Cuando no te quieren, pero no te dejan ir

Publicado: marzo 30, 2015 de Cristina Lago en Los amores patológicos, Problemas de pareja
Etiquetas:, , , , , ,

amores inseguros

¿Tienes a alguien que va y viene de tu vida? ¿Aparece justo cuando empiezas a poder avanzar? No importa si es un ex, una pareja, un pretendiente o un interés amoroso: el ni contigo ni sin ti desgasta, agota y no lleva a ninguna parte.

Entre los problemas sentimentales que me soléis consultar, tanto en la página como en las sesiones de coaching, uno de los más habituales es la incertidumbre afectiva: parejas que pasan de nosotros, pero que no nos sueltan; ex parejas que ni comen, ni dejan comer; o simplemente personas que prolongan los límites de nuestra paciencia a base de ganchos. ¿Qué son los ganchos? Veamos:

– Veo un futuro juntos.

– Sé que algún día me arrepentiré de dejarte ir.

– Te quiero pero no puedo estar contigo.

– Estoy seguro de que eres el amor de mi vida, pero no puedo estar contigo.

– No quiero nada contigo, pero ¿por qué me has borrado del Facebook?

 – Eres la persona perfecta, pero ahora mismo no estoy preparado para una relación.

–  No sé que va a pasar con mi vida, pero espérame.

Otros ganchos habituales son las súplicas, los lloros, las pataletas y el suscitar sentimiento de pena y culpabilidad en el otro cuando éste, harto de tanta falta de concreción, amaga con marcharse.

El artículo más leído, visitado y comentado de Locos de Amor es Mi ex me confunde. Un ejemplo es el que nos escribe Elizabeth, una lectora que ha tenido una complicada relación de idas y venidas durante unos 10 años, con una persona que remata la faena con este gancho que de tan absurdo, se da la vuelta y casi roza la genialidad: no quiero tener una relación contigo, pero no quiero que estés con otras personas.

Cada vez que escucho estas palabras, se me viene a la memoria la historia de las concubinas durante la época del imperio chino. Cada emperador podría tener unos cuantos de miles de concubinas, seleccionadas por el personal que se encargaba de estos menesteres. La gran mayoría de estas miles de personas no pasaban de compartir una o dos noches con el imperial personaje, para después recluirse en el así llamado Palacio de las Concubinas Olvidadas, en donde estaban ya las otras concubinas de los anteriores emperadores, condenadas a languidecer en una vida sin pareja, sin hijos, sin poder salir de la Ciudad Prohibida y en definitiva, retiradas como objetos en desuso que nadie quiere ya, pero que nadie se atreve a tirar.

En definitiva: un perro del hortelano nivel leyenda.

El problema en realidad, lo resume a la perfección la copla popular que reza Ni contigo, ni sin ti, tienen mis males remedio. En efecto, sean cuales sean los males de la persona que te mantiene en ese sinvivir, tú no eres el remedio. De la misma manera, tu problema no es externo ni tiene nada que ver con él o con ella, tu problema está en tu vida. Mientras no la pongas en orden y de paso, te pongas en orden a ti, esa persona vendrá como una apisonadora, pasando por encima cuando quiera, como quiera y las veces que quiera y hará contigo lo que le venga en gana.

Tal y como si fueras un objeto cuya única función existencial es la de estar ahí para cuando le convenga.

O como una concubina china encerrada para siempre en la Ciudad Prohibida.

Si lo que deseas es que esta persona siga haciendo exactamente lo mismo, no lo dudes, sigue en contacto. Cuando necesite algo, no dejes de estar allí, dándolo todo. Cuando no te necesite, no le molestes, no le reclames y no le reproches. No le pidas hechos: confórmate con bonitas palabras, promesas abstractas, lloros o súplicas.

