No quiere una relación seria, pero tampoco quiere perderme

Publicado: julio 5, 2018 de Cristina Lago en Cómo encontrar el amor, Cómo mejorar tu relación
Etiquetas:, , , , , , ,

Ya tenemos una canción de Luis Fonsi para lo de no eres tú soy yo. Ahora nos falta otro temazo para ilustrar la insoportable levedad del no quiero nada serio, pero no quiero perderte. 

Si estás viviendo esta situación, probablemente estés haciendo un Máster Avanzando en Pajas Mentales Absolutamente Inútiles. 

Tendrás a todos tus amigos movilizados elucubrando teorías a cada cual más peregrina y por supuesto, aconsejando. Que es que nos gusta mucho aconsejar. Si no hay amigos, pues los foros de internet, que todavía tienen más peligro.

Desde el consabido deja que fluya (a día de hoy, nadie ha averiguado exactamente que significa eso), hasta el consejo estilo psicoterapeuta: dale tiempo, necesita superar sus traumas, sus miedos, su ex le hizo mucho daño, quizás sea un chico tímido y le cueste, etcétera…

Vamos, que en lugar de ser tu amigo, parece el suyo…

Pero al final, hablarás del tema por activa y por pasiva y te quedarás como estás.

Y no me extraña.

Porque el no quiero nada serio pero no quiero perderte es una de esas propuestas rocambolescas e incoherentes que nos ponen a la razón y al corazón en plan tertulianos del Sálvame Deluxe.

¡Si quiere estar conmigo es que me quiere!

¡Si no quiere nada serio es que no me quiere!

¡Pero me mira con ojitos de carnero degollado y me dice cosas bonitas!

¡Pero va a su bola y pasa de mí tres kilos de lomo de cerdo adobado!

¡Corazón, eres subnormal!

¡Cerebro, te voy a dar una guantada que te voy a dejar más tieso que una momia egipcia !

En fin, que si te han soltado esta perlita y el miedo a perder a esa persona está por encima de tu dignidad, ya habrás probado de todo. Las excusas que normalmente irás manejando para persistir, empezarán por el consabido y temible voy a dejar que fluya (ya me contaréis como fluye algo que ha decidido una persona y con la que la otra no está nada de acuerdo) o bien, voy a darle su espacio, o voy a esperar a que me coja cariño o a que me necesite tanto que no pueda vivir sin mí, o a que de repente se le cambie el cerebro por otro y entonces me quiera lo suficiente como para comprometerse conmigo. La opción del cambio de cerebro, sin duda, es la más curiosa. Una se imagina una escena como la del doctor Finkelstein de Pesadilla antes de Navidad, intercambiando los cerebros de sus muñecos para hacerlos a su gusto.

Esto por lo general no sucede. Ni fluye, ni se le cambia el cerebro, ni nada de nada. Si te está diciendo que no quiere nada serio (obviemos por un rato lo de no querer perderte), esto ocurre principalmente porque no siente lo que espera sentir como para darte un verdadero lugar en su vida. Entonces, ¿por qué no quiere perderte?.

Piensa en las cosas que tú le estás proporcionando. A lo mejor, estás sexualmente disponible cuando esta persona tiene ganas de darse un buen achuchón. O estás emocionalmente disponible para cuando necesita una dosis de cariño. O le haces un papelón estupendo como terapeuta gratuito cuando quiere desahogarse. En fin, ten por seguro que si te están diciendo esto, es porque hay un beneficio para la otra persona del que depende o del que no le apetece prescindir. Normalmente, el beneficio se traduce en que le mantienes entretenido. Y aunque no seas el entretenimiento que más le interese, no hay otros mejores disponibles y lo de estar consigo mismo/a, no le hace ilusión alguna.

Pero observa lo que sucede y su comportamiento en cuanto obtiene la dosis de sexo, cariño, terapia, compañía (o lo que sea) y su actitud posterior. Puede que esta persona desaparezca durante días o semanas, se enfríe o simplemente se dedique a sus cosas y no esté pendiente de ti hasta que vuelva a necesitar de eso que le estás dando. O puede que ocurra la situación de desconcierto máximo cuando esa persona realmente actúa como una pareja pero sigue persistiendo en no tener nada serio contigo.

Todo ello adornado por diálogos de besugos en los se dicen cosas que parecen todo y resulta que no son nada. Tengo sentimientos por ti (bien), pero tengo miedo a sufrir (mal), pero eres muy valioso/a para mí (bien), pero no sé que me pasa (mal), pero no quiero que salgas de mi vida (bien), pero no quiero una relación (mal). 

Amigos lectores que estéis pasando por esto, os diré lo que puede pasar. Quizás, con el transcurso del tiempo, a costa de estar ahí, disponibles, insistiendo, esperando…es posible que esta persona quiera una relación de pareja con vosotros. Puede pasar, sí. De hecho, ha pasado.

No obstante, no sucederá porque fueseis la primera opción o porque necesitaron 3 años para enamorarse de vosotros. Si persistís en insistir y esa persona no conoce a nadie más que sí le mueva el piso y cada vez va generando un mayor apego hacia lo que tenga con vosotros y ya sabemos que las personas somos animales de costumbres…a lo mejor todo esto logra reemplazar la falta de enamoramiento y amor y se instaure una cómoda, si bien algo desustanciada, relación de pareja. Relación en la que siempre faltará algo y en la que vosotros siempre os quejaréis de que es frío, de que es distante, de que no hay conexión emocional, de que la hay un día sí y una semana, no…y es lo que habréis elegido vosotros vivir.

La primera cuestión, por tanto, es todo el precio que haya que pagar en cuestión de espera por una decisión incierta que ni siquiera nos pertenece.  ¿Y de verdad la remota posibilidad de una relación así merece tu tiempo, tus expectativas, tu ansiedad y vuestras angustias y dolores de cabeza? 

