La sonrisa del vikingo (o los arquetipos románticos)

Publicado: noviembre 1, 2016 de cristinalago en Cómo encontrar el amor, Los amores patológicos
Etiquetas:, , , , , , ,

rupamo

La portada de aquellos libros era tan espantosa, que daba la vuelta al espanto mismo y se convertía en pura genialidad. 

No recuerdo exactamente los títulos. Probablemente eran algo así como La sonrisa del vikingo o La pasión del highlander o cualquier otro enunciado random que sugiriese, en iguales proporciones, romance, sexo y músculos. Pero sí me acuerdo de las portadas. En ellas, siempre aparecía alguna clase de fornido guerrero medieval de pecho depilado que portaba una fálica espada – o en su defecto, un fálico mandoble o una fálica estrella del alba – mientras contemplaba, con cierta condescendencia la verdad, a una exuberante damisela de larga melena que se agarra a sus rodillas con cara de faltarle algo de riego sanguíneo.

Tras este primer plano tan espectacular, se intuía un fondo de verdes montañas, o castillos medievales, o caballos rampantes, o paisajes interestelares, según estuviera ambientado el percal, que básicamente siempre trataba de lo mismo. Una inocente virgen caía en las garras de algún guerrero que se comportaba con ella prácticamente como un psicópata, pero al que siempre le acababa perdonando porque estaba muy bueno. Él siempre tenía algún trauma de la infancia para justificar lo de ser así de desabrido y le hace mil feos a la chica, pero al final todo se arregla porque suelta un discurso precioso, le pide casarse y echan un polvazo.

Estas lecturas formaron una parte importante de mi educación sentimental en la adolescencia. Imagínense el resultado.

Zapeando el otro día por la televisión, experimenté una sensación de déjà-vu al encontrarme con el anuncio del perfume Bad, perteneciente a la marca Diesel. Los anuncios de perfume en general, suelen pertenecer a tres categorías marcadas: el existencialismo con voz el off, el romanticismo vaporoso y la cosa surrealista llena de colorines que nadie entiende demasiado. Diesel ha optado por una mezcla entre las dos primeras tendencias para vender este nuevo producto. Pero la chicha no está en el estilo, sino en el contenido.

En el anuncio de Bad, aparece en primer lugar una pareja de guapos veinteañeros. Ella es rubia, de aspecto angelical y tiene una expresión de faltarle el riego sanguíneo similar a la damisela virginal de nuestro musculado vikingo.

Él también es rubio, aunque no tiene tanto aspecto angelical y muestra una expresión un tanto compungida y enfadada, como si le hubieran tirado la moto o su madre le hubiera castigado sin natillas de postre.  A lo largo del anuncio, a modo de carta de presentación, nuestro chico le va contando a la rubia lo que le espera si se lía con él, que viene a ser lo siguiente:

Unas veces…me amarás

Otras…me odiarás,

Nunca sabrás dónde estoy, ni dónde vivo

No seré un ángel.

Ahora lo sabes

La chica pone más cara de faltarle riego sanguíneo y, obnubilada por el absurdo discurso, cae rendida en los brazos de Bad, que en realidad lo que le está diciendo es que se vaya preparando, que va a estrenar su primera relación tóxica y que se ponga el sol por Antequera. El anuncio lo podéis disfrutar aquí:

Bad viene a engrosar la larga lista del modelo romántico por antonomasia: el chico malo (pero atractivo…siempre atractivo) con el que sabemos que la cosa no acabará ni medio bien. Esa persona que te avisa por activa y por pasiva, con todo tipo de señales, que te va a dar mala vida, mientras las hormonas y la necesidad afectiva van por su lado y como los tres monos sabios, ni ven, ni oyen, ni hablan, limitándose a ignorar aquello que no esté relacionado con la satisfacción inmediata de sus deseos más apremiantes, en concreto, sexo, emoción y placer.

Bad y sus hermanos están presentes en los anuncios, en las novelas, en las películas y en general, en el mundo de la fantasía. Porque Bad no es una persona real: es un arquetipo. Es la imagen, el ideal que creamos cuando nos vemos enganchados a una relación que no nos llena con alguien que en el fondo, no nos resulta adecuado. Bad es el chasis bonito que colocamos sobre una realidad que no es demasiado bonita.

Bad no sólo es un hombre. Acordémonos de las chicas guapas, inestables, manipuladoras y/o traumadas del cine y la literatura. La Summer de 500 días juntos, la María Iribarne de El túnel, la Audrey Hepburn de Desayuno con diamantes son sólo unos pocos ejemplos de estas ensoñaciones románticas aptas para la versión masculina de aquellas que necesitan creer en un Bad.

