buscar porque la decepcioné tanto…y no he podido parar hasta llegar a arrepentirme de mí mismo por completo. Y eso combinado (y en contradicción) con que no me siento culpable de nada, considero que lo hice todo bastante bastante bien y que siempre que se me pidió un cambio lo hice. No se porque, si evolucioné tanto, al final me consideró incapaz de evolucionar.Y hay muchas rupturas así, en las que a todas las sensaciones que también experimenta el dejador, el dejado suma la de ser rechazado y la impotencia.

        Supongo que ves la paradoja en esta frase, no?

        “A la gente hay que dejarla marchar porque a nosotros tampoco nos gustaría que nos mantuvieran aprisionados en contra de nuestra voluntad”

        No le estás dejando marchar, él querría quedarse! La que quieres marcharte eres tú y le estás pidiendo que no te mantenga aprisionada en contra de tu voluntad.

        Claro que no se deja a alguien sin haber llevado a cabo un proceso en tu interior, lo que digo es que en muchos casos (cuando el dejado no te ha hecho nada malo), cuando lo que hay es una sensación de “nos hemos convertido en gente distinta”, el dejado no se va a ver nada representado ni comprendido. Esa disonancia de opiniones me alucina, y considero injusto que se exija al dejado que lo entienda, porque no tiene por qué. Solo tiene que acatarlo por respeto, pero igual que no se puede convencer a alguien para que se enamore de tí, tampoco se le puede convencer a tu pareja de que lo más sensato es rendir la relación sin luchar más.

        Es la doble moral suprema: cuando se está en pareja lo más importante es mantener una buena comunicación, superar los baches escuchándose y respetándose, pero nunca dejar que tu ego secuestre tu espíritu conciliador. De repente tu pareja habla de ruptura (casi nunca de forma clara) y ya no hay nada que hablar, todos los intentos de dialogar son “atosigarla” “arrastrarte” y “no entenderlo”.

        Lo de la sartén por el mango también es dependiente de la situación pero vamos Reina, no me des una vuelta a la tortilla tan estrepitosa como decir que es el dejado el que tiene el control porque el dejador ha puesto sus expectativas en su poder. Eso se limita al caso de un dejador dependiente…y poco más. Cuando una persona quiere más y la otra pone fin a la relación (que es lo más común) el rechazo y la impotencia se lo lleva el segundo con patatas y vinagreta. La impotencia del dejador puede ser “porque no consigo volver a quererle?” “porque no es capaz de darme lo que quiero”. Pero estás eligiendo tú si esto se acaba o no. A un amigo le dejó su novia, un mes y medio más tarde le pidió volver y volvieron. Antes de eso, dio igual si mi amigo quería volver o no. A esa sartén por el mango me refiero.

        A mí me pone mucho más nervioso no saber los detalles de la vida de mi ex. Lo que más agradezco es que fuese ella la que me contase que ya estaba con otro. Pero entiendo que la gente está cómoda en el “ojos que no ven..”. Yo no. A mí me parece inhumano que ahora nos convirtamos en extraños. Como si su vida solo me interesase mientras había mamadas. Luego ya no. Es muy duro ver que alguien quiere borrarme así de su vida. La quiero demasiado como para sentir eso. Cuando se ha creado una complicidad así es un crimen desperdiciarla. Si no la trato como creo que se merece un adulto y un ser humano, es porque me ha pedido que sea así.

        Por otra parte es cierto que es muy dificil hacerlo, y que la posibilidad de acabar frivolizando algo que fue mágico es real y asquerosa. Frivolizarlo o ningunearlo…que es menos malo? Supongo que prefiero frivolizarlo porque entre comentario tonto y anécdota (el amor hace que te guste saber sobre el otro) pueden colarse comentarios nada frívolos. Anda que no es una oportunidad de aprendizaje lograr discutir sobre el desamor con tu ex! Aunque quizás pertenezca a la ciencia-ficción porque los humanos tenemos demasiadas emociones para lograr esa delicia filosófica…

        Muy lejos de mi esquema de partida lo de buenos/malos etc. Parto más bien de individualismo/colectivismo.
        En su vertiente buena: autoestima/compañerismo.
        En su vertiente mala: egoísmo/dependencia.

