annaomikawase

Temática: la soledad,  el valor de la vida, el amor hacia las cosas sencillas, el peso del pasado, la poesía cotidiana.

Sinopsis:  Sentaro es un hombre solitario que posee un pequeña pastelería especializada en elaborar el mismo tipo de dulces. En el transcurso de una de sus monótonas jornadas laborales, una anciana llamada Tokue irrumpe en el local ofreciéndose como ayudante. Sentaro descubre que la anciana es una cocinera extraordinaria y el negocio comienza a prosperar…

Comentario: Impacientes, abstenerse. El lento ritmo de esta melancólicca historia japonesa exige la misma capacidad que describe: la de apreciar la belleza de los detalles. Los que estéis dispuestos a sumergiros en la atmósfera puramente zen de una fábula tan tierna como los bollitos que la co-protagonizan, disfrutaréis plenamente de ella.

Recomendada por: todo en general, pero en particular, por su especial don para invitarnos a observar, a sumergirnos en un estado casi meditativo en el que el ojo se centra en la brisa, en un pájaro, en la rama de un árbol, en el propio silencio. Una pastelería en Tokio habla de personajes que no aprenden a vivir, aprenden a ser.

La frase:  No hace falta ser alguien en la vida. Cada uno de nosotros, le da sentido a la vida. 

La crítica dijo: Una pastelería en Tokio funciona con armonía. Con la simpleza de las mejores obras. Sobrecogedora: no hay otra forma de describirla (Camila Builes El espectador)

Conclusión: Si estás harto del ruido de tu propia cabeza, si te cuesta centrarte en algo concreto y necesitas conectar con una historia que te invite simplemente a dejarte llevar, si buscas algo puramente sensorial y emocional, esta es tu película.

Trailer: