Si no se compromete, no te comprometas

Publicado: febrero 7, 2019 de Cristina Lago en Problemas de pareja, Superando el desamor
Etiquetas:, , , , , , ,

¿Estás enganchado/a de una persona que no se implica? No des “duros por pesetas”.

Podéis ver que esta expresión popular me delata como viejuna 😀

No sé si existe algo así como dar euros por céntimos, pero sería la traducción más aproximada de lo que sucede cuando nos morimos de amor por alguien que nos hace casito pero el justo, o dicho de otra manera, por alguien que nos quiere a ratos , a trozos y a conveniencias, no en nuestro hermoso y fascinante conjunto.

Hace poco me escribe una chica con una inquietud amorosa. La llamaremos Diana, porque es nombre de diosa cazadora y mi chica no es consciente de la diosa que lleva dentro, pero sin duda, está intentando cazar algo. Diana lleva unos meses saliendo con alguien, que a su vez acaba de dejar una relación de muchos años. La otra persona ha sido sincera: no quiere nada serio. Quedan, sí. Tienen citas, sí. Van al cine, salen de compras, sofamantean algún que otro domingo, tienen sexo.

Pero nada serio, oigan.

Como era de esperar, Diana se engancha rápidamente: nada como te digan que no quieren nada serio para activar todos esos mecanismos neuróticos relativos a los retos y las recompensas que tanto nos animan. En consecuencia, Diana está haciendo todo eso que os voy a desaconsejar en las siguientes líneas. Atención spoiler.

Diana está dando euros por céntimos. Es decir, está entregada como sólo una pareja devota, amante y loca de amor hasta el tuétano puede entregarse. Si su follanosequé está disponible, Diana cancela todos sus planes para correr a su encuentro, esté dónde esté y le venga bien, mal o regular o fatal del todo. Falta a citas importantes, falla en el médico, da plantón a alguna amistad, comete descuidos en el trabajo, baja el rendimiento en todos los otros ámbitos de su vida. Toda su intensidad está centrada en conseguir acceder a su no compromiso-man.

Diana se pasa día y parte de la noche pendiente de su móvil, esperando un mensaje cualquiera. Un hola, qué tal, basta para disparar su felicidad al máximo. Dos días o tres de silencio, la hunden en el más absoluto abismo, en el que no sólo se siente totalmente abandonada y ninguneada, sino que además se autofustiga por todo aquello en lo que cree fallar para no ser adecuadamente amada. 

Pero no creáis que Diana fue así desde el comienzo de su historia. Si la hubierais conocido antes, os extrañarías de ver cómo ha evolucionado de muchacha sana, maja y lista, hasta convertirse en ese guiñapo lleno de ansiedad que vive para un mensaje de Whatsapp.

Me gustaría deciros que no aceptéis relaciones en las que desde un inicio se os ofrece algo que no queréis. Pero mi experiencia me indica, muy listilla ella, que el problema real es que muchas veces no sabemos lo que queremos. Y cuando no sabemos lo que queremos, caemos muy fácilmente en este tipo de relaciones que nos enseñan, mediante el sufrimiento, qué es, como mínimo, lo que no queremos.

Diana sufre y seguirá sufriendo hasta que descubra, como muchos otros, que no desea una relación a medias. Que quiere ser amante y amada, no follanosequé. Porque si le gustase ser follanosequé, que es algo muy respetable, Diana no lo estaría pasando mal. Lo estaría pasando fenomenal y entre tanto se dedicaría a sus labores y menesteres la mar de contenta, sin que el pensamiento de la otra persona perturbase su día a día y sin tener que invertir ingentes cantidades de energía mental y esfuerzos en mantener los cuatro momentos gratificantes de una historia llena de carencias.

Pongamos entonces que ya os habéis metido en una historia de este tipo, porque no sabíais lo que queríais y porque en ese momento creísteis que un rollo informal os preservaría de sufrimiento. Que no querer nada serio era como un mantra mágico que mantendría vuestros sentimientos bien resguardados de los escollos y arrecifes de ese amor que vivifica, pero a veces, duele.  Ya no pensáis eso. Ahora pensáis cómo hacer para que esa persona os ame o bien, qué hacer para desengancharos de ella. Para que esa persona os ame, no hay ninguna estrategia eficaz. Lo grandioso del amor es que sus porqués y para qués en gran medida siguen siendo un bello misterio. Pero no os preocupéis. Si estáis en ese estado ansioso sufridor, vosotros tampoco estáis amando. Estáis enganchados de un circuito de ausencia y recompensa que funciona en vuestras cabecitas igual que una droga.

