Mi pareja se ha agobiado

Publicado: julio 16, 2016 de Cristina Lago en Problemas de pareja
Etiquetas:, , , , ,

agobio pareja

Hay agobios y agobios. Está el agobio de un neurocirujano ante una operación de vida o muerte y está un agobio mucho más aterrador: el de tu pareja ¿Activamos el protocolo de alarma o no es para tanto? 

En un gran tanto por ciento de los casos, el agobio suele ser el más directo antecedente del aún más temible necesito un tiempo. Si tu pareja ha empezado a estar fría, distante o rara y acto seguido, ha aparecido declarando sentirse agobiada por la relación, sí, tienes motivos para preocuparte. No es buena señal. En el caso de que el agobio fuera inocuo y sólo tuviera que ver con otras circunstancias, te recomiendo decirle a tu compañero que la próxima vez que necesite, por ejemplo, tomar una tarde libre para desagobiarse, se exprese de una manera menos aterradora. Por eso de los infartos y tal…

Fuera de estas salvedades, el agobio más común y corriente en el contexto de una relación, viene precedido de un cambio de actitud repentino e inexplicable, cuando todo iba aparentemente bien. De pronto, tu pareja empieza a tener menos tiempo libre; a comunicarse menos; a esgrimir excusas e historias para no dormir. Si le preguntas, en un principio afirmará que no pasa nada, que simplemente está más ocupado,  que su jefe le aprieta, que tiene mucho que estudiar, o cualquier otra historia por el estilo. Puede que ahí asome, tímidamente, la primera insinuación de agobio.

Tú, que eres el hombre o la mujer más comprensivos del universo, decides no insistir y dejarle su espacio. Todos necesitamos nuestro espacio ¿no?. Pero el distanciamiento persiste. Vuelves a sacar el tema. Tu pareja, se pone a la defensiva y sigue dándote excusas. A ti empiezas a mosquearte. Porque a ti también te aprieta tu jefe y no por ello te agobias con tu pareja (¿qué tendrá que ver la velocidad con el tocino?).

En este punto, tienes varias opciones. Entrar en pánico, tirar tu dignidad por la borda, llorar, amenazar, suplicar, exigir un cambio de actitud y espiar histéricamente las horas de conexión de tu pareja; o bien, respirar hondo unas diez veces y afrontar una conversación seria.

Una conversación que debería iniciar con algo así: Lo siento, pero no te he comprendido bien. ¿Por qué te agobia nuestra relación? ¿Puedes decirme qué es lo que realmente está pasando?

Porque el agobio es una muy pobre explicación para justificar la falta de atención, de cariño y de comunicación. Los cambios de actitud repentinos y los agobios en la pareja no aparecen solos, mejor dicho, suelen aparecer de la mano de un tercero por el que precisamente, nuestra pareja está sintiendo de todo menos agobio.

Pero vamos a ser moderadamente optimistas y suponer que no hay terceras personas. Aun así, toda esa difusa retahíla de no sé que me pasa, me estoy agobiando, no sé si veo un futuro contigo, no sé si quiero una relación o raparme la cabeza y hacerme hare krishna…debería ser escuchada, respetada, mas no aceptada como forma de explicar un problema del que hasta ahora no tenias noticia alguna.

Aunque si tu pareja quiere tiempo, distancia, alejarse, no verte o liarse con otra u otras personas, lo hará sin que medie permiso por tu parte, cuando aparecen los agobios, conviene no cometer un error muy común. Perseguir a la persona, intentar reconquistarla, intentar grandes gestos románticos, enviarle flores o cartas de amor, redoblar los esfuerzos cariñosos, etcétera…Sobre todo si notas que tu pareja no está receptiva. Todos estos gestos mejor dejarlos para cuando la situación se normalice (si se normaliza). Al intensificar tus atenciones amorosas como reacción al distanciamiento (que tú no causaste) de tu pareja, lo que demuestras no es amor, ni lucha, ni todas esas cosas en las que estás pensando. Lo que demuestras es que estás muerto/a de miedo. Sí, ya sé que verdaderamente lo estás. Yo también lo estaría, créeme. Pero obrar con miedo, tirar tu autoestima por la borda o intentar comprar un acercamiento con regalos y favores, no es buena idea. No sólo nos resta toneladas de atractivo; también genera agobio, pero en esta ocasión, un agobio real y plenamente justificado. 

El error número 2 es entrar a negociar las demarcaciones de los agobios. Esto significa cosas como acordar veros cada 15 días, o sólo por la tarde a la hora del café, o no hablaros durante días, o directamente pasar a los famosos tiempos y plazos. Haced esto y os espera un montón de angustia e incertidumbre absolutamente innecesarias.

Si estás en una relación recién iniciada y tu flamante pareja te sale con el agobio, es muy común que lo acompañe con algo así como es que todo ha ido demasiado deprisa. Esto ocurre a menudo en las relaciones que se inician tras una reciente ruptura, vulgarmente conocidas como relaciones de rebote. Curiosamente, la persona que se agobia y se queja de la rapidez con la que se ha desenvuelto la historia, también es la misma que hasta hace dos días planeaba los nombres de vuestros futuros hijos. No te rompas la cabeza. Salvo escasas excepciones, relaciones que empiezan rápido, terminan rápido y las prisas excesivas suelen indicar más necesidad, que amor.

Y sí, se puede confundir el estar locamente enamorado con locamente necesitado.

De modo que cuando una persona con la que acabamos de empezar una relación esgrime tanto el agobio como el vamos demasiado deprisa, prepárate para el siguiente checkpoint de la lista: necesito estar solo/a. 

Si tu tiempo es oro, en este punto lo más recomendable es aceptar, asumir y acto seguido, aplicar contacto cero. Una persona conocida, ya perro viejo en estas lides, tuvo la presencia de ánimo de despedirse de su reciente pareja agobiada con un: me ha encantado estar contigo y te deseo lo mejor del mundo. Pero ahora soy yo quien no deseo seguir adelante. Tu agobio me ha agobiado a mí. 

No te voy a engañar: cuando se produce una ruptura de este tipo, las posibilidades de un regreso son muy escasas, teniendo en cuenta de que ya de por sí, las vueltas de los ex son la excepción y no la regla. No obstante, una actitud firme que comunique al otro que nos ha perdido en la misma medida que tú le has perdido, siempre favorece nuestras posibilidades al respecto.

Cuando hablamos de una pareja de años, los agobios que implican distanciamiento pueden ser el principio del fin. Normalmente si nuestra vida se complica por factores externos, lo que más te apetece es apoyarte en tu pareja, pues tu pareja no se percibe como una carga, sino como un sostén y un alivio. Si mi trabajo es un infierno, los exámenes de fin de curso me sobrepasan o tengo problemas familiares, mi compañero/a de vida es mi reducto de paz, mi descanso del guerrero. En caso de percibirlo como una carga o un fastidio, tenemos un serio problema.

Recuerda: en una relación que marcha bien, en la que ambas personas tienen lugar para tener una vida propia y donde hay libertad, equilibrio y correspondencia, no hay sitio para el agobio.

El hombre crece, florece y se renueva constantemente en el amor, o muere (Rainer Maria Rilke)

 

 

 

Anuncios
comentarios
  1. Maria dice:

    Desde que he conocido tu blog, no hay entrada que no me parezca ¡genial!.

    Sabiendo que más o menos todos nos hemos sentido “agobiados” y nos han dicho estarlo, sabemos que ¡efectivamente!, SIEMPRE, es el principio del fin.

    Yo también lo veo como tú.

    Me gusta

  2. LauraClaisen dice:

    geeenial!

    Me gusta

  3. david dice:

    En mi caso mi mujer supuestamente se agobio por la enfermedad de su madre, Alzheimer y por nuestra hija, que parece ser que le venia grande.
    La realidad era que se estaba viendo con un compañero de trabajo que era casi 20 años mayor que ella, luego lo típico que si quiero tiempo para aclararme, para ver si te necesitaba….

    Al final esta terminado todo en peticion de divorcio por su parte y haciendome culpable de todo

    Me gusta

  4. AguaFuego dice:

    Hola a tod@s!
    Esto ha sido como leer un resumen de mi última relación. Aunque después del tiempo que llevo leyendo este fantástico blog, a estas alturas no debería extrañarme de que tantas coincidencias no sean coincidentes.
    Una relación entre dos personas vacías que empezó deprisa y acabó exactamente tal como se vaticina en esta entrada. Excusas de lo más rebuscadas que enmascaraban un rotundo “ya no te quiero y me interesa alguien mejor que tu”. Una relación en la que me sentí como una mascota y no como un verdadero compañero y en la que la empatía brillaba por su ausencia.
    Al final fue ella quien puso fin a esa mascarada, pero con el tiempo fui yo quien se despidió para siempre.
    Si, yo también tuve mi parte de culpa y contribuí al hundimiento del barco, y también cometí los dos errores citados, que solo sirvieron para acelerar lo inevitable, pero desde que terminó me he estado explorando, me he estado conociendo y he descubierto cosas fantasticas en mi.
    La mejor lección que he aprendido nunca.
    En cuanto a la vuelta de un ex… donde hubo fuego siempre habrá cenizas… Sinceramente, ahora prefiero hacer a solas mi propia almenara.
    A veces me pregunto cómo será eso de amar sin necesidad y sin vacío. No lo imagino y cuando ocurra para mí será algo totalmente nuevo.
    Pero no tengo prisa, que ocurra cuando tenga que ocurrir. Mientras, seguiré conociéndome y aprendiendo.
    Un abrazo a Cris y a tod@as l@s peregrin@s!

    Me gusta

    • cristinalago dice:

      Hola AguaFuego,

      Amar en plenitud y sin depender es realmente un ideal muy hermoso, pero ideal a fin de cuentas. Estamos cargados de egos, necesidades y limitaciones muy humanas y por eso nuestra manera de amar nunca es tan impecable, ni tan perfecta. Un ideal como éste simplemente está ahí para hacernos mejores en su búsqueda y por ello más que fijarse en la distancia que nos queda para alcanzarlo, nos fijamos en aquello que sí hemos logrado con respecto a anteriores experiencias. Seguro que la persona que eres hoy, tendría algo que enseñarle a la persona que fuiste hace 5 años y eso de por sí ya es sumamente valioso.

      Siempre hay escollos en el camino, siempre nos tira un poco el niño abandonado que reclama amor dentro de nosotros, pero amar esa lucha también es vivir con amor.

      Abrazos!

      Me gusta

      • AguaFuego dice:

        Cierto, no somos perfectos, pero intentamos hacernos mejores.
        Desde que empezó mi noche oscura del alma he procurado preguntarme a menudo “qué he aprendido hoy?”. Obviamente no siempre tengo una respuesta, pero en muchas ocasiones sí la he tenido y hoy es uno de esos días. Me quedo con esto que has escrito: “amar esa lucha también es vivir con amor”.
        No lo había visto de ese modo hasta ahora. Me encanta!
        Gracias.

        Me gusta

  5. Diego dice:

    Cristina un saludo gigante. Le atinas a todo. Justo en este momento estoy pasando por una situación parecida. A mi novia se le murió su padre, y en vez de apoyarse en mi para llevar su pena, me ha apartado de su vida. Cometí el error de darle regalos y reiterarle mi amor pero el efecto fue contrario. Ahora se ha enterado que estoy saliendo con alguien y es ella la que me ha vuelto a llamar. No se que hacer. Gracias por tus excelentes artículos. Un abrazo.

    Me gusta

  6. reina dice:

    Efectivamente, tal como dices, tener una pareja es un motivo de alegría en nuestra vida y un sostén en momentos difíciles.
    ¿Cómo es posible que te agobie algo que supuestamente está para contribuir a hacerte feliz?
    El agobio es el preludio del “me quiero ir y no sé cómo decírtelo”
    Besos, Cristina 😉

    Me gusta

    • Juan carlos dice:

      Así es es muy duro porque ya teníamos mucho tiempo pero se fue a terminar unas cosas en su país y yo estuve con ella un mes pero espero un mes y medio más aque ella venga y pasa de mí que la agobio y estoy muy cansado ya y la espera es muy larga todo por complacerla y al final yo asciendome daño y nada una cosa así es mejor dejarla ..un saludo compañeros ..

      Me gusta

  7. Brunette dice:

    Hola Cristina,

    Ayer hizo una semana que mi pareja terminó con nuestra relación. Llevábamos dos años juntos, conviviendo un año y medio. Éramos muy felices, pero por mis miedos e inseguridades, cuando él tenía algún plan ajeno a la pareja en ocasiones eso suponía una discusión. Él me pidió que corrigiera eso e intenté superarlo por mi misma, cometiendo el error de dejar pasar el tiempo.
    El Domingo me dijo que no podía más, y se fue de casa. Se mantiene firme en su decisión. Pasadas unas horas le llamé y le dije que me perdonara y que iba a tomar medidas para corregir esos miedos buscando ayuda profesional, que le quería y no podía estar sin él. Me dio que él también me quería y quería ser feliz conmigo pero le he demostrado que no se puede. Que me ha pedido varias veces que corrija eso y no he hecho ningún cambio, y que no me creía.
    Estoy destrozada, sin ganas de nada, llevo toda la semana sin comer, y apenas durmiendo. No consigo pensar en otra cosa que no sea él, estoy en un estado de ansiedad permanente y cuando me despierto de haber dormido un par de horas me gustaría seguir durmiendo para no despertar y seguir viviendo esto.
    Él sabe que he comenzado con un psicólogo, y a lo largo de esta semana, él me pidió que le avisara para venir a recoger sus cosas. Le he pedido que en un tiempo me deje mostrarle los frutos y me ha dicho que el también me quiere y me echa de menos pero no puede estar conmigo así. Que no cierra la puerta a nada pero cuando yo esté mejor y él también no sabe en qué momento de su vida estará él ni en cuál estaré yo, que está siendo muy claro debido a la situación en la que se encuentra por mí., ya que ha tenido que buscar una habitación de alquiler.
    Le he preguntado si quiere que no tengamos contacto y me dice que no molesta que le hable. Hice esta pregunta para saber que necesita y hacer las cosas bien. Entiendo que está herido y necesita respirar. Pero tengo miedo a que al comenzar a hacer su vida sin mí me olvide y yo forme parte de su pasado.
    Me dice que si necesito algo le llame, ya que sabe que estoy sola en la ciudad. Pero le he dicho que no quiero molestarle cuando me pase algo ya que no estamos juntos, y menos si es únicamente porque esté sola.
    Me ha dicho que confía en mi y en que saldré adelante pero que el no sabe cuando yo este mejor en que momento estará el ni en cual yo.
    El Viernes cogió todas sus cosas. No quiso que nos viéramos ya que dijo que si no sería más difícil, ya que él también me quiere y bastante complicado ha sido para él tomar una decisión que no quería tomar.
    Al decirme anoche, la última vez que hablamos que no cierra la puerta a nada pero que me deja las cosas claras debido a la situación en la que se encuentra por mí. (haberse tenido que ir, a una habitación, no apetecerle hacer nada..) me dio la sensación de que sentirá ese rechazo hacia mí igualmente aunque hablemos en unos meses.
    Mis padres dicen que le de tiempo para respirar y ver que he cambiado, que si sigo escribiéndole o llamándole le alejaré del todo.
    No quiero aferrarme a nada pero tampoco ha cambiado la foto de perfil del whatsapp ni ha salido de los grupos que tenemos en común. No sé si significa algo. Sé que está herido y que se ha ido porque necesitaba respirar. Sé que está saliendo y haciendo planes. Me da miedo que me olvide y deje de quererme.
    Por favor puede aconsejarme cómo debo actuar para no alejarlo más y la opinión de lo que te cuento.
    Espero tu respuesta.
    Muchas gracias de corazón

    Me gusta

    • cristinalago dice:

      Hola Brunette,

      Es bastante llamativo que una persona que dice amarte y que supuestamente tenía una feliz relación contigo, deje todo esto por unas inseguridades…

      A menos que fueras una persona sumamente asfixiante, celosa y controladora que no le dejase ni vivir, algo no cuadra.

      Saludos

      Me gusta

  8. Ángel dice:

    Hola Cristina.

    Este ejemplo me suena mucho jejejeje pero al leerlo me ha dejado las cosas claras aunque no veo allá mas de un palmó de lo que yo quiero ver, 15 días creo que ni llegue.

    Pero como dices,el presidente de coca cola tambien tiene agobios y no por eso deja a su pareja.

    Un saludo.

    Me gusta

  9. Pspa dice:

    Pues yo si que estoy agobiada. Noto que en mi relación me asfixio, necesito tiempo para dedicarme a mi y mis cosas. He llegado a un punto preocupante de aburrimiento y de sentir “obligación”. Llevamos dos años. Tengo miedo a proponerle distancia y que se ofenda y desaparezca para siempre, no quiero perderle ni sacarle de mi vida. Tampoco quiero hacerle daño pero no puedo sostener una relación sintiéndome así, sería una farsa. No hay terceras personas.

    No se como dejarle sin hacerle daño. Ni si esta sensación que tengo es temporal y puedo fastidiarlo todo para siempre. Necesito orientación. Él nota que algo va mal pero yo siempre le digo que estoy cansada o preocupada por el trabajo.

    Le quiero mucho. Pero creo que como a cualquier familiar. Lo que me ha acabado produciendo agobio es el “sentimiento de obligación”, de ofrecer una relación completa con atenciones y compromisos que no me apetece dispensar.

    Me siento una basura de persona pero no puedo evitar ese sentimiento. No quiero hacerle daño.

    Me gusta

    • cristinalago dice:

      Hola Pspa,

      En una pareja puede haber momentos de rutina que saturen un poco, pero lo que cuentas no tiene nada que ver con eso y es poco probable que sea temporal. De todos modos ¿cuánto tiempo llevas así?

      Me gusta

    • El jinete sin cabeza dice:

      Hola pspa, me gustaría contases qué tal ha ido tu evolución en estos meses pues he tenido la misma experiencia hace 2meses pero a la inversa, es decir, yo he sido la persona dejada y todo coincide con lo que describes al 100%

      Me gusta

  10. Joe dice:

    Hola tengo mil dudas, aún ha pasado ya un año de separación y mi ex mujer no tiene relación con nadie, me ha dicho que no quiere regresar conmigo pero sus acciones demuestran lo contrario hace 15 días discutimos y ella dijo que no estaría yo más en su futuro, tenemos un hijo de 13 años pero a partir de los 2 días siguientes a la discusión me ha tratado cariñosamente y hasta me recibió en su casa, le ha hecho comentarios a mi hijo que estaríamos mejor juntos, que debo hacer creen que podamos volver.

    Me gusta

    • cristinalago dice:

      Hola Joe,

      Las únicas actitudes que demuestran que una persona quiere volver contigo, es que te diga que quiere volver contigo y al día siguiente, esté en tu casa con dos maletas. ¿Es así en tu caso?

      Me gusta

      • Joe dice:

        No, ella esta con su mamá aún. Solo me dice que estaría mejor conmigo pero perdimos la casa donde vivíamos yo estoy en un cuarto en casa de mis papás y ella con su mamá, mi hijo vive conmigo y este mes nos saldremos a rentar un departamento, crees que esa sea la cuestión por la cual no regresa. Y gracias por responderme.

        Me gusta

  11. Adri dice:

    Hola Cristina!!! Estoy leyendo tu blog encantado, de todas las formas posibles de amor y de los resultados de las mismas. Te cuento mi historia a ver si me puedes aconsejar. Me embolé en una relación tóxica y dependiente que acabó hace más o menos un mes y medio. Las formas fueron horribles y depositamos los dos muchas esperanzas en el otro. A ella se le fue apagando el amor y me dejó inmerso en un mar de inseguridades y miedos. Yo a ella la amaba, disfrazaba su falta de amor inexplicable porque al principio de la relación solo tenía ojos para mí y vivía como si yo fuera o fuese el único, ensimismada con mí dialéctica. Cuando me dejó esgrimió lo que aquí relatas en esta entrada, agobio en todo su apogeo. Se puso varios retos personales y yo empecé realmente a sobrar en su vida, ya no era un saco en el que refugiarse, sino una traba más para hacer su vida. Yo incrédulo de la situación puse en marcha todos mis encantos románticos que lo único que han hecho ha sido alejarla más. Llevo dos semanas o así sin escribir ni decir nada a nadie de su entorno y hoy me ha escrito preguntándome como va mi nueva vida y queriendo saber un poco de mí ,sé que no debo contestarla porque es un simple mensaje y eso no quiere decir absolutamente nada, pero me cuesta mucho reprimir mi deseo de hacerlo. No sé si de verdad la situación le superó y fueron un cúmulo de cosas que hicieron que se fuera o si realmente no me quiere. Quiero seguir adelante y empezar a valorarme a mi mismo ,pero siempre me quedará una espinita con ella, porque en ese momento (e incluso ahora) la valoro como si no hubiera otra igual. Muchas Gracias Cristina es un placer total el leerte.

    Me gusta

  12. Cris dice:

    Vaya, que oportuno….mi pareja se “agobio” cuando nació nuestro hijo. Ha estado viniendo de visita durante 9 meses, y ahora dice que lo siente y que quiere formar una familia. Que quiere que vivamos juntos, pero cuando estan mis otros hijos (2 hijos adolescentes de una anterior relacion que viven con el padre) prefiere irse a su casa, que no quiere hacer de padre postizo. Hace 9 meses estaria contenta, ahora la agobiada soy yo. Nos llevamos muy bien, pero creo que alguien que te ama no te deja tirada en según que momentos, ni es tan comodon. Perdonar o no perdonar los agobios, esa es la cuestion….

    Me gusta

    • cristinalago dice:

      Hola Cris,

      El problema de tu pareja es que quiere todo y nada al mismo tiempo. Me explico: quiere el disfrute sin la responsabilidad, la pareja sin el compromiso, la cara A sin la cara B…

      Más que perdonar los agobios, yo diría que la cuestión principal es que os pongáis de acuerdo en lo que ambos queréis para vuestra relación y vuestra vida. Y que haya un objetivo y deseo común. De esto va ser una pareja…si cada uno va mirando a un lado distinto y buscando una vida distinta, no son más que dos extraños que comparten una mera circunstancia. Igual tu pareja no se atreve a decirte que él te quiere a ti, pero sin el pack añadido. Y tú no te atreves a plantearle a él que no quieres soluciones intermedias.

      Abrazos

      Me gusta

      • Cris dice:

        Hola Cristina,
        Tienes razón, a él no le apetece “aguantar” a mis hijos, que si, son pesados, pero son parte de mi vida. Quiere la parte buena, y yo encuentro deprimente que la persona más importante de tu vida huya en los momentos más dificiles. Veo inviable formar una pareja con este hombre.

        Realmente es muy dificil formar una pareja hoy en día, sobretodo a partir de cierta edad, que la gente quiere aparentar juventud siendo un irresponsable, están resabiados del marrimonio y solo buscan el hedonismo rápido. En consonancia con la sociedad consumista.
        Muchas gracias

        Me gusta

  13. Sergio dice:

    Gracias Cristina. Me ayudó a aclarar algunas dudas respecto a mi relación.

    Un abrazo!

