Mi pareja se ha agobiado

Publicado: julio 16, 2016 de cristinalago en Problemas de pareja
Etiquetas:, , , , ,

agobio pareja

Hay agobios y agobios. Está el agobio de un neurocirujano ante una operación de vida o muerte y está un agobio mucho más aterrador: el de tu pareja ¿Activamos el protocolo de alarma o no es para tanto? 

En un gran tanto por ciento de los casos, el agobio suele ser el más directo antecedente del aún más temible necesito un tiempo. Si tu pareja ha empezado a estar fría, distante o rara y acto seguido, ha aparecido declarando sentirse agobiada por la relación, sí, tienes motivos para preocuparte. No es buena señal. En el caso de que el agobio fuera inocuo y sólo tuviera que ver con otras circunstancias, te recomiendo decirle a tu compañero que la próxima vez que necesite, por ejemplo, tomar una tarde libre para desagobiarse, se exprese de una manera menos aterradora. Por eso de los infartos y tal…

Fuera de estas salvedades, el agobio más común y corriente en el contexto de una relación, viene precedido de un cambio de actitud repentino e inexplicable, cuando todo iba aparentemente bien. De pronto, tu pareja empieza a tener menos tiempo libre; a comunicarse menos; a esgrimir excusas e historias para no dormir. Si le preguntas, en un principio afirmará que no pasa nada, que simplemente está más ocupado,  que su jefe le aprieta, que tiene mucho que estudiar, o cualquier otra historia por el estilo. Puede que ahí asome, tímidamente, la primera insinuación de agobio.

Tú, que eres el hombre o la mujer más comprensivos del universo, decides no insistir y dejarle su espacio. Todos necesitamos nuestro espacio ¿no?. Pero el distanciamiento persiste. Vuelves a sacar el tema. Tu pareja, se pone a la defensiva y sigue dándote excusas. A ti empiezas a mosquearte. Porque a ti también te aprieta tu jefe y no por ello te agobias con tu pareja (¿qué tendrá que ver la velocidad con el tocino?).

En este punto, tienes varias opciones. Entrar en pánico, tirar tu dignidad por la borda, llorar, amenazar, suplicar, exigir un cambio de actitud y espiar histéricamente las horas de conexión de tu pareja; o bien, respirar hondo unas diez veces y afrontar una conversación seria.

Una conversación que debería iniciar con algo así: Lo siento, pero no te he comprendido bien. ¿Por qué te agobia nuestra relación? ¿Puedes decirme qué es lo que realmente está pasando?

Porque el agobio es una muy pobre explicación para justificar la falta de atención, de cariño y de comunicación. Los cambios de actitud repentinos y los agobios en la pareja no aparecen solos, mejor dicho, suelen aparecer de la mano de un tercero por el que precisamente, nuestra pareja está sintiendo de todo menos agobio.

Pero vamos a ser moderadamente optimistas y suponer que no hay terceras personas. Aun así, toda esa difusa retahíla de no sé que me pasa, me estoy agobiando, no sé si veo un futuro contigo, no sé si quiero una relación o raparme la cabeza y hacerme hare krishna…debería ser escuchada, respetada, mas no aceptada como forma de explicar un problema del que hasta ahora no tenias noticia alguna.

Aunque si tu pareja quiere tiempo, distancia, alejarse, no verte o liarse con otra u otras personas, lo hará sin que medie permiso por tu parte, cuando aparecen los agobios, conviene no cometer un error muy común. Perseguir a la persona, intentar reconquistarla, intentar grandes gestos románticos, enviarle flores o cartas de amor, redoblar los esfuerzos cariñosos, etcétera…Sobre todo si notas que tu pareja no está receptiva. Todos estos gestos mejor dejarlos para cuando la situación se normalice (si se normaliza). Al intensificar tus atenciones amorosas como reacción al distanciamiento (que tú no causaste) de tu pareja, lo que demuestras no es amor, ni lucha, ni todas esas cosas en las que estás pensando. Lo que demuestras es que estás muerto/a de miedo. Sí, ya sé que verdaderamente lo estás. Yo también lo estaría, créeme. Pero obrar con miedo, tirar tu autoestima por la borda o intentar comprar un acercamiento con regalos y favores, no es buena idea. No sólo nos resta toneladas de atractivo; también genera agobio, pero en esta ocasión, un agobio real y plenamente justificado. 

