Las relaciones tormentosas: Mi amo(r) (Maïwenn Le Besco)

Publicado: abril 12, 2016 de cristinalago en Cine-coaching
Etiquetas:, , , , ,

relaciones toxicas

Temática: el amor tóxico

Sinopsis: Tony es una abogada que se está recuperando de una grave lesión de rodilla tras un accidente de esquí. A medida que avanza su rehabilitación, va desgranando los recuerdos de su complicada relación con Georgio, un hombre tan encantador, como egocéntrico, inestable e infantil. 

Comentario:  Los momentos de intensa felicidad y conexión. Las discusiones a gritos. Las rupturas. Los regresos. El autoengaño. La idealización. El sufrimiento. El reencuentro ¿o la despedida? ‘Mi amo(r)’ no se deja nada en el tintero y logra plasmar tanto la oscura fascinación que nos mantiene atados a una relación que nos genera sufrimiento, como los mecanismos de control, manipulación, chantaje emocional y autoengaño que subyacen debajo de ella.

Recomendada por: aunque ‘Mi amo(r)’ adolece de un guion un tanto superficial (se echa de menos más profundidad en la historia), son sus actores y su complejo trabajo interpretativo, los que hacen que resulte dolorosamente cercana y empática. Él (Vincent Cassel) consigue otorgar ambigüedad a un personaje que de entrada se pinta como un narcisista sin escrúpulos. Y ella (Emmanuelle Bercot) agrega matices a una mujer que es algo más que una víctima. Ambos crean una historia de amor totalmente creíble, tanto en sus altos, como en sus -insoportables- bajos.

La frase: “Me dejas por las mismas razones por las que me has querido…”

La crítica dijo: Un viaje sin concesiones y cargado de bandazos por los rincones más oscuros del deseo, centrado en los amores tóxicos de un manipulador perverso extremadamente seductor y de una mujer en busca de un ideal (Fabien Lemercier, Cine Europa)

Conclusión: ‘Mi amo(r)’ pone sobre la mesa la pregunta más difícil y más dolorosa en una relación tóxica ¿cómo puede no funcionar cuando nos amamos? Pero permite que sea el espectador quien desentrañe el misterio a través de los 10 años de vida de una pareja que no consiguen estar bien juntos, ni separados.

Trailer:

Anuncios
comentarios
  1. Anónimo dice:

    La palabra “seductor o seductora” parece una cosa tonta…pero cuando lo has tenido cerca, es terrorifica. Todo menos tonteria.