    Me gusta

  14. Ana dice:

    Mi pareja de pocos meses me dejó porque se agobió… Desde que se separó no ha cuajado con nadie … Todo el mundo tiene una pega …dice estar buscando las mariposas que nunca llegan …. Tiene pánico a la relación de pareja y la convivencia , han pasado 5 años de su divorcio traumático, pero parece no superarlo. Aunque él dice que sí …Pero todas sus relaciones terminan por el mismo motivo.
    Prefiere estar solo y encontrar las mariposas de manera súper fuerte … Y eso a los 40, no es lo mismo que a los 20…
    Resumiendo, conmigo le pasó lo mismo , me decía que era perfecta para el , pero que no sentía lo que tenía que sentir, que lo había intentando y era su relación más fuerte desde el divorcio.
    Así que lo dejamos y yo por circunstancias de la vida lo pasé muy mal.
    Ahora se comunica conmigo de repente y me manda fotos de cuando pequeño … Lo está pasando fatal familiarmente por enfermedad … Y este sábado me ha dicho de tomar algo … Necesito saber que actitud tomar cuando quedemos, si quedar … Estoy nerviosa , porque creo que la actitud que muestre será crucial para que volvamos .

    Me gusta

    • cristinalago dice:

      Hola Ana,

      Lo primero, antes que nada, te aconsejo que le preguntes el motivo por el cuál quiere quedar. En ningún momento esta persona te ha mencionado nada de volver y perfectamente puede estar buscando nada más que sexo, que le animes el bajón, o que le ocupes el plan del sábado. En ese caso, tu actitud es irrelevante, porque no buscaríais lo mismo.

      Y lo segundo, comentarte que si él tiene traumas, si no ha superado su divorcio, si quiere tener mariposas, si tiene pánico al compromiso…es ante todo su problema, problemas internos que la persona ha de trabajar en introspección y soledad y que tú no puedes solucionarle, ni de lo que debes responsabilizarte. Ni tú has causado sus problemas, ni tú puedes o debes resolverlos.

      Lo dicho amiga, antes de echar las campanas al vuelo, entérate bien de qué va la cosa para la quedada, porque según lo que comentas suena a un mero tanteo para comprobar tu disponibilidad, no hay nada que indique mejores intenciones. Sé que cuando ocurren estas cosas y estás pillada por la persona enseguida te dejas llevar por la esperanza o la necesidad, pero intenta parar un poco ese carro, ya lo has pasado mal con esta persona y todo indica que sigues estando bastante vulnerable, así que ¡¡no pasa nada por echarle un poco de cabeza al corazón!!

      Abrazo

      Me gusta

  15. Hola Cristina,

    Efectivamente, las relaciones que empiezan muy rápido suelen acabar también enseguida. Cuando empezamos una relación con una persona que lleva un ritmo mucho más alto que el nuestro deberíamos estar alerta porque es posible que lo que nuestra reciente pareja esté buscando es olvidar y superar una relación anterior y no tanto empezar una nueva con nosotros. Hay quienes necesitan las emociones positivas que se generan al empezar una relación porque así evitan estar tristes pensando en la pareja que han perdido o que ellos mismos han abandonado. Estas personas no quieren estar solas y para ello no dudan en saltar de romance en romance sin haber pasado por las fases de duelo necesarias para superar cualquier pérdida. Obviamente no están preparadas para iniciar una relación sana y cuando de forma natural disminuya la intensidad de las primeras semanas necesitarán buscar otra nueva relación para experimentar de nuevo esas sensaciones. Es entonces cuando suelen decir que se han agobiado y pierden el interés en lo que ya no les permite mantenerse distraídos de su gran vacío interior.

    Un abrazo,
    http://loquellevoenlamochila.blogspot.com.es/

    Me gusta

  16. Ixchel dice:

    Muy bien tu blog me encantó

    Me gusta

  17. cristinalago dice:

    Hola Reyna,

    Creo que te respondí a una versión más reducida de tu mensaje, pero en todo caso, lo repito. Este señor es homosexual, casi seguro. He visto muchos casos de personas homosexuales que no se atreven a reconocer sus preferencias y que intentan mantener las apariencias saliendo con parejas del sexo cocntrario; y todos los comportamientos de tu actual pareja concuerdan con ello.

    Abrazos!

    Me gusta

  18. Pedro dice:

    Hola Cristina,
    en mi caso también me sentía bastante agobiado por una relación que considero excesivamente posesiva y controladora y con mucho caracter, pero a su vez mezclada con mucho amor y deseo, es decir, esta persona me gusta muchísimo y la quiero un montón pero no se da cuenta del alto nivel de exigencía de atenciones que me pide y de sus reacciones si no considera que la atienda como ella cree que debería, no se si me explico.

    Llevabamos 5 años ya juntos y ella me ayudo mucho y creo que me quería de verdad, pero su excesivo capricho a la hora de que solo viva para ella me fue minando y nos llevo a muchas discusiones sobre si la quiero o no la quiero como debe ser, he incluso me ha llevado a fallarle por así decirlo en momentos que no debería por el echo de estar un poco quemado y no tener la paciencía para mimarla de la manera que ella me pide.

    Todo esto me llevo a distanciarme de ella, a aislarme un poco, a querer huir por así decirlo, pero no quería dejar de estar con ella, solo quería que algunas cosas cambiaran, pero la enésima pelea y dejar pasar un poco el tiempo sin contacto, por orgullo y tozudez(y supongo que por estar un poco al límite) todo parece haberse roto.

    He tratado de decirle que la quiero mucho pero que ciertas actitudes suyas me matan y me sacan de mis casillas, que su forma de ser celosa y desconfiada sin razón me hizo daño y por eso me enfade así con ella, pero que solo quiero que limemos esas cosas y ser felices, que la quiero mas que a nada en el mundo.

    El problema es que ella dice que se desencanto de mí de verdad y que en este tiempo distanciados(un par de meses +o-) ha conocido a alguién prefieré empezar algo nuevo y limpio que seguir conmigo y que nos pase lo mismo, otra vez.

    Yo estoy destrozado ante esto porque solo quería decirle que no permitía lo que consideraba una forma de ser que me hacía daño y me atrapaba un poco, pero nunca quise perderla.

    Estoy loco por retomar mi vida con ella, y no se si esos problemas siempre existirían y siempre me consideraría axfisiado y ella siempre consideraría que la quiero poco, no se si me explico…

    Pero claro por mucho que yo quiera ahora hay otra persona, aunque me cueste creerlo y parece que ella se ha ilusionado por así decirlo con que alguien la quiera mejor que yo…

    Me esta matando esta situación, no se si la he perdido de verdad, o si puedo hacer algo para que todo vuelva a marchar…

    Un saludo.

    Me gusta

    • cristinalago dice:

      Hola Pedro,

      Una persona que te sustituye rápidamente por otro lo que te está diciendo es que no te quiere a ti, sino que quiere a cualquiera que supla sus necesidades las 24 horas.

      Y por supuesto en sus acciones hay una clara NO voluntad de cambiar nada, sólo de seguir exactamente haciendo lo mismo con otro nuevo “cuidador”.

      La relación con una persona con estos problemas es una relación invariablemente tóxica, donde tu vas desapareciendo progresivamente para acabar girando en torno a las necesidades exacerbadas y abusivas de alguien que no ve en ti a un ser humano, sino a una fuente inagotable de recursos.

      Eres más que un proveedor de atenciones las 24 horas, pero fíjate lo que ha hecho esta relación contigo, que ya tú mismo sólo te ves así y has olvidado quién eres y lo que te hacía ser una persona distinta y especial, una persona que merecía ser amada por lo que era, y no por lo que daba.

      Te desesperas por volver porque tu ex pareja te ha absorbido tanto que te has quedado sin nada más que ella, sus demandas, sus carencias, sus exigencias…y sin eso, ya no te encuentras a ti, ya no sabes lo que vales.

      Y por supuesto mientras ella tenga a alguien a quien explotar, no tendrá motivo alguno para cambiar. Lo hará cuando se quede sola, pero intentará evitarlo con todas sus fuerzas.

      Tomaste una decisión positiva y acertada al alejarte, pues ese vínculo es dañino para ti y también lo es para ella. Para ti porque desapareces como persona y para ella porque la fosiliza en ese rol inútil, manipulador y victimista del que no consigue salir y que seguramente le generará mucho sufrimiento.

      ¿Puedes hacer algo para que vuelva? Muy difícil y de hecho dentro de un tiempo te darás cuenta de que no quieres que vuelva.

      Ahora mismo estás en pleno síndrome de abstinencia y por tanto estarás absolutamente desesperado y ansioso, lo cual es normal. Deja pasar el tiempo, desengánchate, ayúdate con el contacto cero y espera porque poco a poco verás surgiendo nuevas sensaciones, reflexiones y sentimientos a medida que tu cerebro vaya dejando atrás la “droga”.

      En los peores momentos no olvides que ante todo primero has de recuperarte a ti mismo y devolverte del lugar donde te has ido perdiendo.

      Abrazos fuertes

      Me gusta

      • Pedro dice:

        Hola Cristina, gracias por tu respuesta, en muchas cosas coincides con mi punto de vista, aunque claro como todas las historias debería poder contarte muchas matizaciones propias de mi caso, para que pudieras ver un poco la otra parte ya que probablemente en estos casos hay que ver las dos partes.

        De cualquier modo quería decirte que desde que ella me dijo que me marchara de casa, la he estado llamando y escribiendo mensajes y en principio parece no hacerme caso e incluso pedirme que por favor la deje en paz e incluso me ha bloqueado el whassapp, aunque siempre al día siguiente me lo ha desbloqueado, pero sin embargo de vez en cuando me responde diciendome cosas que me hacen pensar que podriamos volver, como por ejemplo que sabe que probablemente nunca encuentre algo como lo nuestro o que si tuviera fuerzas lo intentaría pero que no las tiene porque le hecho mucho daño cuando ella solo quería vivir conmigo para siempre.

        Sobre su nueva relación no me habla claro del todo, me dice que si que queda con ese chico y habla mucho con el, incluso que considera básico su apoyo ahora mismo y que no quiere que le falte,me ha llegado a hablar de estar ilusionada con que le este surgiendo algo bueno y limpio con una persona que de verdad la quiera, pero no es capaz de reconocerme tener algo físico con él, solo una vinculación especial por así decirlo.

        También se ha interesado por preguntarme si estoy bien, que no quiere que sufra tanto, que le preocupo.

        No se si esto tiene algo que ver con que su relación no sea lo que de verdad quiere, solo algo a lo que se agarra para olvidarme,y tenga dudas de que volvamos, o solo es cortesía conmigo por el cariño de tantos años, o que quiere mantener un mínimo conmigo para tenerme ahí si le falla su nueva vida, o si de verdad tiene mucho daño dentro pero en el fondo me quiere…

        No se si puedes decirme algo al respecto.

        Gracias.

        Un saludo.

        Me gusta

      • cristinalago dice:

        Hola Pedro,

        En estos casos solo cuentan los hechos, dado que las palabras son fáciles de decir y de creer (sobre todo porque cuando se está en tu situación), pero si no conllevan nada sólido, se las acaba llevando el viento.

        Sea cual sea el motivo por el cual esta chica te suelta estas cosas, lo cierto es que sus acciones son muy claras. Prefiere no estar contigo.

        En cualquier caso, una persona tan dependiente y demandante de atención, es lógico que no le interese perder el contacto, pues con tu actitud le estás subiendo el ego hasta el infinito y más allá: el problema es que subirle el ego a un ex es el camino contrario a que te valore o quiera volver contigo.

        Abrazos

        Me gusta

      • Pedro dice:

        Hola Cristina, se que tienes razón cuando me dices que estando detrás de ella todo el tiempo solo le subo el ego y no la atraigo por así decirlo, pero es que me da mucho miedo quedarme en silencio y que ella nunca vuelva, porque precisamente fue eso lo que la alejo de mi, el haberle hecho creer que no me importaba.
        Ademas se me olvido comentarte que por desgracia estamos separados actualmente por bastante distancia debido al trabajo, así que mi única manera de luchar es decirle todo lo que tengo dentro, pero me hes imposible verla.

        En las últimas conversaciones con ella me ha pedido que no la trate como si fueramos novios, que hablemos como si fueramos amigos, que no hablemos de la relación porque se acaba enfadando y que el tiempo dirá, pero no es muy difícil que pueda olvidar.

        Sobre su nueva relación como te decía no me niega que existe alguien pero no lo cataloga de ninguna manera, dejandome a entender que algo ha pasado pero que no sabe en que acabará.
        Me reconoce que le gusta estar con esta persona, incluso haberse encariñado con ella, pero a su vez me habla de que cree que siempre estará sola porque no encontrará lo que necesita.

        Ante la pregunta de si o podemos volver me responde:
        no creo pero nunca puedes decir nunca…

        No se si has visto casos parecidos, pero no se si debo dejar de contactar con ella y esperar que me busque si quiere, si debo tratar de olvidarla, si duda, si solo me mantiene ahi por si acaso, si yo realmente podría olvidar todo lo que está pasando aunque ahora crea que sí…

        No se si estoy atrapado en una relación tóxica pero estoy muy perdido y triste, y no veo salida que no sea volver con ella.

        Un saludo

        Me gusta

      • cristinalago dice:

        Hola Pedro,

        Es que si tienes miedo a que ella no quiera volver nunca porque tú no le andes detrás, ya estás reconociendo que sabes perfectamente que lo de tu ex pareja no es amor y lo tuyo, es pura dependencia.

        Sólo te olvida quien quiere olvidarte.

        He visto muchos casos parecidos, aquí de hecho vas a ver este tema ya tratado y casos de otros usuarios al respeto: Cuando no te quieren, pero no te dejan ir.

        Como te comentaba, una persona que está enamorada de ti, que la dejas y se queda destrozada no se busca un novio nuevo en un mes, por tanto esta ruptura, aunque aparentemente fue iniciativa tuya, en realidad es decisión suya.

        Abrazos

        Me gusta

      • Juan carlos dice:

        Cristina lago me gustó tu comentario así mismo está sucediendo saludos

        Me gusta

  19. Susana dice:

    Mi pareja me ha dejado Xq se ha agobiado y dice q intentò enamorarse , Xo tiene alergia a tener pareja .
    Está bloqueado desde el divorcio , aunq hace tiempo sucedió y le ha pasado con todas sus relaciones de después …
    Espera sentir algo increíble , Xo con su bloqueo , no se permite eso.
    Quiere q seamos amigos y hacer planes .
    Le he dicho q mis sentimientos son otros y no puedo .
    Que está bloqueado y el problema no soy yo , somos todo.
    Así q contacto cero.
    Este tipo de persona traumatizada , en algún momento se desbloquea ?
    No hay nada q pueda hacer yo al respecto ?
    Gracias

    Me gusta

    • cristinalago dice:

      Hola Susana,

      Las personas no somos seres estáticos y atravesamos diversas etapas, experiencias que nos hacen evolucionar (o involucionar, según el caso). Por lo que una persona que tiene traumas, bloqueos, etcétera…perfectamente puede no tenerlos en otro momento de su vida.

      También hay que tener en cuenta que hay muchas personas que en determinada época prefieren tener relaciones informales y esgrimen traumas y bloqueos imaginarios para interrumpir la relación en cuanto la cosa va requiriendo cierto compromiso o avance emocional. Lo comento porque si tu ex pareja no está buscando ninguna solución para su supuesto trauma y además tiene el cuajo de proponerte una (folla)amistad, es que tanto problema no tiene como crees.

      En cuanto que tú puedas hacer algo al respecto…pues mucho me temo que no. No puedes adelantarle la madurez, no puedes inocularle la apetencia por un compromiso y tampoco puedes hacer que sienta algo que no siente. Ninguno de nosotros tenemos ese tipo de control sobre la vida y la psique de nadie. Hay que permitir que cada cual siga su curso natural y llegue a su propio punto de inflexión, ya sea en 2 meses o en 20 años, si es que llega.

      Quizás tu ex pueda cambiar, aunque también es posible que lo que aprenda finalmente es a ser más honesto y no ofrecer relaciones desde un inicio, sino explicar clara y sinceramente que no busca compromisos.

      Abrazos

      Me gusta

  20. Yo dice:

    Hola,

    LLevo casi tres semanas leyendo y releyendo artículos de todo tipo acerca de las rupturas y sus razones, más para agotarme del tema y pasar a otra cosa que porque me den realmente consuelo. Hoy sigo triste.
    Hace tres semanas hablamos por teléfono, a mil kilómetros de distancia, cada uno de vacaciones y me dijo que creía que no quería que estuviéramos juntos. Que no fluía, que estábamos tirando los dos del carro y no debería ser así. Yo le pedí que lo dijera claro, que si ya no me quería que fuera valiente y directo. En ese momento me dijo que me quería. Un par de llamadas más tarde en los siguientes días, ese amor pareció diluirse con las promesas, los proyectos y las ilusiones. Dijo que tenía que mirar por él y que se sentía inseguro a mi lado, que no evolucionábamos y que con la distancia se había dado cuenta de que durante los dos últimos meses no había disfrutado a mi lado y ya no le aportaba nada. No imagino una punzada más hiriente. Shock, llanto, resignación y una horrible y desesperanzadora tristeza.
    Llevábamos siete meses y yo era feliz. Hasta aquella llamada, él decía que también. Me repetía millones de veces al día cuanto me quería y me pedía que se lo dijera a cada rato. Hablaba de “para siempre” ante mi atónita mirada (después de varias relaciones estoy algo escéptica con ese tema de la eternidad, tendríais que verme ahora). Si teníamos alguna desavenencia él aliviaba mis miedos sin yo pedírselo, diciendo que nada mermaba su amor por mi. Me dejé querer y le quería con todo mi corazón. Sólo quería hacerle sonreír.
    A mi la relación me encantaba. Soy una persona muy independiente, me encanta salir con mis amigos, mi vida es muy activa y mi trabajo me apasiona. Me considero optimista y alegre.
    Él no es muy sociable ni le gusta salir de su rutina de trabajo y deporte, pero a mi me encantaban nuestros ratos tranquilos de cena y serie, contándonos nuestras cosas y disfrutando de un (a mis ojos) maravilloso micromundo de intimidad. Él no quería hacer nada diferente a lo que solía hacer solo y a mi me parecía bien, no se lo pedía. Yo no quería que cambiase nada y disponía de una vida completa y propia. Por primera vez no sentía que una relación invadiese mi vida haciéndome perder el control. Era feliz. Él decía que también hasta dos días antes de la llamada, la dichosa llamada.
    Nos vimos a la semana para que me devolviera mis llaves, yo estaba temblando. Él frío y distante, como si no me conociera, serio. Sólo repetía que no quería estar conmigo una y otra vez. Ni una palabra de afecto o ternura, nada de “eres una persona genial…”, nada. No le supliqué, no le rogué, ni lloré, ya lo haría en casa sola. Sólo le pregunté qué había desencadenado el cambio y dónde estaba la mentira. Se enfadó porque le llamé mentiroso (?).
    Ya está. Finito. Como vino, se fue.
    Recordé que él al principio no quería una relación, así que seguimos cada uno por su lado. Algo le hizo cambiar de opinión y volvió ofreciéndome un para siempre pero pidiéndome que yo también me embarcase. Lo hice y soltó el barco y me hundí. Aquí estoy ahora.
    Claro que había cosas que me resultaban extrañas como sus continuas nuevas normas de cuando y cómo vernos al tener horarios muy diferentes, qué cenar…Si algo me extrañaba y se lo comentaba solía responder enfadándose en vez de preocupándose pero luego se levantaba en sueños con miedo por haber tenido una pesadilla en la que le dejaba. Suplicándome que no lo hiciera nunca. Yo cumplí mi promesa.
    Tengo el corazón rotito, doliente. Salgo con mis amigos, veo a mi familia e intento reírme cada día, pero dentro camina conmigo una niña triste y abatida y no se cómo aliviarle la pena.
    Qué pase el tiempo rápido, eso es lo único que quiero.

    Me gusta

    • cristinalago dice:

      Hola Yo,

      No te mates mucho con el misterio. 1000 kilómetros de distancia, cambio repentino e inexplicable, control sobre los horarios para veros…lo más probable es que apareciese otra persona o ya la hubiese. A mí me ha recordado el tuyo a un caso que vi hace tiempo y del que finalmente se supo la verdad: la otra persona lo había dejado con su pareja de toda la vida y se había ido entreteniendo con una relación a distancia durante meses con alguien más hasta que esa pareja regresó para retomar la relación. No te extrañe si él al conocerle salía de una relación larga o de una experiencia amorosa complicada.

      Sea lo que fuese, te mando un montón de ánimos. Si hay algo peor que una ruptura, es una ruptura inesperada, brusca, sin aviso previo, para la que nunca se está ni medianamente preparado. Desgraciadamente cuando media tanta distancia, es fácil que ocurran muchas cosas que nosotros no podemos ver. No es que uan relación de cercanía esté exenta de visicitudes de este tipo, pero es más complicado no darse cuenta antes.

      No obstante, es posible que vayas dándote cuenta de que había más cosas que no cuadraban y pudiendo reconstruir por ti misma el final de esta relación. Aunque el alivio final no viene de la comprensión, más bien de la aceptación.

      Un abrazo

      Me gusta

      • Yo dice:

        Hola Cristina,

        Gracias por la repuesta. Bueno, quizá me expresé mal, no era una relacióna distancia. Los dos vivimos en la misma ciudad y pasamos los siete meses viendonos varias veces. Ala semana y hablando todos los dias mil veces por wassap. Él es de fuera y se fue de vacaciones una semana a ver a su familia y yo me fui al Norte a ver a la mia. Yo habia pedido el martes libre para buscarle en el aeropuerto. Esto sucedió el sábado anterior, lo de la llamada y ue se diera cuenta de ue queria romper, asi que ese martes lo pasé llorando en el tren de vuelta. Imagínate. Los dias pasan con altibajos. Siento mucha tristeza al despertar que se va pasando con las horas. Me resulta dificil dejar de sentir cariño cuando miro atrás, mezclado con algo de enfado cuando me acuerdo de la llamada y lo horrible que se portó al devolverme las llaves, luego algo de desilusión. A ratos me olvido y desconecto, sonrio y pienso que algo mejor llegará. Pero solo a veces. En fin.

        Me gusta

      • cristinalago dice:

        Hola Yo,

        Ya te entiendo, con lo de los 1.000 kilometros me había parecido que hablabas de una relación a distancia.

        ¿Dices que él se fue de viaje a ver a su familia y cuando regresó es justo cuando tomó la decisión?

