La pareja ONG

Publicado: enero 29, 2014 de cristinalago en Los amores patológicos
Etiquetas:, , , ,

sisifo

Eres una persona amorosa, dedicada, amiga de tus amigos y con respecto a tu media naranja…no tienes nada que envidiar a la madre Teresa. Paciencia, santidad y espíritu de sacrificio son tus señas de identidad. ¿Eres una pareja ONG?

Para quien padece de complejo ONG, la pareja no es un compañero o un igual: es un niño al que cuidar, un paciente al que atender, un enfermo al que asistir y sobre todo, un gran proyecto humanitario que levantar. Evidentemente, el otro jamás alcanza los altos estándares de desarrollo personal que serían precisos para que la pareja ONG abandonase su vocación de servicio y consiguiese relajarse en su propia relación.

Son personas que hablan del amor como de alguna especie de ímproba misión donde caben los esfuerzos más descabellados: sus relaciones transmiten siempre un aire de constante lucha y heroico cansancio. Si no fuera por mí… piensan, con una secreta satisfacción. La pareja ONG no trabaja para sentirse amada: lo hace para ser imprescindible.

¿Y qué sucede cuando uno se vuelve imprescindible? Que el otro nunca puede marcharse.

Lo que subyace bajo la gran obra de caridad de la pareja ONG es un inconfesable miedo al abandono. A fuerza de trabajar por la otra persona, de hacerse sus manos, sus ojos, su corazón y su voluntad, acaba por anularle. De este modo, en lugar de unirse en un lazo, se ata con una cuerda.

La pareja ideal del ONG, por supuesto, siempre es una pareja con conflictos. ¿Quién puede necesitar más de la solícita ayuda del otro? Personas con adicciones, enfermedades, trastornos y traumas se convierten en sujetos irresistiblemente atractivos para ejercer de amoroso Pigmalión. En caso de no hallar a uno de estos deseados especímenes, también es habitual ver al ONG con alguien inaccesible, frío, poco expresivo e incluso egoísta. Quien posee esta especie de síndrome amoroso-caritativo sufre por una relación que nunca le proporciona lo que busca y sin embargo, se mantiene aferrado a un latido de esperanza que le susurra que quizás… algún día… en otra vida… en otra dimensión…

Resulta común en las personas con esta dinámica emocional volver a su infancia y rememorar a algún padre o madre problemáticos, poco cariñosos o distantes, con sus hijos o con ese hijo en concreto. Muchos se visualizan a sí mismos con un sentimiento de soledad, abandono y vacío, frustrados por la incapacidad de lograr esa ansiada cercanía afectiva con los progenitores. Pueden haber sido niños muy perfeccionistas que sentían el deber de convertirse en seres ejemplares, dignos de ser amados. O niños muy rebeldes que provocaron conflictos para llamar la atención.

Sus vínculos de pareja posteriores tienden a repetir este patrón con compañeros/as que se asemejan a lo vivido. Sus historias de amor son las eternas y frustradas reconquistas del padre o de la madre distantes, hasta que implosiona un malestar de fondo que en realidad es el resultado lógico de una relación construida sobre un modelo infantil y basada en profundas carencias no resueltas.

Si la pareja ONG es consciente de  lo dañino de su modelo afectivo y trabaja en ello, puede cambiar este tipo de rol que adopta de forma inevitable en las relaciones. Y puesto que son personas con una verdadera capacidad de dar y darse a los demás, en cuanto consiguen romper con el círculo vicioso y cambian su manera de vincularse, pueden convertirse en excelentes compañeros/as de parejas más equilibradas.

¿Eres una pareja ONG?

Lo primero que debes plantearte, es porqué has decidido que la vida de tu pareja valga más que la tuya. En el catolicismo, hay una hermosa frase que dice: ama a los demás como a ti mismo. No más.

A veces, subyace un cierto narcisismo en posicionarse en los roles de mentor, cuidador y protector de tu pareja: sin embargo,  todos tenemos defectos y virtudes y maduramos a nuestro ritmo. ¿Crees estar haciendo tan bien las cosas con tu propia vida que puedes ponerte por encima de tu compañero/a para darle lecciones? Intenta cultivar el sentido de la humildad y sobre todo no te vuelques en los demás antes de haberte dedicado a lo tuyo. Tu primer deber solidario es contigo.

Aprende a poner tus límites. No aceptes toda carga que se te imponga o no te cargues encima responsabilidades que no te pertenecen. Una persona que se vuelca con los demás es admirable, una persona que utiliza el volcarse con los demás como medio para evadirse de sus vacíos y sus problemas, no está haciendo ningún favor ni a los otros ni -sobre todo- a sí mismo.

Si realmente el impulso redentor resulta ser tu vocación, prueba con un voluntariado social, apoyar una causa que te motive o realizar labores solidarias. Da salida a esta maravillosa capacidad con quienes realmente lo necesiten. Y ¿para la pareja? Amor, amistad, empatía y compasión: pero nunca caridad.