  2. Anónimo dice:

    Yo he pasado por una relación tóxica hace muy poco tiempo. Al menos me atrevo de calificarla así.
    Cristina, me gustaría poder contartela a grandes trazos, para que me des tu opinon.
    También por si sirve a otros hombres que estén pasando por donde yo ya pasé.
    Tengo 46 años, y mi ex-pareja 42. Después de unos 7 u 8 meses de relación, decidimos irnos a vivir juntos. A mi casa, ya que ella vivia alquilada.El caso es que al poco tiempo de estar conviviendo, algo empezó a no ir bien. Antes de vivir juntos habíamos estado en una relación de idas y venidas: de alguna forma, yo me sentía mucho más implicado que ella, e iba “tirando” de la relación. A veces discutíamos pero lo resolvíamos. Al fin y al cabo, al no vivir juntos, pues los momentos que quedábamos lo destinábamos a estar bien. Según ella, las discusiones las motivaba yo porque la “agobiaba”, y lo cierto es que es posible que así fuera, ya que yo estaba muy pendiente de ella y a veces quizás fuera mas pesado de los normal, sobre todo con el whatsuo.
    Después de decidir mi pareja y yo el irnos a convivir juntos, mi pareja se volvió más nerviosa de lo habitual. Hasta el punto de vivir varias situaciones “violentas” dentro de la casa. Discutimos en varias ocasiones. Yo intentaba mantener el control, pero yo notaba que ella lo perdía y se violentaba en exceso. En dos ocasiones me llegó a amenazar con algun objeto, levantándome la mano, y en una tercera, llegó a empujarme contra la cama, avalanzandose encima de mi y tratando de zarandearme con las manos. En alguna ocasión, cuando ella se enfadaba, y notaba que le subia la ira, me retiraba e iba al salon para no molestarla. En una ocasión incluso me reprochó que me yo “aislara” en el salon, cuando en realidad lo que buscaba era evitar incrementar su ira. Algo común a todas las discusiones era que la culpa siempre la tenía yo. Normalmente argumentaba que con mi actitud, la llegaba a poner nerviosa hasta el extremo de tener que violentarse conmigo. Yo he llegado a estar muy enamorado de ella, porque obviamente no siempre era así. Tan pronto vi que perdía los estribos, cogí mucho miedo. Llegué a vivir con miedo dentro de mi propia casa. No me encontraba a gusto. Desconfiaba de ella por su caracter. Tenía miedo porque lo veía irracional, y además, en su actitud de no querer asumir ninguna responsabilidad. Siempre el culpable era yo. Al final, le pedí que nos separásemos, a pesar de estar enamorado de ella. Me costó mucho por mis sentimientos, por miedo hacia su reacción y porque en definitiva suponía para ella tener que volver a acomodarse en otra vivienda que se tendría que procurar. Ante mi sorpresa, cuando le dije de separarnos, se volvió muy afable, diciendome que me queria, que lucharia por mi, y que estaba muy enamorada de mi. Sin embargo, nos separamos, porque yo no podía convivir con miedo.
    Después de separarnos, nos hemos visto en alguna ocasión. La verdad que ha habido momentos muy bonitos de re-encuento, seguidss despues de muchos reproches de su parte, culpandome siempre a mi de haberlo estropeado todo.
    Hace algún tiempo que ya no hablamos. El contacto es 0. Ha sido sin duda una experiencia muy dura. Recuerdo especialmente los momentos bonitos, su mirada, su sonrisa, y muchas mas cosas. Pero por otro, subyace la sensacion de culpa por mi parte, porque siempre somos dos, y a pesar de su fuertisimo caracter, quise luchar por la relacion y tratar de llevar las cosas bien. Pero no pudo ser. El miedo a volver a una situacion violenta en mi propia casa nunca lo llegué a superar. Y se que la llegué a querer muchísimo. De la contrario no me acordaria tanto de ella. Ahora mismo ya no sé si faltó amor por su parte, si nuestros caracteres eran incompatibles, …. la verdad que sigo muy confundido.

    • cristinalago dice:

      Hola Anónimo,

      Aunque con otros matices, la película de esta entrada muestra una historia con un desarrollo similar a la tuya.

      Tras bastantes años viendo el desarrollo de relaciones tóxicas, su inicio y su final, puedo decir que aunque es normal que te sientas culpable (la culpa es una de las mayores trampas de la dependencia), en cuando una persona adulta pierde el control hasta el extremo de llegar a la violencia -sea hombre o mujer- la batalla está perdida.

      Recuerdo a un chico cuya pareja de varios años, en las peleas, había pasado de los empujones a pegarle con un palo en la cabeza, hasta el punto de que en una ocasión, le había roto los dientes. Aun así quería arreglarlo…y me pregunto…pero qué arreglo vas a proponerle a una persona que te parte la boca con un palo.

      La tristeza de las malas relaciones es que las cosas buenas que tienen (que siempre las tienen) parecen increíbles porque el contraste con las cosas malas es tan grande que parece que con esa persona tenemos retazos de la increíble felicidad que sentiríamos si no estuviera mal de la cabeza…

      La gran ironía es que aun en el caso hipotético de que la relación se sanease y la persona no fuera agresiva, y la pareja fuera más o menos normal…se acabaría la intensidad, que es lo que mantiene a ambos enganchados. Y en un gran tanto por ciento de los casos, al no tener drama, ambas personas volverían al vacío y a las bajas energías que les hicieron encontrarse.

      Al correr el tiempo, probablemente llegará el punto en que no sabrás en qué medida la amabas o amabas algo que sólo existía a ratos o no era real. Eso se lo puedes preguntar a cualquier persona que ha salido de una relación de este tipo y, hay muchos/as.

      Abrazos! Y enhorabuena por defenderte, protegerte y cuidarte.