        Me gusta

      • Yo dice:

        Hola Cristina,
        La tomó a los cinco días de estar allí, se quedaba una semana. Hasta entonces proclama su amor por mi a los cuatro vientos. Un día no dió muchas señales de vida, le pregunté y me dijo que estaba deprimido y que me echaba de menos y que “creía que quería este conmigo”. Yo algo sorprendida intenté apoyarle pero sus mensajes al día siguiente fueron menos frecuentes y más fríos y a los dos días me dejó. “Que creía que no fluíamos” y que con la distancia se había dado cuenta de que los dos tirábamos del carro pero que no iba solo. Que me quería como persona pero que los dos últimos meses se había sentido que hacia las cosas por obligación y que ya no disfrutaba a mi lado. De esto nunca me informó durante esos dos meses. Yo nos veía bien. Dijo que se sentía inseguro a mi lado. Yo sigo pensando que nunca me quiso porque nadie cambia así. Me duele la mentira, pero ya no puedo hacer nada. Supongo que quería ser libre pero me hubiera gustado que hubiera dado muestras, la oportunidad de solucionarlo, no se. Muchas gracias por leerme y contestar. Me alivia en cierto modo. Gracias

        Me gusta

    • Mariquiya dice:

      Hola Yo.
      Acabo de leer tu historia y me siento muy identificada. Sólo que él se fue de viaje y cuando volvió me dijo que se había dado cuenta que no quería estar conmigo.
      Esto fue hace ya un mes y veo que sigo con la misma actitud negativa ya que he cortado radicalmente todo contacto con él para intentar superarlo rápidamente pero es el único pensamiento que me vino a la cabeza al despertarme a lo largo del dìa y a la acostarme.
      Esto lo escribiste hace un mes, cómo estás a día de hoy? Un poco mejor?
      Un besito y mucho ánimo.

      Me gusta

      • Anónimo dice:

        Bonita Mariquilla,

        Ya ha pasado mes y pico, casi dos, no llevo la cuenta, intento no hacerlo, pero los recuerdos redundentes siguen ahí…Me levanto, me río, trabajo, sigo con mi vida. Es duro, no lo niego, me pongo triste de vez en cuando y lloro un poquito. Sigo sin entender nada pero creo que lo más sano es darte cuenta de que no hay respuestas, sólo aceptar…y ojo! se hace bola a ratos. Sí estoy mejor, cada día es algo nuevo, a veces no tan bueno, pero me siento más fuerte, menos rota. Poco a poco volveré a reirme por todo como antes y abrirme a algo mejor si llega..y espero que sí. Pero lo importante, Mariquilla, somos nosotras aquí y ahora. Cómo ser mejores para nosotras, como querernos más para así elegir mejor y poner límites y, sobre todo, cómo ser fuertes para cuando algo malo, inesperado y fuera de nuestro control ocurra, volver a casa, nuestro yo, casita, hogar.
        La penita es la más constante, los momentos,los besos y las promesas..pero se irán con los dias. Tü piensa en tí. En las cositas que te hacen feliz y hazlas, aunque no las disfrutes del todo, aunque tengas la cabeza en “aquello”. Un día serán tu presente. En eso ando yo. Y abrázate por la noche porque eres perfecta para ser más perfecta y sólo depende de tí. Querámonos mucho, aliviemos nuestros miedos y rellenemos nuestras ausencias con nosotras.
        Estoy tratando de hacerlo cada día. Ellos no van a volver, no como estaban, se fueron por motivos que no sabremos y si los supiéramos, estoy segura de que no nos valdrian porque no tomamos la decisión. Hay que apechugar y yo lo odio, pero no hay otra.
        Bonita, piensa en todo lo maravilloso que hicisrte y ahora harás por ti.
        Un abrazo inmenso. Cuando quieras

        Me gusta

    • Montse dice:

      Hola Yo, Leyendo tu historia, parece calcada a la mía, una ruptura inesperada, cuando tú pensabas que iba todo bien. Y de repente cuando deciden dejar la relación sin previo aviso o sin intentar solucionar nada, se vuelven fríos y distantes, como personas que no hubieras nunca compartido nada
      Yo tampoco entiendo nada, ni sé que se le ha pasado por su cabeza, para de repente dejarme, me dijo que tenía que huir, agobios, que ya no se sentía enamorado etc…en fin con sus actos parecía que me quería.
      Yo le sigo queriendo, pero también siento mucho enfado con él por cómo hizo las cosas, siento amor por el año que estuve con él, pero después de irse se ha comportado como un ser insensible y malo
      Espero que estés mejor y que no tengas tanta tristeza. A mi me pasa algo similar, también voy a trabajar, hago muchas actividades pero en el fondo tengo mucha tristeza…
      Muchos ánimos y espero que estés bien. un abrazo

      Me gusta

      • Mariquiya dice:

        Hola Montse, que te ha pasado? nos puedes contar tu historia?
        Gracias

        Me gusta

      • cristinalago dice:

        Hola Mariquiya,

        Si echas un vistazo a los últimos comentarios, ahí tienes la historia de Montse 😉

        Me gusta

      • Yo dice:

        Hola Montse,

        Muchas gracias por preguntarme. Pues ya van pasando los meses y con ellos se va diluyendo la angustia, el mareo y la tristeza. La ansiedad a veces me coge desprevenida, un recuerdo, un olor y entonces respiro profundamente e intento ocuparme con otra cosa. Su marcha y su frialdad en la despedida me dejó devastada lo que ha desempolvado algunas viejas inseguridades y falta de autoestima que es con lo que ahora he de lidiar. Quiero sacar algo bueno de esto, crecer y hacerme más fuerte. Quererme más y sentirme “querible”. Es muy duro sentir que ya no eres nadie para alguien que dejaste entrar y en cierto modo sigo queriendo, no lo puedo evitar.
        Contacto cero y zonas de la ciudad que ya no frecuento hasta nueva orden porque sé que si me lo encuentro sería como una patada en el estómago. Lo que sí sigo es convaleciente, vulnerable, me afecta todo un poquillo más de lo normal y por eso estoy tomando medidas.
        Tengo la ilusión de que un día volveré a ser la persona risueña y confiada que era y todo esto no será más que un recuerdo triste que no me agite por dentro. Tengo la esperanza de que caminaré feliz dándome cuenta de que menos mal que ocurrió por todo lo bueno que me ha pasado después.
        Por el momento, intento cuidarme y rodearme de cosas y personas bonitas, a quienes sí les importo y disfrutan conmigo y a mi me dan la vida.

        Un abrazo muy fuerte a tí. Y de nuevo gracias, Montse, te deseo todo lo mejor.

        Me gusta

    • Montse dice:

      Hola Yo
      Me alegro que ya te encuentres mejor y que la tristeza y la angustia vaya desapareciendo. A mí también me pasa que después de dos meses estoy más estable. Pero al igual que a ti, los recuerdos que de repente te vienen a la cabeza, o pasar por delante de un restaurante donde estuvimos, una calle, la parada de metro de su casa, una película, una comida etc, hacen que me acuerde de los buenos momentos y entonces sufro muchísimo.
      También me ha afectado a la autoestima, pero tenemos que mentalizarnos que nosotras no pudimos hacer nada, el problema lo tienen ellos que huyen de esta forma. Nosotras tendremos que elegir mejor la próxima vez y poner más filtros. Está claro que ahí está la dificultad, nada aparentaba en ellos que podían hacer algo así. De hecho, yo pensaba que había tenido suerte encontrar a alguien como él. Me quedé en un shock total con su espantada.
      Yo, te deseo y espero que sigas recuperándote y que esa tristeza se elimine, y que puedas disfrutar de la vida y en algún momento cuando ya estés bien encuentres a alguien que sí te merezca, pq el anterior no te merecía.
      Besos y muchos ánimos!!

      Me gusta

  21. Ana dice:

    Los ex que suelen volver son los que peor vida nos dieron? Mi ex era estupendo, genial y atento, pero por mi comportamiento caprichoso e infantil me dejó tras tres años. Como si la mala hubiera sido yo, porque se sintió liberado al dejarlo. El nunca se enfadaba, ni gritaba. No era una relacion tóxica. Siendo un chico normal y bueno, estos no suelen volver .. No?

    Me gusta

    • cristinalago dice:

      Hola Ana,

      Creo que no hay un estudio concluyente al respecto…en general, la mayoría no vuelven, pero de los que sí depende de muchos factores, como por ejemplo el no encontrar nada mejor ahí fuera y valorar más lo que se tenía…ese es un clásico. No tiene mucho que ver con que en Ex haya sido peor o mejor.

      Abrazos

      Me gusta

  22. Pepemadrid dice:

    Hola mi caso es muy similar al que expone : mi pareja fue la primera y en muy poco tiempo llegue a sentir cosas inimaginables por ella ,al mes y una semana se agobio y a los dos meses me dejó ,no pasó mucho tiempo para que ella volviese a las dos semanas y a partir de hay vivimos una historia preciosa ,creciendo poco a poco y llegando a ser un pilar de mi vida pero a los 6 meses después de dormir juntos me levanté y me encontré con la sorpresa de que regresaba ese asqueroso sentimiento y me dejó a os pocos días ,me sentí muy dolido porque siempre e pensado que dos personas que se quieren tienen derecho a todo y efectivamente me quiere y se preocupa por mi ,me lo dicen mis amigos y conocidos .
    Hace una semanas empezamos ha hablar de seguido de nuevo y al poco quedemos y nos déjenos llevar por los sentimientos y fue muy bien, pero yo me terminé rallando porque sabía que podía pasar y ella se rallo también y hemos decidido empezar de nuevo con la condición de k si vuelve a pasar la deje en el momento y no sufra por ella .
    Que le puedo decir ?
    Será igual?
    Volvera a pasar ?
    Ayuda plis

    Me gusta

    • cristinalago dice:

      Hola Pepemadrid,

      Por lo general, cuando una misma situación ya ha sucedido varias veces, hay muchas posibilidades de que vuelva a suceder. Además por lo que parece nadie está hablando de lo que pasa, ni porqué, ni preocupándose en poner verdaderas soluciones.

      Abrazos

      Me gusta

  23. Chica dice:

    Hola Cristina.
    Sigo tu blog desde hace un tiempo y sinceramente algunas veces lo veo todo muy negativo, como que una relación en el momento que hay un problema es ya el principio del fin.
    Sé que no es así, pero bueno tampoco veo mucho como para pensar que una relación es fácil, cada día veo más complicado conocer alguien que realmente te guste, que realmente no sea un capull@ ( y perdón por esta expresión pero es lo que veo al menos en mi circulo).
    Bien te explico cual es mi historia. Tengo 33 años, he pasado de tener una relación de 5 años de un constante venir y venir, donde me sentía muy dependiente y donde mi vida empezada y acaba con é. He tardado mucho he darme cuenta de esta relación, de dejarla definitivamente y de hacer contacto 0, aun trabajando juntos. También tengo que reconocer que por una vez la suerte me sonrió y aun qué no me alego por él, si me alegro por mí. El termino fuera de la empresa con lo que el contacto 0 se hizo 100% real, (algo que me ha ayudado mucho a pasar página).
    Bueno ahora te cuento, hace un mes empecé una relación con un chico, majísimo y que realmente me interesaba y donde me estaba enamorando y también lo sentía de él. Pero me empezó a entrar miedo e inseguridades y eso ha hecho entre comillas que lo agobiará, por que al parecer yo tenía mucho más claro que quería que el. Para el solo me estaba conociendo y donde estaba bien y a gusto. Pero que claro a fecha de ahora, pues lo que sentía al principio, ya no lo sentía, le faltaba “algo”, me encanta esta palabra “algo”. Que es ese algo, soy perfecta pero… Total las palabras fulminantes fueron que el solo se veía conmigo unos meses pero no creía que fuera a más.
    Con lo que después de escuchar eso, y de haber estado durante 5 años mendigando el amor de una persona, y ver que en un solo mes, ya le ha dado tiempo agobiarse o de agobiarlo (lo peor es que creo que es mi culpa) y aun que él le gustaría seguir viéndome. No sé si hecho bien la verdad, porque me gustaría que no fuera así y que sintiera lo mismo q yo, pero he tenido que decirle que si para el ya hay un fecha de caducidad no le veo el sentido a esto.
    No puedo decir que estoy convencida de esta decisión, y no sé si me estoy equivocando, pero que si me gustaría pensar que aun así, me quiere y solo se ha asustado y ha tirado por el lado más fácil. Pero claro, si es así, quien me dice que no lo volverá hacer o que yo podre tener una relación con el sabiendo que se puede volver asustar.
    Bueno al final termino como empecé, vero las relaciones y las personas muy complicadas, y cada día veo más difícil lidiar con eso y no salir con heridas. Y no sé, quizás me tengo que volver una persona fría y aun que me guste y me apetezca una persona , controlar y hacerla me “difícil”

    Que piensa Cristina?

    Me gusta

    • cristinalago dice:

      Hola Chica,

      La falta de correspondencia o de interés amoroso, no es un problemilla de pareja. No es un problema de rutina, distanciamiento, comunicación, de convivencia…

      La correspondencia es el terreno común sobre el que se edifica toda esa construcción que supone una pareja. Sin ello, simplemente se construye sobre arenas movedizas, como ya has visto durante 5 años y pico de tu vida donde has podido comprobar en vivo y en directo que una historia donde uno quiere y el otro se deja querer, no va a ninguna parte. Excepto a desgastarte, quedarte vacía y sentirte estafada.

      Tu decisión es la de una persona que cree merecer una pareja que la quiera y por tanto ,se permite decir que “no”. Porque para encontrar el amor hay que saber decir “no”. Pero si lo que quieres es tener cualquier cosa, de cualquier manera, pues entonces siempre puedes revocar esa decisión. Todo depende de lo que busques y desees tú. Pero desde luego si quieres algo mejor que lo que ya has tenido, no te queda otra que ser un poquito selectiva y no aceptar cualquier arreglo con tal de tener a alguien.

      La otra persona en tu caso ha sido muy claro: no son miedos, ni inseguridades, es que no te ve como pareja, no hay más. Cuidado con el autoengaño. Es pan para hoy y hambre para mañana, como las promesas electorales.

      Las relaciones y las personas no son particularmente complicadas. La ecuación es más simple de lo que parece. El mundo cambia mucho cuando buscas el amor ajeno para llenar vacíos propios y cuando estás bien y simplemente dejas que las cosas fluyan porque no necesitas desesperadamente tener una relación. Lo que pasa es que queremos tener relaciones para estar bien, en lugar de intentar estar bien para tener relaciones.

      Un abrazo

      Me gusta

  24. Montse dice:

    Hola Cristina, la verdad es que he llegado a tu blog y me ha gustado mucho como abordas los distintas situaciones. Es muy inspirador leerte. Enhorabuena!!
    He llegado a esta entrada porque es la situación que estoy viviendo o la que viví hace un par de meses:
    Te pongo en antecedentes. Conocí a un chico y durante un año y tres meses todo fue maravilloso. Yo tardé en enamorarme como un par de meses desde que lo conocí, pero desde entonces me entregué 100%. Todo iba bien aparentemente, al menos por mi parte, me sentía feliz y plenamente satisfecha con la pareja, y le intentaba apoyar y estar para el en todo momento.
    En mayo le comunican que se tiene que ir a un proyecto fuera de España durante 6 meses, pero tiene fecha de regreso en febrero de 2017. Entonces nos planteamos la posibilidad de tener un hijo ya que por nuestra edad o es ahora o ya luego va a ser difícil. Empezamos a tener relaciones sin anticonceptivos, me lleva a conocer a su familia, nos vamos de vacaciones, y tres semanas después de conocer a su familia me dice que se agobia, que se ve inmaduro para tener hijos (tiene 41 años) que ya no está enamorado y que tiene que huir.
    Y me deja, él se va, y desde entonces no hemos vuelto a hablar.
    Mi pregunta es qué lleva a estas personas a prometer y comprometerse tanto y luego en poco tiempo (2 o 3 semanas) decidir lo contrario y romper con todo y huir.
    ¿Qué tengo que esperar yo?
    Porque yo estaba enamorada y feliz y de repente ha sido como una bofetada, no me lo podía creer, y lo peor es que aún le quiero, pero también me enfada que él haya hecho esto, así de repente, sin hablar antes, sin poner medios para arreglarlo
    yo sigo adelante con mi vida , haciendo muchas actividades, y procurando olvidarle, tengo mi vida, mi trabajo, mis amistades y familia, pero sigo triste, y me cuesta matar la esperanza de que vuelva. De hecho es lo que me gustaría, que volviera.
    ¿Qué me aconsejas Cristina?
    Muchas gracias por adelantado
    un saludo

    Me gusta

    • cristinalago dice:

      Hola Montse,

      Detrás de una persona que se comporta de esta manera, puede haber diversas causas, pero principalmente se trata de personas inmaduras e impulsivas, con un escaso conocimiento de sí mismos y un vacío interior que buscan llenar de forma compulsiva con relaciones o elementos externos. Es muy común que personas que con la edad de tu ex pareja actúan así, tengan detrás un historial de relaciones de 1-2 años, frecuentemente interrumpidas por ellos mismos; y que al conocer a una nueva persona, suelan alegar cosas como que no han encontrado al amor de su vida o que siempre les ha faltado algo a las personas con las que han tenido relaciones. La autocrítica en ellos o ellas, según el caso, suele brillar por su ausencia. La otra variante seria la persona que sólo ha tenido una relación importante, muy larga, que menciona a menudo.

      Por lo general cuando dan la espantada es porque ya tienen a otra persona y de hecho cuando te conocen a ti, también tenían a alguien a quien le hicieron la espantada, aunque puede que no lo llegues a saber a ciencia cierta.
      ¿Qué esperar de una persona de 41 años que se pone a intentar tener un hijo contigo y a las tres semanas sale corriendo? Pues muy poca cosa, la verdad. Aun si volviese ¿podrías ser la persona feliz y entregada de antes? ¿Te lo volvería a hacer? Fíjate que hablamos de alguien que se habría podido dar el piro estando tú ya embarazada, y dejarte ahí con todo el proceso de las ecografías, las pruebas, los altibajos emocionales, los miles de miedos…¿Quien te quiere y te hace algo así?

      En estas circunstancias, lo que te aconsejaría es que tomases la decisión consciente y racional de que, aunque cueste, aunque tus sentimientos de momento te digan otra cosa, afrontar esa ruptura como algo definitivo y no quedarte a la espera de un regreso. No sólo porque no sabemos si eso ocurrirá alguna vez, sino porque incluso en el caso de que ocurra, tienes que tener la cabeza suficientemente fría como para evaluar todos los factores y elegir sin dependencias, ni cegueras amorosas, puesto que lo que ha ocurrido es suficientemente grave como para plantearse seriamente dejar entrar en tu vida a una persona tan inestable (y más con un posible hijo de por medio).

      Por demás mandarte montones de ánimos. Yo también viví una experiencia similar y en su momento me hice mil millones de preguntas (cómo no). Mi conclusión: éste es un mundo muy grande, con muchas personas, de las cuales hay un buen porcentaje cuyos comportamientos no concuerdan con nuestra manera de ser, ver las cosas o sentirlas. Para bien, para mal, somos muy diversos.

      Abrazos

      Me gusta

      • Pilar dice:

        Montse, mi pareja se agobió cuando mi hija tenia tres semanas. Estabamos muy bien, maravilloso, hubiera estado siempre con él. Simplemente, le pregunté por nuestro futuro, y él salió de casa diciendo que lo estaba agobiando, le pareció supergrave mi pregunta. Me quede desesperada y rota, intentando arreglarlo. Él ha seguido viviendo en otra ciudad, ya que sus padres son muy mayores, estan enfermos, lo necesitan urgentemente y ademas no puede abandonar a sus otros hijos que tienen serios problemas (que grandes excusas). Durante un año ha venido de visita a vernos, se ha quedado 2-3 dias a la semana. Por supuesto, si no podia, no venia. Dice que me quiere muchisimo, pero sus grandes problemas y sus agobios en momentos clave le impiden comprometerse del todo.
        Mientras, yo me guardo mis traumas, mis problemas y mis agobios, y salgo adelante con mi hija. A estas alturas, todos pensareis que es un inmaduro, un niño mimado. Los adultos si nos agobiamos nos aguantamos y seguimos n la vida. Un niño se coge una pataleta.
        No dudo de su amor, pero no me sirve. Si yo cocino, quiero a mi lado un cocinero, no un pinche. Un hombre es fuerte, no esperas tener un hijo con un niño ñoño al que tener que curar agobios cuando estas recien parida.
        Asi que montse, lo que tu tenias era un hombre en forma y cuerpo, pero internamente era un niño, totalmente inutil para ser pareja.
        Me he preguntado dos mil veces que ha pasado. No me importa, no se ha conmovido al ver mi dolor, fue capaz de largarse mientras yo estaba con su hija recien nacida enganchada a la teta. Verá la luz y vendrá a casarse conmigo? Tal vez, pero no quiero casarme con ese tipo de persona.
        Hace dos meses que no tengo contacto. Quiero poner mis energias en mi vida, no en traumas ajenos, construirme una vida interesante y satisfactoria. Como dice cristina, no somos maquinas expendedoras de cariño y compañia.
        Me he leido el libro de montse barderi “el amor no duele”, tanto el libro como este blog son fantasticos.
        Perdón por el tocho

        Me gusta

      • Montse dice:

        Hola Cristina
        Mil gracias por tu respuesta.
        Efectivamente él es una persona inmadura e impulsiva. La inmadurez me lo reconoció él, el día que decidió romper conmigo, cuándo yo le pedía una explicación, me dijo eso “soy una persona inmadura Montse, no me veo asumiendo responsabilidades”.
        Eso jamás me lo había dicho durante la relación, ni parecía, pq a mí me trataba fenomenal y cuidaba de mí, además los pasos que iba dando, parecían de una persona comprometida, y ahora se ha demostrado que tiene pánico al compromiso
        Él es consciente, pero no quiere cambiar, no ha ido a un proceso terapéutico para ayudarlo así que, aunque él lo reconozca, no vale de nada si no muestra un interés en el cambio.
        Impulsivo también era, eso sí lo sabía, pero ante una persona muy planificadora y que se piensa las cosas mucho como soy yo, él aportaba algo de frescura o no sé cómo expresarlo.
        También has acertado con el perfil de sus relaciones, en este caso eran relaciones cortas, que él siempre dejaba. No le pregunté nunca los motivos, no sé a veces peco un poco de no querer entrometerme en la intimidad de las personas y no le pregunté nunca por qué las había dejado.
        Tampoco eran muchas relaciones para su edad, me habló solamente de 3 anteriores y no eran muy duraderas. Conmigo fue la persona que más tiempo ha estado.
        Le pregunté si había otra persona, él me lo negó, me dijo “¿cuándo? Si estamos o en el trabajo o juntos”, pero bueno es algo que también me he planteado…pq esta forma de huir, así de repente de esta forma…a mi si me dijo que la pareja no le llenaba, un poco en la línea que tú dices de que siempre falta algo en la otra persona y terminó diciéndome que no se sentía enamorado.
        Tengo que decir que en otras facetas de la vida también parece haber actuado de forma similar a como actuó ante la pareja, excepto en el aspecto profesional donde tenía éxito y parecía competente, en otras facetas, como sus hobbies, vivía con intensidad cuando se compraba algo, por ej le gustaba la música, y se compraba alguna guitarra nueva, pero luego después de intentar tocar algunas nuevas canciones, se frustraba pq no le salía y abandonaba, y vendía la guitarra y se compraba otra de otro estilo.
        Tienes razón en el consejo que me das que lo afronte como una ruptura definitiva, que, aunque en existiese la inverosímil posibilidad de que volviera yo lo tendría que dejar ir.
        Sé que no me conviene, pero claro ahora aún siento amor, y estoy luchando por olvidarlo y volver a estar bien. Le echo mucho de menos, hacíamos muchas cosas juntos, y me gustaba mucho hablar y conversar con él.
        Hay días o mejor dicho momentos que lo veo claro y sé que no me conviene y otros en que solo pienso que ojalá volviera. Pero claro tendría que demostrar mucho para que el nivel de confianza se recuperara, así que como es muy poco probable que vuelva con todas las consecuencias, no me queda otra que intentar seguir adelante yo como sea.
        Muchas gracias por tu apoyo y tus ánimos.