Los arquetipos románticos como Bad y Summer, que derrochan atractivo y conflicto a partes iguales, son sólo la encarnación de un viejo deseo. Encontrar algo o alguien que nos saque del estado de apatía, que nos sacuda, cuya intensidad permita disfrazar nuestras carencias o falta de motivaciones vitales. Alguien que nos haga convertirnos en héroes, salvadores, enfermeros, terapeutas y cuya vorágine interna pueda convertirse en nuestra razón de ser, para que de este modo, no tengamos que ocuparnos de nosotros mismos. Alguien que por supuesto sea colorido y problemático, para mantenernos bien entretenidos.

We can be heroes…

La fascinación por estos roles románticos encuentra su cumbre en esta época que nos ha tocado vivir: una era de cambio y crisis donde no nos ubicamos en pasado, ni en presente, donde no queremos soltar opciones, donde queremos que todo sea fácil, espectacular, extraordinario y que no acabe nunca, donde no sabemos frustrarnos. Una era para el florecer de Bads, Amélies y otros arquetipos románticos, a cuyo encuentro acudimos con el alma desencajada, intentando autoconvencernos de que son la encarnación de nuestros sueños y no la futura relación tóxica de nuestros insomnios.

Me lo paso muy bien al buscar aquellas horteras portadas de las novelas románticas con el fin de ilustrar este artículo. Constato que conozco a la mayoría de las autoras y he leído una cantidad considerable de sus obras. Con 15 años, tenía mucho tiempo libre, soñaba con el amor y encontraba en aquellas ficciones una vía de escape para unos anhelos indefinidos que no era capaz de expresar o entender. Las historias de amor de aquel género eran, en realidad, perfectas en su concepto: había drama, pasión y lucha de poder y terminaban justo en la parte en la que los protagonistas se reconocían su mutuo amor, se arreglaban de sus problemas y la cosa empezaba a ser totalmente aburrida.

La vida no es una novela, ni termina antes de llegar a la fase de la rutina; tampoco existen los guerreros medievales perfectamente depilados, ni las relaciones eternamente conflictivas suelen transformarse mágicamente en remansos de amor perfecto. Bad parece bastante tonto si no eres una niña de 15 años y a veces comprobamos que no es lo mismo la pareja ideal, que la pareja idealizada. Pero sobre todo, nos toca aprender que para amar y ser amados, no hace falta ser personajes, ni jugar al tipo duro, ni a la damisela ingenua, al chico de gran corazón o a la vampiresa con traumas, ni al principito herido, ni a la heroína salvadora. Cuantas mas máscaras necesitemos ponernos para hallar el amor, más lejos estaremos de él.

La felicidad no consiste en realizar nuestros ideales, sino en idealizar lo que realizamos Alfred Tennyson

Anuncios
comentarios
  1. Susana dice:

    Muy buena entrada, gracias! Me siento totalmente involucrada en esta estúpida farsa de la cual me es muy difícil salir, pues desde pequeña he caído en estos mundos románticos gracias a mi madre. Por una parte puedo decir que es una forma de mantenerte a salvo de la realidad viviendo en un mundo fntástico, el problema es vivir el mundo, como tu dices, con estas caretas puestas. Y esto es lo que me ha pasado y me sigue pasando. Tengo una tendencia romántica tan bestial que ya me estoy planteando dedicarme al mundo del cine o la literatura y canalizar así toda mi creatividad fantasiosa, pues me impide vivir mi vida real sin ansiedad y tristeza.
    Con tu última frase de Alfred Tennyson, “la felicidad no consiste en realizar nuestros ideales, sino en idealizar lo que realizamos” no sé qué nos quieres decir, porque yo veo que si vivimos en un mundo ideal creado a partir de lo realizado, esto es la falsa felicidad de la que hablamos, no?

    Gracias.

    • cristinalago dice:

      Hola Susana,

      La frase de Tennyson es muy interpretable, pero yo la entendí en el mismo sentido que esta frase de Sartre la felicidad no es hacer lo que uno ama, sino amar lo que uno hace.,

      Yo también soy persona fabuladora y fantasiosa y seguro que me entenderás bien si te digo que la imaginación exarcerbada al mismo tiempo me ha resultado un alivio en determinados momentos y una puerta a la frustración y la insatisfacción en otros..
      Conseguir equilibrar estas dos cosas no es sencillo, pero tener algún medio donde plasmar todo eso, me parece esencial y si te gusta escribir, o cualquier otra forma de expresión artística ni lo dudes, porque es la mejor forma de hacer volar todo lo que tienes en la cabeza sin sufrir los efectos secundarios. Si te haces escritora de novela romántica, ya sabes que aquí tienes una lectora y futura fan. 🙂

      Un abrazo!

