La espiritualidad y la pérdida

Publicado: octubre 9, 2016 de cristinalago en ¿Quieres cambiar? Entra aquí
Etiquetas:, , , , , , ,

tris

Ésta es la diferencia entre dioses y hombres. Los dioses pueden transformarse a sí mismos, los hombres sólo pueden ser transformados 

Cees Nooteboom

Hoy hablamos de los dioses. Pero no de dioses tradicionales. Estos ya no son trending topic. Es lógico. No hacen anuncios, no tienen aplicaciones para el Iphone y requieren culto, es decir, cierto esfuerzo consciente y algo de disciplina mental. O quizás es que los dioses de toda la vida, todopoderosos y misteriosos han sido reemplazados por dioses más de andar por casa. Cambiamos la Biblia por la biografía de Steve Jobs (que casi ocupa lo mismo en la estantería) y reemplazamos los principios religiosos por las alentadoras dedicatorias de carpeta de instituto made by Paulo Coelho. Son referentes más accesibles y no exigen establecerse un buen sistema de valores per se. Y además un libro de Osho sale más barato que ir a un psicólogo.

La tendencia general pues, va a juego con el individualismo imperante y propone dioses para todos los gustos y todas las personas: le hacemos un dios a medida, un Personal Jesus, que diría Depeche Mode. El zen de andar por casa mezclado con conceptos kármicos y ecos taoístas, una pizca de valores cristianos, un poquito de misticismo hindú y todo adaptado y empaquetado para satisfacer las necesidades del momento. Hay también perversiones divertidas como la religión del Monstruo del Espagueti Volador o la diosa Unicornio Rosa Invisible o religiones ficcionales apasionantes, como la jedi o el cosmicismo de Lovecraft. En definitiva, el ateísmo como tal, apenas existe: todos acabamos creyendo en algo y la oferta es enormemente variada y atractiva.

Con todo el eclecticismo imperante, en occidente hemos tenido una evolución interesantes. Nosotros provenimos de una sociedad en la que la religión, la burocracia de lo espiritual, ha constituido algo así como un código penal de las buenas costumbres que no había que cuestionarse, simplemente cumplir y si no las cumples eres malo y no vas al cielo. Todo muy sencillo, para bien o para mal. En la actualidad, estamos empezando a adoptar una actitud mucho más proactiva: ahora que nos hemos descreído, lo espiritual surge como resultado de un delicado trabajo de orfebrería personal en el interior de uno mismo. Esta mentalidad no es más que la extensión de una tendencia generalizada a rechazar conceptos, principios y valores impuestos desde la infancia y empezar a cuestionarlos desde la base.

Quedan quienes siguen escogiendo un sistema de creencias organizado por comodidad o porque incluso tras ese viaje interior, lo que descubren ya estaba escrito: no obstante, ciertas religiones empiezan a resultar sumamente ineficientes en el vertiginoso ritmo del mundo en el que estamos viviendo. La popularidad de filosofías como el budismo, muy popularizado en los últimos tiempos, responde precisamente a la necesidad de adaptación al cambio que requerimos en la actualidad, en contraposición a la vida basada en eternidades anquilosadas y permanencias obligatorias que hemos dejado atrás.

Todo fluye, todo cambia,
todo nace y muere,
nada permanece,
todo se diluye;
lo que tiene principio tiene fin,
lo nacido muere,
y lo compuesto se descompone.

(Y eso que Buda no conocía Internet)

¿Por qué buscamos ese algo más? Por la misma razón que lo buscaban los hombres que hicieron altares de piedra megalíticos en la prehistoria; por las mismas razones por las que se construyeron las catedrales y las mezquitas y se inventaron las religiones, el esoterismo, la fantasía y la filosofía. Porque somos seres complejos con hambre de infinito y limitarnos a nacer, comer, cagar y morir, no nos sabe a suficiente. Necesitamos entender porqué estamos aquí, porqué vivimos y sobre todo, porqué sufrimos.

Hace un tiempo, saltó la noticia (desmentida, posteriormente) de que el papa Francisco -pontífice moderno y popularísimo que ha conseguido el peculiar mérito de consensuar el beneplácito de propios y extraños- había afirmado que los animales cuando morían, iban al Paraíso, al igual que las personas. La religión católica siempre ha afirmado que los animales son seres carentes de alma, por lo que esta afirmación era, si cabe más sorprendente. Se trataba de un error periodístico, pero en cambio dio lugar a reflexiones tan preciosas como la de Marta Tafalla en la versión online de El diario y que podéis disfrutar aquí: Un cielo sin animales.