        Me gusta

      • Montse dice:

        Perdona cristina que se me ha olvidado antes, otro hecho que puede confirmar esa impulsividad es que él era quien más prisa tenía por todo, por presentarme a sus amigos, a su familia, porque conviviéramos el máximo tiempo posible antes de irse a su nuevo proyecto, por tener el niño etc….y de repente….se lo piensa y decide dejarlo todo… sin tenerme en cuenta para nada, sin importarle las consecuencias de sus decisiones y el dolor que me provocaba, no sé que lleva a este tipo de personas a ser así, primero tanta rapidez y luego huir. Perdona por el tocho, y gracias por leerme, un abrazo.

        Me gusta

      • cristinalago dice:

        Hola Montse,

        La inmadurez en realidad es la búsqueda de la gratificación inmediata en detrimento del largo plazo. Por lo que comentas, esta persona simplemente vive para los placeres del momento, no se enfoca realmente en un proyecto sólido, se guía más por impulsos y apetencias puntuales. Hoy me enamoro y me apetece tener tres niños contigo, mañana ya me aburrí del juego y me apetece jugar a otra cosa…Y es una forma de ser, que reporta, como todas las personalidades, diversas frustraciones y diversas alegrías. Son personas atractivas a priori porque parecen vivir intensamente el presente, lo que a quienes tendemos más al control, a la ansiedad, a la preocupación por el futuro, se presenta como una característica muy apetecible.

        Pero ciertamente es una característica que llevada al extremo, no es síntoma de una personalidad asentada y emocionalmente saludable.

        Una persona que necesite cumplir etapas con tanta prisa (y más a estas edades), es una persona que en gran parte de los casos, actúa sin reflexión alguna y por tanto, acabará dando el frenazo tarde o temprano…

        Me gusta

  25. Montse dice:

    Hola Pilar, gracias por contar tu historia y por tus ánimos y consejos. He leído atentamente lo que escribes y me parece increíble. Me pareces una persona muy fuerte porque seguir adelante con la situación creada debe ser muy difícil para ti y ahí has estado, criando a tu hija sola. Espero que la niña que tienes te lo compense todo. Un abrazo fuerte y muchos ánimos para ti también y muchas gracias por la recomendación del libro, le echaré un ojo:)

    Me gusta

    • Pilar dice:

      De fuerte no tengo nada, si asi fuera hubiera cortado todo esto antes. He estado mucho tiempo sin querer ver, sin querer contarselo a nadie, incluso diciendo a la gente que el padre de la criatura y yo estabamos juntos.
      De todo esto he aprendido que hay amor, y entretenimiento. Muchas personas necesitan entretenerse, tener compañia y sexo, y a eso lo llaman amor. Esas son las que se agobian, las que cuando la relacion no compensa (no sacan el provecho que debieran), se “agobian” o se les acaba el amor. El amor no se acaba, eso es un invento de la sociedad consuminsta, que nos mete que lo nuevo siempre es mejor (unos nuevos zapatos y un nuevo novio son mejores).

      Respecto a lo de encontrarme mal, echarlo de menos, etc, pienso que con una persona que sospecho que no me ama, me marchitaria. A la larga, prefiero la ansiedad de echarlo de menos, la tristeza de que mi hija no tenga un padre presente, la soledad conmigo misma, al mal amor, el no correspondido. El amor no correspondido es como la maldición de tántalo, que vivia con agua hasta las rodillas y sediento, pero no podía beber

      Me gusta

  26. Laura dice:

    Buenas tardes Cristina 🙂
    Te cuento mi historia porque necesito una pequeña ayuda. Llevo 6 meses y medio de relación con un compañero de estudios (yo tengo 20 años y él 24) en los que hemos tenido momentos de todo tipo (como en culaquier pareja) pero desde hace un mes he notado un cierto distanciamiento (coincidiendo con una discusión que a mi me ha dejado bastante tocada, pues desde ese momento soy consciente de que ante cualquier cosa que tenga que ver con él saltan todas mis alarmas). Este distanciamiento no es en persona, sino cuando no estamos juntos. Cuando nos vemos es todo como siempre, hablamos sin parar, nos reimos muchisimo, no faltan nuestras muestras de cariño y planes para hacer en un futuro y en la intimidad estamos más que satisfechos. Se que lo importante son los actos, pero si antes era una persona mucho más atenta para escribirme y ahora no, es normal que me mosquee. Lo he hablado con él en persona. Y me dice que no le preocupa nada y que está muy bien conmigo, que aquella discusión está más que zanjada, que sería tonto si después de lo bien que estamos él estuviera mal. Además asegura que sin duda soy lo que más quiere en el mundo y que no está aquí para hacerme sufrir ni para estar mal, que no es un capullo que quiera jugar con los sentimientos de nadie. Aún así sigue teniendo momentos de estar realmente apático cuando nos escribimos, y otras muchas veces está como siempre, hablándome de cualquier tontería con tal de saber de mi.
    Seguramente parte de mi preocupación se deba a que me queda mucho por madurar, aprender y saber a qué darle importancia y a qué no.
    La discusión que he mencionado fue porque cuando cualquier chico, hombre me habla intentando algo conmigo (a lo cual yo reacciono parándoles los pies) él se ponía furioso, insinuando que si le tomaba el pelo esto se acababa, pero lo gracioso es que nunca he buscado yo estas situaciones. Sin embargo él sí pudo coger y felicitarle a su ex “por educación”, con la cual no tiene ningún trato. Así que ¿qué hice yo? Actúe como él en estas situaciones solo para que se pusiera en mi piel (he de decir que desde entonces nunca más ha actuado igual, sino sosegadamente y pensando con cabeza).
    Así que no se qué pensar realmente. Intento no darle importancia a unos simples mensajes, pero estoy aterrada.

    Me gusta

    • cristinalago dice:

      Hola Laura,

      En tu mensaje hay varios puntos distintos que merece la pena tratar por separado y que son:

      1) Es normal que la comunicación por whastsapp (y similares) vaya perdiendo intensidad a medida que una relación avanza. El whatsapp, al igual que otros medios escritos, se está utilizando, a mi juicio muy erróneamente, para sustituir la comunicación oral y dado que este medio es muy mediocre y da pie a muchos malentendidos, suposiciones y obsesiones, es muy recomendable dejar de lado este sistema y empezar a acostumbrarnos a llamar por teléfono a la persona que queremos, a oír su voz, sus matices, sus expresiones y a retomar una comunicación más rica y auténtica. La pareja no tiene la función de estar hablando con nosotros constantemente para mantenernos entretenidos y una opción que puede hacerte bien es simplemente que cada cual se dedique a sus cosas durante el día y tener un rato de charla cuando los dos tengáis tiempo y estéis tranquilos.

      En la comunicación, siempre mejor calidad que cantidad.

      2) Con vuestras edades normalmente nos pierden mucho los celos, los egos, el sentido de la “propiedad”…Lo cierto es que el amor no es un manual de instrucciones y que una relación no dejan de ser dos personas muy distintas con diferentes maneras de hacer las cosas que tienen que ir adaptándose. Quiero decir, que ambos miembros de la pareja ni piensan igual, ni sienten igual, ni actúan igual. Dicho esto, si a ti te molesta que él se te ponga furioso o te amenace con terminar la relación cada vez que se entera de que te ha entrado un chico – al que tú misma sin ayuda ya le pones los límites – habla con él e indícaselo, pues esta actitud te indica que no tiene confianza en ti y una relación sin confianza no tiene ningún sentido. Que no estás dispuesta a consentir ni numeritos ni amenazas (de hecho, no deberías nunca, bajo ningún sentido, admitir estas dinámicas de ‘si no haces lo que yo quiero, te dejo’.

      3) Gestiona tu miedo. Si esa persona no te quiere o no quiere estar contigo, no puedes hacer nada para evitarlo, la ruptura terminará ocurriendo igualmente. No podemos controlar todo, lo que hacemos nosotros, lo que quiere o hace el otro…Esta persona estará contigo mientras libremente así lo sienta, lo mismo que te sucederá a ti, por lo que intenta dejar fluir las cosas, soltarte un poco, no intentar controlar lo que va a pasar (es que no puedes) y sobre todo, disfrutar de tu relación…La mayoría de las etapas y situaciones en esta vida, incluidas las relaciones, tienen un principio y un fin y lo único que puedes elegir es intentar sacarle el máximo provecho mientras dure.

      4) Cualquier cambio de actitud de un día para otro en tu pareja responde a una causa concreta y es normal que te genere preocupación. No tiene nada que ver con la edad, esto nos afecta y preocupa a todos. Prueba lo de pasaros a las llamadas a ver si sigues notando esa apatía y nos cuentas.

      Un abrazo!

      Me gusta

  27. N. dice:

    Hola Cristina, me llamo N. y desde hace 6 meses mantengo una relación con D. un hombre que tiene un hijo pequeño con su anterior pareja. La relación va bien, soy consciente de que no salgo sólo con D. sino también con su hijo, pero hemos sabido encontrar un punto de equilibrio.
    El problema está en que en los dos o tres últimos meses ha tenido un par de días de agobio, por llamarlos de alguna manera. Un día en el que se levanta por la mañana, todas las piezas del puzzle están revueltas y ninguna encaja. Entonces D. se aísla del resto de la humanidad y no quiere hablar con nadie. La primera vez que le pasó, yo no entendía nada, hablamos esa misma noche y me disculpó mil veces diciéndome que de vez en cuando tenía esos episodios, que simplemente necesitaba estar solo y pensar. Le dije que entiendo que necesite tiempo para él pero que la próxima vez que sucediera me dijese que estaba con el día tonto y yo ya sabría lo que está pasando y no estaría dándole vueltas a lo que ha pasado o no. Lo curioso de estos días es que a la mañana siguiente se ha olvidado, las piezas del puzzle mágicamente vuelven a encajar y no ha sucedido nada.
    El viernes pasado fue uno de esos días. Desde el principio lo supe así que decidí no escribirle ni llamarle para que pudiera tener su espacio pero, a medida que pasaban las horas y no sabía absolutamente nada de él, me empecé a enfadar más y más y le escribí para decirle que me estaba haciendo sentir mal, como si yo no le importara nada. Me llamó al cabo del rato, me dijo que lo entendía y que lo sentía, pero que se siente muy confundido con todo. Que no sabe si está preparado para tener una relación, que su hijo le exige mucho (a lo que habría que añadir que la madre del niño no piensa precisamente que D. tenga derecho a tiempo libre ni es un ejemplo de coordinación o planificación de horarios), que no me puede dar todo lo que a él le gustaría, que no es el mismo tipo de pareja que era antes de tener un hijo. Añadió que está encantado conmigo, que soy muy buena pareja, que demuestro mucha madurez al entender sus circunstancias y que se siente aliviado porque no le exijo que pasemos más tiempo juntos pero, que no sabe si está preparado, que está hecho un lío.
    Cuando conseguí que el corazón se me calmara le contesté que para mí, él muy buena pareja, que tiene mis necesidades afectivas más que cubiertas y que me gustaría ser yo la que decidiera si mi novio es lo que yo quiero y necesito, que no dé él por su puesto que yo me merezco más. La conversación continuó y los dos nos queremos y queremos estar juntos pero le pedí, otra vez, que si vuelve a tener un día así que me avise y, que si hay algo de nuestra relación que no le gusta o que quiere revisar, que lo hablemos, en vez de encerrarse con sus suposiciones y dando cosas por sentado.
    Me comentó que está pensando en ir a un psicólogo porque cree que ha perdido las riendas de su vida. A mí la idea de que vaya a terapia me parece excelente y le animé a que lo haga aunque me temo que la decisión va a quedar diluida en el tiempo además, tampoco creo que D. esté haciendo mucho por recuperar esas riendas o marcar a su ex límites, sino que la sigue permitiendo que ella sea dueña del tiempo de los dos.
    Pasamos la noche y el día del sábado juntos pero, el mismo sábado por la noche no pude más y me eché a llorar. Llevaba con sus palabras grabadas durante todo el día y la situación me terminó sobrepasando. Entre lágrimas le confesé que tengo muchísimo miedo a que me deje, que no quiero perderle y menos aún por algo que considero no ser culpable, que es la mejor pareja que he tenido y que yo veo y quiero un futuro junto a él. D. me pidió que no tenga miedo, que él también me quiere mucho pero que tiene la fea costumbre de no pensar nunca en el futuro porque es algo que no existe.
    Sus palabras y su “no tengas miedo” me tranquilizaron en parte pero ahora mismo estoy desconcertada. No sé qué esperarme, no sé que hacer, no sé si esperar unos días y volver a sacar la conversación. Me siento como en un laberinto, sin saber dónde está la salida.
    Muchas gracias por tu ayuda

    Me gusta

    • cristinalago dice:

      Hola N.

      Este chico a día de hoy no puede ofrecerte seguridad de ningún tipo y tanto sus hechos, como sus palabras lo concuerdan (lo que te ha dicho de que para él no existe el futuro es muy significativo, por ejemplo). Él mismo está en un proceso complicado y al parecer se encuentra mezclando un duelo, con un replanteamiento vital muy grande, con una serie de problemas personales que no ha resuelto. Si lo que buscas es a una pareja que te dé una clara estabilidad y tenga claro lo que quiere y adónde se dirige, éste no es tu hombre. Si quieres acompañarle durante esta parte de su trayecto, en la que no está 100% para sostener o crear un vínculo sólido, es tu apuesta y tú has de decidir si te compensa y puedes afrontar o superar la inseguridad o el miedo que te pueda producir estar con una persona emocionalmente inestable.

      Es claro que toda relación puede terminarse algún día, que no hay nada 100% asegurado, pero sí solemos necesitar que la persona que tenemos a nuestra vera, nos transmita algo de estabilidad. Desgraciadamente por mucho que tu ex te diga que te quiera mucho, si luego sus actitudes y acciones muestran estos vaivenes y angustias, de poco te sirve para estar tranquila. Si quieres seguir adelante con esta historia, es aconsejable que tú misma te ubiques, te tranquilices, a él no le pongas tanto en un pedestal, intenta estos días recuperar tu energía, tus actividades, hablar con tu gente, en definitiva, reubicarte en ti y afrontar esos miedos. Él realmente no puede solucionarte tales sensaciones mientras no esté bien o en orden consigo mismo.

      Y sobre todo más que las palabras, observa los hechos, porque es ahí donde no hay margen de dudas.

      Para finalizar y sobre todo cuando hablamos de relaciones de pareja un tanto inestables con personas con problemas emocionales, aplicar esta vieja máxima americana: ‘Hope for the best and prepare for the worst’ (‘Espera lo mejor, prepárate para lo peor’). No tiene porqué ir mal, pero por si acaso…ten preparado el plan de rescate. Nunca se puede depender en todo de lo que haga la otra persona.

      Abrazos

      Me gusta

      • N. dice:

        Gracias Cristina por tu respuesta porque, sinceramente, ahora soy un mar de dudas.
        Yo me siento querida por D. y, excepto por los dos episodios de agobio, él me dice y me demuestra que realmente me quiere.
        Entiendo que ha pasado por una experiencia en su vida de las que marcan y, algo que debería ser feliz como es ser padre, lo tiene que unir a que no está con la madre de su hijo pero parece que lo tiene bajo control: el duelo por su ex está hecho y me ha sabido integrar bien en su escaso tiempo libre. Yo disfruto del tiempo que pasamos juntos, no es todo el que me gustaría pero sí que lo sabemos aprovechar y lo considero tiempo de calidad, notando que me da el 100% de él.
        Pero episodios como el del pasado viernes me dejan desconcertada y desubicada y ya no sé qué pensar ni qué esperarme. No quiero ponerme en lo peor porque al final lo paso mal adelantando acontecimientos que ni siquiera sé si van a ocurrir pero tampoco me quiero poner en la felicidad absoluta porque sé que nada dura para siempre ni puedo controlar lo que los demás piensan o sienten.
        Confío en su “no tengas miedo” pero estoy un poco a la expectativa, como si no las tuviera todas conmigo.
        No sé si volver a sacar el tema, si dejarlo estar o si insistir un poco con lo del psicólogo.
        En fin, gracias otra vez.

        Me gusta

      • cristinalago dice:

        Hola N,

        Yo incidiría de nuevo en el punto en que tú estás aceptando una relación de pareja con una persona que no está 100% preparada para una relación, porque si lo estuviera, estas situaciones no se estarían dando.

        Al no estar bien él, tampoco está en condiciones de ofrecerte pleno equilibrio y estabilidad. Si quieres tener una relación con esta persona, necesitas aceptar este punto. También que le llevará tiempo centrarse y que ahora mismo él no puede asegurarte nada de aquí al futuro. Su estado por lo que dices no es bueno, no está bien, tiene muchas cosas que arreglar en su vida y aunque creas que su duelo se ha pasado, sus actitudes no se corresponden con esta afirmación. Ojo que con decir esto no implica que siga queriendo a su ex; el duelo incluye otras etapas distintas, como por ejemplo, aceptar el final de una etapa, aprender a estar bien con uno mismo…

        Todo este proceso no está en tu mano, no es tu responsabilidad y realmente no puedes hacer nada al respecto. Sólo puedes intentar vivir el presente y no estar 100% pendiente de él o sus estados emocionales…no es una situación fácil…pero recuerda que no tienes porqué aceptar lo que no puedas tolerar. Siempre tienes la opción de escoger. Ni una relación, ni un enamoramiento, son para anularse y sufrir.

        Quizás con lo que me comentas, la opción más asequible ahora mismo es esperar un poquito y ver qué sucede de aqui en adelante.

        Abrazos

        Me gusta

  28. kitty dice:

    Hola Cristina,

    Me ha gustado mucho tu blog, entre tantos que he leido sobre le tema es el más lúcido, sin embargo me espantan ciertas afirmaciones. Te cuento.

    Tengo una relación de seis años y 10 meses con una persona. En enero comencé otro trabajo, por lo que ya no nos veíamos para almorzar o por las noches, además tome clases de alemán, ya no nos veíamos mucho y la verdad es que me había cansado de tomar la iniciativa para planificar actividades, por el mes de abril el comenzó a cambiar de actitud, se portaba distante, prefería estar solo, estaba muy arisco con todos, no solo conmigo, pero evidentemente era yo quien vivía y sufría esta situación en primera fila, el comenzó a decir que nunca viviríamos juntos, ni nos casaríamos ( aunque estaba claro que no habíamos hablado de ello, y casarnos nunca) y no me enfadé ya que tampoco buscaba eso todavía, solo me pareció que estábamos en retroceso, con los días se empezó a portar de peor forma conmigo ( maltrato verbal) ante mi insistencia en vernos,me volví loca de celos, llamando todo el tiempo, o como dijiste en tu blog como un error buscar situaciones románticas que mejoren la situación, intenté hacer todo lo que hacíamos antes para pasarla bien y más allá. Hasta que un día nos vimos y me dijo, ya estoy harto, ya no quiero estar más contigo, si no encuentro a otra persona ni modo, no me importa, quiero poner like a quien quiera, o estar toda la tarde jugando, que no quería verme ni a mí, ni a mi familia, que estaba podrido de lo que me gustaba, lo que decía, de mis amigos…ese momento como había sido tan cruel con sus palabras solo le dije que estaba bien intenté tomarle de la mano y me soltó de mala manera, entonces me fui. Debo acotar que durante ese tiempo todos sus amigos se dieron cuenta que había cambiado, que no era el mismo, que estaba podrido de la vida, y lastimosamente ahí entraba yo.

    Durante un mes sufrí, estaba ansiosa, no dormía, no comía ( bajé 4 kilos) , lo único bueno ante mi situación para mí era poder decir que ahora sí, sabía que no quería estar más conmigo por x o z razón ( ya que nunca entendí del todo, era su trabajo? era yo? había otra?) y podía llorar o lo que fuera no iba a volver a mí y tendría que buscar otra cosa que hacer, intentaba planificar viajes o cosas del estilo, pero la pasaba mal la mayor parte del tiempo.

    Un día me escribió diciéndome que quería que nos viésemos para devolvernos nuestras cosas, retrasé el encuentro porque tenía miedo a sentirme mal ante malos tratos, hasta que un día nos vimos, intentó tomarme de la mano como si no hubiera pasado nada, me extrañé y le dije que no, fuimos a comer algo y charlamos de lo que habíamos hecho en ese mes, a grandes rasgos, evidentemente se veía de mejor humor que antes, fuimos a su casa y me dio mucho cariño, tuvimos relaciones, me dijo que me había extrañado, y que pensaba que sería para siempre y que estaba confundido. A los días me dijo que volver tal vez sería prematuro, andamos unos días y luego me dijo esto no tiene sentido, es como si estuviéramos, vuelve conmigo, Y VOLVÍ.

    Estuvimos bien durante meses ( aunque habían días en los que me sentía mal ante cualquier gesto mínimo de menosprecio, al menos lo que yo consideraba que lo era, pero no lo decía me mantuve zen y todo iba bien), viajamos, pasamos días muy buenos y otros regulares hasta hablamos de vivir juntos, hasta que viajé(que había programado durante la ruptura) me fui por un mes a otro continente, durante mi viaje me hizo la vida imposible, diciendo que siempre lo dejaba ( había viajado por dos meses y en otra ocasión por 6 meses previos a todo el problema, por estudios) contestándome de mala manera, no podía conectarme a internet con mucha frecuencia, y un día dijo ya no quiero vivir contigo si vuelves a viajar, le dije que hablaríamos cuando regrese. Y regresé y hablamos, y efectivamente dice que no quiere estar en una relación con una persona que no está con él físicamente, estuvo enojado por unos días, luego estuvimos bien, es una persona muy cariñosa por lo general, un día lo llevé al lugar donde pensaba vivir sola, y me dijo vivamos juntos! y dije esta bien, habló con mis padres y ahora estamos planificando vivir juntos en enero.

    Hoy después de un tiempo me he dado cuenta que no he recuperado la confianza en él y tengo temor de que cuando vivamos juntos él vuelva a tener lo que sea que le haya dado esa vez y me deje, entonces quedaré destrozada. El me dice que me ama muchísimo y que por algo el quiere vivir conmigo, el nunca antes pensó hacer con absolutamente nadie, y que la pasaremos bien, anda muy feliz pensando en la idea, pero a mí me está entrando el pánico, y la paranoia, qué tal si está haciendo esto porque necesitaba un cambio?, realmente me quiere?, le gusto?, si las cosas hasta ahora se han hecho como él ha querido ( básicamente) seré luego su esclava?, estoy avergonzada de mí misma por haberme humillado aquella vez hace meses, por dejar que me dijera todo eso, y no sé si lo he perdonado. En estos momentos pienso que me estoy volviendo loca sola, sin tener muchos motivos excepto la ruptura pasada y el lapsus por el viaje, de los cuales me pidió perdón ya, no quiero acosarlo otra vez como hace un mes, siento que estoy algo obsesionada y lo he logrado ocultar regularmente bien hasta ahora, pero no me agrada sentirme así, quisiera volver a confiar y que me deje de importar tanto.