        Mi problema es que estoy obsesionado con encontrar una sola lección positiva que extraer de las rupturas, y no la encuentro. Ojalá un día sea capaz de decir algo maduro sobre las rupturas. Por ahora voy por:

        “Te ha dejado, te jodes…y punto” (maravilla que resume que el dolor tiene fin).

        “Este dolor no se supera, se aprende a vivir con él”

        “Nadie sabe porque se enamora de tí, ni porque se desenamora”

        Gracias de nuevo por responder Reina. Me sirve bastante escribir, aunque no se para qué en concreto… Como poco me ha distraido durante la noche de cumpleaños de mi ex, ese que hace un año organizaba yo con piñata y velas.

        Repito, yo solo digo mi opinión reflexionada, lo que no obsta que esté muy equivocado en muchas cosas. Es una visión mía, es lo que me impide avanzar pero también donde reside mi identidad. Decisiones, decisiones…

      • reina dice:

        Poco más puedo añadir a lo que ya he dicho. Simplemente te invito a que poco a poco sueltes el pasado porque eso es lo que te mantiene en el dolor.

        Abrazos

  14. culo dice:

    Muchas gracias por tus comentarios y por tus ánimos. Interesante ver como alguien ha superado sus fantasmas, está en paz consigo mismo y transmite optimismo y lecciones aprendidas de su viaje por la vida.

    Intentas superándolos sin ceder a ciertas cosas que no quieres colocar en tí. A ciertas lecciones que preferirías no haber aprendido. Pero que remedio, mejor aceptar derrotas (y agrias lecciones) ante un enemigo tan grandioso como la transitoriedad de la vida que hacer de la vida de los demás un infierno con tus quejas constantes. Casi todo el mundo ha vivido el desamor en sí mismo o en otro. Te jodes…y punto.

  15. Claudia dice:

    Hola:
    Quiero exponer mi caso y no sé si este es el hilo adecuado.
    Me encuentro en una situación complicada ..debido a mis relaciones pasadas (8años con un chico que sólo hacia mentirme)me he vuelto una persona super desconfiada.
    No soy de estas chicas que entra en páginas de internet para ligar pero un buen día estando soltera me dió por apuntarme en una página de internet y conocí a un chico..

    He de decir que me considero una persona sociable y físicamente no me veo fea igual es superficial pero es para que entendáis mi situación.

    Este chico se ha comportadl genial.. hemos quedado unas 5 veces ha venido hasta donde trabajo sólo por tomar un café de 20 min. Hemos ido al cine y todo genial .. me ha dicho que me quiere conocer despacio y que le gusto muchísimo .. no ha habido nada entre nosotros aunque muchísima complicidad.Debido a mi dedconfianza ayer entré en esa página y lo vi que se había conectado ayer y entré en un ataque de desconfianza . Hoy a la mañana le escribí super enfadada diciéndole que si lo que quería era conocerme entrando esln esa pàgina no me parecía nada bien.
    Él me ha contestado muy ofendido.. diciendome que si quisiera un rollo no hubiera quedado tantas veces sin haber intentado nada.Que entró en esa web para quitar sus fotos y que no habla con nadie. no me ha vuelto a hablar en todo el día.. siento que igual por mi desconfianza estoy fastidiando algo que ha empezado tan bonito. Le he pedido perdón pero sigue sin contestarme. Creo que los fantasmas de mi pasado me persiguen y no quisiera perder a este chico..

    He de decir que nunca fui de buscar pareja por internet. Tengo 32 años y siempre tuve relaciones conociendo a los chicos con el roce del día a día.. este chico me cae super bien y no se qque hacerr.. también pienso que si realmente le intereso se le pasará el enfado y perdonará mi desconfianza o al menos entenderà igual por qué he actuado así.

    ¿Qué pensáis al respecto? Estoy super angustiada.