Mientras esta persona no te busque porque no te necesita o está entretenido/a en otros menesteres más interesantes, ten relaciones insustanciales con gente a la que trates igualmente como recursos para subirte el ego o sacarles aquello que el otro no te proporciona. No hagas nada relevante para cambiar: quédate esperando eternamente a que esa persona te llame para tener tus cinco minutos de sentirte vivo. Así que aprovecha el momento. Y búscate una buena droga para sobrevivir al resto, porque te hará falta.

¿Quieres ser tú quien asuma la dirección de tu vida? Empieza por tomar decisiones. Actúa como actuarías en una ruptura. Aparta de la vista los recuerdos, elimina del teléfono y de las redes sociales y si te contacta de nuevo,  o bien le echas agallas y le dices que deje de hacerlo a menos que tenga algo en firme que proponerte, o bien le das largas hasta que vea que ya no eres el esclavo eternamente disponible que no tiene nada mejor que hacer que acudir corriendo a su encuentro cuando a él o a ella le apetezca un polvo, un rato de cariño o que le animen el bajón del domingo por la tarde.

¿Dudas? Pregúntate qué te aporta esa relación y te darás cuenta de que la respuesta es: absolutamente nada.

Pero ¡es que le quiero tanto…! ¿Y qué diablos tiene que ver el amor con todo esto? Lo dije una vez y volveré a decirlo: AMAR NO SIGNIFICA DAR CARTA BLANCA PARA QUE ABUSEN DE NOSOTROS.

Si tú lo crees así, entonces es mejor que reevalúes tu concepto del amor, porque tiene más en común con la esclavitud.

Pero es que esa persona es tan especial...A esto sólo puedo responder con una cosa: tu listón de persona especial está muy bajo. No pasa nada. Siempre estás a tiempo de subirlo.

¿Qué es lo que sucede cuando renunciamos a estos vaivenes interesados con alguien que sólo nos tiene para lo que le conviene? Que probablemente sentiremos nervios, angustia y hasta puede que un síndrome de abstinencia. Y después alivio, autovaloración y unos tímidos y primeros pasitos hacia la responsabilidad y la autoestima. Que tendremos una oportunidad de concentrarnos en lo que esté sucediendo ahora mismo en nosotros y no en analizar lo que le pase a alguien, que no es ni quiere ser nada nuestro. Y de aquí, podemos abrir camino hacia otras maneras más sanas de vincularnos.

Y en última instancia, al iluminarnos nosotros, al dejar ir una conexión tóxica y llena de carencia y sufrimiento, renunciamos también a ser utilizados y al mismo tiempo, liberamos a la otra persona de la carga de tener que utilizarnos. En un acto tan íntegro para con nosotros mismos, ponemos nuestro grano de arena para seguir dando luz al mundo.

Anuncios
comentarios
  1. David dice:

    Hola, en mi caso particular, hace unos meses que noté unos acercamientos de una compañera de trabajo con la que tenía bastante conexión. A raíz de eso hice un par de movimientos pero la chica me dijo que tenía novio, con lo que la historia terminó ahí.

    A partir de ese momento, la chica se distanció de mí un par de semanas, pero ya volvió otra vez como antes, a buscarme de manera activa, a tocarme, etc, hasta que la situación se me empezó a hacer difícil, por lo que directamente dejé de hablar con ella. Su reacción fue buscarme de manera más insistente, y me preguntó qué pasaba que ya no la hablaba. Yo, error, inventé una excusa sobre la carga de trabajo, le dije que era algo involuntario y nuevamente volvimos a tener relación como antes.

    No sé muy bien qué quiere de mí. Claramente no me ve como un compañero normal, porque la chica es súper tímida y algo retraída pero a mí me deja hasta que le toque las orejas (literal, no es broma). Siempre que puede (y está sola, no cuando está con más gente) me inicia conversación, al minuto de estar hablando ya está riéndose y puedes darte cuenta que se la ve muy a gusto cuando estamos hablando. Como se suele decir, la ves que se ríe no con la boca sino con toda la cara.