  3. Kika dice:

    Es increible como personas saben, piensan que hay seres “tormentosos” para su vida y aun mantienen un contacto con ellas…

    Yo rompi un contacto 0 y no puedo negar que me sirvio positivamente para darme cuenta que todo cambia y que si es cierto que cuando te deseencantas de esa persona, que cuando sabes en realidad como es esa persona no hay nada mas que hacer…. Ya ni suspiras con sus palabras esas que antes te enloquecian….

    Sin embargo tambien me dio un “bajon” como refiere otro articulo, porque me removio todo y a la vez me dio cosa, sentir que esa persona no tuviese memoria de todo el daño que me produjo y me quiera hablar como si nada con kilometros de distancia y como tambien lei en otro articulo “sin mover un solo dedo por mi, porque son acciones lo que valen no palabras”

    A la tormenta ALEJALA, no le des chance que te toque.

    Mis cordiales saludos Cristina.

  4. hermejantra dice:

    Cristina,
    Estoy muy mal, convivo con una pareja narcisista hace diez años. No tengo el valor suficiente para decirle adiós ya que tenemos mucha vida comprometida y por que lo amo. Una hija en común de cinco meses, unos planes una familia una vida…
    Siempre tuvimos una relación complicada porque él no queria trabajar, estudiante por ocho años y yo manteniendo la casa, trabajando y estudiando en la universidad. El muy bipolar, agresívo violento y yo enganchaba en eso y peleábamos mucho. Hasta que se tituló. Todo cambió, el se sintió con poder coincidió con que me despidieron del trabajo. Yo más relajada porque el estaba asumiendo su rol de hombre que trabaja y mantiene la casa mientras yo hacía mi tesis y trataba de quedar embarazada con 41 años. Lamentablemente para él, todo nuestro camino recorrido fue guardar rencor por mis impetus de superación y por haberlo alentado a él a hacer lo mismo. Se sintío menospreciado en todo ese tiempo. Simplemente no esperó ni un mes luego de recibir su título de abogado y buscó una amante, a una tipa que lo estubo tratando de conquistar todo este tiempo en su trabajo(ya la tenia vista). Me engañó con ella y cuando me di cuenta lo eché. Pero a una semana de echarlo me di cuenta de mi embarazo. Yo pensaba qeu el se daría cuenta de su error pero no fue asi. Todo mi embarazo suplicandole que volviera a la casa. y tratando de ser mejor con el, de no enojarme, de cocinarle rico, de mimarlo más de quererlo más pero el reprochándome todos mis errores del pasado como si yo hubiera sido la peor persona, que nunca fue así. Al contrario, siempre complacíendolo, siempre mimandolo. Trabajando duro para mantener la casa y sacar mi carrera adelante. En mi embarazo peleabamos porque el reconocia que tenia a esta mujer y siempre dudoso de dejarla o continuar conmigo. Finalmente el fue implacable, profundizó su relación con la amante durante ocho meses de mi embarazo y a la vez venia a verme a mí y mantenia a duras penas la casa con lo mínimo. Luego de que la bebé nacio le tenia prometido a la amante irse de la casa y dejarnos para irse con ella. PEro no se atrevío le dio pena por la bebe, no sé. La mujer terminó con él porque no se fue de mi casa, y ahora hace poco lo ha vuelto a buscar y el la ve esporádicamente y se llevan mal también y ahora él está como siempre dudoso de quedarse conmigo o irse con ella. Dice qeu está enamorado de la mujer pero que me quiere muchísimo y que no sería difícil volver a amarme porque le gusto porque soy linda porqeu tengo un monton de cosas positivas, por nuestra familia pero no puede negar lo que siente por la tipa. Es como si tácitamente el me dijera si te esfuerzas si eres buena me quedo contigo. y el tiempo pasa y sus vaivenes, su indiferencia me hacen trizas el corazón, porque por mas que me esfuerce el no quiere terminar con la tipa y no hay avance en nuestra relación yo sólo sufro. LE digo que se vaya y no se va. Como me desapego de él que hago?

    .