    • cristinalago dice:

      Hola Claudia,

      No sé cuánto tiempo hace desde que lo dejaste con el chico de los 8 años, pero no parece que estés recuperada de esa relación como para poder entregarte a disfrutar una nueva y si tener una relación va a convertirse en un motivo de angustias y desconfianzas, quizás es mejor esperar un poco más y dejar las páginas de contactos al menos por un tiempo. De poco sirve que esa persona te perdone y regrese si dentro de dos semanas hay otra cosa rara y vuelves a explotar.

      Yo me enfocaría en el trauma en cuestión y en ir sanándolo.

      Abrazos!

  16. Claudia dice:

    Gracias Cristina..

    Tienes toda la razón.. soy super desconfiada sin embargo antes no lo era. He de decir que ya he hablado con el chico en cuestión. Me ha dicho que no pasa nada que no està enfadado.. aunque en el fondo sé que lo està porque no ha querido volver a quedar . Me fastidia tanto que los fantasmas de mi pasado hayan dañado esta bonita amistad que acababa de empezar.
    También piensl que si realmente le intereso seguiría queriendo quedar. Él me ha dicho que le sigo gustando y que tiene las mismas ganas de verme que desde un principio sin embargo desde el viernes todo han sido excusas para vernos. Espero que con los días se le pase. Yo ya le he pedido mil perdones los cuàles él me ha dicho que no tengo nada que pedir perdón.
    Estoy un poco angustiada por el tema. Estaba super ilusionada y voy y lo fastidio todo. Es complicado volver a confiar en alguien después de tanto engaño que he sufrido.

    Espero que todo se solucione.

    • cristinalago dice:

      Hola Claudia,

      El asunto de recuperar la confianza es algo muy personal que depende básicamente de ti. Que tengas traumas de relaciones pasadas no es problema de las nuevas personas que vayas a conocer y estas actitudes en general restan todo atractivo a quien las mantiene. Si al chico le apasionas tanto que está dispuesto a pasarlo por alto, ya es cosa suya, pero cuenta con que por regla general, esto no va a suceder en relaciones que recién empiezan y en las que no existe compromiso o vínculo alguno.

      Quizás es bueno preocuparse más por recuperar esa capacidad de confiar antes de seguir conociendo a más candidatos.

      Abrazos!

  17. Anónimo dice:

    Hola Cristina:
    Hace un tiempo tuve una relación breve pero intensa con un hombre. Él decidió poner punto y final a la historia y sé que lo pasó mal por ello. Ahora con más tiempo y distancia veo los errores que cometimos: los suyos (había salido hacía poco de una relación larga) y sobre todo los míos (poca comunicación, poco feedback emocional, estaba ‘cerrada’, vamos).
    Hemos vuelto a coincidir y hemos tenido un trato cordial.
    Aun no tengo la historia del todo digerida, ¿pero crees que sería posible y deseable que dentro de un tiempo si volvemos a coincidir y surge la posibilidad habláramos de lo ocurrido y yo asumiera mis errores?
    Creo que él es buena persona y la relación que tuvo conmigo, que tampoco supo manejar bien, sirvió para desestabilizarlo más que para otra cosa… Por mi parte, a día de hoy también pienso que me quedaría más tranquila si pudiera explicarme o disculparme.

    Gracias por tu respuesta !!

    • cristinalago dice:

      Hola Anónima,

      Que tú pases página y puedas asimilar esta experiencia, depende 100% de ti. La otra persona realmente no es necesaria en este proceso. Yo te diría que te lo plantees con claridad y sin autoengaños y determines si realmente lo que buscas con ese planteamiento es quedarte tranquila y seguir tu camino, o tantear en busca de una nueva oportunidad.

      No suelo remitirme a lo que podría pasar en un futuro, porque el futuro básicamente sólo existe en nuestras cabezas, ¿que sería posible que con el tiempo pudieses hablar con él y asumir tus errores? Si esto es lo que deseas, no te hace falta esperar un tiempo, lo puedes hacer ahora mismo. Lo único que suele suceder en el futuro es consecuencia de lo que hacemos en el presente.