Si aún con esto, decidís seguir adelante en vuestra campaña, intentad no perder en enfoque en vosotros mismos. Ser conscientes de que puede que estéis idealizando la posibilidad de una relación que quizás nunca sea como soñáis. Seguid construyendo vuestra vida personal en el sentido de búsqueda de satisfacción que no dependa de las acciones de otra persona. No os cerréis a seguir conociendo a nadie más, dejad que los acontecimientos lleguen a vosotros y os sorprendan.

Y si habéis llegado al límite, hablad con vuestro chico o chica reacio a una relación y planteadle con claridad que no queréis una historia ambigua en la que no conocéis cuál es vuestro lugar. Que mientras se mantengan en un estado de no decisión, no podéis ser partícipes ni víctimas de sus indecisiones o sus dudas. Si esta persona os quiere de verdad y no quiere perderos, os lo dirá con todas las letras y acciones posibles y demostrables.

Cuando una relación se desequilibra por una de las dos partes y la otra se ve esforzándose al máximo para que todo funcione, significa que algo va mal. Si esto persiste, os meteréis o estaréis metidos en el típico bucle:

  • Te dejas fluir y sigues quedando con él o con ella, haciendo las mismas cosas.
  • Vuelves a frustrarte porque la relación sigue exactamente igual.
  • Te distancias esperando que la otra persona reaccione.
  • Te busca o le buscas, te dice algo bonito, te llenas de esperanza y volveis.
  • Todo sigue igual.
  • Te distancias.
  • Y así, indefinidamente…

¿Te suena de algo…?

Lo seguía adondequiera que fuese, lo ayudaba en todo lo que hacía. Era como si me hubiese convertido en una parte de él. Y cuando vives mucho tiempo de esta forma, acabas por no saber siquiera qué es lo que tú deseas en realidad (Haruki Murakami)

Anuncios
comentarios
  1. Anónimo dice:

    A mi me paso esto y encima me dejó. Poque dejamos que pase esto?porque dejamos maltratarnos hasta el final?

  2. Laura dice:

    Cristina
    Acabo de terminar una relación asi. Cumplia con todas las caracteristicas de varios de tus post (relación a distancia, relación rebote, Peter Pan, etc)
    .
    Al principio lo tomé sin muchas expectativas, como una relación con alguien que me gustaba mucho. Yo llevaba divorciada una década y si bien en los ultimos años, conocí varios hombres, ninguno me gustaba como para una segunda salida o algo mas. Hasta que lo conocí y de a poco me fui enamorando. Al ppio con precausión, dado las distancias y estar recien separado. El parecia super entusiasmado y me fue llevando a extender la relación. pero ya a los 3 meses me empezó a decir que era como amigos, que la pasaban muy bien cuando y luego, cada uno hacia su vida cuando volvia a su lugar.
    Al tiempo empezó su divorcio, con lo cual, y dado mi carrera, me convertí en su asesora legal gratuita las 24 hs, sumado a que ejercíamos el mismo negocio, y el recien empezaba, colaboré muchisimo en todo su desarrollo inicial.
    Desde la primera visita, estuve incorporada a su familia y el a la mia, con lo cual me sentía su pareja. Pero cuando yo sentía que el no crecia en la relación, me empezó a decir que yo era muy demandante y el nexesitaba tiempo.
    Luego de eso, empezó a haber infidelidades de su parte, y ante mis reclamos, me decis quw yo era muy celosa y que el necesitaba rearmarse su grupo social de pertenencia… y asi seguismos. En cada encuentro, que estabanos cercanos, luego venia una lejanía.
    El me blanqueó que aun no sabia lo que queria, que despues de mas de dos decadas de casado, necesitaba saber que tipo de mujer era la adecuada para su nuevo proyecto de vida, que necesitaba tiempo, y que no estaba para ya comprometerse para siempre conmigo. Cortamos o intentamos cortar varias veces, pero siempre uno u otro se volvia a buscar.
    Finalmente y post una visita muy dura, para mi habiamos terminado la relación. Pero me siguió contactando y luego volvieron a explotar temas legales, por ll que me dió lastima y pensé en que no era buen momento para dejarlo en banda, si bien me sentia mas separada emocionalmente.
    El por su parte, siempre dandome mensajes contradictorios, entre que era su novia, a que queria pareja abierta, a que a veces puede pasar que te gusten dos personas y que cada una tenia cosas diferentes, erc, por lo que deduje que ya existia otra persona.
    Hace un mes vino por una urgencia a mi ciudad y estaba esquivo hasta que vino a visitarme y decirme que ya ibamos tanto tiempo y yo necesitaba estabildad y el no me la podia dar y que no sabia lo que queria y que en realidad no estaba para estar en pareja definitiva con nadie, etc. A pesar de ello, se quedó conmigo dos dias mas como novio y se fue.
    Al llegar a su lugar, me vuelve a llamar y hasta que luego me dijo que conoció a otra persona, tambien relación a distancia y que no se sentis para sentar cabeza y yo ya le pedía eso, en tsnto que la otra, no le pedia nada, solo aceptaba ll que el le daba, entonces a el le salia darle.
    Volvió a contactarme y le pedí que no me contacte mas, que me hace mal. El me preguntó si me podia comentar como seguia su divorcio, a lo que le respondí que no.
    Ahora, pasó ya casi 3 semanas de esa charla y boy pasando por distintos estados, desde aceptación, enojo, sentirme usada hasta la última gota, desear que viva un tiempo su somteria y leugo vuelva, en fin, un sinfin de sensacionws, sufrimiento, angustia horribles.
    A pesar de todo eso, entiendo perfectamente su situación y como oara mi, realmente me sentía muy unida, aun deseo que pase un tiempo quizas largo y en algún momento retornemos. Se que es loco y no quiere decir que me quede de brazos esperando, pero hoy eso es lo que me pasa. Practico contacto Cero para esperar a que se vaya la adicción y espero que quizas el tiempo cure las heridas y no vuelva a caer en esto, aunque deseando que de alguna manera, el viva todo lo que tenga quw vivir y quizas en un futuro me elija y lo elija ya desde otro lugar, mas alla que se lo dificil que es eso…

  3. Zingaro dice:

    Excellente descripción. Me está pasando tal cual, al pie de la letra con alguien.