Anuncios
comentarios
  1. […] 6- Dar y recibir: Manos que no dais, ¿qué esperáis?. Las buenas relaciones se basan en la correspondencia. Dar amor desmedidamente y sin esperar nada a cambio es una cualidad maravillosa. Pero a la hora de la verdad, una pareja en la que uno sólo recibe y el otro sólo da, no es una pareja: es una ONG. […]

  2. […] contraparte ideal de la pareja de hielo es la pareja ONG. Ambos tienen algo en común: uno reprime sus emociones y el otro reprime sus deseos. Existen […]

  3. […] Ser pareja ONG: investigar complejos artículos de psicología y psiquiatría, aplicar tácticas de […]

  4. Anónimo dice:

    Muchas Gracias por compartir esta aclaradora información, cada día descubro más de mi misma a través de éstos artículos.
    Un abrazo
    Lili

  5. […] suele estar al lado de una pareja de este tipo? Parejas ONG: co-dependientes que arrastran sus propias carencias afectivas y las llenan a base de atender y […]

  6. anibalmauricio dice:

    Cristina, te felicito y agradezco por este maravilloso blog. He leído una buena parte de tus entradas y me parecen muy acertadas y claras. Al leer este post pude identificar con asombro que definitivamente soy una pareja ONG y que mi reciente ex novia es de tipo sociopata-dependiente. Conseguir y sobrellevar una relación de pareja sana parece casi una tarea imposible, sobretodo, si como adultos adolecemos de situaciones emocionales que nos acompañan desde la niñez-juventud.

  7. Reyna dice:

    Hola Cristina!
    Lo estoy leyendo y no me lo puedo creer!!!! yo fui y soy una pareja ONG!!!!!. Lo que no logro entender es de dónde lo saqué, si mis padres siempre han sido muy cariñosos, nunca sentí la ausencia de alguno de ellos.
    Y por qué digo que fui y soy una pareja ONG??, porque a pesar de que mi relación terminó hace 4 meses, aún lo sigo ayudando, pensando que no puede vivir sin mi ayuda económica. Me siento terriblemente mal, no se lo digo a nadie por vergüenza, lo sigo apoyando económicamente, aunque le di un plazo, que está a punto de concluir.
    Lo acepté en un momento difícil para él ( y supongo que para mí). Estaba muy enfermo, tuvo un accidente que lo dejó sin poder caminar 2 años. Yo lo veía como un discapacitado, y me comporté más como una madre que como una pareja. Pensé que no podría volver a caminar y que mi destino era cuidar de él para siempre. . . . . .pero oh sorpresa!!volvió a caminar, tuvo un trabajo y empezó a estudiar una carrera y en cuanto tuvo otras ilusiones y sueños, me engañó con otra y me ha demostrado que puede vivir sin mí!!!.
    Cristina, ahora me siento tan culpable, de sobajarlo, de subestimarlo, siento que lo utilicé inconcientemente para tener a alguien a mi lado, fuera como fuera y no sentirme sola, siento que por mi culpa le va a costar mucho trabajo valerse por él mismo. Y me siento tan estúpida porque le sigo pasando un poco de dinero, ya que está estudiando una carrera que requiere ponerle el 100%, y no puede trabajar lo suficiente para sacar adelante su carrera. Mi ayuda es sólo por un mes más.
    Pero al mismo tiempo lo hago ahora sin esperar nada a cambio, más que su tranquilidad y felicidad, lo quiero muchísimo y yo sufriría mucho más si lo viera pasar penurias;como dice una canción: “me duele su dolor, mucho más que su traición”. No me lo puedo explicar, acaso estoy loca???
    Me das ánimo cuando dices que se pueden cambiar estos patrones, aunque a estas alturas y a mi edad, yo creo que no volveré a tener pareja otra vez. 😦
    Gracias Cristina,me estás ayudando mucho en mi duelo y estoy aprendiendo a conocerme, creí tener inteligencia emocional y veo que nada hay de eso; por qué no conocí tu blog antes?. Un fuerte abrazo.

  8. bo dice:

    Impresionante tu blog, he querido particupar muhcas veces.
    Leo este artículo una y otra vez y me identifico bastante. siempre he seguido un patrón de conducta y no sé si es ong creo que sí porque siempre es mi afán el de ayudar.
    Siempre he buscado chicas súper guapas, simpáticas, exitosas, pero con problemas: familias problemáticas, anorexias y demás. Yo siempre como de ayudador, pero el hecho de estar con chicas tan guapas me hacía sentir como si tuviera un trofeo…
    Ahora bien, todas estas chicas siempre han acabado dejando y he acabado hecho un desconsuelo. No sé creo que tengo un poco erroneo el concepto, no crees cristina??
    Muchas gracias por ayudarnos y tus palabras, parece que nos lees el pensamiento

    • cristinalago dice:

      Hola bo,

      Hay un cierto y retorcido placer narcisista en erigirse en rescatador de supuestos diamantes en bruto y es un placer difícil de explicar a una persona que no lo haya experimentado.

      Escoger bellezas (o “bellezos”) en apuros, diosas mancilladas o princesitas problemáticas tiene su puntazo por ese subidón de ego que te proporciona, pero claro, sufre la contrapartida que comentas, que estas personas en cuanto suban su autoestima a costa de tus cuidados terapeúticos, se irán con el tipo de perfiles que realmente les interesan. Con lo cual todo ese ego artificialmente alimentado, se viene abajo de nuevo, y empieza la búsqueda de la siguiente alma infortunada…en una cadena que poco a poco se vuelve cada vez más adictiva.

      Si esta situación te genera un constante sufrimiento, pues sí, hay que revisar el concepto. A lo mejor puedes ligarte chicas guapas que querrían estar contigo aunque no las salvases…

Comparte tu historia (con buena ortografía, por favor)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s