      Saludos!

      Abrazos

      • Pili dice:

        Gracias por tu respuesta!!! Creo que entiendo lo que dices.
        En mi caso pienso que me ha pasado lo que a muchos otros que leo por aquí: pasas de quejarte o preguntarte por lo que hace el otro para examinarte a ti mismo… y el choque con la realidad no es precisamente glorioso.
        Uno de mis principales problemas en pareja tiene que ver con la dificultad para expresar lo que siento y en ese sentido me costaría hablar con él ahora cuando ya no hay trato (aunque quizás el camino de la madurez vaya por ahí). Tampoco sé si para él sería justo o idóneo, pues hace meses de ello ya y supongo que habrá rehecho su vida.
        Muchas gracias por el blog y las rápidas respuestas! Leerte nos ha ayudado a muchos a abrir los ojos!!!!

  18. Anónimo dice:

    Hola Cristina, acabo de encontrarte y me gusta mucho lo que escribes. Yo estoy en una relación desde hace 6 meses con un hombre de 40 y tantos, con el que todo va genial, es cariñoso, educado, divertido…. y con quién soy yo misma. Salvo un par de amigos comunes, no hemos conocido aún al entorno del otro (yo soy de fuera y apenas tengo amigos aquí), aunque a estas edades, los amigos tienen familia propia y pasa mucho tiempo sin verse. También es cierto que como la mayoría de mujeres, soy más expresiva que él, pero suavizo la forma de decir las cosas para que no sienta presión, y no sé si eso es o no positivo. Tanto él como yo llevábamos varios años sin pareja tras malas experiencias y él admitió que había llenado su tiempo de ocio con deporte, familia, amigos….y que tendría que ir dándome espacio poco a poco. En fin, supongo que tengo dudas normales, ya ni sé cuáles son los tiempos normales para presentar a los amigos, a decir te quiero sin que uno se asuste….. Podrías escribir sobre las relaciones a partir de los 40? Si además puedes darme tu opinión, te quedaría muy agradecida. Un abrazo fuerte

    • cristinalago dice:

      Hola Someone!

      Creo que en cualquier relación, sean de la edad que sean sus miembros, es positivo sentirse libre de poder hacer estas preguntas a la propia pareja.

      Particularmente creo que a partir de los 30 y tantos, la mayoría de la personas ya vienen con algunas heridas y ya han sufrido, y es común que se inicien parejas con más precauciones, pero tampoco tiene sentido tener que andar peleando por un puesto en la vida de nadie o en su entorno, cuando eso se entrega de corazón y sin necesidad de plazos o negociaciones.

      Lo mejor en mi opinión es que lo hables con él y si prefieres ser un poco más sutil, puedes por ejemplo, proponer un plan que incluya conocera sus amigos.

      En cualquier caso, una relación que funciona no se mide por el sexo, por las muestras de cariño, o por lo bien que se pasa cuando se está con la otra persona, sino con lo libre que os sintáis de poder ser vosotros mismos. Aunque es normal tener un poco de miedo, no es excusa para ir pisando huevos con alguien con quien tendrias que estar comodísima para hablar de cualquier cosa.

      Abrazos y suerte!