  4. Laura dice:

    Puede ser que los post se borren? Me aparecia como para revisión. Pero ahora no veo nada y no se si se borró. Habia escrito un texto algo largo qizas? Pero sinceramente me gustaria tener tu opinión. Desde ya muchas gracias

  5. Kamarerita dice:

    Estoy pasando por esta misma situación, y no sé cómo salirme cada vez que me alejo me lo repito no me merece y yo menos merezco una actitud así, cuando pudimos dejarnos me dio a entender que yo le importaba y que por ello no quería que yo me alejará, que aunque sea fuéramos amigos y le dije que no estaba dispuesta a ser su amiga, él no lo sabe pero mientras yo sienta por el prefiero no saber nada de él, ni podría ser su amiga, ni estar tan solo cerca y pretender que nada pasa, que nada quiero de él, se supone que somos “confidentes” porque cada quien tiene una pareja.

    Estamos para escucharnos, hablar contarnos cosas, vernos de vez en cuando y cuando se presente la ocasión, tener intimidad “esto último aún no ha pasado” lo intentamos dos veces pero los nervios no nos dejaron, pero en el fondo lo deseamos, hemos hecho sexting y una q otra vez en un café nos hemos tocado con muchas ansias, aun no le entiendo porque se supone que nos deseamos con ganas insaciables e desmedidas, hemos hecho planes pero a la hora no pasa nada no se cumple lo que dice lo q se planea, a veces me pregunto a qué le tiene miedo, porque aunque sé que estoy haciendo mal, no tengo miedo a nada quiero que pase y ya, “salir de eso como un día le dije” o que me deje y ya….

    Me sentí identificada con todas las situaciones planteadas, a veces atendida y a veces ignorada, es casi cuando el quiera y yo que, pienso y así me siento, realmente no busco una relación pero si quiero más atención saciarme de eso que en algún momento me propuso, porque tanto miedo, que le pasa me pregunto, o le manifesté que me produce pereza y mamera que sea así, y fue fácil me contesto como que “hablamos… cuando no seas la novia cansona” no entendí porque si bien se trata de divertirnos, debe ser de parte y parte, pero a veces no pasa nada, aunque solo seremos un retazo de momentos que se acabaran pronto solo quiero que todo sea equitativo o que me deje y ya… concentrarme en lo mío, lo malo es q no quiero perderle y solo le quiero a el… es la primera vez que me atrevo a tanto.

    A veces me preguntó se podrá querer a dos, o solo necesito probar de su elixir para sentirme satisfecha y separar bien esto que me pasa… y decir adiós. Lo sé, es la mezcla de dos temas, pero quería desahogarme y escuchar su opinión.

    • cristinalago dice:

      Hola Kamarerita

      Creo que tu historia está clara como el agua.

      Él te tiene ahí para calentarse y subirse el ego.

      Y no te va a dar nada más.

      Piensa si esto es lo que quieres vivir.

      Abrazos

  6. Miguel dice:

    Genial como siempre Cristina.
    Gracias.

  7. reina dice:

    Muy de acuerdo, Cristina. Lo he vivido tal cual y además tú lo sabes 😉 En mi caso, creo que le hacía la función de “escuchadora” y eso parece que le gustaba, cuando le gustaba.

    Creo que en estos casos lo mejor es tomar distancia. Con la distancia ves claramente el nivel real de interés que la persona tiene en ti, que suele ser poco. En mi caso particular, parece que lo que le mola es seguirme en Instagram, aunque afortunadamente yo ya estoy en otra fase 😉

    Gracias por todo 😉

  8. Óscar dice:

    Hola Cris!!! Quizás es que antes, mientras y después de estar en una relación no tengamos ni idea, ni remota idea de lo que realmente queremos. Entonces? Quizás las relaciones no tengan otra función que esa, CONOCERNOS a nosotros. Un abrazo grande!!. 👍😉

    • cristinalago dice:

      Hola Óscar!

      Siempre un gusto saber de ti 🙂

      Incluso cuando creemos no saber lo que queremos, los hechos nos delatan.

      Si nos comprometemos a cuidar, respetar, apoyar, estar ahí, y lo cumplimos, en realidad queremos esa relación.

      Si abandonamos, ignoramos, huimos…no la queremos.

      No sólo ese sentir, es ser y hacer.

      Y claro que sí, toda relación es un viaje hacia nosotros mismos.

      Abrazotes mil

  9. Rainheart dice:

    Olé olé olé. Este artículo no es más que una radiografía de la relación que tuve con el último chico que conocí. Han pasado ya unos meses pero en su momento escribí un comentario en el artículo de los vendedores de humo, porque en cierta forma, las personas que nos lían en este tipo de relaciones lo son. Suelen empezar genial, con una persona que está segurísima de que quiere algo serio y con el transcurso de las semanas las cosas se desinflan. La cosa duró dos meses y medio, que fue el tiempo que tardó en subir a la cima y estrepitarnos colina abajo. Hasta que lo dejamos: yo le dejé y él se dejó dejar.

    Un mensaje para todos los que estéis en una situación así: corred. En serio, la gente que es indecisa emocionalmente es como un agujero negro. Generan ansiedad porque es imposible predecir su conducta: hoy te quiero,pero mañana no sé… mande?