    Algún consejo?

    Me gusta

  29. kitty dice:

    Cristina

    Me olvidé agregar que durante el tiempo de la ruptura el me dijo que no salió mucho, ni con otras personas, que definitivamente no había otra chica, que estaba deprimido y harto de todo. Por lo tanto mis celos habían sido infundados durante mi locura. Me está pasando lo mismo pero ahora no hay motivo ni siquiera un comportamiento extraño de su parte?.

    Me gusta

    • cristinalago dice:

      Hola Kitty,

      El problema en tu situación es que se ha regresado sin más, sin grandes explicaciones, sin intentar entender lo que ha pasado, sin un trabajo de recuperación de la pareja después de un suceso tan grave para la confianza como es una ruptura repentina.

      Tienes miedo porque a tu novio le sale tan barato y tan fácil dejarte y volver, que cada vez que tenga una “depresión”, quiera experimentar la soltería o simplemente le pique un pie, puede marcharse, abandonarte, dejarte en un sufrimiento inmenso y regresar alegremente cuando se le venga en gana, que tú le recibirás con los brazos abiertos. ¿Qué esfuerzo ha hecho él por recuperarte?

      Tienes miedo porque esa persona no te ha sido sincero en los motivos por los cuales se fue.

      Tienes miedo porque ya no sois una pareja en situación de iguales, él es el que pone las condiciones, él es el que manda y tú obedeces.

      Tienes miedo porque en el fondo, ni siquiera saber porqué ha vuelto.

      ¿Mi consejo? Habla con él, expresa tus dudas y miedos, intentad una terapia de pareja, hablad con sinceridad y apertura y no te la dejes jugar con chantajes emocionales, entrar en la dinámica de “hago todo lo que me pidas con tal de que no vuelvas a dejarme” te destrozará a ti y por supuesto acabará con la relación, si es que no está acabada ya.

      Tu pareja te dejó sin explicaciones, te trató fatal, sufriste…y te faltó darle un premio por ello…

      Me gusta

  30. Carlos dice:

    Hola Cristina me encanta tu bloq y voy a contar mi historia. Hace poco más de un año la ex de un compañero de trabajo con el que quede un par de veces , me escribió un mensaje para preguntarme sobre donde hAcer un tatuaje . De hay ella me contó que lo estaba pasando mal , que el la maltrataba y todo eseso tipo de cosas . Yo empecé a darle apoyo y poco a poco nos fuimos enamorando . Yo cambie de ciudad un año antes de empezar esta historia y fui a verla , pasamos un fin de semana de locura y al mes ella vino a mi tierra y le presente a mi familia . Fue al 4 mes que decidió dejar su trabajo fijo , vender sun coche y venir a vivir a mi ciudad y empezamos una relación . Teníamos nuestras discusiones , pero la convivencia fue bien hasta un mes antes de la ruptura . De pronto no quería que la fuera a recoger al trabajo , empezó a pasar de mi y cosas de ese estilo . Yo lo único que le pedía era que pasará un poco de tiempo conmigo , pero un día aprovechando que me fui de viaje saco todas sus cosas y se las llevo a casa de una compañera de trabajo . Cuando volví del viaje ella parecía normal , fue a recogerme , desayunamos ,hicimos el amor y se fue al trabajo . Yo a todo esto no me di cuenta que se llevó casi todo y por la noche me llamo diciendo que se quedaba en casa de dicha compañera . Al día siguiente vino , recogió lo poco que le quedaba . se fue alegando que estaba agobiada y me achacaba cosas que le hacía su anterior pareja como que la manipulaba y no queria que saliera de casa y eso yo nunca le hice . Estuve un mes intentando recuperarla pero al ver que ella no estaba en eso aplique el contacto 0 .

    Me gusta

    • cristinalago dice:

      Hola Carlos,

      Una persona que de repente te contacta sin conocerte de nada, se te pone a contar intimidades, a acusar de maltratos y los 4 meses abandona todo para ir a vivir a otra ciudad contigo que no te conoce apenas, te está mostrando tantísimas alarmas rojas, que necesitas seriamente plantearte cómo has caído en algo así.

      Las relaciones de pareja no se fabrican automaticamente en un mes, ni en cuatro, y las personas maltratadas no van por la vida hablando de sus maltratos a todo aquel que acaban de conocer. Probablemente esta chica se inventó lo de tu compañero de trabajo y al siguiente que se cruce en su vida, le contará lo mismo de ti. Quede como lección para andarte con más ojo con las personas que introduces en tu vida, en tu casa y con tu familia.

      Abrazos y ánimo

      Me gusta

  31. Carlos dice:

    Me olvide añadir que la relación duro justo un año y que ella me dijo que un mes antes de romper quería ya dejarme

    Me gusta

  32. Carlos dice:

    Hola Cristina al final me enteré cual es agobio de mi ex novia . Es una compañera de trabajo que empezó un mes antes de la ruptura . Ahora las dos viven juntas en un apartamento. Pensé que en el momento que me enterara que estaba con alguien me hundirá , pero si te soy sincero fue un alivio y le deseo lo mejor . Tu respuesta me ayudo muchísimo abrir los ojos y ver esas señales que no vi en su día . Muchas gracias Cristina

    Me gusta

  33. LAILA FARHOUNI dice:

    Hola, y muy buenas tardes,

    Llevo varios meses siguiendo este blog, me he leído casi todas las entradas, y la verdad es que me ha ayudado mucho. Hoy he decidido contar mi historia haber si me podríais aconsejar un poco ya que estoy muy perdida.

    Hace unos años tuve una relación muy destructiva, la cual me hizo acabar perdiendo la autoestima y creando en mi una gran dependencia emocional. A pesar de estar cansada de esa relación volvía una y otra vez engañándome y pensando que por algún motivo, algo se acabaría arreglando y sería feliz… que no me quedaría sola, el caso es que todo esto duro cerca de 3 años y a pesar de dejarlo una y otra vez no dejamos de hablarnos, yo tenía miedo de quedarme sola.

    Pasados unos meses conocí a un chico, y empecé a hablar con el, el se intereso mucho por mi, y me dijo que quería estar conmigo seriamente, iniciamos la relación de inmediato, solo hacia dos semanas des de que nos conocimos, en ese entonces yo no había roto el contacto con mi ex, pero le fui sincera y le conté a mi ahora también ex novio lo que había ocurrido pensando que me entendería.

    El caso es que fue entonces cuando deje de lado a mi ex. Con este chico solo dure 6 meses, había muchas discusiones, yo era muy insegura, y no confiaba en mi misma… El siempre me decía que iba a estar a mi lado, que nos íbamos a casar algún día, que llegaríamos a viejos juntos y parecía soportar y entender mi situación, sentía que realmente le importaba.

    Tuvimos discusiones des de el principio, yo le mentia en muchas cosas por las inseguridades que tenia, pero aguantabamos, siempre nos disculpabamos y seguiamos con la relacion, pero pasados unos meses empezaron los reproches, empezo a decirme que cambiara de actitud, lo intente de todas las formas posibles, pero yo no sabia que debia cambiar… El caso es que cuando se había tranquilizado todo, un día me dijo que necesitaba tiempo…

    Yo me quise volver loca y lo acose literalmente con mis llamadas y mensajes y todo… Y como trabajabamos juntos por ese tiempo, nos seguiamos viendo casi a diario, y actuabamos como una pareja… Yo seguía insistiendo en obtener una respuesta, en si queria estar conmigo o no, y con eso lo alejaba más.

    El caso es que han pasado 6 meses de eso, yo lo estaba pasando realmente mal, lloraba a todas horas, solo pensaba en que me diria, no quería perderle, no quería sentirme sola. A demás de que cada vez que parecía que las cosas se empezaban a solucionar, lo notaba mas distante, también me entere de muchas mentiras que el me había dicho y que yo creo que de alguna manera yo ya sabia, pero me dedicaba a autoengañarme, incluso me olvidaba de las cosas que decía yo misma o el me decia…

    El caso es que ayer, hablamos y de alguna manera lo acabamos dejando. En el fondo se que es lo que yo misma quería, y lo mejor para los dos, pero ahora a vuelto el miedo a estar sola, quisiera creer que es amor, pero lo dudo, porque más que echarle de menos a el, echo de menos que me haga caso.

    Por su lado no se como lo debe de estar pasando, no me habla, pero yo sigo sin saber que hacer, ir a verle? Llamarle? Apoyarle? O dejarle ir y pasar mi parte del duelo sola?

    Me gusta

  34. José F. dice:

    Hola, Cristina:

    Te cuento un poco mi caso: el asunto es que mi novia tiene dudas. Yo la notaba rallada y decidí tirarle de la lengua y me lo expresó. Mi reacción en el momento no fue muy buena (quizás un poco por orgullo) y, en vez de escucharla y tratar de comprenderla, le dije que yo también tenía dudas e incluso le propuse de darnos un tiempo.

    Sí es cierto que en el pasado tuve dudas, dado que se trata de una relación de 9 años, pero mi intención es seguir con ella. Se lo he manifestado durante estos días, pero ella sigue confusa.

    Por el momento, sigue aquí en casa conmigo y, por ejemplo, a día de hoy la he notado un poquillo más receptiva conmigo y, además, he escuchado que ha vuelto a ver algún vídeo de los que suele ver siempre (relacionado con familias, niños, etc.), que había abandonado durante estos últimos días.

    Ella tiene sentimientos encontrados: me ha dicho que le apetece estar sola, sin presión, explorar vida; pero, a su vez, no lo tiene claro. Esta situación ha sido motivada en parte por mi culpa, ya que no he atendido sus necesidades de afecto y atención y ella se fue desilusionando con el tiempo hasta llegar ahora un punto en el que ha entrado prácticamente en la indiferencia.

    Mi pareja me ha manifestado en repetidas ocasiones su deseo de tener niños conmigo (e incluso casarse, etc.) pero yo le fui quitando esas ilusiones y ella poco a poco se fue decepcionando y hemos llegado a este punto.

    Por momentos lo paso bastante mal, pero estoy cogiendo fuerzas para demostrarle que la quiero, creo que debo intentar hacerle ver que lo mejor para ella es estar conmigo, pero tampoco sin arrastrarme ni nada así. De todas formas, hoy mismo la veo un poco mejor que hace un par de días. Aún así, tiene momentos…

    Yo creo que si de momento sigue conmigo en casa es porque no lo tiene del todo claro y, además, creo que ella todavía me sigue queriendo, pero la llama del amor se ha ido apagando. Yo trato de hacerle ver que esto es una crisis que ha sucedido después de varios años y que es algo normal y se puede arreglar. A ella le cuesta verlo porque está poblada de pensamientos negativos, pero por ratos parece que logra verlo en cierta forma.

    ¿Cómo crees que debo seguir actuando para mantener mi relación con ella?

    Muchas gracias.

    Un saludo.

    Me gusta

    • cristinalago dice:

      Hola José,

      Imagino que sois una pareja que empezasteis jovencitos ¿es así?. Parece que tenéis una relación algo estancada y desgastada por ambas partes y que no es una mala ocasión para reflexionar si realmente compartís sueños, objetivos de vida y afinidades, o lo que queda es simplemente el apego y el miedo a perder la seguridad de esos 9 años.

      Ante una situación como la tuya, no recomiendo tratar de convencer, manipular o forzar a la otra persona. Una crisis personal donde nos replanteamos objetivos, planes y deseos individuales es algo que sólo puede resolver quién la sufre. Ella es quien debe averiguar por sí misma si tú eres lo mejor para su vida: no puedes tomar decisiones de este tipo en su lugar.

      Es normal que ella pueda tener dudas y miedos, altibajos e indecisiones. Pero lo único que puedes hacer al respecto es tener mucha comunicación con ella y con esto no me refiero a tener comunicación para llevarla a tu terreno y convencerla de tu punto de vista, sino a escucharla, nunca menospreciar o rechazar lo que te dice, ni de desechar sus razones porque no convienen a lo que tú deseas. Tiene todo el derecho del mundo a cuestionarse la relación y a dudar de si es realmente lo que quiere para su vida y en eso, tú no puedes interferir. No obstante, siempre puedes intentar plantearle posibles ayudas (una terapia de pareja, por ejemplo).

      También utiliza estos momentos de reflexión para ser honesto contigo mismo ¿de verdad ahora quieres tener hijos y casarte, cuando hasta hace muy poco, intentabas convencerla a ella de que se lo quitase de la cabeza? ¿Sabes la responsabilidad, el esfuerzo y la gravedad de tener un hijo y que jamás se debe prometer algo así sólo por recuperar a tu pareja? Si no estás preparado para este paso, intenta no engañarla a ella, ni a ti mismo, pues esto ya serían palabras mayores.

      Un abrazo!

      Me gusta

      • José F. dice:

        Hola de nuevo, Cristina:

        Antes de nada, muchas gracias por tu respuesta y, a continuación, voy a contestarte por partes y, además, añadiré algunas cosas más.

        En relación con el primer punto que mencionabas, creo que los objetivos de vida, afinidades, etc. pueden encajar. Somos un tanto diferentes, pero en el fondo queremos lo mismo; lo que ocurre es que ella quería ir más rápido.

        Tienes razón en que no debo forzarla ni manipularla: pero igual que yo la he ido desencantando, me gustaría hacer un cambio para que vea que la llama del amor se puede volver a avivar. No le voy a prometer tener hijos ahora mismo porque, además, tal y como están las cosas ahora mismo a ella eso no le hace ni gracia.

        Digamos que la cabeza le ha hecho un clic: se fue desilusionando poco a poco y, de repente, está en un punto en el que no está segura de que me quiere lo que me tiene que querer porque ha visto que ella puede hacer su vida por otro lado. El problema es que eso se lo motivé yo y por eso me gustaría que viese que conmigo puede ser feliz, que es lo que ella siempre ha querido y que yo, a pesar de que no hice lo que tenía que hacer en su momento, ahora sí lo puedo hacer.

        ¿Por qué lo puedo hacer? Porque me he dado cuenta de que en una relación es muy importante ponerse en el lugar del otro y satisfacer sus necesidades de atención y afecto, lo cual había descuidado. Y lo había descuidado precisamente porque creía que mi pareja tenía que ser como yo quería, de mi estilo y no tenía claro al 100 % que ella fuese la mujer más adecuada para mí. No obstante, me he dado cuenta de que no hay que buscar a nadie perfecto, sino un compañero de vida al que debes ir amoldándote y viceversa.

        Creo que el haber llegado a estos problemas y tocar fondo, me ha hecho ver ciertas cosas y reflexionar acerca de ellas y, asimismo, considero que puede ser un punto de inflexión de cara a un cambio y mayor fortalecimiento de la relación.

        Como te decía antes, coincido contigo en que no debo forzarla ni manipularla, pero creo que sí debo luchar por lo que quiero y tratar de mostrarle que ese cambio es posible, ¿no? Es ahí donde me gustaría que me ayudases, ya que ella al tener ahora mismo la mente ocupada con pensamientos negativos, no ve las cosas tan claras.

        Además, un par de amigas suyas recientemente se han quedado solteras y creo que, en cierta forma, le están influyendo. Quizás me digas que son asuntos de ella y es ella quien decide y no las amigas, pero estoy casi convencido de que ejercen cierta influencia sobre ella y, de este modo, mi pareja está tomando como solución el alcohol en muchos casos como vía de escape, lo cual yo considero un remedio artificial y vacío.

        Por otro lado, creo que a ella últimamente le gusta sentirse halagada por otros chicos, dado que eso le hace sentirse valorada o querida; y esto le ofrece falsamente lo que yo no he sabido darle últimamente.

        Sé que tengo que respetar su opinión, su espacio, sus pensamientos, etc. pero creo que habiendo sido su pareja durante tanto tiempo, también tengo derecho a luchar por lo que quiero y demostrarle con hechos (no manipulándola) que todo esto se trata de una crisis y que podemos seguir adelante. Y es que los dos tenemos objetivos y sueños en común, el problema es que ella ahora los tiene nublados y, al haberse desilusionado, se le han olvidado sus sueños de formar una familia y se le han distorsionado sus valores principales de vida: está en un punto un tanto de indiferencia, en el que no está siendo fiel a lo que cree o aspira.

        Ayer por la noche hablé con ella y tras preguntarle un poco por la situación, me dijo que seguía en casa conmigo porque quería ver si sus sentimientos volvían a ser más parecidos a los que tenía antes: sus sentimientos más puros de amor hacia mí, ya que ahora está confundida y cree que no siente por mí todo lo que tiene que sentir. Y aquí es donde te pido ayuda para yo intentar hacer lo que pueda para demostrarle que somos dos pájaros con el mismo vuelo.

        Ella se siente rara por sentir así, pero tiene esperanza (al igual que yo) de que sus sentimientos vuelvan a ser parecidos a los de antes y yo sé que, en el fondo de su corazón, sigue siendo la de siempre.

        Me encantaría que me dieses alguna orientación con respecto a lo que te comento.

        Muchas gracias.

        Un saludo.

        P.D.: Ayer también le dejé caer lo que me comentaste de la terapia en pareja, aunque no hablamos mucho más al respecto.

        Me gusta

      • cristinalago dice:

        Hola Jose!

        Pues sí, es una crisis típica de una persona joven que lleva mucho tiempo en una relación larga y empieza a replantearse si eso es lo que quiere para su vida.

        Estas crisis acontecen de forma independiente al transcurso de la relación, se originan en torno a unas determinadas edades y no tienen nada que ver con lo que tú hayas hecho o dejado de hacer. Hace tiempo escribí un artículo cuya lectura te recomiendo, pues habla precisamente de este problema: La pareja estancada. Si te apetece, échale un vistazo a los comentarios de los lectores, vas a ver casos muy parecidos y personas que hablaron de sus propias crisis.

        Lo esencial es remarcar que una pareja la conforman dos personas, es decir, que una de ellas no puede hacer el 100%, decidir, actuar o sentir por los dos. Por ello tengo que insistir en que este es un tipo de problema que realmente tú no puedes solucionar. Es como si yo dudo entre irme a vivir a Australia a practicar el surf porque es el sueño de mi vida, o quedarme en mi ciudad con mi trabajo fijo y cerca de mi familia, porque no sé si me irá bien en Australia. Esto es lo que le pasa a tu pareja, está definiendo su vida y lo que quiere en ella y por eso se siente así y es un proceso que tiene que seguir su curso sin presiones. No está teniendo esta crisis por tu culpa, sino porque la tenemos casi todos y es totalmente normal.

        ¿Qué puedes hacer tú? Dos cosas, ahora que ya has dialogado con ella; 1) si consideras que fallaste como pareja, en lo que está en tu mano, ofrecer mejoras, cambios y soluciones; 2) si ella sigue con sus dudas y no acepta nada de esto, ni está dispuesta de momento a intentar trabajar en ello, entonces necesitarás darle espacio y que esté tranquila, consigo misma, pueda pensar sin presiones y pueda tomar decisiones libremente. Si lo intenta sólo porque tú insistes, en dos meses volvéis a tener el mismo problema. Tiene que ser ella.

        También ten en cuenta que si ella te está hablando de cómo se siente y tú le estás diciendo que lo que le pasa son pensamientos negativos, no la estás escuchando, ni teniendo en cuenta lo que te dice, porque estás demasiado centrado en eliminar el problema como sea. ¡Escúchala de verdad, ten en cuenta lo que te dice, no está hablando de pensamientos, sino de sentimientos!

        Sé que son situacines muy complicadas, que tienes miedo de perderla y que a veces ese miedo te puede llevar a actuar sin tener en cuenta que la otra persona no te pertenece y tiene todo el derecho del mundo a considerar otras posibilidads en su vida que le puedan hacer más feliz. Tú que has aprendido que es importante ponerte en el lugar del otro, hazlo ahora y no prejuzgues, no busques en ella a la chica que conociste hace 9 años, comprende que sus valores y prioridades puedan estar cambiando y sobre todo, acepta la situación tal y como es: lo que le pasa a ella no es una cuestión de lógica o argumentos, sino de emociones y es eso es algo que nadie puede forzar ni manejar de ninguna manera.

        Abrazos y ya nos vas contando

        Me gusta

  35. José F. dice:

    Gracias por tus comentarios, Cristina.

    Efectivamente, el estarla presionando no me está sirviendo de mucho, sino que más bien ella se está agobiando más. Además, hoy la he visto peor que días atrás (ha estado por la tarde con sus amigas y ha vuelto peor de lo que estaba) y me ha comentado que cree que no hay mucho que se pueda hacer, ya que sus sentimientos hacia mí han cambiado. Me sorprende mucho porque hace 1 semana exacta me estaba diciendo que me quería…

    Yo he intentado proponerle planes, como irnos este finde por ahí, pero ella no quiere; dice que no le apetece. Por tanto, creo que esto no va a tener remedio (al menos por el momento).

    Lo que me gustaría plantearte es si crees que es mejor que nos separemos y que ella se vaya y piense más a su aire o, si por el contrario, es mejor que se quede aquí unos días más. Yo prefería en un primer momento que se quedase, pero no sé si será peor. Puedo intentar también que se quede y no presionarla, aunque me resulte complicado. De todas formas, si a mí ahora me ve como a otra persona por la que no siente lo mismo, quizás es mejor que no me vea porque así quizás está alimentando esa idea/sentimiento negativo de mí, ¿no te parece? ¿O crees que existe alguna forma sutil de mejorar la situación estando aquí con ella?

    En caso de que ella se vaya, se iría a casa de sus padres y yo creo que me iría a otra ciudad para hacer contacto cero ya que tengo la suerte de que mi trabajo me lo permite. Creo que es una decisión que debería tomar en breve: seguir aquí un poco más con ella o poner ya distancia de por medio. ¿El contacto cero crees que podría ayudarme en algo? ¿Quizás ella al verse en casa de sus padres sin mí y ver que realmente muchas de las situaciones en las que se está apoyando superficialmente en estos últimos días son artificiales y pasajeras puede hacerle replantearse su relación conmigo?

    Muchas gracias por tu ayuda. Disculpa que vuelva a comentarte por aquí, pero son momentos duros y te agradezco una vez más tu ayuda.

    Un saludo.

    Me gusta

  36. José F. dice:

    Hola, Cristina:

    Ayer te escribí otro comentario, pero no lo veo aquí. No sé si ha habido algún problema con la publicación.

    No obstante, te escribo de nuevo para comunicarte que finalmente ayer por la noche le dije yo mismo que lo dejásemos, que no podía seguir así: viéndola en casa como una extraña, dándole besos sin que ella me los diese a mí y sin poder hacer prácticamente nada con ella fuera de casa, ya que no acepta los planes que le he propuesto estos últimos días.

    No sé si he hecho bien en cortar así tajantemente, pero creo que lo mejor es poner tierra de por medio. Hoy miraremos cómo nos organizamos para dejar el piso, etc. Y lo que no tengo claro es si decirle de dejarlo definitivamente, tal y como dije ayer; o si dejarle que se tome su tiempo para seguir pensando. Son momentos difíciles, pero creo que la distancia va a ser la mejor opción. Ahora creo que me queda solo tomar esa decisión.