El error número 2 es entrar a negociar las demarcaciones de los agobios. Esto significa cosas como acordar veros cada 15 días, o sólo por la tarde a la hora del café, o no hablaros durante días, o directamente pasar a los famosos tiempos y plazos. Haced esto y os espera un montón de angustia e incertidumbre absolutamente innecesarias.

Si estás en una relación recién iniciada y tu flamante pareja te sale con el agobio, es muy común que lo acompañe con algo así como es que todo ha ido demasiado deprisa. Esto ocurre a menudo en las relaciones que se inician tras una reciente ruptura, vulgarmente conocidas como relaciones de rebote. Curiosamente, la persona que se agobia y se queja de la rapidez con la que se ha desenvuelto la historia, también es la misma que hasta hace dos días planeaba los nombres de vuestros futuros hijos. No te rompas la cabeza. Salvo escasas excepciones, relaciones que empiezan rápido, terminan rápido y las prisas excesivas suelen indicar más necesidad, que amor.

Y sí, se puede confundir el estar locamente enamorado con locamente necesitado.

De modo que cuando una persona con la que acabamos de empezar una relación esgrime tanto el agobio como el vamos demasiado deprisa, prepárate para el siguiente checkpoint de la lista: necesito estar solo/a. 

Si tu tiempo es oro, en este punto lo más recomendable es aceptar, asumir y acto seguido, aplicar contacto cero. Una persona conocida, ya perro viejo en estas lides, tuvo la presencia de ánimo de despedirse de su reciente pareja agobiada con un: me ha encantado estar contigo y te deseo lo mejor del mundo. Pero ahora soy yo quien no deseo seguir adelante. Tu agobio me ha agobiado a mí. 

No te voy a engañar: cuando se produce una ruptura de este tipo, las posibilidades de un regreso son muy escasas, teniendo en cuenta de que ya de por sí, las vueltas de los ex son la excepción y no la regla. No obstante, una actitud firme que comunique al otro que nos ha perdido en la misma medida que tú le has perdido, siempre favorece nuestras posibilidades al respecto.

Cuando hablamos de una pareja de años, los agobios que implican distanciamiento pueden ser el principio del fin. Normalmente si nuestra vida se complica por factores externos, lo que más te apetece es apoyarte en tu pareja, pues tu pareja no se percibe como una carga, sino como un sostén y un alivio. Si mi trabajo es un infierno, los exámenes de fin de curso me sobrepasan o tengo problemas familiares, mi compañero/a de vida es mi reducto de paz, mi descanso del guerrero. En caso de percibirlo como una carga o un fastidio, tenemos un serio problema.

Recuerda: en una relación que marcha bien, en la que ambas personas tienen lugar para tener una vida propia y donde hay libertad, equilibrio y correspondencia, no hay sitio para el agobio.

El hombre crece, florece y se renueva constantemente en el amor, o muere (Rainer Maria Rilke)

 

 

 

Anuncios
comentarios
  1. Cecilia dice:

    Hola cristina, no es la primera vez que entro en tu blog a leer tus post, es increible lo mucho que ayudas.
    Hoy entro por que necesito desahogarme, estoy tan perdida y triste.
    Llevaba 5 años con mi pareja y este ultimo nos fuimos a vivir juntos a otra ciudad, todo era mágico y nuevo para nosotros, experimenté un crecimiento tanto personal como laboral ya que en mi tierra las oportunidades estaban un poco mal y aquí he encontrado un buen trabajo que me abre muchas posibilidades. Todo iba bien, todo era ilusión, el principio, descubrir juntos la ciudad, ir haciendo poco a poco de nuestro piso alquilado nuestra casa…todo de en sueño. Con el tiempo y como es normal había algunos roces en la convivencia, pero como digo lo normal en cada pareja. Hasta los ultimos tres meses, el empieza poco a poco a estar más pasota, distante, poco cariñoso…en resumen la vida de pareja como tal empieza a parecer simplemente de compañeros de piso…llegan las conversaciones pero “no pasa nada” supongo que simplemente estaba dejando pasar el tiempo por si era una racha…hasta que el ultimo mes empezó a ser evidente que uno de los dos (yo) daba todo y estaba en otra sintonía que el otro no. Hasta ayer, que llegó el temido momento de la conversación que puso fin por su parte a nuestra relación. Y ahora aquí estoy yo, tan perdida, sin saber que hacer…todos mis planes,mis ilusiones, mi proyecto, una vida que hasta hace unas horas tenía y ahora nada…no sé que hacer, me he pedido unos dias de vacaciones para regresar a mi casa con los mios, relajarme y pensar…pero no sé que voy a hacer ahora con mi vida. Alli tengo una amiga de siempre de mi tierra que por trabajo y amor se fue a vivir allí, me quedaré en su casa pero no sé que hacer, no sé si tendré fuerzas para quedarme en una ciudad que realmente para mi era nuestra historia…¿tengo que brindarme la oportunidad de intentarlo? De intentar disfrutar de todo lo que me ofrece? (Es Barcelona y oportunidades de empezar de nuevo las tendría, es lo bastante grande como para ello) De si quiero volver que sea por mi decisión y no por esto? Por otra parte tengo miedo de quedarme allí por la esperanza de arreglarlo y volver…no sé, ahora mismo todo es dolor e incertidumbre, estoy destrozada, tantos recuerdos, tantas ilusiones truncadas…
    Muchas gracias de nuevo por los consejos y por darnos la oportunidad de desahogarme.

  2. Cecilia dice:

    Quizá necesite exponer un poco más, es verdad que esos ultimos meses yo no era feliz estando así, pero no entiendo por que no podemos estar como antes, me dijo que ya no estaba agusto, que me quiere pero no había el sentimiento de antes…creo es que es un persona un poco inestable, en estos 5 años lo dejamos una vez por la misma razón…yo no sé ahora que toca, se va acabar todo así? Acabamos con todo? La persona con la que te acostabas y levantabas cada día ya no está? Así? Yo no sé que me toca a mi, mirar por mi? Mantener la esperanza de que se le pass y volver? No sé, me parece tan increible que quiera acabar con todo y con todo lo que nos quedaba por vivir en esta nueva etapa…

    • Galletica dice:

      Ceci, es increíble como las historias se repiten una y otra vez..Yo estoy pasando por la misma situación, exactamente la misma me paso a mi. Ahora mismo estas un poco aturdida y es normal porque te vino quizás de sorpresa, y lo primero que experimentamos es shock, sorpresa, negación, ansiedad, falta de apetito, insomnio, que te sientes perdida, etc. Toma tu tiempo para procesar la noticia. Te sugiero que pienses en ti, sacando de la ecuación a tu ex pareja, que es lo que realmente quieres tu, hacer tu vida en esa ciudad donde hay buenas proyecciones de crecimiento laboral…o irte a otra parte a comenzar de nuevo?. Si te quedas ahí, quédate por ti, no pensando que tu ex volverá, entre mas rápido aceptes que es pasado mas fácil sera todo. Porque querrías tener una persona al lado que no te corresponde por igual? vales tan poco?.

      Animo estas cosas pasan una y otra vez a todas las edades. En el camino vas aprendiendo, creciendo, derribando paradigmas, y tomando herramientas necesarias para superar el duelo.

      • Cecilia dice:

        Hola Gallectica, gracias por tus palabras.