    Tampoco me ve como un amigo, porque nuestras charlas no son de temas personales, problemas, o similar. Son eso, charlas “de buen rollo” y no confidencias. De hecho es difícil que cuente cosas suyas y nunca, nunca, menciona a su novio en sus planes (y novio sé que sigue habiéndolo). Por ejemplo, si te dice “el domingo estuve en el cine” en realidad ya sé que es “el domingo estuve en el cine con mi novio”. Sin embargo sí que dice, por ejemplo, “el domingo estuve comiendo con mis hermanos”.

    Tampoco me quiere para algo más. Oportunidades ha tenido, por no decir que sigue con el novio.
    La verdad es que no sé muy bien qué hacer ni cómo. Me da la impresión de que esta chica no está mal con el novio, pero que en mí ve cosas que no ve en su pareja y que le gustan, pero que no quiere o no se atreve a dar el paso. En general el tema lo llevo bien, aunque hay días o momentos que veo que sí me afecta. ¿Qué me recomendáis que haga? Ya intenté dejar de hablar con ella y fue peor.

    Gracias.

    • Hola David,

      Sigue hablando con ella si así lo quieres, pero ve poniendo límites a las actitudes “cariñosas”. Si te dice “el domingo estuve en el cine”, le comentas, “Y qué fuiste, ¿con tu chico?”. Y así vas reconducir poco a poco hacia un terreno de relación cordial.

      Lo que pasa con esta chica es que ha detectado que tienes interés/atracción y se va subiendo el ego a tu costa.

      Abrazos

      • David dice:

        Hola y gracias por la respuesta.

        Que sabe lo del interés lo tengo claro, pero de eso hace ya bastante tiempo, unos 8-9 meses. Comenté la situación con un familiar que es psiquiatra. La historia es más larga y complicada que estas dos líneas que escribí aquí, y su verdicto fue que daba la impresión de que la chica en cuestión no se encontraba mal con su pareja, pero tampoco del todo bien, que había detectado en mí cualidades que echa en falta en su novio y que se sentía atraída, pero que no esperara gran cosa, que veía complicado que fuera a dar un paso adelante.

        He intentado lo que comentas de reconducir la situación y no he sido capaz de hacerlo totalmente, parte por mi culpa. Noto que hay días que es como una perturbación, generalmente suele coincidir con los días de más trabajo o más estres. He probado todas las formas menos la de ser borde. No quiero crear un mal ambiente y además, tampoco es que la chica me haya tratado mal.

        Probé a tener un trato cordial y cortarle los “tocamientos”: le duró dos semanas. A la mínima que bajé la guardia volvió a tomarse las mismas libertades

        Probé a dejarla de hablar, contestarle de manera cortante y sólo sirvió para que me enviara varios emails preguntándome qué me pasaba que había dejado de hablar con ella.

        He probado a tomarme ciertas libertades como tocarle el cuello o las orejas, que considero gestos lo suficientemente claros como para que una chica o marque una clara línea de separación o quiera dar un paso más allá, y ha sido como quien oye llover: cara de sentirse a gusto en el momento en que estoy haciéndole cosquillas y mismo nivel de trato.

        Lo cierto es que ando un poco perdido en cómo encararla sin llegar a pegarle un corte. Veo que hay días como estos en los que me afecta.

        Gracias de nuevo

      • Hola David

        ¿Tú estás seguro que de verdad quieres terminar con la situación?

      • David dice:

        Hola y gracias por la respuesta.

        No solamente quiero sino que ya (creo) que he puesto fin a ello. He hablado con ella, le he comentado que la situación no era para nada normal, que en el momento en que quisiera tener una conversación honesta ya sabía que soy una persona bastante dialogante y abierta, pero que había ciertos límites que estábamos pasando y que comenzaban a incomodarme. No me ha dicho nada, cabeza agachada todo el rato…

        A ver lo que dura esta situación. La chica quiere algo de mi, lo tengo claro. Pero ni sé lo que es, ni ella quiere decirlo.

        Gracias de nuevo

      • Hola David,

        Lo que ella haga o quiera, es problema suyo. El tuyo ya lo has enfrentado y resuelto. Si tienes las cosas claras y ella no, con mantenerte en tu postura y saber lo que tú quieres, no hay nada más que decir. Somos dueños y señores de nuestras decisiones y nuestras vidas, no marionetas que bailan al son de los vaivenes y crisis existenciales de otros.

        Abrazos

      • David dice:

        Hola, lo cierto es que tuvimos una conversación. Básicamente le dije que quería que me dijera en qué categoría me veía: si en la de compañero, en la de amigo o en la de “algo más”. Y que la pregunta era retórica, que en realidad se la hacía no para que me la respondiera a mí, porque a mí me podía contestar cualquier cosa, sino para que se la respondiera a sí misma porque engañarse a uno mismo es muy difícil.
        Le dije que ya me conoce, que sabe que soy una persona muy dialogante y tolerante, y que si alguna vez quería tener una conversación seria, de adultos, que ya sabía dónde estaba.
        Y desde luego, que no esperara de mí nada que no fuera lo propio de la categoría en la que me pusiera, ya fuera amigo, compañero o pareja.
        No dijo nada durante toda la conversación, ni espero respuesta.
        Conversación seria y difícil para mí, pero del todo necesaria. No me arrepiento.

    • Gabi dice:

      Hola, Cristina. Me encantó leerte. Más claro agua.
      Durante año y medio he estado en una relación donde el chico parece estar muy cómodo en la situación y no hay indicios de querer avanzar. Por esa misma razón, he acabado varías veces pero termina por buscarme. No reconoce que estemos en una relación tóxica ni quiere aceptar la ruptura. No considero que hayamos sido nunca pareja. Cuando le digo que se acabó siempre se repite la misma historia, mensajes infinitos, llamadas e incluso plantarse en la puerta de mi casa. Quiero una relación sana, establezco límites pero no lo entiende. Soy directa con lo que quiero pero no se producen los cambios. Saludos

      • Hola Gabi,

        Lo que hace este chico al intentar dejarlo se llama acoso y es un delito denunciable.

        Es bueno que sepas y puedas establecer límites y pedir lo que quieres, pero ¡cuidado! No vale para todo el mundo, si no es la persona adecuada simplemente pierdes tu energía y tu tiempo. Este chico ya te está demostrando con sus actitudes que lo que tú quieras le da igual, que sólo le interesa lo que quiere él. No le expliques obviedades a quien no habla ni entiende tu idioma emocional, porque ni las entiende, ni le importan.

  2. Leonardo dice:

    Hola, en mi caso personal es una relación con una chica que venia de una relación anterior de 6 años. En un comienzo fue fue todo super intenso, sentí en esos momentos que la chica en cuestión se habia metido demasiado rapido en la relación, los sentimientos, a tal punto que me celarme y ponerse posesiva conmigo, tanto es asi que le propuse que tengamos una relación “informal” donde ambos nos demos nuestro espacio, nuestro tiempo, sin celarnos, en fin, en un proncipio fue dificil que lo entienda, pero llegamos a ese acuerdo. Así paso un año donde fuimos conociendonos más y pudimos llevar a cabo la relacion con relativa tranquilidad, pasabamos mucho tiempo juntos, lo que hizo que me enamorase de ella.
    A partir del momento en el que le comenté acerca de mis sentimientos hacia ella y de mi enamoramiento, empezó a alejarse y a tomar distancia, ya que el acuerdo entre nosotros era el de una relacion “informal”.
    Luego me enteré que en todo ese año que pasamos juntos, ella seguia viendose con su ex novio, no como lo hacia antes de estar conmigo, pero si me enteré que por ejemplo en las fechas importantes el está presente.
    Así pasaron 6 meses donde supo que yo queria tener una relacion estable con ella y que de lo que estoy enamorado, lo que hizo que sea ella quien domine las relación y el tiempo para vernos. Yo traté de llevar a cabo la.relacion y de separar mis sentimientos hacia ella, sumado a que ya no nos vemos con la.misma continuidad de antes, se me hizo muy dificil todo y me generó mucha inestabilidad emocional. Yo ya me agoté tanto y agote tantos recursos que me cansé de hacerlo porque es energía perdida en vano.
    Es así que dí por finalizada la relación, corté todo contacto con ella, (whatsapp, facebook, intsgram, llamadas de celular) pero ellla me contacta desde otros numeros diciendome que no quiere perderme, no me quiere fuera de su vida y siempre agarrandose de la excusa del acuerdo de la relación informal del pincipio. La verdad yo estoy enamorado de ella pero quoero una relación estable o nada. Se que es una situación muy dificil y complicada.
    Gracias de antemano y me ayudó mucho llegar hasta este blog.

    • Hola Leonardo,

      Mucho ánimo con tu recuperación, verás más adelante que el amor verdadero no conoce de esas ideas, venidas, etiquetas, ni multitudes. Cuando estás, estás con todo tu corazón y los tiempos concuerdan.
      Abrazos

  3. Valeria dice:

    Buenas tardes Cristina;
    Te leo hace mucho, mucho tiempo.
    La situacion en la que estoy es más de lo mismo, pero tal vez te quedas mejor si lo cuentas en algún foro.. yo la primera vez que lo hago.
    Me gustaría recibir tu opinión..
    Mantuve una relación con un amigo durante 8 meses, ninguno nos queríamos comprometer, ya que ambos nos habiamos separado hacía poco y personalmente yo estuve en tratamiento médico..
    Todo bien hasta que apareció otra mujer, entonces decidí poner distancía.. Distancía que al final se acortaba por su parte.. Con una peculiaridad, cada vez que intento tener una relación con algun chico acaba diciendome que no me conviene y criticandole etc.. El sigue con la mujer y de vez en cuando manteneos relaciones sexuales, evidentemente quiero cortar con eso, pero al final acabo en bucle…No me voy a extender, es un auténtico ·”el perro del hortelano” .. Quiere saber que hago, con quién, donde voy y de donde vengo. Lo que me deja en esta situación es que a pesar de estar noche y día con ella, insiste en que no hay futuro y no es la mujer de su vida, que ella esta totalmente enamorada y ahora no quiere hacerla daño..
    Eso al final no me deja salir de circulo, del malestar ni la frustración..
    No sé que debo hacer para darle la señal para que coma o me deje comer…
    Gracias por contestar..

    • Hola Valeria,

      No hacen falta señales: él ya ha elegido lo que quiere. Ahora tocaría saber qué quieres tú y obrar en consecuencia

    • Hola Valeria,

      Fácil. Decirle que salvo que ofrezca un compromiso contigo dejando a la otra persona, no te contacte para nada.

      De todos modos si tomas un poco de distancia, te vas a dar cuenta pronto de que esta persona es manipuladora y controladora, que sólo se quiere a sí mismo y que tampoco te interesa como pareja

      Escoged gente de buen corazón que tenga valores y consideración con el prójimo. Y tratar de ser así también.