    Cuando le comuniqué ayer eso, ella se puso a llorar y me decía que no sabía qué le ocurría: que estaba muy rara y confundida… pero yo no quise seguir ya con la situación y corté por lo sano.

    Ahora simplemente te pido un poco de ayuda con respecto a si crees que debería hablar con ella para decirle que se siga tomando un tiempo pensando en lo nuestro (ya separados) o si, por el contrario, le digo el adiós definitivo. La tercera opción sería recular del todo y seguir aquí con ella, pero creo que, habiéndole dicho eso ayer, ya no es tan buena opción.

    Muchas gracias de nuevo.

    Un saludo.

    Me gusta

    • cristinalago dice:

      Hola José,

      Si ya no hay amor o sentimiento de su parte, no tiene sentido que siga ahí, es un suplicio para los dos. Yo te hubiera recomendado lo mismo que has hecho tú, porque te abocabas a una situación en la que ibas a acabar mendigándole cariño y antes de llegar a ese punto, es preferible asumir lo que hay y retirarse con dignidad.

      En cuanto a dar marcha atrás y convertir la ruptura en un tiempo para pensar…no es aconsejable, 1.), porque te desautorizas y muestras debilidad y miedo; 2) porque te condenas a una espera incierta en la que no vas a saber a qué atenerte, prolongando innesariamente un sufrimiento que no te aporta nada y 3) Porque si ella quiere pensárselo y más adelante siente que te ama y quiere volver, puede pasar igualmente aun cuando no le des un tiempo, una ruptura no es algo irreversible. La opción de recular y decirle que se quede, en este punto ¿sirve para algo? Eso ya lo estabais haciendo y las cosas no mejoraban…

      Presta atencion a su reacción cuando has hablado de romper, lloró, te dijo que estaba confundida pero no te dijo nada de seguir intentándolo…es muy revelador.

      Piensa que la persona dejadora no suele aportar toda la información, por miedo, por culpa, por no hacer daño…No sabemos al 100% lo que le pasa e incluso no puede asegurarse que no haya una tercera persona…No conociendo todo lo que está sucediendo, sólo puedes actuar en función de evitar mayores sufrimientos. Lo demás, ya no depende de ti.

      Abrazos y ánimo

      Me gusta

      • José F. dice:

        Hola, Cristina:

        Aquí estoy de nuevo, tras haber transcurrido más de una semana desde el momento en que se fue. Desde entonces, he mantenido el contacto cero en todo lo que a mí concierne; me explico: no la he llamado, ni la he buscado, ni le he mandado ningún whatsapp, ni la he contactado de forma alguna. No obstante, sí he cruzado un par de palabras con ella (por whatsapp o en persona) porque ha venido al piso a buscar cosas. Tan solo para darle el OK, saludarla o palabras superficiales.

        El caso es que se ha pasado ya por aquí 4 veces y todavía le quedan por coger la mitad de las cosas… Creo que es un poco raro que no se lleve todo de golpe. Y, por ejemplo, este sábado me avisó a las 12:30 de la noche de que iba a venir por aquí a coger algo: vino a coger unas medias. No sé, a mí me parece un poco extraño y creo que lo hizo un poco adrede, para hacerme ver que se iba de fiesta o para ver lo que yo andaba haciendo o no sé… Porque estando en casa de sus padres y habiendo dos mujeres (su madre y su hermana), que tendrán medias… O incluso podría ponerse un pantalón…

        El caso está así: no tenemos ningún contacto más que para eso… Lo que ocurre es que veo un poco raro las cosas que está haciendo en ese aspecto.

        Yo por el momento estoy manteniéndome firme con el contacto cero y no tengo muy claro qué es lo que quiero hacer de mi vida: si seguir en este piso, si irme, si intentar algo con ella, si cambiarme de ciudad…

        La idea que se me ha ocurrido es hablar con ella dentro de unos días, en plan como “viejos amigos”, de buen rollo… Sin hablarle de nuestra relación. Por ejemplo, preguntarle qué novedades me cuenta, que me ponga el día en sus cosas personales (independientes de nuestra relación, etc.), tantearla un poco y, asimismo, tener algún detalle con ella. Había pensado en darle un libro que sé que le puede gustar tanto a nivel personal como académico/profesional. Mi idea es hacer un acercamiento en ese plan, sin tocar para nada el tema de la relación.

        En función de cómo vaya la cosa, cuando pase algún día más, podría ya hacer algún acercamiento un poco más “sentimental” y hablarle un poco de nuestra relación, a ver cómo va el asunto.

        Yo creo que ella está en una dicotomía, en plan: por un lado, explorar nueva vida, salir con sus amigas, etc. y, por otro, me da la sensación de que entre semana se ralla un poquito y le vienen ciertos recuerdos, nostalgias, se acuerda de nuestra relación, etc. y, por ello, quizás se ha acercado varias veces al piso (aparte de para coger cosas, supongo que para echar un vistazo también a ver cómo estoy yo; porque haber venido 4 veces y faltarle más de la mitad de las cosas por llevarse, se me hace extraño…). Quizás, como yo no le contacto para nada, a ella le entra cierta intriga por momentos o quiere que yo reaccione de alguna forma y yo no lo hago… Entonces le entra la curiosidad.

        Y nada más, quería comentarte un poco mi plan, a ver qué te parecía: estar unos días más así como estoy, después hacer un acercamiento en plan amistad sin hablarle de la relación ni agobiarla ni nada y, un poco más tarde, ya se podría ir un poco más al tema sentimental, en función de cómo vaya la cosa.

        Te agradezco de nuevo el haberme leído y espero tu respuesta, ya que creo que tú puedes arrojarme cierta luz al respecto.

        Muchas gracias.

        Un saludo.

        Me gusta

      • cristinalago dice:

        Hola José,

        Estás actualmente pasando por la etapa de negación de la ruptura y en esta etapa de obsesionarás buscando un significado positivo a cualquier mínima señal que recibas de ella.

        Que se lleve sus cosas poco a poco o de golpe, no es significativo, de verdad. Puede que sea una manera de comprobar si sigues ahí pendiente de ella, puede que no se vea todavía preparada para hacer ese cierre, pueden ser mil cosas y que ninguna de ellas denote que quiera volver. Y claro que sí, la persona que abandona una relación larga también tiene sus momentos nostálgicos y sus bajones, pero hace falta, mucho mucho más para querer retornar una relación rota donde se dejó de sentir. Hace falta amor, ganas, motivación, voluntad…y por eso, si la única persona de los dos que actúa para regresar, eres tú, no funcionará. Debe ser ella quien reflexione, te eche de menos, valore tu ausencia, compruebe si está mejor sin ti y con todo ello, tener su proceso de reflexión. Si tú en un tiempo la contactas para tantearla, que es lo que me estás comentando, sólo servirá para estorbar todo este proceso y para ella, significará que sigues por ahí, que no va a perderte y por tanto no tiene porqué temer, o echarte de menos, porque nunca acabas de irte.

        Yo te diria que te des tu tiempo para atravesar este estado de negación y mientras tanto, evites hacer planificaciones y estrategias, sólo sirven para agregar más tiempo a estar mal. Los sentimientos, las decisiones, los duelos tienen que seguir su curso, si ella no siente por ti como pareja pero más adelante después de pasado el tiempo se da cuenta de que se equivocó, ya reaccionará y sabrá donde buscarte. Como ya comentamos, una pareja no es lo que uno quiera, sino lo que quieren los dos.

        Abrazos

        Me gusta

  37. José F. dice:

    Hola de nuevo, Cristina:

    Muchas gracias por tu respuesta. ¡Se nota que sabes de lo que hablas! Concuerdo en lo que dices, he estado reflexionando y creo que tienes razón.

    Tan solo hay una cosa que me gustaría contarte al respecto, de la que me acabo de enterar y que tiene cierta relevancia: hablando con mi cuñado (o ex-cuñado), él me ha dicho que la hermana de mi novia también lo ha dejado con él. Esta chica siempre ha tenido celos de mí y mi novia y ya he visto que no ha perdido la ocasión de apurarse a dejarlo con su novio (que está fuera) pocos días después de mi ruptura y, según me ha dicho un amigo mío, las ha visto viendo el escaparate de una inmobiliaria o algo similar. Por tanto, deduzco que su intención es irse a vivir juntas, las dos hermanas, fuera de casa de sus padres.

    Esto es lo único que me hace dudar si debería hacer algún tipo de acercamiento (quizás sin darle ningún libro ni nada, únicamente de buen rollo, preguntándole qué tal y nada más), porque una vez que se muevan de piso creo que va a ser más complicado recuperarla algún día, dado que mi novia no la dejaría sola en dicho piso (principalmente porque una de las dos solas no se vale económicamente, tienen que costearlo entre las dos; por ello, no la dejaría tirada).

    Mis amigos me dicen que hable ya con ella, antes de que sea demasiado tarde. Yo concuerdo contigo en que hablar con ella de nuestra relación es forzar la situación, ¿pero el mostrar un mínimo interés por cómo le va últimamente no me serviría de nada en este caso? Quizás si ve un mínimo interés por mi parte, se plantee alguna cosa. Mis amigos dicen que yo no tuve paciencia con ella y que la invité muy pronto a que se fuese del piso. No sé… Yo concuerdo más con tu postura, pero también escucho las de otros…

    Te agradecería que me aclarases un poco este punto, tras haber aportado esta nueva información al respecto.

    ¡Muchas gracias por tu ayuda, Cristina!

    Un saludo,

    José F.

    Me gusta

    • cristinalago dice:

      Hola José,

      Independientemente de los consejos que pueda darte yo u otras personas, al final es tu criterio el que debe prevalecer. ¿Qué opinas tú?

      EN cuanto a que la invitaste muy pronto a que se fuera, dado que ella ya te había expresado su desamor, que se mostraba innacesible, que rechazaba todas tus propuestas para arreglarlo y ni siquiera reaccionó cuando sucedió la ruptura, yo te diría que se fue cuando tenía que irse, pues a todas luces era una situación de suplicio para ambos donde el terreno no era propicio para que resurgiese el amor. Tú no tenías que seguir ahí sufriendo desaires, ni ella estar a disgusto aguantando una convivencia insostenible intentando forzarse a sí misma a sentir algo que no sentía.

      Por otra parte, lo que vaya a hacer ahora tu ex con su vida y sus futuros hipotéticos planes, ya es asunto y problema suyo. No determina ningún cambio para tu situación. Si ella no siente ya amor por ti, ni deseos de estar contigo, da igual que te acerques a ella ahora, o dentro de tres meses. Las pocas posibilidades que tienes serían que ella al no saber de ti te echase de menos, se viese sola, tuviese miedo de perderte definitivamente…y esto no va a pasar si la abordas. Además que te expones a nuevas frialdades, rechazos…

      ¿Que con todo ello crees que debes quemar aun más cartuchos y apurar el intento hasta el final? Pues hazlo, no te quedes con la duda…pero insisto en que ahora es ella quien tiene que moverse, que es su parte la que falta, no la tuya y no puedes tener una relación por los dos.

      Un abrazo!

      Me gusta

      • José F. dice:

        Hola de nuevo, Cristina:

        ¡Ya estoy otra vez por aquí! Tal y como habíamos hablado la última vez, me he mantenido firme en mi postura y he continuado manteniendo el contacto cero con ella (ya han pasado casi 3 semanas desde la separación e inicio del contacto cero). El caso es que ayer ella me mandó un mensaje en el que me proponía que quedásemos para hablar. Yo le contesté diciendo que ya la llamaría cuando tuviese un momento.

        Creo que su intención es tantearme un poco a ver cómo estoy y cómo me siento, etc. Por supuesto, yo por el momento no la he llamado, aunque estoy pensando en llamarla mañana o pasado mañana simplemente para decirle en una conversación telefónica corta que me encuentro bien, que ya quedaremos algún día. No pienso hablarle nada acerca de nuestra relación, ni contestarle a sus preguntas de forma directa; únicamente decirle cuatro cosas genéricas, haciéndole ver que yo estoy perfectamente con mi nueva situación.

        El caso es que yo ya ni siquiera sé lo que quiero. No sé si me gustaría volver con ella o, si por el contrario, seguir una nueva vida. Por un lado, sin ella hay días que no me encuentro muy bien; pero, por otro, con ella tampoco estaba tan tan a gusto.

        Creo que su intención es la de tantearme, aunque tampoco estoy en su cabeza para saber qué es lo que piensa. Considero que mi plan de acción puede ser adecuado, ¿no? He esperado a que ella se comunicase conmigo, pero no he cedido ante sus peticiones, sino que he tomado yo un poco el mando en el asunto en el sentido de que quedaremos si yo quiero y cuando yo quiera.

        Quería únicamente hacerte saber esto, para ver si te parecen adecuadas mis acciones/intenciones con respecto a este nuevo capítulo de la situación.

        ¡Muchas gracias de nuevo, Cristina!

        Un saludo,

        José F.

        Me gusta

      • cristinalago dice:

        ¡Hola José!

        También puedes preguntarle directamente de qué quiere hablar…y ya ves tú si te interesa quedar con ella.

        Igualmente no te recomiendo meterte en estas dinámicas de lucha de egos, o de buscar tener el poder de la situación, simplemente se trata de ver lo que te conviene a ti y a tu bienestar, no de obtener la admiración o aprobación de ella. Si lo que te preocupa es quedar y mostrar una actitud determinada para que ella piense no se qué cosa, esto de por sí ya implica que sigues dependiendo de ella y de su opinión sobre tu persona, algo que a partir de ahora, te tendría que empezar a dar igual.

        Ella te ha escrito para quedar, es decir, no es un tanteo, es una propuesta directa…responde o no según tus intereses. Y si tienes dudas, no quedes y punto. Al principio de una ruptura hay muchos vaivenes y altibajos, a veces es mejor esperar un tiempo antes de estar preparado para afrontar un encuentro de este tipo. En el momento en que a ti te dé igual lo que piense ella de ti, en el momento en que no tengas que llevar una actitud fingida o forzada, en el momento en que te veas totalmente libre de decidir si volver o no a esa relación porque ya no sientes dependencia ella, entonces es el momento de verla si sigues queriendo hacerlo.

        En cualquier caso, ésta es una recomendación, la decisión final es tuya y no hay errores, ni aciertos en estos temas, sino experiencia personales que nos reportan, siempre, aprendizajes útiles.

        Abrazos!

        Me gusta

      • José F. dice:

        Hola de nuevo, Cristina:

        Gracias de nuevo por tus consejos. Estoy aquí ya otra vez dándote la lata, pero es que necesitaba escribirlo.

        Como te había contado, mi ex me contactó para quedar y hablar conmigo (porque cuando lo dejamos, dijimos que hablaríamos al cabo de unos días a ver cómo nos sentíamos y parece que ella se ha interesado en eso); el caso es que yo le he dicho que ya la llamaría. Ayer mismo me mandó otro mensaje diciendo que tenía que coger unas cosas en casa (yo aún no la había contactado). El caso es que la llamé para arreglar el tema de las cosas que tenía que coger y de paso hablamos brevemente de cómo estábamos. Yo le dije que estaba guay, a mi rollo muy bien, conociendo gente nueva, etc. que ya la llamaría en breve para quedar cuando tuviese un poco de tiempo.

        ¿Cómo crees que se habrá tomado ella eso? Es que lo cierto es que tengo un buen lío en la cabeza. Había pensado en llamarla mañana o así para ver si quedábamos…

        Como verás, tengo un poco de lío, pero creo que realmente sí que quiero volver con ella, pero tampoco quiero ponérselo fácil.

        Te agradezco enormemente tu ayuda y me encantaría obtener respuesta por tu parte. Creo que algún día tendré que invitarte a unas cañas o algo por haberme escuchado y ayudarme jajaja.

        Muchas gracias.

        Un saludo,

        José F.

        Me gusta

      • cristinalago dice:

        Hola José,

        Si quisieras seguir en la misma línea, entonces lo suyo sería decirle que mejor no pase por tu casa y que ya le enviarás sus cosas con un intermediario o por correo…Ese goteo de ir cuando le apetece a recoger cualquier porquería es una manera en la que ella tiene una excusa para manejar encuentros cuando le convenga y de paso controlar que sigues por ahí.

        En cuanto a cómo se haya tomado ella lo que le comentaste, pues puede que le haya resultado un alivio ver que estabas bien y no sufriendo; que le haya tocado el ego que no estés hundido o que le haya dado absolutamente igual. Imposible saberlo…y no es importante, la verdad.

        Sé que estás confuso, pero como verás, según el día y cómo dé el viento, cambias de idea con respecto a volver o no, con lo cual hoy te puede apetecer y pasado mañana, no apetecerte nada; lo que significa que no lo tienes nada claro y en parte es porque no te has desenganchado de la dependencia hacia ella. En parte porque llevas poco tiempo y en parte, porque con la tontería de recoger sus cosas, las llamadas y los mensajes, no desconectas nunca.

        ¿Qué te puedo decir en este punto? Envíale sus cosas a su casa. Corta todo contacto. Y solo si ella directamente te llama o escribe para volver, te lo planteas. Para el resto de las cosas, no pierdas el tiempo. Cada vez que te sientas tentado a contactar o a acceder a sus requerimientos, recuerda su frialdad y su rechazo y date cuenta de que el desamor no se revierte en una semana o en un mes.

        Un abrazo y te apunto lo de las cañas 🙂

        Me gusta

  38. José María dice:

    Hola Cristina!

    Llegué a tu blog y, en concreto, a esta entrada y, al leerla, me quedé perplejo al ver que mi caso era de manual y coincidía plenamente con todo lo que habías escrito.

    He tenido hasta hace pocos días una relación de 4 años con una chica 10 años menor que yo (tengo 40). Al vivir en ciudades diferentes, y no precisamente muy cerca, nos hemos visto en mi casa con bastante regularidad siempre que hemos podido, a veces incluso por temporadas largas de un mes, mes y medio; y cuando no estábamos juntos hemos tenido una relación telefónica diaria muy muy fluida durante todo este tiempo.

    El año pasado, debido a temas laborales, las estancias juntos se fueron haciendo cada vez menores, y la relación estaba un poco estancada, sin que por ello nuestra confianza, conversaciones o atracción se hubiese deteriorado.

    En Octubre tuvimos una larga discusión telefónica en la que salieron a flote todos estos temas de presente, futuro, etc, y en la que yo, quizás algo duro, le dije que tal y como iba todo lo único que podíamos hacer de momento era esperar a que el tiempo pusiera las cosas en su sitio. Ahora sé que esta conversación, por lo que fuera, marcó un antes y un después en lo nuestro. A pesar de ello, todo siguió en principio más o menos igual con la diferencia de que ella se volvió quizás un poco más fría.

    Así llegamos a hace mes y medio, antes de Navidades, cuando a ella buscó un nuevo trabajo más exigente de horarios que debía compaginar con unos estudios que está realizando. Entonces empieza a pasar justo todo lo que has escrito en tu entrada, y te cito literalmente: “ tu pareja empieza a tener menos tiempo libre, a comunicarse menos, a esgrimir excusas… si le preguntas, en un principio afirmará que no pasa nada, que simplemente está más ocupada, que tiene mucho que estudiar…pero el distanciamiento persiste. Vuelves a sacar el tema. Tu pareja se pone a la defensiva y sigue dándote excusas. A ti empieza a mosquearte…”

    Salvo en un paréntesis de 3 días en los que nos vimos hace ahora poco más de un mes, donde todo fue muy normal, la cosa fue enrareciéndose cada vez más. No respondía siempre a mis llamadas (daba excusas muy tontas) y cuando lo hacía las conversaciones normales fueron desapareciendo para dar lugar a otras en las que en muchos casos estaba de mal humor, sin ganas de hablar, con prisas y a veces agresiva (nunca lo había sido, todo lo contrario…)…También por ejemplo si le escribía algo personal en whatsapp tardaba en contestar (lo que antes no pasaba) o no lo hacía, o veía incluso como se había conectado y había ignorado lo que le había puesto.

    Yo empiezo a preguntarle que qué le pasa, y ella, muy enfadada, me dice que nada y que la estoy agobiando con mis preguntas.
    Hubiera sido más incisivo pero desde que empezó el trabajo ha estado muchos días con bajas por fiebre, dolor de garganta, etc (síntomas de estrés laboral?) y no quería empeorar su salud, aunque en mi interior pensaba lo que tú dices en el post: ¿y por qué no se apoya en mí en esta situación?…
    Totalmente fuera de juego lo único que siempre quería dejar claro por mi parte al acabar cada discusión era: ¿tú me quieres igual que antes? ¿quieres que sigamos juntos?, a lo que ella siempre contestaba que sí, sin vacilaciones…

    Hace una semana logré por fin que hablara, como asustada y en medio de llantos, algo más del tema. Me confesó que no sabía cómo decírmelo, que ella me quería mucho (y que por qué me iba a mentir) pero que estaba muy agobiada con todo lo que tenía y lo que se le venía encima, que le costaba concentrarse en su trabajo y que no se sentía a gusto si no podía darlo todo en la relación. Me pedía un tiempo (no sé cuánto) en el que debíamos comportarnos como amigos, sin hablar de responsabilidades de pareja. Ella no iba a buscar a nadie pero era justo que yo sí que podía hacer lo que quisiera. Según ella, esto lo hacía por mí…

    Sin entender nada, le pregunté, por primera vez, si había una tercera persona o si se avergonzaba de algo que había hecho y me contestó también que no. Sólo me pedía eso, comportarnos como amigos.
    Yo le dije que la quería y que no tenía problema en darle su tiempo y espacio, pero que lo hacía como pareja, no como amigo. Me insistió que no, que así la agobiaba.
    Sin quedar muy convencido (y sigo sin saber exactamente qué pasa) decidí dejar que las cosas fluyeran por sí solas para quizás poder entender qué es lo que pretende exactamente…

    Durante esta última semana he dejado que sea ella la que llame o escriba (más esto último) y, ante mi confusión, lo hace siempre varias veces al día (aunque eso sí, ella marca los tiempos) para interesarse por mis horarios y mi vida. Siempre con cierta distancia, si ella está con ganas de hablar todo va ok (incluso a veces con alguna pequeña insinuación sexual), pero si yo (hace 2-3 días pasó) me preocupo por ejemplo de si lo que le pasa puede ser debido a estrés laboral, sin venir a cuento se vuelve colérica y me grita que le molesta que no me tome en serio el pacto que hemos hecho (yo no he hecho ninguno, ha sido impuesto). De ahí pasamos a que desconfíe si yo no puedo cogerle el teléfono o que me mande ayer un mensaje de buenas noches diciéndome varias veces que me quiere mucho y que me manda besos… En fin, de locos…

    En este punto, y ya llevo mucho masticado, me siento como un rehén, no sé qué hacer, cómo tratarla para no dar un paso en falso. Cada vez más tengo la sensación de estar ante una persona extraña, desconocida para mí, de la que incluso (no puedo imaginármelo por lo que la conozco) llego a pensar que está jugando conmigo.

    Por sus acciones diría que ella se ha desenamorado y me ha cerrado la posibilidad de que yo entre en ciertas parcelas de su vida, y no sabe cómo afrontarlo, pero por otro lado pasa el tiempo y me sigue diciendo que me quiere mucho, sin haber ninguna otra nueva confesión por su parte, pero tampoco mucha posibilidad de diálogo sobre temas personales, ni planes de vernos, ni nada…

    Estaría muy agradecido si pudieras darme tu opinión y consejo al respecto. Habiendo leído mucho de lo que escribes y contestas, estos van a tener seguro un gran valor para mí en este momento.