Si queréis seguir y que sea lo que Eros quiera…

No entreguéis todo vuestro tiempo ni la disposición de vuestro corazón. Bueno, si sois maravillosos seres de luz que viven para amar bien sin discriminar a quién, no os digo nada. Disfrutad.

Si sois gente de a pie y ya estáis pasándolo fatal, empezar a replegar las tropas. No tiene sentido comportarse como novios de alguien que no se considera tu novio. Es como ir a trabajar todos los días a una oficina sin contrato y sin sueldo esperando que algún día se apiaden de ti y te contraten. No seas un becario del amor.

Acepta la realidad de no ser amado. Esto no es sencillo, porque nos enfrenta al sentimiento de abandono, de desconexión. Parece irónico: aceptamos una relación para desconectar y acabamos descubriendo  que a fin de cuentas, lo único que nos pedía el corazón era conectarnos.

Importante, como siempre. Conserva tu mundo. Aunque te cueste. Aunque estés haciendo cualquier otra cosa y no la puedas disfrutar porque tu cabeza está en un bucle de angustia constante intentando encajar tus deseos en el molde de una realidad imposible. Alégrate. Si ese amor es incompatible con amar tu vida, entonces tienes una nueva evidencia de que no estás amando.

Sigue en la búsqueda de tu verdad. No sé hasta qué punto es posible llegar a ser personas totalmente felices, cuando la vida en sí misma se compone de luces y sombras, de pérdidas y ganancias, de tristezas tan válidas e importantes como alegrías. Pero sí sé, con total certeza, que es posible aprender a no sufrir innecesariamente. Y aunque creas que sufres porque esa persona no te ama, en realidad en esta situación tu sufrimiento tiene mucho más que ver con el hecho de que tú no te estás amando. No es que estés desconectado de tu exterior: estás desconectado de tu interior.

Te propongo, lector, un ejercicio. Haz una prueba. Respira profundamente durante un rato y busca mentalmente el lugar físico donde se localiza tu angustia, tu ansiedad. Concéntrate en ello hasta que sientas que puedes tocarlo. Sigue respirando. Sigue acercándote. Cuando encuentres ese lugar, visualízalo con la forma que desees. Háblale con cariño, con ira, con tristeza, con aquello que te nazca.

Y si quieres y te apetece compartirlo, cuéntanoslo por aquí y dinos qué has encontrado, cómo te has sentido. Luego os contaré qué me sucedió a mí las primeras veces que hice este ejercicio.

La medida de lo que somos y lo que valemos no tiene nada que ver con el hecho de fulanito o menganita se enamore de nosotros. Sin duda hay personas que nos amarían sin esfuerzo y hay otros que no llegarán a ese sentir aunque les bailemos la danza del vientre sobre un unicornio alado esparciendo una lluvia de billetes de 500 euros. El siguiente paso es definir hacia dónde queremos ir. Y trazar el camino (más corto, más largo) para llegar. Si el objetivo es dejar una relación que nos atormenta, tomemos el tiempo necesario para ir construyendo nuestra vida en un territorio externo a la relación y aprovechemos todos los recursos posibles -terapia, deporte, amigos, etc…- para ir haciéndonos fuertes y querernos un poquito más.

Pero mientras tanto, no deis duros por pesetas. 

Si usted no tiene la fuerza para imponer sus propios términos a la vida, usted debe aceptar los términos que ella le ofrece. (T.S.Eliot)

Anuncios
comentarios
  1. Helena dice:

    Una vez más me ha encantado.

    Te sigo desde hace unos 3 o 4 años. Entonces andaba yo en búsqueda de completarme a través de conocer a alguien con deseo de emparejarme.
    Ahora que he asumido pérdidas personales (enfermedad, muerte de seres queridos), sin embargo, me encuentro en paz conmigo misma. Y vivo como quiero vivir, vivo para mí…con mis limitaciones…pero no necesito más. Cierto es que he cubierto una necesidad de encontrar mi espacio, que en aquél entonces no tenía… y me siento plena y bien en mi propia piel.
    Me gusto yo y me gusta mi vida… a pesar de todo lo que me ha llegado y ojalá hubiera experimentado esta sensación antes… hubiera sido menos doloroso para muchas personas

    saludos….. me encanta leerte Xtina

    • Hola Helena!

      Es curioso, ayer mismo estaba pensando en esa sensación de paz y de aceptación que comentas.
      Cómo en etapas de la vida donde aparentemente lo tenemos todo (salud, juventud, a las personas que queremos…), estamos atormentados por dudas, crisis e insatisfacciones. Y de repente te encuentras en otra etapa con verdaderos problemas y sin embargo, encuentras esa plenitud que te mantiene como un mástil firme frente a la tempestad.

      La palabra carencia parece inocua, y sin embargo, qué jodida es cuando la tenemos tan interiorizada en nuestras vidas y sólo hasta que realmente desaparece, no nos damos cuenta de lo que nos ha condicionado.

      Abrazos mil!

  2. Agradecida dice:

    Hace unos cuantos años, cuando descubrí tu blog, me encontraba en esa situación. Había dejado de ser yo, en uno de esos impulsos te escribí, tú respuesta fue tal bofetada de realidad, que empecé a replanteármelo todo. Hoy leyendo esto quiero darte las gracias porque es posible que tu respuesta fuera el efecto mariposa que desencadenó todo. ¡GRACIAS!

    • Miguel dice:

      A mí me pasó prácticamente lo mismo. 🙂

    • Bel dice:

      Hola cristina,
      Hace 7 meses rompí con mi novio, una relación de 8 años, nos dimos cuenta que nuestros caminos no iban por el mismo sitio. Desde entonces alguna vez habiamos hablado, pero nada serio y menos con intención de volver. Si bien es cierto, habia cosas suyas que no me gustaban, llegué en ocadiones a pensar que no encontraría a nadie como él.
      Un día me escribio para tomar algo, y me dijo llorando que se habia dado cuenta que me quería aún y que no podia estar con nadie más ya que aún me tenia en su cabeza. Estuvimos hablando más rato y al final nos besamos y desde entonces volvímos a ir viendonos.
      Me hablaba cada día, me llamaba y me pedia hicieramos cosas, actividades, y durmiera en su casa. La cosa iba bien, aunque yo notaba que a pesar de mostrar interés, no había pasión por su parte. No me decia cosas bonitas, se sentaba al otro lado del sofá cuando veiamos una pelicula, ni le salía darme besos. Incluso una de las pocas noches que estuvimos, solo dormimos ( por lo que el desfogue sexual no creo que fuera su motivación). Se lo planteé y me dijo que ya conocía como era él, arisco y que no le salía hacer esas cosas a pesar de que me decia que me queria.
      Le dije que yo no sentia que me quisiera, y que si nos estabamos reencontrando, lo lógico y normal es que tuviera ganas de besarme, sexo, etc.
      Me dijo que él era así y yo le sije que no queria eso. Ahora estoy rallada porque no entiendo su actitud, que me recomiendas?
      Gracias.

      • Hola Bel,

        Después de tantos años de relación, es normal que quede una dependencia mutua (además de afecto, cariño y toda esa historia común que habéis vivido). No es que rompas y todo desaparezca. Imagino que tu ex pareja se habrá sentido solo, habrá echado de menos la relación, estar en pareja, la sensación de ser querido…

        El problema es que está intentando regresar desde ese vacío y no desde las verdaderas ganas de estar contigo.

        Está huyendo de la soledad. No te está tratando como una pareja, te trata como una mamá que le está cuidando en un mal momento.

        Probablemente, tú también.

        Dejar atrás todo lo que habéis compartido no es un paso fácil.

        Pero estáis intentando hacerle el boca a boca a un muerto.

        No va a resurgir el amor de las cenizas.

        No podéis ser ahora mismo amigos, porque hay demasiada dependencia y mucha carga emocional.
        Tampoco podéis ser pareja de nuevo porque la atracción ha muerto.

        Yo os recomiendo un tiempo largo de desconectar el uno del otro de modo que os podáis concentrar en hacer vuestra vida y poder enfocaros en el duelo. Esto puede ser con vista a una posible amistad a futuro, pero no ahora.

        Que yo os entiendo a los dos. Recuerdo una relación que tuve de 5 años en la que yo terminé porque ya no me sentía enamorada (ni él de mí) y estuve seis meses quedando con él, durmiendo con él, hablando, llorando…y no le deseaba, ya no me atraía, pero buscaba consuelo y me resistía a perderle.