  2. Mónica dice:

    Genial, como siempre.
    Gracias por todo lo que escribes.

  3. juaquin del rey dice:

    We can be heroes? esta mal escrito, así si: Can we be heroes?

  4. Helena dice:

    Excelente entrada…. Ya soy seguidora fiel….y cuando me llega la alerta de un nuevo post, sé que no nos vas a defraudar…

  5. marta dice:

    Hola Cristina! La entrada genial, como de costumbre.
    Yo también crecí con libros románticos y revistas varias que alimentaban esos arquetipos y no son inofensivos. Alguna amiga me ha llegado a decir que si el amor no duele no es amor, y que con un “buen chico” se aburriría. Hay gente para todo. Yo hace tiempo que tengo claro que si llega alguien a mi vida tiene que ser para sumar y no para restar. Y tu blog no hace más que ayudarme a reafirmarme.
    Lo que veo es que hemos evolucionado poco, porque encuentro chicas más jóvenes que yo que siguen con esos arquetipos. Aunque también veo que con los años y los desengaños todas terminamos aprendiendo. Hace poco en una conversación entre mujeres sobre qué nos gusta de un hombre, las más jóvenes pedían que fuera cariñoso, guapete y que hubiera un buen equilibrio entre ser responsable y divertido. Las más mayores preferíamos a alguien sin miedo al compromiso, trabajador y que supiera discutir (dando por hecho que las discusiones aparecerán antes o después, y que discutir es fácil. Lo difícil es hacerlo de la manera apropiada, en el tono justo, y por los motivos adecuados).

    Estoy de acuerdo contigo en que cuantos más vacíos y carencias tenemos, más vulnerables somos a las compañías complicadas y las relaciones tóxicas. Y mayor tendencia a involucrarse con alguien que nos cause alguna emoción intensa, aunque sea una emoción complicada. Al final va a ser verdad eso de que atraemos lo semejante. Y sólo puede llegar a tu vida alguien que merezca la pena (o la alegría) cuando tú misma estás bien, completa, plena y feliz. Y cuando no necesitas ponerte máscaras ni jugar a dártelas de nada.

    Gracias por la entrada. Un abrazo

  6. apática dice:

    Entonces entiendo por el artículo, que es muy bueno y entretenido como todo lo que escribes, que la apatía y la vida insulsa es el trampolín que nos lleva derechitos a engancharse en historias que son vendavales de angustia y placer, en las que incluso perdemos prácticamente toda traza de lo que somos para convertirnos en una montaña rusa de emociones. Algo que con el tiempo nos llevará sin duda al aniquilamiento de nuestra autoestima, a la pérdida de nuestros objetivos vitales y al deterioro de imagen, por no hablar del duelo diabólico que nos espera frotándose las manos a que pare el vendaval y caigamos de golpe en la realidad desde la que empezamos ( y encima, seguramente más viejos).
    Si es así, Cristina, me parece que el trabajo empieza en la primera etapa. Me refiero al momento en que estamos apáticos y todo nos parece aburrido, sin sentido y sin esperanza. Entonces ¿qué aconsejas para un momento así? ¿Cómo trabajar ese periodo que nos convierte en vulnerables para alcanzar esa solidez personal que haga que cuando aparezca Bad en vez de liarnos con él, soltemos una carcajada de burla tal que lo espante?
    Gracias

    • Martaria dice:

      Ese trabajo se llama aprender a estar sol@. A no depender de q otra persona nos saque de nuestra apatia y llene nuestros vacios. Se llama autoconocimiento, se llama exploracion, se llama salir de nuestra zona de confort y aprender cosas nuevas….es q somos muy comodones y preferimos q esto nos lo traiga en bandeja otra persona, en vez de hacer el trabajo por nosotros mismos…