Esta anécdota me recordaba a mi madre, cuando, a despecho de las enseñanzas católicas, nos aseguraba en la infancia que nuestras mascotas fallecidas estaban en el cielo. Su cielo, por supuesto, no era ese cielo selectivo y moralista de la religión, sino, simplemente, ese lugar donde iban a parar todas las cosas, personas y animales que amábamos una vez dejaban de pertenecer al plano material.

Como adulta, sigo creyendo en ese cielo genérico y revoltoso de mi madre,  donde todo tenía cabida y al que todos iremos cuando partamos. Quizás sea un plano cuántico, o un universo paralelo, o un mundo enteramente virtual, aunque en mi cabeza todavía persiste la vieja imagen infantil del lugar celeste, repleto de esponjosas nubes y con montones de buffets libres a plena disposición las 24 horas del día. Algo así como una mezcla entre paraíso y supermercado. 

No existe una razón o un verdadero sentido para la pérdida y el dolor que implica, salvo que de momento, forma parte de la naturaleza intrínseca de la propia vida. Por ello, nosotros no aceptamos plenamente la finitud, algo en nosotros nos impele a aferrarnos, a rebelarnos de forma íntima y visceral contra la muerte, los finales, las rupturas:  y por ello existen los procesos de duelo, donde, entre otras cosas, uno reelabora sus filosofía para poder soportar el hecho de haber perdido algo que amaba sin morir de dolor en el intento.

Necesitamos, por tanto, cielos, dioses, Primigenios, budas, jedis o cualquier cosa que nos dé un respiro, una fe, aunque sea la fe en la sinrazón misma. Ya que cuando saltamos de vivencia en vivencia sin dar espacio a esta búsqueda, aprendemos que lo material tiene la mala costumbre de acabar perdiéndose y que el resultado de intentar sustituir personas y emociones, es acabar mirando al abismo, que éste te devuelva la mirada y que te acabe invitando a unas cañas porque le das hasta pena y todo.

La espiritualidad, sea del tipo que sea, es esa dimensión desconocida que florece al recoger los frutos de la experiencia. Sin ella, llevamos las heridas de nuestras pérdidas como un espartano su escudo, sin dejar pasar el dolor, pero sin dejar pasar a sus hermanas, las emociones, las pasiones, las cosas que hacen jugosa e impredecible esta extraña vida. Muchas personas en este mundo tienen todo lo que podría desearse y se sienten vacíos. Muchas personas en este mundo tienen muy poca cosa, y sin embargo, son plenos. Adivinen las diferencias.

 

 

Anuncios
comentarios
  1. Anonima dice:

    Cristina, me hace muy bien leerte, muchas cosas me tocan porque estoy pasando un proceso de duelo muy duro luego de pasar por una relación de rebote de la cual yo me retiré ya que del otro lado no había el interés en construir conmigo (ya que hacía unos meses se había separado luego de 10 años) pero de la que quedé muy enganchada.
    Me está costando mucho superarlo ya que me dijo que no podía nada conmigo porque recién se había separado y luego por Tinder conoció a una chica con la que ahora está de novio (y que ha engañado conmigo cundo todavía eran “algo”) , me duele muchísimo verlos “felices” (aunque a veces lo dudo) y yo estando en un pozo del que me cuesta mucho salir porque realmente lo quería,
    Yo también me separé luego de 8 años y creo que el vacío que sentía hizo que el enganche con este chico fuera peor. Hoy en día a pesar del dolor ya no siento ese vacío y estoy más conforme con mi vida y sigo tratando de encontrar respuestas en mí, pero sigo sufriendo al verlos a ellos bien y me pregunto si no es más fácil esto de buscar a alguien para sentirme mejor que hacer este proceso que ya me ha llevado más de un año …
    Saludos y gracias!

    • Miguel dice:

      ¡¡No anónima!! Sería repetir el error. Atraviesa el desierto cueste lo que cueste. Aferrate a lo que sea que te haga sentir bien aunque sólo sea por unos minutos al día.
      ¡¡¡Ánimo!!!