        Abrazos fuertes

  3. Anónimo dice:

    Me encanta todo lo que escribes…pero en esta ocasión es como si hubieras leído mi mente.
    Simplemente decirte que gracias a tu blog ya puedo mirar en mi interior y no encuentro ni ira, ni rabia, ni dolor…soló fortaleza y ganas de seguir conociéndome a mi misma.
    Mil gracias por todo lo que me aportas.

  4. Jesus dice:

    Hola Cristina, esta explicación es demoledora auto-explicativa y brutal : “No tiene sentido comportarse como novios de alguien que no se considera tu novio. Es como ir a trabajar todos los días a una oficina sin contrato y sin sueldo esperando que algún día se apiaden de ti y te contraten. No seas un becario del amor” Suerte tuve de encontrar tu blog hace 2 años, hablar contigo unas veces y unas verdades tuyas duras como piedras que me partían en dos cuando me las decías, y que a posteriori menos mal que confié en ti y casi pude salir adelante, en eso estamos.. 😉 . Un abrazo muy fuerte. Jesus

  5. Otra persona agradecida dice:

    Sí, yo también soy una de las personas que llegó a tu blog buscando si “los ex volvían” en una situación parecida a la que cuentas.

    Hoy me encuentro como ha descrito Helena, con paz, con una vida plena: ejercicio, baile, estudios, viaje … ¡¡feliz!!.

    Aún así no dejo de seguir tu blog con atención y siempre … ¡siempre! … aprendo algo.

    GRACIAS

    • Miguel dice:

      Tan acertada como siempre y con esa capacidad de exponer ideas, sentimientos, sensaciones y comportamientos en los que verse reflejado con tanta facilidad.

      Me alegro de que se te esté empezando a ver por aquí más a menudo 🙂

  6. Fredy Lemus dice:

    Hola Cristina, hace cuatro años cuando estaba tratando de superar un proceso de divorcio, buscando respuestas descubri tu blog y tus artpiculos me permitieron manejar mejor lo que estaba sintiendo, ahora a la vuelta de todo este tiempo y superadas las fases del duelo que las conocí gracias a tí, he encontrado balance y paz interior. Estos días me topé con una persona por la que me he ilusionado y he derivado en la situación que tratas en este artículo, y como si lo hubieramos conversado describes lo que he experimentado …dar plantones, quedar mal con amigos, etc.., “pasar día y parte de la noche pendiente de su móvil, esperando un mensaje cualquiera. Un hola, qué tal, basta para disparar su felicidad al máximo. Dos días o tres de silencio, la hunden en el más absoluto abismo,…”. Hace unos días se me dispararon las alarmas y sentí que necesitaba parar y comenzar por mi mismo, por cuidar de mi mismo .. de mi interior … en este proceso de reflexión en el mejor momento me ha llegado tu artículo y como siempre le has puesto palabras a tantas ideas que me venian dando vueltas. Voy a hace el ejercicio que indicas y te comentaré lo que experimente. Gracias por todos tus artículos… tenía ganas de decírtelo desde hace tiempo. Federico

    • Hola Fredy,

      Ni lo dudes: su tu instinto, tus entrañas te indicaron que volvieses a ti, estás en la mejor dirección posible.

      La transición no es fácil…hay un antes y un después cuando pasas de creer en que enamorarse lo es todo a darte cuenta de que el enamoramiento, sin amor, no es nada. Es el cambio a la madurez y de él renacemos a otra manera de vivir, sentir y experimentar aquello que nos acontece.

      Abrazos y ya me cuentas!

  7. Josefina dice:

    Querida Cristina, no puedo explicarte lo contenta que me siento de leerte. Te escribí por diciembre del año pasado, abrumada por todo lo que describes en esta situación de “dar duros por pesetas”. Finalmente he podido conectarme con mi interior, terminé esa relación poco satisfactoria -por decir lo menos-, acepté que no puedo cambiar las cosas que no dependen de mi. Aunque me duela, aunque recuerde y me sienta absurda por cada una de las conversaciones de “tira y afloja” que sostuve con aquel personaje. Aunque se halle mermada mi autoestima, aunque me encuentre muy sola. Fui capaz, gracias a todos tus consejos y de paso, a todos los lectores que contribuyen con sus experiencias, de poder hacerme responsable de mi misma. De aceptar que no quiero el tiempo que le sobra a alguien, que no quiero sentir que algo falta, que no quiero verme angustiada y que se me pase la vida esperando algo que probablemente nunca llegaría.