  7. Hache dice:

    Me siento muy identificada en esto y me da cierto alivio ver que no soy la única…Siempre he tendido a recrearme en fantasías, imaginar “un mundo ideal” qual Aladdin… sobretodo buscar a toda costa el subidón! el enamoramiento, sentir emociones arriba de todo o abajo de todo…para mi el termino medio no existia….y la relación con tu pareja tenía que ser perfecta, ir cogidos de la mano to-do hasta en el Mercadona porque sinó pensaba que no era amor, acostarse juntos a la misma hora porque sinó no era lo mismo que antes, a hacerlo to-do juntos porque sino señal que no tenías nada en común, a tener muchos hijos, casa y perro porque sino parecía que lo nuestro no iba en serio…..y lo peor de todo fue: que me lo creí! tuve una crisis existencial muy fuerte hace un par de años y todo se me vino a bajo….porque me veía difererente, porque mi relación con mi pareja no era como la que nos habían contado….y pensé que porque mi mundo no era tan ideal! Por suerte estoy en un momento muy bueno…. despues de ciertos baches personales, relación toxica y cierto desencanto en mi vida…(nse si recordaras algo Cristina). Puedo afirmar que mi vida es espectacular! seguramente ya lo era antes pero no me daba cuenta! vivía sin darme cuenta de las cosas comparándome, idealizando parejas, yo quería ESO…del que todo el mundo hablaba y cada vez me sentía mas frustrada por no conseguirlo….me costó mucho entender que no lo conseguía porque no existía! he aprendido a concentrarme con lo que tengo y no con lo que no tengo.

    • cristinalago dice:

      ¡Hola Hache!

      Imagino que en lo de la relación tóxica te refieres al tema del curro…la última vez que hablamos estabas ya recuperándote y me alegro un montón de lo que me cuentas ahora…Que bonitos son estos momentos dulces de la vida y cuánto más se valoran cuando se sale de un periodo muy oscuro.

      La verdad es que nos establecemos unos ideales tan exagerados que vivimos muchas veces insatisfechos y frustrados por meras construcciones mentales en torno a cosas que realmente no existen. Me acuerdo de un viaje a Cuba de hace algunos años, donde hablando con un lugareño que conocimos allí, nos decía que en la isla la gente no se amargaba, simplemente porque todo el mundo tenía las mismas cosas, simplemente no conocían otra manera de vivir mejor y disfrutaban de lo que tenían cuando lo tenían.

      Abrazos!

  8. Rolando B. dice:

    Hola,

    es lo habitual, buscamos en otras personas la aventura y las sensaciones que faltan en nuestras vidas. Y sí, siempre hay un “chasis bonito”, a veces espectacular. En mi caso era espectacular, pero claro, todo lo que tenía de “chasis bonito” le fallaba en otros aspectos como la confianza, la sinceridad, el amor que sentía por mí, etc.

    De todas formas siempre estaré agradecido a ese “chasis bonito”. Me hizo tocar fondo y sobre todo me hizo encontrar a la persona adecuada para mí. Ahora la aventura corre de mi cuenta, la pongo yo, no la busco en los demás.

    Gracias “chasis bonito”.

    PD: Kim Bassinger como Lynn Bracken en ‘L.A. Confidential’ como mi BAD de todos los tiempos.

    • cristinalago dice:

      Hola Rolando

      Espléndida reflexión, a veces nuestros Bad son el mejor camino para encontrar a los ‘Good’. Y vistos en retrospectiva, a pesar de que en su momento sufrimos, lo cierto es que algún dia podremos contar a nuestros nietos que tuvimos nuestra propia pasión novelesca.

      Yo soy aún más clásica que tú y me quedo con el Heathcliff de ‘Cumbres borrascosas’ y su aunque él la amase con toda la fuerza de su mezquino ser, no la amaría tanto en ochenta años como yo en un día

      Es que se me ponen los pelillos como escarpias 😉

      Abrazos!

      • Fran dice:

        Hola Cristina, gracias por esta magnífica entrada, que con tu particular toque de humor al relatarlo, no tiene desperdicio. Reflexionando sobre el romanticismo exagerado y/o idealizado, generalmente vinculado a la adolescencia o a personas con poca experiencia en el terreno sentimental, considero que es bueno, necesario y saludable, PONER LOS PIES EN EL SUELO, madurar, ser objetivos, realistas, etc., antes que nada, por nuestra salud mental, por nuestra autoestima y para invertir nuestro patrimonio afectivo en personas o en relaciones que merezcan realmente la pena. Pero también, quizas sea porque ya estoy más “madurito” (en cuanto a edad) de lo que quisiera, me parece necesario y formidable, no dejar nunca de ser un poco adolescentes, en cuánto a ingenuidad, a volver a creer, a seguir levantándonos a pesar de las caidas, a volver a reirnos solos pensando en alguien que nos gusta, ¿Que tiene de malo la ilusión, si sabemos que es ilusión lo que sentimos? o tener una fantasía erótica con alguien que nos guste, si sabemos el límite de la realidad??. Una vez oí al gran José Sacristán, en una entrevista, que decía, que él ni estaba de vuelta de todo, ni queria estarlo, ya que es muy triste y aburrido, el tener más o menos, claro, como va a acabar cualquier empresa que hagamos con nuestra vida. Quizás equivocarse, meter la pata, que nos salga mal una relación o que nos engañen, no sea un plato muy saludable o bueno de digerir, pero al menos demuestra que seguimos VIVOS Y LUCHANDO por lo que creemos que vale la pena tener, al mismo tiempo que reforzamos nuestra experiencia.
        En estos últimos años de mi vida, he aprendido tanto de tantas cosas, especialmente en materia afectiva o sentimental, que de tanta información, como cantaba Julio Iglesias, ME OLVIDO DE VIVIR, buscando la manera de hacer lo correcto, adecuado o saludable a cada momento, y en esa batalla interna entre mente y corazón, de algún sitio me viene una vocecilla que me dice: Y si te sale mal, que ?????? Se provocará la Tercera Guerra Mundial’? Seguro que no, La vida nos enseña, que de todo vamos a salir, por dura que sea una situación.
        Un besote grande y gracias de nuevo por deleitarnos con estos escritos, pura poesía, donde se mezclan la experiencia, sabiduría, humor y esperanza para todos los que te seguimos, no cambies nunca guapetona….

  9. Ana dice:

    Hola! Me encanta leer tu blog me esta ayudando mucho en estos momentos dificiles, hace 7 meses empece una relacion que ha sido totalmente toxica pero que me ha constado mucho dejar. Desde el primer momento vi pequeñas cosas que me hacian desconfiar y me decian que algo fallaba, pero la apatia y la soledad me hicieron seguir. Practicamente viviamos juntos y aparentemente el me queria pero algunas cosas no me encajaban y llegue a estar practicamente obsesionada con que me era infiel. El por supuesto lo negaba todo y teniamos momentos muy buenos pero yo seguia intranquila, desconfiando y sin poder disfrutar de nada de lo bueno a pesar de que sentia algo fuerte por el. Hace cuatro dias harta de mis sospechas hice algo que jamas pense que haria en mi vida, le coji el movil, y no solo confirme mis sospechas sino que era mucho mas de lo que creia, varias chicas con las que tonteaba descaradamente ( resulto que estaba en una aplicacion para conocer chicas) y muchas infidelidades consumadas tras las que venia a mi casa como si nada. me encuentro relativamente bien, evidentemente se que no pierdo al hombre de mi vida ni mucho menos y desde luego no quiero saber nada de el, a pesar de sus contantes intentos de hablar de lo que ha pasado, se que mis carencias me llevaron a esto y que en poco tiempo sentire el alivio de dejar esto atras, me preocupa no estar asimilandolo del todo ya que todo el mundo espera que este llorando por las esquinas y no es asi, estoy mal, pero tranquila
    aunque si echo ya mucho de menos su compañia y mi autoestima esta tocada pues no concibo como alguien puede tener tanta sangre fria. Si pudieras decirme unas palabras sobre como ves mi situacion te lo agredeceria. Un abrazo fuerte para todos los lectores

    • cristinalago dice:

      Hola Ana,

      A menos que se tenga un problema de celos patológicos con todas las parejas, normalmente cuando sospechas de alguien concreto, suele ser porque estás percibiendo señales que indican que efectivamente, algo extraño está sucediendo. Pero como en el anuncio de nuestro amigo Bad, el canto de sirena de nuestra propia mente, que nos está diciendo que esa persona que tenemos al lado es exactamente aquello que necesitamos, nos hace ignorar las evidencias que tenemos ante nuestros ojos.

      Conozco a un hombre que lleva 9 años con su pareja en una relación aparantemente buena; y que al mismo tiempo mantiene varios perfiles en páginas de contactos, gracias a los cuales tiene su cuota de aventuras sexuales unas cuantas veces al mes, cuando aprovecha para viajar por temas de trabajo. La explicacion es muy sencilla: con su pareja tiene cubierta una necesidad de estabilidad, compañía y afecto; con estas aventuras sexuales, tiene cubierta la cuota de estímulo y de este modo, es como si lo tuviera todo sin renunciar a nada.