    Valoraos y quereos más, es la solución a todo. Comprended que es una suerte estar con vosotros y quien no lo vea, es que no merece la pena (como pareja al menos)

    Puede que la otra persona no esté segura de lo que quiere pero si vosotros si lo estáis, actuad en consecuencia. No acepteis medianías que no os convencen. Pasad página y a otra cosa mariposa.

    Pregunta para Cristina: este chaval en cuestión, cuando le estaba dejando empezó a decirme cosas del estilo: me cuadras como pareja pero no sé; se me va a hacer raro no quedar más contigo pero no sé, y cosas así por el estilo. Le dije que no entendía como alguien que había estado distante las últimas semanas en ese momento me dijera todo eso (Hasta intentó besarme) y le dije que cuando supiera lo que quisiera que me hablara, no antes. Luego me enteré que estos últimos comentarios míos le sentaron mal… por qué? No entiendo nada. En fin, tal vez intentar entender a alguien que no se entiende ni a sí mismo es una pérdida de tiempo, verdad? Me quedo con lo bueno: que he sido capaz de cuidar de mí misma, y que decido lo que quiero y lo que no en mi vida 🙂 todo esto en gran parte gracias al haber encontrado tú blog hace tres años. Todo ha sido crecimiento y aprendizaje a partir de entonces.

    Gracias por estas perlas de sabiduría Cristina.

    Rainheart

    • Azul dice:

      Indecisos emocionales… Yo creo que lo de esta gente no es indecisión. Cuando alguien quiere construir algo contigo no duda. Lo demás son cuentos. Esto así escrito suena durísimo pero es.

  10. Azul dice:

    A mí me han tocado varios hombres malos o, al menos, malos para mí. Alguno bueno también. Y como mucho con un especimen como el que se he describe aquí he tenido un rollo y yo no estaba enamorada, así que esa actitud no me dañaba. En un contexto de follaamigos donde se dejen las cosas claras vale, pero veo que hay mucha gente que juega con la otra persona y lo peor es cuando hay uno que sí está enamorado.

    Por cierto, que a la gente casada que no se decide a romper su unión estable los metería en otro cajón, no el de estos vendehumos. Aunque está claro que quien acepta eso ha de saber que el camino es de sufrimiento. Pero en muchos de esos casos no hay ambigüedad, se dice claramente al o a la amante que el divorcio no es factible. Entonces el que se queda ya sabe lo que hay… Aparentemente. Quizás albergue estúpidas esperanzas de que aquello cambie. en vano.

    Por cierto, lo de que toda fluya me suena a idiotez supina. Me pone nerviosa.

    Y ahora aprovecho para pedirte nuevas entradas. Una sobre el o la amante, la gente que juega ese papel. Y otra sobre por qué, especialmente en la franja de 40 a 50 hay tanta gente desparejada pero a la búsqueda de (el amor no se busca, se encuentra a mí modo de ver). Me dijo una persona de mi entorno que medio Madrid está metido en webs de citas, hasta el punto de encontrarse a gente de la carrera este chico. Tal cual. También que aunque tanta gente busque es complicadísimo dar con alguien. ¿Es imposible enamorarse a partir de los treinta y muchos/40? Difícil sí, desde luego. Seguro que tú le sacas mucho jugo.

    Gracias por tu entrada. Genial, como siempre.

  11. Fran dice:

    Hola Cristi, siempre un lujo leerte y seguirte.
    Por la parte que me toca, también me he visto en esa tesitura, de estar a la expectativa de “a ver lo que me echan”. Incluso hoy día, me he llegado a ver en esa situación pero por poco tiempo, los años y la mala experiencia son el mejor máster de la vida, por muy adictos afectivos que seamos.
    Cuando somos jóvenes y con poca experiencia, desconocimiento y además faltos de una buena autoestima, es fácil y frecuente engancharse en estas relaciones, las cuales suelen tener entre otros ingredientes LA FALTA DE CONFIANZA en nosotros mismos, y de esperanza que la vida nos ofrezca algo mejor o más saludable.
    La clave estaría en cambiar el estar pendiente del otro por ESTAR pendiente de mi, pero para ello, tengo que cambiar la percepción que tenga de mi mismo, de lo que soy, valgo y creo merecer. El indeciso ambiguo tiene derecho a ir por la vida como le plaza, mi cometido es ver que c. pasa en mi vida para conformarme con semejante propuesta afectiva ….
    Mirándolo desde otro lado, estas parejas son nuestros grandes maestros, ya que la mejor forma de saber que es un vínculo sano es haber saboreado uno tóxico. Parece simple, pero muchas veces es la mejor manera de aprenderse las lecciones de la vida. Darle nuestro poder a alguien que no lo merece, a una relación que no nos hace felices, es una forma de volver a nuestro centro o de buscarlo, ya que sólo tenemos poder sobre nosotros. El amor romántico está muy bien en el cine, novela y poesía, pero la vida real se rige por otros parámetros. Solo podemos aprender desde nuestra experiencia. Y la vida nos pone las mismas lecciones hasta que las aprendemos realmente.
    Y si volvemos a caer, al menos ya no seremos víctimas ignorantes de nuestros actos, sino responsables y por tanto amos de lo que hacemos con nuestra vida y la gente con la que nos vinculamos. Empecé a sentirme libre , en paz y dueño de mi destino, el día que preferí la soledad, (mi propia compañía) antes que estar implicado en relaciones que no me aportaban nada bueno…
    Gracias x estar siempre ahí, feliz verano y un besote guapetona

    • Luna dice:

      Fran, me han llegado mucho tus palabras. Yo (y ahora que se escandalice todo el mundo) he estado enamorada de un hombre casado. Y en el fondo dice mucho de mí que no fuera capaz de dejarle. Él jamàs dijo que la dejaría.
      Acudí hace un año a Cristina porque el suelo se abría bajo mis pies. Atrapada como dependiente en una relación que no me hacia feliz y además, enamorada como una loca de este otro. Vamos, dos relaciones que no me hacían bien por distintos motivos
      Aunque he logrado recuperarme bastante de la ruptura con mi pareja (no del todo) sigo buceando en mí y duele mucho. Y no ha sido hasta hace relativamente poco cuando ha comenzado mi desapego del casado. Sé que Cristina, que jamás ha emitido juicio moralizante alguno, se va a alegrar al leerlo.
      Con la terapia, con Cristina, he aprendido que mi problema es de carencias emocionales, de autoestima. No quererme lo bastante, no saber estar sola por temas que vienen de cuando era pequeña. Encadenar relaciones que no me proporcionaban felicidad, ese ha sido mi patrón, y eso no es problema de ellos en esencia sino mío.
      Ahora me siento más libre, aunque sola. Sigo trabajando en mí. A veces duele. Echo de menos la presencia de un hombre tipo mi ex. A veces asusta. He conocido a alguna persona, pero nada me convence. Y no he de estar en nada que no me convenza. Así es.

    • Luna dice:

      Fran, me han llegado mucho tus palabras. Yo (y ahora que se escandalice todo el mundo) he estado enamorada de un hombre casado. Y en el fondo dice mucho de mí que no fuera capaz de dejarle. De lo poco que me quiero, seguramente. Él jamás dijo que la dejaría, nunca me engañó.
      Acudí hace un año a Cristina porque el suelo se abría bajo mis pies. Atrapada como dependiente en una relación que no me hacia feliz y además, enamorada como una loca de este otro. Vamos, dos relaciones que no me hacían bien por distintos motivos
      Aunque he logrado recuperarme bastante de la ruptura con mi pareja (no del todo) sigo buceando en mí y duele mucho. Y no ha sido hasta hace relativamente poco cuando ha comenzado mi desapego del casado. Sé que Cristina, que jamás ha emitido juicio moralizante alguno en terapia, se va a alegrar al leerlo.
      Con la terapia, con Cristina, he aprendido que mi problema es de carencias emocionales, de autoestima. No quererme lo bastante, no saber estar sola por temas que vienen de cuando era pequeña. Encadenar relaciones que no me proporcionaban felicidad, ese ha sido mi patrón, y eso no es problema de ellos en esencia sino mío.
      Ahora me siento más libre, aunque sola. Sigo trabajando en mí. A veces duele. Echo de menos la presencia de un hombre tipo mi ex. A veces asusta. He conocido a alguna persona, pero nada me convence. Y no he de estar en nada que no me convenza. Así es.

      • Fran dice:

        Hola Luna, no creo que ni Cristina ni nadie de este blog se escandalice o te juzgue por tu historia. Quizás tu problema sea que no eres para nada comprensiva y amable contigo. Llegamos a este blog buscando respuestas, un camino, una esperanza, no para condenar a nadie, todos tenemos una historia donde siempre hay algo para NO contar. Por si te sirve de alivio, TODOS, absolutamente todos, hubiéramos hecho lo que tu dentro de tu pellejo, es decir, en tus circunstancias, por eso es tan saludable nuestro propio perdón,ya que todos , absolutamente todos, hacemos las cosas con el entendimiento y luces que tenemos en cada momento. tampoco has hecho nada que no sea perdonable.
        El error que cometemos los que hemos tenido carencias es buscar el afecto que nos ha faltado en personas o en relaciones nada recomendables, también es una forma de aprender, SI aprendemos. Mi gran descubrimiento fue saber que en este mundo no hay ni habrá persona o pareja que llene mi vacío. Solo yo puedo hacer algo con mis heridas, mis miedos, mis neuras.Buscarlo fuera de nosotrosi es terriblemente frustrante porque nunca tendremos suficiente, nunca rozaremos la paz. Animo y a por ello. Un besote y no te olvides nunca de que tienes también derecho a equivocarte, rectificar , cambiar de parecer, en una palabra, SER siempre amable contigo misma, ya que lo contrario es destructivo y eso no creo que se lo merezca nadie

  12. incognito dice:

    Saludos a todos,

    Les comparto mi humilde experiencia y después de haber tenido varios momentos difíciles en mi ultima relación creo haber comprendido y descifrado ese tipo de actitud, por lo menos para mi, lo cual por cierto me costo mucho dolor, pero fue de invaluable valor el aprendizaje que obtuve.

    Hay personas que dentro de su enfermedad emocional o perversidad cuando reaparecen después de ser ellos quien decidieron irse no vuelven para quedarse solo regresan para verificar si toda vía son gustados o queridos. En cuanto se cercioran se dan la vuelta y nuevamente desaparecen de tu vida ya que tan solo buscan alimentar su ego. Hace unos días mi ex intento reaparecer nuevamente por medio de un recado bajo un pretexto estupido a lo cual ya supe como manejarlo la ignore por completo salvaguardando mi integridad emocional en primer lugar por otra parte tambien me di cuenta que para valorar realmente esa experiencia no deberia victimizarme la posicion mas madura y responsable es reconocer que ella tuvo sus errores y yo los mios para cuando se presente una nueva oportunidad con otra persona actuar con mas madurez y no mendigar amor saludos

  13. Sol dice:

    Hola a todos!

    Felicidades Cristina por tu post, acertado como siempre.

    Me ha encantado la aportación de Fran. Me quedo con que esas malas parejas son nuestros grandes maestros , y con que la vida te pone delante las mismas lecciones hasta que realmente las aprendes.