        Tú como lo llevas? La verdad que yo estoy muy perdida, no sé que hacer con mi vida…no entiendo el cambio, claro que no quiero a mi lado a alguien que ya no me corresponda pero es que no lo acepto…nos quisimos tanto, fuimos tan felices…por que no quiere luchar por eso? Siempre huye, dice que le costó mucho tomar esa decisión, yo entiendo que dejar con tantos proyectos tampoco es facil, pero me duele tanto que se arriesgue a perderlo todo…
        Vosotros tambien viviais juntos? Yo aún tengo que llevarme mis cosas (he decidido irme yo, tengo a donde ir y no quiero estar en NUESTRO piso si vamos a dejarlo,ademas tenemos un perro en común y hoy en día no es facil que te dejen meter un perro en un piso y no quiero que el perro sea un “estorbo”) y me aterra el llevarme las cosas…solo imaginarme el momento me vengo abajo…tengo 27 años y es la primera vez que vivo con una pareja…

    • cristinalago dice:

      Hola Ceci,

      Todsa tus preguntas pertenecen a esta etapa de negación que estás ahora mismo experimentando. Todavía no asimilaste la ruptura y buscas de alguna manera seguir apegada a una relación que sólo existe en tu cabeza.

      Cada persona, cada mente interpreta la realidad según sus deseos, miedos, filtros y experiencias, lo que explica que no existen dos visiones de la vida exactamente iguales. Lo que tú has vivido en esa relación es tu verdad, pero no implica que tu ex pareja haya vivido exactamente lo mismo. Donde tú has vivido una etapa estupenda llena de novedades e ilusiones, él habrá visto que se iba metiendo en compromisos cada vez más serios sin estar convencido de que era eso lo que quería. Quizás toda esos proyectos y sueños eran más tuyos que suyos y él fue a remolque hasta que empezó a querer cumplir sus propios deseos.

      El dejado y el dejador están en tiempos distintos, cuando tú apenas has llegado, él ya recorrió todo el camino y está por irse, por eso no puedes entender todavía. Pero lo harás, más adelante. Observa las señales del descontento, las dudas, cómo actuaba él y ahí encontrarás algunas pistas. El resto, tiempo y evolución.

      ¿Quedarte esperando por si vuelve? Es una decisión muy personal. Pero ya sabes lo que reza el dicho “Quien espera, desespera”. No pierdas tu tiempo. La vida es demasiado limitada para pasarla esperando y sufriendo. Y además ¿qué ibas a hacer con alguien a quien no le ha preocupado en lo más mínimo dejarte con ese sufrimiento DOS veces?

      Abrazos y mucho ánimo

  3. Galletica dice:

    Ceci, yo lo he llevado mal claro ha sido muy complicado para mí aceptar la situación, es todo un proceso, dime en realidad cual fue el motivo del rompimiento?, las peleas?.

    Llega un momento en que te encuentras con la verdad de frente y no tienes alternativa, solo te queda afrontarla y seguir adelante.

    Yo también estuve con una pareja que en vez de quedarse y solucionar los problemas prefirió terminar la relación. Si eso pasa, es que la otra persona no te valora como tu lo valoras, y si no quiere estar contigo no puedes hacer nada, tu vales mucho como para quedarte esperando por si cambia de opinión. Yo te lo digo de la boca para afuera, pero llegar a ese punto de entendimiento me costo mucho tiempo, con contarte que hasta gastaba mi dinero informándome en el tarot, y no se cuantas burradas más.

    Créeme yo hice mis maletas y las tuve por mucho tiempo hasta que no pude mas…tienes un limite y sabes que ya no hay punto de retorno. Piensa que todo fin es realmente un comienzo…Estas joven, tienes trabajo, concéntrate en hacer un circulo de amigos, deporte, en sanar… ocupa esta oportunidad para crecer…y si ese hombre es el hombre de tu vida, el tiempo lo dirá. Lo que si te recomiendo es el contacto cero, si no vas a tener siempre ese vínculo que no te dejará avanzar y si a lo mejor en el futuro hasta podreis ser amigos, quien sabe, no?

    Quédate con tu perro por supuesto…jeje…mucha suerte, ánimo campeona!!..

Comparte tu historia (con buena ortografía, por favor)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s