    • cristinalago dice:

      Hola Hermejantra,

      Para empezar a desapegarse de una persona en una relación, la manera quizás más fácil es buscarte actividades y ocupaciones que te ayuden a salir de casa, a estar con otras personas y a no estar tan pendiente de él. A partir de que tú te notes más liberada y menos dependiente, podrás ver la situación desde nuevos puntos de vista y te sentirás más fuerte para poder actuar o tomar decisiones.

      Puedes informarte por tu zona sobre las actividades que haya para mujeres, deportes, clases, etcétera…

      Abrazos

  5. Maria dice:

    Hola Cristina,

    ¡Qué alegría encontrar tu blog! y leer como otras personas están “pasando” lo mismo que estoy pasando yo.

    Supongo que todos nos vemos incapaces de seguir adelante. En mi caso justo hace 6 meses que él rompió de una manera horrible (me negué a pagarle un dinero) y mi cabeza todavía espera que él se disculpe pues no puedo concebir que él hubiera seguido conmigo sólo por dinero.

    ¡Me asusta sólo el pensarlo!.

    Creo que la edad de la gente que está aquí es mucho más joven que yo, que ya rondo los 50 años y siento lo difícil que me va a resultar salir de esta tremenda inseguridad en la que creo que yo he sido, sin duda, colaboradora.

    Me gusta lo que le dices a Hermejantra, en el comentario anterior: ¡búscate actividades y ocupaciones que te ayuden a salir de casa! … voy a intentarlo yo también … pero me va a costar.

    La vida … o la suerte (cada uno que lo llame como quiera) a veces también juega a favor o en contra … ¿no crees?.

    Gracias y aquí me quedo a seguirte.

    🙂

    • cristinalago dice:

      Hola María,

      Probablemente lo del dinero fuera simplemente una excusa para no sentirse mal al terminar la relación. Todos en el fondo intentamos liberarnos de nuestro sentimiento de culpa, pero hay quienes lo hacen con menos elegancia que otros.

      Sí creo que en esta vida hay muchas cosas que pueden racionalizarse, explicarse, analizarse y también escogerse. Pero el porcentaje que queda…sea suerte o sea lo que sea, sigue siendo un auténtico misterio. Acaso es esto lo que hace que la vida siempre resulte emocionante.

      Abrazos y bienvenida!

  6. Maria dice:

    Acabo de ver la película.

    Efectivamente, quien ha estado en una relación tóxica enseguida “nota” que hay algo que “no encaja” … pero …

    ¿No es curioso que después de todo el tiempo separados por la rehabilitación ella “todavía le observe” con cierta pasión (si es que se puede llamar así)?

    Gracias Cristina

    • cristinalago dice:

      Hola María,

      A mí esa escena que comentas me dejó muy intrigada.

      ¿Le está mirando todavía con esa pasión de antaño o se está extrañando de que alguien por quien sintió cosas tan fuertes ahora le resulte un ser tan lejano? Me gustó mucho que quedase así, ambigua. Y creo que cada persona en función de sus vivencias puede interpretarla de diversas formas.

      Abrazos!

      • Maria dice:

        ¡Vaya Cristina! … jajaja … me has hecho reír.

        Efectivamente, tu visión también es posible … y ¿sabes de qué me doy cuenta? … de que es ¡justo! como yo “todavía” le miraría a mi ex … ¡¡después de 6 meses de haberme dejado!! … ¡¡buuuffff!! … qué malita estoy aún.

        ¡Me encanta tu blog!.

        Haces mucho bien a personas como ayo “adictas” al enamoramiento.

        Mil gracias

  7. Desayuno Con Gintonic dice:

    No te imaginas lo que tu blog me ayudó en una mala etapa de mi vida. Hoy me he visto en la obligación de comentártelo y de animarte a que te pases por el mío si quieres echar un vistazo a lo que hacemos en Desayuno Con Gintonic. ¡Un saludo!