    • cristinalago dice:

      Hola Anónima,

      Sin duda es más fácil (y rápido) buscarte a alguien para sentirte mejor: lo que pasa es que es pan para hoy y hambre para mañana, porque los procesos de duelo no se saltan, simplemente se aplazan. Tener a alguien para escaparte de ello, simplemente sólo te sirve para alargarlo.

      Abrazos

      • Anonima dice:

        Gracias Cristina! Tengo miedo de no volverme a enamorar nunca como me enamoré de el. Me cuesta mucho pensar en otra persona como para construir algo…

      • cristinalago dice:

        Hola Anónima,

        Es que nunca te va a enamorar de otra persona como te enamoraste de este chico. Cada enamoramiento es distinto. Hay enamoramientos más tranquilos, otros más intensos, otros más desesperados, otros más tiernos…no se trata de buscar una experiencia totalmente clónica, se trata de aprender a estar bien incluso mientras no te enamores locamente de alguien. Es que tampoco te vas a pasar toda tu vida estando enamoradísima de nadie, así que como dependa de eso que te encuentre a gusto…mal vamos.

        De cualquier manera, ¡¡no me dejes el contacto cero!!

    • reina dice:

      Anónima, ¿y por qué los ves? ¿Vivís cerca, trabajáis en el mismo sitio o los sigues en las redes sociales?

      • Anonima dice:

        Los veo porque cuando el me volvió a buscar lo notaba raro y le pregunté si estaba con alguien y a partir de ese momento que me dijo que estaba en algo empecé a mirar en las redes en las que vi que le jugaba al novio a ella y me buscaba para vernos . Se que no deberia hacerlo pero me pasa que quiero descubrir que tiene ella que no tengo yo para que me cosidere para tener algo enserio, aunque no se que tanto la puede querer como para estar con ella y haberme buscado a mi …

      • cristinalago dice:

        Hola Anónima,

        Te puedes pasar millones de años observando a la chica y no entender que tiene ella que no tengas tú…

        Es que no se trata de ser mejor o peor, se trata de que a veces nos enamoramos de unas personas y de otras no y como el enamorarse no es un proceso lógico y calculado, sino un sentir que nos inspiran gestos, miradas, palabras y otras señales misteriosas, nunca vas a poder saber qué vio tu ex en la mujer en cuestión, porque seguramente sólo lo sepa, vea y sienta él…

        Es como el que dice: antes me gustaba dulce, y ahora me gusta más salado. ¿Eso quiere decir que salado es mejor que dulce? Pues no, pero la persona cambia, sus gustos varían, sus apetencias pueden transformarse y sus etapas son distintas.

        Abrazos!

    • María dice:

      Un año intentando olvidar es demasiado. Agotador. No pasa nada porque quieras conocer a otras personas mientras que no vuelvas a dejar caer tu vida en ellas. Creo Anónima que el proceso de duelo ya lo has hecho bastante bien. Ya lo has pasado bastante mal. Yo pienso al contrario que ellos y después de un trabajo de un año creo que ya es hora de que te plantees que te mereces ser feliz con alguien. Un abrazo porque entiendo bien donde estás.

      • reina dice:

        Anónima, el mirarlos en las redes o el mirarla a ella sólo te va a causar sufrimiento porque, para empezar, mucho de lo que vemos en las redes no es la realidad.

        Prueba a dejar de mirar las redes, incluso bloquéalos si hace falta. Verás cómo eso te ayudará a lograr paz mental, desconectar de ellos y centrarte en ti poco a poco. En un tiempo te acabará dando igual lo que hagan o dejen de hacer. Experiencia propia de una que bloqueó a varios 😉

  2. carmen dice:

    Querida Amiga

    Un placer leerte siempre, y tu nuevo post me recuerdan a unas de las frases que me digo a mi misma para saber diferenciar.

    ” La Religión es para los que quieren asegurarse un lugar en el paraíso, y la verdadera espiritualidad para los que conocemos los infiernos”.

    • cristinalago dice:

      ¿Esa frase es tuya, Carmen? Me parece impresionante.