    Un abrazo, muchas gracias por tu tiempo y enhorabuena por el trabajo que haces!

    Me gusta

    • cristinalago dice:

      Hola José María,

      Creo que en el fondo sabes que esa relación ya ha terminado y sólo el miedo a perder lo poco que queda (la esperanza) te retiene en una situación que ya no tiene ni pies ni cabeza.

      Cuando hechos y palabras no concuerdan es porque existe un engaño, o un autoengaño, si me apuras y ante esa contradicción, los hechos son lo que prevalece.

      ¿Por qué una persona te dice que te quiere cuando a las claras te está demostrando todo lo contrario? Porque si te dice que te quiere, tú te mantienes ahí. ¿Y por qué te mantiene ahí, si ya no te quiere? Porque el plan A (que lo tiene) no es seguro todavía y necesita mantener un plan B.

      Olvídate de la novia que conociste este tiempo, de las promesas, planes o vivencias compartidas. Esta persona ya pertenece al pasado. Lo que hay ahora es alguien que ya se encuentra en otro camino y sobre todo, alguien que ya no siente por ti lo que sentía antaño. Y sí, esta nueva chica está jugando contigo, porque ya no te ve en su vida y lo unico que le sigue vinculando a ti es el miedo a quedarse sin opciones.

      Ante todo lo que te recomendaría es acabar con todo este vaivén.

      Perderla, ya está perdida. Y casi seguro por lo que cuentas que hay otra persona.

      Consentir que te maltrate, te maree, te hable mal, te ignore o te maneje como quiera, no evitará que la relación se acabe, pero sí hará que acabes con la autoestima destrozada y un recuerdo totalmente traumático de la persona y de la relación.

      Si quieres quemar un último cartucho, la opción menos insana es hablar con ella y decirle que se acaban los tiempos y los mareos, que si no toma una decisión, la tomas tú. Ten por seguro que ella ya tiene su decisión tomada, el tiempo que te ha pedido no es para pensárselo, pues ya lo tiene pensado de sobra.

      Plántate, José María, que no hay razón, ni justificación para que te traten así.

      Ante todo, dignidad y respeto a uno mismo.

      Abrazos

      Me gusta

      • José María dice:

        Buenas noches, Cristina,

        En primer lugar darte las gracias por tu rápida respuesta y por tu interés en mi historia. Has sido muy tajante y me ha servido de mucho tu ayuda (ha sido como una inyección de fortaleza).

        Como bien dices, sé en mi interior desde hace tiempo que la relación está prácticamente acabada. Lo de que cuando los hechos y las palabra no coinciden hemos de atender a los hechos es una gran verdad pero muchas veces no queremos verla por miedo a perder algo que nos hacía felices.
        Y llevas razón en que debo cuidar más de mí mismo a partir de ahora…Lo haré, de verdad!

        Mi problema es que no me gusta quedar mal con la gente a quién quiero, y menos aún con alguien con quién he compartido tanto, e intento todo hasta que veo que ya no se puede más…Me gustaría con el tiempo convertir lo que siento en amistad, pues siempre lo he hecho anteriormente, pero claro, así con mentiras y rollos raros ni eso si quiera…
        ¿Por qué la gente se complica tanto la vida y no habla claro, y más con alguien con quién ha tenido algo tan cercano? No es tan difícil, creo yo…

        Estaré de viaje estos días, lo cual me dará tiempo para poner más distancia aún y distraerme un poco. A la vuelta, si sigo como estoy ahora, tenía pensado hacer lo que me dices de hablar con ella (espero poder hacerlo, porque es casi imposible mantener una conversación seria) y coger el toro por los cuernos sin más historias raras de por medio.
        Te contaré el desenlace.

        Muchas gracias de nuevo y un abrazo!

        Me gusta

  39. Mónica dice:

    Hola Cristina!

    Te comparto mi historia esperando me puedas dar un poco de ayuda. Tengo 4 meses en una relación a distancia.

    Al inicio de la relación la comunicación no era muy constante y yo lo tomaba con tranquilidad supongo que era porque apenas empezábamos y pues no tenía apuro de si hablabamos o no. Después de vernos varias veces la comunicación se hizo diaria salvo cuando él salía por trabajo porque a veces no tenía conectividad.

    Hace 3 semanas que empece a notarlo raro algo muy parecido a lo que describes. Salió fuera de la ciudad donde él vive y la comunicación fue escasa pero normal después volvió a su ciudad y al día siguiente amigos de él estuvieron visitándolo por 2 semanas obvio que por ese tiempo hablar con él se hizo casi imposible así que me moleste y en modo inquisitivo lo acuse de salir con alguien mas y que si era asi era mejor que dejaramos lo de nosotros a lo cual obvio él me respondió que no, pero la comunicación seguía disminuyendo.

    Hace 5 días hablamos normal me dijo que todo estaba bien y terminamos la conversación tranquila. Después desapareció así que decidí tomarlo como un Houdini y dejarlo desaparecer. Pero el día de ayer le dio me gusta a una publicación que hice así que lo busqué preguntándole si todo estaba bien, a lo que me contesto que sí, hablamos y me dijo que quiere verme pero que no sabe como hacerlo porque por lo que resta del mes de febrero va a estar saturado de trabajo. Me pidió que no pensara que había otra mujer y que no creyera que no quiere verme. Me preguntó que si yo quería verlo a lo que le dije que sí. Por lo tanto programamos una fecha para vernos y terminamos la conversación normal y pensé que retomaríamos la comunicación constante que teníamos.

    No sé que pensar de la situación por una lado siento que lo agobie al ser tan inquisitiva con él acusándolo de estar con otra y que por eso es que ahora esta actuando raro y distante. Por otro lado pienso que efectivamente existe otra y que solo me esta dejando como plan B por si no le funcionan las cosas.

    No sé si debo dejar pasar algunas días y ver como continúa su actitud o si debo dejarlo ir como un Houdini o si debo hablar con él como si todo estuviera bien en mi, pero es que lo veo en línea a y no me busca y eso no es normal. He escrito un mensaje diciendole que necesito tiempo porque creo que eso es lo que necesito ya que me hace sentir mal que no me escriba y odio estar esperando a que lo haga. Pero no sé si debo enviárselo.

    Espero puedas ayudarme con tu consejo. Gracias. Saludos desde México.

    Me gusta

  40. Sara dice:

    Hola Cristina,

    Llevo cuatro años con mi pareja, dos de convivencia. Hace más o menos un mes que tuvimos una discusión y desde entonces mi pareja se empezó a mostrar más fría conmigo, no fue grave pero que creo que es la gota que colmó el vaso, como sexualmente no teníamos problemas pensaba que todo volvía a estar mejor pero durante el día casi no me hablaba y cuando le decía que teníamos que comunicarnos él casi me ignoraba. Yo intenté dejar espacio, no insistirle demasiado en la necesidad de hablar pero la situación empezaba a hacerse insostenible. Me dijo por mensaje que se iría a dormir a casa de sus padres, me dio a entender que estaba confundido. Antes de que se fuera pudimos hablar un rato y me dijo que últimamente no era feliz, que me sentía lejos y que no veía salida a la relación. Entonces le dije que tal vez necesitaba distancia para analizar las cosas con tranquilidad, él me decía que tal vez sí, se mostraba triste, se puso a llorar y muy cariñoso conmigo físicamente, me besaba, me abrazaba incluso quería llegar a más físicamente.

    Nos vimos un día, hablamos pero muy poco, más bien hablé yo: le dije que soy consciente que hay cosas que debo cambiar para que la relación vaya mejor (estoy dispuesta a hacerlo y son hechos concretos, no quiero que se queden en palabras). Él me dijo que me estaba echando de menos pero que también era cierto que tenía momentos más tranquilos estos días que cuando estábamos juntos. Pero que con lo que le había dicho sí quería que nos diéramos otra oportunidad y volver a intentarlo poco a poco. Yo pensé que sería mejor no tener relaciones hasta que no tuviera claro que quería volver, pero al final acabamos teniéndolas.

    Quedamos a los pocos días y cuando le dije si tenía pensado volver a vivir conmigo,sin presionarlo, me dijo que me quería mucho pero que está bloqueado. Es cierto que tiene problemas familiares de salud. Aunque como he leído en algunas de tus palabras esto no haría alejar a la pareja, al contrario. No puedo evitar sentirme culpable por pensar que tal vez no he dado la importancia que debiera a estos problemas serios, y me haya preocupado de otras cosas sin tanta importancia.

    Yo estoy dispuesta a pulir aspectos para que la relación pueda seguir adelante y de una manera más positiva. Creo que es posible porque hay amor, pero lógicamente hemos de querer los dos y creo que yo puedo hacer poco mientras esté bloqueado. He pensado que lo mejor es no decirle nada hasta que él me lo diga a mí y no tener relaciones con él hasta que no tenga las cosas claras: esto me confunde porque él realmente tiene muchas ganas de estar conmigo y cuando ocurre estamos muy agusto pero después yo me vuelvo a sentir peor si veo que las cosas no avanzan. ¿Estaría haciendo lo correcto?

    Gracias.

    Me gusta

    • cristinalago dice:

      Hola Sara,

      Los responsables de que una relación funcione o no funcione, son las dos personas que la sostienen. Como no hay relación, ni persona perfecta, lo normal es que ambas partes cometan errores y tengan cosas por mejorar. Cada miembro de la pareja debiera ser libre para poder hablar de lo que le molesta, proponer cambios y negociar acuerdos que permitan que los dos estén bien.

      Y todo este rollo para decirte que no se trata de “te dejo y tú te rasgas las vestiduras prometiéndome cambios para que vuelva”. Sería más bien algo así como “Sé que llevamos mal un tiempo, que tenemos problemas que corregir, vamos a currárnoslo juntos”.

      Como bien dices, es cosa de los dos y los dos tenéis que ser partícipes de esta última propuesta. No es una lucha de poder, no es que él, por haberte dejado, ya automáticamente se sitúa por encima y tú tienes que esforzarte en obtener su favor. Yo sé que da miedo una ruptura, sé que en estos momentos uno no ve claras las cosas y a veces se deja llevar por la ansiedad y la desesperación, te culpas de todo y no tienes la perspectiva que puede dar un tiempo de reflexión.

      Yo no te recomendaría que mantuvieses relaciones sexuales con él a menos que realmente te apetezca y no tengas expectativas en torno a ello. Muchas personas creen erróneamente que el sexo es una herramienta para suscitar sentimientos en la otra persona y recobrar el vínculo. No es así, ni tampoco el hecho de que haya sexo implica que se vaya a regresar. El sexo no

      es lo que hace que una persona quiera convivir y tener una vida junto a otra. Aquí verás muchos casos de sexo postruptura que nunca dio lugar a una reconciliación. Piensa que a nadie le amarga un dulce y puede que tu ex pareja no piense volver, pero le cueste mucho desapegarse de la relaciones íntimas mientras no tenga otras opciones.

      En general, la mejor opción en estos casos es o bien coger a la persona por banda y pedirle claridad y sinceridad o bien tomar distancia y tomarte tú este espacio como una oportunidad de reflexionar. Yo he estado en esta situación, y no he vuelto a aceptar tiempos, ni plazos. Por lo general, son una tomadura de pelo.

      Abrazos

      Me gusta

  41. Adela dice:

    Hola Cristina, antes que nada quiero decirte que me gustó mucho este tema, justo porque estoy pasando por esta situación, espero que puedas darme un consejo, empecé una relación con una persona más grande que yo ,tengo (28 años) él tiene (33 años),apenas salí de la universidad y estoy en busca de trabajo , el lleva años trabajando en una compañía, al mismo tiempo es profesor en una universidad y los fines de semana tiene maestría.

    Llevamos 8 meses de relación la cuál como todo el inicio fue muy lindo, romántico, sin embargo hace un mes surgieron detalles que yo no había visto al principio, como su revisión del celular todo el tiempo para platicar con sus amigas o desviar la mirada a otras mujeres cuando salíamos (al hablar de esto el negó todo, me dijo que imaginaba ahí empezó todo mal) , y lo que más llevó el inicio de los problemas y discusiones fue por inseguridad mía por el tema de las miradas y que es muy sociable, el puede ver a sus alumnas como amigas, e incluso los viajes académicos con ellos, por lo que las discusiones fueron que yo no tengo confianza en él (se ofendió mucho sobre esto) , o que no tiene tiempo para hacer algún viaje los dos

    Tratamos de trabajar en ello, inicié por mi al ir a terapia y mejorar para la relación, el cuál me ayudó mucho y ya no retomaba ningún de temas sobre eso, sin embargo él ahora se muestra frío físicamente y en sus mensajes que son más secos,cortos,(aunque me dice “mi amor, mi cielo”)..

    Me decía que por el trabajo no tiene tiempo o llega cansado y en vez de vernos mejor llega a su casa por cosas que tiene que hacer pero que no imagine cosas negativas ,le dije lo que sentía de que ya no tenia esos detalles físicos de agarrar mi mano, besarme (sólo cuando se lo pido), y me dijo que yo sólo estoy para reclamos (así dice cuando quiero manifestar algo que siento por más que trato de decirle que no es eso), que no valoro lo hace por mi ,que siempre me dedica todo su tiempo libre para verme y que no puede ser cariñoso por lo que hemos pasado porque él también tiene sentimientos y aún le duele las discusiones que tuvimos si él no ha dado pie a malos entendidos y por eso no le nace por que tiene esa espina y se siente muy ofendido.

    A la vez me dice que quiere trabajar la relación porque vale la pena, y me ama mucho,y que no quiere darse por vencido y que no quiere que nos demos tiempo sino convivencia porque le gusta tal y como soy y no quiere que cambie en nada… aunque si esto continua no vamos a llegar a nada y ya no podemos pensar en un futuro.

    Hemos tratado de platicar lo que cada uno quiere (yo no hacer reclamos sobre desconfianza o de cualquier otra cosa) y yo le pido que sea un poco mas afectuoso , hacerme sentir como su novia no como amiga o estar por estar como obligación, es por eso que me llega inseguridad de lo que siente por mi

    Me dice que yo soy la de los frenos y lo alejo con actitudes cuando reclamo cosas y que una relación es de dos pero que yo soy la que no hace su parte si estoy insegura de lo que él siente en la relación , ahora no se que hacer por que me duele estar así. Estoy confundida de lo que me dice y hace o nadie está cediendo.

    Gracias Cristina , te mando un saludo!

    Me gusta

  42. Marisa dice:

    Hola Cristina
    Llevo 10 años con mi pareja de las cuales hemos tenido idas y venidas de novios porque se agobia, lo llegamos a dejar 3 veces.. y luego volviamos.. ahora dice que le falta algo en la vida y que no sabe qué. El mismo motivo de siempre.. Que yo no soy el problema, que el problema es él y que como no quiere que yo sufra que es mejor dejarlo.. lo hemos dejado como 3 veces mientras eramos novios y durante ese tiempo no paraba de buscarme.. por miedo a perderme. Por fin, pudo dejar el trabajo que le agobiaba y empezó a ser otra persona, pasamos 5 años maravillosos, me pidió casarnos, intentar ser padres etc.. ( que no pudo ser). Despues de 5 años me dice que le vuelve a pasar la misma situación que se está agobiando en la relación, que ya no tiene sentido seguir porque ya nos ha pasado y que acabamos volviendo y le vuelve a pasar, dice que necesita estar libre y perseguir ese algo que le falta que no sabe que es. Comenta que me quiere muchisimo , quizá demasiado y que ya está bien de hacerme sufrir y que cree que lo mejor es que lo dejemos. hace poco ha conocido a una chica que le ha empezado a atraer, lo he descubierto por su email en el que se ve que están comenzando algo pero nada muy serio.. es una chica con la que pasea con los perros y nada más. Cuando le he preguntado se puso muy nervioso y al final me lo ha confesado, dice que la chica no significa nada, y que llegó despues de confesarme su agobio, que no ha sido por ella, que hablan de cosas de la vida y nada más paseando pero que se siente muy a gusto con ella y no presionado.. pero que cuando ha sentido atracción por ella a él no le ha parecido normal y se replantea que lo mejor es que lo dejemos de una vez aunque sabe que no será feliz porque me ama demasiado pero quizá no lo suficiente.. no sabe que le pasa ni que le falta y está muy agobiado, dice que el problema lo tiene él no yo. Me iba a contar lo de la chica pero no lo ha hecho porque dice que tenia miedo a perderme y que no queria.. me dijo que le perdonara y que la iba a dejar. Ayer habló con ella pero para mi sorpresa la dijo que necesitaba un respiro y que por un tiempo habia decidido dejar de verla y yo le dije .. por un tiempo?? dijiste que la dejabas y él dice que no tuvo valor además que ella está separada y tiene 2 hijos y sabe que no va a llegar a nada con ella, de momento la ha dejado y a mi me ha dicho que lo que tenemos que solucionar es lo nuestro, que la chica no tiene nada que ver.. que le falta algo y que debemos centrarnos si seguir o no.. él no quiere perderme porque dice que me quiere mucho pero igual no lo suficiente y que tiene muchas dudas.. yo le he dicho que vaya a un psicologo y se trate porque yo no soy el problema, si le dejo él no será feliz volverá a pensar en mi como otras veces.. yo ya estoy hartándome de esta situación, llevamos 2 años casados, tenemos 45 años y como comprenderás si nos separamos esta vez es la definitiva, yo no volveré..

    gracias por contestarme.. estoy hecha un mar de lios

    Me gusta

    • cristinalago dice:

      Hola Marisa,

      Muchas relaciones que empiezan fundamentadas en el amor y atracción mutuas, acaban derivando meramente en un vínculo dependiente y mi impresión sobre la relación con tu pareja es que en estos momentos, esto es lo que queda. Necesidad, miedo de salir de la zona de confort y arriesgarse, miedo a la soledad, pero al mismo tiempo, un deseo constante de cambio y libertad que no nunca se acaba de definir.

      Piensa en un perro atado a un poste que intenta escapar, alargando al máximo la cuerda. Pero cuando llega al tope, siente el tirón y vuelve con las orejas gachas. Más o menos es lo que le sucede a tu pareja.

      Si fuera honesto consigo mismo, si se conociese mejor, diría: “Mira, Marisa, yo ya no siento lo que tendría que sentir, pero sinceramente, me muero de miedo de tener que empezar de cero a mis años, por lo cual necesito que tú sigas ahí eternamente a modo de seguro”.

      No sé si tú le sigues queriendo o compartes ese miedo. Sea lo que sea, en este punto, lo que sucede es que tienes a una persona al lado que simplemente se tenía que haber ido ya la primera vez que sintió algo suficientemente fuerte en su interior como para romper lo vuestro. El resultado de volver sin estar realmente convencido, es una ruptura más, y otra, y engaños, y terceras personas y al final, todo apunta a que lo que viene a estar haciendo ahora mismo es intentar preparar el salto a una nueva relación para evitar tener que quedarse solo después de dejarlo contigo.

      Normal que estés harta, porque habéis llegado a una situación en la que él hace y deshace a su antojo y tú resignadamente aguantas idas, vueltas, chicas de los perros y palabras sin hechos. La responsabilidad de ser feliz está en uno mismo y si alguien se siente estancado, hay muchas opciones antes de romper con tu pareja o ligarte a alguien a sus espaldas. En este punto se trataría de evaluar si lo que tienes con él es merecedor de tolerar estos tratos y estas inestabilidades, o no lo es.

      Abrazos!

      Me gusta

  43. Anónimo dice:

    Hola Cristina:

    Me encuentro en este caso, de hecho ya te escribí en el hilo de las relaciones de rebote. Empecé una relación a mil por hora con una chica extranjera que se desinfló a los pocos meses, y fue saboteando la relación hasta que la tuve que dejar (al final quedé como culpable).

    Lanzo una pregunta a la mesa: ¿crees en el miedo a enamorarse? ¿Es decir, que te puedas sentir muy atraído/a por una persona, pero cuando ves que la cosa se empieza a poner seria te pones la coraza y empiezas a sabotear la relación para que se acabe por miedo a sufrir de nuevo tras una ruptura traumática? ¿O simplemente piensas que ha bajado el interés y lo que antes no era problema ninguno ahora no son más que excusas y falta de ganas? En la última conversación que tuve con ella su respuesta es que mientras más le gustaba más miedo le daba y más rechazo le producía. ¿Crees que puede ser eso así, o no es más que una excusa barata que denota la falta de interés?

    Un abrazo;

    Me gusta

    • cristinalago dice:

      Hola Anónimo,

      Sí, existe el miedo a enamorarse. Se puede tener miedo de cualquier situación, cosa o circunstancia que se asocie a algo traumático para nosotros y que no hayamos podido resolver por nosotros mismos.

      No obstante y concretando más en lo que comentas, una persona con ese tipo de miedo, enseguida se retira del campo de juego, no hubieras pasado de las primeras citas con ella. Lo de enamorarte, estar genial y luego encontrarle pegas a todo, es más habitual en el típico enamoramiento/flechazo que al ir conociendo a la otra persona, se va desinflando.

      En cualquier caso no sabemos a ciencia cierta lo que puede ocurrir en la mente de nadie, podemos hacernos cierta idea en función de sus actos.

      ¿Para ti cambiaría algo saberlo?

      Me gusta

  44. Anónimo dice:

    Gracias por responder, Cristina.

    En la práctica no cambia nada, pero la verdad es que por su forma de actuar sí que creo que le ha podido dar el vértigo. Si a ello sumamos la distancia y su mentalidad teutona (estaba organizado su futuro de cierta forma y no querer cambiar su plan de vida por nada) han podido hacer mella. Es decir, empezar disfrutando mucho y los dos genial, y conforme la cosa se ha convertido en algo más serio, se ha bajado del carro. Aunque nunca formalizamos como relación seria porque aún recién empezábamos, los hechos y actuaciones de ambos han ido en ese camino: los dos teníamos un rollete previo y lo dejamos tras hablarlo otorgando exclusividad, presentaciones “oficiales” de amigos y fotos juntos a familia, etc, etc.

    Siempre hablamos de ir conociéndonos y luego se vería. No le gustaba plantear una posible relación relación como tal porque creo que le daba vértigo, pero el caso es que sí que habló de futuro juntos, viajes vacacionales, próximas visitas para reunirnos, etc., además de todos esos pasos de formalidad que te he dicho antes. Es decir, abrir las puertas a todo pero con reservas en ciertas cosas.

    Me parece que es bastante inestable y tiene una buena tortilla en la cabeza, y tonto de mí de enamorarme y creerme tanta fantasía. Pero claro, te pega un flechazo de muerte en un país exótico. Vives una semana que ni un guión de Hollywood y te corresponden. Vuelves y durante tres meses te dicen todas las noches que quieren dormir en tus brazos, que te echan de menos, que le cuesta que nadie entre en su vida y a mí es como si me conociera de hace años, se planean viajes juntos, nos vemos muy a menudo recorriendo media Europa alternativamente para reunirnos, pasamos fin de año juntos, y cada vez mejor. Así es difícil no enamorarse. Y todo esto una persona que, a priori te encanta. Solo de recordar esos ojos me descuajaringo.