    Un abrazo a todos, y a seguir aprendiendo 😉

  14. Ale dice:

    Hola Cristina!
    Tal cual , parece que hubieras contado mi historia ; yo estuve así esperando y permitiendo que el se decidiera por mi , hasta que le planteé las cosas claras y le dije que s no quería una relación formal entonces se marchara pero esta vez para siempre , como me vio decidida fue el quien me insistió para iniciar una relación, relación que nunca fue lo que yo esperaba , siempre me sentí en un segundo plano en su vida y se lo hacía saber aunque a veces no de la mejor manera, siempre reclamando, hasta q el un día me terminó diciéndome a mi y a todo el mundo que yo había sido la culpable por ser demasiado posesiva , después de nos distanciamos porque obviamente yo no quería ser su amiga y el
    Em evitaba si es que por casualidad nos cruzábamos , siete meses después coincidimos en algunos lugares y su trato fue casi casi como el de antes cima sus atenciones algo exageradas que podrían despertar ilusiones si es que yo fuera la misma de antes, pero aprendí la lección creo y gracias a este post me doy cuenta que nunca hubo amor se su parte por lo que mi sentimiento de culpa ha disminuido grandemente y además también se que el hecho de que el no me quiera, no me resta valor, lo que si se que por ahora no quiero ni su amistad; espero superar todo esto completamente y ser feliz sola o acompañada si Dios así lo quiere .
    Saludos Cristina , siempre acertada.

  15. Caos dice:

    Hola Cristina: Te tengo que felicitar por muchas cosas, entre ellas por ser brujilla, ya que estaba buscando respuestas, me acordé de tu maravillosa página y ¡Tachán! lo primero que veo es justo lo que necesito y da en el clavo. No es la primera vez que escribo, y hasta me da vergüenza verme en esta situación con la edad que tengo ya. Soy una persona que no sale mucho, que tiene muy pocos amigos, rara, complicada, con muchos miedos e inseguridades, una madre loca y muchísimo sentido del humor, por fortuna. Pues sigo en este tipo de relación, además en la distancia: nos tiramos horas hablando por Skype, nos hemos visto tres veces y ha sido genial, él ha franqueado a su vez miles de miedos e inseguridades también… pero no quiere siquiera dar la opción de “estarnos conociendo”. Ya no digo que le ponga nombre, que me vaya yo a vivir allí y buscarme un piso y “ver qué pasa”, creo que se acojonó al proponérselo, pero yo es que para algunas cosas soy una mujer valiente. Él no solo tuvo jamás pareja, sino que siquiera había estado con una mujer (quizá esto te suene). He seguido tus consejos 😀 : contacto 0, poner distancia… lo hice, la tuve… y aquí estamos otra vez, en bucle, y ya vamos para 3 años. Conseguí desengancharme, y volví absurdamente a engancharme al volvernos a ver: tan cariñoso (cuando no suele serlo), detallista y buen amigo. Pero claro: empieza lo que dices. Volvimos a nuestras respectivas casas y marcó distancia hasta que volvió a necesitar llenar las horas de vacío de su vida, ya que él sí que realmente está solo y no habla con nadie más que yo, según él, por elección propia (yo tampoco soy TAN ingenua… lo soy, pero no TANTO). La sensación de que acude a mí cuando no tiene mucho más que hacer, como bien dices.
    Una de cal, y siete de arena, siempre. Ahora hace planes para vernos en diciembre, en el Puente, y ciertamente: ¿esto es lo que quiero? ¿Estar eternamente en la nada, pensar que de todos modos no tengo otra cosa en mente? Pero mientras siga así, tampoco busco otras cosas… y claro: a mí me encanta hablar con él, pero el problema es no poder evitar sentir cosas con las que al menos dar la oportunidad de saber si podrían llegar a algún lado o no. Un ultimatum no serviría de nada, ya que si no me habría buscado cuando corté toda relación con él y aunque le bloquee de todo, siempre quedaba el e-mail que esta vez no usó. Me quiere, no dudo que lo haga… pero sin querer nada formal. Como una buena amiga.
    ¿Qué es lo que quiero? Que tenga las mismas ganas que yo de hablar, que quiera saber cómo estoy y no vaya por la tangente cuando me ve mal, simplemente. Ahora opto en mostrame distante y cortante, marcando distancia hasta que se aburra… y me busca, claro. Pero yo ya me canse de reprochar y dar explicaciones. No quiero seguir perdiendo el tiempo, aunque disfrute mucho miss ratos con él, sobre todo cuando nos vemos. Es un tipo que nunca ha recibido cariño de sus padres, y prácticamente de nadie. Odia las manifestaciones de cariño en públicoy dice que tiene claro no querer pareja… pero tengo la sensación que en lo que a mí se refiere, aunque no lo diga claro.
    Recuerdo cuando decías que esto era como una adicción: te hace daño, pero quieres seguir enganchado. Y así es. ¿Hago bien? Un saludo.

    • cristinalago dice:

      Hola Caos!

      Me decís que soy una brujita tantas veces que estoy planteándome comprarme un gorro picudo y una escoba 🙂 Es que las gallegas somos un poco meigas.
      Leyéndote lo primero que salta a mis ojos como gotas de una sopa hirviendo, es tu descripción de ti misma.

      “Soy una persona que no sale mucho, que tiene muy pocos amigos, rara, complicada, con muchos miedos e inseguridades, una madre loca y muchísimo sentido del humor”

      Si no te digo que no. Pero me da la impresión de que faltan como cinco millones de cosas más en esa descripción
      No me extraña que si tienes esta imagen de ti misma, no sientas merecer algo mejor que un chico que te viene mareando durante 3 años para “ná”. A mí me gusta mucho un meme de Julio Iglesias que dice “la que no folle que no entretenga”. Pues eso: el que no ame que no entretenga.