  8. Nuria dice:

    Hola, justito ahora termino de ver la peli…
    Sobre la escena final, mi opinion es que ella se da cuenta de que aun con todo el sufrimiento que le conllevó esa relación, esa relación tenía que suceder y suceder así. Se da cuenta de que ya acabó y que ya está libre de esa atracción y es capaz de verla sin sucumbir a ella, pero estuvo ahí fue real y le gustó.
    Hasta ese momento jugó el juego igual que él, sabía como era y siguió adelante porque tenía que llegar hasta el final
    Sobre ellos dos,él era como era y ella como era, ninguno de los dos iba a cambiar. Ella sabía como era él y lo soporto hasta que se cansó, ya se´que es duro decir esto pero creo que con los encantadores de serpientes sabemos que vamos al limite pero queremos un poquito mas, un poquito mas, hasta que nos quemamos, pero sabemos lo que hay de antemano.

  9. Anónimo dice:

    Querida Cristina: No sé si esta es la entrada desde donde debo hacerte la siguiente consulta. Si no es desde aquí, ruego que me disculpes.
    Mi duda es la siguiente: ¿cómo se logra perdonar? En mi caso, he llegado a respetar y perdonar que nunca tuviera claro si estaba tomando la decisión correcta al dejarme ir y tuviera que ser yo quien decidiera que el contacto cero era lo más adulto y beneficioso para ambos dado que esta persona era incapaz de salir de sus complejidades mentales a las que me tuvo sometida durante más de un año, con idas y venidas y engaños añadidos. Sin embargo, no transigo con el hecho de que después de haber cerrado yo el capítulo con orden y paz (por mi propio bien, dado que él no hizo nunca por dar la cara) se puso nuevamente en contacto conmigo (a pesar de tenerle yo bloqueado por todas las vías que pude imaginar) para pedirme un préstamo y así poder trasladarse a otra ciudad. Siendo que en ese momento ya compartía su vida con otra persona, me resulta de un cinismo inmenso el hecho de utilizarme para contribuir yo en sus nuevos inicios. El hecho de que intentara utilizarme es lo que no creo que pueda perdonar nunca. Lo único bueno de ello es que de dicha situación volvió a resurgir mi dignidad y autoestima que pensaba olvidadas al no financiar su nueva aventura. Desde entonces han pasaso 7 meses. Ni sé ni quiero volver a saber nada de esa persona, pero lo que realmente me preocupa es cómo puedo hacer por perdonar. Intento hacerlo por mi propio bien pero no sé cómo salir de este duelo que lo único que hace es lastrarme en mi vida porque sé que a fin de cuentas, a quien perjudica es a mí.
    Gracias por todo Cristina y un inmenso abrazo. Tengo que decirte que la lectura de tus comentarios hicieron que recobrara mi dignidad y nunca tendré las suficientes palabras para poder agradecértelo.

    • cristinalago dice:

      Hola Anónima,

      El perdón requiere un proceso que empieza por asumir, por partes:

      1) Nuestra responsabilidad en lo ocurrido (si la hubiera). Sentirnos víctimas es sumirnos en la impotencia, machacarnos la autoestima, llenarnos de miedos al mundo y a las personas e invertir alegremente en futuras neurosis. En una situación como la tuya, solemos fijarnos mucho más en las palabras que en los hechos y esto realmente es nuestro problema.

      2) La aceptación: en este mundo existen personas que mienten, engañan, estafan, maltratan. También existen personas que ayudan, que apoyan, que aportan. Y lo más extraño de todo es que a veces todo ello se da en una misma persona. En definitiva, la naturaleza humana son luces y sombras y rara es la persona que es totalmente luz o totalmente sombra. Tras el mal, no suele haber mal puro, sólo necesidad, desarraigo y vacío.

      3) Compadece: a priori tú eres la más perjudicada, pero lo cierto es que tú puedes marcharte del lado de quien te daña. Sin embargo, no hay peor sino que el de aquel que se daña a sí mismo y no puede marcharse a ninguna parte.

      4) Paciencia y tolerancia contigo misma: el perdón es difícil, a veces tarda años. Si ahora no sientes perdón, busca otras alternativas/metas más cercanas. Por ejemplo, tratar de entender. Yo personalmente te recomiendo leas testimonios sobre personas que por ejemplo, han dejado atrás adicciones. Verás que ahí encontrarás casos de gente que hizo mucho daño a sus semejantes, y entenderás que la naturaleza de lo que llamamos el mal, es mucho menos oscura de la que creemos.