    Me he comprometido, pero conmigo, y vaya que es difícil, para mi es retomar un camino de conocimiento, aceptación y autoestima.

    Gracias, gracias, gracias. Y como dice John Lennon, “Love is the answer, and you know that for sure”.

    Un gran abrazo, parabienes para ti!!!

    • Hola Josefina,

      Enhorabuena por emprender tan bello camino. Estoy segura de que en un tiempo ese viaje te deparará nuevos, desconocidos y prometedores destinos. Hay muchas cosas en mi vida que a veces pienso que debería haber hecho de otra manera, pero nunca dudé ni me arrepentí de haber dejado atrás este tipo de relaciones. Sea lo que sea lo que nos depare el destino, que sea siempre yendo hacia adelante, nunca hacia detrás.

      Un abrazo de oso para ti, compañera!

  8. Silvia dice:

    Muchas gracias! Llevo leyéndote desde hace tiempo y me encantas! Me gustaría preguntarte si opinas que la gente que te trata así, o sea que te da céntimos cuando tú quieres pesetas se porta mal contigo, se aprovechan de ti? De tu debilidad por ellos? Yo me siento utilizada y al mismo tiempo culpable por haberlo consentido. Ahora me dice que quiere ser mi amigo, se lo merece? Me encantaría oír tu opinión, gracias.

    • Hola Silvia,

      La persona que se deja amar sabiendo que no puede corresponder, adolece del mismo problema que su “contrario”: necesita aferrarse a cualquier cosa que parezca amor para no confrontar su sensación de vacío. No sois enemigos, sois dos personas que comparten naufragio y sufren por lo mismo. En muchas de estas historias, cuando la persona que se entrega se enfría o se retira, el otro le va detrás. Hay que entenderlas como relaciones de dependencia mutua, sólo que hay uno que en ese momento está aún más vulnerable que el otro.

      Luego están los casos más excepcionales en los que entran en juego ya personalidades patológicas o disfuncionales en el terreno afectivo, pero ahí ya entraríamos en otros temas.

      Abrazos!

    • Jesus dice:

      Hola Silvia, pero con permiso de Cristina, cerciórate que no estas con un sicopata. Mucho si cuidado,y si es así : corre !!!. Se de que hablo.

  9. Óscar dice:

    Para darse cuenta de que lo único que nos hace sentirnos plenos es amar y ser amados, desde la absoluta libertad y respeto, parece que hay que vivir en esa tediosa carencia de querer ser amados pero nunca llegar a lograrlo porque el compromiso nos caga porque no queremos perder libertad, cuando la única libertad es hacer lo que sentimos, y lo que sentimos en lo más profundo de nuestro ser es amor, no polvos impostados. Muy respetable todo, como lo es drogarse o comer como un cerdo listo para la matanza, respetable. Pero, ¿Es lo que queremos?. Esa es mi pregunta. Un abrazo Cris. Brillante lo que escribes, algo cambias o confirmas en los que te queremos y leemos. Un abrazo gigante!!. 😉

  10. Agradecimiento dice:

    Hola Cristina empecé a madurar como persona graciad a tu blog hace par de años en las que pase por una situación en la que muchos aterrizamos en esta página, buscando respuestas… Me encanta tu blog y siempre estoy atenta a nuevas actualizaciones lo que quiero aportar es que Diana tiene una excelente oportunidad para ver su sombra, la sombra que entreve que no se valora y quiere suficiente, es su espejo y es una gran oportunidad para trabajarlo, no está comprometida consigo misma entonces la vida le coloca un espejo para su despertar. No estoy juzgando es lo que veo en ese caso. Espero tu opinión respecto a mi teoría. Muchas gracias tus escritos son una hermura.

  11. Gabriela dice:

    Impecacable…. como siempre es un placer leerte!! siempre tienes esa capacidad de hacer movilizar al que te lee y nos haces ver donde y como estamos parados. Un abrazo muy fuerte a la distancia.