      Los traumas y rarezas del muchacho en cuestión son irrelevantes para el caso. Pensar en ellos más bien te perjudica pues en el fondo los conviertes en excusas para seguir ahí, entreteniéndole y entreteniéndote (que también). Una amiga mía, que es muy adepta de este tipo de historias, siempre me dice que prefiere sufrir por uno u otro hombre que su rutina habitual. La base de una adicción emocional siempre es una evasión de la propia realidad. Si tu realidad no te encaja, es más fácil taparla que cambiarla. Pero aunque me cuentas que eres una persona rara, la verdad es que tus sentimientos y deseos son muy normales. Deseas conocer a alguien que te ame, porque hasta los raros se enamoran y se emparejan (mira Tim Burton con Helena Bonham). Y este deseo está muy entorpecido por tus lastres personales, tus zonas de confort, tus miedos, en suma. Al final, esta historia es la historia ideal para distraerte durante años siguiendo exactamente igual que como estabas.

      Me da lo mismo si el chiquillo es un ser atormentado cual fantasma en una torre, o un hikkikomori que se mata a pajas y chatea con los dedos pringados de pizza, es su problema y sus historias, no los tuyos y tener una madre loca y un floreciente surtido de neuras propias e intransferibles ya es suficiente ocupación como para no tener que ocuparse con dramas ajenos (y menos de alguien con quien realmente no tienes nada).

      Así que ya imaginas que apoyo la moción de distanciamiento, aunque yo sinceramente dado los precedentes de la historia, te recomendaría ser un poquito más radical. Más que nada porque lo de distanciarte más o menos ya lo has estado haciendo, sin éxito, durante mucho tiempo y sabemos que repetir las mismas acciones, suele conllevar las mismas consecuencias.

      Voy llegando a una (mediana) edad en la que me voy dando cuenta de que nuestro tiempo es contado y finito, en la que valoro ante todo las cosas que me nutren y me ayudan a avanzar y desde ese punto de vista te digo, que no te pares mucho tiempo en zona muerta, pues cada día allí, es un día que no se va a recuperar.

      Abrazotes!!!!

      • Hola, Cristina:
        Muchísimas gracias por contestar. Escribirte es como cuando para ti todo confuso, y cuando aconsejas a una amiga está todo claro. Exponer sentimientos y necesidades casi contesta las preguntas, y tus siempre buenos consejos reconfortan, aclaran y confirman. Con permiso de Julio, añadiré algo de mi propia cosecha: “Mientras me conforme con los mendrugos que me echan, jamás saldré a cazar jabalíes”. Esta historia me distrae de todo lo que podría surgir por mi tristeza y falta de ganas por salir y conocer gente nueva. Ahora veo que cuando ve que me alejo, sigue exactamente la táctica que explicas “Pienso todos los días en ti, eres la persona que mejor me conoce, eres muy importante para mí…” pero nada que le implique, nada a lo que pueda agarrarme si pido más. Y bueno: está claro que si lo que quiero es una pareja y que además esté loco por mí y haga las mismas locuras que hago yo por lo que creo que merece la pena(nada de lo que yo misma no esté dispuesta a ofrecer) esta historia debe acabar. Acabaré con las conversaciones íntimas que me dejan vulnerable y reconfortan su ego, el Skype, y los encuentros, aunque me duela y lo pase mal una temporada, como cualquier otra adicción. Apuesto a que la cosa decae por propio aburrimiento, espero que por ambas partes. Un besote enorme, y gracias una vez más.

  16. José dice:

    Hace muchos años que te leo. Desde hace muchos quiebres amorosos y cada vez que te leo eres una increíble bocanada de aire fresco , reflexión y de aclaración.
    He pasado por muchos estados de este blog incluyendo este. Y es exactamente como ocurre seguir aferrada a esos sentimiento que dice sentir por mi pero las cosas no cambian , no busca los espacios dice que es el trabajo y además casado. Y yo ahí que sigo con el … bien bruta yo ,pero me pregunto .. será dependencia emocional a causa de una carencia ? Aburrimiento ? Proyección de un futuro en una relación ? Te amo me dice me complementas pero no soy su prioridad. Como salir de esto ? A veces he pensado que algún día me voy aburrir e el y ya .Más cuando trabaja contigo cómo hacerlo ?

  17. Anónimo dice:

    Tal cual, creo que estoy en la fase de aceptar todo esto porque aún me plateo teorías al respecto. El problema es que me dijo que yo le gustaba mucho y que yo creo que hablaba en serio, en cuanto me dijo que no quería una relación seria me empecé a alejar, lo único que manteníamos era una conversacion prácticamente unilateral por su parte. Vamos que no es que le aportara mucho creo yo, o quizá si. El caso es que él había salido de una relación de cuatro años un par de meses antes, le habían dejado a él concretamente. Dejamos de hablar en cuanto empecé hace un par de meses a estudiar una oposición por petición mía, hace un mes me pregunto que como me iba.
    Todo este contexto es porque creo que realmente puede existir la posibilidad de que necesite un tiempo para superar la ruptura de la relación y que ni él ni yo estamos en el mejor tiempo para empezar algo. Darle vueltas es absurdo y lo sé, esperar a qué alguien vuelva cuando él ha sido el que ha querido irse más, especialmente después de leer este post. Supongo que necesito tiempo y centrarme para dejarlo ir. Lo que me tiene loca es si realmente solo me necesitaba como transición o charla o algo similar, o si realmente no era el momento.

  18. Lilith dice:

    Sin duda es un texto que invita a la reflexión y a hacerse más preguntas. Esta imperiosa necesidad de estar acompañado y recibir sólo pequeños gestos de “aprecio” y luego nada, me es muy familiar en mi historia y la de algunas de las mujeres que caminan a mi lado.