      El problema de esta persona es que no sabe generar este estímulo por sí mismo y por otra parte tiene demasiado miedo para ser honesto con su novia y así sigue, desde hace años, sin tomar ningún camino en concreto, teniendo un poco de ambos mundos y por lo que hablamos en la última ocasión que le vi, bastante vacío, insatisfecho e infeliz. Sin embargo está acostumbrado a esta doble vida y se conforma con subsistir.

      Con esta historia espero que haya logrado transmitir que tras cada persona, hay una historia mucho más compleja que el hecho de ser bueno, o de ser malo, de ser villano o víctima…Que probablemente tu ex pareja tampoco se sentía feliz y te escogió por parecidas razones que tú a él…pero en tu caso la intensidad iba en obsesionarte con sus infidelidades y la suya en cometerlas…En esencia, no era una relación de amor para ninguno de los dos.

      Bien por ti, porque incluso puestos a elegir a alguien para tener compañía, seguro que hay mejores candidaturas. Y es normal que la autoestima sufra, porque el engaño es una patada frontal al ego, pero el hecho de una persona elija llevar una doble vida, es una cuestión que atañe únicamente a sus principios, valores y necesidades personales, no a tu valía como pareja.

      Abrazos

      • Ana dice:

        Gracias por responer Cristina, la verdad es que a el tampoco lo vi nunca como una persona feliz y era muy inseguro. No le guardo rencor sus motivos tendra. Por mi parte solo me queda recuperarme cuanto antes de este palo y aprender la leccion de confiar mas en mi institito ya que la unica pena que me queda es no haber reaccionado antes, pero necesitaba estar segura y asi llegue al limite acabando por coger sus movil, algo que era impensable para mi.

  10. Beatrice di messina dice:

    Hola Cristina! Te sigo desde hace meses y esta es la primera vez que te escribo. Yo también he sido lectora de ese tipo de novelas y, no os voy a engañar, sigo siendo asidua a la novela rosa, hacen que durante unas horas me evada de la realidad y sólo piense en historias que son predecibles de antemano.

    Ocurre como cuando eres pequeño y te da tranquilidad ver una y otra vez la misma película, te sabes los diálogos de memoria, que escena precede a otra y eso te inspira confianza. Algo que en la realidad no sucede, y en el amor supongo que pasa algo parecido.

    Cuando deshojas una margarita, te quiero, no te quiero…se puede querer a medias? Puede existir algo intermedio en el amor? Me refiero a querer a alguien con certeza pero al mismo tiempo ser egoísta y no ser capaz de decirlo en voz alta por miedo a complicarte la vida?…

    Tengo un amigo del pasado, que volvió para decirme ”hola”, de esos holas que joden que te los digan. Que te hacen sentir nerviosa y expectante después de años. Algo que ya estaba en el pasado, guardado, no con candado pero si bien cerrado…Y de la noche a la mañana..bip, bip! Aparece la nostalgia! Y el mar atlántico en el medio! Claro, al mar no le puedo mover! Así que, que se mueva él y en este punto, el quiere verme, pero por circunstancias personales yo no le puedo dedicar tiempo. Hace dos años que no nos vemos. Vivimos en universos distintos esperando colisionar en un espacio-tiempo. no hubo relacion de noviazgo, sin embargo si le he querido y supongo que le quiero y le voy a querer siempre. ¿para que una historia nunca termine jamás debe empezar?

    • dunenchahELL dice:

      Hola Beatrice,

      La historia de tu amigo me ha tocado, ya que me ha pasado más o menos lo mismo. Justo ayer un amigo del pasado me escribió un mensaje, del tipo cómo estás, cuanto tiempo … justo cuando ya había asumido que no sabría nada más de él.
      Como tu, no hubo noviazgo, pero como tu le he querido y le quiero. Después de mi respuesta a su mensaje, no me contesta. Y así ha sido su dinámica últimamente.
      Hago mía la frase:
      “No hay nostalgia peor que añorar lo que nunca jamás sucedió”

      Esto liga con tu pregunta sobre la margarita. Piesno que sí puede haber amor pero el miedo muchas veces puede más, y claro cuando hay miedo el amor se desvanece.