      • Fran dice:

        La gran ironía de las religiones, de las creencias, (realmente vividas y sentidas) o en su caso de la espiritualidad, es que no estamos tratando con procesos que no se exploran con la razón. O se sienten (se vivencian) o no se sienten. A Dios, como quiera que lo entendamos, o a la paz dentro de nosotros, mismos, no se llega o no se puede llegar, razonando, leyendo libros o con la lógica de la razón, se llega desde el corazón, desde el dolor muchas veces.
        al igual que un duelo, estamos tratando de temas vinculados con los sentimientos, las emociones, la razón, aqui sirve de muy poco.
        Hace poco asistí al funeral de un sacerdote amigo, un hombre muy querido y carismático, y su particular magia tenía diferentes facetas que lo hicieron doblemente admirable: Tenía un mundo interior muy rico, sus creencias formaban parte de su vida de una forma muy coherente, amaba la vida con todo lo que eso suponía, amar lo que se es, lo que se hace, sin más planteamientos que entregarse al dia a dia, sin reservas. Y cuando se ama la vida y lo que hacemos con ella, resulta que nuestra vida se convierte en algo intenso y apasionante, quizás este fue su mejor mensaje y legado, al menos para mi, si amamos lo que somos y lo que hacemos, da igual lo que tengamos o poseamos en cualquier ámbito, llámese amor, pareja, dinero, fama, la verdadera fortuna residirá dentro de nosotros mismos. Y a ese lugar, no llega ni la crisis, ni los desahucios, porque nuestro principal patrimonio estará dentro de nosotros, en un lugar donde nadie nos lo puede arrebatar: el corazón… Incluso, la adversidad, nos resultará más llevadera, no porque seamos mejores o superiores a nadie, sino, porque cuando estamos llenos de amor, y de luz, respondemos a la vida con ese mismo amor y esa luz….
        La información, los conocimientos, ayudan, no cabe duda, pero metabolizar todo esto en nuestro mundo interior es otro cantar para el que todos no estamos ni preparados ni muchas veces encaminados . De nada sirve, por ejemplo, la meditación,. que por cierto, todas las religiones sin salvarse ninguna, tienen sus propias prácticas de meditación, si no estamos convencidos de la riqueza y de la respuesta de lo que hacemos.
        Sentir a Dios dentro de nosotros o como parte de nuestra vida no es patrimonio ni suerte de todos. Yo mismo, sufro mis propias dudas y mis contradicciones me suelen acompañar más de lo que quisiéra. Mucha gente se definen como agnóstica, atea, católico no practicante, etc. como si se tratara de una marca de detergente que responde a lo que buscamos en el mercado. Todos los que hemos llegado a locos de amor, hemos llegado buscando respuestas, a través del sufrimiento en nuestra vida, de soledad, ¿¿hubiera sido igual nuestro camino si lo hubieramos acompañado por un mundo interior rico y lleno de esperanza y/o amor???

  3. Rolando B. dice:

    Como seguidor y fiel devoto del Monstruo del Espagueti Volador me siento muy ofendido con tu comentario.

    PD: Ironía.

  4. reina dice:

    Creo que, si tienes un poco de suerte, la espiritualidad se desarrolla en los procesos duros de pérdida, que obligan a una transformación personal para entender lo que te ha ocurrido, sobrevivir e incluso mejorar.

    Personalmente soy de las que hago esa mezcla ecléctica de creencias de la que hablas pero lo agradezco ya que por ejemplo he re-descubierto las iglesias como remansos de paz y silencio, ideales para pensar 😉

  5. Gaby dice:

    Agradezco al destino haber encontrado este blog! me mantiene viva en estos dificiles momentos.

    Mil gracias Cristina por tus escritos, como por tu tiempo para contester los comentarios, es una labor social increiblemente bella, que te tiene que dejar cada dia plena de satisfaccion personal.

    No hay nada mas temeroso que el abandono…. y mas el abandono hecho por un ser al que amas. En estos casos, para mi, no queda otro remedio que el perdón, que no se debe interpreter como una señal de debilidad, o como un favor hecho al otro, sino como un acto de liberación para superar sus heridas y avanzar en el camino de la felicidad. Aceptar perdonar, es aceptar de dejar de malgastar energía para concentrarla en mejorar nuestra vida.
    Y para poder perdonar. estos caminos de espiritualidad, libros de autoayuda, horoscopo, cartas natales…o lo que nos llega a nuestras manos como salvavidas sirve y siempre teniendo fe que en la vida TODO PASA.

    Un beso muy grande desde Inglaterra.