      Un abrazo fuerte a ti y muchas gracias por leer y compartir. Los artículos son la mente de esta página, pero vuestros testimonios, son el corazón.

      • Anónima dice:

        Muchas gracias Cristina por tu respuesta y disculpa al haber duplicado la entrada…problemas con mi informática ☺️.
        Tus palabras son un bálsamo para mi ánimo en estos momentos e intentaré seguir tus acertados consejos. En todo caso, si una cosa tengo clara es que no me siento víctima de lo ocurrido y he aprendido de forma dura a valorar los hechos más que las palabras.
        Espero, al menos, poder llegar a entender y compadecer desde el respeto.
        Un beso.

  10. Clara dice:

    Apreciada Cristina,
    gracias por tomarte el tiempo de responder cada comentario. Ojalá respondas a este.
    Quise escribir mi historia por si alguien se puede sentir identificado/a, que es sobre ser amantes de una forma permanente.

    Hace 8 años conozco a un hombre del que primero fui su amiga, y durante 4 años he tenido con él una relación de amante, pues él ha tenido dos novias. Él ha entrado y salido de mi país, y siempre me buscaba, por eso el amantazgo fue muy largo. El sexo era muy apasionado. La última crisis fue porque se radicó definitivamente en el país aunque mantuvo su noviazgo en el exterior. Fui muy feliz en la relación, pero lo dejé porque porque a mí me pedía intimidad sexual completa sin condón mientras él tenía otras amantes, chicas de una noche, como él dice. Lo insulté diciéndole que le temía por su condición (tiene esquizofrenia) porque “no tienes empatía por ningún ser humano”, y por ser cínico y me alejé.

    A los cuatro meses lo busqué porque sentí culpa de dejarlo y de haberlo insultado. Quise sanar ofreciéndole mis disculpas por lo sucedido, pero al verlo su figura me cautivó de una manera muy poderosa y terminé cediendo a nuestro deseo. Me dijo que por ser como es necesitaba sexo tres veces a la semana porque se pone histérico o se deprime, y como yo estudiaba y vivo con mis padres, y éramos amantes, no podía salir siempre a verlo. Le dije que comprendía eso. Además me dijo que un mes después de que yo lo echara, terminó con su novia, y que yo debí darme cuenta de eso, de que él me estaba amando. Él solo me lo decía muy borracho, llamando de noche, y por eso no le creí.

    Ahora me ha propuesto que tengamos una relación seria, porque ya no tiene novia y se queda definitivamente en el país, y porque dice que me ama, me adora, y porque me ha querido por 8 años, que siempre me tiene que buscar, porque en mí encontró el placer y el cariño en una misma persona. Además prometió ser fiel. Pero siento pánico por su narcisismo y egoísmo, porque su mente poderosa me subyuga y comencé a desarrollar un miedo a la despersonalización, a perder la voluntad con él porque siempre la pierdo (solo le puedo expresar mis diferencias por teléfono, cuando no lo veo, porque en persona cedo). En este momento estoy como la amante que debe sentirse bien porque por fin puede ser pareja oficial, pero no es así. Siento angustia y miedo no solo a despersonalizarme, sino de que me deje por otra amante cuando yo sea su novia. Las que hemos sido amantes sabemos eso. Lo amo, disfruto su compañía, con él puedo detener el tiempo, pero en el fondo creo que no es un buen ser humano, y me cuesta mucho decirle eso. Siempre le pido perdón por decírselo. Inclusive, cuando era amante era fácil porque sabía que no tenía que lidiar con su falta de empatía con la gente, que no sé si es intencional o clínica.

    En este momento en que admito que lo amo y le temo, le dije que no podía tener un noviazgo con él porque yo tenía muchos miedos y siento mi autoestima muy baja. No sé si enfrentar el miedo con él y decidirme a ser su novia, porque o si no me voy a arrepentir si no lo intento. Apenas me lo propuso me imaginé un futuro con él, pero si hay una verdad en mi vida es MIEDO.