    El círculo infinito de la dependencia. Me estoy preguntando actualmente en dónde hemos errado mujeres y hombres. Hoy me doy cuenta de comportamientos que le quitan al hombre la posibilidad del cortejo, del interés, del estar, del compartir. Como mujer me veo y veo a otras más, “conquistando”, luchando por los hombres, ofreciendo dádivas, atención, cariño y demás cosas que no nos piden. ¿En qué momento permitimos que esto pasará?
    Me doy cuenta que darme de esta forma es demostrar poco amor y respeto por mí misma. Siento vergüenza, siento pena de no saber darme mi lugar. De haberme convertido en una pedigüeña de amor. Intentar que se queden con mis “cuidados y atenciones” me ha dejado con más incertidumbre.
    Llegar a tener esta conciencia, es para mí ya un paso. Deseo de encontrar alguna solución sin lucha, sin castigo, sin alejarme, sin dañar. Simplemente encontrando calma, disfrutando la libertad de ser yo misma sin permitir que mi felicidad y paz dependan del cariño de alguien.

    Cierro esta reflexión con una frase que me gusta mucho.

    “He aprendido a no intentar convencer a nadie. El trabajo de convencer es una falta de respeto, es un intento de colonización del otro”. José Saramago

  19. CC dice:

    Suscribo palabra por palabra desde la experiencia de la persona que insistió, aguantó y logró la relación; una relación que duró varios años en los que nunca me sentí completamente segura de que mi ex-pareja no iba a dejarme por cualquier otra persona, donde daba todo y no sentía el mismo esfuerzo de su parte ni el mismo grado de compromiso y donde acabé perdiéndome tanto para complacerlo, que cuando apareció la tercera persona que lo hizo sentir lo que nunca cuajó totalmente conmigo y me dejo por ella, yo no sabía que quería, ni que me gustaba, ni quien era. Tres años de aquello y hace apenas un año que he logrado superar las cosas.

    Moraleja: para efectos prácticos si una persona dice que no puede tener una relación contigo, pero no quiere perderte, no pierdas el tiempo, no quiere tener una relación contigo. Va a tomar lo que le quieras dar y se dejara querer en lo que llega alguien con quien si le den ganas de tener una relación.

  20. Dana Luna dice:

    Es muy difícil y doloroso reconocer y aceptar que me encuentro en una relación que no tiene futuro, o al menos el que yo deseo.
    Desde su inicio él me dejó muy claro que no podría darme una relación estable, que su prioridad eran sus hijos (ya mayores y casados) y su tranquilidad. Viene de un matrimonio carente de amor, al que cumplió porque ella estaba embarazada y ello fue lo que los unió.
    Yo jamás he podido decir que lo nuestro es una relación, por no sentir el dolor de que él me haga alguna corrección al respecto. Lo amé desde el primer momento, y ahora después de poco más de dos años, he estado meditando acerca de la posibilidad de alejarme de él, la “compañía” ha sido muy bonita, hemos viajado, tenemos largas conversaciones, en un principio no le interesaba conocer a mi círculo de amigos, pero desde hace un par de meses, justo en mi cumpleaños se atrevió a compartir mi festejo con mis compañeros de trabajo, algo que no habría imaginado, y eso me ha confundido.
    La idea de terminar está relación ha ido creciendo, nunca hemos reñido, siempre ha sido agradable, ha comenzado a decirme “te quiero”, “te amo”, lo que no había hecho tiempo atrás.
    No quiero ilusionarme con éstos cambios que ha tenido, muy dentro de mi algo me dice que la relación tiene fecha de caducidad, sólo espero tener la fortaleza para terminar y no salir dañada en el intento.
    Saludos.

    • Hola Dana,

      Muchas relaciones empiezan sin propósito de futuro, pero el curso de algunas de ellas puede ir cambiando a medida que la propia persona evoluciona.

      Simplemente habla con él ante cualquier duda.

      Comunicación es amor.

      Abrazos

  21. al dice:

    buenas Cristina,
    ya me has dado algún que otro consejo y me han servido para mucho.
    El caso es que estoy viviendo algo parecido, solo que esta vez soy yo quien no quiere nada serio pero no quiero perderle…
    Llevo 1 mes conociendo a un chico y a las 2 semanas ya me dijo que le gustaba y que me estaba empezando a querer… yo me asusté y también vi cosas de él que no tienen nada que ver conmigo.. (alcohol, problemas de dinero, etc…) por lo que decidí hablar con el y decirle que estaba muy a gusto pero que creía que no llegaríamos a nada serio, dejé de hablarle y me alejé.
    Ahora veo en sus redes sociales que está conociendo a nueva gente, sale y se lo pasa bien, lo cual por un lado me alegra, pero por otro lado hace que quiera hablarle y saber que está haciendo…
    No entiendo muy bien que me está pasando, pues si pienso en las razones por las que decidí lo que decidí me reafirmo, pero por otro lado dudo en si hice bien o mal.

    Que crees que me está pasando…??

    Gracias por tus consejos.

    • Hola AI,

      Es todo una cuestión de ego y dependencia. Por un lado, hay un vacío en tu vida que las atenciones de esa persona han suplido de forma momentánea. Por otro, siempre nos joroba que la persona que estaba por nosotros, deje de estarlo y perdamos ese suministro de autoestima y valoración que nos proporcionaba. No te pasa nada extraño. Simplemente habla contigo misma, habla con tus emociones sin juzgarlas. Todos tenemos todavía rasgos infantiles, pataletas, frustraciones y egoísmos que surgen de nuestra zona inconsciente ante determinadas situaciones, sólo tienes que identificarlos y no darles el poder de dirigir tu vida y tus acciones.

      Abrazos

Comparte tu historia (con buena ortografía, por favor)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s