    • cristinalago dice:

      Hola Gaby,

      Me siento afortunada y agradecida de poder trabajar en esto y de tener capacidad para poder hacer llegar la ayuda a muchas personas. Bendito internet también 🙂

      Es una hermosa reflexión la que compartes y claro que sí, el perdón ante todo nos libera a nosotros. Aunque hay un escalón que yo misma no creía posible en el que lo regalas para hacer un bien a alguien que te hizo un daño. Es una sensación de desprendimiento absoluto que aparece brevemente cuando el ego está con la guardia baja…aunque no es fácil de sostener.

      Ahí os lo dejo como posible ejercicio.

      Abrazos fuertes y sí, sea cual sea nuestro “personal Jesus” o el canal que utilicemos para abrirnos a lo incognoscible, todo suma.

  6. Óscar dice:

    Hola Cris!!! Soy Óscar, ya sabes quien…”Agarrarnos a algo” es lo que ocurre cuando sufrimos porque no somos conscientes que todo lo llevamos dentro y no nos da tiempo ni sabemos mirar. Inocencia y renunciar a tu verdad son buenos comienzos para empezar a no sufrir, no tener apegos y estar llenos de amor, tampoco estaría mal para seguir, no luchar contra nuestras crencias y trascenderlas para no hacer no seguir hipnotizados y llenos de culpa, no me parece mala idea, jejejjej. Ya sabes quien es mi abridor de ojos, jejjejeje. No es una religión, es un ser libre, cualquier religión es dual y castiga o condiciona. Un enorme abrazo Cris!! De tu amigo Óscar que te quiere!!. Y gracias por todo!!. Lo de Personal Jesus, acojonante!!. Eres muy consciente, por eso tienes esas ocurrencias, no creas que es por leer tanto ni por tu trabajo, jejejje. Que Dios te bendiga!! Jajajajjajaj

  7. Helena dice:

    Me ha gustado muchísimo.

  8. Nala dice:

    A mí también me ha gustado mucho! Gracias Cristina… yo siento un profundo respeto por las religiones. La mayoría de las grandes religiones, si son bien entendidas, nos hacen más libres, y más profundos y más vivos. También siento mucho respeto por los que no creen en Dios, no te creas que veo grandes diferencias.Y también respeto por los que sufren y viven presos del ego porque me recuerdan a mí. Es muy humano pasar por el sentimiento de miedo, carencia, soledad… Con suerte y fé (en uno y en la vida) se encuentra un camino para entender que buscamos donde no hay que buscar. Creo que esto va de amar en el sentido más auténtico y profundo. Amarnos a nosotros en nuestra torpeza, al otro en su psicopatía (sin dejarle que nos haga daño), al planeta, amar la alegría de vivir y amar la pena de vivir también.
    Muchas gracias otra vez … me encanta este post 🙂

  9. Jesús dice:

    Hola Cristina. Enhorabuena por el post!!
    En mi proceso de búsqueda personal sobre el sentido de mi propia vida, sin esperar a me “me sea dado”, he ido poco a poco conectando con esa necesidad de respuestas a todo tipo de preguntas existenciales… y también las más terrenales. Entre tanto, dejo que fluyan respuestas en mi interior que ya fueron escritas antes por alguien, como bien dices.
    Leerte es terapéutico. En este post y en este momento de mi vida, esa frase resuena especialmente: “Porque somos seres complejos con hambre de infinito y limitarnos a nacer, comer, cagar y morir, no nos sabe a suficiente.”
    Muchas gracias, un enorme abrazo de un seguidor (y colaborador, jeje)
    Jesús

  10. Juan Cruz dice:

    Hola Cristina. Te cuento mi caso. Hace unos tres meses ella me dejo por la necesidad de tiempo para ella, teniamos muchas peleas y esta vez cedi y se lo di, nunca supe si era lo correcto pero respete su decision. Pero hace unos dias me entere que a los pocos dias ya estaba con otro con el cual comparte todo, incluso mas tiempo que conmigo, y eso me dejo deshecho, me agrabo el duelo, podría decir que pase a estar peor que nunca. La cuestión es deberia decirle queme entere de todo? O solamente bancarmela y empezar de nuevo con el duelo… aun la amo pero se que fue duro su manera de dejarme pero por mas que razone, una y otra vez se me vuelven imagenes de llos ficticias en mi mente. Saludos!!!

  11. […] a través de La espiritualidad y la pérdida — Locos de Amor […]

Comparte tu historia (con buena ortografía, por favor)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s