  19. Laura G dice:

    ¡hola Cristina! 😀 No sabía muy bien en cuál de todas tus entradas escribir porque vengo con una consulta un tanto distinta…Intentaré ser lo más breve posible!
    Resulta que llevo poco más de 6 meses con mi pareja (tiene 24 años) y desde el principio noté que era una persona hermética emocionalmente, apenas decía palabras de afecto, tampoco era muy dado a los “arrumacos”. Esto me preocupaba pues sentía ser yo el problema. Pero a medida que pasaba el tiempo empecé a ver acciones que no eran normales y me gustaría saber cómo ayudar a mi pareja (puede que sea yo una exagerada…no se…). El caso es que descubrí que es una persona tremendamente asocial, tiene 3 amigos con los que mantiene más contacto via WhatsApp que cara a cara, no muestra interés en conocer gente y hacer amistades aunque es una persona que cae muy bien allá donde vaya y aunque le inviten a quedadas, las reuniones familiares le asquean y en cuanto puede huye de ellas para jugar a la Play (puede pasar 8 horas jugando perfectamente), sus salidas con su mejor amigo se basan en fumar porros, si no hay porros no quedan, no le ven la gracia a quedar si no están colocados y 3/4 del tiempo que está en compañía de gente coge su móvil y se aísla de todos, en nuestras clases en vez de usar el ordenador para tener el temario se las pasa en Internet, en Foros de videojuegos, sus tardes (y mañanas)se resumen en Play y móvil… No entiendo cómo una persona tan simpática, alegre y que empatiza tanto puede ser tan cerrada y preferir la vida virtual a salir de casa, a hacer cosas nuevas con sus colegas o ampliar su círculo de amistades (conmigo es con la única persona con la que sale de su zona de comfort). Por todo lo que hablamos se que siempre ha sido así pero…¿considerarías que este comportamiento sea necesario modificar? ¿Es normal? ¿Cómo podría ayudar si es que es necesaria la ayuda?
    Muchas gracias por tu atención y que pases un buen domimgo (o lo que queda de él) 😙

    • cristinalago dice:

      Hola Laura,

      Pues esta entrada encajaria, aunque me parece que planteas un tema más amplio que la falta de expresión emocional de tu chico.

      Por lo que cuentas, tu chico no parce una persona infeliz. Dices que es simpático, alegre y empático, tiene gente que le aprecia, tiene pareja, tiene con quien salir si le apetece…tampoco me comentas si él padece alguna depresión profunda, o se ha quejado de su vida o ha mostrado necesidad de cambiar en algún aspecto…Hay en efecto personas introvertidas, algo frías y poco afectivas, pero esto es una forma de ser que no es particularmente negativa o perjudicial salvo que el propio afectado se sienta mal con estas características.

      En psicoterapia, siempre decimos que no se puede ayuda a quien no pide ayuda…Si tu chico está conforme con él mismo y con su vida, así está bien. No obstante, si te sientes insatisfecha con aspectos que afecten a vuestra relación, por supuesto sería positivo hablarlo con él y tratar de adaptaros el uno al otro a vuestros mutuos requerimientos.

      Abrazos

      • Laura G dice:

        Muchas gracias por tus palabras! 😁
        No puedo estar más de acuerdo en que si uno no quiere ser ayudado no hay nada que hacer.
        Respecto a si sufre algún tipo de depresión no es el caso. Pero su actitud si interfiere en nuestra relación y en su propia vida, pues deja mucho de lado sus estudios y a veces parece que prefiera estar con la play que salir conmigo, pues varias veces llega tarde por estar jugando o no quedamos porque dice tener que estudiar y al final acaba jugando. Si su madre le intereumpe jugando se pone de los nervios y la grita. A veces viene con heridas en las manos por golpear cosas cuando juega y pierde… ¿Podría ser esto una adicción a los videojuegos? No se cómo abordar este tema con él y que no piense que quiero cambiarle o hacerle a mi imagen y semejanza. Sólo me preocupa que sus juegos sean algo más que eso…

      • cristinalago dice:

        Hola Laura,

        Si tiene comportamientos agresivos relacionados con su afición, sí, hay un enganche excesivo. No sé si se podría considerar adicción, pero si no lo es, está en camino de serlo.

        Es complicado sostener un noviazgo en estas condiciones, pero puedes intentar hablarlo con él…intenta cogerle en un día en el que todavía no haya jugado y os encontréis tranquilos y de buen humor. Y plantearle tus preocupaciones al respecto. Plantéale salir más, hacer algún deporte, quedar con amigos para sacarle de su habitación…Si no está demasiado enganchado, quizás reflexione y busque un cambio. Si se resiste, se pone agresivo o a la defensiva, entonces está ya muy metido y hasta que él se dé cuenta del problema, no hay mucho que hacer al respecto desde fuera.

        Un abrazo y suerte con ello

Comparte tu historia (con buena ortografía, por favor)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s