    El papel de Vincent Cassel me lo recordó muchísimo a él con su actitud de encanto y soberbia; y yo me vi en ella cuando me reía por cada ocurrencia suya, por cada ruptura y regreso, y los ataques de llanto, y que yo le disculpo todo. Me desestimuló mucho que el final fuera tan ambiguo… ¿Las personas que son así, narcisistas, manipuladores y seductores, que reclaman y necesitan atención, pueden cambiar? Le enseñé que podía aceptarlo por muchos años, y ahora temo, cuando por fin puedo ser su novia, que no sea honesto conmigo y me engañe. Esto es porque antes él me mantenía atraída diciendo que conmigo sí era honesto y con el mundo no.

    ¿Él puede cambiar por mí? ¿Cómo superar estos miedos? ¿Vale la pena intentar el noviazgo?

    Muchas gracias, disculpen lo extenso. Realmente estoy muy confundida, él me dice que soy una inestable y una complicada…

    • cristinalago dice:

      Hola Clara,

      Me estáis dando un alegrón al ver que os habéis animado a ver y comentar la película 🙂

      Con respecto a tu consulta, iniciar una relación con una persona con una esquizofrenia sin tratar, problemas de compulsión sexual, perfil de personalidad narcisista y otras muchas taras que describes y esperar que todo cambie y se convierta en una pareja normal por arte de magia es como entrar en una mina de plutonio y esperando encontrar unos sanos y bonitos prados verdes.

      Ojo, que puedes intentarlo si quieres, pero yo no pondría ninguna expectativa en ello, al contrario, cuenta con que en la convivenvia pueden desvelarse cosas aún peores que ahora no ves porque estáis a distancia, desde ataques psicóticos propios de los esquizofrénicos hasta violencia física. La falta de empatía a pequeñas dosis quizás sea tolerable, en el día a día es insufrible. Por supuesto, seguirá teniendo otras relaciones y si está bien servido en el sexo contigo, buscará otras excusas como que necesita más sexo del que una sola persona puede darle.

      No vas a poder superar los miedos, porque esos miedos son totalmente normales, estás ante un peligro y tus mecanismos internos están funcionado como deberían, avisándote de que te estás metiendo en la boca del lobo. Lo que puedes es no hacerles caso y meterte igual. Si con esas aún decides iniciar una relación, mi recomendación es que le pongas como condición meterse en un tratamiento psiquiátrico y medicarse.

      En mi opinión, nunca un noviazgo que es la crónica de un infierno anunciado, vale la pena. Pero eso lo tienes que ver tú.

      Abrazos!

  11. Clara dice:

    Cristina, realmente tienes un don para esta labor de asesoría y comprensión para las relaciones humanas, y te felicito. Siempre veo en cada respuesta tuya mucha luz.
    Me animé a escribir en este post de la peli, pero igual podría hacerlo en cualquier otro porque sí creo que la mía es una relación tóxica, pero aunque lo sepa, por sí sola me ha quedado muy difícil develar la lógica de su funcionamiento.
    Mil gracias por tu respuesta meditada y que abarca todas las aristas de mi angustia. Me ha encantado la metáfora que has usado sobre la mina de plutonio, es más, hasta me hizo reír y aterrizar sobre lo absurdo que es esta relación que me ha hecho sufrir. Esas risas me han hecho ver mi relación desde afuera, más que todas las lágrimas derramadas.
    Lo que más me alegra es saber que mis miedos son normales, y quiero hacerle caso a mi intuición y cultivar mi amor propio.
    Enhorabuena por tu blog, me has llenado de luz.
    Abrazos,
    Clara

  12. Maira dice:

    Buenas noches. He leido muchas de las entradas de su blog. Me identifiqué mucho con esta película. Da la casualidad que también soy abogada y actualmente transito por una etapa de recuperación por haber estado en un incendio y sufrir no solo inhalación de todo el humo, sino también por intoxicación por monóxido de carbono. El accidente fue hace seis meses y se estima la recuperación en al menos un año más, y eso con suerte, porque ningún médico sabe si me voy a curar o no. Mi relación con mi novio era algo similar. Mucha dependencia emocional de mi parte hacia él, indifelidad por su parte, celos. Estuvimos seis años juntos. Y la semana pasada decidí con todo el dolor del mundo, terminar la relación. Cuando estuve en coma, prometió que viajaríamos y nos casaríamos, él nunca había querido. Me dijo que se había dado cuenta de lo mucho que me amaba, que me quería tal cual era, que era loco como la vida te demostraba cuando estabas a punto de perder a alguien, cuanto lo amabas. Se volvió un dulce… Pero comenzaron a pasar los meses y cambió nuevamente. Me dijo que no me quería como yo a el. Que no me quería hacer sufrir porque yo merecía mucho más de lo que él pudiera darme. Y a pesar de que la decisión la tomé yo, él accedió. Y estoy enojada con él, porque prometió salir de esto juntos, superarlo, y de alguna manera me dejó sola. Es triste estar enferma y sola, y aunque sé que quizá esto iba a suceder, siento que ahora lo necesito para recuperarme… Gracias por escucharme.