      Abrazos

  4. Anónimo dice:

    Hola Cristina,

    Me encanta el foro y he leído en varias ocasiones muchos de los posts, sobre todo aquellos relacionados con rupturas y como superarla, hace casi 4 meses en el tema ¿cómo se siente la persona que deja? expuse mi caso con un ex que tenía pocos días de haber terminado conmigo, recibí tus comentarios y me di cuenta de que realmente tus palabras eran ciertas, la relación no tenía futuro y él es alguien que no sabe estar solo.
    Debo confesar, que intenté regresar con él, por lo menos una ocasión más, quedamos de vernos y platicamos, le pedí una oportunidad y él me dijo: “Sé cuánto orgullo te estás tragando, solo por eso estoy considerando darte una oportunidad, aunque sé que no va a funcionar, pero si falla la relación entonces tendrás que ser mi amiga, piénsalo y en una semana hablamos”, la verdad es que no me agradó la propuesta pero estaba tan pérdida que en ese momento pensé en aceptarla; al final, él canceló la cita porque se fue de fin de semana con unos “amigos” y publicó una foto en su estado de Whatsapp, muy sugerente con una chica. Obviamente, no había nada de qué hablar, empecé a investigar y descubrí que la conocía desde hacía mucho tiempo y que habían estado en contacto haciendo planes desde que andaba conmigo, un par de semana antes de terminar nuestra relación, las cosas entre ellos se habían intensificado y cuando terminamos pues era más que evidente que eran “amigo-novios”.
    Trató de contactarme, pero decidí no volverme a reunir con él y amablemente decliné su invitación, porque estaba muy enojada.
    Decidí eliminarlo de las redes sociales y no volví a buscarlo porque simplemente no valía la pena.
    Una amistad con él no es posible por varias razones, primero sus mentiras y traición, la forma en que terminó nuestra relación culpándome de todo lo malo, su insistencia en una amistad solo para no perderme porque según él soy muy importante y valgo mucho, su cobardía al publicar esa foto, cuando él me dio esperanzas de regresar y finalmente algo que había notado que me había aplicado cuando estaba con él, hacer triangulaciones con sus “ex”
    A las pocas semanas empezó una relación con esta chica y se la pasan de luna de miel, me enteré por amigos en común, fue difícil pero al final me ayudó a que diera el paso definitivo y seguir adelante sin él
    Me enfoqué en mis proyectos y ahora me siento mucho mejor, pero empecé a notar cosas raras en su comportamiento.
    1. Se intensificó la cantidad de estados en su Whatsapp, varias fotos eran con ella, cuando antes no publicaba nada
    2. Me mandó mensajes para comprobar si lo había desbloqueado y otro de un video, no contesté nada porque eran totalmente irrelevantes
    3. Cambió su foto de perfil de Whatsapp, con una foto con ella
    4. Abrió un perfil en Instagram
    Hasta ahí, sentía que yo estaba tomando las cosas de manera muy personal, que tal vez era solo que él había seguido con su vida y que yo por andar de Stalker pues solo encontraba cosas para echar a volar mi imaginación, pensando que lo hacía solo para generarme celos. No lo he eliminado y bloqueado de Whatsapp porque tenemos un contrato por un servicio y le debo dinero, que he ido pagando poco a poco, pero los depósitos se los hago de manera electrónica y dejé abierto ese canal de comunicación solo por ese tema.
    Pero la semana pasada hizo algo que realmente me molestó, regresó al lugar donde sabe que tomó clases de salsa, se atrevió a mandarme un mensaje para decirme que bailó muy lindo y a llevar a un amigo que sabe que me cae muy mal porque habló mal de mí.
    La verdad es que lo he ignorado por completo, ya le he dicho varias veces que no quiero su amistad y mucho menos ahora con todo lo que ha hecho
    Me gustaría que me dieran su opinión, la verdad es que dejar las clases se me hace muy radical porque el curso ya está pagado y realmente me gusta ir a ese lugar.
    Gracias por leerme y por tus consejos
    Lindo día

    • Hola Anónima,

      No dejes tus clases si no te apetece.

      Sigue ignorando hasta que se aburra. Te ha clasificado como la ex desesperada que siempre va a estar por mí y no así los todavía que has cambiado el chip. Persiste en la indiferencia hasta que le quede claro.

      Besos

Comparte tu historia (con buena ortografía, por favor)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s