  11. Montse dice:

    Hola Cristina,
    Excelente entrada, me he reído mucho con lo que escribes en las portadas, tengo unos cuantos libros de estos en las estanterías de mi habitación en casa de mis padres.
    Un abrazo

  12. Piñacolada dice:

    Hola !! Hace una semana y poco he conocido a un chico por Instagram (si, patéticamente, nunca pensé que me ocurriese)
    El caso es que le di me gusta a tres de sus fotos, el me devolvió los me gustas y me siguió y luego le seguí yo…
    Acto seguido me mando un mensaje preguntándome qué sitios le recomendaba visitar en Holanda ( estaba d viaje ahí y me había visto fotos porque yo fui hace tiempo)
    El chico muy correcto y amable siempre conmigo, siempre iniciaba el la conversación ya sea porque se quedaba dormido y me contestaba al día siguiente o porque me contestaba a las historias que yo ponía en Instagram o simplemente me hablaba.
    El caso es que vive a 50 km de donde yo, y el sábado me dijo que vendría a mi ciudad a tomar algo con los amigos … que si podríamos vernos y le dije que si, al final no surgió el momento porque yo estaba con mis amigas en un piso aún y el se iba ya a su casa, pero me dijo textualmente :
    – me quedo con las ganas d verte para la próxima
    – quizás no era el momento para vernos, ya tendremos otra ocasión en que estemos más tranquilos o sino la creamos nosotros
    – quiero verte, eso lo tengo claro

    Pues bien … yo toda emocionada hasta q el lunes me da por hablarle a mi a whatsapp y hablamos súper poco (la conversación cabía solo en la pantalla ) también es que yo fui un poco seca y el me contestaba con más contenido que yo….
    Total que esperando qué hoy me hablase el no lo ha hecho … y le estoy dando demasiadas vueltas al tema …
    La verdad es que llevo bastante tiempo sin “ligotear” con un tío y no sé si estas cosas son normales … una semana seguida hablando y hoy no sé nada de el…
    Que opináis ???? Debo hablarle yo??? Pasa de mi? Se está haciendo el duro ???

    Gracias por adelantado!!!

    • cristinalago dice:

      Hola Piñacolada,

      No es patético conocer a una persona por Instagram. Igual no es el colmo del glamour o el romanticismo, pero es que la vida no es una película.

      Ahora, al lío y te dejo una recomendación que suele funcionar bien: hasta que quedéis en persona, las cosas seguramente no vayan a ser muy fluidas. Sois dos desconocidos que no os habéis visto nunca y que no tenéis ningún tipo de vínculo o punto en común previo, es normal que no haya fluidez.

      Así que hasta que haya una cita real, lo mejor es que cortes de raíz las pajas mentales y no te lo tomes muy en serio. Simplemente proponle un día para quedar y conoceros y ahí verás si hay o no hay interés.

      Abrazos

      • Piñacolada dice:

        Hola Cristina… he quedado con el chico que te he comentado… la verdad yo me he sentido muy a gusto con el y creo que el conmigo también… me miraba de una manera muy especial y en ningún momento hubieron silencios incómodos..
        es súper correcto y muy maduro, está siempre haciendo cosas y la verdad aunque solo haya sido unas horas me ha embaucado por completo su personalidad ( a parte de su increíble físico)
        Al día siguiente le he mandado un mensaje para decirle que al final no lo vi más ( después de la cita cada uno iba con sus amigos a la misma discoteca pero estuve poco tiempo y no coincidimos) y que me hubiera gustado estar un poco más de tiempo con el a lo que me respondió que fue un momento muy agradable y que seguro habrán más ocasiones A lo que yo le contesté que me encantaría y el contesto que así será … y y ambién le pregunte si se había llevado una buena impresión y me dijo que si que había sido un buen rato muy agradable y le dije que me alegraba… tras esto no me contesto más por whatsapp (todo esto fue hoy ) y estoy un poco rallada ya que no sé si lo ha dicho por compromiso o que ya que luego no siguió dándome tema de conversación… también he de decir que no nos besamos simplemente hablamos y me acompañó a donde mi amiga y nos dimos dos besos…
        No sé qué me ha pasado que me ha llenado por completo esa cita y estoy muy ilusionada… y tengo miedo a la vez… pero el hecho de que no haya pasado nada también me hace pensar que no quiere simplemente sexo y ya está ( aunque pueda ser que si )
        Me gustaría que me dieras algún consejo de cómo llevar esta situación ya que no me gustaría que saliera mal porque como te comento estoy muy ilusionada. Un saludo

      • cristinalago dice:

        Hola Piñacolada,

        Como molan las mariposillas y la ilusión de conocer a alguien que te gusta 🙂

        Yo siempre he sido muy ansiosa en estas etapas iniciales, sabiendo no obstante que esa ansiedad me podía jugar malas pasadas. De modo que si eres como lo era yo y tienes a montarte muchas películas cuando apenas ha pasado nada, te recomiendo simplemente intentar echar un poco el freno, ser consciente de que apenas conoces a la otra persona (y seamos sinceros, en las primeras citas casi todas las personas somos guapos, majos y estupendos…) y, quizás lo que más cuesta, no estar pendiente del whatsapp constantemente…es más, si te da mucha ansia, hasta te diría que silencies el móvil, lo dejes en casa y te des una vuelta con algún colega, es mano de santo para los nervios.