  12. Toni dice:

    Hola se por experiència lo que es esperar una senyal , una respuesta de watsap….he llegado a “ andar solo por casa , sin rumbo” al recibir una a diada respuesta , es como una dosis de un “ producto” que te hace perder el norte . Gracias Cristina por tu comprension y ternura en tus palabras 😘

  13. adriana dice:

    hola cristina, me encanta leerte, gracias por tanto. quisiera hacerte una pregunta o si puede ser que en algún post pudieses hablar de ello. en qué momento uno se da cuenta de que la “relacion o amistad” se compromete? en qué momento se habla dar un paso mas o saber que es lo que quiere uno u otro? me refiero, saber si el tema puede ir a mas o quedarse ahí sin implicación? siempre tengo la duda de si es pronto para hablarlo y encima metiendo presión, o demasiado tarde cuando pasa el tiempo y veo que la implicacion no crece y encima ya coladisima.
    deberia surgir solo? muchas gracias

  14. Patricia dice:

    Hola “ANTIBIOTICO” con respeto y cariño, el por que de ese apodo que te viene al pelo? poque ayudas y mucho a sacar la infección de corazónes y mentes rotas. Tus escritos fueron el punto final que no había podido ver, cuando descubrí tu blog, fue una excursión por todos los temas ya que de todos algo había para mi. Ahora gracias a esas lecturas mágicas hechas por ti, me di el lujo tupé de jugar con el BOJOTE, uff me merezco un Oscar. Lo disfrute reí analice y termine cuando yo quise, solo quise darme cuenta que: Cómo caí tan bajo, como creí en alguien lleno de complejos, resentimientos maldad concentrada, y mi pregunta es: llegará un momento que no encontrará más víctimas, bueno al menos gratuitas, pagadas como siempre, si. Hay otro detalle todo lo que me hizo a mi lo paga con otras personas, Que aunque compradas se ríen burlan a su espalda, ni siquiera su única hija y nietos sienten aunque sea aprecio. Lo digo con conocimiento de causa, sólo le demuestran algo cuando hay interés económico. Y si es por su amante la bien pagada. Aparte que se cansa de decir que le tiene asco, que es una persona sin voluntad propia que lo único que tiene es dinero, pero en la realidad nadie la soporta. después de este corto análisis me queda solo pensar: Jamás volver a ni siquiera ver al diablo. Paz si puede a sus restos. gracias Cristina

    • Hola Patricia!

      Me habían llamado ansiolítico, pero antibiótico me gusta todavía más 🙂

      Hay personas con el alma muy torcida en este mundo, a fin de cuentas, la luz y la oscuridad conviven para poder autorevelarse y compensarse.

      Miremos más allá hacia aquellos que en silencio y sin alardes, hacen más bella nuestra vida.

      Abrazos!!!

  15. Aura dice:

    Cuando retomé el contacto con mi ex (después de meses de un duelo durísimo y una depresión que para mí se queda), fui como tu Diana y lo veo ahora, que ya vuelvo a ser yo. Descubrí que era una dependiente emocional en grado sumo y creyendo estar ya “curada”, acepté una atípica amistad con él que solo me confirmó que de curada nada. Volví a vivir pendiente de que apareciera, se me iluminaba el día con un solo saludo, me hundía por el simple hecho de que no viera un estado que le pusiera a propósito, me organizaba el día según él pudiera aparecer… en fin, Diana 100%. Pero afortunadamente, seguí avanzando y aprendiendo, y por fin siento que he pasado a una estabilidad enorme y nula dependencia de él. Y manteniendo aún el contacto! Ni yo me lo creo, jaja.

    En relación al tema de la entrada, en mi caso cuando estuvimos juntos, él no podía comprometerse porque ya lo estaba y yo, siendo totalmente sincera, no hubiera querido en caso de haber podido. Miedo a una relación? Puedo decir rotundamente que sí, con lo que su matrimonio era mi salvoconducto para evitar un compromiso más serio. Me di cuenta de que, a pesar de que tener una relación con un hombre casado es agotador emocionalmente, precisamente su estado me “impulsó” a lanzarme sabiendo que no teníamos futuro por muy enamorados que estuvimos. Lógicamente dolía (y muchísimo más de lo que podría haber imaginado) no poder estar con él libremente, pero el miedo al compromiso era casi mayor y más con la mochila que traía. Pero cuando el tiempo pasa, el duelo se finaliza y la dependencia desaparece… el “Libertad!!!” de William Wallace se queda corto gritado por mí.