    De todas formas, esto está roto rotísimo, y el verdadero motivo de sus dudas y alejamiento nunca lo sabré. A veces me mortifico pensando que todo ha ido rápido y por eso se ha podido bajar del carro, pero como me dijiste en el otro hilo, nada de eso era impedimento en un principio. Quizá por el hecho de conocernos en un país exótico y pasar una semana de película de Meg Ryan se dejó llevar, y en cuanto aterrizó un poco en la realidad se dió de bruces contra ella. Y me mortifico más aún pensando que quizás me precipité, pero siempre quiero recordar que cuando me sentía tan mal para dejarla aún queríendola fue por algo.

    También, como mente traicionera que tengo especialmente neurótica, siempre me planteo que si lo que le da miedo es el compromiso se podría hablar. Porque la verdad es que los desplantes que me hizo, me los hizo siempre con compromisos pequeños que yo nunca le pedí, y que no pudo o quiso cumplir. Creo que se ahogó sola. Por ejemplo, cuando vino a verme en diciembre le pillé una mentira. Me dijo que no le quedaban vacaciones ese año, y que por eso venía de viernes a domingo. Hablando en febrero me dijo que le quedaban 5 días de vacaciones del año pasado. Yo fuí tres semanas en noviembre de miércoles a domingo, pero claro, soy autónomo y mis condiciones no son las mismas. De esa mentira me he dado cuenta una vez todo roto. Parece como que hubiera querido corresponder a cosas que nunca he pedido. Para mí lo importante era que viniera, ojalá le pudiera explicar esto, que para mí el gran regalo era que viniera aquí a ver donde vivo y quién soy, y me daba igual si eran dos días o tres o los que fueran.

    Por eso me duele. Además, las pocas conversaciones tras la ruptura han sido un desatino porque al ver que le apliqué el contacto cero me contactó reclamando y las conversaciones siempre acabaron mal.

    Como bien me dijiste, me voy a esperar un tiempo a ver si me aclaro yo primero, y una vez hecho esto evaluar si vale la pena volver a hablar con alguien que no me quiere o, en el peor de los casos, que no puede o quiere quererme.

    Un abrazo

    Me gusta

    • Anónimo dice:

      Tres semanas antes en noviembre, quería decir

      Me gusta

    • cristinalago dice:

      Hola Anónimo,

      Las historias de amor fugaces, también son historias de amor. No todo amor está destinado a durar o poder desarrollarse y por ello en la vida encontramos ilusiones pasajeras y compromisos duraderos, personas que en muy poco tiempo nos dejan mucha huella y otras personas que comparten muchas más y se van de nuestra vida con mucho menos ruido.

      Con la perspectiva del tiempo, de las personas de las que más nos tendemos a acordar son de las que nos amaron sabia y fielmente, no de las que nos desamaron…

      Al final, las cosas son menos complejas de lo que parecen: sea lo que sea lo que sentía esta chica por ti, no era suficiente como para luchar por ello o simplemente, para intentar lo mismo que tú intentaste. Lo demás, lo desconocemos, pero este hecho parece claro. Es esto lo que ella libremente ha escogido y si en su mente hay miedos inconfesables, si no superó lo de su ex, si acaba de descubrir que es lesbiana, si quiere hacerse monja o si tiene miedo al compromiso, es asunto y problema suyo.

      En tu proceso, es esencial la labor de des-idealización. Pienso que es lo que más daño te está pudiendo hacer en esta ruptura, ya que las circunstancias que se dieron son propicias para crear una fantasía de mujer ideal, y aun encima sin haber tenido tiempo a conocerla realmente, el factor perfección se intensifica.

      Si en estos momentos tienes carencias en tu vida, estás en una mala racha (independientemente de la ruptura) y necesitas cambios personales, es el momento de aprovechar la fuerza del dolor y luchar por ello.

      Abrazos y nos sigues contando!

      Me gusta

  45. Anónimo dice:

    Hola Cristina;

    Efectivamente, la idealización es total y absoluta. Espero seguir firme en el contacto cero y que esta desaparezca, porque ahora mismo me parece una Diosa que había sido enviada de los cielos para llenar mi existencia de gozo y felicidad divinos. Madre mía, jejeje.

    Es cierto que al no haber llegado a profundizar en su personalidad, solo veo cosas positivas. Muchísimas, la chica me encanta. Y eso pese a haberme contado alguna que otra mentira y haber manipulado alguna conversación y especialmente la ruptura. Pero bueno, espero seguir firme con el contacto cero y que este amor idealizado pase al recuerdo.

    También el hecho de haber sido algo tan corto y quedarse un con ganas de muchísimo más me hace seguir enroscado.

    Y como bien dices, y siempre aciertas, estaba pasando una racha de reconstrucción personal antes de conocerla y ahora mismo tengo que retomar las riendas de mi vida.

    Voy a contar un secreto: sigo deseando como loco que esta chica me eche de menos y se reconsidere el volver. Sé que es más fantasioso que lo de la Diosa de los cielos, pero que le vamos a hacer. Estoy en una etapa aún temprana. Es jodido porque estoy temiendo que me dure más el duelo que la relación en sí.

    En fin, gracias por el apoyo, y ya daré algún que otro parte según avance en todo esto.

    Un abrazo fuerte;

    Me gusta

  46. Julia dice:

    Hola Cristina.

    Primero decir que valoro mucho tu percepción e intuición acerca de los problemas que tiene la gente, y el bien que haces a todos aconsejándonos.

    En mi caso, tengo una relación desde hace dos años y medio con un chico en la que vivimos en casas separadas en la misma ciudad, no conozco a su familia, no salimos con amigos en común, y ni si quiera estamos juntos en momentos relevantes como una nochevieja, un cumpleaños de algun hermano, etc.

    Por contextualizar, la cosa ha tenido sus altibajos, su ex estuvo presente año y pico porque no era capaz de cerrar el ciclo, se negaba en rotundo a presentarme a su familia o a convivir…decia no estar preparado. Todo aderezado con algún desplante, y falta de respeto por ejemplo negando nuestra relación, sobretodo al principio, que parecía secreta. Hubieron muchas dejadas y retomadas por su parte, hasta que un día decidí dejar la relación porque me hacía daño. Yo solo queria estabilidad y sentirme feliz, tranquila y querida. Me puse firme pero con el tiempo me buscó, prometiendo un futuro juntos prometedor sin lo anterior. Perdoné y seguimos adelante.

    De eso ha pasado un año. Todo iba bien, yo enterré todo lo sucedido y pasamos meses muy bonitos juntos. Pero seguíamos sin tener un proyecto de vida, él eludía, se hacía el loco.

    Desde hace mes y medio, de repente se ha puesto frío y distante y me reprocha que “no le hago caso”, cosa que no es cierta. Hace una semana se enfadó con vehemencia esgrimiendo ese argumento (por verme en linea en whatsapp y no escribirle) pero me pareció más bien una excusa para provocar bronca y romper la relación, se lo dije y lo negó. Yo me quedé en casa llorando y se fue. Estos días he intentado pasar más tiempo con él, pero declina pasar la noche juntos, y cuando insisto dice sentirse agobiado y querer estar solo en su casa porque está más tranquilo y duerme mejor. Es incongruente con sus reclamos, por lo que mi pregunta Cristina es:

    ¿Es posible que se le haya cruzado alguien y esté buscando la manera de dejarlo sin tener él la culpa?

    Que no quiera pasar la noche conmigo de manera tan contundente me hace pensar muy mal, incluso que está viéndose con otra persona. No sé como puedo saber la verdad pero ya llevo dos noches con mucha angustia y pena.

    Me gusta

    • cristinalago dice:

      Hola Julia,

      Por lo que cuentas, en esta relación ambos habéis ido en todo momento en frecuencias diferentes. Aquí parece que sólo ha habido en todo momento una persona (tú) interesada en mantener un noviazgo estable, mientras el otro se ha dedicado a utilizarte para ir llenando huecos en su vida.

      En el primer año y pico que comentas, está claro que simultaneaba relaciones, estando contigo mientras mantenía vía abierta con la ex.

      Luego le dejas, no hace nada y con el tiempo (es decir, cuando lo de la ex no cuaja y ve que se queda solo) se digna a ir a buscarte, seguramente cediendo en dos tonterías para mantenerte contenta, pero con el mismo compromiso, es decir, ninguno.

      Después de dos años y pico demostrándote una y otra vez, con hechos, lo poquito que te tiene en cuenta a ti y a tus sentimientos, pasa lo que suele pasar en estos casos. Que ya no te necesita, ya sea porque se está recuperando de la ruptura anterior o porque ya tiene a alguien más que realmente sí le interesa como pareja.

      Entonces, tú me preguntas si es posible que se le haya cruzado alguien y esté buscando la manera de dejarlo sin culparse. Exactamente es lo que está haciendo, pero la pregunta de verdad no es esa, sino ¿por qué tienes tanto miedo de perder a una persona que no te quiere?

      Siento ser tan brusca, pero he estado como tú, sé lo que es vivir en la nube de la autoengaño; y a mi particularmente me ayudó ser más sincera conmigo misma.

      No vas a perder al amor de tu vida, Julia, sólo a una persona que no te valora, que no te da tu lugar y te tiene como la chica-comodín que todo lo acepta.

      Toma tú el toro por los cuernos, habla con él y aclara las cosas cuanto antes. Con esa persona no encontrarás realmente lo que estás buscando. Un relación tranquila y comprometida con alguien que te quiera de verdad. No es que no la merezcas o no la puedas encontrar, sino que has escogido a la pareja inadecuada para ello.

      Abrazos

      Me gusta

      • Julia dice:

        Muchas gracias Cristina por tu respuesta.

        Tienes razón respecto a que no me valora ni respeta. Hablé con él para dejar la relación y fue imposible hacerlo a buenas… Estalló en ira y reproches diciéndome todo el daño que le hago.

        Lo que no comprendo es ¿Por qué teniendo claro hace unos días que no soy feliz, que no me siento valorada, etc… Duele tantísimo dejarlo?

        Estoy aguantando el tirón de no llamarlo (incluso me vienen pensamientos de pedirle disculpas) pero me abruma el estado de pánico y desamparo en el que me encuentro.

        Me gustaría conocer tu opinión al respecto de porqué me siento así de mal. Yo di el paso, él reaccionó fatal, estoy aguantando el tirón pero estoy hundida.

        Me gusta

      • cristinalago dice:

        Hola Julia,

        Estás pasando por un síndrome de abstinencia que va a durar un poquito, necesitarás algo de tiempo y desarrollar tus propios recursos para lidiar con la ansiedad. Entiendo que cuando toleramos estos malos tratos y desaires durante una relación, hay un factor de dependencia e idealización muy grandes, por lo que la ruptura no sólo es un desamor, sino un desenganche psicológico donde interviene el miedo a perder ese pseudo-amor y al mismo tiempo, el ego se rebela contra la idea de haber aguantando tanto y no haber conseguido el amor que se buscaba.

        Estás siendo muy valiente y muy fuerte, no lo dudes: pasar por este proceso te va a proporcionar cosas muy buenas, autoestima lo primero y la oportunidad de enfrentarte a los aspectos de ti misma que te han atrapado en una relación con tantas carencias. Esto es lo que nos permite ir a mejor en nuestras relaciones de pareja en un futuro.

        Mucha fuerza!

        Me gusta

      • Julia dice:

        Muchas gracias Cristina.

        Ya han pasado unos días sin saber nada de él y yo sin dar yo señales de vida y la ansiedad ha disminuido un poco, veo las cosas con más calma y claridad. Sobretodo lo poquito que me he querido y las cosas que he aguantado y permitido. Me siento más enfadada que triste ahora mismo. Espero recuperarme pronto, me voy a esforzar, y cuando esté bien sabré que haber dado el paso habrá merecido la pena.

        Gracias por todo lo que haces por nosotros Cristina, un fuerte abrazo, seguiré leyéndote 🙂

        Me gusta

  47. Anne dice:

    Hola Cristina,

    Te comento mi historia por si alguien me puede dar consejo.
    Llevaba 2 años con mi pareja y todo perfecto, sin discusiones y muy cariñosos. El caso es que yo tengo ataques de ansiedad y parece que eso no lo llevaba bien, pero nunca me dijo.
    Mi ansiedad apenas dura un rato por lo que nunca lo consideré un problema en la relación. Pero un dia hablando de mi problema de por qué apareció mi ansiedad, entendió que yo no sería capaz de vivir sin él ( cosa que no es verdad, soy de carácter alegre y como todo el mundo tengo mis dias malos).

    A partir de ahí el empezó a pensar y llegó a la conclusión que no quería seguir la relación porque le recordaba a su ex y no quería pasar por lo mismo. (Su ex tenía depresión). He intentado hacerle ver que no soy como su ex en ningún aspecto, pero no parece ni querer pensar en el tema. Ha terminado para él y no quiere verme.

    A veces pienso que o me esconde otra cosa, o que está bloqueado y no quiere hacer nada por salir de ahí. Me duele que no intente hacer nada por la relación cuando estabámos tan bien y se rinda de esa forma. Yo quiero volver con él pero no me da confianza que de repente pase eso y corte sin más de un dia para otro. Ahora mismo llevamos dos semanas sin hablar y la semana siguiente iré a por mis cosas a su casa y no sé qué hacer…

    Me dijo que que aun me quería pero tenia claro que quería estar solo, y a mi no me importa darle tiempo, pero me gustaría ver actitud de intentar arreglar las cosas como la tengo yo.

    Un abrazo.

    Me gusta

    • cristinalago dice:

      Hola Anne,

      Dudo mucho de que la ansiedad tuviera algo que ver en su decisión. Por lo que cuentas, más bien parece que fuiste la pareja de rebote después de una relación fallida y tras dos años, se encuentra lo suficientemente recuperado como para seguir solo. Cuando se está dos años con otra persona sin ninguna discusión y de repente nos salen con una ruptura salida de la nada, suele ser porque el dejador lleva tiempo con dudas, pero se las ha venido callando por no tener un verdadero interés en hacer crecer la relación.

      Puede que haya otra persona, o no, pero si la hubiese más que la causa, sería la consecuencia.

      Si no te ha pedido tiempo y te ha dicho claro que se ha terminado (y que quería estar solo). lo más recomendable es no pasar días esperarndo y sufriendo. Si puedes tener una conversación aclaratoria con él y ver si te cuenta algo más, eso que ganas…es lo único que te podría aconsejar en este punto. Que intentes saber lo que verdaderamente ha pasado y que si te sigue saliendo con excusas absurdas, lo tomes como un final y sigas tu camino.

      Un abrazo y mucho ánimo

      Me gusta

  48. perdida dice:

    Hola Cristine,

    Necesito un consejo enorme , grandisimo, no tengo a quien acudir y nadie con quien desahogarme pero estoy viviendo un infierno, ni mucho menos pedir un consejo.

    Tengo muchos problemas con mi pareja o ex pareja, actualmente estamos viviendo y trabajando juntos. El y su padre son mis jefes, ambos hemos emigrado a este país para construir cosas…el vino con el objetivo de montar un empresa junto a su padre y su familia, yo les ayudo con multiples cosas para sacar a flote el negocio de ellos, sin paga y con mucho empeño. Ha sido un camino muy dificil, muy estresante, y con una serie de problemas innumerables, pero hay buenas perspectivas de futuro.

    Mi pareja se ha agobiado y me ha echado de la casa…El problema radica los múltiples problemas o desacuerdos que tenemos, donde el no me toma en cuenta o no me tiene paciencia, o es intolerante a las opiniones diferentes de los demás, lo que provoca que me trate con desagrado, no responde el teléfono, me ha dejado de hablar, es grosero, le tomo las manos e inmediatamente da un manotazo para que yo se las quite. Como comprenderás esta situación me ha generado un sufrimiento que puedo afirmar nunca lo he sentido, comienzo a llorar con facilidad (estoy muy sensible) y el me dice que es puro victimismo que no es real, no puedo dormir, tengo nauseas, tengo unas ansiedad y unas punzadas en el pecho que son épicas, aquí no tengo “vida”, ni familia, ni a nadie a quien recurrir, ni siquiera se donde ir , como imaginaras no tengo dinero (pues todos estos meses no he cobrado). El me ha terminado en diferentes ocasiones, una me terminó (viviendo en nuestros países) y cuando yo comencé a procesar que tenía que seguir con mi vida (eso fue como a los dos meses) y me force a mantener el contacto cero, después de esos 15 días me sentí bien sin él, y creí haber dado un paso fabuloso, pero el se acerco de nuevo a mi y volvimos. Cuando estamos bien, ambos nos sentimos enamorados, y cuando estamos mal ambos nos sentimos desilusionados y con poco cariño…esto es normal me imagino no?..el esta completamente agobiado por las peleas (yo igual pero quizás en menor medida) y ha dicho que ya no siente lo mismo por mi.

    Me siento destruida, sin fuerzas, rogando amor que no existe..o quizás nunca existió..me siento patética, pisoteada, no tengo muchas opciones, la muerte me seduce. No se si irme, o esperar que las cosas se calmen y sigue en la misma posición, pero me es difícil aguantar el distanciamiento y las malas formas y sentir su agobio, su desdén..y lo mas importante como podemos gestionar la paciencia y la buena critica..como mejorar en pareja?..el dice que no tiene tiempo para terapia de pareja y tampoco le gusta contar sus problemas personales. Yo le amo mucho pero siento que amo a un ser inerte, quizás el problema este en mi y soy una persona famélica de amor (como describes en tus artículos).. siempre le estoy pidiendo muestras de amor y tolerancia que no existen, aunque ya no se si sea ese el problema, he tenido pocas parejas estables, pero si siento un poco de vacío en mi ser. Que hago cristina?. estoy pasando momentos muy complicados, se que tengo que ser valiente, y aprender a crecer..muchas de tus historias de superación del desamor son mi fuente de inspiración.

    Me gusta

  49. tamure dice:

    Hola Cristina,

    Teniendo en cuenta el momento que estoy viviendo, me siento particularmente identificada con dos de tus entradas, ésta y la de “En pareja y enamorado de otra persona”.
    Tengo varias dudas: En esta entrada comentas que puede ocurrir que uno sienta agobio en su relación de pareja y que a su vez esté sintiendo algo por una tercera persona. En la entrada de “En pareja y enamorado de otra persona” comentas que ver a la tercera persona como a un “salvador” es un error que nace de nuestra propia incoherencia e irresponsabilidad personal. Afirmación con la que estoy de acuerdo.
    Me encuentro en una situación de agobio en mi relación de pareja (de 7 años) y a la vez creo que me gusta otra persona, ¿cómo puedo saber si me agobio porque he empezado a pensar en otra persona? ¿cómo sé si la tercera persona me gusta sólo porque me sirve de excusa para salir de una relación en la que ya me sentía agobiada?
    ¿Cuáles son realmente las preguntas que me debería hacer para llegar a alguna conclusión?

    MI relación actual no presenta(ba) graves problemas, sin embargo yo he empezado a plantearme si esto es lo que quiero para mi vida, estoy bien pero pienso que la relación ha de evolucionar y a la vez siento que si doy un paso más (como tener un hijo) me estaré enjaulando. Me planteo si habrá algo mejor, si podré sentir más, querer más o si de otra relación con otra persona podría esperar cosas (distintas y nuevas) que no tengo en mi relación de ahora. Me siento como en una especie de encrucijada en la que tengo que escoger entre el camino seguro y conocido y el camino incierto, que por alguna razón me parece más sugerente. A la vez, me digo a mi misma que no existen certezas y que cualquiera de las opciones es correcta, ¿entonces? ¿en qué me tengo que basar para decidir qué hacer (seguir con mi relación actual o dejarla y explorar lo que sea, contemplando o no contemplando a la tercera persona)?

    PD: Tengo la sensación de que la tercera persona no es alguien que aparece como pretexto para querer salir de mi relación actual. Es un amigo, alguien a quien conozco desde hace muchos años.

    Me gusta

    • cristinalago dice:

      ¡Hola tamure!

      En tu caso, tendría(s) que hacerte varias preguntas:

      ¿Qué empezó antes, el agobio con tu pareja o el interés por esta persona?

      ¿Qué carencias notas con tu pareja actual?

      ¿Necesitas cambiar de pareja o lo que necesitas es cambiar de vida?

      ¿Qué esperas que te aporte una nueva relacíon que no te aporta la actual?

      ¿Sí tendrías un hijo con una nueva pareja?

      Creo que todos los puntos esenciales pivotan sobre estas cuestiones.

      Abrazos!

      Me gusta

  50. amour fou dice:

    Hola Cristina!

    Mi situación es complicada. Mi pareja es una persona que a cada problema que lo ve el insalvable me termina, y puede pasar un mes etc hasta que regresa. No es algo constante pero ya ha pasado, unas 3 veces, cuando hablo de insalvable al menos para el es de gravedad mayor porque lo que soy yo y a la vista de cualquier otra persona son excusas.

    En este ultimo mes hemos peleado como perros y gatos en varias ocasiones, lo que de alguna manera ha hecho que se replantee la situación sentimental de nosotros. Si te soy honesta me cuesta acordarme que ha originado las peleas, Y si tiene razón, tanto él como yo, no deberíamos pelear y amargarnos la vida, pero hemos estado inmerso en dinámicas de presión de ambos, económica y laboral y pasado literalmente 24 horas juntos, ha sido extremadamente desgastante para ambos laborar, peleas, estres, etc…. y si bien es verdad una pareja no es para estar peleando…sino para que tenerla?. ..Entonces el desea terminar la relación, y yo no se que hacer, dice quererme, pero obviamente no quiere solucionar nada porque esta ´cansado´.

    Yo no se si habrá reconciliación como en el pasado, lo veo muy improbable, aunque algunas veces en el pasado lo he visto igual de improbable y ha cambiado de opinión.

    Hoy en día todavía seguimos conviviendo, y en esta semana ha estado extremadamente frió ni me habla…solo un día se acerco a mi para abrazarme y recostarse en mi regazo…y a penas le dije que no se acostumbrara cuando tuviera otra pareja a lo mejor no iba a ser tan dedicada como yo, se enfureció y repitió mis palabras (como que el aun no estaba preparado para la separación)…y se puso inclusivo mas frío que antes…cuando el ve que yo estoy decidida a irme mas me empuja a hacerlo. En una ocasión le dije, si quería que me mudarar mañana, y el me dijo, que?? NO.

    No se que hacer, por un lado siento que soy una muñeca de trapo a los vaivenes de las decisiones de otros, por otro lado comienzo a sentir brotes de desamor y odio, también no se si tenga fuerzas para continuar con alguien que me esta haciendo el vacío terriblemente. Que me aconsejas que puedo hacer?, ya ha pasado una semana y no ha cambiado de postura, de hecho tiene mucha certeza o eso aparenta. Te he leído en numerosas ocasiones decir que el amor no se trata de convencer, si el no ve futuro en la relación por los problemas de convivencia en los últimos meses porque seguir luchando?, como puedo tener una relación estable con alguien con el que me siento un juguete?. me doy por vencida?

    Me gusta

Comparte tu historia (con buena ortografía, por favor)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s