    • cristinalago dice:

      Hola Maira,

      Cuando salió esta película, hubo algunos críticos que la tacharon de exagerada, increíble y melodramática. Estoy segura de que ninguno de estos críticos tienen la más remota idea de cómo es una relación de este tipo, pues la película a veces incluso se queda corta.

      La dependencia no es un estado real, sólo es un estado mental. Nos dice que necesitamos algo que en realidad no necesitamos y que muchas veces, ni siquiera existe. No necesitamos consumir drogas para vivir. No necesitamos beber alcohol para vivir. No necesitamos mantener una mala relación para vivir. Necesitamos aire, comida y a nosotros mismos. Porque el mayor atractivo de una relación de este tipo -abandonarte a ti misma y consagrarte al amor de un ser idealizado – es el mayor perjuicio. Te abandonas y te quedas sin ti. Y ese el más intenso y profundo sentimiento de soledad que existe.

      Pero siempre estás ahí, aunque no te veas y es hora de empezar a buscarte.

      Abrazos y ¡que te mejores un montón!

  13. Marla dice:

    Acabo de ver la película y comencé a googlear para ver comentarios sobre esta y así me encuentro con tu blog. Me ha parecido buenísima la idea que haces de tratar temas de parejas por medio de películas diferentes, no las clásicas donde todo pinta color rosa.
    Leí algunos comentarios y estoy totalmente de acuerdo con lo que dices sobre lo interesante que se vuelve una relación tormentosa al recordar los buenos momentos. Vengo saliendo de una relación, si es que se le puede llamar así, de la que al recordar los momentos lindos dan unas ganas inmensas de volver donde él y buscar el modo de que todo ande bien, pero luego pensándolo con cabeza fría creo que, en realidad, no estaba nunca todo bien: Fue una relación a distancia, vivíamos a dos horas de lejanía; nunca fui parte de su círculo, es decir, pocos se enteraron por parte de él que estuvimos juntos y poco me enteraba yo de su vida; en un comienzo todo estaba bien, pero al final, todo (desde mi aspecto hasta mi forma de actuar) estaba mal. Sin embargo, viajábamos mucho y era increíble, también en los buenos momentos el humor y la sexualidad eran maravillosos.
    Es extraño, como te cuento, porque aunque todo lo muestra como una relación en la que no quiero estar, en otros momentos recuerdo lo bueno y me tiento en dejar de lado lo malo y vivir solo esos tiempos buenos, entonces el vuelve y vuelvo a caer.

    • cristinalago dice:

      Hola Marla,

      Lo de dejar una relación de este tipo, yo lo comparo con dejar de fumar. Al principio estás muy convencido/a. Pero a medida que pasan los dias y llega el síndrome de abstinencia, te olvidas de todo: del mal olor, de la tos de las mañanas, de las arruguitas prematuras, del posible cáncer de pulmón…y matarías por una caladita.

      El problema que solemos tener cuando volvemos una y otra vez a esta relaciones es que no llegamos a ver la vida que hay después de la abstinencia, no sabemos que esa vida puede ser realmente buena. Nos quedamos en la fase de “no puedo vivir sin esa última calada” y acabamos en el bucle de idas y venidas ya de sobra conocido…

      La vida sin tabaco, pasado ese particular duelo de las adicciones, es todo ventajas. La vida sin relaciones tóxicas, también.

      Abrazos!

Comparte tu historia (con buena ortografía, por favor)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s