    He dejado de ser “Diana” y aunque ahora tenemos una relación no definida, según él (ya te digo yo que esa “relación no definida” se llama follamigos con cariño), por fin disfruto de mi vida, de la serenidad que hace un año ni hubiera imaginado tener; de que si le veo, vale; si no, sin problema ninguno (es más, hasta más a gusto estoy, jaja). Lo he conseguido a base de mucho dolor y muchas lágrimas, pero he aprendido tanto y tengo tan claro qué quiero, que creo que por fin estoy en uno de mis mejores momentos. Cierto que no bajo la guardia, porque mi drama queen interior es muy jodida, pero me siento plena tal y como estoy y como es mi vida ahora, y eso no tiene precio. Así que ya ni duros, ni pesetas, ni euros, ni céntimos.

    No tengo la más mínima duda de que no estaría como estoy, en una gran parte, si no hubiera dado con tu blog, Cristina. Nunca me cansaré de decirlo. Hasta le he recomendado a mi hermana que lo visite, a ver si pone en claro la relación en la que está ahora. Si leerlo le sirve aunque sea una cuarta parte de lo que a mí me sirvió, ya le será de una ayuda enorme.

    Un abrazo gigantesco.

    • Hola Aura,

      Me alegro un montón de que estés mejor y te encuentres en ese punto de mayor serenidad. Estás rando el terreno para que florezcan cosas bonitas y aquí empiezo todo.

      Gracias por recomendar y lo que necesites, aquí estamos.

      Besos!

  16. Adriana dice:

    Hola de nuevo, respecto a mi consulta, me gustaría concretar: conocí a un chico hace un mes y medio y nos hemos visto unas seis veces. Aún no hemos tenido relaciones pero si nos hemos besado desde el primer día. El chico por ahora me gusta, lo que pasa que lleva un ritmo diferente al mío, y no se si es un problema o que yo voy demasiado rápido. A mi me gustaría verle más días o incluso poder hablar con él más asiduamente. Se lo he comentado y me dice que él es así, que queda conmigo por diversión y que no sabe que pasará. Yo, cuando creo que es que sí o si el chico me gusta,soy impulsiva en ese sentido. O concretamente seguir un ritmo que cada vez vaya a más. Y noto que él está igual que el primer día. Lo hemos hablado y dice que de momento no quiere forzar ni le salen más ganas, que no me conoce demasiado y que las cosas surgen solas. Hasta ahí bien, pero mi problema es que aunque no se sepa que va a pasar, ni yo tampoco quiera comprometerme ya de ya, porque aún no nos conocemos lo suficiente, ni hay sentimientos, por lo menos me gustaría un poco más de implicación. Y la pregunta que me hago es: soy yo demasiado exigente y rápida o con el tiempo que llevamos conociéndonos es normal? Muchas gracias

    • Hola Adriana,

      No, no eres demasiado exigente, ni demasiado rápida. Si no existe evolución desde el primer día y no se está invirtiendo ganas, ni energía en conocerte más, si la relación se reduce a quedar para pasar el rato y medio desaparecer el resto del tiempo, básicamente se puede decir que no buscáis lo mismo y dado ese hecho, no merece la pena seguir adelante.

      Las relaciones no sólo se viven, se construyen.

      Y yo veo una persona que quiere divertirse y construir y otra persona que sólo quiere divertirse. El problema de esto no es lo que quiere cada uno, sino la incompatibilidad entre ambos propósitos.

      Abrazos

  17. Nicolas dice:

    Hola Cristina! Sin dudas es invaluable el valor de tus palabras para personas que buscan aprender un poco sobre el amor, y es por eso que te agradezco infinitamente. Hace ya 1 año leo tu blog y siento que he aprendido mucho. Me he encontrado hace poco en una situación como la que tan bien describes aquí, hace un tiempo logré hacerme a un lado y, aún con dolor, transito el camino de salida. Si me permites una pregunta sería la siguiente: Existen casos en donde pasado un tiempo la persona “no comprometida” actúe de manera distinta? O en estas situaciónes lo que él/ella no siente, no sentirá jamás?

    Muchas gracias, ojalá pudiese colaborar contigo de alguna manera que me permitiese devolverte algo de lo que me has dado tú. Saludos!

    • Hola Nicolás!