        En cualquier caso, también le puedes proponer una segunda cita…

        Abrazos!

  13. Piñacolada dice:

    Lo sé .. esto me genera mucha ansiedad jajajaja lo que me preocupa es que el no me ha hablado desde q yo le wasapee y me monto una película enorme en la cabeza pensando si no le guste o si en cambio se está haciendo el duro. Porque ya me dijo que seguramente habrían más ocasiones…
    lo que me crea más inseguridad es eso… el hecho de que no me haya hablado… se estará haciendo el duro ?

  14. Piñacolada dice:

    Bueno, al final me he lanzado a hablarle, y le he dicho que me gustó y me gustaría conocerle pero que creo que no estamos en la misma onda… a lo que me ha contestado que yo le parecí buena chica y también le cause buena impresión… pero que quizás es lo que yo digo … no estamos en la misma onda …
    la verdad es que me he desilusionado bastante… le he dicho que no pasa nada y que un beso y que se cuide … a lo que me ha dicho que igualmente que me vaya todo bien …
    No sé cómo he sido capaz de hacer el ridiculo de esta forma… me siento defraudada..
    en mi sigue la ilusión de que vuelva a hablarme, pero no lo hará verdad ?

    • cristinalago dice:

      Hola Piña,

      Pues has hecho bien ¿para que estar días en la incertidumbre? No es nada ridículo decirle a la otra persona que te interesa y que te gustaría conocerle…a mí juicio es un abordaje valiente y elegante.

      Si no hay interés por parte de él, lo normal es que la comunicación efectivamente se diluya sola…

      • Anónimo dice:

        Al final le he vuelto a hablar y le he dicho :
        Gracias. Es una pena la verdad, tampoco es que tuviéramos mucho tiempo para hablar y q tuvieras una mejor percepción d mi porq la verdad estaba muy nerviosa e igual cause una imagen q no fue la correcta pero bueno. Como el otro día me dijiste que tendríamos más ocasiones para vernos creí que también te apetecía conocerme, aunque supongo que eso también lo habré hecho yo muchas veces para quitarme de encima a alguien que no me agrada jejeje un beso

        A lo que me ha dejado en visto … me da mucha rabia porque podría haberme dicho algo ya que me hizo hacerme ilusiones …

        No me volverá a hablar verdad ?

      • Piñacolada dice:

        Ay Cristina que patetica me siento … igual he ido muy rápido y lo he espantado… pero ha sido honesto conmigo …
        Por qué no paro de pensar que igual en unos días me habla ?? Soy patetica de verdad

      • cristinalago dice:

        Hola Piñacolada,

        Aprender a recibir noes es una de las lecciones más esenciales de la vida. Seríamos unos narcisistas insoportables si nunca recibiéramos un rechazo o afrontásemos una frustración.

        No creo que lo hayas espantado, sino que no cuajó contigo en la primera cita, a veces ocurre y es ley de vida.

        Abrazos

  15. Rafael dice:

    Me he reído mucho…porque además es verdad. Soy bibliotecario y ni se imagina la cantidad de veces que se presta no se qué del Highlander depilado -no hay ninguno pelo en pecho-, chica falta de riego incluida, y rubia, a ser posible. En días como hoy procuro recomendar la piadosa lectura de El Amante de Lady Chatterley, más que nada como antídoto, aunque el personal suele preferir al Grey y sus tendencias sádicas. Hago lo que puedo. Yo también me quedé asombrado con lo del Bad, me pregunté si no habría nadie que le contestara al ricura algo así como “era martes y sin embargo llovía. Ahí tiene usted la puerta de salida”. Pero no, hay que vender colonia. No deje de escribir. Sus artículos deberían ser prescritos por la Seguridad Social. He fotografiado un montón de portadas del Hihglander, wikingo o marqués del que se trate, y sí, se repite un patrón. La vida real es otra cosa. Un saludo

Comparte tu historia (con buena ortografía, por favor)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s