      Lo único a lo que yo aplico las palabras “siempre” o “jamás” es a la muerte. Lo demás es quizás, posible pero no probable, incierto, etcétera…:)

      En cuestiones de sentimientos y evoluciones humanas, recorremos muchos caminos y posibilidades distintas. Por tanto, es posible que en otro momento dos personas se reencuentren y lo que no funcionó años atrás, resulte que ahora fluye de forma inesperada. Esto ocurre porque nos suceden cosas entre medias. Amamos, sufrimos, crecemos, cambiamos.

      Abrazos!

  18. Xchell dice:

    Hola Cristina,
    la verdad que sigo este blog desde hace tres años y me parece increíble cómo haces que me sienta reflejada en muchas de las entradas. ¡Y parece que tienes ese efecto con mucha gente! Muchas gracias por tu trabajo. Hay veces que esto de “amar” se hace muy complicado y, sin duda, contigo se lleva mejor. =)
    Lo cierto es que ya en la treintena y con una mentalidad “viejuna” la manera de entablar relaciones hoy en día me escandaliza y me preocupa un poco (p.ej: Tinder). Después de una relación larga que me dejó completamente hundida, he podido conocer a otros chicos (algunos de ellos bastante narcisistas) y sufrir en cada una de las pérdidas sin aprender del todo a protegerme. Si soy sincera no tengo problema en conocer a gente, pero sí un baja autoestima, que a primera vista no se ve, y muchas ganas de conocer a alguien. Esto hace que no me valore y me conforme con lo que “me dan” que sólo son duros. Pero lo que veo es que ahora es eso lo que se lleva, querer conocer a alguien no esta de moda, sólo las relaciones pañuelo que los usas 2-3 veces y ya los descartas por alguien nuevo y, por ende, “mejor”. Te encandilan y te hacen sentir especial para luego cambiar la diana (nunca mejor dicho), haciéndote pensar que tienes algún problema.
    ¿Cómo puedes realmente conocer a alguien si ahora nadie esta dispuesto a conocerte más allá de un polvo o valorarte más allá de una foto? Siento que hoy en día los sentimiento dan alergia, ser atenta aleja a cualquiera y todo caduca. Pero aún tengo esperanza de que no sea siempre así.
    ¡Muchas gracias!

    • Hola ixchell,

      Para conectar con el tipo de relación que buscas, necesitas curarte. Estás intentando resubir autoestima a través de relaciones y eso no funciona así.

      Date tiempo y enfócate a otros ámbitos de tu vida que sean realmente sanadores. Muchas veces cuando salimos de relaciones chungas, adquirimos el “síndrome de la princesita en la torre” (aplíquese también a los hombres, que también lo padecen): nos quedamos esperando pasivamente, encerrados en nuestro huevo de miedo y soledad, y aguardando que llegue alguien que se lo curre tanto que consiga romper estas barreras y nos devuelva la fe en la humanidad. No te quedes en la torre, amiga mía, sal a combatir a tus dragones por ti misma, porque eso te dará fuerza, valor y poder para no conformarte. La pasividad sólo atrae pasividad.

      Abrazos

  19. Nerea dice:

    Justo las palabras que necesitaba, justo la verdad que debía leer. Me encuentro en la misma situación que Diana y hace unos días decidí cortar por lo sano, porque aunque no hay que medir lo que se da a veces darlo todo por alguien que ni tan siquiera aprecia lo que haces lo único que consigue es hacerte sentir vacío. Conformarse con menos de lo que metemos es fallarnos a nosotros y me sentí traicionada conmigo misma.
    Gracias por tus palabras, porque a pesar de echar de menos eso que (no) tenía, tus palabras me hacen reafirmarme en mi decisión y sé que a la larga es lo mejor.

  20. Anónimo dice:

    pues parece que no eres la unica…. y lo mejor de tu BLOG , es que estamos chicos y chicas.. de alguna manera podría pensarse que esta escrito por una mujer para mujeres, pero sabes muy bien cambiar el tono y el personaje y nosotros con los mismos problemas, también no sentimos cómodos leyendo y aportando. Gracias +++

  21. Revenant dice:

    Muchas gracias Cristina, por todo. Como muchos otros, llegué a tu blog hace un par de años, más perdido que un pulpo en el garaje. Tus textos me ayudaron a salir de una situación de desamor bastante dolorosa y aún a día de hoy te leo con atención. Un abrazo para todos.

Comparte tu historia (con buena ortografía, por favor)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s